Buscar en
Medicina de Familia. SEMERGEN
Toda la web
Inicio Medicina de Familia. SEMERGEN Infección cutánea por Mycobacterium tuberculosis asociada a paniculitis reacti...
Información de la revista
Vol. 42. Núm. 7.
Páginas e128-e130 (Octubre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 42. Núm. 7.
Páginas e128-e130 (Octubre 2016)
Carta clínica
DOI: 10.1016/j.semerg.2015.11.013
Acceso a texto completo
Infección cutánea por Mycobacterium tuberculosis asociada a paniculitis reactiva
Cutaneous Mycobacterium tuberculosis infection associated with reactive paniculitis
Visitas
...
A. Jiméneza, M.A. Recasensb,c, A. Ponced, E. Xicolaa, A. Solerc,e,
Autor para correspondencia
asoler@fhag.es

Autor para correspondencia.
a Subdivisión de Atención Primaria (SAP) Granollers-Mollet, Institut Català de la Salut, Barcelona, España
b Unidad de Diabetes, Endocrinología y Nutrición, Servicio de Medicina Interna, Hospital General de Granollers, Barcelona, España
c Departamento de Medicina, Universidad Internacional de Cataluña, Barcelona, España
d Unidad de Reumatología, Servicio de Medicina Interna, Hospital General de Granollers, Barcelona, España
e Servicio Medicina Interna, Hospital General de Granollers, Barcelona, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Clasificación de tuberculosis cutánea
Texto completo

La tuberculosis (Tbc) constituye un problema de salud pública a nivel mundial, ya que en el 2013 afectó a un tercio de la población, con una mayor incidencia en los países en vías de desarrollo1. La forma de presentación más habitual es la afectación pulmonar, pero la incidencia de Tbc extrapulmonar ha aumentado en las últimas décadas en los países industrializados2. Se atribuye este aumento a una mayor prevalencia de enfermedades que cursan con inmunosupresión, diabetes mellitus, enfermedad renal crónica y al aumento de tratamientos inmunosupresores3.

La Tbc cutánea es una manifestación infrecuente, de difícil diagnóstico por la multiplicidad de los diagnósticos diferenciales y por la dificultad para objetivar el agente patógeno4. La mayoría de las infecciones cutáneas por micobacterias lo son por Mycobacterium no tuberculosis5.

Se presenta un caso de Tbc cutánea asociada a paniculitis reactiva.

Se trata de una paciente de 75 años, caucásica, con antecedentes de: HTA, dislipemia, diagnosticada en 1975 de diabetes mellitus tipo 1, tratada con pauta múltiple de insulina, manteniendo HbA1c 7-8%, e hipotiroidismo primario con tratamiento substitutivo. Acudió a urgencias por dolor, hinchazón, limitación funcional y enrojecimiento a nivel tobillo izquierdo de 15 días de evolución, se orientó el cuadro como celulitis e inició tratamiento con amoxicilina/ácido clavulánico. A los 4 días, al empeorar la clínica, la paciente vuelve a consultar e ingresa a planta. A la exploración destacaba enrojecimiento bimaleolar con edema y tumefacción con fóvea de pie izquierdo. Presentaba también lesión cutánea esternal discretamente supurativa de 4 meses de evolución, que se había desbridado hacía 2 meses (fig. 1A), y que no mejoró con antibioterapia convencional. En la analítica destacó: PCR 3,4mg/dl (<1mg/dl), Hb 10,4g/dl, hematocrito 31,6%, VCM 80fl, leucocitos 3.230×103/μl, neutrófilos 1,65×103/μl. Se practicaron hemocultivos y cultivo del exudado esternal siendo negativos. Se inició tratamiento con cloxacilina 1g/día y gentamicina 240mg/día por vía endovenosa hasta realizar una RMN de la pierna izquierda, en la cual se observó extenso edema difuso de tejido subcutáneo con estructuras óseas y articulares de aspecto normal. Orientando como infección del tejido celular subcutáneo se cambió el antibiótico a amoxicilina/ácido clavulánico 1g/8h. A las 48h, al no mostrar mejoría clínica y al aparecer fiebre, se añadió vancomicina 1g/12h para ampliar el espectro de cobertura antibiótica. A los 15 días del ingreso aparecieron signos inflamatorios similares en la región del tobillo derecho, por lo que se suspendió el tratamiento antibiótico. El PPD fue positivo (25mm). Se realizó TAC de pared torácica en la que se observó una lesión de partes blandas ulcerada paraesternal derecha, con fistulización cutánea y con continuidad en profundidad hasta el espacio subpleural y la región de cadena mamaria interna; y una rarefacción cortical y muy discreto aumento de la densidad medular a nivel del esternón sospechoso osteomielitis focal por continuidad (fig. 1B). La biopsia cutánea paraesternal informó de dermatitis granulomatosa necrosante compatible con Tbc, y la del tejido subcutáneo de tobillo izquierdo, fue de paniculitis de predominio septal con células gigantes multinucleadas, sugestivo de eritema nudoso. Con estos resultados se inició tratamiento tuberculostático cuádruple (isoniazida, rifampicina, pirazinamida y etambutol). La paniculitis mejoró a la semana del inicio del tratamiento. Posteriormente, el cultivo de la lesión cutánea paraesternal mostró crecimiento de Mycobacterium tuberculosis sensible a los tuberculostáticos administrados. La prueba de imagen de control a los 5 meses de tratamiento mostró la resolución del absceso de partes blandas y signos residuales de carácter inflamatorio.

Figura 1.

A) Imagen de la lesión esternal ulcerada. B) Imagen TAC con lesión de partes blandas, ulcerada, paraesternal derecha, entre segunda y tercera costillas. Fistulización cutánea, y continuidad en profundidad hasta espacio subpleural y región de cadena mamaria interna.

(0,12MB).

En España, la Tbc es más frecuente en niveles socio-económicos bajos y en pacientes inmunodeprimidos, con enfermedades crónicas, enólicos y/o con hábito tabáquico. En 2013 la incidencia del estado español fue de 11,9 casos por 105 habitantes, y en Cataluña de 15,4 casos por 105 habitantes6. La forma más frecuente de presentación es la Tbc pulmonar exclusiva (54,3%), seguida de la extrapulmonar exclusiva (33,6%). Las localizaciones extrapulmonares más frecuentes, según orden de prevalencia, son: la linfática, la pleural, la genitourinaria y la osteoarticular6.

La Tbc cutánea continúa siendo una afectación muy infrecuente, representando el 1-4% del conjunto de la Tbc según las series7.

Clásicamente, la Tbc cutánea se clasifica basándose en la vía de propagación (tabla 1): 1) contaminación exógena por inoculación directa, 2) contaminación endógena a partir de foco infeccioso ya existente, ya sea por continuidad o por autoinoculación, por diseminación a través de vía hematógena o linfática, 3) tubercúlides, y 4) secundaria a vacuna BCG7.

Tabla 1.

Clasificación de tuberculosis cutánea

Contaminación exógena: 
Chancro tuberculoso 
Tuberculosis verrugosa 
 
Contaminación endógena: 
Por continuidad o autoinoculación: 
Escrofuloderma 
Tuberculosis ulcerosa orificial 
Algunos casos de lupus vulgar 
Por vía hematógena o linfática: 
Lupus vulgar 
Goma tuberculoso 
Miliaria cutánea 
 
Tubercúlides: 
Liquen escrofuloso 
Eritema indurado de Bazin 
Eritema nudoso 
 
Tuberculosis cutánea secundaria a vacunación BCG 

Existen múltiples formas clínicas de presentación de la Tbc cutánea que pueden dificultar el diagnóstico. Los gomas tuberculosos son abscesos metastásicos formados a partir de un foco visceral. Se presentan como nódulos dermoepidérmicos bien delimitados, indoloros, firmes y que se ulceran. Suelen diagnosticarse en el estadio de ulceración y complicarse con una fístula. El goma tuberculoso es más frecuente en pacientes inmunodeprimidos, pero también se han descrito en pacientes con sistema inmune intacto8. El goma puede producirse incluso después de la curación del foco visceral, o bien revelarlo o diagnosticarse solo en el estadio de ulceración y complicarse con una fístula2 como sería el caso que se expone.

El diagnóstico de Tbc cutánea, suele ser un proceso difícil dado que debe basarse en la sospecha clínica, y confirmarlo con la histopatología de la lesión y resultados microbiológicos2. El método ideal es tomar muestras cutáneas mediante biopsia de la lesión y/o, si existe absceso realizar una punción. El examen directo de una extensión del material con tinción de auramina es técnica rápida y accesible para la mayoría de laboratorios, pero es poco sensible y poco específica2. Las técnicas clásicas de cultivo precisan de pocos recursos, pero la lentitud de la multiplicación del bacilo de Koch retrasa el diagnóstico. El presente caso, el goma tuberculoso se sospechó mediante la histopatología donde se observaron lesiones granulomatosas necrotizantes sugestivas de Tbc y, posteriormente, fue confirmado mediante cultivo.

La paciente presentaba signos inflamatorios en tobillo izquierdo y, posteriormente, en el derecho por paniculitis. La mayoría de paniculitis son clínicamente inespecíficas y requieren biopsia para el diagnóstico definitivo. El tipo más frecuente de paniculitis es el eritema nudoso, que consiste en una afectación subcutánea con nódulos eritematosos, en su mayoría distribuidos de forma simétrica en miembros inferiores, no tienen tendencia a ulcerarse ni a dejar cicatriz residual una vez resuelto el cuadro8. El eritema nudoso se ha relacionado ampliamente con la infección tuberculosa o incluso puede manifestarse con la PPD. El tratamiento incluye el del proceso de base, así como el reposo, AINE y/o yoduro potásico. Ocasionalmente pueden precisarse esteroides, hidroxicloroquina, ciclosporina o colchicina9. Se ha descrito que en pacientes con PPD muy positivo, a pesar de no identificar foco primario de infección, puede responder favorablemente al tratamiento tuberculostático10.

El tratamiento de la Tbc cutánea es similar al de la sistémica, consistiendo en una fase intensiva con cuádruple terapia (rifampicina, isoniazida, pirazinamida y etambutol) de 2 meses de duración para reducir de manera rápida el número de bacterias, seguida de la fase de continuación con biterapia (rifampicina e isoniazida), la cual debe prolongarse como mínimo 2 meses tras la resolución de las lesiones cutáneas.

En el caso que se presenta, el tratamiento tuberculostático consiguió la resolución completa de la afectación cutánea y del eritema nudoso reactivo.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores han obtenido el consentimiento informado de los pacientes y/o sujetos referidos en el artículo. Este documento obra en poder del autor de correspondencia.

Bibliografía
[1]
World Health Organization 2014. Global Tuberculosis Report 2014. WHO Library Cataloguing-in-Publication Data [consultado 28 Jul 2015]. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/137094/1/9789241564809_eng.pdf
[2]
J.J. Morand, E. Lightburn.
Tuberculosis cutánea.
Dermatologia, 42 (2008), pp. 1-15
[3]
G.S. Banashankari, H.K. Rudresh, A.H. Harsha, R. Bharathi, P. Kamble.
An unusual presentation of cutaneous tuberculosis for surgeons-review of literature.
Indian J Surg, 74 (2012), pp. 314-317
[4]
S.K. Sharma, A. Mohan, A. Sharma, D.K. Mitra.
Miliary tuberculosis: New insights into and old disease.
Lancet Infect Dis, 5 (2005), pp. 415-430
[5]
Parker L, Babu S. Tuberculous gumma: a forgotten entity in the UK. BMJ Case Rep 2013; Sep 26; pii: bcr2013010462. doi: 10.1136/bcr-2013-010462. Cited in: PubMed; PMID: 24072828.
[6]
Rodés Monegal A, López Espinilla MM, García Lebrón M. Informe anual 2013. Situació epidemiològica i tendència de l’endèmia tuberculosa a Catalunya. Prevenció i control de la tuberculosi a Catalunya. Edita: Agència de Salut Pública de Catalunya. Edició: Barcelona, Febrero 2014 [consultado 28 Jul 2015]. Disponiple en: http://canalsalut.gencat.cat/web/.content/home_canal_salut/professionals/temes_de_salut/tuberculosi/documents/arxius/tuber_def_2013.pdf
[7]
J.B. Santos, A.R. Figueiredo, C.E. Ferraz, M.H. Oliveira, P.G. Silva, V.L. Medeiros.
Cutaneous tuberculosis: Epidemiologic, etiopathogenic and clinical aspects - Part I.
An Bras Dermatol, 89 (2014), pp. 219-228
[8]
M. Almagro, J. del Pozo, J. Rodríguez-Lozano, J. García Silva, M.T. Yebra-Pimentel, E. Fonseca.
Metastatic tuberculous abscesses in an immunocompetent patient.
Clin Exp Dermatol, 30 (2005), pp. 247-249
[9]
R.A. Schwartz, S.J. Nervi.
Erythema nodosum: Sign of systemic disease.
Am Fam Physician, 75 (2007), pp. 695-700
[10]
B. Kumar, K.J. Sandhu.
Erythema nodosum and antitubercular therapy.
Dermatolog Treat, 15 (2014), pp. 218-221
Copyright © 2015. Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.