Regístrese
Buscar en
Urología Colombiana
Toda la web
Inicio Urología Colombiana Hipogonadismo: nueva propuesta de clasificación basada en el mecanismo inductor
Información de la revista
Vol. 23. Núm. 2.
Páginas 114-119 (Agosto 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
12196
Vol. 23. Núm. 2.
Páginas 114-119 (Agosto 2014)
ARTÍCULO DE REFLEXIÓN | SERIE TESTOSTERONA TOTAL
DOI: 10.1016/S0120-789X(14)50038-X
Acceso a texto completo
Hipogonadismo: nueva propuesta de clasificación basada en el mecanismo inductor
Hypogonadism: proposal for a new classification based on inductor mechanism
Visitas
12196
Juan Fernando Uribe-Arcila
Autor para correspondencia
medicinasexual@une.net.co

Autor para correspondencia.
Urólogo, Consejo Superior, Universidad CES, Medellín, Colombia
Este artículo ha recibido
12196
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (4)
Tabla 1. Clasificación tradicional del hipogonadismo según el sitio afectado en el eje hipotálamo-hipófiso-gonadal incluyendo el hipogonadismo idiopático, que no siempre está incluido
Tabla 2. Nueva clasificación del hipogonadismo según el mecanismo
Table 3. Productos asociados con hipogonadismo ambiental
Table 4. Comparación entre las dos clasificaciones del hipogonadismo
Mostrar másMostrar menos
Resumen

La clasificación tradicional del hipogonadismo está basada en el comportamiento del eje hipotálamo-hipófiso-gonadal, que genera tres posibles grupos de diagnóstico: hipogonadismo primario o testicular, secundario o hipofisiario y terciario o hipotalámico; el síndrome de androgen deficiency of aging male (ADAM) o deficiencia androgénica de la edad madura (DAEM), por sus características, queda incluido de manera forzada en esta clasificación, que es de corte endocrinológico. Este artículo propone una nueva clasificación basada en el mecanismo inductor del déficit de testosterona, que incluye cinco grupos: hipogonadismo del envejecimiento; hipogonadismo testicular; hipogonadismo de la obesidad; hipogonadismo del estrés, e hipogonadismo ambiental o por interruptores endocrinos. Esta visión permite al urólogo situarse mejor frente a las enfermedades que afronta en la consulta diaria, entre las que el hipogonadismo tiene importancia clínica. Un grupo adicional de enfermedades llamado condiciones con alta prevalencia de hipogonadismo (CAPHI) también puede comprenderse mejor en la nueva clasificación.

© 2014 Sociedad Colombiana de Urología. Publicado por Elsevier España, S.L. Todos los derechos reservados.

PALABRAS CLAVE:
Testosterona
Hipogonadismo
Obesidad
Abstract

The traditional classification of hypogonadism is based on the behavior of the hypothalamic-pituitary-gonadal axis, which generates three possible diagnostic groups: primary or testicular, secondary or pituitary, and tertiary or hypothalamic. ADAM syndrome (androgen deficiency of aging male) or DAEM (androgen deficiency middle age), by its characteristics, is forcibly included in this classification due to the endocrinological influence. In this article, a new classification is proposed, based on the testosterone deficiency inductor mechanism, which includes five groups: hypogonadism of aging; testicular hypogonadism; hypogonadism of obesity; hypogonadism of stress, and hypogonadism of environmental or endocrine disruptors. By using these, it will enable urologists to be in a better position when facing these conditions in daily practice, and where hypogonadism is clinically important. An additional group of diseases called CAPHI (conditions with high prevalence of hypogonadism) can also be understood better in the new classification.

© 2014 Sociedad Colombiana de Urología. Published by Elsevier España, S.L. All rights reserved.

KEYWORDS:
Testosterone
Hypogonadism
Obesity
Texto completo
Introducción

La clasificación del hipogonadismo está centrada tradicionalmente en el comportamiento del eje hipotálamo-hipófiso-gonadal (HHG), y aunque esa visión endocrinológica del hipogonadismo permite cubrir una amplia gama de enfermedades, no representa adecuadamente el tipo que el urólogo, más si es experto en medicina sexual, afronta en su quehacer diario. La antigua clasificación ha limitado la mejor comprensión de la testosterona y su disminución como un factor de riesgo independiente en las enfermedades del varón, como el síndrome metabólico y el estrés1–3.

Clasificación tradicional

La clasificación tradicional del hipogonadismo, según el sitio del eje HHG afectado, tiene tres cuadros definidos que cumplen un axioma básico: cuanto más baja la testosterona, más se elevan las gonadotrofinas, en una respuesta regulada por la retroalimentación o biofeedback del sistema.

Hipogonadismo primario (HP) o tipo 1

El HP quizá sea el cuadro más fácil de comprender. Implica la desaparición, alteración o distorsión del testículo como órgano efector donde se sintetiza la testosterona, el andrógeno principal. La cantidad de testosterona es muy baja y la de las gonadotrofinas lutropina (LH) y folitropina (FSH), muy alta, intentando que el testículo funcione produciendo testosterona (table 1 y fig. 1). Las causas más frecuentes son anorquia congénita, anorquia adquirida (traumatismo, torsión o cirugía), disgenesia gonadal mixta, disgenesia gonadal pura, aplasia de células de Leyding, seudohermafroditismo masculino, síndrome de Klinefelter, síndrome XYY, síndrome XX masculino, síndrome de Noonan, tumor testicular, varicocele, orquitis grave (en especial urliana), radioterapia testicular, hemocromatosis y virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)5–11.

Tabla 1.

Clasificación tradicional del hipogonadismo según el sitio afectado en el eje hipotálamo-hipófiso-gonadal incluyendo el hipogonadismo idiopático, que no siempre está incluido

  Sitio afectado  Testosterona  Gonadotrofinas (LH y FSH) 
Hipogonadismo primario  Testículo  Baja (++++)  Elevadas 
Hipogonadismo secundario  Hipófisis  Baja (++)  Muy bajas 
Hipogonadismo terciario  Hipotálamo  Baja (++)  Bajas 
Hipogonadismo idiopático, ADAM o de cuarto tipo  Testículos y HHG envejecidos  Baja (+)  Normales 

ADAM: androgen deficiency of aging male; FSH: folitropina; HHG: eje hipotálamo-hipófiso-gonadal; LH: lutropina.

Figura 1.

Eje hipotálamo-hipófiso-gonadal. Se muestra la liberación pulsátil de las gonadotrofinas.

(0,43MB).

En cualquier clasificación (tradicional o modificada), estará incluido el (HP); en ella una subdivisión posible es separar los HP de origen genético (como Klinefelter o disgenesias gonadales) de los que siendo HP testiculares son secundarios a otros eventos de interés en urología, como varicocele, traumatismo o torsión testicular.

Hipogonadismo secundario (HS) o tipo 2

El HS implica una alteración en el funcionamiento de la hipófisis y, por ende, en la producción de gonadotrofinas hipofisiarias LH y FSH, que impiden el adecuado funcionamiento del eje. Como las gonadotrofinas suelen estar muy bajas, se lo denomina también hipogonadismo hipogonadotrófico (table 1 y fig. 1). Las causas más frecuentes son infiltración, hemocromatosis, enfermedades por parásitos centrales, adenoma, isquemia, síndrome de la silla vacía, radioterapia, medicamentos y drogas de abuso, hiperprolactinemia, enfermedad de Crohn y LH inactiva biológicamente4–10,12,13.

Es frecuente que las listas de HS no incluyan la obesidad y el estrés como causas potenciales, y quizá sea esta categoría la que más claramente obliga a buscar alternativas en la clasificación del hipogonadismo, puesto que son un tipo de pacientes frecuente en la práctica diaria.

Hipogonadismo terciario (HT) o tipo 3

El HT implica una alteración en el hipotálamo y, por ende, en la liberación pulsátil de la gonadorrelina (GnRH) que distorsiona el funcionamiento del eje. Por falta del estímulo cerebral, las gonadotrofinas LH y FSH estarán bajas y la testosterona también, es decir, se trata también de un hipogonadismo hipogonadotrófico, lo que se confunde con la clasificación anterior (table 1 y fig. 1). Las causas más frecuentes son hipogonadismo hipogonadotrofico idiopático, síndrome de Kallman, síndrome de Pasqualini, síndrome de Prader-Labbart-Willi, síndrome de Laurence-Moon-Bardet-Biedl, ataxia cerebelar familiar, pubertad retardada constitucional, tumores cerebrales, traumatismo, radioterapia, desnutrición, infección, medicamentos y drogas de abuso4–10.

El HT a menudo se comprende mal e incluso se suprime de la clasificación al incluirlo en el mismo grupo del HS o hipofisiario, y es evidente que lo causa un grupo de afecciones que pertenecen a la órbita del endocrinólogo o el neurólogo.

Hipogonadismo idiopático o tipo 4

El hipogonadismo idiopático, del cuarto tipo, o androgen deficiency of aging male (ADAM) o deficiencia androgénica de la edad madura (DAEM) es el cuadro clásico del envejecimiento masculino que a menudo está fuera de la clasificación tradicional, puesto que no cumple el axioma básico autorregulado de presentar un aumento de las gonadotrofinas, que tienden a estar normales a pesar de la caída de la testosterona (table 1)11,15,16.

Nueva clasificación propuesta

Cualquier intento de clasificación diferente debe propender a una mejor comprensión de la enfermedad que clasifica. En la nueva propuesta se cambia el foco de la clasificación del «sitio afectado» en el eje HHG por el «mecanismo» que induce o produce el hipogonadismo y el «verdadero órgano afectado», aunque este se encuentre fuera del eje. En esta nueva clasificación aparecen cinco categorías.

1Hipogonadismo del envejecimiento o idiopático

Esta categoría corresponde al síndrome de ADAM o DAEM o hipogonadismo del cuarto tipo, y a diferencia de la clasificación previa, tiene un lugar privilegiado y coherente, por ser una enfermedad fundamental en medicina sexual que suele responder bien al reemplazo hormonal. Como ya se mencionó, aunque la testosterona está baja, no hay una contrarrespuesta de las gonadotrofinas, y esto suele ser un factor de confusión para quienes usan la clasificación tradicional. La fisiopatología específica está centrada en el envejecimiento del eje HHG (table 2)17,18.

Tabla 2.

Nueva clasificación del hipogonadismo según el mecanismo

Mecanismo del hipogonadismo  Clasificación por sitio afectado  Órgano afectado  Testosterona  Gonadotrofinas (LH y FSH) 
Del envejecimiento  Hipogonadismo del cuarto tipo  Testículo y HHG envejecidos  Baja  Normales o levemente bajas 
  HIE       
Testicular  Hipogonadismo primario  Testículos  Muy bajas  Elevadas 
De la obesidad  Hipogonadismo secundario  Grasa abdominal  Baja  Bajas 
Del estrés  Hipogonadismo secundario  Suprarrenal  Baja  Bajas 
Del ambiente  Hipogonadismo del quinto tipo  Testículo y HHG intoxicados  Baja  Normales o levemente bajas 

FSH: folitropina; HHG: eje hipotálamo-hipófiso-gonadal; HIE: hipogonadismos independientes de la edad; LH: lutropina.

2Hipogonadismo testicular

El hipogonadismo testicular es el mismo HP de la clasificación tradicional e implica pérdida o alteración del órgano efector (testículo), sin cambios; como ya se reseñó, en esta categoría se destacan especialmente los pacientes con antecedentes de traumatismo testicular, torsión y varicocele, que tienen una importancia especial en urología (table 2).

3Hipogonadismo de la obesidad

Demostrar que el hipogonadismo relacionado con la obesidad es un tipo de HS es fundamental para justificar una nueva clasificación. El aumento de la grasa abdominal crea un neoórgano adiposo que tiene múltiples funciones endocrinas. El aumento de la grasa abdominal disminuye la testosterona y aumenta la aromatización a estrógenos y sustancias como leptinas, adiponectinas, visfastinas, resistinas y otras citocinas energéticas. Estas sustancias producen un biofeedback negativo, y disminuyen las gonadotrafinas y aún más la testosterona. Se considera que es un hipogonadismo independiente de la edad (HIE) (fig. 2 y table 2)21–24.

Figura 2.

Círculo vicioso del paciente obeso.

(0,11MB).

Según el estudio Tromsø, el peor escenario para la dis-minución de la testosterona no es, como podría pensarse, en los pacientes con mayor índice de masa corporal (IMC), sino en los pacientes con mayor diámetro de cintura, que se constituye en el mayor factor de riesgo de hipogonadismo por obesidad (fig. 3)25,26.

Figura 3.

Correlación entre concentración de testosterona, índice de masa corporal (IMC) y perímetro abdominal.

(0,26MB).
(Modificado de Svartberg et al.25.)
4Hipogonadismo del estrés

Igual que la categoría anterior, el hipogonadismo relacionado con el estrés es un típico HS. El mecanismo supresor del eje HHG en este caso es el cortisol que se libera en la glándula suprarrenal ante mecanismos estresantes. La acción del cortisol en la hipófisis es de biofeedback negativo, que disminuye notablemente la testosterona. Este mecanismo es uno de los menos estudiados y, sin embargo, es muy frecuente en la vida diaria. No solo debe tomarse en cuenta al paciente con alguno de los síndromes ansiosos reconocidos, sino a los pacientes burn out y aun los que tienen alteraciones del ritmo circadiano por causas laborales (table 2 y fig. 4).

Figura 4.

El cortisol es un estímulo negativo para la hipófisis, que disminuye la testosterona.

(0,22MB).
5Hipogonadismo del ambiente o quinto mecanismo

El hipogonadismo ambiental, o por interruptores endocrinos o contaminantes de largo plazo, es el verdadero hipogonadismo idiopático y se comporta desde el punto de vista bioquímico de manera muy semejante al hipogonadismo del envejecimiento. Sustancias que se encuentran en anticongelantes, fumigantes para cítricos y hasta en las ropas infantiles se han estudiado poco en los círculos urológicos; la razón del daño es la toxicidad directa en el eje que no le permite reaccionar adecuadamente ante los cambios en los tres niveles, lo que disminuye la testosterona sin alterar de manera proporcional las gonadotrofinas. Esta contaminación de largo plazo causa «andropausia precoz» y graves alteraciones en la fertilidad y lo causan diferentes sustancias químicas que se utilizan en la vida diaria (tables 2 y 3)28,29.

Table 3.

Productos asociados con hipogonadismo ambiental

Grupos  Productos 
Pesticidas  DDT, DDE, vinclozolina 
Plásticos  PVC, bisfenol 
Disolventes  Tetracloruro de carbono 
Refrigerantes  CFC, HFCC, bifenilos 
Otros  Dioxinas y furanos 
Telas  Nonifenoles y ftalatos 
Otras condiciones asociadas con hipogonadismo (CAPHI)

Un grupo de gran importancia para el hipogonadismo en el momento actual son las condiciones con alta prevalencia de hipogonadismo (CAPHI), que agrupan afecciones de distinta etiología que tienen en común la alta prevalencia de hipogonadismo y no se incluyen en la clasificación anterior:

  • Tratamientos con ketoconazol o espironolactona: son antiandrógenos de base.

  • Tratamiento con esteroides: bloquean el eje HHG como en el mecanismo del estrés del cortisol.

  • Tratamiento con opiáceos: se produce hipogonadismo por varios mecanismos, el principal parece ser el bloqueo de la liberación pulsátil de la LH30,31.

  • VIH: se asocia con la pérdida de peso y la disminución de las proteínas como la albúmina y la globulina fijadora de hormonas sexuales (SHBG).

  • Enfermedad renal avanzada (insuficiencia renal crónica): se asocia con la hemodiálisis y el barrido de las proteínas.

  • Quemaduras: pérdida aguda de proteínas y uso de opiáceos.

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica: uso habitual de esteroides.

  • Diabetes mellitus tipo 2: por obesidad y síndrome metabólico, tal como se muestra en el grupo 3 de la nueva clasificación.

  • Infertilidad: por la asociación con daño testicular (la infertilidad no causa hipogonadismo, pero tener infertilidad puede indicar mayor posibilidad de tenerlo).

  • Osteoporosis o fracturas en jóvenes: igual que el anterior; si un varón tiene osteoporosis, es necesario descartar causas de hipogonadismo.

  • Sarcopenia: igual que el anterior. La sarcopenia en un varón es altamente sospechosa de hipogonadismo de cualquier etiología.

Conclusiones

La clasificación tradicional del hipogonadismo no permite situar adecuadamente las enfermedades que inducen disminución de la testosterona y se tratan habitualmente en las consultas urológicas. Podría facilitar la compresión y el manejo de estos pacientes una clasificación alternativa del hipogonadismo, basada en el mecanismo inductor y que consta de cinco grupos: hipogonadismo del envejecimiento o DAEM, testicular, de la obesidad, del estrés y del ambiente (table 4).

Table 4.

Comparación entre las dos clasificaciones del hipogonadismo

Clasificación tradicional  Nueva clasificación  Sitio afectado  Testosterona  Gonadotrofinas (LH y FSH) 
Hipogonadismo primario  Hipogonadismo testicular  Testículo  Baja (++++)  Elevadas 
Hipogonadismo secundario  Hipogonadismo secundario: obesidad, estrés, otros  Hipófisis  Baja (++)  Muy bajas 
Hipogonadismo terciario  –  Hipotálamo  Baja (++)  Bajas 
  Hipogonadismo idiopático, ADAM o del cuarto tipo  Testículos y HHG envejecidos  Baja (+)  Normales 
  Hipogonadismo del quinto tipo o del ambiente  Testículos y HHG intoxicados  Baja (+)  Normales 

ADAM: androgen deficiency of aging male; FSH: folitropina; HHG: eje hipotálamo-hipófiso-gonadal; LH: lutropina.

Nivel de evidencia

III.

Conflicto de intereses

El autor declara que no tiene conflicto de intereses.

Bibliografía
[1.]
J.R. Cortés, L. Gómez.
Generalidades en el diagnóstico y tratamiento de la andropausia.
Archivos H Ellis., 3 (2007),
[2.]
E. Nieschlag, H. Behre, S. Nieschlag.
Testosterone: action, deficiency, substitution, Cambridge University Press, (2004),
[3.]
A. Morales.
The long and tortuous history of the discovery of testosterone and its clinical applications.
J Sex Med., 10 (2013), pp. 1178-1183
[4.]
J. Buvat, M. Maggi, A. Guay, L.O. Torres.
Testosterone deficiency in men: systematic review and standard. Operating procedures for diagnosis and treatment.
[5.]
E. Nieschlag, H.M. Behre, P. Wieacker, et al.
Disorders at the testicular level.
Andrology – male reproductive health and dysfunction, 3, pp. 193-238
[6.]
F. Jockenhovel, M. Schubert.
Male hypogonadism, 2, Unimed, (2007),
[7.]
F. Tüttelmann, E. Nieschlag.
Classification of andrological disorders.
Andrology, 3,
[8.]
P. Turek.
Male reproductive physiology.
Campbells-Walsh urology, 10,
[9.]
H.M. Behre, E. Nieschlag, C.J. Partsch, et al.
Diseases of the hypothalamus and the pituitary gland.
Andrology – male reproductive health and dysfunction, 3, pp. 169-192
[10.]
C. Wang, E. Nieschlag, R. Swerdloff, et al.
Investigation, treatment, and monitoring of late-onset hypogonadism in males: ISA, ISSAM, EAU, EAA, and ASA recommendations.
Eur Urol., 55 (2009), pp. 121-130
[12.]
L. Layman.
Hypogonadotropic hypogonadism. Endocrinol Metab Clin., (2007), pp. 36
[13.]
F.C. Wu, A. Tajar, S.R. Pye, et al.
Hypothalamic-pituitary-testicular axis disruptions in older man are differentially linked to age and modifiable risk factors: the European Male Aging Study.
J Clin Endocrinol Metab., 93 (2008), pp. 2737-2745
[14.]
E. Becher, L.O. Torres, S. Glina.
Consenso Latinoamericano sobre DAEM, 1, Planmark, (2013),
[15.]
J. Morley, Perry H. Mitchell.
Andropause: an old concept in new clothing.
Clin Geriatr Med., 19 (2003), pp. 507-528
[16.]
A. Gray, H.A. Feldman, J.B. McKinlay, et al.
Age, disease, and changing sex hormone levels in middle-aged men: results of the Massachusetts Male Aging Study.
J Clin Endocrinol Metab., 73 (1991), pp. 1016-1025
[17.]
J.F. Uribe.
Deficiencia de testosterona.
Fundamentos de Urología, 3,
[18.]
A. Morales, A.J. Bella, S. Chun, et al.
A practical guide to diagnosis, management and treatment of testosterone deficiency for Canadian physicians.
Can Urol Ass J., 4 (2010), pp. 269-275
[19.]
S. Li-Ming, M. Goldstein, P.N. Schlegel.
The effect of varicoce-lectomy on serum testosterone levels in infertile men with varicoceles.
J Urol., 154 (1995), pp. 1752-1755
[20.]
C.J. Lyon, R.E. Law, W.A. Hsueh.
Minireview: adiposity, inflammation, and atherogenesis.
Endocrinol., 144 (2003), pp. 2195-2200
[21.]
P. Trayhurn, I.S. Wood.
Adipokines: inflammation and the pleiotropic role of white adipose tissue.
Br J Nutr., 92 (2004), pp. 347-355
[22.]
R.H. Eckel, S.M. Grundy, P.Z. Zimmet.
The metabolic syndrome.
Lancet., 365 (2005), pp. 1415-1428
[23.]
J.B. Shelton, J. Rajfer.
Androgen deficiency in aging and metabolically challenged men.
Urol Clin North Am., 39 (2012), pp. 63-75
[24.]
A. Traish, S. Farid, R. Feeley, A. Guay.
The dark side of testosterone deficiency I. Metabolic syndrome and erectile dysfunction.
J Andrology, 30 (2009),
[25.]
J. Svartberg, D. Von Mühlen, J. Sundsfjord, R. Jorde.
Waist circumference and testosterone levels in community dwelling men. The Tromsø study.
Eur J Epidemiol., 19 (2004), pp. 657-663
[26.]
P.G. Cohen.
The hypogonadal-obesity cycle: role of aromatase in modulating the testosterone-estradiol shunt – a major factor in the genesis of morbid obesity.
Medical Hypotheses., 52 (1999), pp. 49-51
[27.]
G.D. Smith, Y. Ben-Shlomo, A. Beswick, J. Yarnell, S. Lightman, P. Elwood.
Cortisol, testosterone, and coronary heart disease. Prospective evidence from the Caerphilly study.
Circulation., 112 (2005), pp. 332-340
[28.]
L.A. Lara, A.A. Duarte, R. Reis.
Endocrine disrupters: potential risk factors affecting sexual function in both men and women.
[29.]
J.D. Meeker.
Exposure to environmental endocrine disruptors and child development.
Arch Pediatr Adolesc Med., 166 (2012),
[30.]
R.V. Duarte, J.H. Raphael, J.L. Southall, M.H. Labib, A.J. Whallett, R.L. Ashford.
Hypogonadism and low bone mineral density in patients on long-term intrathecal opioid delivery therapy.
[31.]
H. Smith, J.A. Elliott.
Opioid-Induced Androgen Deficiency (OPIAD).
Pain Phys., 15 (2012), pp. ES145-ES156
[32.]
G. Blick, M. Khera, R.K. Bhattacharya, H. Kushner, M.M. Miner.
Testosterone replacement therapy in men with hypogonadism and HIV/AIDS: results from the TRiUS registry.
Postgrad Med., 125 (2013), pp. 19-29
[33.]
D.J. Handelsman.
Androgen therapy in chronic renal failure.
Baillieres Clin Endocrinol Metab., 12 (1998), pp. 485-500
[34.]
A. Traish, S. Farid, A. Guay.
The dark side of testosterone deficiency: II. Type 2 diabetes and insulin resistance.
J Andrology., 30 (2009),

Diseño del estudio: artículo de revisión.

Copyright © 2014. Sociedad Colombiana de Urología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.