Buscar en
Revista Médica Clínica Las Condes
Toda la web
Inicio Revista Médica Clínica Las Condes Notas “influenzianas” nº2 el virus sumergible
Información de la revista
Vol. 22. Núm. 1.
Tema central: Medicina de la adolescencia
Páginas 117 (Enero 2011)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 22. Núm. 1.
Tema central: Medicina de la adolescencia
Páginas 117 (Enero 2011)
DOI: 10.1016/S0716-8640(11)70401-1
Open Access
Notas “influenzianas” nº2 el virus sumergible
Visitas
...
Franz Baehr
Neumólogo Clínica Las Condes
Información del artículo
Texto completo

30 OCTUBRE 2009

El College of American Pathologist (CAP)*es una institución de Estados Unidos que actúa como controlador de calidad de muchos laboratorios adheridos en todo el mundo. Cada cierto tiempo envía muestras para ser analizadas, en una suerte de examen, que sirve para la acreditación ante el CDC Entre octubre del 2004 y febrero del 2005 Meridian Bioscience Inc., una empresa contratada por el CAP recibió 3.747 muestras para ser enviadas a 61 laboratorios en 18 países, en Norteamérica, Asia, Europa, Medio Oriente y Sur América.

El trabajo de los laboratorios era:

  • a)

    detectar que la muestra contenía un virus,

  • b)

    que el virus era de Influenza,

  • c)

    que se trataba de Influenza A.

Fin del examen.

Pero, un laboratorio de Microbiología de Winnipeg en Canadá siguió adelante con la prueba y se le ocurrió dar un paso más y subtipificar el virus. El resultado fue una tremenda sorpresa pues se trataba nada menos que del virus influenza A H2N2, el mismísimo virus causante de la Gripe Asiática en 1957, que dejó varios millones de muertos en todo el mundo y que después continuó circulando hasta 1968, cuando apareció el H3N2, con la Gripe de Hong Kong.**

Aunque las muestras estaban liofilizadas existía el riesgo de que en contacto con humedad el virus se activara y si lograba diseminarse encontraría una gran población sin defensas: los nacidos después de 1968. Como el virus H2N2 se sumergió en las profundidades en esa fecha, sus antígenos nunca más fueron incorporados en las vacunas contra la influenza estacional.

Aunque el riesgo de diseminación del virus era muy bajo, la sola idea de una nueva pandemia H2N2, como la de 1957 hizo despertar a la comunidad científica mundial. El 26 de marzo del 2005 el Ministerio de Salud de Canadá dio la voz de alerta y el CAP instruyó a todos los laboratorios que habían recibido las muestras, destruirlas y avisar de vuelta que se había efectuado la eliminación. El 24 de abril del 2005 fue la propia OMS quien solicitó a los laboratorios de todo el mundo que eliminaran las muestras, lo que se hizo rápidamente, pero... dos muestras no fueron encontradas de inmediato.

Durante días las autoridades de salud mantuvieron los dedos cruzados. Finalmente aparecieron enredadas en los trámites administrativos y de aranceles en las aduanas de dos países. El susto había pasado. El virus H2N2 continuó sumergido... ¿esperando?

En Chile una muestra llegó al laboratorio de la Universidad Católica donde después de analizada fue destruida.

Ver al pie de los exámenes del Laboratorio CLC.

Las muestras enviadas supuestamente contenían un H3N2.

Copyright © 2011. Clínica Las Condes
Opciones de artículo
Herramientas