Buscar en
Progresos de Obstetricia y Ginecología
Toda la web
Inicio Progresos de Obstetricia y Ginecología Actitud ante el diagnóstico ecográfico de un hydrops fetal
Información de la revista
Vol. 48. Núm. 6.
Páginas 308-310 (Junio 2005)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 48. Núm. 6.
Páginas 308-310 (Junio 2005)
DOI: 10.1016/S0304-5013(05)72401-8
Acceso a texto completo
Actitud ante el diagnóstico ecográfico de un hydrops fetal
Management in ultrasound diagnosis of fetal hydrops
Visitas
...
MJ. Rodríguez-Suáreza, JJ. García-Gonzáleza, M. Moreno-Cida, T. Salinasa, C. Pastora, M. Cherekia
a Servicio de Obstetricia y Ginecolog??a. Hospital La Mancha Centro. Alc??zar de San Juan. Ciudad Real. Espa??a.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
El diagnóstico del hydrops fetal obedece generalmente a un hallazgo ecográfico casual. El manejo terapéutico varía en función de la etiología del proceso, por lo que resulta básico filiar su origen. Presentamos un caso de hydrops fetal diagnosticado en el segundo trimestre de gestación; el cariotipo reveló un síndrome de Turner, y el resto de las pruebas solicitadas fueron normales.
Palabras clave:
Hydrops fetal
Síndrome de Turner
Diagnosis of hydrops fetalis usually follows an incidental finding on an ultrasound scan. The therapeutic management varies according to the etiology of the process and therefore it is essential to determine its origin. We report a case of hydrops fetalis diagnosed in the second trimester of gestation. The karyotype revealed Turner's syndrome, while the results of remaining tests were normal.
Keywords:
Hydrops fetalis
Turner's syndrome
Texto completo

INTRODUCCIÓN

Se entiende por hydrops fetal al edema fetal generalizado acompañado de derrame en, al menos, una cavidad visceral1. Algunos autores consideran la cavidad amniótica como una cavidad visceral más; por tanto, el edema fetal generalizado asociado a polihidramnios también podría conceptuarse como hydrops2.

Atendiendo a su etiología se clasifica en 2 grupos:

­ Hydrops fetal inmune. Causado por anticuerpos contra antígenos de superficie del hematíe fetal; clásicamente se conceptuó como isoinmunización Rh, aunque comprende varios antígenos, no sólo los del sistema Rh, por lo que es más correcto hablar de enfermedad hemolítica perinatal.

­ Hydrops fetal no inmune. Producido por múltiples factores. Los más frecuentes son las cardiopatías (26%) y las cromosomopatías (10%)3; otras causas son las infecciosas, sobre todo la infección por parvovirus B 19, y los defectos estructurales4.

Las cardiopatías son la causa más frecuente de los hydrops que aparecen en la segunda mitad de la gestación, fundamentalmente el síndrome del ventrículo izquierdo hipoplásico y las arritmias.

Las alteraciones cromosómicas son la causa más frecuente del hydrops diagnosticado en la primera mitad del embarazo, de las que cabe destacar la monosomía XO y las trisomías 21 y 185.

CASO CLÍNICO

Presentamos el caso de una primigesta de 23 años, que acude al primer control obstétrico a las 19 semanas de embarazo.

La anamnesis no detalla antecedentes de interés.

En la ecografía se aprecia un feto de biometría acorde con 16 semanas, que presenta un edema fetal generalizado acompañado de ascitis, hidrotórax y derrame pericárdico; llama la atención un higroma quístico severo; se visualiza una hipoplasia pulmonar y de cavidades izquierdas y hepatomegalia (figs. 1 y 2). La placenta está edematosa con engrosamiento de la vena umbilical. El líquido amniótico es normal.

Figura 1.Imagen ecográfica de un hydrops fetal. Se aprecia el estado de edema fetal generalizado acompañado de derrame en cavidades viscerales.

Figura 2.Corte transversal abdominal. Destaca el importante edema fetal.

En el Doppler se aprecia una alteración de las arterias umbilical y cerebral media con patrón de redistribución hemodinámica6. Flujo reverso en el ductus venoso (fig. 3).

Figura 3. Ductus venoso patológico con flujo reverso.

Ante estos hallazgos se solicita la analítica gestacional protocolizada junto con ANA y serologías de citomegalovirus (CMV) y parvovirus B 19; en orina también se piden cultivos para CMV y toxoplasma.

Se realiza amniocentesis para determinación de cariotipo, alfafetoproteína y bilirrubina.

El cariotipo reveló un síndrome de Turner, y el resto de las pruebas analíticas fueron normales. La pareja rechazó la interrupción del embarazo.

En la semana 23 la paciente acude a urgencias por metrorragia, el feto estaba muerto. Se realiza inducción de parto con expulsión fetal y placentaria (figs. 4 y 5).

Figuras 4 y 5.Feto y placenta tras su expulsión. Se aprecia gran colección en la nuca fetal.

La necropsia confirmó los hallazgos ecográficos.

DISCUSIÓN

El hydrops fetal es una entidad rara, con una incidencia aproximada de 1 de cada 1.000 recién nacidos3, y una elevada mortalidad perinatal.

Se han descrito alteraciones tanto en el feto como en el cordón, placenta y líquido amniótico, que confirman el estado de edema generalizado7.

Haciendo una revisión en la Cochrane no se han encontrado evidencias que permitan estandarizar la petición de pruebas complementarias ni las pautas de tratamiento; por ello, la conducta a seguir debe ajustarse a las características del proceso y a las posibilidades del centro.

En nuestro caso solicitamos el estudio de bilirrubina en líquido amniótico con el fin de poder aplicar los resultados a las curvas de Queenan8, ya que las de Liley fueron diseñadas para intervalos de entre 27 y 41 semanas, y su utilidad es limitada en otros rangos gestacionales9.

Respecto al uso de Doppler, se ha descrito que la vena umbilical pulsátil en el hydrops fetal no inmune, se asocia a un 75% de mortalidad perinatal; consecuentemente, la valoración hemodinámica fetal puede ser útil para seleccionar los fetos con mal pronóstico10.

También el desarrollo de ascitis parece asociarse a una evolución desfavorable11.

Así pues, la actitud ante el diagnóstico de un hydrops fetal, deberá ir dirigida a buscar la causa y pautar el tratamiento adecuado que permita lograr la viabilidad del feto.

Bibliografía
[1]
Forouzan I..
Hydrops fetalis: recent advances..
Obstet Gynecol Surv, 52 (1997), pp. 130
[2]
McCoy MC, Katz VL, Gould N..
Non-immune hydrops after 20'weeks gestation: review of 10 years experience with suggestions for management..
Obstet Gynecol, 85 (1995), pp. 578
[3]
De la Fuente P, Galindo A..
Marcadores ecográficos de las cromosomopatías..
Actualidad Obst??trico Ginecol??gica, XI (1999), pp. 29-63
[4]
Kaczmarek P, Jaczewski B, Oszukowski P, Respondek-Liberska M..
Non-immune hydrops fetalis prognostic factors based on fetal echo (analysis in 230 cases)..
Ginekol Pol, 74 (2003), pp. 1112-7
[5]
Sureus E, Huggon IC, Allan LD..
Turner's syndrome in fetal life..
Ultrasound Obstet Gynecol, 22 (2003), pp. 264-7
[6]
Shah NK, Martin WL, Whittle MJ..
Middle cerebral artery Doppler velocimetric assessment in two cases of hydrops fetalis without fetal anaemia..
Prenat Diagn, 24 (2004), pp. 17-8
[7]
Ecograf??a en Obstetricia y Ginecolog??a. 6.?? ed. Madrid: Marb??n; 2002. p. 683-710.
[8]
Queenan JT, Tomai TP, Ural SH, Kiing JC..
Desviation of the amniotic fluid optical density at wave lenght of 450 nm in Rh immunized pregnancies from 14 to 40 weeks gestation. A proposal fro clinical management..
Am J Obstet Gynecol, 168 (1993), pp. 1370-6
[9]
Liley A..
Liquor amnii analysis in the management of the pregnancy complicated by rhesus sensitizacion..
Am J Obstet Gynecol, 6 (1961), pp. 1395-70
[10]
Tulzer G, Gudmundsson S, Wood DC, Cohen AW, Weiner S..
Doppler in non-immune hydrops fetalis..
Ultrasound Obstet Gynecol, 4 (1994), pp. 279-83
[11]
Favre R, Dreux S, Domergues M, Dumez Y..
Non immune fetal ascitis: a series of 79 cases..
Am J Obstet Gynecol, 190 (2004), pp. 407-12
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos