Buscar en
Revista Colombiana de Psiquiatría
Toda la web
Inicio Revista Colombiana de Psiquiatría Leucodistrofia metacromática. Presentación de caso
Información de la revista
Vol. 46. Núm. 1.
Páginas 44-49 (Enero - Marzo 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
8338
Vol. 46. Núm. 1.
Páginas 44-49 (Enero - Marzo 2017)
Reporte de caso
DOI: 10.1016/j.rcp.2016.05.001
Acceso a texto completo
Leucodistrofia metacromática. Presentación de caso
Metachromatic Leukodystrophy. Case Presentation
Visitas
...
Lina María Espejoa, Ricardo de la Espriellab, José Fernando Hernándezc,
Autor para correspondencia
josefernandoh@gmail.com

Autor para correspondencia.
a Clínica Nuestra Señora de La Paz, Bogotá, Colombia
b Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia
c Médico especialista en neurología, Bogotá, Colombia
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Clasificación de la motricidad gruesa y la función del lenguaje expresivo en la leucodistrofia metacromática15
Resumen

La leucodistofia metacromática (LDM) es una enfermedad desmielinizante rara (prevalencia, 1:40.000), también llamada deficiencia de arilsulfatasa A (ARS-A), que puede presentarse con síntomas neurológicos y psiquiátricos y cuyo diagnóstico puede plantear dificultades para el clínico, dado lo inespecífico de los signos y síntomas. Se presenta el caso de una paciente de 16 años atendida por psiquiatría por cambios conductuales, psicosis y deterioro general del funcionamiento. Inicialmente diagnosticada como esquizofrenia, se documentaron por resonancia magnética y pruebas de laboratorio en la evolución cambios que llevaron al diagnóstico de leucodistrofia metacromática.

Palabras clave:
Leucodistrofia metacromática
Psicosis
Enfermedad desmielinizante
Abstract

Metachromatic leukodystrophy (MLD) is a rare demyelinating disease (prevalence 1:40 000), also called arylsulfatase A deficiency (ARS-A), which may present with neurological and psychiatric symptoms. Clinical assessment may be difficult, due to unspecific signs and symptoms. A case is presented of a 16 year-old female patient seen in psychiatry due to behavioural changes, psychosis, and with impaired overall performance. She was initially diagnosed with schizophrenia, but the Nuclear Magnetic Resonance (NMR) scan and laboratory tests lead to the diagnosis of MLD.

Keywords:
Metachromatic leukodystrophy
Psychosis
Demyelinating disease
Texto completo
Introducción

La leucodistrofia metacromática (LDM) es un trastorno genético desmielinizante que clínicamente puede cursar con síntomas neuropsiquiátricos similares a los de los pacientes con esquizofrenia, como la psicosis1,2. El inicio tardío de la LDM se ha propuesto como un modelo de esquizofrenia, debido a que ambos trastornos se caracterizan por signos de desconexión anatómica generalizada y alteración funcional secundaria que evidencia una lesión extensa en los circuitos frontales subcorticales, los cuales se manifiestan en síntomas del estado de ánimo, motivación, alteración en el comportamiento, juicio y planeación1, que hace pensar en el concepto de diasquisis acuñado por Monakow (1914), resurgido recientemente, en la cual se aprecian trastornos neurofisiológicos distantes de la lesión focal cerebral3.

Actualmente, gran parte de los pacientes no se someten a la secuenciación de gen ARS-A, aproximadamente el 50% de los alelos no han sido identificados y no es posible predecir la evolución clínica basándose únicamente en el análisis de las mutaciones4.

Presentación de caso

La paciente inició a los 16 años cambios de comportamiento caracterizados por marcado aislamiento, mal desempeño y problemas de conducta en la escuela, alteración del patrón de sueño, con síntomas psicóticos: soliloquios, alucinaciones, comportamientos desorganizados (come plátanos con cáscara) y deterioro general de su funcionamiento, sin recuperación. Se solicitó inicialmente tomografía computarizada (TC) craneal simple, electroencefalograma, hemograma y perfil tiroideo y metabólico, que se informó normales. Se diagnosticó esquizofrenia paranoide. Requirió varias hospitalizaciones en unidad de salud mental e institucionalización en hogar de cuidados crónicos por síntomas psicóticos y graves episodios de agresión a terceros.

Ante la pobre respuesta farmacológica con persistencia de síntomas, se decidió solicitar una resonancia magnética (RM), que mostró pequeñas lesiones focales, inespecíficas, en la sustancia blanca de ambos hemisferios cerebrales, y en el diagnóstico diferencial se incluyó la posibilidad de lesiones isquémicas en territorios de pequeños vasos. La angiografía cerebral resultó normal y el perfil metabólico y los anticuerpos de leptospira, citomegalovirus y virus de Epstein-Barr se reportaron negativos.

Recibió tratamiento con haloperidol, y se presentaron efectos extrapiramidales. Posteriormente, con olanzapina presentó un marcado aumento de peso; con risperidona, amenorrea, y finalmente se la trató con aripiprazol en dosis progresivamente mayores hasta 60 mg, con lo que se logró la estabilización de los síntomas conductuales y psicóticos.

Tres años después de la primera evolución, se apreciaban lesiones focales hiperintensas en T2 y FLAIR frontoparietales subcorticales bilaterales, de carácter inespecífico, más probablemente como secuelas (fig. 1).

Figura 1.

Resonancia magnética cerebral del caso a los 3 años de la primera consulta por psiquiatría.

(0,36MB).

El hemograma y las determinaciones de tirotropina, VDRL, función renal y ácido fólico se reportaron normales; los anticuerpos antinucleares y anticardiolipínicos y el perfil completo de fosfolípidos se informaron negativos. Reumatología descartó enfermedad autoinmunitaria como causa del trastorno del comportamiento.

La valoración genética reveló enfermedad de carácter neurodegenerativo y trastorno de la sustancia blanca. Llama la atención el reporte de ácido láctico elevado, y se solicitó cribado metabólico para enfermedad de sustancia blanca. Los resultados reportan disminución importante de ARS-A en leucocitos que, junto con el cuadro clínico y la RM cerebral, llevó al diagnóstico de LDM.

Definición

La LDM es una enfermedad lisosomal del grupo de las esfingoliposis, producida por una deficiencia de ARS-A, una enzima relacionada con el metabolismo de los sulfatos, abundante en la mielina (tabla 1)3. La baja concentración de esta enzima afecta al metabolismo del cerebrósido sulfato y causa la acumulación intralisosomal del sulfátido esfingolípido 3′O-sulfogalactosilceramida en la sustancia blanca del sistema nervioso central (oligodendrocitos y glía) y periférico, especialmente en las vainas de mielina que rodean las células nerviosas y otros tejidos del organismo, como el lactosilsulfátido de los riñones, la vejiga y la vesícula biliar1,5,6. La acumulación de este material altera la formación y degenera la mielina por un mecanismo fisiopatológico desconocido7.

Tabla 1.

Clasificación de la motricidad gruesa y la función del lenguaje expresivo en la leucodistrofia metacromática15

Motricidad gruesa (GMFC-MLD)
M0  Camina sin apoyo, con calidad y desempeño normales para la edad 
M1  Camina sin apoyo, pero con calidad y desempeño reducidos; por ejemplo, inestabilidad al permanecer de pie o caminar 
M2  Camina con apoyo, caminar sin apoyo no es posible (menos de cinco pasos) 
M3  Se sienta sin apoyo, y no es posible la locomoción como rodar o arrastrarse y caminar con o sin apoyo 
M4  Se sienta con apoyo, pero no es posible la locomoción o sentarse sin apoyo, pero hay locomoción tal como rodar o arrastrarse 
M5  Ni locomoción ni sentarse sin apoyo, pero puede controlar la cabeza 
M6  Pérdida de cualquier locomoción y pérdida de control de cabeza y tronco 
Lenguaje expresivo (ELFC-MLD)
E0  Se comunica con frases completas de calidad y desempeño normales para la edad 
E1  Se comunica con frases completas con calidad y desempeño reducidos para la edad 
E2  No puede comunicar frases completas, pero es capaz de usar dos frases cortas 
E3  No puede comunicar dos frases cortas, pero es capaz de usar palabras/ideas únicas 
E4  Pérdida completa del lenguaje expresivo 

La LDM se debe a una mutación autosómica recesiva del cromosoma 22q, que resulta en una deficiencia de ARS-A. Se han identificado 189 mutaciones en el gen ARS-A8, incluida la sustitución en el aminoácido 31, una sustitución en la posición, tres deleciones, tres mutaciones en sitio de donante y tres mutaciones en sitio de unión del receptor con el donante1.

Salmon et al. reportaron el caso de una mujer de 30 años con diagnóstico de LDM confirmada enzimáticamente, con cambios cognitivos en los que se evidenciaba hipometabolismo bilateral en el tálamo, la corteza frontal medial, el polo frontal y la corteza occipital, a diferencia de los cambios mostrados en el Alzheimer: hipoperfusión en región frontal dorsolateral y temporal1.

Tamagakien informó de cambios similares en un paciente con cambios de conducta1.

Diagnóstico

El diagnóstico se sospecha cuando se encuentran gránulos metalocromáticos en biopsia de la conjuntiva o nervio sural1. El diagnóstico se confirma cuando se documentan escasa actividad de ARS-A en leucocitos o cultivo de fibroblastos1,9.

En la seudodeficiencia de ARS-A, hay un déficit parcial que no causa trastornos clínicos, lo cual puede complicar el diagnóstico y la identificación de quienes padecen LDM. Esta condición también se puede encontrar en sujetos sanos4.

El diagnóstico radica en análisis de las mutaciones, pruebas bioquímicas y evaluaciones clínicas4.

Los exámenes que se puede usar para el diagnóstico de LDM incluyen10:

  • Análisis de sangre o piel para detectar si hay poca actividad de ARS-A.

  • RM cerebral.

  • Punción lumbar para evaluar si hay altas concentraciones de proteína.

  • Análisis de orina para ver si hay altas concentraciones de sulfátidos.

  • Estudios de velocidad de la conducción nerviosa.

El sulfátido en nervio y líquido cefalorraquídeo y la acumulación de lisosulfátido proveen un marcador de la gravedad en nervio periférico únicamente; no refleja la extensión de la lesión en el sistema nervioso central11.

Diagnóstico prenatal y cribado del estado de portador

Antes del nacimiento, se puede determinar la actividad de la ARS-A mediante cultivo celular de líquido amniótico o de vellosidades coriónicas. El diagnóstico prenatal se indica a las parejas que tienen el antecedente de un hijo afectado. El estado de portador se puede reconocer mediendo la actividad de la ARS-A, aunque existen valores que se pueden encontrar en población sana. Es indispensable diferenciar al portador de LDM de la condición benigna; para ello lo más efectivo es el análisis de las mutaciones4.

Diagnóstico diferencial

Los cambios radiológicos de la LDM se pueden distinguir de la microangiopatía por envejecimiento o la esclerosis múltiple por su tendencia a ser lesiones simétricas y confluentes en la sustancia blanca1.

Es frecuente que, por las alteraciones en la atención, el lenguaje, el procesamiento de información y las funciones ejecutivas, a algunos pacientes se les puede diagnosticar demencia frontotemporal2; las alteraciones conductuales, asociadas a síntomas sutiles de alteraciones mnésicas y alteraciones motoras, pueden hacer pensar en el diagnóstico de demencia de inicio temprano1.

En los adolescentes, la LDM puede semejarse a una psicosis, debido a que la enfermedad altera el proceso crítico de mielinización, especialmente en la conexiones anatómicas frontotemporales, lo cual desencadena alteraciones en la estructura y la función del sistema nervioso central, lo cual conlleva que se presenten síntomas similares a los de la esquizofrenia2.

Hallazgos imagenológicos

Entre los hallazgos en la RM, se incluyen áreas hiperintensas de desmielinización difusa, bilateral y a menudo simétrica en la sustancia blanca periventricular y del cerebelo que pueden confluir con la progresión de la enfermedad, con predominio frontal en las etapas tardías (formas juveniles y en adultos)2,7,12.

En la TC se observan hiperdensidades en sustancia blanca, particularmente en las regiones frontal y parietal. A medida que progresa, se observa atrofia cortical y subcortical, con dilatación ventricular. Las áreas de hipodensidades reflejan pérdida de la mielinización y acumulación del cerebrósido1. Se ha descrito una apariencia «tigroide» o «en piel de leopardo», con franjas de hipointensidad (materia blanca normal) dentro de áreas hiperintensas en T2 de materia blanca anormal (áreas de desmielinización)7.

Hay evidencia de pérdida significativa de volumen de sustancia gris presente desde estadios tempranos de LDM; en presentación adulta, se da una atrofia cortical general más pronunciada de la sustancia tanto gris como blanca y una disminución cortical más prominente en giro cingulado y lóbulos frontales13.

La RM tiene mayor sensibilidad que la TC en la detección de lesiones en la sustancia blanca y es útil para visualizar lesiones de inicio temprano en regiones de la fosa posterior (tallo cerebral o el cerebelo); además, permite ver la gravedad y la extensión de la enfermedad1.

Se ha documentado pérdida significativa de sustancia gris cortical en los estadios tempranos de la enfermedad; en las formas adultas, se presenta mayor atrofia cortical general, más prominente en giro cingulado y lóbulos frontales13.

En la espectroscopia por RM, generalmente muestra una disminución de N-acetil aspartato y mioinositol y, ocasionalmente, aumento de lactato7.

Epidemiología

La LDM ocurre con una frecuencia estimada de 1:40.0001,5, aunque se estima que hasta un 16% de la población general puede tener deficiencia de ARS-A1.

Presentación y curso

Debido a que es una enfermedad rara, heterogénea, con presentación clínica diversa y falta de documentación clínica, neurofisiológica y neurorradiológica, se conoce poco acerca de los factores relacionados con la edad de aparición y el curso, por lo cual es difícil predecir la evolución de cada caso particular4.

Las diferentes formas de evolución se relacionan con la mutación existente5. Como toda enfermedad metabólica, la LDM puede producir graves daños en el sistema nervioso central, especialmente en las neuronas que son sensibles a cambios metabólicos, los cuales pueden manifestarse en alteración del desarrollo psicomotor, convulsiones y coma cuando la lesión es grave, y con síntomas sutiles como alteraciones cognitivas y conductuales cuando la lesión es leve2. Existe clasificación clínica de los trastornos motores y de lenguaje, referidos a la gravedad de los síntomas (tabla 1).

Según la edad de aparición, se clasifican en los subtipos infantil tardía, juvenil, juvenil tardía y adulta1,5,6,9.

Subtipo infantil tardío

El subtipo infantil tardío, descrito por Greenfield14 en 1933, es el de mayor prevalencia. Se presenta alrededor del primer y el segundo año de vida y presenta varias etapas. En la primera, se inicia con alteraciones motoras tales como marcha atáxica o pérdida de la capacidad de caminar, hipotonía y alteración en los reflejos profundos; esta etapa tiene una duración promedio de 16 meses. En la segunda etapa, se profundiza la alteración motora, acompañada de alteraciones mentales, cuya duración es de 3 a 6 meses. Durante la tercera etapa aparece tetraplejía, parálisis bulbar, atrofia del nervio óptico y afección del sistema nervioso central, con una duración de 3 meses a 3 años, seguido de estado vegetativo que puede durar años y generalmente culmina con la muerte, alrededor de los 4–5 años de edad. Las concentraciones de ARS-A son bajas o nulas1,6.

Subtipo juvenil

En la forma juvenil, la edad de aparición es generalmente entre los 4 y los 6 años, se presenta con alteraciones mentales, como labilidad emocional, euforia y cambios del comportamiento, pérdida de las funciones mentales y alteración en el lenguaje que repercuten en el desarrollo intelectual y la actividad escolar. En casos de evolución lenta, predominan los síntomas motores, puede aparecer tetraplejía espástica, síntomas bulbares, ataxia, convulsiones y atrofia del nervio óptico. La duración de la enfermedad puede variar de 3 a 17 años1,6. La actividad enzimática de ARS-A es escasa, pero no tanto como en la forma infantil5.

Subtipo juvenil tardío

En el subtipo juvenil tardío la enfermedad comienza generalmente entre los 6 y los 16 años, con evolución lenta; se presenta generalmente con problemas de comportamiento, trastornos mentales de evolución lenta y convulsiones o alteraciones motoras. La ARS-A muestra una actividad residual1,5.

Subtipo del adulto

En el subtipo del adulto los síntomas aparecen después de los 16 años. Puede tener dos presentaciones: una de predominio motor (síndrome cerebeloso piramidal) y otro con predominio de síntomas psiquiátricos. Esta forma tardía está fuertemente asociada con mutación de I179S1,2.

En más de la mitad de los pacientes la edad de inicio de la enfermedad se presenta entre los 10 y los 30 años, con síntomas parecidos a la psicosis, enre ellos alucinaciones auditivas, delirios, alteraciones del pensamiento y catatonía2.

La enfermedad progresa con síntomas neurológicos: convulsiones, corea y distonía que se presenta tras el inicio de los síntomas psiquiátricos2.

Tratamiento

Acualmente no hay tratamiento específico para esta enfermedad, salvo el trasplante de médula ósea en algunos casos seleccionados.

El tratamiento indicado es sintomático y de apoyo; se indican fisioterapia, terapia respiratoria, nutrición, cuidados de enfermería, adaptación de entorno y mantener la red de apoyo y la actividad habitual4. Se ha indicado además el uso de fármacos antiepilépticos y antiespasmódicos4.

La terapia génica se ha mostrado más eficaz que el trasplante tradicional de donante sano para corregir la enfermedad4.

El trasplante de células madre hematopoyéticas (HSCT) es una opción viable, aunque con limitaciones, que puede beneficiar a los fenotipos de inicio tardío en fase temprana, presintomática15.

Discusión

Se han publicado reportes de caso, series de casos y cohortes14,16–18; el presentado es una LDM del subtipo juvenil tardío que muestra el inicio inespecífico de los síntomas, lo cual hace pensar inicialmente en trastorno psicótico; los exámenes iniciales fueron negativos, incluso las imágenes diagnósticas; el control sintomático inadecuado y el curso deteriorante llevaron a necesidad de cuidados permanentes en institución; posteriormente se evidenció la aparición de signos de tipo motor que hacían sospechar enfermedad neurodegenerativa y se realizó el diagnóstico con el concurso de psiquiatría, neurología y genética. El cuadro inicial, dados la edad y los síntomas, hizo pensar en el inicio de una enfermedad psicótica del tipo esquizofrenia, aunque su progresión y la falta de respuesta terapéutica replantearon el diagnóstico.

Si bien se han comunicado casos de LDM en familiares18, la mayoría de los casos, como el presentado aquí, corresponden a solo una persona afectada en el genograma. Los hallazgos inicialmente negativos en la imagenología diagnóstica y posteriormente la presencia de lesiones en la RM evidencian la progresión clínica.

Los psiquiatras deben ser conscientes de su papel en diagnosticar precozmente la LDM, dado que los síntomas iniciales pueden llevar a la consulta por psiquiatría; si bien su prevalencia es baja, la aparición puede ser similar a la de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. Un seguimiento adecuado supone la posibilidad de un diagnóstico y manejo más tempranos.

Aunque no hay evidencia de tratamiento adecuado de la condición y se supone que el tratamiento sintomático y las medidas de apoyo sean clave, es necesario evitar al máximo los efectos secundarios de la medicación.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Bibliografía
[1]
D.N. Black, K.H. Taber, R.A. Hurley.
Metachromatic leukodystrophy: a model for the study of psychosis.
J Neuropsychiatry Clin Neurosci., 15 (2003), pp. 3
[2]
M. Walterfang, O. Bonnot, R. Mocellin, D. Velakoulis.
The neuropsychiatry of inborn errors of metabolism.
J Inherit Metab Dis., 36 (2013), pp. 687-702
[3]
E. Carrera, G. Tononi.
Diaschisis: past, present, future.
Brain., 137 (2014), pp. 2408-2422
[4]
F. Fumagalli, A.I. Fumagalli, A. Biffi, M. Cesani, F. Corea, M. Sessa, et al.
Leucodistrofia metacromática: del diagnóstico a la terapia génica como perspectiva terapéutica.
Anuario Fundación Villavicencio., 12 (2004), pp. 49-54
[5]
M. Monaga-Castillo, N.E. De León-Ojeda, E. Alonso-Jiménez.
Leucodistrofia metacromática neonatal: Primer caso reportado en Cuba.
Arch Med., 4 (2008), pp. 2
[6]
R. Hidalgo, M. Villarroel.
Leucodistrofía metacromática infantil tardía.
Rev Chil Pediatr., 56 (1985), pp. 176-180
[7]
D. Velakoulis, A. Ting, T. Winton-Brown, M. Walterfang, F. Gaillard.
Metachromatic leukodystrophy presenting as bipolar disorder.
Aust N Z J Psychiatry., 48 (2014), pp. 1171-1172
[8]
M. Han, S.H. Jun, Y.J. Lee, B.L. Eun, S.J. Lee, M.W. Seong, et al.
Biochemical and genetic analysis of seven Korean individuals with suspected metachromatic leukodystrophy.
Ann Lab Med., 35 (2015), pp. 458-462
[9]
M. Aracena, E. Valenzuela, E. Sclman, C. Milos.
Leucodistrofia metalocromática.
Rev Chil Pediatr., 55 (1984), pp. 411-413
[10]
National Marrow Donor Program. Trastornos metabólicos hereditarios por acumulación [internet] [citado 23 Mar 2016]. Disponible en: https://bethematch.org/workarea/downloadasset.aspx?id=1953
[11]
C. Dali, N.W. Barton, M.H. Farah, M. Moldovan, J.E. Mansson, N. Nair, et al.
Sulfatide levels correlate with severity of neuropathy in metachromatic leukodystrophy.
Ann Clin Translat Neurol., 2 (2015), pp. 518-533
[12]
N. Baumann, J.C. Turpin, M. Lefevre, B. Colsch.
Motor and psycho-cognitive clinical types in adult metachromatic leukodystrophy: genotype/phenotype relationships.
J Physiol (Paris)., 96 (2002), pp. 301-306
[13]
J.M. Tillema, M. Derks, P. Pouwela, P. De Graaf, D. Van Rappard, F. Barkhof, et al.
Volumetric MRI data correlate to disease severity in metachromatic leukodystrophy.
Ann Clin Translat Neurol., (2015),
[14]
O.J. Nascimento, M. Freitas, A. Alencar, B. Couto.
Leucodistrofia metacromatica. Registro de um caso.
Arq Neuro-psiquiatria (Sao Paulo), (1980), pp. 38
[15]
A.A. Boucher, W. Miller, B. Shanley, R. Ziegler, T. Lund, G. Raymond.
Long-term outcomes after allogeneic hematopoietic stem cell transplantation for metachromatic leukodystrophy: the largest single-institution cohort report.
Orphanet J Rare Dis., 10 (2015), pp. 94
[16]
H.R. Liaw, H.F. Lee, C.S. Chi, C.R. Tsai.
Late infantile metachromatic leukodystrophy: clinical manifestations of five Taiwanese patients and genetic features in Asia.
Orphanet J Rare Dis., 10 (2015), pp. 144
[17]
N.J. Santiesteban, R.J. Merayo, A. Montoto, Z. Carnejo.
Leucodistrofia metacromática: reporte de un caso de debut en el adulto.
Rev Mex Neuroci., 13 (2012), pp. 220-222
[18]
E. De Queiroz Ribeiro, M.F. Mantins Ribeiro.
Leucodistrofia metacromática: relato de caso de dois irmãos consanguíneos.
Rev Neuroci., 21 (2013), pp. 580-586
Copyright © 2016. Asociación Colombiana de Psiquiatría
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.