Buscar en
Medicina Integral
Toda la web
Inicio Medicina Integral Un paciente con tos crónica
Información de la revista
Vol. 39. Núm. 3.
Páginas 106-109 (Febrero 2002)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 39. Núm. 3.
Páginas 106-109 (Febrero 2002)
Acceso a texto completo
Un paciente con tos crónica
Visitas
...
JE. Alonso Muñoza, A. Sánchez Baróna, JM. Marín Trigoa
a Servicio de Neumolog??a. Hospital Miguel Servet. Zaragoza.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Fig. 1. Esquema de estudio por etapas en la tos crónica persistente.
Mostrar másMostrar menos
La tos persistente es un proceso que dura más de 3-4 semanas y no se atribuye a una causa aparente. Un protocolo de diagnóstico y tratamiento secuencial, basado en el recordatorio anatómico del reflejo de la tos, proporciona la mayoría de las veces el diagnóstico etiológico final. Las 3 causas más frecuentes de tos persistente son: síndrome de goteo posnasal, asma bronquial y reflujo gastroesofágico. Las pruebas complementarias a realizar y el tratamiento de la tos persistente deben ir dirigidas, en primer lugar, a identificar esas 3 causas. Un porcentaje reducido de pacientes requiere estudios adicionales especializados y, ocasionalmente, se diagnostican enfermedades importantes que de otra forma no habrían sido identificadas y tratadas. Los antitusivos y mucolíticos no están indicados en la tos persistente y su uso sin averiguar la etiología previa de la tos sólo conduce a prolongar el síntoma y retrasar el tratamiento definitivo y efectivo de la enfermedad subyacente.
Texto completo

La tos es un mecanismo defensivo cuyo objetivo es proteger las vías aéreas inferiores de la penetración de agentes inhalados externos y eliminar de ellas el material extraño o la producción excesiva de secreciones. La tos es el síntoma más frecuente en la consulta del médico generalista. La prevalencia de la tos persistente en la población general no fumadora es del 5%, y entre los fumadores del 30%1. Este porcentaje es variable según el grado de contaminación ambiental dentro y fuera de los hogares2. Más de 100 entidades clínicas pueden cursar con tos de intensidad variable, desde leve a persistente, y en este último caso es el síntoma más incapacitante para el paciente y causa de diversas pruebas complementarias. En otros muchos casos, como en pacientes clínicamente estables y con tos crónica secundaria a un mecanismo irritativo obvio (p. ej., tabaco), no es preciso realizar una investigación exhaustiva de la tos hasta no eliminar previamente el agente inhalado. La tos que se presenta como un episodio recortado, agudo y casi siempre asociado a catarro, no necesita tratamiento. Sin embargo, la tos que se cronifica puede llegar a constituir un problema de salud importante por los efectos secundarios que puede ocasionar (p. ej., alteraciones del sueño, incontinencia urinaria, síncope) y por los problemas sociales y laborales que acompañan a la persona que la padece.

Fisiología del reflejo de la tos

Fisiológicamente, la tos es un reflejo, un episodio de espiración forzada y explosiva que incluye inicialmente una inspiración rápida y máxima hasta la capacidad pulmonar total, seguida de un esfuerzo espiratorio máximo con la glotis cerrada. Esto induce una elevada presión intratorácica que al abrir la glotis se sigue de una espiración explosiva con un flujo aéreo muy elevado que tiene como efecto la movilización de secreciones y partículas extrañas hacia la boca. La tos puede iniciarse de forma voluntaria o involuntaria. El área de la laringe es la zona con mayor densidad de receptores irritativos de tos. No obstante, existen receptores localizados en la mucosa de toda la vía aérea (desde el oído medio y la nariz hasta los bronquiolos terminales) que conducen información aferente a través de los nervios vago, glosofaríngeo y trigémino hacia el cerebro. Otros receptores localizados en el mediastino, las pleuras y el pericardio, pueden conducir impulsos a través del nervio frénico. El reflejo de la tos puede suprimirse reduciendo la actividad de estos receptores mediante fármacos narcóticos o anestésicos locales y generales. La efectividad de la tos puede verse afectada por gran variedad de procesos crónicos bronquiales (asma, bronquiectasias), pulmonares (enfisema, fibrosis quística), toracógenos (cifoscoliosis) y neuromusculares (miopatías, esclerosis múltiple).

Características clínicas

En algunas ocasiones la etiología de la tos puede deducirse con sólo la historia clínica. Se deben realizar preguntas referidas a: a) su curso clínico (agudo o crónico); b) su asociación con/sin flemas y las características de la expectoración; c) los factores desencadenantes de la tos (emociones, frío, agentes ambientales), y d) presencia de otros hallazgos clínicos. Algunos detalles sobre las características de la tos pueden orientar hacia una determinada etiología. En la tabla 1 aparecen algunas de las causas más frecuentes de tos y alguna de sus características diferenciadoras.

Clasificación

Se pueden clasificar las causas de tos según su temporalidad en agudas y crónicas/persistentes. La causa de las toses agudas suele ser aparente en el contexto clínico del paciente; en más del 85% de casos se trata de un catarro viral de la vía aérea superior. En el 15% restante, la tos presenta algunas características peculiares y se asocia a otra semiología clínica (tabla 1). Cuando la tos persiste más de 3-4 semanas y su causa no es aparente por la simple historia y exploración física, se habla de tos crónica o persistente. En la tabla 2 aparecen las principales causas de tos persistente. La denominación de tos crónica o persistente implica la inclusión de una serie de características: a) ausencia de déficit inmunitario o neoplasias; b) si el paciente ha sido fumador, debe haber abandonado previamente el hábito durante más de 12 meses; c) no estar tomando corticoides, fármacos inmunosupresores o inhibidores de la enzima conversiva de la angiotensina (IECA), y d) no haber sido previamente diagnosticado de ninguna otra neumopatía. Es obvio que los pacientes con tos de larga evolución y que poseen alguna de las características anteriores, no pueden catalogarse como portadores de tos persistente de origen indeterminado hasta eliminar la causa aparente de tos.

Algoritmo diagnóstico de la tos persistente

Si los pacientes cumplen los criterios de inclusión-exclusión antes indicados para la tos persistente, nuestro grupo utiliza un algoritmo diagnóstico y terapéutico basado en 3 visitas consecutivas que permite el tratamiento exitoso en el 95% de los casos3. Las etapas de evaluación secuencial son las siguientes (fig. 1).

Fig. 1. Esquema de estudio por etapas en la tos crónica persistente.

Primera visita. Evaluación inicial

Se vuelve a realizar la historia del paciente y se reexamina teniendo in mente la anatomía del reflejo de la tos y las causas más frecuentes de tos crónica. En la primera visita se interrumpe cualquier tratamiento «antitusivo» y no esencial y se obtiene una radiografía de tórax y una espirometría a todos los pacientes. Nuestra experiencia indica que las 3 causas principales de tos persistente son: síndrome de goteo posnasal (SGPN), asma y reflujo gastroesofágico (RGE). Se sospecha un SGPN secundario a rinitis o sinusitis cuando la tos se asocia a una sensación de taponamiento nasal, la «garganta seca», una descarga nasal anterior o posterior, o un aspecto enrojecido de la faringe. A estos pacientes se les realiza una radiografía o TC de senos. El asma bronquial se sospecha cuando la tos es desencadenada por el esfuerzo o se asocia a una disnea sibilante o una tensión torácica. También se incluye aquí a pacientes con limitación al flujo aéreo en la espirometría reversible tras administrar betaagonistas inhalados. La prueba a realizar en estos casos es la broncoprovocación con metacolina mediante un método estandarizado4. Los pacientes que se presentan con algún síntoma coexistente, típico o atípico, sugestivo de RGE (hipo, dolor torácico no cardíaco, regurgitación ácida), son evaluados por el gastroenterólogo. Se realiza a todos estos casos una endoscopia superior, y si el estudio es negativo se determina el pH esofágico durante 24 h según el protocolo habitual5.

Segunda visita. Revaluación

La segunda visita se realiza a los 14 ± 3 días de la visita inicial. A los pacientes con resultados negativos en las exploraciones anteriores y cuya tos persiste pese al tratamiento indicado (v. más adelante) se les indica: a) fibrobroncoscopia, y b) estudio cardiológico, incluyendo ecocardiograma. En este momento se varía el tratamiento antitusivo en función de la nueva orientación diagnóstica.

Tercera visita y sucesivas

A los 2 meses de la visita inicial, e independientemente de los resultados intermedios de las pruebas complementarias y la respuesta al tratamiento, evaluamos la situación del paciente y establecemos el rendimiento final del protocolo. En la tabla 3 aparece la etiología final de la tos persistente en 110 pacientes de nuestra serie. El asma bronquial fue la causa más frecuente de tos persistente, seguida del SGPN. Sólo en 4 pacientes no pudo aclararse la etiología. Es de destacar que en 21 pacientes la tos se justificó por la presencia de dos procesos que de forma independiente fueron per se causantes de tos, estando el asma presente en todos los casos.

Tratamiento protocolizado de la tos crónica

Casi todos los pacientes con tos persistente han recibido durante semanas diversos tratamientos, incluyendo en muchos casos antibióticos y diversos «antitusivos». Los antitusivos «inespecíficos», tipo codeína y derivados, rara vez son efectivos en los procesos causantes de tos persistente y, por tanto, no debe prolongarse su uso más allá de unos días, dados sus efectos secundarios. El tratamiento debe ser específico e ir dirigido a tratar la causa de la tos crónica. Nuestro enfoque terapéutico se basa en la sospecha diagnóstica, tal como se ha definido anteriormente; se inicia ya en la primera visita sin esperar los resultados de las exploraciones complementarias y se modifica en su caso según la respuesta terapéutica o la nueva información en las visitas sucesivas.

Tos persistente y sospecha de asma bronquial

Se prescribe una beta-2 agonista por vía inhalada que los pacientes utilizan a demanda para controlar los síntomas. En un diario clínico se ordena recoger la frecuencia de uso del inhalador y la intensidad de síntomas. En la siguiente visita, si se confirma el diagnóstico de asma (respuesta beneficiosa al broncodilatador y prueba de broncoprovocación positiva), se añade medicación antiasmática de acuerdo con las recomendaciones habituales6.

Tos persistente y sospecha de síndrome de goteo posnasal

Se administra por vía oral una combinación de un antihistamínico con alta actividad inhibitoria de secreción nasal (p. ej., D-bronfeniramina) asociado a un vasoconstrictor (p. ej., psudoefedrina) cada 12 h y durante 2 semanas. Añadimos bromuro de ipratropio inhalador nasal, en casos de rinorrea moderada o grave. Si se demuestra radiológicamente la presencia de sinusitis, se añaden al tratamiento anterior en vasoconstrictores tópicos, esteroides inhalados nasales y antibióticos durante otras 4 semanas.

Tos persistente y sospecha de reflujo gastroesofágico

Se inicia el tratamiento con la sola sospecha, administrando omeprazol, 20 mg/día por vía oral, y medidas antirreflujo hasta disponer de los resultados de la consulta con el servicio del aparato digestivo e iniciar entonces un tratamiento más específico.

Bibliografía
[1]
Sherman CB, Xu X, Speizer FE..
Longitudinal lung fuction decline in subjects with respiratory symptoms..
Am Rev Respir Dis, 146 (1992), pp. 885-61
[2]
Xu X, Wang L..
Association of indoor and outdoor particulate level with chronic respiratory illness..
Am Rev Respir Dis, 148 (1993), pp. 454-61
[3]
Alonso J, Gallego B, Carrizo S, Vicente E, Marín JM..
Manejo de la tos crónica en consultas de alta demanda: eficacias de un protocolo secuencial..
Rev Clin Esp, 201 (2001), pp. 239-44
[4]
Cockcroft DW, Killian DN, Mellon JJ.A, Hargreave FE..
Bronchial reactivity to inhaled histamine: a method and clinical survey..
Clin Allergy, 7 (1977), pp. 235-43
[5]
Mattox HE, Richter JE..
Prolonged ambulatory esoageal monitoring in the evaluation of gastroesoageal reflux disease..
Am J Med, 89 (1990), pp. 345-57
[6]
Global strategy for asthma management and prevention. NHLBI/WHO workshop report. NHI Publication n.o 95-3659, 1995.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos