Regístrese
Buscar en
Revista de Psiquiatría y Salud Mental
Toda la web
Inicio Revista de Psiquiatría y Salud Mental Depresión y variables asociadas en personas mayores de 50 años en España
Información de la revista
Vol. 11. Núm. 4.
Páginas 216-226 (Octubre - Diciembre 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
918
Vol. 11. Núm. 4.
Páginas 216-226 (Octubre - Diciembre 2018)
Original
DOI: 10.1016/j.rpsm.2016.10.003
Acceso a texto completo
Depresión y variables asociadas en personas mayores de 50 años en España
Depression and associated variables in people over 50 years in Spain
Visitas
918
Cristina Portellano-Ortiza,
Autor para correspondencia
cristina.portellano@ub.edu

Autor para correspondencia.
, Josep Garre-Olmob,c, Laia Calvó-Perxasb, Josep Lluís Conde-Salaa
a Facultad de Psicología, Universidad de Barcelona, Barcelona, España
b Instituto de Investigación Biomédica de Girona (IdIBGI), IAS Unidad de Investigación, Salt, Girona, España
c Departamento de Ciencias Médicas, Universidad de Girona, Girona, España
Este artículo ha recibido
918
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (5)
Tabla 1. Variables clínicas y sociodemográficas (n=5.830)
Tabla 2. Características asociadas a la depresión (≥4 EURO-D) en españoles mayores de 50 años
Tabla 3. Regresión logística binaria. Características independientemente asociadas a depresión
Tabla 4. Frecuencia de enfermedad y relación con la depresión
Tabla 5. Comparación entre Europa y España. Depresión (≥4 EURO-D)
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

La depresión es un trastorno psiquiátrico incapacitante y frecuente en la edad adulta asociado a mayor mortalidad y discapacidad funcional.

Objetivos

Determinar la asociación de las variables clínicas y sociodemográficas con la depresión, en una muestra de personas mayores de 50 años residentes en España, y comparar la prevalencia de depresión con los demás países del estudio Survey of Health, Ageing and Retirement in Europe (SHARE).

Material y métodos

Muestra de 5.830 participantes de la muestra española de la «Wave 5», de 2013, del estudio SHARE. Instrumentos: EURO-D (depresión) y CASP-12 (calidad de vida). Análisis estadístico: bivariante y logístico binario.

Resultados

En la regresión logística binaria, las variables asociadas a la depresión (EURO-D ≥4) fueron, principalmente, la mala percepción de salud física (OR=13,34; IC 95%: 9,74-18,27), la presencia de más de 2 dificultades en las actividades de la vida diaria (AVD) (OR=4,46; IC 95%: 3,13-6,34) y el género femenino (OR=2,16; IC 95%: 1,83-2,56). La depresión fue más frecuente en los participantes que padecían Alzheimer (76,4%), trastornos emocionales (73,9%), Parkinson (57,4%), fractura de cadera (55,4%) y reumatismos (50,9%). En la comparación con países europeos, España tenía un porcentaje de personas con depresión (29,3%) superior a la media europea (27,9%).

Conclusiones

Las variables más relevantes asociadas a la depresión fueron la mala percepción de salud física, la presencia de dificultades en las AVD y el género femenino.

Palabras clave:
Envejecimiento
Depresión
SHARE
EURO-D
Salud física
Abstract
Introduction

Depression is a common and disabling psychiatric disorder in adulthood and is associated with higher mortality and functional disability.

Objectives

To determine the association between clinical and sociodemographic variables with depression in a sample of people over 50 years old living in Spain, and compare the prevalence of depression with the other Survey of Health, Ageing and Retirement (SHARE) countries.

Material and methods

There were 5,830 participants in the Spanish sample of the Wave 5, 2013, of SHARE. Tools used: EURO-D (Depression) and CASP-12 (Quality of Life). Statistical analysis: Bivariate, and binary logistic.

Results

The variables associated with depression in the binary logistic regression (EURO-D ≥4) were poor self-perceived physical health (OR=13.34; 95% CI: 9.74-18.27), having more than 2 difficulties in Activities of Daily Living (ADL) (OR=4.46; 95% CI: 3.13-6.34) and female gender (OR=2.16; 95% CI: 1.83-2.56). Depression was more common among participants with Alzheimer (76.4%), emotional disorders (73.9%), Parkinson (57.4%), hip fracture (55.4%), and rheumatism (50.9%). Compared with other European countries, Spain had a percentage of people with depression (29.3%) that was higher than the European average (27.9%).

Conclusions

The most important variables associated with depression were poor perceived physical health, presence of difficulties in ADL, and female gender.

Keywords:
Ageing
Depression
SHARE
EURO-D
Physical health
Texto completo
Introducción

La depresión es un trastorno psiquiátrico incapacitante y frecuente en la edad adulta asociado a un incremento de la mortalidad y con un efecto negativo en el funcionamiento y bienestar de los ancianos. Tiende a su cronificación y cursa con recaídas y recurrencias1,2. Muchos estudios han estimado la prevalencia en personas mayores, aunque las cifras son muy dispares, variando entre el 0,4-35%3. Las discrepancias podrían deberse a diferencias metodológicas y/o a aspectos culturales en la expresión de la depresión4.

En relación con los datos de prevalencia en la población española, en la encuesta europea de salud 2014 (INE), la depresión referente a los últimos 12 meses en personas mayores de 55 años fue del 12,9%, con un aumento en mayores de 75 años (15,0%)5. Los estudios en atención primaria muestran una prevalencia entre el 16,0 y el 34,5%6-8. En muestras comunitarias, la prevalencia de síntomas depresivos fue del 19,7%, y del 5,0% para depresión clínica9. La prevalencia de la depresión mayor fue del 4,3% en un estudio del sur de España10, mientras que en el estudio ESEMeD-España11 la prevalencia a lo largo de la vida fue del 10,6% y en los últimos 12 meses del 4,0%, con unos valores mayores en el grupo de 50-64 años, disminuyendo con la mayor edad. Los autores señalan que la prevalencia de depresión mayor en España es menos frecuente que en otros países occidentales.

Respecto a las variables clínicas y sociodemográficas asociadas a la depresión en la vejez, la edad es un factor controvertido, ya que, aunque existe un mayor riesgo con la mayor edad, este es concomitante con los mayores problemas de salud12.

Existe una gran coincidencia en los estudios en señalar una mayor frecuencia en mujeres5-8,10,11,13,14, personas sin pareja15, y con un menor nivel educativo, asociados al incremento del riesgo de depresión en ancianos6.

Los trastornos neuropsiquiátricos, incluyendo la depresión, fueron en España una de las principales causas de discapacidad en 201016. La relación entre depresión, discapacidad física y enfermedades crónicas17 tiene una especial relevancia en la vejez, de modo que la mala salud física y las enfermedades crónicas suponen mayor discapacidad y se asocian a una mayor depresión18-21. Por otra parte, la práctica de ejercicio físico tiene un efecto favorable en el estado de ánimo y mejora la calidad de vida, pese a la dificultad para motivar el inicio de la práctica en personas deprimidas7,22.

Respecto a los temas sociales, la depresión se asocia con un mayor aislamiento social en la población geriátrica23, mientras que, por el contrario, los ancianos que viven con sus familiares tienen mayores contactos sociales, puntuando significativamente mejor en salud física, mental y emocional24. Asimismo, la realización de actividades constituye un efecto protector frente a la posible aparición de síntomas depresivos25.

De los datos económicos, destacar que el cese involuntario de la actividad laboral incrementa el riesgo de depresión en personas mayores de 50 años15,26, mientras que el cese normativo tiene un efecto beneficioso en la salud general27. Por otra parte, existen datos consistentes de que la prevalencia de depresión es mayor entre las personas con menores ingresos28.

Finalmente, la presencia de depresión aceleraría el proceso de envejecimiento disminuyendo la satisfacción29 y la calidad de vida30.

Los objetivos de este estudio fueron: 1) determinar el grado de asociación entre la depresión y las variables clínicas y sociodemográficas en una muestra de personas mayores de 50 años residentes en España, y 2) comparar la prevalencia de la depresión de la muestra española con la de los demás países del estudio SHARE.

MétodoDiseño y población de estudio

Se utilizaron los datos de la población española de la «Wave 5» (2013) del estudio SHARE, una base de datos de panel, transversal y multidisciplinar que recoge información sobre salud, situación económica y redes sociales y familiares de individuos mayores de 50 años no institucionalizados de 14 países europeos e Israel31,32.

En el presente estudio la muestra final fue de 5.830 participantes, tras excluir aquellos casos en que había pérdida de información sobre las variables que componen cada uno de los ítems de la variable dependiente, la EURO-D.

Variables e instrumentos

  • Datos sociodemográficos. La información sobre edad, género, estado civil, nivel educativo y situación laboral, se recogió mediante ítems específicos.

  • Salud física. Se valoró la percepción subjetiva del estado de salud general (muy bueno, bueno, regular o malo). También se valoró la presencia de distintas enfermedades autorreferidas tales como reumatismos, colesterol, etc.

  • Ejercicio físico. Se analizó la práctica de ejercicio físico moderado y/o vigoroso (más de una vez por semana, una vez por semana, de una a 3 veces al mes, prácticamente nunca).

  • Unidad doméstica. Se examinó el tamaño de la unidad doméstica (vive solo, conviven 2 personas, más de 3 personas).

  • Enfermedades crónicas. Se recogieron datos sobre la presencia de enfermedades crónicas (ninguna, una, 2 o más).

  • Actividad. Se utilizaron ítems que preguntaban sobre el desempeño de ocupaciones y qué tipo predominaba (sociales o individuales).

  • Satisfacción con la vida. Se recogieron datos sobre percepción subjetiva de satisfacción en una escala de 0 a 10.

  • Ingresos. Se valoró el total de ingresos de la unidad doméstica medidos en percentiles con un gradiente de 5 niveles.

  • Dificultades en las AVD. Se analizó el número total de las AVD, básicas e instrumentales, que presentaban déficits.

  • Síntomas depresivos. Se valoraron con la escala EURO-D, compuesta por 12 ítems (presencia de síntomas depresivos, pesimismo, deseos de muerte, culpa, irritabilidad, llanto, fatiga, problemas de sueño, pérdida de interés y de apetito, reducción de la capacidad de concentración y de la capacidad de disfrute en el último mes), cuyo punto de corte es ≥44,33. Las respuestas eran dicotómicas, presencia o ausencia, con un rango de 0-12 puntos. A mayor puntuación, mayor presencia de síntomas depresivos. El alfa de Cronbach en el Eurodep Study34 fue moderado, entre 0,61 y 0,75, mientras que en este estudio fue de 0,79.

  • Calidad de vida. Se utilizó la escala Control, Autonomy, Pleasure and Self-realization (CASP-12)31,35, versión reducida de la CASP-19 original36, diseñada específicamente para su uso en SHARE (CASP-12v.1)37. Esta escala identifica aspectos de calidad de vida específicos en el envejecimiento. Comprende 4 áreas: control, placer, autonomía y autorrealización. Los ítems, mediante una escala tipo Likert de 4 puntos, evalúan la frecuencia en que se experimentan ciertos sentimientos y situaciones (3 por cada dominio). El rango de puntuación es de 12-48 puntos, con las siguientes categorías: baja (<35 puntos), moderada (35-37 puntos), alta (38-39), y muy alta (>39)36. El alfa de Cronbach fue de 0,84 en el análisis de las propiedades psicométricas de la escala36, y en el presente estudio fue de 0,81.

Procedimiento

Los datos se recogieron a través de una entrevista de 90min realizada en el hogar del participante que incluía preguntas sobre salud física, conductas de riesgo, función cognitiva, salud mental, vida laboral y pensión, relaciones familiares, soporte social, cuestiones financieras, vivienda, ingresos de la unidad familiar, consumo, actividades y expectativas31,32.

Análisis estadístico

Se realizó un estudio descriptivo de las características clínicas y sociodemográficas de la muestra mediante medidas de tendencia central y dispersión para las variables cuantitativas y de frecuencias absolutas y relativas para las variables cualitativas.

Se estudió la asociación de cada variable independiente respecto a la presencia de depresión. Los contrastes de las variables categóricas se realizaron mediante el test Chi-cuadrado. Las correlaciones se midieron con el coeficiente de correlación de Spearman (rs), el cual se interpretó de la siguiente manera: rs0,30 correlación débil; 0,30-0,50 correlación moderada, y rs0,50 correlación fuerte.

Debido al gran tamaño de la muestra, las variables estudiadas siempre fueron significativas. Para complementar la significación, se calculó el tamaño del efecto de las diferencias. Para valorar la magnitud del efecto de la diferencia entre los porcentajes se utilizó la V de Cramer (V), cuyos valores dependen de los grados de libertad, 1) gl1: débil (<0,30), moderado (0,30-0,49), fuerte (≥0,50); 2) gl2: débil (<0,20), moderado (0,21-0,34), fuerte (≥0,35), y 3) gl3: débil (<0,17), moderado (0,17-0,28), fuerte (≥0,29)38.

Para identificar las variables asociadas con la variable dependiente dicotómica (depresión, no depresión), se realizó un análisis de regresión logística binaria con el método «hacia atrás: Wald», introduciendo inicialmente las variables edad, género, estado civil, escolaridad, situación laboral, salud física, nivel de ejercicio, unidad doméstica, enfermedades crónicas, tipo de actividad, ingresos y dificultades en las AVD.

Para distinguir más específicamente la comorbilidad de las enfermedades físicas, se valoró la frecuencia de cada enfermedad y su relación con la depresión.

Por último, para valorar la depresión en España con respecto a la de otros países, se realizó un análisis comparativo de la prevalencia con los datos del resto de países de SHARE. Para ello se utilizaron los datos ponderados con los pesos proporcionados por SHARE en el módulo específico «gv_weights», que compensan las probabilidades de selección desigual de los parámetros de población32. En el resto de cálculos no se llevó a cabo la ponderación.

El nivel de significación estadística para los contrastes de hipótesis fue de 0,05. El análisis estadístico se ejecutó utilizando el programa SPSS v22.0 para Windows (SPSS Inc., Chicago, IL, EE.UU.).

ResultadosDatos sociodemográficos y clínicos de la muestra

La muestra del estudio estuvo formada por 5.830 participantes. La media de edad fue de 67,9±10,5 años, con una participación algo superior de mujeres. Los participantes casados y que vivían con su pareja fueron el 78,8%. La mayoría estaban jubilados. Los participantes informaron que su salud física fue buena o muy buena (59,5%), que tenían pocas limitaciones en las AVD, y que un 40,2% realizaban ejercicio físico ocasional.

El porcentaje que superaba el punto de corte (≥4) de la EURO-D fue del 29,1%, siendo la media de puntuación de la escala de 2,5±2,6. La media de puntuación de la CASP-12 evidenció una percepción moderada de su calidad de vida. Los datos completos se muestran en la tabla 1.

Tabla 1.

Variables clínicas y sociodemográficas (n=5.830)

Edad
Media (DE)  67,9 (10,5) 
Rango  50-104 
Edad, grupos, %
<60 años  26,1 
61-70 años  34,8 
71-80 años  24,6 
80 años  14,5 
Género, %
Hombre  46,3 
Mujer  53,7 
Estado civil, %
Casado  78,8 
Soltero  5,1 
Divorciado  3,9 
Viudo  12,1 
Escolaridad, grupo, %
0-5 años  23,6 
6-8 años  28,5 
9-12 años  23,6 
>12 años  24,2 
Situación laboral, %
Retirado  46,1 
Trabajando  23,8 
En paro  6,0 
Incapacitado  3,8 
Tareas del hogar  20,3 
Salud física, %
Muy buena  19,6 
Buena  39,9 
Regular  28,1 
Mala  12,4 
Nivel de ejercicio, %
>1 vez semana  23,6 
1 vez semana  9,2 
1-3 al mes  7,4 
Casi nunca  59,9 
Unidad doméstica, %
Solo  13,3 
2 personas  53,6 
3 personas  33,1 
Enfermedades crónicas, %
Ninguna  34,2 
32,5 
33,4 
Tipo de actividad, %
Ninguna  40,3 
Social  4,5 
Individual  40,0 
Ambas  15,1 
Ingresos, percentil, %
0-20  20,0 
20-40  19,8 
40-60  20,1 
60-80  20,0 
80-100  20,1 
Dificultades AVD, %
Ninguna  87,3 
1-2  7,1 
>5,6 
EURO-D, puntuación
Media (DE)  2,53 (2,62) 
4 puntos, %  29,1 
CASP-12
Media (DE)  35,8 (6,3) 
Rango  12-48 
Satisfacción vital
Media (DE)  7,42 (1,7) 
Rango  0-10 

AVD: actividades de la vida diaria; CASP-12: Calidad de vida (Control, Autonomía, Placer y Autorrealización); DE: desviación estándar; EURO-D: Escala de depresión.

Depresión y variables

La depresión se incrementó con la edad, con una mayor proporción en mayores de 80 años. La presencia de enfermedades crónicas (EC) y los déficits funcionales (DF) en las AVD se incrementaron con la edad: <60 años (EC=44,9%, DF=3,7%); 60-70 años (EC=66,3%, DF= 7,0%); 71-80 años (EC=79,1%, DF=16,2%), y >80 años (EC=80,0%, DF=36,4%).

La depresión estuvo más presente en las personas viudas y en las que vivían solas, en contraste con las casadas y las que vivían acompañadas.

Fue más frecuente en mujeres, con mayor viudez que los hombres (18,6% vs. 4,6%), así como con una mayor soledad que los hombres (16,7% vs. 9,5%).

La menor escolarización estuvo asociada a una mayor frecuencia de depresión, mayor presencia de enfermedades crónicas (76,0%) e ingresos inferiores al percentil 50 (68,4%), en contraste con el mayor nivel educativo, con menores enfermedades (56,5%) y mayores ingresos >50 p. (33,0%).

Una mala percepción de salud física, falta de práctica de ejercicio físico, padecer 2 o más enfermedades crónicas y dificultades en las AVD se asociaron con mayor depresión. Asimismo, no realizar actividades, menor frecuencia de actividad laboral y los bajos ingresos económicos se asociaron también a mayor depresión.

Las variables con un mayor riesgo de depresión (odds ratio [OR]) fueron la mala percepción de salud física y las dificultades en las AVD. Los datos completos se muestran en la tabla 2.

Tabla 2.

Características asociadas a la depresión (≥4 EURO-D) en españoles mayores de 50 años

  OR (IC 95%) 
Edad
<60 años  21,5  1,00 
61-70 años  24,8  1,20 (1,02-1,41) 
71-80 años  32,3  1,73 (1,47-2,05) 
80 años  47,7  3,33 (2,78-4,00) 
χ2=209,7; p<0,001; V=0,19
Género
Hombre  19,8  1,00 
Mujer  37,1  2,39 (2,12-2,69) 
χ2=211,4; p<0,001; V=0,19
Estado civil
Casado  25,6  1,00 
Soltero  25,0  0,97 (0,73-1,27) 
Divorciado  35,1  1,57 (1,18-2,09) 
Viudo  52,0  3,15 (2,67-3,71) 
χ2=208,5; p<0,001; V=0,19
Escolaridad
>12 años  17,4  1,00 
9-12 años  25,1  1,59 (1,31-1,92) 
6-8 años  29,9  2,01 (1,68-2,41) 
0-5 años  42,8  3,55 (2,96-4,24) 
χ2=217,0; p<0,001; V=0,19
Situación laboral
Trabajando  14,7  1,00 
Retirado  28,3  2,29 (1,92-2,72) 
En paro  28,7  2,33 (1,76-3,08) 
Tareas del hogar  41,9  4,18 (3,46-5,06) 
Incapacitado  56,2  7,45 (5,48-10,13) 
χ2=307,5; p<0,001; V=0,23
Salud física
Muy buena  8,9  1,00 
Buena  16,3  1,97 (1,57-2,49) 
Regular  41,9  7,35 (5,86-9,21) 
Mala  73,2  27,90 (21,48-36,24) 
χ2=1.225; p<0,001; V=0,45
  OR (IC 95%) 
Nivel de ejercicio
1 vez semana  16,9  1,00 
>1 vez semana  18,4  1,10 (0,85-1,44) 
1-3 al mes  18,6  1,12 (0,80-1,56) 
Casi nunca  36,5  2,81 (2,22-3,56) 
χ2=228,7; p<0,001; V=0,19
Unidad doméstica
3 personas  26,3  1,00 
2 personas  27,0  1,03 (0,91-1,17) 
Solo  44,5  2,24 (1,88-2,66) 
χ2=102,9; p<0,001;V=0,13
Enfermedades crónicas
Ninguna  19,1  1,00 
25,9  1,48 (1,27-1,72) 
42,5  3,13 (2,71-3,61) 
χ2=275,3; p<0,001; V=0,21
Tipo de actividad
Ambas  19,2  1,00 
Individual  22,2  1,20 (0,99-1,46) 
Social  25,9  1,47 (1,06-2,03) 
Ninguna  39,8  2,78 (2,30-3,35) 
χ2=225,9; p<0,001; V=0,19
Ingresos, percentil
80-100  18,6  1,00 
60-80  24,1  1,38 (1,13-1,69) 
40-60  29,9  1,86 (1,54-2,26) 
20-40  36,6  2,52 (2,08-3,05) 
0-20  36,4  2,50 (2,07-3,02) 
χ2=138,7; p<0,001; V=0,15
Dificultades AVD
Ninguna  23,0  1,00 
1-2  64,0  5,93 (4,80-7,33) 
>79,4  12,85 (9,75-16,95) 
χ2=733,3; p<0,001; V=0,35

Los valores p<0,05 se muestran en negrita.

AVD: actividades de la vida diaria; CASP-12: Calidad de vida (Control, Autonomía, Placer y Autorrealización); EURO-D: Escala de depresión (<4 EURO-D: no depresión; ≥4 EURO-D: depresión); IC: intervalo de confianza; OR: odds ratio cruda; V: V de Cramer; χ2: Chi-cuadrado.

Análisis de regresión logística binaria con la depresión

En el modelo de regresión logística binaria, las variables con un mayor riesgo de depresión fueron: la mala salud física, la presencia de dificultades en las AVD, el género femenino, no realizar actividades, no tener actividad laboral, no estar casado y la presencia de enfermedades crónicas. El riesgo de depresión se incrementó notablemente con una mala percepción de salud física (OR=13,34; IC 95%: 9,74-18,27) y con más de 2 dificultades en las AVD (OR=4,46; IC 95%: 3,13-6,34) respecto a los valores de referencia de ambas variables. Los resultados completos se muestran en la tabla 3.

Tabla 3.

Regresión logística binaria. Características independientemente asociadas a depresión

Método: Atrás Wald  B (EE)  Wald  OR  IC 95% 
Percepción de salud física
Muy buena (ref.)        1,00   
Buena  0,63 (0,12)  24,3  <0,001  1,88  1,46-2,42 
Regular  1,67 (0,13)  159,7  <0,001  5,31  4,10-6,89 
Mala  2,59 (0,16)  261,4  <0,001  13,34  9,74-18,27 
AVD (dificultades)
Ningún déficit (ref.)        1,00   
1-2 déficits  1,06 (0,13)  62,8  <0,001  2,89  2,22-3,76 
>2 déficits  1,49 (0,18)  68,8  <0,001  4,46  3,13-6,34 
Género
Hombre (ref.)        1,00   
Mujer  0,77 (0,08)  81,9  <0,001  2,16  1,83-2,56 
Tipo de actividades
Ambas (ref.)        1,00   
Individuales  −0,16 (0,11)  1,9  0,163  0,85  0,67-1,06 
Sociales  0,22 (0,19)  1,3  0,254  1,24  0,85-1,83 
Ninguna  0,32 (0,11)  7,7  0,005  1,37  1,09-1,72 
Situación laboral
Activo (ref.)        1,00   
Retirado  0,02 (0,11)  0,0  0,792  1,02  0,83-1,27 
Tareas del hogar  0,27 (0,12)  5,0  0,025  1,31  1,03-1,67 
Incapacitado  0,46 (0,19)  5,4  0,019  1,58  1,07-2,33 
Parado  0,66 (0,16)  16,7  <0,001  1,93  1,41-2,65 
Estado civil
Casado (ref.)        1,00   
Soltero  −0,16 (0,18)  0,7  0,380  0,84  0,59-1,22 
Viudo  0,31 (0,14)  5,0  0,025  1,37  1,04-1,81 
Divorciado  0,62 (0,18)  11,0  0,001  1,86  1,29-2,69 
Enfermedades crónicas
Ninguna (ref.)        1,00   
1 enfermedad  0,07 (0,09)  0,6  0,433  1,07  0,89-1,29 
2 enfermedades  0,33 (0,09)  11,8  0,001  1,39  1,15-1,68 
Unidad doméstica
3 personas (ref.)        1,00   
2 personas  −0,09 (0,08)  1,2  0,254  0,90  0,77-1,07 
Solo  0,29 (0,15)  3,8  0,049  1,34  1,00-1,80 

R2 Nagelkerke=0,357.

Test de Hosmer y Lemeshow: χ2=9,6; p=0,293.

Clasificados correctamente: 78,7%.

Variable binaria dependiente: 0=no depresión (<4 EURO-D); 1=depresión (≥ 4 EURO-D).

Los valores p<0,05 se muestran en negrita.

B: coeficiente no estandarizado; EE: error estándar; IC: intervalo de confianza; OR: odds ratio multivariante.

Enfermedades físicas y depresión

Dada la importancia de la salud física en la depresión, se valoró la frecuencia de la depresión en distintas enfermedades. Las más habituales fueron hipertensión, colesterol, artritis reumatoide, diabetes, osteoartritis y los infartos de miocardio.

La depresión fue más frecuente en los participantes que padecían trastornos emocionales, Alzheimer, Parkinson, fractura de cadera y osteoartritis. El 20,3% de la muestra no presentó ninguna enfermedad relevante, siendo un factor protector de la depresión (OR=–0,20; IC 95%: 0,17-0,22) (tabla 4).

Tabla 4.

Frecuencia de enfermedad y relación con la depresión

  Frecuencia enfermedad  Euro-D ≥OR (IC 95%)  Diferencias
    χ2  V 
Enfermedad
Trastornos emocionales  7,2  73,9  8,23 (6,57-10,32)  442,8  <0,001  0,27 
Alzheimer  1,9  76,4  8,22 (5,27-12,81)  121,2  <0,001  0,14 
Parkinson  1,0  57,4  3,32 (1,99-5,54)  23,8  <0,001  0,06 
Fractura de cadera/fémur  1,9  55,4  3,09 (2,12-4,51)  38,1  <0,001  0,08 
Osteoartritis  10,2  50,1  2,85 (2,40-3,39)  152,7  <0,001  0,16 
Artritis reumatoide  16,8  48,6  2,80 (2,43-3,23)  215,5  <0,001  0,19 
Accidente vascular cerebral  2,1  49,6  2,44 (1,71-3,50)  25,5  <0,001  0,06 
Úlcera de estómago  3,7  48,4  2,36 (1,80-3,10)  40,5  <0,001  0,08 
Otras fracturas  5,8  46,9  2,26 (1,81-2,83)  54,7  <0,001  0,09 
Cataratas  9,0  46,0  2,25 (1,87-2,70  79,9  <0,001  0,11 
Enferm. pulmonar crónica  5,7  46,7  2,24 (1,79-2,81)  53,1  <0,001  0,09 
Ataque al corazón  10,3  45,5  2,22 (1,87-2,64)  86,5  <0,001  0,12 
Diabetes  15,3  43,7  2,15 (1,86-2,49)  108,4  <0,001  0,13 
Cáncer  4,7  44,0  1,98 (1,55-2,53)  30,9  <0,001  0,07 
Hipertensión  38,0  36,1  1,70 (1,52-1,91)  83,5  <0,001  0,12 
Colesterol  28,9  36,8  1,65 (1,46-1,86)  67,0  <0,001  0,10 
Otras  21,7  36,6  1,55 (1,36-1,77)  43,8  <0,001  0,08 
Ninguna enfermedad  20,3  9,7  −0,20 (0,17-0,22)  269,9  <0,001  0,21 

Los valores p<0,05 se muestran en negrita.

Odds ratio=1,00. La referencia para cada enfermedad es no tener la enfermedad específica, excepto con la última categoría (ref: tener cualquier enfermedad).

EURO-D: Escala de depresión (<4 EURO-D: no depresión; ≥4 EURO-D: depresión); IC: intervalo de confianza; OR: odds ratio cruda; V: Cramer's V; χ2: Chi-cuadrado.

Diferencias entre los países

Se realizó una comparación por países del porcentaje total de depresión de la muestra, resultando 3 grupos de países: 1) aquellos cuyo porcentaje no superó el 20% (Dinamarca, Suiza, Israel, Países Bajos, Austria y Suecia); 2) aquellos con porcentajes entre el 20-30% (Eslovenia, Alemania, República Checa, Bélgica, Luxemburgo y España), y 3) aquellos con más del 30% (Francia, Italia y Estonia). España, comprendida en el segundo grupo, tenía un porcentaje de depresión (29,3%) superior a la media europea (27,9%) (fig. 1).

Figura 1.

Diferencias de depresión entre países.

(0,15MB).

España, en contraste con el resto de países del SHARE, presentó un nivel educativo menor (<9 años: 56,0% vs. 27,2%), una peor percepción de la salud (40,8% vs. 35,6%), más dificultades económicas para llegar a final de mes (48,1% vs. 32,5%), menos prestaciones de pensiones en personas ≥65 años (64,6% vs. 90,1%), menor realización de actividades (64,8% vs. 85,5%) y menor ejercicio físico (43,9% vs. 57,3%). Sin embargo, según los datos de la OMS39, presentaba una menor tasa de suicidios consumados en el tramo de edad 50-69 años (9,6% vs. 20,0%) y en ≥70 años (13,9% vs. 22,0%).

Al comparar la frecuencia de la depresión entre España y el resto de países europeos, se observó que la presencia de depresión, en los niveles de todas las variables, siguió una misma secuencia, aunque con mayores porcentajes en la muestra española. En especial, la menor educación (0-5 años), el género femenino, la viudez, la soledad y la mayor edad estuvieron asociadas en la muestra española a un mayor riesgo de depresión (OR). Los resultados completos se muestran en la tabla 5.

Tabla 5.

Comparación entre Europa y España. Depresión (≥4 EURO-D)

  Europa (n=54.688)España (n=5.830)   
  OR  IC 95%  OR  IC 95%  χ2 
Edad
<60 años  24,5  1,00    21,5  1,00    6,7  0,009 
61-70 años  21,6  0,80  (0,80-0,89)  24,8  1,20  (1,02-1,41)  11,5  0,001 
71-80 años  27,9  1,19  (1,13-1,25)  32,3  1,73  (1,47-2,05)  11,9  0,001 
80 años  38,1  1,89  (1,77-2,02)  47,7  3,33  (2,78-4,00)  28,5  <0,001 
  χ2=687,3; p<0,001; V=0,11χ2=209,7; p<0,001; V=0,19   
Género
Hombre  18,4  1,00    19,8  1,00    3,0  0,082 
Mujer  31,2  2,00  (1,92-2,09)  37,1  2,39  (2,12-2,69)  46,3  <0,001 
  χ2=1.156,0; p<0,001; V=0,14χ2=211,4; p<0,001; V=0,19   
Estado civil
Soltero  27,2  1,00    25,0  1,00    0,6  0,411 
Casado  22,5  0,77  (0,71-0,84)  25,6  1,03  (0,78-1,35)  21,8  <0,001 
Divorciado  30,1  1,15  (1,04-1,26)  35,1  1,62  (1,10-2,38)  2,5  0,110 
Viudo  37,3  1,58  (1,44-1,74)  52,0  3,25  (2,40-4,41)  58,0  <0,001 
  χ2=790,8; p<0,001; V=0,12χ2=208,5; p<0,001; V=0,19   
Escolaridad
> 12 años  20,6  1,00    17,4  1,00    7,8  0,005 
9-12 años  25,8  1,33  (1,27-1,40)  25,1  1,59  (1,31-1,92)  0,2  0,610 
6-8 años  33,1  1,90  (1,79-2,01)  29,9  2,01  (1,68-2,41)  6,3  0,012 
0-5 años  31,9  1,80  (1,68-1,93)  42,8  3,55  (2,96-4,24)  54,3  <0,001 
  χ2=607,9; p<0,001; V=0,10χ2=217,0; p<0,001; V=0,19   
Salud física
Muy buena  9,4  1,00    8,9  1,00    0,2  0,613 
Buena  18,1  2,13  (2,00-2,28)  16,3  1,97  (1,57-2,49)  5,0  0,025 
Regular  37,9  5,89  (5,52-6,28)  41,9  7,35  (5,86-9,21)  10,0  0,002 
Mala  66,3  18,96  (17,50-20,54)  73,2  27,90  (21,48-36,24)  14,0  <0,001 
  χ2=8.233,2; p<0,001; V=0,38χ2=1.225,8; p<0,001; V=0,45   
Unidad doméstica
≥ 3 personas  24,5  1,00    26,3  1,00    2,8  0,092 
2 personas  23,0  0,92  (0,87-0,96)  27,0  1,03  (0,91-1,17)  25,1  <0,001 
Solo  33,1  1,52  (1,43-1,61)  44,5  2,24  (1,88-2,66)  42,2  <0,001 
  χ2=478,6; p<0,001; V=0,09χ2=102,9; p<0,001; V=0,13   
Dificultades AVD
Ninguna  20,8  1,00    23,0  1,00    13,5  <0,001 
1-2  49,6  3,73  (3,51-3,96)  64,0  5,93  (4,80-7,33)  31,8  <0,001 
≥ 2  68,0  8,08  (7,41-8,81)  79,4  12,85  (9,75-16,95)  17,5  <0,001 
  χ2=4.412,7; p<0,001; V=0,28χ2=733,3; p<0,001; V=0,35   

Los valores p<0,05 se muestran en negrita.

AVD: actividades de la vida diaria; EURO-D: Escala de depresión (depresión: ≥4 EURO-D); IC: intervalo de confianza; OR: odds ratio cruda; V: V de Cramer; χ2: Chi-cuadrado (contraste entre variables categóricas).

Discusión

Este estudio aporta datos actualizados y con una muestra amplia de mayores de 50 años, no institucionalizados y residentes en España, de las variables asociadas a la depresión.

Estudios previos muestran que la asociación entre depresión y discapacidad funcional era más importante que la existente entre depresión y percepción de mala salud física16,17. Es la existencia de enfermedades crónicas lo que genera y mantiene la discapacidad funcional y las dificultades en las AVD18,19, tal como observamos en el análisis de la frecuencia de depresión y enfermedades en el presente estudio.

Con la mayor edad, se incrementó la depresión, factor asociado al aumento de las enfermedades crónicas y los déficits en las AVD, resultados contrastados en otros estudios12. No obstante, la edad es una variable controvertida ya que algunos autores justifican una menor depresión haciendo énfasis en la protección psicológica que presentan las personas de mayor edad frente a las más jóvenes, fruto de la mayor capacidad de adaptación, sabiduría y experiencia40.

Es destacable que las mujeres presentaron mayor prevalencia de depresión asociada a unos mayores porcentajes de viudez, soledad y aislamiento social. Algunos autores identifican en mujeres una depresión con mayores síntomas somáticos, asociados al rol tradicional centrado en la familia, con una mayor expresividad emocional y amplificación de sensaciones13,14.

La menor escolarización se asoció a la depresión, relacionada con más enfermedades crónicas, probablemente por un menor autocuidado de salud, y menores ingresos. La relación entre menor nivel educativo y depresión ha sido documentada en diversos estudios6,28.

La soledad incrementó el riesgo de depresión23 y se asoció a peor percepción de salud mental y menor autoestima24. Los datos de nuestro estudio constataron una mayor depresión en personas viudas y que vivían solas. El riesgo de depresión fue mayor en las personas no casadas en comparación con los divorciados o viudos, circunstancia que podría atribuirse al aislamiento social, a un reflejo de necesidades internas insatisfechas15, y/o a la falta de apoyo interpersonal12. Trabajos previos postulan que una buena relación afectiva en la vejez supone un factor protector en la depresión, una mejor gestión de las AVD, un incremento de la longevidad y una mejora de la percepción de salud física20,21.

Las personas activas tuvieron menor frecuencia de depresión en contraste con las que estaban en paro o en situación de incapacidad, resultados en línea con los de otros autores15,26 que exponen que el cese de la actividad laboral incrementaría la depresión hasta llegar a doblar su frecuencia, sobre todo en los casos de jubilación involuntaria. No obstante, algunos estudios manifiestan que con la jubilación normativa decrece considerablemente el riesgo de padecer problemas de salud, sin estar asociada a mayor depresión o mal funcionamiento cognitivo27.

La realización de actividades y práctica de ejercicio físico tuvieron un efector protector sobre la depresión. La realización de actividades favorecería el mantenimiento del rendimiento cognitivo a la vez que permitiría paliar el posible aislamiento social cuando se realizan actividades interactivas25, al aumentar el nivel de satisfacción vital30. La práctica de ejercicio físico, por otra parte, también está constatado que mejora el bienestar influyendo en una mejor percepción de calidad de vida7,22.

Los resultados de depresión en España, en comparación con el resto de países participantes del estudio, estarían en línea con los hallazgos de otros autores, que también señalan una mayor prevalencia en Italia, Francia y España. Castro-Costa et al.41 explican esta mayor prevalencia haciendo referencia a los factores resultantes del análisis factorial de la escala EURO-D (sufrimiento y motivación), subrayando el mayor impacto del factor «motivación» en estos países (pesimismo, disminución del interés, problemas de concentración y pérdida de la capacidad de disfrute), y por otros aspectos como las dificultades económicas.

Finalmente comentar la menor tasa de suicidios en la población española, a pesar de tener un estado del bienestar más precario y unos indicadores socioeconómicos peores (menor educación, peor percepción de salud, dificultades económicas, menores prestaciones en pensiones, etc.) en comparación con los demás países europeos. Wu et al.42 hacen referencia a la mayor fortaleza del sistema familiar de los países del sur de Europa como la mejor protección contra el comportamiento autodestructivo.

Limitaciones y líneas futuras de investigación

Una de las limitaciones relevantes del estudio fue el propio procedimiento de recogida de información de SHARE, basado en la autopercepción del participante. En aspectos como las dificultades en las AVD y salud física, sería conveniente contar con una visión externa que permitiese establecer un contraste objetivo y valorar las posibles discrepancias.

Por otra parte, no se han tenido en cuenta en este artículo los aspectos cognitivos, pese a que el rendimiento en este ámbito influye y condiciona la posible presencia de síntomas depresivos y viceversa.

Un tema especialmente relevante para explorar en futuras investigaciones sería el de la conducta suicida y los factores asociados, ya que la variedad de las cifras de prevalencia en los países europeos es muy notable.

Conclusiones

Las variables asociadas a la depresión fueron, principalmente, la mala salud física, la presencia de dificultades en las AVD y el género femenino. Las enfermedades con mayor depresión fueron las de tipo neurodegenerativo (Alzheimer y Parkinson), la fractura de cadera, los reumatismos y los accidentes vasculares cerebrales, enfermedades que contribuyeron a la mayor discapacidad funcional.

La viudez, no realizar actividades y un bajo nivel educativo también mostraron una mayor relación con la presencia de depresión.

Dada la tendencia depresiva asociada al declive de la salud física, sería necesario mejorar la adaptación a una realidad consubstancial con la edad17-19, la mejora de la autopercepción y el incremento del autocuidado de la salud y las relaciones y actividades sociales agradables.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Financiación

Comisión Europea 7th framework programme (SHARE M4, N.o 261982). Proyecto: SHARE (Survey of Health, Ageing and Retirement in Europe).

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Agradecimientos

Este trabajo utiliza datos de SHARE «Wave 5 release 1.0.0», en 31 de marzo de 2015 (DOI: 10.6103/SHARE.w5.100). La recogida de datos de SHARE se ha financiado principalmente por la Comisión Europea a través del Quinto Programa Marco (proyecto QLK6-CT-2001-00360 en el programa temático de Calidad de Vida), a través del Sexto Programa Marco (proyectos SHARE-I3, RII-CT-2006-062193, COMPARE, CIT5-CT-2005-028857, y SHARELIFE, CIT4-CT-2006-028812) y a través del Séptimo Programa Marco (SHARE-PREP, N.o 211909, SHARE-LEAP, N.o 227822 y SHARE M4, N.o 261982). También se agradece la financiación adicional del «U.S. National Institute on Aging» (U01 AG09740-13S2, P01 AG005842, P01 AG08291, P30 AG12815, R21 AG025169, Y1-AG-4553-01, IAG BSR06-11 y OGHA 04-064) y del Ministerio alemán de Educación e Investigación, así como de diversas fuentes nacionales (ver www.share-project.org para obtener una lista completa de las instituciones financieras).

Bibliografía
[1]
K. Jongenelis, A.M. Pot, A.M.H. Eisses, A.T.F. Beekman, H. Kluiter, M.W. Ribbe.
Prevalence and risk indicators of depression in elderly nursing home patients: The AGED study.
J Affect Disord., 83 (2004), pp. 135-142
[2]
A.T. Beekman, B.W. Penninx, D.J. Deeg, E. de Beurs, S.W. Geerlings, W. van Tilburg.
The impact of depression on the well-being, disability and use of services in older adults: A longitudinal perspective.
Acta Psychiatr Scand., 105 (2002), pp. 20-27
[3]
A.T. Beekman, J.R. Copeland, M.J. Prince.
Review of community prevalence of depression in later life.
Br J Psychiatry., 174 (1999), pp. 307-311
[4]
L. Larraga, P. Saz, M.E. Dewey, G. Marcos, The ZARADEMP Workgroup.
Validation of the Spanish version of the EURO-D Scale: An instrument for detecting depression in older people.
Int J Geriatr Psychiatry., 21 (2006), pp. 1199-1205
[5]
Instituto Nacional de Estadística (INE). Encuesta europea de Salud 2014. Madrid: INE, 2015.
[6]
M.J. Garcia-Serrano, J. Tobías-Ferrer.
Prevalencia de depresión en mayores de 65 años. Perfil del anciano de riesgo.
Aten Primaria., 27 (2001), pp. 484-488
[7]
M. Sarró-Maluquer, A. Ferrer-Feliu, Y. Rando-Matos, F. Formiga, S. Rojas-Farreras.
Depresión en ancianos: prevalencia y factores asociados.
Semergen., 39 (2013), pp. 354-360
[8]
C. Balmón, J.A. Dorado.
Detección y prevalencia de trastornos depresivos geriátricos en atención primaria.
Rev Asoc Esp Neuropsiq., 90 (2004), pp. 9-20
[9]
J.R. Urbina-Torija, J.M. Flores-Mayor, M.P. García-Salazar, L. Torres-Buisán, R.M. Torrubias-Fernández.
Síntomas depresivos en personas mayores. Prevalencia y factores asociados.
Gac Sanit., 21 (2007), pp. 37-42
[10]
B. Navarro, F. Andrés, I. Párraga, S. Morena, J.M. Latorre, J. López-Torres.
Approach to major depression in old people.
Int Psychogeriatr., 22 (2010), pp. 733-738
[11]
A. Gabilondo, S. Rojas-Farreras, G. Vilagut, J.M. Haro, A. Fernández, A. Pinto-Meza, et al.
Epidemiology of major depressive episode in a southern European country: Results from the ESEMeD-Spain project.
J Affect Disord., 120 (2010), pp. 76-85
[12]
K.X. Zhao, C.Q. Huang, Q. Xiao, Y. Gao, Q.X. Liu, Z.R. Wang, et al.
Age and risk for depression among the elderly: A meta-analysis of the published literature.
CNS Spectr., 17 (2012), pp. 142-154
[13]
D. Saiz, M. Rodríguez, M. García, C. García, R. Prieto, J. Saiz-Ruiz.
Diferencias de sexo en el trastorno depresivo mayor: síntomas somáticos y calidad de vida.
Rev Psiquiatr Salud Ment., 2 (2009), pp. 119-127
[14]
S. Van de Velde, P. Bracke, K. Levecque.
Gender differences in depression in 23 European countries. Cross-national variation in the gender gap in depression.
Soc Sci Med., 71 (2010), pp. 305-313
[15]
S.M. Milanovic, K. Erjavec, T. Pojicanin, B. Vrabec, P. Brecic.
Prevalence of depression symptoms and associated socio-demographic factors in primary health care patients.
Psychiatr Danub., 27 (2015), pp. 31-37
[16]
E. Lara, N. Garin, A.J. Ferrari, S. Tyrovolas, B. Olaya, L. Sànchez-Riera, et al.
The Spanish Burden of Disease 2010: Neurological, mental and substance use disorders.
Rev Psiquiatr Salud Ment., 8 (2015), pp. 207-217
[17]
A.W. Braam, M.J. Prince, A.T. Beekman, P. Delespaul, M.E. Dewey, S.W. Geerlings, et al.
Physical health and depressive symptoms in older Europeans. Results from EURODEP.
Br J Psychiatry., 187 (2005), pp. 35-42
[18]
J. Giner, J. Saiz Ruiz, J. Bobes, E. Zamorano, F. López, T. Hernando, Development Group Recommendations on Physical Health in Patients with Depression, et al.
Spanish consensus on the physical health of patients with depressive disorders.
Rev Psiquiatr Salud Ment., 7 (2014), pp. 195-207
[19]
S.S. Deschenes, R.J. Burns, N. Schmitz.
Associations between depression, chronic physical health conditions and disability in a community sample: A focus on the persistence of depression.
J Affect Disord., 179 (2015), pp. 6-13
[20]
A.D. Mancini, G.A. Bonanno.
Marital closeness, functional disability, and adjustment in late life.
Psychol Aging., 2 (2006), pp. 600-610
[21]
O. Bozo, N.E. Toksabay, O. Kürüm.
Activities of daily living, depression and social support among elderly Turkish People.
J Psychol., 143 (2009), pp. 193-206
[22]
F.B. Schuch, M.P. Vasconcelos-Moreno, C. Borosky, A.B. Zimmermann, N.S. Rocha, M.P. Fleck.
Exercise and severe major depression: Effect on symptom severity and quality of life at discharge in an inpatient cohort.
J Psychiatr Res., 61 (2015), pp. 25-32
[23]
A. Barua, M.K. Gosh, N. Kar, M.A. Basilio.
Socio-demographic factors of geriatric depression.
Indian J Psychol Med., 32 (2010), pp. 87-92
[24]
K.S. You, H. Lee.
The Physical, mental and emotional health of older people who are living alone or with their relatives.
Arch Psychiatr Nurs., 20 (2006), pp. 193-201
[25]
H. Engelhardt, I. Buber, V. Skirbekk, A. Prskawetz.
Social involvement, behavioural risks and cognitive functioning among older people.
Ageing Soc., 30 (2010), pp. 779-809
[26]
M. Hyde, L.M. Hanson, H.S. Chungkham, C. Leineweber, H. Westerlund.
The impact of involuntary exit from employment in later life on the risk of major depression and being prescribed anti-depressant medication.
Aging Ment Health., 19 (2015), pp. 381-389
[27]
N.B. Coe, G. Zamarro.
Retirement effects on health in Europe.
J Health Econ., 30 (2011), pp. 77-86
[28]
M. Rivas, R. Nuevo, J.L. Ayuso-Mateos.
Depresión subclínica en España: prevalencia e impacto sobre la salud.
Rev Psiquiatr Salud Ment., 4 (2011), pp. 144-149
[29]
J.A. Aquino, D.W. Russell, C.E. Cutrona, E.M. Altmaier.
Employment status, social support and life satisfaction among the elderly people.
J Couns Psychol., 43 (1996), pp. 480-489
[30]
Y. Palgi, A. Shrira, O. Zaslavsky.
Quality of life attenuates age-related decline in functional status of older adults.
Qual Life Res., 24 (2015), pp. 1835-1843
[31]
A. Börsch-Supan, M. Brandt, C. Hunkler, T. Kneip, J. Korbmacher, F. Malter, et al.
Data Resource Profile: The Survey of Health, Ageing and Retirement in Europe (SHARE).
Int J Epidemiol., 42 (2013), pp. 992-1001
[32]
F. Malter, A. Börsch-Supan.
SHARE Wave 5: Innovations & methodology.
MEA, Max Planck Institute for Social Law and Social Policy, (2015),
[33]
M.J. Prince, F. Reischies, A.T.F. Beekman, R. Fuhrer, C. Jonker, S.L. Kivela, et al.
Development of the EURO-D scale — a European Union initiative to compare symptoms of depression in 14 European centers.
Br J Psychiatry., 174 (1999), pp. 330-338
[34]
M. Guerra, C. Ferri, J. Llibre, A.M. Prina, M. Prince.
Psychometric properties of EURO-D, a geriatric depression scale: A cross-cultural validation study.
BMC Psychiatry., 15 (2015), pp. 12
[35]
A. Börsh-Supan, A. Brugiavini, H. Jurges, J. Mackenbach, J. Siegrist, G. Weber.
Health ageing and retirement in Europe: First results from the survey of health, ageing and retirement in Europe.
Mannheim Research Institute for the Economics of Aging, (2005),
[36]
M. Hyde, R.D. Wiggins, P. Higgs, D.B. Blane.
A measure of quality of life in early old age: The theory, development and properties of a needs satisfaction model (CASP-19).
Aging Ment Health., 7 (2003), pp. 86-94
[37]
G.R. Kim, G. Netuveli, D. Blane, A. Peasey, S. Malyutina, G. Simonova, et al.
Psychometric properties and confirmatory factor analysis of the CASP-19, a measure of quality of life in early old age: The HAPIEE study.
Aging Ment Health., 19 (2015), pp. 595-609
[38]
J. Cohen.
Statistical power analysis for the behavioral sciences.
2nd ed., Lawrence Erlbaum, (1988),
[39]
World Health Organization (WHO). Preventing suicide: A global imperative.
WHO, (2014),
[40]
D.G. Blazer, C.F. Hybels.
Origins of depression in later life.
Psychol Med., 35 (2005), pp. 1241-1252
[41]
E. Castro-Costa, M. Dewey, R. Stewart, S. Banerjee, F. Huppert, M. Mendonca-Lima, et al.
Prevalence of depressive symptoms and syndromes in later life in ten European countries. The SHARE study.
Br J Psychiatry., 191 (2007), pp. 393-401
[42]
J. Wu, A. Värnik, L.M. Tooding, P. Värnik, K. Kasearu.
Suicide among older people in relation to their subjective and objective well-being in different European regions.
Eur J Ageing., 11 (2014), pp. 131-140
Copyright © 2016. SEP y SEPB
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.