Buscar en
Trastornos Adictivos
Toda la web
Inicio Trastornos Adictivos El LAAM
Información de la revista
Vol. 1. Núm. 1.
Páginas 7-12 (Enero 1999)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 1. Núm. 1.
Páginas 7-12 (Enero 1999)
Acceso a texto completo
El LAAM
The LAAM
Visitas
...
J C. Valderrama, R. Aleixandre
Información del artículo
Texto completo
Estadísticas
Texto completo

PUESTA AL DIA EN...


El LAAM

The LAAM

VALDERRAMA, J. C.*, y ALEIXANDRE, R.**

* UCA Alicante. Áreas 16 y 18. Servei Valencia de Salut. Consellería de Sanitat y Consum. Generalitat Valenciana. Valencia. ** Instituto de Estudios Documentales e Históricos sobre la Ciencia. Universitat de València-CSIC. Valencia.


Introducción y antecedentes históricos

Los beneficios terapéuticos del tratamiento sustitutivo con opiáceos consisten en el desarrollo de la tolerancia cruzada con otros opiáceos bloqueando la «euforia» subjetiva producida por dosis habituales de opiáceos y la supresión de los síntomas del síndrome de abstinencia. Es aceptado que estos mecanismos ocasionan una reducción en el consumo de opiáceos durante la terapia de sustitución1, un descenso de urinoanálisis positivos a opiáceos2 y una mayor adhesión de los pacientes a los programas terapéuticos con una buena relación coste-beneficio.

A finales de la década de los sesenta e inicio de los setenta los programas de mantenimiento con agonistas se centraron en la metadona, que fue aprobada por la Food and Drug Administration (FDA) en 1972 como terapia sustitutiva de tratamiento de la dependencia a opiáceos. El tratamiento mediante programas de mantenimiento con metadona es un tratamiento efectivo3; sin embargo, este fármaco no se ha mostrado adecuado para todas las personas que se podrían beneficiar de programas de mantenimiento con agonistas opiáceos, por lo que determinados pacientes rechazan su inclusión en estos programas.

En la década de los setenta surgió el interés por el LAAM en el tratamiento de la dependencia a opiáceos por su acción prolongada. Con el apoyo del National Institute on Drug Abuse (NIDA) y el Special Action Office for Drug Abuse Prevention (SAODAP) el LAAM fue sometido en esta década a numerosos ensayos preclínicos y clínicos que involucraron a más de 6.000 pacientes. Los 2 mayores estudios fueron promovidos por Veteran''s Administration4 y por Special Action Office on Drug Abuse Prevention (SAODAP)5. Se trataba de 2 ensayos clínicos en fase III que proporcionaron datos importantes para la aprobación del LAAM. Se efectuaron en 25 centros con aproximadamente 1.100 pacientes, de los cuales 470 recibieron LAAM y se compararon 3 dosis semanales de LAAM y 1 dosis diaria de metadona durante un período de 40 semanas.

La década de los ochenta no se caracterizó por una gran actividad investigadora, sobre todo por falta de fondos. Este hecho quedó reflejado en la escasa cantidad relativa de publicaciones: las publicaciones científicas relacionadas con el LAAM durante el período 1975-1979 fueron de 160 trabajos mientras que en los períodos 1980-1984 y 1985-1989 se publicaron 83 y 17 trabajos, respectivamente.

El incremento en el consumo de heroína y el hecho de que la infección por el VIH empezara a incidir mayoritariamente en población consumidora de drogas por vía parenteral reavivó el interés por ampliar los programas de tratamiento con agonistas en esta población. Ello condujo a las autoridades federales a volver a examinar el uso de LAAM. En abril de 1990, con el establecimiento de la División de Desarrollo de Medicamentos en el NIDA, el Biometric Research Institute se vio obligado a desarrollar un NDA (new drug application) para LAAM.

El estudio final, llamado LAAM Labelling Assessment Study (LAS), fue un ensayo abierto, no aleatorizado, que constata de 2 fases, una inicial de inducción y estabilizacióin de los pacientes con LAAM y una segunda de 52 semanas de duración que tenía como objetivos principales la recogida de información sobre el tratamiento de mantenimiento a largo plazo y sobre los parámetros de seguridad. La admisión de los pacientes en el estudio se realizó entre junio y noviembre de 1992 y participaron 26 centros de metadona de los EE. UU. con un total de 623 pacientes. El 70% procedía de un programa de tratamiento con metadona y el 30% restante eran individuos adictos a opiáceos de los que la mitad habían sido estabilizados con metadona durante un período menor de 30 días y la otra mitad no había seguido ningún tratamiento con metadona. Basándose en los resultados del estudio y en los comentarios surgidos a raíz del diseño de tratamiento, la NDA 20-315 se «rindió» ante la FDA en julio de 19936. Los cambios introducidos en el convenio fueron menores y la FDA aprobó el LAAM para uso en la terapia de sustitución de opiáceos en los EE. UU. el 18 de agosto de 1993, siendo su nombre comercial ORLAAM©.

A principios de 1998 aproximadamente 3.000 pacientes estaban siendo tratados con LAAM en los EE. UU. (comunicación personal, J. Sincich, Roxane Laboratories Inc., Columbus, Ohio, 1998).

La decisión de la Comisión Europea de 1 de julio de 1997 autorizó la introducción en el mercado del medicamento para uso humano ORLAAM©(levacetilmetadol). Actualmente en España se está realizando un estudio observacional del LAAM en 13 comunidades autónomas (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Murcia, Andalucía, Extremadura y Canarias) en el que se pretende incluir a 300 pacientes.

Aspectos farmacológicos del LAAM

El levacetilmetadol (LAAM) es un agonista puro opiáceo sintético que actúa a nivel de los receptores opioides «mu» que fue desarrollado a finales de la década de los cuarenta por químicos alemanes a partir de la búsqueda de un analgésico que sustituyera a la morfina. El clorhidrato de LAAM es químicamente el clorhidrato de levo-alfa-6-dimetilamino-4-definenil-3-heptil acetato.

El LAAM se metaboliza en compuestos inactivos y en 2 compuestos farmacológicamente activos: el 1-alfa-noracetilmetadol (nor-LAAM) y el 1-alfa-dinoracetilmetadol (dinor-LAAM)7, por medio de una N-desmetilación hepática secuencial a través del citocromo P450 3A48. La formación de metabolitos activos explica la acción persistente del LAAM7,9,10.

Si bien el LAAM tiene una vida media de 4,6 a 7 horas, la vida media de nor-LAAM y dinor-LAAM está estimada en un intervalo de 48 horas y 4 días o más, respectivamente11-13, pudiendo estar presente en el plasma de 72 a 96 horas después de dosis agudas o crónicas con LAAM. Varios trabajos sugieren que el nor-LAAM es 5 a 10 veces más potente que LAAM y dinor-LAAM7,14-16.

El LAAM como la morfina afecta al sistema nervioso central y músculo liso, produciendo analgesia, sedación y miosis. Puede ocasionar también depresión respiratoria, por lo que su manejo debe ser realizado por personal cualificado bajo supervisión médica en centros especializados y con equipos adecuados por si surge alguna emergencia. Una de las primeras valoraciones clínicas del LAAM como tratamiento del síndrome de abstinencia a opiáceos fue descrita por Fraser e Isbell17.

Las reacciones adversas más frecuentes son similares a la metadona, aunque en algunos casos parece que causa menos sedación; entre ellas destacan: gastrointestinales (dolor abdominal, diarrea, sequedad de boca y estreñimiento), respiratorias (tos y rinitis), dermatológicas (exantema), urogenitales (disminución de la libido y retraso en la eyaculación), bradicardia, artralgia, visión borrosa, astenia y síntomas gripales.

Debido a su metabolismo por el citocromo P450 presenta interacción con numerosos fármacos:

-- Activadores de enzimas microsomiales, que aumentan su metabolismo y como consecuencia su actividad, disminuyendo la duración de su acción: rifampicina, fenobarbital18, fenitoína y carbamazepina.

-- Inhibidores de enzimas microsomiales, que disminuyen su metabolismo y como consecuencia su actividad, aumentando la duración de su acción: antagonistas de los receptores H2 (cimetidina), eritromicina y ketoconazol18.

-- Otras interacciones se producen con los agonistas opiáceos (morfina y heroína) y con depresores del sistema nervioso central (como el alcohol).

