Regístrese
Buscar en
Medicina de Familia. SEMERGEN
Toda la web
Inicio Medicina de Familia. SEMERGEN Metástasis pulmonares de origen desconocido
Información de la revista
Vol. 43. Núm. 1.
Páginas 61-63 (Enero - Febrero 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1315
Vol. 43. Núm. 1.
Páginas 61-63 (Enero - Febrero 2017)
Carta clínica
DOI: 10.1016/j.semerg.2016.04.004
Acceso a texto completo
Metástasis pulmonares de origen desconocido
Lung metastases of unknown primary origin
Visitas
1315
P. Ruiz-Fronteraa,
Autor para correspondencia
pruizfrontera86@gmail.com

Autor para correspondencia.
, M. Alonso-Sánchezb, J. Casalduero-Viua, E. Aurensanz-Clementec
a Unidad de Cuidados Intensivos, Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España
b Servicio de Medicina Familiar y Comunitaria, Centro de Salud Alagón, Alagón, Zaragoza, España
c Servicio de Pediatría, Hospital de Barbastro, Barbastro, Huesca, España
Este artículo ha recibido
1315
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

Paciente de 62 años, sin antecedentes de interés, que acudió a urgencias remitido desde su centro de salud por cuadro de debilidad y mioclonias en mano izquierda, de una semana de evolución, sin otra clínica acompañante. Ingresó en neurología para estudio.

Se realizó TC craneal y posteriormente RMN cerebral que mostraron lesión ocupante de espacio en región frontal posterior izquierda, en unión córtico-subcortical, con edema perilesional. Alta sospecha de neoplasia maligna. No había más lesiones encefálicas asociadas (fig. 1). Ante la sospecha de neoplasia cerebral, por protocolo se realizó TC toracoabdominal que reveló la presencia de múltiples nódulos pulmonares de pequeño tamaño en ambos hemitórax, sugestivos de metástasis pulmonares, sin poder identificar la neoplasia primaria (fig. 1).

Figura 1.

A) Imagen compatible con neoplasia cerebral primaria. B) Ausencia de otras lesiones cerebrales asociadas. C) Nódulos pulmonares bilaterales de pequeño tamaño, dados como probables metástasis de origen desconocido.

(0,1MB).

Se inició tratamiento con levetiracetam para las mioclonias y dexametasona para intentar disminuir el edema cerebral perilesional, y así la clínica neurológica. El caso fue presentado en el comité de tumores, decidiendo realizar PET-TC torácica que no encuentra actividad metabólica-maligna en las lesiones pulmonares descritas. Valorado por neurocirugía, se programa intervención quirúrgica para extirpación del tumor, un mes más tarde (50 días después de la visita a urgencias). El paciente fue dado de alta a su domicilio, bajo control por su médico de cabecera, a la espera de cirugía, con el tratamiento antiepiléptico y corticoideo mencionados.

El paciente acude de nuevo a urgencias 2 semanas después del alta por astenia importante y disnea de mínimos esfuerzos. No fiebre termometrada. Se realiza radiografía (Rx) de tórax que muestra imagen de neumonía bilateral de predominio en ambas bases. En pocas horas comienza con empeoramiento respiratorio y del nivel de consciencia, por lo que se avisa a medicina intensiva.

En ese momento el paciente se encuentra afebril, con bajo nivel de consciencia: escala de coma de Glasgow (GCS, por sus siglas en inglés) 9 (M4, O2, V3). Mala mecánica respiratoria, saturación de O2 del 90% con mascarilla-reservorio a 15l. Hemodinámicamente estable sin precisar soporte vasoactivo, manteniendo tensión arterial sistólica en torno a 130mmHg y frecuencia cardiaca de 95lpm en ritmo sinusal. Presenta múltiples lesiones cutáneas maculopapulosas distribuidas por tronco y extremidades. Resto de la exploración sin alteraciones reseñables. Analíticamente no presenta alteraciones muy significativas, más allá de la mencionada hipoxemia, una ligera acidosis metabólica, leucocitosis de 10.000ml con desviación izquierda y una leve trombocitopenia. Función renal normal. Dado el rápido deterioro neurológico y respiratorio, se procede a intubación orotraqueal y conexión a ventilación mecánica.

Se realiza TC craneal y Rx de tórax, descubriendo múltiples lesiones encefálicas diseminadas de nueva aparición, así como clara progresión de la afectación pulmonar (fig. 2).

Figura 2.

A y B) Múltiples lesiones cerebrales diseminadas. C) Afectación pulmonar intersticio-alveolar bilateral.

(0,09MB).

Dentro del diagnóstico diferencial se consideran las siguientes posibilidades: endocarditis bacteriana con embolismos sépticos múltiples; aspergilosis invasiva; nocardiosis pulmonar, cutánea y cerebral; enfermedad metastásica diseminada de neoplasia primaria maligna desconocida.

Se realiza ecocardiografía transtorácica en la que no se aprecian signos directos ni indirectos de endocarditis. Se extraen muestras para cultivo microbiológico de sangre, orina, líquido cefalorraquídeo (LCR) y aspirado bronquial (BAS). Asimismo, se solicita cuantificación de galactomanano en broncoaspirado. Se envía muestra de biopsia de lesión cutánea a anatomía patológica.

Dada la gravedad de la situación clínica y descartada la endocarditis, se inicia tratamiento antibiótico empírico con meropenem y linezolid, a lo que se añade trimetoprim-sulfametoxazol para cubrir Nocardia, y voriconazol ante la sospecha de aspergilosis. Es necesario iniciar con fármacos vasoactivos y medidas de reclutamiento pulmonar ante el deterioro hemodinámico y respiratorio franco. Comienzan a aparecer signos de hipertensión intracraneal por lo que se coloca sensor de PIC.

Avisan de microbiología por detección de galactomanano positivo en broncoaspirado, imposible de cuantificar dada su elevadísima concentración. En microscopia de muestra de BAS se observan innumerables filamentos tabicados largos con ramificaciones en ángulo agudo. Ante la elevada sospecha de aspergilosis invasiva grave, se asocia tratamiento concomitante con micafungina a voriconazol.

A pesar del tratamiento instaurado, el paciente experimenta progresivo empeoramiento clínico. Comienza con inestabilidad hemodinámica refractaria a dosis crecientes de fármacos vasoactivos, deterioro en la oxigenación con instauración del síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), aumento de cifras de presión intracraneal y aparición de midriasis bilateral, que apenas responde a medidas de primer nivel. Finalmente, a las pocas horas, fallece.

Se solicitó autopsia que confirmó el diagnóstico de aspergilosis angioinvasiva diseminada por Aspergillus fumigatus. La lesión cerebral inicial fue etiquetada de glioblastoma frontoparietal derecho, grado IV de la OMS. Los hemocultivos, cultivo de orina y de LCR, así como la biopsia cutánea resultaron negativos, siendo el cultivo de BAS positivo para Aspergillus fumigatus.

Ante un paciente con lesiones pulmonares múltiples, sin evidencia de un tumor primario en otra localización cuya estirpe metastatice habitualmente en pulmón, hay que tener siempre presente la infección fúngica dentro del diagnóstico diferencial1, más aún en sujetos inmunocomprometidos2. En el caso presentado, unas lesiones pulmonares de etiología infecciosa fueron dadas como metástasis de origen desconocido. A pesar de que la PET-TAC dio un resultado negativo para malignidad, no se replanteó el diagnóstico ni se buscó otra posible causa.

El uso de los corticoides está muy extendido en la práctica clínica habitual dados sus numerosos beneficios, pero sin tener en cuenta en muchas ocasiones sus efectos adversos, principalmente la inmunodepresión3. Es imprescindible un estrecho control por parte del médico de atención primaria de aquellos pacientes bajo tratamiento corticoideo. Debe existir una comunicación fluida entre los distintos médicos que realizan el seguimiento de un paciente de estas características, tanto a nivel de atención primaria como de atención hospitalaria, de forma que se detecten y traten precozmente las posibles complicaciones. En el caso presentado, al no haber considerado la posibilidad de infección fúngica, la administración de dexametasona durante un largo periodo de tiempo actuó como abono que impulsó el crecimiento y la propagación del Aspergillus.

En casos de aspergilosis invasora, principalmente aquellos que cursan con afectación del sistema nervioso central o afectación pulmonar extensa con insuficiencia respiratoria, la asociación de micafungina con voriconazol parece actuar de manera sinérgica, aumentando las posibilidades de curación4. La concentración de micafungina, tanto en el fluido epitelial como en el alvéolo, está muy por encima de la CMI90 de Aspergillus fumigatus y sustenta la posibilidad de que micafungina pueda administrarse tanto en tratamiento de rescate como de primera línea en la aspergilosis invasora5. Lamentablemente en nuestro caso, cuando el paciente llegó a urgencias, la afectación sistémica era tal, que falleció al poco de su ingreso.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Financiación

No se ha recibido financiación para el desarrollo de este trabajo.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
B.H. Segal.
Aspergillosis.
N Engl J Med, 360 (2009), pp. 1870
[2]
R. Ben-Ami, R.E. Lewis, D.P. Kontoyiannis.
Enemy of the (immunosuppressed) state: An update on the pathogenesis of Aspergillus fumigatus infection.
Br J Haematol, 150 (2010), pp. 406
[3]
H.A. Serra, J.M. Roganovich, L.F.L. Rizzo.
Glucocorticoides: paradigma de medicina traslacional. De lo molecular al uso clínico.
Medicina (B. Aires), 72 (2012), pp. 158-170
[4]
I. Ruiz-Camps.
Tratamiento combinado de la aspergilosis invasora ¿Una oportunidad para micafungina?.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 29 (2011), pp. S38-S42
[5]
J. Pemán, J. Torre-Cisneros.
Micafungina: nuevos retos y nuevas posibilidades en el tratamiento de la infección fúngica invasora.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 29 (2011), pp. S1-S2
Copyright © 2016. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.