Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria A propósito de la II Semana Sin Humo de semFYC: ¿cuántos fumadores están pre...
Información de la revista
Vol. 29. Núm. 1.
Páginas 64-65 (Enero 2002)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 29. Núm. 1.
Páginas 64-65 (Enero 2002)
Acceso a texto completo
A propósito de la II Semana Sin Humo de semFYC: ¿cuántos fumadores están preparados para dejar de fumar en atención primaria y qué podemos hacer por ellos?
Concerning semFYC’s II Smokeless Week: how many smokers are prepared to stop smoking in primary care and what can we do to help them?
Visitas
...
R. Córdobaa, I. Gonzáleza, MJ. Cuelloa, JA. Montañésa
a Centro de Salud Delicias Sur. Zaragoza.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Sr. Director: La II Semana Sin Humo se desarrolló con gran éxito en mayo-junio de 2001. Muchos centros de salud mantuvieron experiencias interesantes y originales a lo largo de las dos ediciones de esta campaña. El Centro de Salud Delicias Sur de Zaragoza ha intentado ser especialmente activo en estas campañas1. Para ello se organizó una mesa informativa con servicio durante 4 horas diarias a lo largo de toda la semana. La mesa estaba atendida por residentes de medicina de familia y dotada con diversos materiales educativos, un cooxímetro y una breve encuesta. A la mesa se remitían los fumadores que acudían al centro por cualquier motivo o estaban en las salas de espera, aunque no vinieran ellos mismos a visitarse. Se captaron 128 fumadores. De éstos, un 55% era varón y el 80% tenía 25-64 años. El 71% de los fumadores que se atendieron consumía más de 10 cigarrillos diarios y un 60% fumaba el primer cigarrillo la primera media hora después de levantarse de la cama. Al determinar el nivel de monóxido de carbono (CO) se observó que el 41% daba lecturas de más de 18 partes por millón. Un 70% de los encuestados había realizado al menos un intento voluntario previo de abandono del tabaco. El 70% de los fumadores estaba dispuesto a dejar de hacerlo en los próximos 6 meses con ayuda de su médico o de su enfermera de cabecera. El 39% de los encuestados estaba dispuesto a fijar una fecha para dejar de fumar con ayuda en las siguientes 4 semanas, es decir, que se sentían preparados para dejar de fumar. Un 60% de los fumadores dijo haber recibido consejo de su médico de cabecera para dejar de fumar durante el ultimo año. A pesar de que la mayor parte de los fumadores encuestados no tenían enfermedades crónicas severas, el 42% decía presentar frecuentemente tos y expectoración, un 37% refería disnea y el 12% palpitaciones en el último año.

Este conjunto de datos indica que el nivel de dependencia de los fumadores que acuden a atención primaria es en numerosos casos moderado o alto, y que en muchos el consejo simple no va a funcionar. El nivel de motivación es bastante alto, pero la dependencia impide en muchos casos alcanzar la abstinencia y consolidarla.

La mayoría de fumadores ha intentado (sin éxito) dejar de hacerlo en alguna ocasión y en este grupo de fumadores el 60% sería contemplador, mientras el 40% sería precontemplador. Pero lo sorprendente es que cerca del 40% del total se declaraba preparado para dejar de fumar con ayuda en el siguiente mes y estaba dispuesto a fijar una fecha para el intento. Estos datos contrastan con lo que ocurre en España con la población general de fumadores, en la que menos del 30% se encuentra en fase de contemplación y menos del 10% se considera preparado o dispuesto para dejar de fumar en un plazo breve2. Es probable que la labor desarrollada en el centro durante la última década haya propiciado una maduración de los fumadores atendidos y que las tasas de contempladores y preparados sean más altas que la media. También cabe pensar que la posibilidad de recibir ayuda específica para dejar de fumar animaría a muchos contempladores a pasar a la acción. Por lo demás, puede indicar un sesgo de autoselección de los fumadores más informados y motivados para acercarse a la mesa informativa de la Semana sin Humo, por lo que su valor es meramente indicativo. Respecto a la utilización del consejo breve, el resultado es mejor que en los estudios más amplios, que indican que sólo uno de cada 3 fumadores son aconsejados para abandonar el tabaco, pero coincide con publicaciones realizadas en áreas con mayor tradición de intervención en tabaco donde 2 de cada 3 fumadores son aconsejados3. Por último, debe señalarse que muchos fumadores presentan síntomas menores que pueden deteriorar su calidad de vida de forma significativa y que a menudo muchos síntomas mejoran al cabo de un tiempo de dejar de fumar, particularmente el gusto y el olfato, así como las palpitaciones. Sin embargo, la tos puede aumentar paradójicamente a veces durante varios meses por un efecto de «toilette bronquial» debido a la reactivación del sistema ciliar. No obstante, al cabo de 3 meses siempre mejora la función respiratoria y disminuyen las infecciones y los demás síntomas respiratorios4.

En conclusión, la cifra de fumadores preparados depende de la actividad desarrollada por el equipo de atención primaria a lo largo del tiempo y puede ser muy heterogénea entre unas zonas y otras. Una cifra alta de fumadores preparados para el abandono supone un nuevo reto para los profesionales, debido a que la asistencia a los fumadores requiere algo más que buenas palabras y breves consejos. Empieza a ser hora de plantear algunas excepciones al dogma del carácter integral e integrado de la asistencia (que compartimos en su esencia). Las evidencias científicas indican que, por diversas razones y no solamente por la falta de tiempo, la mayoría de las consultas de atención primaria no pueden utilizar todos los recursos que el fumador preparado precisa para abandonar su adicción, y que fracasan las experiencias que pretenden integrar esta intervención5,6. Debemos empezar a hablar ya seriamente de la posibilidad de establecer en los centros de salud consultas de tabaco dispensarizadas (a tiempo parcial), atendidas por médicos de familia o personal de enfermería entrenados. Seguramente nuestros pacientes fumadores y los compañeros menos activos en este tema lo agradecerán.

Bibliograf¿a
[1]
La experiencia de la «semana sin humo» en un centro de salud. Aten Primaria 2000;26:577-8.
[2]
Estadios de cambio en la conducta de fumar: su relevancia en el tratamiento a fumadores. Prevención del Tabaquismo 2000;2:106-12.
[3]
The availability of smoking cessation advice from health professionals­ a consensus from on East London District. Respir Med 2000;94:983-4.
[4]
Health benefits of smoking cessation. Clin Chest Med 1991;12:669-79.
[5]
Behavioural counsellig in general practice for the promotion of healthy behaviour among adults at increased risk of coronary disease: randomised trial. BMJ 1999;319: 943-7.
[6]
Nursing interventions for smoking cessation. Cochrane database syst Rev 2000; 2:CD001188.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos