Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Análisis clínicos y atención primaria
Información de la revista
Vol. 29. Núm. 1.
Páginas 64 (Enero 2002)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 29. Núm. 1.
Páginas 64 (Enero 2002)
Acceso a texto completo
Análisis clínicos y atención primaria
Clinical analyses and primary care
Visitas
...
JB. Cervera Moscardóa
a Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. MIR An??lisis Cl??nicos.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Sr. Director: La relación entre los distintos servicios de análisis clínicos y los equipos de atención primaria es cada vez mayor, y su importancia tanto cualitativa como cuantitativa se va desarrollando con gran rapidez.

Lo que caracterizaría esta relación sería:

 

­ Los análisis clínicos son uno de los apoyos básicos para el diagnóstico en atención primaria1.

­ Las muestras recogidas en atención primaria han aumentado mucho en volumen, diversidad y complejidad.

­ Necesidad de un control de calidad exhaustivo en el ámbito de estructura, proceso y resultado.

 

Para todo ello, nuestro objetivo como profesionales que trabajamos en estos ámbitos (en el hospital y en atención primaria) debe ser conseguir la máxima calidad en nuestras actuaciones y que de este modo la satisfacción del usuario sea la mayor posible (entendiendo como usuario tanto al paciente como a los profesionales que intervienen en todo el proceso).

Sin embargo, debe haber unos criterios que nos permitan mesurar si logramos esos niveles de calidad adecuados. Éstos serían:

 

­ Accesibilidad.

­ Rapidez.

­ Validez y fiabilidad de los resultados.

­ Eficiencia.

 

Los pacientes deben tener facilidad por cercanía al centro de extracción, por flexibilidad de horarios, etc. Asimismo, el tiempo de espera para obtener los resultados debe ser el mínimo, siempre que se garantice su calidad, es decir, que mida lo que realmente se quiere medir (validez) y que con las mismas condiciones reproduzca los mismos resultados (fiabilidad o reproductibilidad).

Todo esto debe ir acompañado de la máxima eficiencia posible, es decir, lograr los mejores resultados al menor coste.

Para lograr estos objetivos deberemos, por un lado, seleccionar adecuadamente las pruebas de laboratorio que demandamos y, por otro, establecer mecanismos de garantía de calidad en las fases preanalítica, analítica y postanalítica2.

La selección de las pruebas las realiza el médico de familia teniendo como base las características del paciente (sintomático o no), objetivos asistenciales (diagnóstico de enfermedad, evolución de ésta, etc.). En este punto va a ser muy importante la buena sincronización y relación con los profesionales de análisis clínicos, ya que éstos pueden aconsejar, complementar y, en ocasiones, según los resultados de los parámetros demandados desde atención primaria, realizar otros que estén indicados para resolver las dudas que nos depare la situación.

Por otro lado, estaría el control de calidad, que debe ser exhaustivo en todas las fases. En la fase analítica ya se hace de modo habitual con controles internos y externos al laboratorio, con normas muy exigentes.

Nos centraremos sobre todo en la fase preanalítica, en la cual se producen los errores y la demora en tiempo más importante.

Desde los horarios de extracciones y de recogida de muestras, en los medios adecuados para cada una de ellas, pasando por la identificación de éstas (últimamente se utiliza el código de barras, único para cada paciente y para cada prueba a realizar), método de almacenaje en las condiciones idóneas (temperatura, etc.), hasta la cadencia de transporte al laboratorio de referencia, etc., son algunos de los factores que hay que controlar para poder lograr la mayor efectividad en el menor tiempo posible y con la máxima calidad. Para esto necesitaremos personal suficiente, adecuadamente formado y concienciado de la importancia de esta fase para el buen resultado posterior

de las analíticas.

En esta fase, y en estos aspectos, también es fundamental la interrelación entre los profesionales de atención primaria y de los servicios de análisis clínicos, ya que entre todos se podrían monitorizar todas estas actividades, con unos criterios consensuados, que nos permitan corregir los fallos que se detecten adecuadamente.

En la fase postanalítica, los especialistas en análisis clínicos contrastan los resultados con los datos que la solicitud de atención primaria nos trae (es por tanto fundamental la información que proporcione el médico de familia en el volante), tomando la decisión de validar los resultados y, por tanto, transmitir la información o solicitar otras nuevas determinaciones.

En conclusión, para conseguir una calidad adecuada y un aprovechamiento máximo de los resultados de los análisis clínicos en atención primaria, es fundamental una interrelación constante en los ámbitos individual y colectivo, de una manera reglada, controlada y evaluable, y de un modo periódico, de los profesionales que trabajan en los servicios hospitalarios de análisis clínicos y los que lo hacen en atención primaria.

Esto debe fomentarse tanto por parte de los jefes de servicio correspondientes como por los coordinadores de los equipos de atención primaria y, por tanto, desde la administración sanitaria de un modo inequívoco y prioritario.

 

 

Bibliograf??a
[1]
An??lisis de la demanda de pruebas de laboratorio desde atenci??n primaria en un ??rea de salud. Aten Primaria 1999;23:26-31.
[2]
Valoraci??n de las pruebas diagn??sticas. Aten primaria 1989;6:58-62.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos