Regístrese
Buscar en
Medicina de Familia. SEMERGEN
Toda la web
Inicio Medicina de Familia. SEMERGEN Larva migrans cutánea. A propósito de un caso clínico
Información de la revista
Vol. 43. Núm. 4.
Páginas e51-e52 (Mayo - Junio 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 43. Núm. 4.
Páginas e51-e52 (Mayo - Junio 2017)
Carta clínica
DOI: 10.1016/j.semerg.2016.07.012
Acceso a texto completo
Larva migrans cutánea. A propósito de un caso clínico
Cutaneous larva migrans. A case report
Visitas
2301
M.T. Carrasquer-Pirlaa,
Autor para correspondencia
tresacarrasquer@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, S. Clemos-Matamorosb
a Medicina Interna, Complejo Hospitalario de Navarra, centro B, Pamplona, Navarra, España
b Hospital Reina Sofía, Tudela, Navarra, España
Este artículo ha recibido
2301
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Presentamos el caso de una mujer española de 67 años, sin antecedentes de interés, que acude al servicio de urgencias por aparición insidiosa de múltiples lesiones dérmicas en la planta del pie izquierdo, pruriginosas, de 3 días de evolución. Como antecedente reciente, había visitado Tulum (Riviera Maya, México) durante una semana, donde había caminado descalza por la playa. Refiere que la playa estaba frecuentada por perros, algunos de ellos domésticos.

Al examen físico, la paciente presentaba una única imagen serpinginosa en la planta del pie izquierdo, edematosa y eritematosa, entre 1-3cm de longitud y entre 1-2mm de espesor (fig. 1).

Figura 1.

Imagen serpinginosa en la planta del pie izquierdo, edematosa y eritematosa, entre 1-3cm de longitud y entre 1-2mm de espesor.

(0,12MB).

Se realizó una biopsia de piel (punch) y se indicó tratamiento con mebendazol 100mg/12h/3 días, momento en que las lesiones dérmicas empezaron a remitir. La anatomía patológica fue informada como presencia de espacios redondeados y aceptablemente delimitados en las capas altas y medias de epidermis, donde además de la espongiosis y del exudado fibrinoide, se observaron abundantes eosinófilos y queratinocitos necróticos en la periferia. Se objetivaron también zonas con perifoliculitis y edema con abundantes eosinófilos. En la dermis se observó importante edema y un infiltrado inflamatorio crónico con abundantes eosinófilos. No se objetivaron restos del parásito en la muestra.

La larva migrans cutánea es una parasitosis ocasionada por el contacto con larvas de determinados helmintos nematodos principalmente por las larvas de Ancylostoma braziliense (perros, gatos y felinos) y Ancylostoma caninum (perros, en América). Aunque también se han observado otros como A. ceylonicum, A. tubaeforme (perros y gatos), Uncinaria stenocephala (perros en Europa), Bunostomum phlebotomum (ganado vacuno), Gnastostoma spinigerum, hispidum (gatos, perros, cerdos y felinos) y Pelodera strongyloides. Además, puede ser producida por larvas de A. duodenale y Necator americanus, parásitos humanos1,2. Constituye la dermatosis tropical adquirida más común3.

Los perros y gatos son los hospederos definitivos, y los que depositan sus heces infestadas con huevos contaminando la arena de las playas. Las larvas eclosionan posteriormente por la humedad y el calor. Los seres humanos son afectados por esta enfermedad al tener contacto directo con la arena, como ocurre en este caso, al caminar con los pies descalzos1,2. La larva penetra en la piel humana y permanece sin completar su ciclo vital, ya que no puede atravesar la membrana basal por carecer de las enzimas necesarias para cruzarla. Excepcionalmente puede atravesarla y producir un cuadro de larva migrans visceral1.

Las larvas pueden permanecer inmóviles durante semanas o meses, o empiezan a migrar de inmediato, desplazándose a razón de unos 2-5cm por día. El túnel serpiginoso y de pocos milímetros de ancho que labra a su paso se traduce en la clínica por una lesión lineal de color rojizo claro en un principio y más oscuro después1,4. La parte más antigua de la lesión se torna seca, descamativa y costrosa, pudiendo dejar cambios discrómicos transitorios después de la curación1.

El diagnóstico de larva migrans cutánea es clínico, dado que las lesiones son muy características. En algunas ocasiones se pueden observar flictenas, edema de la extremidad afectada o puede complicarse con una sobreinfección bacteriana3.

El tiempo de presentación de las lesiones es entre 1-5 días, sin embargo, se han comunicado casos de hasta varios meses tras la exposición. El sitio más frecuente de aparición de las lesiones son los miembros inferiores1,5.

La evolución es habitualmente benigna y el proceso se autolimita por la muerte de la larva en un período de tiempo que oscila entre 1-3 meses en la mayoría de los casos.

Esta parasitosis es endémica en las costas del sudeste Atlántico de Norteamérica, el golfo de México, el Caribe y las costas de Uruguay. También se ha reportado en algunas zonas de África, Australia y sudeste de Asia1–5.

El diagnóstico diferencial de la larva migrans cutánea debe establecerse con la larva currens, la larva migrans visceral, miasis, escabiosis5, fitofotodermatitis y el eritema crónico migrans1.

En cuanto al tratamiento, puede ser oral o sistémico.

El tratamiento oral se realiza principalmente con derivados benzimidazólicos (mebendazol, albendazol) o ivermectina. El albendazol se recomienda en pauta oral de 400mg/12h/3 días, produciendo una rápida mejoría en 24h, y la completa resolución de las lesiones entre 1-2 semanas1. Otra opción es el mebendazol 100mg/12h/3 días o dosis única de 500mg. También es posible la ivermectina oral en dosis de 200μg/kg/día durante 1-2 días1, sin que se hayan descrito efectos secundarios6.

En cuanto al tratamiento tópico, puede administrarse tiabendazol, en solución o ungüento, al 10 o 15% y crioterapia, ambos con escasa respuesta2,7. Otros tratamientos utilizados son la clorfeniramina y dietilcarbamacina con resultados variables.

Las enfermedades importadas de tipo infeccioso y parasitario están adquiriendo una prevalencia creciente en los países europeos, debido al aumento del turismo y los movimientos migratorios. La mayor parte de estas enfermedades cursan con síntomas cutáneos5.

Por lo anteriormente comentado, es importante tener en cuenta que las lesiones cutáneas por larva migrans son una consulta probable en pacientes con viaje reciente a zonas endémicas, donde la presencia de lesiones en la piel, y el antecedente viajero deben orientarnos al diagnóstico5.

Es importante recomendar medidas preventivas como el uso de calzado adecuado para caminar en las playas. Por otro lado, las medidas de salud pública que se recomiendan en las zonas endémicas son el tratamiento antiparasitario a los perros y gatos, así como la prohibición de estos animales a las playas bañistas, para así impedir la transmisión de esta parasitosis1,2.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que los procedimientos seguidos se conformaron a las normas éticas del comité de experimentación humana responsable y de acuerdo con la Asociación Médica Mundial y la Declaración de Helsinki.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Bibliografía
[1]
M. Sabat Santandreu, M. Ribera Pibernat, I. Bielsa Narsol, J. Rex Cavalle, C. Ferrándiz Foraster.
Larva migrans cutánea. Presentación de 8 casos.
Actas Dermosifiliogr, 93 (2002), pp. 443-447
[2]
L. García-Fernández, M. Calderón.
Larva migrans cutánea tras un viaje al Caribe.
Rev Chil Infectol [Internet], 31 (2014), pp. 346-348
[3]
C. Gutiérrez García-Rodrigo, F. Tous Romero, C. Zarco Olivo.
Cutaneous larva migrans, welcome to a warmer Europe.
J Eur Acad Dermatol Venereol, (2016),
[Epub ahead of print]
[4]
J. Heukelbach, H. Feldmeier.
Epidemiological and clinical characteristics of hookworm-related cutaneous larva migrans.
Lancet Infect Dis, 8 (2008), pp. 302-309
[5]
J.M. Buñuel Granados.
Larva migratoria cutánea: diagnóstico y tratamiento de un caso en Atención Primaria.
Semergen, 35 (2009), pp. 523-524
[6]
Mensa J, Gatell JM, García-Sánchez JE, Letang E. Guía de terapéutica antimicrobiana 2014. 25 edición. Molins de Rei, Barcelona; Ediciones Escofet Zamora, S.L.; 2014.
[7]
E. Caumes.
Treatment of cutaneous larva migrans.
Clin Infect Dis, 30 (2000), pp. 811-814
Copyright © 2016. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.