Buscar en
Medicina de Familia. SEMERGEN
Toda la web
Inicio Medicina de Familia. SEMERGEN Ni rebeldes ni insumisos: 10 razones para recordar el ser médico
Información de la revista
Vol. 39. Núm. 3.
Páginas 179 (Abril 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 39. Núm. 3.
Páginas 179 (Abril 2013)
Carta al Director
DOI: 10.1016/j.semerg.2012.08.004
Acceso a texto completo
Ni rebeldes ni insumisos: 10 razones para recordar el ser médico
No rebels or objectors: 10 reasons to remember why you became a doctor
Visitas
...
D.A. Bernardini-Zambrini
Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Washington DC, Estados Unidos
Información del artículo
Texto completo
Sr. Director:

Si hay algo que nos une a los médicos desde un comienzo de nuestras carreras, es que todos hemos elegido ser médicos por vocación. Con el paso de los años, en la facultad y luego en los hospitales, esa vocación la transformamos en profesión.

En ese camino, hay un momento que funciona de alguna manera como un hito, una bisagra en nuestra vida personal y fundamentalmente nuestra vida como médicos. Es el momento de la graduación. Es cuando pasamos de «saber mucho» porque venimos de ser estudiantes del último año de la carrera a ser un médico recién recibido por lo cual «no sabemos nada». Pero más allá de esta broma, la graduación tiene un significado y un simbolismo que creo, sin dudas, todos los médicos recordamos el resto de nuestros días.

Gran parte de lo simbólico de ello está en el momento del juramento hipocrático. Este es un momento que trasciende a manera de acto ritual o ceremonia de inicio de la llamada más noble de las profesiones.

El juramento tiene varias razones que hacen a nuestro quehacer médico y a nuestro ser como personas y que no deben hacernos olvidar la naturaleza de lo que escogimos como vocación luego transformada en profesión. Tiene, además, un valor histórico y tradicional y esto no es poco.

Es un juramento público, lo hacemos en un espacio donde suelen acompañarnos nuestros padres, hermanos, familiares, amigos, novias o novios, allegados y demás afectos, pero además es un juramento que se hace ante la comunidad. Ante los que serán nuestros pacientes, nuestros colegas, nuestros vecinos y también nuestros gobernantes.

El juramento hipocrático nos habla ante todo de valores, de responsabilidad, de conciencia, de respeto, de desinterés, de evitar males e injusticias, de discreción y de honradez. También nos habla de dignidad.

Son 10 razones, 10 motivos, 10 causas por las cuales cada día de nuestra profesión recordamos lo que elegimos para nosotros y para nuestra sociedad. Razones que deben hacernos recordar que la historia y la tradición de una profesión como es la de curar no se mide con la escala de los tiempos con la que miden gobernantes y políticos. Esos mismos que forman parte de nuestra sociedad, esos mismos que pudieron estar presentes en nuestra ceremonia de juramento. Esos mismos que hoy pretenden hacernos actuar contra nuestros valores y las otras 9 razones que fundamentan nuestro ser. Y 10 razones son suficientes para no considerarse ni rebelde ni insumiso, y al mismo tiempo son suficientes para recordarnos cada día en hospitales, consultorios o donde sea lo que somos: médicos.

Las opiniones vertidas en esta carta corresponden única y exclusivamente al autor y no reflejan la opinión y/o posicionamiento de la organización a la que pertenece.

Copyright © 2012. Elsevier España, S.L. y SEMERGEN
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos