Regístrese
Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Resultados oncológicos y funcionales del tratamiento no quirúrgico comparado c...
Información de la revista
Vol. 63. Núm. 5.
Páginas 348-354 (Septiembre - Octubre 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2307
Vol. 63. Núm. 5.
Páginas 348-354 (Septiembre - Octubre 2012)
Original
DOI: 10.1016/j.otorri.2012.02.005
Acceso a texto completo
Resultados oncológicos y funcionales del tratamiento no quirúrgico comparado con el quirúrgico en los carcinomas epidermoides de orofaringe
Functional and oncological results of non-surgical vs surgical treatment in squamous cell carcinomas of the oropharynx
Visitas
2307
Juan Pablo Díaz-Molinaa,b,??
Autor para correspondencia
chescadoc@yahoo.com

Autor para correspondencia.
, Juan Pablo Rodrigoa,b, César Álvarez-Marcosa,b, Pilar Blayb,c, Ángeles de la Rúad, Enrique Estradac, Ramón Alonsod
a Servicio de Otorrinolaringología, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, España
b Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias, Oviedo, España
c Servicio de Oncología Médica, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, España
d Servicio de Oncología Radioterápica, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo, España
Este artículo ha recibido
2307
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (3)
Tabla 1. Características clínico-patológicas de los pacientes estudiados
Tabla 2. Resultados oncológicos en según el grupo de tratamiento
Tabla 3. Distribución de las recidivas y persistencias tumorales según la categoría T
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción y objetivos

Los carcinomas de orofaringe son neoplasias agresivas habitualmente diagnosticadas en estadios avanzados, siendo su tratamiento óptimo controvertido. El objetivo de este estudio es comparar los resultados oncológicos y funcionales de pacientes tratados con radioterapia (± quimioterapia concomitante) con otros tratados mediante cirugía (± radioterapia complementaria).

Métodos

Se realizó un estudio retrospectivo en 50 pacientes con carcinoma epidermoide de orofaringe tratados con radioterapia (más quimioterapia concomitante en casos avanzados) entre 1998 y 2008, comparándolos con pacientes con el mismo estadio y localización tratados con cirugía (más radioterapia complementaria en casos avanzados). Ambos grupos se clasificaron de la siguiente manera: 10% estadio I, 12% en estadio II, 16% en estadio III, 48% en estadio IVa y 14% en estadio IVb.

Resultados

La supervivencia específica para la enfermedad a los 5 años fue del 33% para el grupo de radioterapia y del 52% para el grupo de cirugía (p=0,17). En tumores en estadios I y II, esta supervivencia específica fue del 82% en los tratados con radioterapia y del 70% en los tratados con cirugía. En estadios III y IV la supervivencia era mayor en los pacientes tratados con cirugía (47 vs 17%). Los resultados funcionales fueron similares en ambos grupos, presentando mayor preservación anatómica y funcional de la laringe el grupo de radioterapia, mientras que el grupo quirúrgico obtuvo mejores resultados para la alimentación oral.

Conclusiones

El pronóstico de los pacientes con carcinomas epidermoide de orofaringe es pobre. Los resultados oncológicos del tratamiento con radioterapia y cirugía son similares para los estadios I y II. En estadios III y IV la supervivencia es mayor en los pacientes tratados mediante cirugía. Los resultados funcionales son también similares en ambos grupos.

Palabras clave:
Carcinoma epidermoide
Orofaringe
Radioterapia
Quimioterapia
Cirugía
Supervivencia
Calidad de vida
Abstract
Introduction and objectives

Squamous cell carcinomas of the oropharynx are aggressive tumours usually diagnosed at advanced stage. Their optimal treatment has not been established. The aim of this study was to compare the oncological and functional outcomes in patients with carcinomas of the oropharynx treated by radiotherapy (with chemotherapy in advanced stages) vs surgery (with radiotherapy in advanced stages).

Methods

A retrospective study on 50 patients with squamous cell cancer of the oropharynx treated by radiotherapy (with or without chemotherapy) at our institution between 1998 and 2008 was carried out. The oncological and functional results were compared with patients with same cancer location and stage treated by surgery (with or without radiotherapy). In both groups, the patients were classified as follows: 10% Stage I, 12% Stage II, 16% Stage III, 48% Stage IVa and 14% Stage IVb.

Results

The 5-year disease-specific survival was 33% in the radiotherapy group and 52% in the surgical group (P=.17). Five-year disease-specific survival for Stage I and II patients was 82% in the radiotherapy group and 70% in the surgical group. In Stage III and IV disease, 5-year disease-specific survival was higher in the surgical group (47% vs 17%). The functional results were similar; anatomical and functional preservation of the larynx was higher in the radiotherapy group but the successful return to oral food intake was higher in the surgical group.

Conclusions

The prognosis of squamous cell carcinoma of the oropharynx is poor. Oncological results in Stages I and II were similar for radiotherapy and surgical treatments. In advanced stages, the prognosis was better in patients treated by surgery with or without radiotherapy. Functional results were similar in both treatment modalities.

Keywords:
Squamous cell carcinomas
Oropharynx
Radiotherapy
Chemotherapy
Surgery
Survival
Quality of life
Texto completo
Introducción

Los tumores de orofaringe representan entre el 10 y el 15% de los tumores malignos de cabeza y cuello1. La mayoría de las veces se trata de carcinomas escamosos con diferentes grados de diferenciación, aunque predominan los queratinizantes. La localización más frecuente de presentación es la pared lateral (50-60%) seguida de la base de la lengua (20-35%) y, en menor medida, la pared posterior (5-10%)2.

Los agentes etiológicos implicados son el tabaco, el alcohol y recientemente está cobrando auge el papel etiológico del virus de papiloma humano (VPH), en especial el serotipo 163. Son neoplasias localmente agresivas, con alta tasa de metástasis linfáticas, hecho que condiciona que se suelan diagnosticar en estadios avanzados4.

Su tratamiento óptimo continúa sin estar suficientemente consensuado y protocolizado. En estadios tempranos (I y II), los resultados oncológicos y funcionales son similares entre los pacientes tratados con cirugía y los tratados con radioterapia (Rt)1,5,6. Los tumores VPH-positivos presentan una evolución más favorable cuando son tratados con radio-quimioterapia (RQt).

En estadios avanzados los resultados oncológicos y funcionales son pobres, hecho que justifica que se combinen varias estrategias terapéuticas7,8. Entre las modalidades terapéuticas utilizadas está la cirugía (con o sin Rt complementaria), la Rt y la RQt. Los pacientes tratados con cirugía en estadios localmente avanzados suelen presentar secuelas funcionales importantes, incluyendo la necesidad de laringectomía total en algunos casos seleccionados9, con disminución en la calidad de vida, por lo que algunos autores no recomiendan cirugía en tumores T3 y T410,11.

Con el fin de evaluar que modalidad terapéutica ofrece los mejores resultados, hemos diseñado un estudio retrospectivo para evaluar los resultados oncológicos y funcionales de los pacientes con tumores de orofaringe tratados con Rt o RQt, comparándolos con un grupo similar tratado con cirugía o cirugía y Rt postoperatoria.

Material y método

Se realizó una revisión retrospectiva de los pacientes diagnosticados de carcinoma epidermoide de orofaringe tratados mediante Rt o RQt en nuestro hospital entre los años 1998 y 2008. Todos los pacientes tenían un primer diagnóstico de este tumor, excluyendo aquellos con cirugía previa, tumores recidivados o con metástasis a distancia al diagnóstico. El seguimiento mínimo realizado era de 24 meses. Se obtuvo así un grupo de 50 pacientes (Grupo Radioterapia, GRt) que cumplían los criterios de inclusión. Se realizó la estadificación de los tumores según la clasificación TNM de la UICC (6.a Edición) para el carcinoma de orofaringe. De igual manera se seleccionó otro grupo de 50 pacientes con tumores de la misma localización y clasificación TNM, tratados en nuestro centro mediante cirugía o cirugía asociada a Rt postoperatoria en el mismo periodo de tiempo (Grupo Cirugía, GC). Los datos clinicopatológicos de ambos grupos se presentan en la tabla 1.

Tabla 1.

Características clínico-patológicas de los pacientes estudiados

Característica  Grupo Radioterapia (GRt)  Grupo Cirugía (GC) 
Edad media  60 años  59 años 
Género
Masculino  47 (94%)  49 (98%) 
Femenino  3 (6%)  1 (2%) 
Consumo de Alcohol  47 (94%)  48 (96%) 
Hábito tabáquico  49 (98%)  48 (96%) 
Localización     
Pared lateral  35 (70%)  35 (70%) 
Base de lengua  15 (30%)  15 (30%) 
Categoría T  cT  pT 
T1  5 (10%)  5 (10%) 
T2  10 (20%)  10 (20%) 
T3  19 (38%)  19 (38%) 
T4  16 (32%)  16 (32%) 
Categoría N  cN  pN 
N0  17 (34%)  17 (34%) 
N1  4 (8%)  4 (8%) 
N2a  7 (14%)  7 (14%) 
N2b  6 (12%)  6 (12%) 
N2c  9 (18%)  9 (18%) 
N3  7 (14%)  7 (14%) 
Estadio TNM  Clínico  Patológico 
5 (10%)  5 (10%) 
II  6 (12%)  6 (12%) 
III  8 (16%)  8 (16%) 
IVa  24 (48%)  24 (48%) 
IVb  7 (14%)  7 (14%) 

c: clínica; p: patológica.

Todos los pacientes fueron evaluados de forma cuidadosa, tanto a nivel clínico como radiológico, antes de proponerles la estrategia terapéutica. La decisión de realizar Rt, RQt o cirugía fue consensuada en el Comité Oncológico. Esta decisión estaba condicionada por las características clínicas y preferencias de los pacientes y la extensión tumoral. Como regla general en sujetos con estadios avanzados sin contraindicación para recibir Qt se realizó RQt concomitante (77% en estadios III y IV) con diferentes esquemas y fármacos según los antecedentes personales y la tolerancia al tratamiento.

Todos los pacientes del GRt recibieron una dosis radical de Rt, siendo, en todos los casos, la dosis total sobre el tumor primario y cadenas ganglionares afectadas superior a 70Gy. El esquema de Rt utilizado fue el de fraccionamiento estándar, con dosis entre 1,8 y 2Gy por sesión, 5 días a la semana, durante 6-7 semanas. Se realizó un plan terapéutico con intención de tratar de forma radical, por lo que aquellos pacientes que no completaron el tratamiento y fallecieron a causa de la enfermedad se computaron como fallos terapéuticos.

En 30 (60%) de los 50 pacientes se administró Qt concomitante con los siguientes fármacos: cisplatino en 20, cetuximab en 9 y carboplatino en 1. Los esquemas utilizados fueron para el cisplatino: 3 dosis, una cada 21 días (día 1, 22 y 43) de 75 mg/m2; para el cetuximab: 1 dosis de inició de 400 mg/m2 seguida por una dosis semanal de 250 mg/m2 hasta finalizar la Rt; para el carboplatino: 400 mg/m2 cada 4 semanas hasta finalizar la Rt.

En el GC el tipo de abordaje quirúrgico (transoral, transmandibular o transfaringeo) dependió de la extensión del tumor primario. Se practicaron vaciamientos ganglionares (44% unilaterales y 52% bilaterales) en 96% de los pacientes operados de su tumor primario. Los vaciamientos fueron funcionales en los pacientes sin metástasis clínicas y radicales en los casos con metástasis clínicas. En 27 (54%) se administró además Rt complementaria postoperatoria (68% en estadios III o IV). La indicación de esta Rt fue la presencia de más de 2 adenopatías positivas, extensión extracapsular, tumores localmente avanzados (T4) y bordes quirúrgicos afectados.

Para valorar los resultados oncológicos se describirá el control locorregional, la supervivencia global a 5 años y la supervivencia específica de la enfermedad a 5 años.

Los resultados funcionales que se describen son: la preservación anatómica de la laringe, la ausencia de traqueotomía y la preservación de la alimentación por vía oral.

El análisis estadístico se llevo a cabo con el programa SPSS versión 15.0 mediante los test de Chi-cuadrado, con la correlación de Yates cuando fue preciso, y el test exacto de Fischer. La supervivencia fue calculada según el método de Kaplan-Meier. Para analizar las diferencias entre los tiempos de supervivencia se utilizó el método de rangos logarítmicos. Se consideraron estadísticamente significativos los valores de p< 0,05.

Resultados

El seguimiento medio fue de 62 meses para GRt (rango 24-163 meses) y de 82 meses para el GC (rango 24-140 meses).

De los 50 pacientes del GRt, 32 (64%) presentaron progresión de la enfermedad: 11 (22%) a nivel local, 3 (6%) regional, 9 (18%) metástasis a distancia, 4 (8%) a nivel locorregional y 5 (10%) locorregional y a distancia. En 6 de los 20 pacientes en los que falló el control local de la enfermedad, la progresión se produjo en los 6 meses siguientes al tratamiento por lo que se consideraron persistencias tumorales. El tiempo medio en que se presentaron las recidivas fue de 9 meses (rango 7-29 meses).

En 4 pacientes (13%) del GRt que presentaron recidiva o persistencia se pudo realizar una cirugía de rescate. En 2 de ellos un vaciamiento ganglionar radical por persistencia cervical, siendo la evolución en ambos casos favorable. Los otros 2 desarrollaron recidivas locales, uno fue tratado mediante glosoepiglotectomía, con nueva recidiva irresecable al año de la cirugía. El otro caso fue tratado mediante un abordaje intraoral, 2 años después desarrolló una nueva recidiva local que fue resecada, pero falleció al año de la segunda cirugía por metástasis a distancia.

En el GC, 26 pacientes (52%) presentaron progresión de la enfermedad: 11 (22%) a nivel local, 2 (4%) metástasis a distancia, 11 (22%) locorregional y 2 (4%) locorregional y a distancia. Las formas de progresión se resumen en la tabla 2.

Tabla 2.

Resultados oncológicos en según el grupo de tratamiento

Parámetro  Grupo Radioterapia(GRt)  Grupo Cirugía(GC) 
Supervivencia
Supervivencia global a 5 años  24%  38% 
Supervivencia específica a 5 años  33%  52% 
Recidivas
Total  32 (64%)  26 (52%) 
Local  11 (22%)  11 (22%) 
Regional  3 (6%)  0 (0%) 
Metástasis a distancia  9 (18%)  2 (4%) 
Loco-regional  4 (8%)  11 (22%) 
Loco-regional y a distancia  5 (10%)  2 (4%) 

La asociación entre el control local de la enfermedad y la categoría T de la clasificación TNM se puede apreciar en la tabla 3. En ambos grupos estudiados las recidivas locales eran más frecuentes según aumentaba la categoría T, siendo estadísticamente significativo el incremento de las recidivas locales en el GRt según se ascendía en cT (p=0,040).

Tabla 3.

Distribución de las recidivas y persistencias tumorales según la categoría T

Categoría T  Grupo Radioterapia (GRt)  Grupo Cirugía (GC) 
T1  20% (1/5)  20% (1/5) 
T2  30% (3/10)  60% (6/10) 
T3  26% (5/19)  42% (8/19) 
T4  69% (11/16)  56% (9/16) 
Significación estadística  p=0,040  p=0,422 

La supervivencia global a 5 años del GRt fue del 24%, mientras que en el GC era del 38% (p=0,431). La supervivencia específica para la enfermedad a 5 años fue del 33% y del 52%, respectivamente para ambos grupos, sin alcanzar diferencias significativas (p=0,17; fig. 1a). En estadios tempranos (I-II) la supervivencia específica para la enfermedad a los 5 años en ambos grupos de tratamiento es similar, 82% para el GRt y 70% para el GC (p=0,749; fig. 1b), mientras que en estadios III y IV el GC tenía una supervivencia específica de enfermedad superior al GRt: 47 y 17% respectivamente (p=0,111; fig. 1c). Los pacientes en estadios III y IV tratados de forma exclusiva con Rt tenían una supervivencia específica mucho menor (0%) que los tratados con RQt para los mismos estadios (24%) (p=0,198). En el GC los pacientes en estadios III-IV que no recibieron Rt complementaria tenían menor supervivencia específica de enfermedad (41%) que cuando la recibieron (50%) (p=0,356).

Figura 1.

Supervivencia específica para la enfermedad en pacientes con carcinomas epidermoides de orofaringe comparando los tratamientos administrados según el método de Kaplan-Meier: en toda la serie (A), estadios precoces (B) y estadios avanzados (C).

(0,23MB).

En relación a las secuelas de los tratamientos, al finalizar la Rt, 46 pacientes (92%) del GRt desarrollaron mucositis: 5 (10%) grado I, 6 (12%) II, 29 (58%) III y 6 (12%) IV. Además, 42 pacientes (84%) desarrollaron radiodermitis: 14 (28%) grado I, 13 (26%) II, 14 (28%) III y 1 (2%) grado IV. Al comparar la severidad de la mucositis y radiodermitis con la utilización o no de Qt no se encontraron diferencias significativas (p=0,748 y p=0,343).

En el GRt, al finalizar el tratamiento, 41 pacientes (82%) se alimentaban por vía oral, 2 requirieron sonda nasogástrica y 7 gastrostomía. Los 9 que no se pudieron alimentar por vía oral desarrollaron recidivas locales o persistencias tumorales de los tumores primarios, mientras que los 14 pacientes vivos al finalizar el tratamiento se alimentaban de forma oral. Se practicó una traqueotomía a 5 pacientes (10%) del GRt, todos ellos por presentar recidivas locales precoces, falleciendo por causa del tumor sin poder ser decanulados.

En el GC 48 pacientes (96%) lograron alimentarse por vía oral y 2 (4%) requirieron gastrostomía. La función laríngea se preservó en 46 (92%), siendo necesaria la laringectomía total en 4 pacientes (8%), 3 por invasión tumoral y el restante por aspiración intratable. Se realizó una traqueotomía en 39 pacientes, 29 de forma provisional, aunque 10 (26%) no se pudieron decanular, todos ellos por presentar recidivas precoces.

Los resultados funcionales en cuanto a preservación anatómica de la laringe (p=0,017) y ausencia de traqueotomía (p=0,577) fueron superiores en el GRt, mientras que el GC conseguía mayor porcentaje de alimentación oral (p=0,051). No obstante, no había diferencias significativas entre ambos grupos si se comparan los pacientes vivos sin tumor a los 24 meses de seguimiento.

Discusión

Los carcinomas epidermoides de orofaringe son neoplasias agresivas diagnosticadas en estadios avanzados en más del 75% de los casos12, hecho que se evidencia en nuestra serie ya que el 78% de los pacientes eran estadios III y IV.

El consumo de alcohol y tabaco está presente en la mayoría de los pacientes de nuestro estudio donde la gran mayoría eran fumadores y consumían alcohol (tabla 1). El VPH no fue estudiado en este trabajo, aunque las características clínicas de la serie (hábitos tóxicos, edad mayor a 60 años, relación varón mujer 9/1, nos hace suponer que su implicación etiológica en los tumores de orofaringe de nuestro medio es inferior al 18% descrito a nivel mundial13,14. Este hecho podría explicar en parte los malos resultados oncológicos de nuestra serie, equiparables a los obtenidos en otros países de nuestro ámbito, debido a que los tumores VPH-positivos tienen mejor pronóstico, lo cual se ha atribuido a una mayor sensibilidad a la RQt15,16. Así, se ha propuesto que sería muy interesante estudiar el VPH antes de elegir la modalidad terapéutica, indicando RQt en tumores VPH-positivos, mientras que para los tumores VPH-negativos en estadios avanzados plantearíamos como mejor opción cirugía y Rt complementaria17.

Independientemente del factor etiológico, los resultados oncológicos de los tumores de orofaringe dependen del estadio, siendo buenos en estadios tempranos (I-II), independientemente de la modalidad terapéutica utilizada. La supervivencia a 5 años en estadios I y II tratados con cirugía es superior al 80%1,7,18, llegando al 91% en los T1-2 tratados con Rt19. Nosotros encontramos una supervivencia a 5 años del 82% en los estadios I y II tratados con Rt, siendo superior a la observada con cirugía (70%), aunque sin alcanzar diferencia significativa.

Por el contrario, en estadios avanzados (Iii-IV) el pronóstico de los carcinomas de orofaringe es pobre8,20, siendo necesario combinar modalidades terapéuticas como la cirugía con Rt complementaria o la RQt concomitante. La ausencia de estudios prospectivos aleatorizados que comparen las diferentes estrategias determina que el tratamiento de estos tumores sea controvertido.

En nuestra serie, la supervivencia específica para la enfermedad en el GRt era del 33%, inferior a la del GC (52%), aunque las diferencias no fueron estadísticamente significativas, probablemente por el tamaño de la muestra. Esta diferencia en la supervivencia se explica por los estadios avanzados (III-IV), ya que en los tempranos (I-II) no había diferencias entre ambas modalidades de tratamiento, como se mencionó anteriormente. Hay que tener en cuenta que los tumores en estadios tempranos se trataron solo con una modalidad terapéutica, mientras que en estadios avanzados se utilizaron tratamientos combinados en la mayor parte de los casos. Además, en los estadios avanzados, los pacientes que recibieron tratamientos combinados tuvieron una mejor supervivencia específica para enfermedad: 24% para los tratados con RQt vs 0% de los tratados solo con Rt (p=0,198), y del 50% para los tratados con cirugía y Rt complementaria vs 41% de los tratados solo con cirugía (p=0,356).

Al tratarse de un estudio retrospectivo hay que tener en cuenta un posible el sesgo de selección de los pacientes, en general a favor del grupo quirúrgico ya que es la modalidad terapéutica de preferencia utilizada en nuestro servicio y la mayor parte de los pacientes del GRt eran malos candidatos quirúrgicos.

La supervivencia global del GRt (24%) es inferior a la descrita por otros autores21–23. En este grupo se incluyeron todos los pacientes originalmente seleccionados para el tratamiento radical con Rt, realizando por tanto un análisis por intención de tratar. En la literatura médica pocos estudios utilizan la misma metodología, lo que dificulta obtener datos objetivos de la efectividad de la Rt en estos tumores. En el trabajo de Zhen et al.24, que utiliza los datos de cáncer en EE. UU., se describe mayor supervivencia específica en tumores de base de lengua avanzados cuando se tratan con cirugía y Rt complementaria, 51,2 vs 24,3% con Rt sola y 25,6% con RQt. En otro estudio en tumores de orofaringe se presenta un incremento del 20% en la supervivencia específica cuando la modalidad terapéutica era la cirugía asociada a Rt complementaria frente a la RQt25.

En nuestra serie, la causa fundamental del fracaso terapéutico en el GRt fue la falta de control local sobre el tumor primario, ya que el 28% de los pacientes desarrollaron recidivas locales y el 12% persistencias tumorales. Este hecho puede explicarse por la alta tasa de tumores localmente avanzados que llegan al 70% de nuestra serie. El volumen tumoral se relaciona en la literatura con la menor respuesta terapéutica a la Rt en tumores de orofaringe y laringe, sobre todo cuando los volúmenes tumorales superan los 35 cm326.

Las metástasis a distancia se detectaron con mayor frecuencia en el GRt (28%) respecto al GC (8%), siendo esta diferencia estadísticamente significativa (p=0,043). Este hecho observado en los pacientes tratados con RQt se puede explicar por la selección de un subclon de células tumorales radioquimiorresistentes capaces de desarrollar metástasis a distancia27.

Como han señalado otros autores28 la recidiva a nivel cervical aislada es infrecuente tras la RQt y solo se detectó en 3 pacientes de nuestra serie (1 N0, 1 N2b y 1 N3). Para hacer su diagnóstico precoz, una vez finalizado el tratamiento es preciso realizar una cuidadosa evaluación clínica y radiológica, recomendando una tomografía computadorizada (TC) a las 8 semanas29. Los signos radiológicos de progresión o persistencia tumoral son: adenopatías >1,5cm, extensión extracapsular y calcificaciones30. Otra alternativa cuando se duda de la completa erradicación del tumor es la realización de una PET-TC a las 12 semanas de finalizado el tratamiento31, ya que la cirugía de rescate cervical puede aumentar la supervivencia, como se observó en 2 pacientes de nuestra serie.

El segundo aspecto analizado en nuestro estudio es el referente a las alteraciones funcionales causadas por las modalidades terapéuticas, cirugía y Rt en los grupos estudiados. Algunos autores han observado que los efectos secundarios de la Rt/RQt son frecuentes y pueden causar retrasos para completar la dosis total de la Rt o abandonos en el tratamiento32. En el GRt de nuestra serie se observó mucositis grado III-IV en el 70%, mientras que el 30% había radiodermitis de grado similar. Estos efectos tóxicos de la Rt retrasaron el tratamiento y obligaron a la alimentación por sonda nasogástrica en algunos pacientes, pero no condicionaron su abandono en ningún caso.

Una controversia habitual en la clínica surge entre que modalidad terapéutica obtiene mejores resultados funcionales y calidad de vida. Mowry et al.33, no observan diferencias significativas en la calidad de vida al comparar pacientes con tumores de orofaringe tratados con RQt vs cirugía y Rt complementaria. Otros autores sí las observan a favor de la Rt en dominios relacionados con la deglución, capacidad de hablar y trabajar34. Nuestros resultados funcionales están también en esa línea al lograr preservar la laringe en todos los casos, siendo funcional en el 90%, datos superiores a los obtenidos en el GC.

La capacidad para alimentarse por vía oral en el GRt se preservó en el 100% de los pacientes sin recidivas y en el 82% del total de ese grupo, siendo cifras algo inferiores a las obtenidas en el GC (96%). La causa fundamental de este fallo, como ya queda señalado fue el fallo en el control local del tumor.

Como conclusión a nuestro estudio podemos decir que el tratamiento de los carcinomas epidermoides de orofaringe en estadios tempranos mediante Rt con intención curativa obtiene unos resultados funcionales y oncológicos buenos y equiparables a los conseguidos con cirugía. En estadios avanzados, los resultados oncológicos son pobres e inferiores a los obtenidos con cirugía (más Rt complementaria), sobre todo si la Rt no se acompaña de Qt concomitante, siendo menor el control locorregional del tumor. Los resultados funcionales son similares para ambas modalidades terapéuticas, aunque algo mejores en el grupo de radioterapia cuando se consigue el control del tumor.

Conflicto de intereses

Los autores no declaran tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
M. Moncrieff, J. Sandilla, J. Clarck, A. Clifford, K. Schannon, K. Gao, et al.
Outcome of primary surgical treatment of T1 and T2 carcinomas of the oropharynx.
Laryngoscope, 119 (2009), pp. 307-311
[2]
S. Yoshimoto, K. Kawabata, H. Mitani, H. Yonekawa, T. Beppu, H. Fukushima, et al.
Treatment results for 84 patients with base of tongue cancer.
Acts Otolaryngol Suppl, 559 (2007), pp. 123-128
[3]
M. Haigentz, C. Silver, J. Corry, E. Genden, R. Takes, A. Rinaldo, et al.
Current trends in initial management of oropharyngeal cáncer: the declining use of open surgery.
Eur Arch Otorhinolaryngol, 266 (2009), pp. 1845-1855
[4]
M. Pitcher, C. Martin.
Delay in referral of oropharyngeal squamous cell carcinoma to secondary care correlates with a more advanced stage at presentation, and is associated with poorer survival.
Br J Cancer, 94 (2006), pp. 955-958
[5]
A. Cosmidis, J.P. Rane, O. Dassonville, S. Teman, F. Massip, G. Poisonnet.
T1-T2 N0 oropharyngeal cancers treated with surgery alone. A GETTEC study.
Eur Arch Otorhinollsryngol, 261 (2004), pp. 276-281
[6]
F.F. De Arruda, D.R. Puri, J. Zhung, A. Narayana, S. Wolden, M. Hunt, et al.
Intensity-modulated radiation therapy for the treatment of oropharyngeal carcinoma: the Memorial Sloan-Kettering Cancer center experience.
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 64 (2006), pp. 363-373
[7]
J.P. Díaz, J.P. Rodrigo, J.L. Llorente.
Álvarez C, Moreno C, Suárez C. Resultados oncológicos y funcionales del tratamiento quirúrgico de los carcinomas de base de lengua.
Acta Otorrinolaringol Esp, 51 (2010), pp. 351-357
[8]
J.P. Díaz-Molina, J.P. Rodrigo, C. Alvarez-Marcos, J. Llorente, M. Costales, C. Suárez.
Oncological results after surgical treatment of squamous cell cancer of the lateral wall of the oropharynx.
Laryngoscope, 121 (2011), pp. 1449-1454
[9]
C. Suárez, J.P. Rodrigo, J. Herna, C. Rosal, J.C. Alvarez.
Extended supraglottic laryngectomy for primary base of tongue carcinomas.
Clin Otolaryngol, 121 (1996), pp. 37-41
[10]
R.W. Hinerman, J.T. Parson, W.N. Mendenhall, S.P. Stringer, N.J. Cassisi, R.R. Million.
External bean irradiation alone ore combined with neck dissection for base of tongue carcinomas: an alternative to primary surgery.
Laryngoscope, 104 (1994), pp. 1466-1470
[11]
M.E. Daldy, Q.T. Le, P.G. Maxim, B.W. Loo, M.J. Kaplan.
Intensity-modulated radiotherapy in the treatment of oropharyngeal xancer: clinical outcomes and patterns of failure.
Int J Radiat Oncol Biol Phhys, 76 (2010), pp. 1339-1346
[12]
A.A. Camp, C. Fundakowsky, G. Petruzzelli, B. Emami.
Funtional and oncological results folowing transoral laser microsurgical excision of base of tongue carcinoma.
Otolaryngol Head Neck Surg, 141 (2009), pp. 66-69
[13]
P.E. Petersen.
Oral cancer prevention and control--the approach of the World Health Organization.
[14]
R. Herrero, X. Castellsagué, M. Pawlita, J. Lissowska, F. Kee, P. Balaram, et al.
Human papillomavirus and oral cancer: the International Agency for Research on Cancer multicenter study.
J Natl Cancer Inst, 95 (2003), pp. 1772-1783
[15]
A. Lusinchi, J. Eskandari, Y. Son, A. Gerbaulet, C. Haie, G. Mamelle, et al.
External irradiation plus curietherapy boost in 108 base of tongue carcinomas.
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 17 (1989 Dec), pp. 1191-1197
[16]
F. Brunin, V. Mosseri, C. Jaulerry, D. Point, J.M. Cosset, J. Rodriguez.
Cancer of the base of the tongue: past and future.
Head Neck, 21 (1999), pp. 751-759
[17]
G. Pannone, A. Santoro, S. Papagerakis, L. Lo Muzio, G. De Rosa, P. Bufo.
The role of human papillomavirus in the pathogenesis of head & neck squamous cell carcinoma: an overview.
Infect Agent Cancer, 29 (2011), pp. 4
[18]
H.A. Shin, Y.C. Lim, H.M. Jeong, E.C. Choi.
Role of primary surgery for early-stage (T1-2N0) squamous cell carcinoma of the oropharynx.
Oral Oncol, 45 (2009), pp. 1063-1066
[19]
M. William, M.D. Mendenhall, C.G. Morris, R.J. Andur, R.W. Hinerman, J.W. Werning, et al.
Definitive radiotherapy for squamous cell carcinoma of the base of tongue.
American Journal of clinical oncology, 29 (2006), pp. 32-39
[20]
J.P. Rodrigo, J.P. Díaz-Molina, C. Moreno, C. Suárez.
Oncological and functional results after transhyoid surgical approach for cancer of the base of tongue.
Head Neck, 33 (2011), pp. 1079-1084
[21]
L.B. Harrison, H.J. Lee, D.G. Pfister, D.H. Kraus, C. White, A. Raben, et al.
Long term results of primary radiotherapy with/without neck dissection for squamous cell cancer of the base of tongue.
Head Neck, 20 (1998), pp. 668-673
[22]
L.V. Johansen, C. Grau.
Overgaard J.Squamous cell carcinoma of the oropharynx--an analysis of treatment results in 289 consecutive patients.
Acta Oncol, 39 (2000), pp. 985-994
[23]
W.M. Mendenhall, C.G. Morris, R.J. Amdur, R.W. Hinerman, J.W. Werning, D.B. Villaret.
Definitive radiotherapy for squamous cell carcinoma of the base of tongue.
Am J Clin Oncol, 29 (2006), pp. 32-39
[24]
W. Zhen, L. Karnell, H. Hoffman, G. Funk, H. Buatti.
The national cancer data base report on squamous cell carcinoma of the base of tongue.
Head and Neck, 26 (2004), pp. 660-674
[25]
S. Lybak, P.G. Liavaag, O.R. Monge, J. Olofsson.
Surgery and postoperative radiotherapy a valid treatment for advanced oropharyngeal carcinoma.
Eur Arch Otorhinolaryngol, 268 (2011), pp. 449-456
[26]
Strongin A, Yovino S, Taylor R, Wolf J, Cullen K, Zimrin A, et al. Primary tumor volume Is an Important predictor of clinical outcomes among patients with locally advanced squamous cell cancer of the head and neck treated with definitive chemoradiotherapy. Int J Radiad Oncol Biol Phys. 2012;82:1823-30.
[27]
L. Igidbashian, B. Fortin, L. Guertin, D. Soulières, G. Coulombe, M. Belair, et al.
Outcome with neck dissection after chemoradiation for N3 head-and-neck squamous cell carcinoma.
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 77 (2010), pp. 414-420
[28]
Hamoir M, Ferlito A, Schmitz S, Hanin FX, Thariat J, Weynand B, et al. The role of neck dissection in the setting of chemoradiation therapy for head and neck squamous cell carcinoma with advanced neck disease. Oral Oncol. 2012;48:203-10
[29]
S. Clavel, M.P. Charron, M. Bélair, G. Delouya, B. Fortin, P. Després, et al.
The role of computed tomography in the management of the neck after chemoradiotherapy in patients with head-and-neck cancer.
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 82 (2012), pp. 567-739
[30]
H. Ojiri, W.M. Mendenhall, S.P. Stringer, P.L. Johnson, A.A. Mancuso.
Post-RT CT results as a predictive model for the necessity of planned post-RT neck dissection in patients with cervical metastatic disease from squamous cell carcinoma.
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 52 (2002), pp. 420-428
[31]
M. Yao, H.T. Hoffman, K. Chang, G.F. Funk, R.B. Smith, H. Tan, et al.
Is planned neck dissection necessary for head and neck cancer after intensity-modulated radiotherapy?.
Int J Radiat Oncol Biol Phys, 68 (2007), pp. 707-713
[32]
A. Trotti, L.A. Bellm, J.B. Epstein, D. Frame, H.J. Fuchs, C.K. Gwede, et al.
Mucositis incidence, severity and associated outcomes in patients with head and neck cancer receiving radiotherapy with or without chemotherapy: a systematic literature review.
Radiother Oncol, 66 (2003), pp. 253-262
[33]
S.E. Mowry, A. Ho, M.M. Lotempio, A. Sadeghi, K.E. Blackwell, M.B. Wang.
Quality of life in advanced oropharyngeal carcinoma after chemoradiation versus surgery and radiation.
Laryngoscope, 116 (2006), pp. 1589-1593
[34]
D.G. Sessions, J. Lenox, G.J. Spector, C. Chao, O.A. Chaudry.
Analysis of treatment results for base of tongue cancer.
Laryngoscope, 113 (2003), pp. 1252-1261
Copyright © 2012. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.