Regístrese
Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Reducción de la ganancia del canal semicircular posterior en el test del impuls...
Información de la revista
Vol. 67. Núm. 1.
Páginas 15-22 (Enero - Febrero 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1923
Vol. 67. Núm. 1.
Páginas 15-22 (Enero - Febrero 2016)
ARTÍCULO ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.otorri.2014.12.002
Acceso a texto completo
Reducción de la ganancia del canal semicircular posterior en el test del impulso cefálico con la edad. Estudio observacional
Reduction in posterior semicircular canal gain by age in video head impulse testing. Observational study
Visitas
1923
Gloria Guerra Jiméneza,
Autor para correspondencia
gloriaguerraj@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Nicolás Pérez Fernándezb
a Departamento de Otorrinolaringología, Complejo Hospitalario Insular Materno Infantil, Las Palmas de Gran Canaria, España
b Departamento de Otorrinolaringología, Clínica Universitaria de Navarra, Pamplona, España
Este artículo ha recibido
1923
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

y objetivos: La evaluación detallada del reflejo vestíbulo-ocular con los nuevos sistemas de vídeo disponibles, proporciona información sobre algunas características no identificadas previamente en pacientes con vestibulopatía periférica.

El objetivo de este trabajo es cuantificar la frecuencia de aparición de ganancias patológicas, uni- o bilaterales, del canal semicircular posterior (CSP) en la prueba de impulso cefálico vídeo asistida (vHIT) con preservación de la ganancia en el resto de los canales semicirculares, y analizar su relación con la edad y/o el diagnóstico del paciente.

Métodos

Estudio prospectivo observacional en adultos entre junio de 2012 y febrero de 2014. Se analizó la edad, género, antecedentes patológicos, historia previa de patología vestibular, diagnóstico, tiempo de evolución del cuadro clínico y sus características. Se completó un examen otoneurológico completo, un vHIT (Otometrics®), y según la sospecha, potenciales evocados vestibulares miogénicos cervicales (cVEMP), audiometría tonal, logoaudiometría así como una evaluación por Neurología y/o un estudio de imagen.

Resultados

Trescientos sesenta y tres pacientes fueron evaluados: 57 (16%) pacientes (33 varones, 24 mujeres, edad media 57±15 años) mostraron ganancias patológicas del CSP, 46 (81%) unilateral y 11 (19%) bilateral. El diagnóstico más frecuente fue la enfermedad de Ménière, seguido del VPPB (27%). Los pacientes con afectación unilateral son más jóvenes que los pacientes con afectación bilateral (55 vs. 68 años; p=0,03). En los pacientes con afectación bilateral, la ganancia del CSP es simétrica en ambos oídos (0,7; p = 0,05) y se relaciona inversamente con la edad (-0,7; 0,04) y el valor de ganancia. La ganancia de los canales anteriores y horizontales tiende a disminuir con la edad, pero sin significación estadística en nuestra muestra.

Conclusiones

El 16% de los pacientes remitidos a una consulta de otoneurología muestran ganancias patológicas del CSP, unilateral en el 81% y bilateral en el 19% de los casos. Esta afectación de la ganancia es atribuible a la edad cuando es bilateral y simétrica.

Palabras clave:
Edad
Test del impulso cefálico
Canal semicircular posterior
Abstract
Introduction

and objectives: In-depth assessment of the vestibulo-ocular reflex with the new video systems available provides information on various previously-unidentified characteristics in patients with peripheral vestibular disorder.

The aim of this work is to quantify how often pathological gain (uni- or bilateral) in the posterior semicircular canal (PSC) gain appears in video head-impulse testing (vHIT) with preservation of the gain in the rest of the semicircular canals, and to analyse the relation of this frequency with patient age and/or diagnosis.

Methods

This was a prospective observational study on adults referred to our unit between June 2012 and February 2014. Age, sex, pathological antecedents, prior history of vestibular pathology, diagnosis and time of evolution of the clinical picture and its characteristics were recorded. Each patient underwent a complete otoneurological examination, including vHIT (Otometrics®). Depending on suspected diagnosis, patients also received cervical vestibular evoked myogenic potential (VEMP) testing, tonal audiometry and speech test, as well as assessment by Neurology and/or nuclear magnetic resonance or computed axial tomography scan imaging study.

Results

In all, 363 patients were assessed; 57 (16%) patients (33 males and 24 females; mean age, 57±15 years) showed pathological PSC gains, 46 (81%) unilateral and 11 (19%) bilateral. Ménière's Disease was the most frequent diagnosis, followed by benign paroxysmal positional vertigo (27%). Patients with unilateral involvement were younger than those with bilateral (55 vs. 68 years; p=0.03). In the patients with bilateral involvement, PSC gain and age were related (-0.7; 0.04) and the gain value was symmetrical in both ears (0.7; p=0.05). The gain in the anterior and horizontal canals tended to decrease with age, but without statistical significance in our sample.

Conclusions

Of the patients referred for an otoneurological consultation, 16% showed pathological PSC gain (unilateral in 81% and bilateral in 19% of the cases). This gain involvement was attributable to age when the gain was bilateral and symmetrical.

Keywords:
Age
Video head impulse test
Posterior semicircular canal
Texto completo
Introducción

El sistema vestibular periférico está constituido bilateralmente por cinco órganos: tres canales semicirculares (anterior, posterior y horizontal o lateral) y dos órganos otolíticos (utrículo y sáculo). La disfunción vestibular puede reflejar patología de cualquiera de estos cinco componentes de forma aislada o combinada1.

Estudios recientes en población sana estadounidense demuestran el detrimento de la función vestibular con la edad1,2, siendo dicha afectación mayor en los canales semicirculares que en los órganos otolíticos. Parece que dicha afectación se produce a partir de los 40 años de edad, afectando aproximadamente entre el 21 y el 35% de los individuos mayores de 40 años y al 69% de los mayores de 703–8. Sin embargo el mecanismo fisiopatológico que sustenta esta realidad permanece desconocido.

La disfunción vestibular en pacientes de edad avanzada afecta seriamente a la calidad de vida, el estado cognitivo y emocional del que la padece y aumenta considerablemente el riesgo de caídas3,9,2, una de las principales causas de morbimortalidad en personas de edad avanzada10,11. El coste económico generado por el aumento de las necesidades y la reducción de la autonomía generados por las caídas ejercen un tremendo impacto social y constituyen un problema de salud de vital importancia en este grupo etario12,13.

Cada uno de los receptores situados en los conductos semicirculares puede ser estudiado de forma individualizada mediante el test de impulso cefálico (HIT), sistematizado clínicamente por Halmagyi y Curthoys y que recientemente ha comenzado a ser asistido por sistemas de videocámaras y registros de velocidad ocular y cefálica (vHIT)14,15. Consiste en una valoración de la ganancia del reflejo vestibuloocular estudiando la velocidad del ojo durante y al final de la estimulación del conducto semicircular correspondiente mediante un impulso cefálico. Durante la prueba la orden al paciente es mantener la vista fija en un punto situado a 1-1,5m de distancia. Así mismo, el vHIT permite la detección de sacadas tanto al final del estímulo (sacadas de refijación, evidentes o de tipo overt) como durante el impulso (sacadas encubiertas o de tipo covert), lo que supone una ventaja importante sobre el test clínico, en el que las sacadas encubiertas pasan fácilmente desapercibidas por el explorador3.

La aparición inesperada de ganancias patológicas en el canal semicircular posterior (CSP) durante el test vHIT en la práctica clínica diaria resulta en ocasiones desconcertante en el contexto clínico de los pacientes.

El objetivo de nuestro estudio es cuantificar la frecuencia de aparición de ganancias patológicas, uni- o bilaterales, del canal semicircular posterior (gCSP) en la prueba de impulso cefálico videoasistida (vHIT) con preservación de la ganancia en el resto de los canales semicirculares, en una consulta de otoneurología y analizar su relación con la edad y/o el diagnóstico del paciente.

Material y métodosDiseño. Ámbito y sujetos

Se trata de un estudio observacional prospectivo, donde se incluyen los pacientes adultos remitidos a la Unidad de Otoneurología entre junio de 2012 y febrero de 2014 sometidos a una prueba de impulso cefálico videoasistida.

El estudio obtuvo correspondiente aprobación del Comité Ético Asistencial de nuestro centro. Previa inclusión en el estudio, cada paciente fue debidamente informado y un consentimiento informado obtenido.

Variables a analizar

En todos los pacientes se realizó una entrevista detallada que incluyó edad, género, antecedentes patológicos, historia previa de patología vestibular, diagnóstico, tiempo de evolución del cuadro clínico y sus características (duración, desencadenantes, atenuadores, etc.).

En todos los pacientes se completó un examen otoneurológico en busca de nistagmo espontáneo con o sin fijación visual, evocado por la mirada, desencadenado por la agitación cefálica o las maniobras posicionales (supino, hiperextensión, decúbito lateral derecho e izquierdo y Dix-Hallpike). El tipo de nistagmo y su velocidad de fase lenta fueron registrados.

Exploración videoasistida del reflejo vestíbulo-oculomotor

El estudio se realiza con un equipo vHIT® (video Head Impulse Test, GN Otometrics, Dinamarca). El equipo consta de una máscara portátil que contiene la cámara de registro del movimiento ocular, un giroscopio y un proyector láser. La colocación de la máscara es el paso fundamental y debe ser lo suficientemente fuerte para aportar estabilidad y evitar deslizamientos durante el movimiento cefálico. Se realiza una calibración por medio del láser, que desde un lateral de la máscara proyecta 2 puntos que se encienden y apagan alternativamente y a 1m de distancia del paciente cómodamente sentado con un ángulo de 20°. Durante las maniobras el paciente debe evitar el parpadeo en la medida de lo posible y mantener la mirada fija en un punto central a la altura de sus ojos y a un metro de distancia. En el caso de los canales horizontales, la prueba consiste en la realización de pequeños impulsos a derecha e izquierda sujetando firmemente la cabeza del paciente desde atrás, con las manos sobre ambas áreas temporoparietales y evitando rozar la cinta de sujeción de la máscara o su cable. Algunos especialistas prefieren realizar dichos estímulos sujetando el mentón del paciente. Para los canales verticales, partiendo de un giro cefálico de 45° sobre la horizontal sin perder la fijación visual, se realizan estímulos ventrales para estimular el canal semicircular anterior del lado contralateral y dorsales para estimular el canal posterior de ese mismo lado. En este caso, la sujeción de la cabeza suele realizarse, en el caso de los exploradores diestros, con la mano derecha del facultativo en la región lambdoidea y la izquierda sujetando el mentón del paciente. Se realizan entre 10 y 20 impulsos para cada canal semicircular. La respuesta definitiva se analiza valorando 2 aspectos fundamentales de los impulsos a cada lado: la ganancia del reflejo vestibuloocular (VOR) y la existencia de sacadas de refijación. Las sacadas de refijación se dividen en encubiertas (covert) o evidentes (overt) según tengan lugar respectivamente durante el impulso cefálico o cuando este ha finalizado3.

Los parámetros que se han utilizado son la ganancia del reflejo vestíbulo-oculomotor y la presencia o no de sacadas. La ganancia se define como la relación entre la velocidad del ojo durante el impulso y la de la cabeza. Se ha considerado como límite de la normalidad una ganancia ≥ 0,8 para el canal semicircular horizontal y ≥ 0,69 para los canales semicirculares verticales. Las sacadas se clasifican en encubiertas si ocurren durante el movimiento impulsivo de la cabeza y evidentes si ocurren al cesar este.

Según la sospecha diagnóstica, la evaluación incluyó la realización de potenciales evocados vestibulares miogénicos cervicales (cVEMP), una audiometría tonal, logoaudiometría así como una evaluación especializada por Neurología o un estudio de imagen mediante resonancia magnética nuclear o tomografía computerizada.

Análisis estadístico

Los datos fueron almacenados y procesados estadísticamente en el programa SPSS Stadistics 19.0® y Excel 2013®. Para la comparación de proporciones se utilizó la prueba Chi cuadrado (χ2) o prueba Z (Z) en aquellos casos en que no se cumplieran los requisitos necesarios para la aplicación de la primera. Se comprobó en las variables numéricas la condición de normalidad mediante la aplicación del test de Kolmogorov-Smirnov, aceptando una distribución normal cuando p>0,05. La comparación de medias entre grupos pudo realizarse con test de contraste de hipótesis paramétricos, mediante la prueba t de Student (t). Para estudiar la asociación estadística entre variables numéricas se utilizó la correlación de Pearson (P). Dichas asociaciones fueron comprobadas mediante regresión lineal (RL), teniendo en cuenta eventuales factores de confusión en la muestra, y obteniendo el correspondiente coeficiente de correlación (CC).

ResultadosDescriptivo

Durante el periodo de estudio se incluyeron 57 (16%) pacientes de los 363 evaluados: en 46 la ganancia era patológica en un lado y en 11 en ambos lados. Esta muestra se compone de 33 varones y 24 mujeres (1,4: 1) de 57±15 años de edad. Los pacientes fueron remitidos por vértigo (68,4%), inestabilidad (21,8%) o mareo (5,3%). El 36,8% de los pacientes presentaban enfermedad de Ménière, 26,6% vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), 8,8% inestabilidad crónica y 7% otosclerosis. El 23% de los pacientes presentaban otros diagnósticos (neuritis vestibular 3,4%, neurinoma del acústico 1,8%, dehiscencia del CSA 1,8%, paroxismia vestibular 1,8%, estenosis de la arteria vertebral 1,8%). Siete pacientes (12,3%) mostraban patología no vestibular, donde se incluyen 5 pacientes con patología central (4 pacientes con migraña vestibular y un paciente con temblor ortostático) así como un caso de ansiedad generalizada y otro de radiculopatía cervical crónica. Además, en tres casos de enfermedad de Ménière se asoció temporalmente un VPPB. Dentro de los 17 pacientes con VPPB, 14 como patología única y 3 como patología asociada a una enfermedad de Ménière, el canal afectado fue el anterior en 6 pacientes (35%), el horizontal en 2 (12%) y el posterior en 7 (41%). En dos pacientes no se identificó el canal semicircular afecto.

Análisis estadístico

La distribución de los diferentes diagnósticos no difería significativamente entre los pacientes con afectación unilateral y los de afectación bilateral (Z). Tampoco existe asociación entre la edad (t, p=0,08) y el diagnóstico realizado (p=0,06) con o sin vestibulopatía (χ2, p=0,2). Con respecto al género, en nuestra muestra el VPPB fue significativamente más frecuente en mujeres, donde supuso el 42% de los diagnósticos (n=10), que en hombres, donde representó el 12% (n=4). No existe asociación del género con el resto de diagnósticos en la muestra (Z).

Con respecto al vHIT, en el lado derecho la ganancia obtuvo unos valores medios de 0,9; 1,1 y 0,6 en el canal semicircular anterior, horizontal y posterior respectivamente, en todos los casos con una desviación estándar de ±0,1. En el lado izquierdo los valores fueron de 0,8, 0,9 y 0,6, en todos los casos con una desviación estándar de ±0,1.

El género no influye en la ganancia obtenida de la estimulación de los diferentes canales semicirculares (t, p>0,05) y tampoco con la uni- o bilateralidad de la afectación (χ2, p=0,8). Tampoco se objetiva relación entre la gCSP y el diagnóstico del paciente.

En los casos de afectación unilateral, la gCSP patológica en los pacientes con vestibulopatía era significativamente menor (0,6±0,2) que en los pacientes sin vestibulopatía (0,66±0,1) con un coeficiente de correlación de 0,7 (t-student, p=0,014). Sin embargo en los pacientes con afectación bilateral, no existen diferencias en la gCSP según existiera o no vestibulopatía (t-student, p>0,05).

Por grupos de edad se observa claramente un descenso en el valor de la ganancia de los dos CSP (derecho e izquierdo) en los grupos de mayor edad, que resulta estadísticamente significativo para el grupo de mayores de 65 años (fig. 1). Existe una relación inversa estadísticamente significativa entre edad y la ganancia del CSP en ambos oídos (P, CC=-0,3; RL: derecho p=0,03, izquierdo p=0,04), de manera que a mayor edad menor ganancia del VOR. Al analizar los oídos sanos (n=46) efectivamente existe una correlación negativa entre la edad y el valor de la gCSP pero débil y sin significación estadística en nuestra muestra (P, CC=-0,12, p=0,12). Ocurre lo mismo en el caso de los oídos patológicos (P, CC=-0,17, p=0,16) (fig. 2).

Figura 1.

Representación gráfica de la ganancia de los canales semicirculares por grupos de edad: se observa una tendencia a la reducción de la ganancia en los grupos de mayor edad, estadísticamente significativo al comparar los posteriores del grupo de mayores de 65 años.

(0,22MB).
Figura 2.

Gráfico de regresión lineal para los pacientes con afectación unilateral de la gCSP: puede apreciarse una débil tendencia decreciente de la ganancia con la edad tanto en los oídos patológicos como en los sanos, sin significación estadística.

(0,13MB).

En la figura 3 se representa la distribución de los grupos de edad según la categoría de afectación del CSP, uni- o bilateral: los pacientes con afectación bilateral muestran una distribución mayor en el grupo de mayores de 65 y de entre 45 y 65 años, sin representación del grupo etario menor de 45, mientras que en la afectación unilateral la distribución se reparte más a favor del grupo joven e intermedio, con un 25% por debajo de los 45 años y un 72,3% por debajo de los 65. Estas diferencias en la distribución de los grupos de edad es estadísticamente significativa (χ2, p=0,026). Efectivamente, los pacientes con reducción de la ganancia del CSP en ambos oídos son de mayor edad que los que muestran esta reducción de ganancia solo en un lado: 68±3 años (mínimo 52, máximo 81) y 55±2 años (mínimo 20, máximo 85), respectivamente (t, p=0,026). En la figura 4 puede apreciarse que el valor de la ganancia en los pacientes con afectación bilateral tiene valores simétricos en ambos canales posteriores y con poca variabilidad: concretamente de 0,609±0,05 en el oído derecho y de 0,609±0,.07 en el CSP izquierdo. De hecho existe una fuerte correlación (0,7) entre las ganancias de ambos canales posteriores en los pacientes con afectación bilateral (RL; p=0,05).

Figura 3.

Distribución de los grupos de edad según la categoría de afectación del CSP, uni- o bilateral.

(0,08MB).
cVEMP

En 27 pacientes (47,4%) se realizó estudio de los cVEMP, resultando abolido en 9 (30%) de los oídos derechos y en 4 (14,8%) de los oídos izquierdos. No existe en nuestra muestra relación de los cVEMP con la edad como variable numérica ni por grupos de edad. Tampoco se evidencian diferencias estadísticamente significativas entre VEMP patológicos, latencia de p13 o amplitud interpico p13-n23 con el diagnóstico de los pacientes o la ganancia de los canales semicirculares.

Discusión

Numerosos estudios han constatado la aparición de disfunción del laberinto posterior con la edad. La degeneración del laberinto posterior ha podido objetivarse mediante el estudio histopatológico en huesos temporales, donde se ha constatado una reducción de la población de células ciliadas y degeneración otoconial por encima de los 70 años16–18. Además, los cambios histopatológicos en la vía vestibular van más allá de las propias células ciliadas en ampollas y máculas, pues también se reducen las fibras del nervio vestibular19, las células del ganglio de Scarpa18,20 y las células del núcleo vestibular a nivel del tronco encéfalo21,22.

Desde el punto de vista funcional, se ha constatado un detrimento de la función de los órganos periféricos del equilibrio en pacientes adultos de edad avanzada: Baloh et al. en un estudio sobre 59 individuos mayores de 75 años4 evidenciaron mediante prueba rotatoria la aparición con la edad de una disminución de la ganancia del VOR en las frecuencias de 0,05 y 0,20Hz junto a una reducción de los reflejos tendinosos profundos. Brantberg et al. en un estudio que incluyó a 1000 personas de entre 7 y 91 años5, mostraron una reducción de amplitud y aumento de la latencia de los VEMPs con la edad. Más tarde, el equipo de Viciana et al. objetivó también en población sana una reducción en la función canalicular determinada mediante agudeza visual dinámica23. Posteriormente, Agrawal et al. corroboraron dichos hallazgos en la función canalicular también mediante agudeza visual dinámica en una muestra de 50 adultos sanos mayores de 70 años1. Además caracterizaron de forma comparativa la aparición de disfunción sacular y utricular, evidenciando una reducción de la amplitud interpico en los cVEMPs y de la amplitud de n1 en los potenciales evocados vestibulares miogénicos oculares (oVEMPs). Davalos-Bichara et al. recientemente han constatado en población sana una mayor prevalencia de disfunción vestibular en los mayores de 80 años, mediante test de impulso cefálico clínico y subjetiva vertical24.

Hasta donde sabemos, hasta el momento no se han caracterizado anormalidades en la función de los canales semicirculares verticales mediante el vHIT atribuibles a la edad. Sin embargo, la observación de ganancias patológicas bilaterales y simétricas en pacientes con edad avanzada y sin patología vestibular a la que pueda atribuirse este hallazgo hace pensar que esta alteración exploratoria se relacione con la degeneración ampular propia de la edad. Los resultados obtenidos muestran una clara reducción de forma bilateral y simétrica de la gCSP en el vHIT con la edad.

Según el estudio de Agrawal et al., la población de células ciliadas en las crestas ampulares está reducida de forma similar en los tres canales semicirculares. En nuestra muestra hemos observado una tendencia a la reducción funcional de los tres canales semicirculares con la edad (fig. 1), sin embargo esta tendencia no ha resultado estadísticamente significativa en la población estudiada para los canales anteriores y horizontales. Es posible que, de acuerdo al estudio de Agrawal et al., la disfunción canalicular sea simétrica en todos los canales y que los criterios de inclusión de nuestro estudio, incluyendo exclusivamente a los pacientes con afectación de la ganancia de los canales semicirculares posteriores, no nos haya permitido detectar inferencia estadística en cuanto a la tendencia a la disfunción ampullar en los canales horizontales y anteriores, también atribuibles a la edad y posiblemente de magnitud similar a la afectación del canal posterior. Por otra parte, es posible que la afectación del canal posterior sea la primera en aparecer con la edad en sujetos normales. Es necesario la realización de estudios de mayor tamaño muestral y con criterios de inclusión no restrictivos para dilucidar esta cuestión.

Por otro lado, no ha sido reproducible en nuestra muestra la aparición de alteraciones en la latencia y amplitud interpico de los cVEMP con la edad. Agrawal et al. vieron que la magnitud de la reducción funcional es asimétrica en los diferentes órganos vestibulares, de forma que la disfunción canalicular es previa a la afectación de los órganos otolíticos: en este estudio sobre mayores de 70 años, la mayoría de los individuos tenían evidencia de disfunción canalicular bilateral, mientras que la presencia de déficit en los órganos otolíticos era menos consistente, de manera que la prevalencia de anormalidades vestibulares es mayor en los canales semicirculares (82-94%), seguido del sáculo (54-62%) y el utrículo (18-24%)1. La predominancia de anormalidades en los canales semicirculares se ha observado también en estudios anatomopatológicos, mostrando una mayor prevalencia de pérdida de células ciliadas en las crestas ampulares de los canales semicirculares comparado con las máculas otolíticas25. La afectación relativa de la función otolítica tiene también un correlato histológico: en varios estudios se ha objetivado una mayor reducción con la edad en el recuento de otoconias del sáculo comparado con el utrículo26,27. Por tanto, la afectación canalicular propia de la edad acontece de forma más temprana a la sacular y utricular. Ahora bien, la edad media de nuestra muestra es de 57,3±15 años, con un rango de edades de entre 20 y 85. La evidencia de que la disfunción canalicular acontece de forma previa a la sacular junto con el hecho de que el rango etario incluido en nuestra muestra es más joven que los reportados en los estudios previos, puede justificar el hecho de que en nuestra muestra no exista asociación de la edad con la afectación de los VEMPs.

La predominancia de disfunción de los canales semicirculares comparado a los órganos otolíticos con la edad se ha atribuido a diferencias anatómicas y fisiológicas intrínsecas al neuroepitelio sin embargo la razón de esta diferencia permanece desconocida. Zuniga et al.9 evidenciaron la relación de la afectación sacular con la afectación auditiva y con la edad, quizás por su origen embriológico común28.

La mayoría de los estudios acerca de la disfunción ampular y macular con la edad, se basan en población sana. Sin embargo en nuestro estudio hemos seleccionado la muestra por conveniencia de entre los pacientes remitidos a nuestra unidad por cualquier síntoma. Ciertamente es vital conocer las características de la función vestibular en población sana. Sin embargo, parece también interesante conocer con qué frecuencia podemos encontrar alteraciones en la gCSP en nuestra consulta habitual y conocer en qué condiciones esta alteración debe considerarse dentro del contexto etiopatogénico del paciente o bien puede atribuirse a la degeneración ampular propia de la edad. Los resultados de nuestro estudio muestran que un 16% de los pacientes remitidos a consulta muestran ganancias patológicas del canal semicircular posterior. La afectación de la ganancia del canal semicircular posterior puede atribuirse a la edad cuando es aislada de los canales semicirculares posteriores, bilateral y simétrica. En nuestra muestra dicha alteración aparece a partir de los 52 años, de forma más frecuente a partir de los 65 años (fig. 4).

Figura 4.

Regresión lineal de la gCSP en los pacientes con afectación bilateral: los casos a edad avanzada. La ganancia es menor a medida que aumenta la edad y de valores simétricos en ambos oídos.

(0,06MB).

No se ha detectado en nuestra muestra diferencias en la ganancia en el vHIT ni en la latencia o amplitud de los VEMPs según el diagnóstico del paciente. Es posible que la heterogeneidad de nuestra muestra en cuanto al diagnóstico sea la responsable pues esta variabilidad reduce considerablemente la potencia del análisis estadístico. Es probable que estudios de mayor tamaño muestral o con criterios de inclusión restrictivos en cuanto al diagnóstico logren demostrar diferencias en ambos test.

Conclusiones

El 16% de los pacientes remitidos a una consulta de otoneurología muestran ganancias patológicas del canal semicircular posterior, unilateral en el 81% y bilateral en el 19% de los casos. Esta afectación de la gCSP es atribuible a la edad cuando es bilateral y simétrica. Típicamente comienza a partir de los 50 años, siendo frecuente a partir de los 65. Son necesarios estudios de mayor tamaño muestral y en población sana para demostrar una afectación de la ganancia de los canales semicirculares horizontal y anterior atribuible a la edad.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Agradecimientos

San Bruno Quel MS, Los Arcos Pérez L, Sarrasqueta Saenz L. Departamento de Otorrinolaringología, Clínica Universitaria de Navarra. Pamplona.

Bibliografía
[1]
Y. Agrawal, M.G. Zuniga, M. Davalos-Bichara, M.C. Schubert, J.D. Walston, J. Hughes, et al.
Decline in semicircular canal and otolith function with age.
Otol Neurotol, 33 (2012), pp. 832-839
[2]
S.J. Herdman, P. Blatt, M.C. Schubert, R.J. Tusa.
Falls in patients with vestibular deficits.
Am J Otol, 21 (2000), pp. 847-851
[3]
Y. Agrawal, J.P. Carey, C.C. Della Santina, M.C. Schubert, L.B. Minor.
Disorders of balance and vestibular function in US adults: data from the National Health and Nutrition Examination Survey, 2001-2004.
Arch Intern Med, 169 (2009), pp. 938-944
[4]
R.W. Baloh, S.H. Ying, K.M. Jacobson.
A longitudinal study of gait and balance dysfunction in normal older people.
Arch Neurol, 60 (2003), pp. 835-839
[5]
K. Brantberg, K. Granath, N. Schart.
Age-related changes in vestibular evoked myogenic potentials.
Audiol Neurootol, 12 (2007), pp. 247-253
[6]
M. Havia, E. Kentala, I. Pyykko.
Prevalence of Ménière's disease in general population of Southern Finland.
Otolaryngol Head Neck Surg, 133 (2005), pp. 762-768
[7]
P.C. Hannaford, J.A. Simpson, A.F. Bisset, A. Davis, W. McKerrow, R. Mills.
The prevalence of ear, nose and throat problems in the community: results from a national cross-sectional postal survey in Scotland.
Fam Pract, 22 (2005), pp. 227-233
[8]
L. Yardley, N. Owen, I. Nazareth, L. Luxon.
Prevalence and presentation of dizziness in a general practice community sample of working age people.
Br J Gen Pract, 48 (1998), pp. 1131-1135
[9]
M.G. Zuniga, R.E. Dinkes, M. Davalos-Bichara, J.P. Carey, M.C. Schubert, W.M. King, et al.
Association between hearing loss and saccular dysfunction in older individuals.
Otol Neurotol, 33 (2012), pp. 1586-1592
[10]
A.M. Miniño, M.P. Heron, S.L. Murphy, K.D. Kochanek.
Centers for Disease Control and Prevention National Center for Health Statistics National Vital Statistics System. Deaths: final data for 2004.
Natl Vital Stat Rep, 55 (2007), pp. 1-119
[11]
F.P. Rivara, D.C. Grossman, P. Cummings.
Injury prevention: first of two parts.
N Engl J Med, 337 (1997), pp. 543-548
[12]
F. Englander, T.J. Hodson, R.A. Terregrossa.
Economic dimensions of slip and fall injuries.
J Forensic Sci, 41 (1996), pp. 733-746
[13]
M.J. Findorff, J.F. Wyman, J.A. Nyman, C.F. Croghan.
Measuring the direct healthcare costs of a fall injury event.
[14]
G.M. Halmagyi, I.S. Curthoys.
A clinical sign of canal paresis.
Arch Neurol, 45 (1988), pp. 737-739
[15]
N. Pérez- Fernández, V. Gallegos-Constantino, L. Barona Lleo, R. Manrique-Huarte.
Exploración clínica y videoasistida del reflejo vestíbulo-oculomotor: análisiscomparativo.
Acta Otorrinolaringol Esp, 6 (2012), pp. 429-435
[16]
L.E. Walther, M. Westhofen.
Presbyvertigo-aging of otoconia and vestibular sensory cells.
J Vestib Res, 17 (2007), pp. 89-92
[17]
S.N. Merchant, L. Velazquez-Villasenor, K. Tsuji, R.J. Glynn, C. Wall 3rd, S.D. Rauch.
Temporal bone studies of the human peripheral vestibular system: normative vestibular hair cell data.
Ann Otol Rhinol Laryngol Suppl, 181 (2000), pp. 3-13
[18]
E. Richter.
Quantitative study of human Scarpa's ganglion and vestibular sensory epithelia.
Acta Otolaryngol, 90 (1980), pp. 199-208
[19]
B. Bergstrom.
Morphology of the vestibular nerve: the number of myelinated vestibular nerve fibers at various ages.
Acta Otolaryngol, 76 (1973), pp. 173-179
[20]
L. Velazquez-Villasenor, S.N. Merchant, K. Tsuji, R.J. Glynn, C. Wall 3rd, S.D. Rauch.
Temporal bone studies of the human peripheral vestibular system: normative Scarpa's ganglion cell data.
Ann Otol Rhinol Laryngol Suppl, 181 (2000), pp. 14-19
[21]
I. Lopez, V. Horubia, R.W. Baloh.
Aging and the human vestibular nucleus.
J Vestib Res, 7 (1997), pp. 77-85
[22]
Y. Tang, I. Lopez, R.W. Baloh.
Age-related change of the neuronal number in the human medical vestibular nucleus: a stereological investigation.
J Vestib Res, 11 (2001-2002), pp. 357-363
[23]
D. Viciana, J. Ferrer, M.J. Palma, C. Zapata, J.A. Lopez-Escamez.
Dynamic visual acuity during headthrust test in canal planes in healthy subjects and patients with vestibular neuritis.
Acta Otolaryngol, 130 (2010), pp. 1260-1266
[24]
M. Davalos-Bichara, Y. Agrawal.
Normative results of healthy older adults on standard clinical vestibular tests.
Otol Neurotol, 35 (2014), pp. 297-300
[25]
U. Rosenhall.
Degenerative patterns in the aging human vestibular neuro-epithelia.
Acta Otolaryngol, 76 (1973), pp. 208-220
[26]
M. Igarashi, R. Saito, K. Mizukoshi, B.R. Alford.
Otoconia in young and elderly persons: a temporal bone study.
Acta Otolaryngol Suppl, 504 (1993), pp. 26-29
[27]
L.G. Johnsson, J.E. Hawkins Jr..
Sensory and neural degeneration with aging, as seen in microdissections of the human inner ear.
Ann Otol Rhinol Laryngol, 81 (1972), pp. 179-193
[28]
A.J. Gulya.
Developmental anatomy of the temporal bone and skull base.
Glasscock-Shambaugh surgery of the ear, Sixth ed., pp. 9
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.