En los pacientes que estén bajo tratamiento con LAAM la administración de un antagonista opiáceo o de un agonista parcial (propiedades agonista-antagonista) podría precipitar un síndrome de abstinencia a opiáceos, por lo que esto debería estar indicado en las guías de tratamiento con LAAM19.

Está contraindicado el uso del LAAM con naloxona (salvo en caso de sobredosis) e IMAOs, en el embarazo y en la lactancia, en la insuficiencia respiratoria, hepática o renal y en afecciones cardíacas tales como bradicardia, prolongación del intervalo QT y pacientes en tratamiento con antiarrítmicos I y II.

El uso del LAAM. Similitud y diferencias entre la metadona y el LAAM

En la tabla I se observan las principales similitudes y diferencias del LAAM y la metadona. Ambos fármacos son seguros y efectivos4,20. Si bien un estudio reciente21 muestra una mayor efectividad de los programas de mantenimiento con metadona, en el Labelling Assessment Study muchos pacientes preferían el LAAM sobre la metadona, pues les permitía sentirse más «normales».

Tabla I. Cuadro comparativo metadona versus LAAM.


LAAMMetadona

PresentaciónSolución oralSolución oral
Vía de administraciónOralOral
PosologíaTres veces por semanaA diario
Vida media plasmática62 horas30 horas
Tolerancia cruzada con opiáceos
Seguridad y eficacia
Tiempo necesario para alcanzar concentraciones plasmáticas equilibradasProlongado (2-3 semanas)Escaso
Utilización durante el embarazoNo

Aunque el coste del fármaco ORLAAM es superior al de la metadona, la asistencia al centro únicamente 3 días a la semana como ocurre con el LAAM disminuye inconvenientes y gastos de los pacientes y reduce los costes sanitarios. Además existe un menor riesgo de intoxicación por sobredosis accidental en pacientes sin tolerancia a opiáceos o en personas que nunca han consumido opiáceos.

En el tratamiento con LAAM deben transcurrir de 2 a 3 semanas para que las concentraciones de nor-LAAM y dinor-LAAM se acumulen y alcancen el estado de equilibrio; por ello la administración concomitante de metadona puede prevenir la aparición de signos y síntomas de abstinencia durante el período de inducción y evitar que los pacientes rechacen el programa de mantenimiento con LAAM.

Las mujeres con probabilidad de quedar embarazadas y tratadas con LAAM deben hacerse mensualmente la prueba del embarazo. En de embarazo es conveniente cambiar a metadona hasta el parto y posteriormente se puede reanudar la toma de LAAM.

Conclusiones

Si bien la investigación y la experiencia han demostrado que la metadona y el LAAM son fármacos útiles en el tratamiento de la dependencia a opiáceos, estos medicamentos no pueden hacer frente por sí solos a todos los problemas biopsicosociales de los pacientes.

Aunque se han realizado múltiples trabajos (n = 302) en revistas científicas sobre este nuevo tratamiento cuya distribución se observan en la tabla II y se han investigado en diversas áreas temáticas como la farmacología, psiquiatría, toxicología y medicina general e interna, sería interesante abrir nuevas líneas de investigación para determinar cómo y qué pacientes son subsidiarios de tratamiento con LAAM. Además es importante, al igual que ocurre con otros programas de mantenimiento con agonistas opiáceos, la formación y el estudio de las actitudes de los profesionales que participan en estos programas terapéuticos, pues según algunos trabajos publicados su lenta instauración en EE. UU. podría estar relacionada con las características de los programas terapéuticos y la resistencia que muestran los profesionales hacia los nuevos tratamientos farmacológicos.

Tabla II. Distribución de las revistas por número de relacionados con el LAAM.


RevistaN.° de artículos

NIDA Reserach Monograph56
Drug and Alcohol Dependence20
Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics18
Pharmacology Biochemestry and Behavior14
Archives of General Psychiatry11
American Joint on Drug and Alcohol Abuse10
Drug Metabolism and Disposition10
Life Science10
Annals of New York Academy of Science9
Clinical Pharmacology & Therapeutics7
Journal of Chromatography7
Psychopharmacology (Berlín)7
Research Communications in Chemical Pathology and Pharmacology6
American Journal of Psychiatry5
International Journal of Addiction5
Proceedings of the West Pharmacology Society5
Sesenta y siete revistas con menos de 5 artículos106
Total306


Bibliografía

1. Dole VP, Nyswander M. A medical treatment for diacetylmorphine (heroin) addiction. JAMA 1965;193:80-4.

2. Senay EC, Dorus W, Renault PF. Methadyl acetate and methadone: an open comparison. JAMA 1977;237:138-42.

3. Ball J, Ross A. The effectiveness of methadone maintenance treatment. New York: Springer-Verlag; 1991.

4. Ling W, Charuvastra C, Kaim SC, Klett CJ. Methadyl acetate and methadone as maintenance treatments for heroin addicts. Arch Gen Psychiatry 1976;33:709-20.

5. Klett CJ. The SAODAP cooperative studies of LAAM: unblinded comparison with methadone. En: The International Challege of Drug Abuse. Rockville, Maryland: National Institute of Drug Abuse. NID Res Monograph 1978;19:271-6.

6. Federal Register. Levo-alpha-acetyl-methadol (LAAM) in maintenance: revision of conditions for use in the treatment of narcotic addiction. Federal Register 1993;58:38704-11.

7. Billings RE, Booher R, Smits S, Phland A, McMahon RE. Metabolism of acetylmethadol: a sensitive assay for noracetyl-methadol and the identification of a new active metabolite. J Med Chem 1973;16:305-6.

8. Moody DE, Alburges ME, Parker RJ, Collins JM, Strong JM. The involvement of cytochrome P450 3A4 in the N-demethylation of 1-alfa-acetylmethadol (LAAM), norLAAM and methadone. Drug Metab Dispos 1997;25:1347-53.

9. McMahon RE, Culp HW, Marshall FJ. The metabolism of alfa-dl-acetylmethadol in the rat: the identification of the probable active metabolite. J Pharmacol Exp Ther 1965;149:436-45.

10. Henderson GL, North-Root H, Kuttab SH. Metabolism and disposition of 1-alpha-acetylmethadol in the rat. Drug Metab Dispos 1977;5:321-8.

11. Henderson GL, Wilson KB, Lau DHM. Plasma 1-alfa-acetylmethadol (LAAM) after acute and chronic administration. Clin Pharmacol Ther 1977;21:16-25.

12. Kaiko RF, Inturrisi CE. Disposition of acetylmethadol in relation to pharmacologic action. Clin Pharmacol Ther 1975;18:96-103.

13. Chiang CN, Marsche C, Hawks R, Collins D, Forrest A. The pharmacokinetics of LAAM, norLAAM and dinorLAAM following oral dosage of LAAM. En: Harris LS, ed. Problems of drug dependence 1994. Proceedings of the 56th Annual Scientific Meeting. The College on Problems of Drug Dependence, Inc. NIDA Res Monograph 1995;153(II):131.

14. Nickander R, Booher R, Miles H. Alfa-1-acetylmethadol and its N-demethylated metabolites have potent opiate action in the Guinea pig isolated ileum. Life Sci 1974;14:2011-7.

15. Pérez-Reyes M. Pharmacodynamics of certain drugs of abuse. En: Banett G, Chiang CN, eds. Pharmacokinetics and pharmacodynamics of psychoactive drugs: a research. Monograph 1985. p. 287-310.

16. Vaupel BD, Jasinski DR. 1-alpha-acetylmethadol, 1-alfa-acetyl-N-normethadol and 1-alfa-acetyl-N,N-dinormethadol: comparisons with morphine and methadone in supression of the opioid withdrawal syndrome in the dog. J Pharmacol Exp Ther 1997;283:833-8.

17. Fraser HF, Isbell H. Actions and addiction habilities of alpha-acetylmethadols in man. J Pharmacol Exp Ther 1952;105:458-65.

18. Parke DV, Ioannides C, Lewis DFV. The role of the cytochromes p450 in the detoxification and activation of drugs and other chemicals. Can J Physiol Pharmacol 1991;69:537-49.

19. Marion IJ. LAAM en el tratamiento de la adicción a opiáceos. Serie TIP (treatment improvement protocol) 22. Rockville, MD: Euromedical Clinic; 1995.

20. Ling W, Klett CJ, Gillis RD. A cooperative clinical study of methadyl acetate, I: three times a week regimen. Arch Gen Psychiatry 1978;35:345-53.

21. Glanz M, Klawansky S, McAullife W, Chalmers T. Methadone versus L-alpha-acetylmethadol (LAAM) in the treatment of opiate addiction. A meta-analysis of the randomized, controlled trials. Am J Addict 1997;6:339-49.


Revisión bibliográfica comentada acerca del LAAM

A continuación se presenta una selección de las principales publicaciones sobre LAAM. En determinados casos se comenta la publicación por su especial relevancia.

Revisiones de conjunto

Archer S. Pharmacology of LAAM. NIDA Res Monogr 1976;8:15-28.

Best SE, Oliveto AH, Kosten TR. Opioid addiction recent advances in detoxification and maintenance therapy. CNS Drugs 1996;6:301-14.

Finn P, Wilcock K. Levo-alpha acetyl methadol (LAAM). Its advantages and drawbacks. J Subst Abuse Treat 1997;14:559-64.

Kosten TR, McCance E. A review of pharmacotherapies for substance abuse. Am J Addict 1996;5:58-65.

Kreek MJ. Biological correlates of methadone maintenance pharmacotherapy. Ann Med Interne Paris 1994;145(suppl 3):9-14.

Kreek MJ. Clinical update of opioid agonist and partial agonist medications for the maintenance treatment of opioid addiction. Semin Neurosci 1997;9:140-57.

Ling W, Rawson RA, Compton MA. Substitution pharmacotherapies for opioid addiction: from methadone to LAAM and buprenorphine. J Psychoactive Drugs 1994;26:119-28.

Ling W, Shoptaw S. Integration of research in pharmacotherapy for addictive disease: where are we? Where are we going? J Addict Dis 1997;16:83-102.

Prendergast ML, Grella C, Perry SM, Anglin MD. Levo-alpha-acetylmethadol (LAAM): clinical, reserach and policy issues of a new pharmacotherapy for opioid addiction. J Psychoactive Drugs 1995;27:239-47.

Preston KL, Bigelow GE. Pharmacological advances in addiction treatment. Int J Addict 1985;20:845-67.

Vocci FJ, Sorer H. Pharmacotherapies for treatment of opioid dependence. J Health Care Poor Underserv 1992;3:109-24.

Warner EA, Kosten TR, O''Connor PG. Pharmacotherapy for opioid and cocaine abuse. Med Clin North Am 1997;81:909.

Wodak A. Managing illicut drug use. A practical guide. Drugs 1994;47:446-57.

Wolven A, Archer S. Toxicology of LAAM. NIDA Res Monogr 1976;8:29-38.

Ensayos clínicos

Blaine J, Renault P. Introduction. Roc: 3x/week LAAM: alternative to methadone. NIDA Res Monogr 1976;8:1-9.

Blaine JD, Renault PR, Thomas DB, Whysner JA. Clinical status of methadyl acetate (LAAM). Ann NY Acad Sci 1981;362:101-15.

Eissenberg T, Bigelow GE, Strain EC, Walsh SL, Brooner RK, Stitzer ML, Johnson RE. Dose-related efficacy of levomethadyl acetate for treatment of opioid depencende. A randomized clinical trial. JAMA 1997;277:1945-51.

Freedman RR, Czertko G. A comparison of thrice weekly LAAM and daily methadone in employed heroin addicts. Drug Alcohol Depend 1981;8:215-22.

Glanz M, Klawansky S, McAullife W, Chalmers T. Methadone versus L-alpha-acetylmethadol (LAAM) in the treatment of opiate addiction. A meta-analysis of the randomized, controlled trials. Am J Addict 1997;6:339-49.

En este estudio se realiza un metaanálisis de los ensayos clínicos randomizados realizados en los que se compara el tratamiento con metadona frente al LAAM. Los autores concluyen que existe una diferencia estadísticamente significativa en favor del tratamiento con metadona, pero que el LAAM es un tratamiento efectivo en la dependencia a opiáceos y sobre todo en determinados pacientes.

Houtsmuller EJ, Wals SL, Schuh KJ, Johnson RE, Stitzer ML, Bigelow GE. Dose-response analysis of opioid cross-tolerance and withdrawal suppresion during LAAM maintenance. J Pharmacol Exp Ther 1998;285:387-96.

Jones HE, Strain EC, Bigelow GE, Walsh SL, Stitzer ML, Eissenberg T, Johnson RE. Induction with levomethadyl acetate: safety and efficacy. Arch Gen Psychiatry 1998;55:729-36.

En este artículo se presenta el primer ensayo clínico aleatorizado a doble-ciego que especifica la seguridad y eficacia de la inducción con varias dosis de LAAM en dependientes a opiáceos. Dosis de 100/100/140 mg de LAAM a la semana son más efectivas en reducir consumo de opiáceos y craving, pero están asociadas con una gran incidencia de efectos adversos y de abandonos del programa (25 versus 13 y 14% para 25/25/35 mg y 50/50/70 mg de LAAM, respectivamente. Los autores recomiendan comenzar con 30 mg de LAAM 3 veces por semana y entonces incrementar la disis 10 mg cada día hasta alcanzar una dosis de 70 a 80 mg.

Johnson E, Eissenberg T, Strain EC, Wals SL, Brooner RK, Liebson IA, Stitzer ML, Bigelow GE. LAAM dose comparison. A clinical trial. C Pharmacol Therap 1997;61:1197.

Judson BA, Goldstein A, Inturrisi CE. Methadyl acetate (LAAM) in the treatment of heroin addicts. II. Double-blind comparison of gradual and abrupt detoxification. Arch Gen Psychiatry 1983:40:834-40.

Karp Gelernter E, Savage C, McCabe OL. Evaluation of clinic attendance schedules for LAAM and methadone: a controlled study. Int J Addict 1982;17:805-13.

Ling W, Charuvastra VC, Klett CJ. Current status of the evalution of LAAM as a maintenance drug for heroin addicts. Am J Drug Alcohol Abuse 1975;2:307-15.

Ling W, Charuvastra C, Kaim SC, Klett CJ. Methadyl acetate and methadone as maintenance treatments for heroin addicts. A veterans administration cooperative study. Arch Gen Psychaitry 1976;33:709-20.

Ling W, Klett CJ, Gillis RD. Summary of SAODAP phase II cooperative study of LAAM versus methadone. NIDA Res Monogr 1976;8:103-8.

Ling W, Klett CJ, Gillis RD. A cooperative clinical study of methadyl acetate. I. Three-times-a-week regimen. Arch Gen Psychiatry 1978;35:345-53.

Ling W, Klett JC, Gillis RD. A cooperative clinical study of methadyl acetate. II. Friday-only regimen. Arch Gen Psychiatry 1980;37:908-11.

Ling W, Blakis M, Holmes ED, Klett CJ, Carter WE. Restabilization with methadone after methadyl acetate maintenance. Arch Gen Psychiatry 1980;37:194-6.

Ling W, Dorus W, Hargreaves WA, Resnick R, Senay E, Tuason VB. Alternative induction and crossover schedules for methadyl acetate. Arch Gen Psychiatry 1984;41:193-9.

Matsuyama SS, Charuvastra VC, Jarvik LF, Fu TK, Sanders K, Yen FS. Chromosomes in patients receiving methadone and methadyl acetate. Arch Gen Psychiatry 1978;35:989-91.

Oliveto AH, Farren C, Kosten TR. Effect of LAAM dose on opiate use in opioid-dependent patients. A pilot study. Am J Addict 1998;7:272-82.

Rawson RA, Hasson AL, Huber AM, McCann MJ, Ling W. A 3-year progress report on the implementation of LAAM in the United States. Addiction 1998;93:533-40.

En este artículo se realiza una encuesta en 1994, 1995 y 1996 a los centros que tienen autorizado el tratamiento de mantenimiento con LAAM. Se estudia el número medio de pacientes incluidos en programas de mantenimiento con LAAM, la dosis media, la necesidad de suplemento de metadona durante la inducción y durante el tratamiento de fin de semana, la proporción profesional/pacientes y otras variables cualitativas recogidas mediante entrevista. Llama la atención el escaso número de pacientes en tratamiento con LAAM a los 3 años de su aprobación (n = 810) en comparación con las previsiones hechas (n = 35.000). Los autores realizan una discusión sobre las posibles causas de la desproporción encontrada.

Savage C, Karp EG, Curran SF, Hanlon Te, McCabe OL. Methadone/LAAM maintenance: a comparison study. Colmpr Psychiatry 1976;17:415-24.

Senay EC, Dorus W, Renault PF. Methadyl acetate and methadone. An open comparison. JAMA 1997;237:138-42.

Senay EC. Methadone maintenance treatment. Int J Addict 1985;20:803-21.

Sollod RM, Goldstein MG. Rx: 3x/week LAAM: alternative to methadone. Clinical studies: phase I. NIDA Res Monogr 1976;8:39-51.

Sorensen JL, Hargreaves WA, Weinberg JA. Withdrawal from heroin in three or six weeks. Comparison of methadyl acetate and methadone. Arch Gen Psychiatry 1982;39:167-71.

Washton AM, Resnick RB, Geyer G. Opiate withdrawal using lofexidine, a clonidine analogue with fewer side effects. J Clin Psychiatry 1983;44:335-7.

Whysner JA. Phase III clinical study of levo-alpha-acetylmethadol. NIDA Res Monogr 1976;8:109-11.

Zangwell BC, McGahan P, Dorozynsky L, McLellan AT. How effective is LAAM treatment? Clinical comparison with methadone. NIDA Res Monogr 1986;67:249-55.

Monografías

Casas M, Gutiérrez M, San L (coor). Avances en drogodependencias. Tratamientos farmacológicos. Barcelona: Ediciones en Neurociencias; 1995.

En este volumen de la colección de Monografías de toxicomanías se hace una revisión exhaustiva del tratamiento farmacológico de la dependencia a opiáceos mediante agonistas opiáceos (metadona, buprenorfina, LAAM) y antagonistas (naltrexona). En el capítulo quinto, Fulada PJ realiza una revisión sobre las características y perspectivas de la utilidad del LAAM y una presentación del estudio LAAM Labeling Assesment Study. El autor concluye a modo de resumen que el LAAM no es un fármaco que reemplace a la metadona, sino que es una alternativa a la misma.

Marion IJ. LAAM en el tratamiento de la adicción a opiáceos. Serie TIP (treatment improvement protocol) 22. Rockwille, MD: Euromedial Clinic; 1995.

Traducción al castellano del Treatment improvement protocol 22. LAAM in the treatment of opiate addiction. En esta publicación editada por el Substance Abuse and Mental Health Services Administration del US Department of Health and Human Services se expresa la opinión de los miembros de un panel de consenso (clínicos, investigadores, directores de programa y profesionales de campo relacionados como los servicios sociales y judiciales) sobre el tratamiento con LAAM de la dependencia a opiáceos. Este TIP describe la medicación, su acción, los posibles efectos secundarios y las interacciones y contraindicaciones con otros fármacos. También incluye capítulos referentes a planificación del tratamiento, gestión y aspectos normativos y éticos.

Stine SM, Kosten TR (eds). New treatments for opiate dependence. Nueva York: The Guilford Press; 1997.

En este libro se hace una recopilación de tratamiento de la dependencia a opiáceos: modelos conductales del abuso de opiáceos en animales, bases neurobiológicas de la adicción, desintoxicación, nuevos desarrollos en el tratamiento con metadona y matching de pacientes a tratamiento, naltrexona, mujer y dependencia a opiáceos, tratamiento psicosocial de los pacientes en programas con metadona, cuidados médicos del paciente, tratamiento con buprenorfina y tratamiento con LAAM. En el capítulo «Opiate maintenance therapy with LAAM», realizado por Ling W (el profesional que más ha publicado sobre el LAAM) y Compton P se realiza una revisión general del LAAM.

Universidad de Deusto. Tratamientos sustitutivos en dependencias a opiáceos: metadona, LAAM, heroína. Avances en farmacología de drogodependencias. Universidad de Deusto: Departamento de Publicaciones; 1997.

Se trata de una guía comprensiva para el manejo de los agonistas opiáceos en los tratamientos de mantenimiento de pacientes dependientes a opiáceos. En ella se da respuesta a los tratamientos necesarios según la efectividad encontrada, dosificación necesaria, el papel de los servicios sociales y psicológicos, su uso en instituciones penitenciarias, en mujeres embarazadas y estudio de coste-efectividad del tratamiento centrado fundamentalmente en los programas de metadona. En el capítulo quinto, «The effectiveness of other opioid replacement therapies: LAAM, heroin, buprenorphine, naltrexone and injectable maintenance», Mattick R, Oliphant D, Ward J y Wayne H hacen una revisión de los programas de mantenimiento distintos a la metadona, especificando que la elección del tratamiento por parte del paciente es un factor importante en su evolución.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos