Buscar en
Offarm
Toda la web
Inicio Offarm El dolor de garganta y el uso de los bucofaríngeos
Información de la revista
Vol. 22. Núm. 1.
Páginas 63-68 (Enero 2003)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 22. Núm. 1.
Páginas 63-68 (Enero 2003)
Acceso a texto completo
El dolor de garganta y el uso de los bucofaríngeos
Visitas
...
José Antonio Lozano
Información del artículo
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (6)
Tabla 1. Etiología de la infección de garganta
Tabla 2. Opciones terapéuticas en las afecciones de garganta
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Los dolores de garganta típicos de un enfriamiento son consulta habitual en la oficina de farmacia, sobre todo en la época fría del año. En el presente trabajo se abordan las características de la faringitis y la amigdalitis, así como su tratamiento sintomático, con especial atención al consejo farmacéutico sobre los bucofaríngeos.

Sabemos que faringitis y amigdalitis tienen una causa vírica en la mayoría de los casos, y que su único tratamiento es sintomático. Además, suponen uno de los motivos más frecuentes de consulta en atención primaria y en la oficina de farmacia. También constituyen una de las principales causas de baja laboral y la primera de absentismo escolar.

Faringitis y amigdalitis

Por faringitis se entiende la inflamación de la faringe. La amigdalitis supone la inflamación de las amígdalas palatinas debida fundamentalmente a procesos infecciosos, por lo que suele asociarse muy frecuentemente a faringitis, aunque también puede deberse a otras causas, como procesos autoinmunes.

La progresión de una infección viral, si el sistema inmune del individuo no es capaz de combatirlo, puede favorecer la infección secundaria por bacterias

La faringitis puede ser una entidad clínica en sí o ser un síntoma de un cuadro más complejo. Según su causa, pueden distinguirse faringitis no infecciosas (debidas a traumatismos o reacciones alérgicas, exposición a sustancias irritantes, deshidratación o bien a procesos tumorales) y faringitis infecciosas. Dentro de las faringitis infecciosas conviene diferenciar entre los procesos virales y los bacterianos.

La sequedad del ambiente por la calefacción o el aire acondicionado es una de las causas frecuentes de faringitis. Éste no sólo ocasiona una acción irritante per se, sino que la sequedad de la mucosa reduce su capacidad de defensa frente a los microorganismos. El mismo efecto produce el humo o la respiración bucal. Esta acción irritante puede estimular además la aparición de tos irritante a su vez, creando así un círculo vicioso. La tos improductiva debe por supuesto ser suprimida mediante el empleo de antitusivos; sin embargo, si se trata de una tos productiva, la supresión de la tos puede dar lugar a la extensión de la infección al tracto respiratorio inferior llegando a provocar neumonía.

La faringitis es un síntoma común a la infección por el virus de la gripe, del resfriado común, o de la mononucleosis infecciosa. En cuanto a las bacterias pueden ser los estreptococos (algunos de los cuales provocan la escarlatina); el microorganismo que provoca la difteria, incluso algunos implicados en enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, se relacionan con la faringitis.

Algunos puntos de interés

* El uso de enjuagues y gargarismos es adecuado en los diabéticos y se puede recomendar sin ningún temor. También se pueden usar pastillas que no contengan azúcar

* Al paciente se le debe recordar que los enjuagues y gargarismos no son para ser tragados. La toxicidad de los productos dispensados sin prescripción facultativa es baja y es poco probable que causen problemas al tragar pequeñas cantidades. Sin embargo, hay un pequeño riesgo de toxicidad sistémica al tragar productos que contengan yoduros

* Todos los productos que contienen mentol están contraindicados para niños de menos de 30 meses, ya que pueden inducir espasmos laríngeos

* Todos los productos que contengan un anestésico local están contraindicados para niños menores de 6 años (con prudencia entre 6 a 12 años), porque la anestesia de la orofaringe comporta el riesgo de aspiración laríngea

* Las pastillas voluminosas y duras están contraindicadas para niños menores de 5 años porque pueden provocar obstrucción laríngea

* Las pastillas «sin azúcar», edulcoradas con polioles (sorbitol, xilitol y otros), producen riesgo de diarrea en caso de consumo excesivo o concomitante con caramelos, chicles o bebidas light

* La duración del tratamiento no debe sobrepasar los 5 días. Si las molestias persisten pasado este tiempo, es necesaria la visita al médico (posibilidad de anginas por estreptococos, de mononucleosis infecciosa)

Al encontrarse en permanente contacto con el exterior la faringe no es un medio estéril. Una rica gama de microorganismos vive de forma permanente en ella y otros la colonizan de forma eventual. El sistema inmunitario trabaja para que estos microorganismos se mantengan en unos valores no infecciosos. La disminución de las defensas del organismo puede favorecer la proliferación de alguno de estos gérmenes que se comportan como patógenos oportunistas.

Los síntomas pueden variar desde sensación de picor o sequedad de garganta, hasta dolor intenso que impide tragar. El aspecto de la mucosa puede variar desde un enrojecimiento con congestión vascular a manifestarse hipertrofia del tejido linfoide, producción de exudado purulento, típico de las bacterias, y formación de membranas y úlceras dependiendo tanto de la etiología (tabla 1) como de la evolución y gravedad del proceso.

Las faringitis de aspecto eritematoso son, por lo general, procesos banales que se deben fundamentalmente a infecciones virales aunque, con menor frecuencia, pueden estar causadas por infecciones por estreptococos, algunas de las cuales suponen un riesgo potencial de complicaciones serias. Se observa un enrojecimiento difuso, reabierto a veces por secreciones blancas. Los pacientes manifiestan dolor local, sobre todo al tragar, así como fiebre, malestar y dolor de cabeza.

Algunos consejos prácticos

* Cumplir el tratamiento íntegro

* Acudir al médico o al farmacéutico en caso de empeoramiento o de no notar mejoría en los síntomas

* Evitar los cambios bruscos de temperatura, así como las bebidas muy frías o muy calientes

* No fumar

* Cubrirse la garganta y la boca, sobre todo en ambientes fríos

* Evitar los ambientes poco ventilados

* Beber agua y líquidos, no muy ácidos, en abundancia

* Evitar las comidas copiosas y condimentadas los primeros días

* Realizar inhalaciones con vapor de agua a las que, ocasionalmente, se le pueden añadir esencias de eucalipto o mentol

* Chupar caramelos de miel, limón o malvavisco

En otros casos puede observarse una capa gris, adherente y espesa, que constituye lo que se denomina faringitis pseudomembranosa. Suele estar relacionada con mononucleosis infecciosa o difteria. En estos casos es necesario realizar urgentemente el diagnóstico diferencial para llevar a cabo el tratamiento adecuado.

Algunas infecciones de origen bacteriano, como es el caso de la angina de Vicent, debida a infección por anaerobios orales, pueden provocar ulceraciones en las amígdalas.

La evolución de procesos inicialmente banales puede dar lugar a complicaciones. Una faringitis irritativa (debida por ejemplo al tabaco) o faringoamigdalitis recurrentes pueden dar lugar a un cuadro de faringitis crónica. Un paciente con faringoamigdalitis puede presentar dolor de oídos, que puede deberse a la afección de los nervios por la inflamación o bien a una otitis si la infección se extiende. La progresión de una infección viral, si el sistema inmune del individuo no es capaz de combatirlo, puede favorecer la infección secundaria por bacterias. En el caso de infecciones por estreptococos betahemolíticos del grupo A (Streptoccocus pyogens), la evolución espontánea, sin tratamiento, supone un riesgo importante de complicaciones serias como la fiebre reumática (inflamación del tejido conectivo que puede afectar a las articulaciones y también a las válvulas cardíacas, provocando una situación de insuficiencia cardíaca que puede llegar a ser mortal). Otra complicación probable en este tipo de infecciones es la glomerulonefritis que altera la capacidad de filtración del glomérulo renal. Su primera manifestación es la hematuria y puede llegar a producir una importante hipertensión arterial y fallo renal.

Tratamiento

Para remitir estas afecciones existen dos tipos de tratamientos: el etiológico, en el caso de faringitis y amigdalitis bacterianas, y el sintomático, para tratar infecciones virales, bacterianas y afecciones con otras causas (irritación, sequedad) (tabla 2).

En el presente trabajo sólo nos ocuparemos del tratamiento sintomático ya que es el que el farmacéutico puede aconsejar.

Tratamiento sintomático

Mientras persista la inflamación, para mitigar el dolor faríngeo se recomendará ingerir sólo alimentos de consistencia blanda y aumentar el consumo de líquidos, exceptuando zumos cítricos (son muy ácidos y resultan irritantes para la mucosa inflamada); evitar el tabaco, el alcohol y las comidas picantes, copiosas o muy calientes; evitar el aire muy cargado, ventilando adecuadamente las habitaciones, y evitar los cambios bruscos de temperatura ambiental. Como medidas higiénicas para evitar el contagio se recomienda el uso de pañuelos desechables, proteger la boca y la nariz con pañuelos al toser o estornudar y lavarse bien las manos si se deben manipular alimentos.

Casos en los que se debe derivar el páciente al médico

* Existe un proceso febril

* Los ganglios están inflamados

* El enrojecimiento y el dolor no son leves

* Los síntomas persisten más de 4-5 días

* El paciente presenta erupciones

* Manifiesta dolor de oído o sinusitis

* Existen placas blanquecinas

* El paciente es menor de 10 años

* El paciente tiene una enfermedad crónica

El tratamiento sintomático conlleva la administración sistemática de medicamentos analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios como el ácido acetilsalicílico, y de administración local con antisépticos, antiinflamatorios, anestésicos locales, demulcentes, antibióticos de acción local y sedantes.

Las formas farmacéuticas de aplicación local son de dos tipos. Las primeras son líquidos destinados a enjuagues aplicados como colutorios y gargarismos o en forma de aerosol. Las segundas son formas sólidas a base de tabletas, comprimidos o pastillas desleíbles en la boca.

Formas farmacéuticas

­ Colutorios. Son preparados destinados a ejercer una acción local sobre las mucosas de la zona oral y de la garganta. Para su correcta administración se realizarán enjuagues o, a veces, toques con una espátula que incorpora el envase. Se debe mantener la boca abierta durante algunos segundos sin tragar saliva.

­ Gargarismos. Son preparaciones líquidas de aplicación local destinadas al lavado de la garganta, pero que no deben ser ingeridas. Con la cabeza situada hacia atrás y la solución en la boca, se realizarán gargarismos durante unos 30 segundos. Muchas veces los colutorios pueden hacerse servir como gargarismos.

­ Aerosoles. Son sistemas polidispersos de fase interna líquida y fase externa gaseosa. Se aplican en forma de nebulizaciones varias veces al día. Son útiles sobre todo en pediatría ya que los niños es difícil que hagan enjuagues o gargarismos correctamente.

­ Comprimidos, pastillas y tabletas. Estas formas sólidas ejercen una acción local y se deben administrar mediante una dilución lenta y completa en la boca. Debido a que se necesita una disgregación paulatina, se provoca un exceso de saliva que es beneficioso para la afección faríngea, ya que tiene poder antimicrobiano debido a la lisozima que contiene y poder inmunitario por la IgA.

Preguntas que ha de hacer el farmacéutico al paciente

* ¿Quién es el paciente? Adulto, niño, anciano

* ¿Qué síntomas presenta? Fiebre, dolor, ganglios inflamados, ronquera

* ¿Desde cuándo presenta los síntomas?

* ¿Aparición de forma brusca o gradualmente?

* ¿Presenta alguna afección crónica de tipo respiratorio, renal, cardíaca?

* ¿Ha presentado con anterioridad brotes recurrentes de faringitis o amigdalitis, fiebre reumática?

* ¿Está tomando algún medicamento para alguna patología diferente a la consultada?

* ¿Está la paciente embarazada o en período de lactancia?

* ¿Presenta diabetes?

* ¿Presenta o ha presentado alguna alergia?

Principios activos usados en estas formas farmacéuticas

­ Antiinflamatorios. Como enoxolona, bencidamida, alfa-amilasa (antiinflamatorio enzimático) y corticoides (hidrocortisona acetato y triamcinolona acetonide).

­ Antisépticos. Tienen acción frente a microorganismos grampositivos y gramnegativos. No son activos frente a virus. Actúan evitando las complicaciones de las afecciones bucofaríngeas. Son antisépticos la clorhexidina, hexetidina, povidona yodada, cloruro de cetilpiridinio, fenol, cineol, timol y formol.

­ Anestésicos locales. Reducen el dolor en la sintomatología faríngea ya que reducen la sensibilidad de la lengua y garganta. Como anestésicos utilizados en estas preparaciones tenemos: lidocaína, benzocaína, tetracaína, butoformo, clorobutanol.

­ Antibióticos de acción local. Como la bacitracina, tirotricina, neomicina sulfato, kanamicina sulfato, gramicetina y polimixina B sulfato entre otros.

­ Descongestionantes, demulcentes y expectorantes. Como el alcanfor, clorofila, gomenol, mentol, terpinol, esencia de pino, eucalipto.

­ Otros componentes utilizados. Cloruro de decualonio que tiene acción sobre grampositivos y gramnegativos, levaduras y hongos; eugenol por su acción sedante.

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos