Buscar en
Nursing
Toda la web
Inicio Nursing El magnetismo como promotor de excelencia en el cuidado de enfermería
Información de la revista
Vol. 34. Núm. 6.
Páginas 6 (Noviembre - Diciembre 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 34. Núm. 6.
Páginas 6 (Noviembre - Diciembre 2017)
EDITORIAL
DOI: 10.1016/j.nursi.2017.11.001
Acceso a texto completo
El magnetismo como promotor de excelencia en el cuidado de enfermería
Visitas
...
Adelaida Zabalegui
Diciembre, 2017
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

ACTUALMENTE, el cuidado del paciente enfrenta retos importantes derivados del envejecimiento de la población y del aumento de las enfermedades crónicas y la multimorbilidad. En los países desarrollados se prevé un aumento muy significativo de las jubilaciones en los próximos años, asociado a un incremento de la demanda para la creación de nuevos dispositivos biomédicos, que tendrá lugar en paralelo a una reducción de la flexibilidad laboral y a una mayor dificultad para conciliar la vida laboral y la familiar y el consecuente aumento de la insatisfacción laboral. En nuestro país, este panorama gris se ve agravado por la escasez de mecanismos de promoción profesional mediante evaluación de méritos, la existencia de una ratio enfermera/paciente por debajo de la media de la OCDE y la dificultad para la captación y retención de enfermeras. El grado de insatisfacción de las enfermeras en nuestro medio ofrece signos preocupantes. El estudio RN4CAST analizó el entorno laboral de 5654 enfermeras españolas e identificó que el 26% desearía abandonar su hospital, un 45% estaban insatisfechas, un 48% tenía un entorno laboral desfavorable y que un 22% estaba inmerso en un nivel alto de “burnout”1. Los participantes en el estudio identificaron como factores responsables de insatisfacción la falta de tiempo para los cuidados básicos, como confortar al paciente (40%), actualizar el plan de cuidados (46%) o educar al paciente y a su familia (49%)2.

Es evidente que debemos cambiar significativamente el marco actual de prestación de cuidados si queremos ofrecer una respuesta eficaz a los retos actuales a la vez que mantener la sostenibilidad del sistema sanitario. En este sentido, considero el modelo de los hospitales magnéticos, iniciado en 1982 en Estados Unidos, como altamente inspirador por su demostración de un elevado grado de eficacia y calidad en los cuidados enfermeros. El desarrollo del concepto del magnetismo en estos hospitales fue liderado por la American Academic of Nurses y concretamente por un grupo de enfermeras (M. McClure, M. Poulin, M. Sovie y M. Wandelt) con una trayectoria muy relevante en la implementación de cuidados enfermeros de calidad. Este modelo evolucionó hasta el punto de crear en 1994 el American Nurses Credentialing Center como organismo para la acreditación de aquellos hospitales que demostraran haber incorporado el magnetismo a sus cuidados, y en la actualidad son ya 469 los hospitales acreditados en Estados Unidos, entre los que por supuesto se encuentran los más prestigiosos.

Una de las principales líderes de este movimiento, M. McClure, durante su visita al Hospital Clínic de Barcelona en 2012, enfatizó la importancia de las fuerzas y valores del magnetismo para alcanzar los mejores indicadores de calidad de cuidados. Uno de los componentes esenciales para la mejora de los cuidados se basa en acreditar la excelencia profesional y crear un ambiente de trabajo que reconozca, promueva y recompense la labor de enfermería. Las catorce fuerzas del magnetismo se entroncan en la implementación de cinco valores que se describen a continuación:

1) Aplicación de liderazgo transformador (planificación estratégica, cuidado centrado en el paciente, abogar por los pacientes, visibilidad de las enfermeras, organigrama, políticas y programas que facilitan su autonomía profesional, etc.) de manera que las enfermeras perciban que su voz es escuchada, su contribución valorada y su práctica apoyada.

2) Desarrollo de una estructura empoderadora (participación de enfermeras en todas las tomas de decisiones, desarrollo profesional basado en competencias, reconocimiento de la enfermería, política de personal con dotación de enfermeras adecuados y estables). En esta dimensión, las enfermeras y sus líderes desarrollan una intensa colaboración en la mejora del cuidado.

3) Establecimiento de buenas prácticas (modelo de cuidados centrado en el paciente, contratación de enfermeras con perfiles adecuados, cuidado interdisciplinario, cultura de seguridad y calidad).

4) Utilización del conocimiento, innovación y mejora continua mediante la investigación, práctica basada en la evidencia e innovación.

Estos cuatro valores están relacionados con el centro del modelo que es:

5) la medida de los resultados de los cuidados, esencial para evaluar si se alcanzan los objetivos del proceso e identificar factores que ofrezcan feed-back para potenciarlo.

Este modelo ha documentado su alta eficacia respecto a los resultados clínicos para el paciente, la comunidad, los profesionales y las instituciones. Su desarrollo continúa a través de reuniones anuales en las que se debaten los resultados alcanzados y los objetivos futuros. En el último congreso anual, celebrado en Houston, Texas (octubre de 2017), más de 9000 enfermeras participaron en la discusión de la mejora del magnetismo respecto a indicadores sensibles a cuidados de enfermería (caídas, úlceras por presión, infecciones urinarias, etc.), satisfacción del paciente y de la enfermera, cambios asistenciales y del entorno de trabajo, desarrollo profesional y participación en la comunidad.

Para el paciente, el magnetismo significa la obtención de altos estándares de calidad del cuidado, excelentes servicios, entorno de trabajo profesionalizado, trabajo en equipo y la capacidad de atraer y retener enfermeras excelentes. Por otra parte, para las instituciones, este modelo ha documentado mejorar el índice de morbimortalidad y los parámetros de seguridad clínica, como son la disminución de los errores de medicación, la comunicación interprofesional y el prestigio social.

Los valores de este modelo son consistentes con las estrategias en la directiva de la Organización Mundial de la Salud para Europa “WHO-Europe: European strategic directions for strengthening nursing and midwifery towards Health 2020 goals (Sept 2015)” cuyo objetivo es mejorar la salud y el bienestar de la población y reducir las desigualdades en salud. Las estrategias propuestas se centran en la mejora de la formación de las enfermeras, la planificación del personal y la optimización del “skill mix” (mezcla óptima de capacidades), la potenciación de entornos de trabajo positivos y la promoción de la práctica basada en la evidencia y en la innovación.

En definitiva, los valores del magnetismo pueden ser instrumentos esenciales para ofrecer respuestas efectivas a los retos actuales mediante la mejora del cuidado en nuestro contexto asistencial. ■

Bibliografía
[1]
L.H. Aiken, W. Sermeus, K. Van den Heede, D.M. Sloane, R. Busse, M. McKee, et al.
Patient safety, satisfaction, and quality of hospital care: cross sectional surveys of nurses and patients in 12 countries in Europe and the United States.
BMJ., 344 (2012), pp. e1717
[2]
D. Ausserhofer, B. Zander, R. Busse, M. Schubert, S. De Geest, A.M. Rafferty, et al.
Prevalence, patterns and predictors of nursing care left undone in European hospitals: results from the multicountry cross-sectional RN4CAST study.
BMJ Qual Saf., 23 (2014), pp. 126-135
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos