Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Bayoneta vs. 2 tiempos. El dolor del inyectable
Información de la revista
Vol. 49. Núm. 3.
Páginas 197-198 (Marzo 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 49. Núm. 3.
Páginas 197-198 (Marzo 2017)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.aprim.2015.12.006
Open Access
Bayoneta vs. 2 tiempos. El dolor del inyectable
Bayonet vs two times. The pain of the injection
Visitas
...
Jaime Gonzalez Gonzaleza,b,
Autor para correspondencia
jaimeg@sescam.jccm.es

Autor para correspondencia.
, Juan Jose Criado-Alvarezb,c, Fernanda Alcocer Lanzad, Javier Sanchez Holgadoa
a Medicina Familiar y Comunitaria, Centro de Salud Santa Olalla, Santa Olalla, Gerencia de Atención Integrada de Talavera de la Reina (SESCAM), Toledo, España
b Departamento Ciencias Médicas, Facultad de Terapia Ocupacional, Logopedia y Enfermería, Universidad Castilla-La Mancha, Talavera de la Reina, Toledo, España
c Medicina Familiar y Comunitaria, Centro de La Pueblanueva, Consultorio Médico de San Bartolomé de las Abiertas, Gerencia de Atención Integrada de Talavera de la Reina (SESCAM), Toledo, España
d Medicina Familiar y Comunitaria, Centro de Salud La Algodonera, Gerencia de Atención Integrada de Talavera de la Reina (SESCAM), Toledo, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Valores de la escala visual analógica según el dolor de las distintas técnicas
Texto completo
Sr. Editor:

Al año, en los servicios médicos se ponen más de 12 billones de inyecciones intramusculares en el mundo1.

Los médicos de familia, en nuestra práctica clínica habitual, es muy frecuente que tengamos que desplazarnos a la cabecera de nuestros pacientes para tratar en el domicilio sus dolencias, y en muchos casos administrar, incluso los propios médicos, sobre todo en medios rurales, la medicación intramuscular que precisa el paciente. Es por eso que el profesional debe estar formado2,3 en esta técnica, conocer los efectos adversos y las posibles complicaciones.

Conocemos algunas variables que afectan al dolor y a las preferencias de los pacientes sobre la administración de medicamentos vía intramuscular4, como puede ser el menor dolor cuando se utilizan 2 agujas diferentes para cargar y para pinchar5.

Pero ¿realmente somos conscientes los médicos de cuanto duelen los inyectables y de cuál es la mejor técnica a utilizar para la administración de medicación intramuscular?

Para responder a dicha pregunta hemos realizado un estudio descriptivo transversal para valorar las variables que afectan al dolor de la administración intramuscular. En dicho trabajo 16 profesionales del área de salud de Talavera de la Reina, médicos y enfermeros durante los meses de noviembre 2014 a abril 2015, recogieron datos de los inyectables que pusieron, utilizando su práctica clínica habitual, diferenciándose inyectables en 2 tiempos (primero clavar aguja y luego asociar jeringa cargada) o en bayoneta (jeringa con aguja ya cargada), y realizar cachete o no cachete previa a la administración. Como criterios de inclusión fueron pacientes que acuden a consulta y se les administró medicación de las familias AINE, metamizol, corticoides, antihistamínicos y neurolépticos o medicación psiquiátrica. Se sacan del estudio otros medicamentos como antibióticos (penicilina G benzatina) y otras preparaciones especiales. El trabajo contó con la aprobación del comité de investigación del Área de Salud de Talavera de la Reina y se solicitó el consentimiento informado.

Se recogía información socio-demográfica de los pacientes y una valoración por la escala EVA 1-10 del dolor del inyectable.

Se obtienen 483 muestras, con una media edad de 55,7 años (rango: 18-90; mediana: 56), 64% mujeres. La mayoría de los profesionales utilizan la técnica en 2 tiempos (75,50%) no aplicando previamente cachete (53%). Los medicamentos que producían más dolor fueron los neurolépticos (EVA=32,1), seguidos de metamizol (EVA=18,5), corticoides, (EVA=15,8), AINE (EVA=14,7) y difenhidramina (EVA=6,4). La media fue de 15,8 puntos (rango: 0-100), mediana: 10, percentil 75: 30), sin encontrar diferencias estadísticamente significativas entre los distintos grupos (p>0,05).

Analizamos por separado y en conjunto las variables de administración (tabla 1).

Tabla 1.

Valores de la escala visual analógica según el dolor de las distintas técnicas

Técnica  Escala visual analógica 
Dos tiempos con cachete  24,4±21,94 
Bayoneta sin cachete  15,6±23,20 
Bayoneta con cachete  8,7±16,71 

Encontramos diferencias estadísticamente significativas (p<0,05) según se aplica la técnica bayoneta (EVA: 13,4±21,48) frente a la aplicación en 2 tiempos (EVA: 24,2±21,94), estas diferencias no se aprecian si se aplica o no, el cachete.

En conclusión, podemos decir que no existió diferencias significativas entre la percepción del dolor de los distintos grupos de medicamentos y que la técnica menos dolorosa para los pacientes fue la aplicación en bayoneta, precedida del cachete, con respecto a la inyección en 2 tiempos.

Bibliografía
[1]
L.H. Nicoll, A. Hesby.
Intramuscular injection: An integrative research review and guideline for evidence-based practice.
Appl Nurs Res, 15 (2002), pp. 149-162
[2]
I. Altum, D. Nursan Cinar, O. Canpolat.
Best practice techniques for administration of injections: Impact of lecture based interactive workshop on training nurses.
Pak J Med Sci, 26 (2010), pp. 152-157
[3]
K.M. Davidson, L. Rourke.
Teaching best-evidence: Deltoid intramuscular injection technique.
J Nurs Educ Pract, 3 (2013), pp. 120-128
[4]
J. González González, A. Berrocoso Martínez, L. de Arriba Muñoz, G. Rico García, A. Izaguirre Zapatera, M. Alfonso Izquierdo.
El arte de curar: estudio sobre vías de administración. Diferencias entre medio rural y urbano.
Rev Clin Med Fam (on line), 2 (2009), pp. 340-343
[5]
E. Ağaç, U.Y. Güneş.
Effect on pain of changing the needle prior to administering medicine intramuscularly: a randomized controlled trial.
J Adv Nurs, 67 (2011), pp. 563-568
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos