Buscar en
Revista Iberoamericana de Micología
Toda la web
Inicio Revista Iberoamericana de Micología Querion de Celso de la vulva: una enfermedad común en una localización infrecu...
Información de la revista
Vol. 34. Núm. 2.
Páginas 123-125 (Abril - Junio 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 34. Núm. 2.
Páginas 123-125 (Abril - Junio 2017)
Carta a los Directores
DOI: 10.1016/j.riam.2016.11.003
Acceso a texto completo
Querion de Celso de la vulva: una enfermedad común en una localización infrecuente
Kerion of the vulva: A common pathology in an unusual location
Visitas
...
Tamara Gracia-Cazañaa,
Autor para correspondencia
tamgracaz@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Ana Milagrob, Antonio Rezustac, Yolanda Gilaberted
a Unidad de Dermatología, Hospital de Barbastro, Barbastro, Huesca, España
b Sección de Microbiología, Hospital General San Jorge, Huesca, España
c Servicio de Microbiología, Hospital Miguel Servet, Zaragoza, España
d Unidad de Dermatología, Hospital General San Jorge, Huesca, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Resumen de las características clínicas, agente etiológico y tratamiento de los casos descritos de tiña vulvar en la literatura hasta la actualidad
Texto completo

Las dermatofitosis cutáneas son infecciones muy comunes producidas en la piel por un grupo de hongos denominados dermatofitos, conformado por los géneros Trichophyton, Microsporum y Epidermophyton, que afectan a las capas superficiales queratinizadas de la epidermis y anejos cutáneos8. Sin embargo, existen dermatofitosis denominadas profundas como el querion de Celso, cuya localización más frecuente es el cuero cabelludo y se manifiesta clínicamente como una erupción pustulosa grave con intensa reacción inflamatoria y exudación purulenta8. A continuación describimos una localización atípica o poco frecuente de esta enfermedad.

Una mujer de 19 años de edad fue remitida a dermatología desde el servicio de ginecología por presentar lesiones pustulosas en la zona del pubis. La paciente había acudido en varias ocasiones a urgencias por el dolor local, donde se le había prescrito tratamiento antibiótico con amoxicilina-ácido clavulánico 875-125mg/8h/7 días y analgesia oral e intravenosa.

A la exploración física destacaba la presencia de pústulas, eritema y edema de vulva y pubis junto a adenopatías bilaterales (fig. 1). Cuando las pústulas se rompían dejaban costras de aspecto melicérico. Entre las pruebas complementarias se realizó una toma para cultivo bacteriano que fue negativo y un raspado de la zona para cultivo de hongos. La visión directa con KOH fue negativa y en el cultivo se aisló Microsporum canis. Se prescribió un tratamiento oral con itraconazol, 200 mg una vez al día durante 6 semanas, asociado a clotrimazol tópico (dos aplicaciones al día durante 2 semanas). Las lesiones evolucionaron favorablemente sin dejar alopecia secundaria. La paciente tenía un gato que fue el origen de la infección.

Figura 1.

Pápulo-pústulas y costras melicéricas localizadas en el pubis.

(0,17MB).

El querion de Celso está provocado generalmente por dermatofitos zoófilos que por una probable reacción de hipersensibilidad conduce a una lesión inflamatoria con afectación del pelo terminal, circunscrita, con pérdida de pelo y múltiples lesiones pustulosas de foliculitis y perifoliculitis, pudiendo incluso mostrar sintomatología general con fiebre y malestar general8. Para los dermatólogos el diagnóstico es fácil cuando el querion está presente en zonas como el cuero cabelludo o la barba; sin embargo, si se localiza en otras zonas pilosas el diagnóstico diferencial es más amplio, lo que demora el diagnóstico y su tratamiento y puede conllevar la aparición de secuelas, como la alopecia cicatricial.

La localización genital está muy poco reportada en la literatura. Los casos descritos se caracterizan por estar causados en su mayoría por hongos zoófilos; Trichophyton mentagrophytes es el más frecuentemente aislado y solo en un caso de los descritos en la literatura el agente causal fue M. canis, como en nuestro caso10. Una característica común en todos ellos es el intenso dolor local, algunos pacientes presentaban adenopatías bilaterales10 y la mayor parte no tenían afectación extragenital3. Otra característica que comparten la mayoría de los casos es el antecedente de afeitado previo de la zona y el uso de politratamiento previo con corticoides y antibióticos tópicos. La presencia de alopecia como secuela está en relación directa con el retraso del diagnóstico y del tratamiento. Todos los casos de tiña vulvar descritos hasta la actualidad quedan resumidos en la tabla 11-7,9-13.

Tabla 1.

Resumen de las características clínicas, agente etiológico y tratamiento de los casos descritos de tiña vulvar en la literatura hasta la actualidad

  Edad
(años) 
Afectación extragenital  Inmunodeficiencia  Agente  Alopecia  Adenopatías  Tratamiento 
Margolis et al.10  39  No  No  M. canis  No  Sí (bilaterales)  Griseofulvina 750mg/día/12 semanas 
Grunewald et al.6  22  No  No  T. verrucosum  Sí  ND  Antifúngicos sistémicos 
Bougrine et al.3  54  Sí (mano)  No  T. mentagrophytes  Sí  No  Itraconazol 200mg/2 veces al día/6 semanas 
Shreberk-Hassidim et al.13  19  Sí (EEII)  No  T. mentagrophytes  ND  No  Terbinafina 250mg/día/6 semanas 
Pinto et al.11  43  No  No  T. mentagrophytes  Sí  ND  Itraconazol 200mg/día/6 semanas 
Chang et al.4  23  No  No  T. mentagrophytes  No  No  Itraconazol 200mg/2 veces al día/6 semanas y corticoides orales 
Hali et al.7  14  Sí (tronco y EEII)  No  T. mentagrophytes  ND  Sí (bilaterales)  Griseofulvina 1g/día/8 semanas 
Annabel et al.1  14  No  No  T. mentagrophytes  Sí  Sí (bilaterales)  Griseofulvina 750mg/día/8 semanas y corticoides orales 
Bakardzhiev et al.2  36  Sí (EEII)  No  T. mentagrophytes  Sí  ND  Terbinafina 250mg/día/6 semanas 
Feldmann et al.5  54  No  No  T. mentagrophytes  ND  ND  Itraconazol 200mg/2 veces al día/6 semanas 
Luchsinger et al.9  18  No  No  T. mentagrophytes  Sí  No  Itraconazol 200mg/2 veces al día/6 semanas y corticoides orales 
Rallis et al.12  27  No  No  T. rubrum  ND  Sí (bilaterales)  Terbinafina 250mg/día/6 semanas 

EEII: extremidades inferiores; ND: no disponible.

Destacamos la importancia de reconocer el querion de Celso fuera de sus localizaciones típicas e instaurar un tratamiento precoz ante la sospecha clínica, aunque en ocasiones la visión directa con KOH puede dar falsos negativos, como en nuestro caso. Dado que se trata de lesiones profundas debemos de mantener el tratamiento antifúngico oral hasta constatar la curación clínica y microbiológica.

Bibliografía
[1]
M. Annabel, L. Hubert, C. Jacques, L. Fabienne, L. Emmanuelle, L. Gérard.
Treatment of 2 cases of kerions with griseofulvin and oral steroids.
Arch Pediatr, 16 (2009), pp. 1464-1466
[2]
I. Bakardzhiev, A. Chokoeva, G. Tchernev, U. Wollina, T. Lotti.
Tinea profunda of the genital area. Successful treatment of a rare skin disease.
Dermatol Ther, 29 (2016), pp. 181-183
[3]
A. Bougrine, C. Villeneuve-Tang, D. Bouffard, D. Rouleau, S. Chartier.
Kerion of the vulva caused by Trichophyton mentagrophytes.
J Cutan Med Surg, 18 (2014), pp. 206-209
[4]
S.E. Chang, D.K. Lee, J.H. Choi, K.C. Moon, J.K. Koh.
Majocchi's granuloma of the vulva caused by Trichophyton mentagrophytes.
[5]
R. Feldmann, E. Riegler, B. Willinger, A. Steiner, F. Breier.
54-year-old woman with perigenital follicular pustules. Fungal folliculitis caused by Trichophyton erinacei [Article in German].
J Dtsch Dermatol Ges, 24 (2011), pp. 9-51
[6]
S. Grunewald, U. Paasch, Y. Gräser, H.J. Glander, J.C. Simon, P. Nenoff.
Scarring tinea profunda in the pubic area due to Trichophyton verrucosum [Article in German].
Hautarzt, 57 (2006), pp. 811-813
[7]
F. Hali, K. Khadir, H. Benchikhi.
Kerion of the pubis in an adolescent.
Presse Med, 42 (2013), pp. 1149-1150
[8]
J.L. López-Estebaranz, J. Sopena-Barona.
Dermatofitosis cutáneas. Etiología, epidemiología y manifestaciones clínicas.
Med Clin (Barc), 126 (2006), pp. S14-S19
[9]
I. Luchsinger, P.P. Bosshard, R.S. Kasper, D. Reinhardt, S. Lautenschlager.
Tinea genitalis: A new entity of sexually transmitted infection? Case series and review of the literature.
Sex Transm Infect, 91 (2015), pp. 493-496
doi: 10.1136/sextrans-2015-052036. Epub 2015 Jun 12
[10]
D.J. Margolis, J.M. Weinberg, I.A. Tangoren, R.T. Cheney, B.L. Johnson Jr..
Trichophytic granuloma of the vulva.
Dermatology, 197 (1998), pp. 69-70
[11]
V. Pinto, M. Marinaccio, A. Serratì, V. D’Addario, V. Saracino, P. de Marzo.
Kerion of the vulva. Report of a case and review of the literature.
Minerva Ginecol, 45 (1993), pp. 501-505
[12]
E. Rallis, A. Katoulis, D. Rigopoulos.
Pubic Majocchi's granuloma unresponsive to itraconazole successfully treated with oral terbinafine.
Skin Appendage Disord, 1 (2016), pp. 111-113
[13]
R. Shreberk-Hassidim, Y. Ramot, A. Maly, L. Horev, A. Zlotogorski.
Kerion celsi of the vulva: An unusual location.
J Mycol Med, 24 (2014), pp. 359-360
Copyright © 2017. Asociación Española de Micología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.