Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Autorización para usar imágenes fotográficas en el modelo educativo de atenci...
Información de la revista
Vol. 36. Núm. 2.
Páginas 115-117 (Junio 2005)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 36. Núm. 2.
Páginas 115-117 (Junio 2005)
Acceso a texto completo
Autorización para usar imágenes fotográficas en el modelo educativo de atención primaria
Authorisation for Use of Photographic Images in the Educational Model of Primary Care
Visitas
...
J. Soler Gonzáleza, M. Martínez Ordunaa, D. Riba Torrecillasb, A. Rodríguez-Rosichc
a ABS Bal??fia-Pardinyes-Sec??. Sant Alcalde Recasens. Lleida. Espa??a.
b ABS Tremp. Lleida. Espa??a.
c ABS Balaguer. Universidad de Lleida. Lleida. Espa??a.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Texto completo

Sr. Director: Actualmente, los profesionales de atención primaria desarrollamos nuestro trabajo en 3 escenarios diferentes: la consulta, el domicilio y la comunidad. Cada vez más utilizamos la imagen como instrumento formativo en los diferentes procesos asistenciales, básicamente como herramienta para realizar educación en temas de salud a usuarios y cuidadores. Este sistema es igualmente práctico para los mismos profesionales y alumnos en formación de pregrado y posgrado de las diferentes disciplinas sanitarias y es empleado en el centro de salud, en las aulas universitarias y/o en el diseño de trabajos de investigación.

En campañas de atención comunitaria, la imagen acompaña continuamente al mensaje verbal con el objetivo de aumentar la sensibilización de los discentes, favorecer la información y potenciar el conocimiento.

En los centros de atención primaria se han puesto en marcha diferentes programas de educación para la salud, lo que implica la adopción de una metodología basada en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esto conlleva la selección y aplicación de medios de soporte educativo que servirán de apoyo para la presentación de los contenidos de la exposición, de forma que favorezca el proceso de aprendizaje necesario y que ayude a conseguir los objetivos propuestos1.

Cada vez más conocemos la importancia que tiene realizar una buena selección de los métodos y medios de soporte educativo para llegar a los individuos. La OMS define a estos medios como «instrumentos que se utilizan en educación para la salud para facilitar la comunicación entre educador y educando»2.

La imagen fotográfica, junto con otros sistemas de comunicación (sonoros, físicos y audiovisuales), complementará y reforzará el significado de la palabra oral y escrita, siendo en ciertos casos insustituible para la evaluación del proceso3. La fuerza de las imágenes obtenidas de los diferentes escenarios en los que trabajamos ayudarán a reforzar el método educativo para que los distintos mensajes sean reconocidos por la población diana a los que van dirigidos y se favorezca la interiorización. De esta manera aumenta y mejora la información y la sensibilización necesarias para conseguir conductas generadoras de salud.

A pesar de que la utilización de imágenes es algo habitual en nuestro entorno de trabajo, debemos tener en cuenta, por un lado, el derecho a la intimidad de nuestros usuarios y, por otro, la responsabilidad legal de los diferentes profesionales sanitarios. Así pues, es necesario disponer de una autorización escrita por parte del usuario que informe de qué y para qué se realizan y utilizan las imágenes obtenidas, evitando de esta manera la conflictividad.

Por otro lado, cada vez se está utilizando más la fotografía médica digital como otro instrumento entre los múltiples que podemos aplicar en la práctica asistencial4. Cuando la fotografía realizada es de los pacientes, es conveniente informarles del uso que se hará de esa imagen. En nuestro centro se les comunica que la finalidad más habitual es la docente para utilizarla en las sesiones clínicas, elaborar material de difusión médico e ilustrar libros y publicaciones médicas5,6. Pero la utilidad formativa no es la única opción, puesto que la fotografía abre un sinfín de posibilidades ampliamente descritas en la bibliografía científica. Ciertos casos los enviamos a compañeros expertos o consultores para que nos den su opinión del caso, y el hecho de adjuntarles una imagen facilita enormemente su trabajo.

Cuando realizamos fotografías en la consulta, se debe evitar la identificación del paciente para ahorrar retoques de imagen, como la clásica barra horizontal negra en los ojos. No obstante, cuando no es posible asegurar el anonimato del paciente, o nuestra intención sea la de publicar la foto en una revista u otro medio impreso, además de la información y buena comunicación al paciente sería conveniente solicitar un consentimiento informado. Muchas revistas ya facilitan una autorización prediseñada que tienen que firmar los pacientes y médicos responsables del caso a publicar.

En nuestro centro hemos diseñado un consentimiento informado en el que explicamos a los pacientes, alumnos y a la comunidad cuál es el motivo de realizar una fotografía por parte del personal sanitario y su finalidad. Este documento (fig. 1) lo tenemos a disposición del equipo juntamente con el resto de temas burocráticos que se archivan en la secretaría, y lo ponemos a disposición de quienes tengan intención de adaptarlo.

FIGURA 1. Consentimiento informado para la utilización de fotografías médicas.

Bibliograf??a
[1]
M??todos y medios en promoci??n y educaci??n para la salud. UOC. 2004;54-61.
[2]
Nuevos m??todos de educaci??n sanitaria en atenci??n primaria de la salud. Informes T??cnicos, 690. Geneve: OMS; 1983.
[3]
Educaci??n para la salud. T??cnicas para el trabajo con grupos peque??os. Lleida: Pag??s Editors; 1995.
[4]
Fotograf??a digital en atenci??n primaria. FMC. 2003;10: 536-43.
[5]
Aplicaciones de la tecnolog??a digital en la medicina rural. Semergen. 2004;30:175-9.
[6]
??Puede ser una buena herramienta docente el uso de la c??mara digital en un centro de atenci??n primaria? Aten Primaria. 2005;35(2):105-7.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos