Regístrese
Buscar en
Gastroenterología y Hepatología
Toda la web
Inicio Gastroenterología y Hepatología Triple terapia 10 días con esomeprazol 40 mg/12 h vs. cuádruple concomitante s...
Información de la revista
Vol. 39. Núm. 9.
Páginas 584-589 (Noviembre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1034
Vol. 39. Núm. 9.
Páginas 584-589 (Noviembre 2016)
Original
DOI: 10.1016/j.gastrohep.2016.03.002
Acceso a texto completo
Triple terapia 10 días con esomeprazol 40 mg/12 h vs. cuádruple concomitante sin bismuto como tratamiento de primera línea de la infección por Helicobacter pylori
10-day triple therapy with esomeprazole 40 mg/12 h vs. quadruple concomitant non-bismuth therapy as first line treatment for Helicobacter pylori infection
Visitas
1034
Ana Campillo
Autor para correspondencia
campilloarregui@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Edurne Amorena, Miriam Ostiz, Marcos Kutz, Matilde LaIglesia
Aparato Digestivo, Hospital Reina Sofía, Tudela, Navarra, España
Este artículo ha recibido
1034
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (3)
Tabla 1. Características demográficas y clínicas de los pacientes
Tabla 2. Eficacia de las diferentes pautas de tratamiento
Tabla 3. Estudios que han evaluado la eficacia de la cuádruple terapia concomitante sin bismuto en España
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

Recientemente la cuádruple terapia concomitante sin bismuto se ha postulado como tratamiento de primera línea para la infección por Helicobacter pylori en España. Se desconoce si la optimización de la triple terapia clásica puede incrementar su efectividad hasta límites aceptables.

Material y métodos

Estudio retrospectivo que compara la eficacia de la triple terapia con la cuádruple concomitante realizando posteriormente un subanálisis cuando ambas se administran durante 10 días empleando esomeprazol 40mg/12h.

Resultados

Desde el 1 de enero de 2012 hasta el 31 de diciembre de 2014 recibieron al menos una primera línea de tratamiento 657 pacientes. La cuádruple combinación (n=371) presentó una eficacia superior a la de la triple terapia clásica (n=248) tanto «por intención de tratar» (85,9% vs. 65,5%; p<0,001) como «por protocolo» (88,8% vs. 68,4%; p<0,001). Cuando ambos tratamientos se administraron durante 10 días empleando esomeprazol 40mg/12h la cuádruple terapia (n=108) también fue más eficaz que la triple terapia clásica «optimizada» (n=76), tanto «por intención de tratar» (90,7% vs. 73,6%; p=0,003) como «por protocolo» (92,5% vs. 74,6%; p=0,002).

Conclusiones

La terapia cuádruple concomitante con dosis altas de IBP durante 10 días consigue tasas de erradicación significativamente superiores a las obtenidos con la triple terapia optimizada y superiores al 90% cuando se utiliza esomeprazol 40mg/12h.

Palabras clave:
Helicobacter pylori
Triple terapia
Terapia cuádruple concomitante
Abstract
Introduction

Quadruple concomitant non-bismuth therapy has recently become the most widely prescribed first-line treatment for Helicobacter pylori infection in Spain. Whether optimized conventional triple therapy can achieve comparable efficacy rates remains to be seen.

Material and methods

Retrospective study comparing the efficacy of triple and quadruple concomitant therapy, and sub-analysis following administration of both for 10 days with esomeprazole 40mg/12h.

Results

A first-line therapy was administered to 657 patients from 1st January 2012 to 31st December 2014. Quadruple therapy (n=371) showed higher efficacy than triple therapy (n=248) for both intention-to-treat (85.9% vs. 65.7%; P<.001) and per protocol analysis (92.5% vs. 68.4%; P<.001). When both therapies included esomeprazole 40mg/12h administered for 10 days, quadruple concomitant therapy (n=108) also had higher efficacy than triple therapy (n=76) for intention-to-treat (90.7% vs. 73.6%; P=.003) and per protocol analysis (92.5% vs.74.6%; P=.002).

Conclusions

Quadruple concomitant therapy with high dose proton pump inhibitor (PPI) for 10 days achieves a significantly higher eradication outcome than optimized triple therapy, with rates of over 90% when the PPI prescribed is esomeprazole 40mg/12h.

Keywords:
Helicobacter pylori
Triple therapy
Quadruple concomitant therapy
Texto completo
Introducción

En la primera conferencia europea de Maastricht sobre el manejo de la infección por Helicobacter pylori se determinó que solo las terapias con tasas de erradicación «por intención de tratar» superiores al 80% eran recomendables en la práctica clínica1. Sin embargo, varios estudios en la última década han mostrado que la primera línea de tratamiento más habitual (amoxicilina 1gr/12h + claritromicina 500mg/12h + inhibidor de la bomba de protones [IBP] dosis estándar/12h) fracasa en más del 20% de los casos, y parece ser que dichas tasas son más elevadas en la práctica clínica en nuestro país2. En nuestro medio pudimos corroborar esa tendencia en un estudio retrospectivo llevado a cabo en 2011, donde observamos que sobre 325 pacientes tratados con la triple terapia clásica, esta pauta presentaba una eficacia del 61,6% «por intención de tratar» y del 63,6% «por protocolo»3. Sin embargo, hay que señalar que en aquella época se empleaban mayoritariamente pautas de 7 días y con omeprazol a dosis estándar (20mg/12h).

Las últimas guías de consenso disponibles, tanto europea4 como española5, sobre manejo de la infección por H. pylori, recomiendan que en las áreas en que la eficacia de la terapia clásica sea aceptable (>80%), este esquema puede seguirse utilizando, si bien es recomendable hacerlo con pautas largas (10-14días) y con IBP potentes y a doble dosis, es decir, usando pautas «optimizadas». Por otra parte, en aquellas áreas donde la eficacia de la pauta clásica sea subóptima (inferior al 80%), se recomienda una cuádruple terapia, con o sin bismuto según la accesibilidad de este. Por ese motivo, desde el año 2012 empezó a ser más habitual en nuestro medio el empleo de la triple terapia con IBP optimizado y, sobre todo, de la cuádruple concomitante sin bismuto.

Con la finalidad de determinar si una triple terapia optimizada podría obtener resultados aceptables o si debe ser definitivamente desestimada en nuestro medio, planteamos este estudio con el objetivo de evaluar de forma comparativa la eficacia de la cuádruple terapia concomitante sin bismuto y la triple clásica cuando ambas se administran durante 10días y con esomeprazol 40mg/12h.

Material y métodos

Estudio observacional retrospectivo en el que se comparó la eficacia de la pauta cuádruple concomitante sin bismuto y de la triple terapia clásica cuando ambas habían sido administradas durante 10días y con esomeprazol 40mg/12h.

A partir del registro del test de aliento de nuestro centro (donde se llevan a cabo todos los test de aliento de nuestra Área de Salud) se identificó a todos los pacientes que habían realizado esta prueba por primera vez entre el 1 de enero de 2012 y el 31 de diciembre de 2014, ya fuera como diagnóstico inicial de la infección o para comprobar la erradicación tras el tratamiento. Además se llevó a cabo una revisión de los datos de endoscopia de todos los pacientes previamente identificados. De entre estos se seleccionaron aquellos que habían recibido una primera línea de tratamiento para la infección por H. pylori y, posteriormente, a aquellos que la habían recibido en alguna de las formas previamente indicadas.

De los pacientes se recogieron datos demográficos (edad y sexo), referentes al test de aliento (servicio que pide el test, y resultado del mismo), la pauta de tratamiento administrada (indicación, fármacos incluidos y duración) y eficacia de la misma comprobada mediante test de aliento al menos 5 semanas después de haberla terminado.

Los datos se analizaron mediante estadística descriptiva; las frecuencias se expresaron en forma de porcentaje para las variables categóricas. La frecuencia y dispersión en el caso de variables cuantitativas se expresó como media y desviación estándar (DE). La significación estadística de las diferencias cualitativas se calculó mediante la prueba de la χ2. Se empleó el paquete estadístico SPSS versión 19.0. Se consideró significativo un valor de p<0,05.

Resultados

Desde el 1 de enero de 2012 hasta el 31 de diciembre de 2014 se llevaron a cabo test de aliento en nuestro medio a 1.123 nuevos pacientes, de los cuales 657 recibieron al menos una primera línea de tratamiento (fig. 1). La cuádruple terapia concomitante sin bismuto fue la pauta más empleada (se administró a 371 pacientes, el 56,6% de los tratados) seguida de la triple terapia clásica (n=248, 37,7% de los tratados). Entre los pacientes tratados con triple terapia, a 98 (39,5%) se les había administrado un tratamiento de 7 días y a 128 (51,6%) de 10 días de duración.

Figura 1.

Pautas administradas como primera línea de tratamiento.

(0,14MB).

Entre los 371 pacientes tratados con la cuádruple terapia concomitante sin bismuto (todos durante 10 días), a 108 se les prescribió como IBP esomeprazol 40mg/12h (grupo A). Por otra parte, 76 pacientes fueron tratados con la pauta clásica «optimizada», también de 10 días y con esomeprazol 40mg/12h (grupo B). Los 2 grupos de pacientes presentaron características similares en cuanto a distribución de sexos, servicio donde les seguían, pruebas diagnósticas que les habían realizado e indicación de la erradicación (tabla 1). En lo único en que se diferenciaron ambos grupos fue en la edad de los pacientes, de media 5años inferior en el grupo A.

Tabla 1.

Características demográficas y clínicas de los pacientes

  Grupo A % (n)  Grupo B % (n)  Significación 
Sexo (mujeres)  58,3 (67)  64,9 (50)  ns 
Edad  47,3±15,3  52,6±16,2  0,022 
Servicio digestivo  89,6 (103)  96,1 (74)  ns 
Pruebas
Solo test de aliento  31,3 (36)  20,8 (16)  ns 
Solo gastroscopia  47,0 (54)  50,6 (39)   
Gastroscopia + test de aliento  21,7 (25)  28,6 (22)   
Indicación
Enf. ulcerosa  25,2 (29)  23,4 (18)  ns 
Dispepsia  40,0 (46)  50,6 (39)   
Otros  34,8 (40)  26,0 (20)   

La cuádruple combinación presentó una eficacia superior a la de la triple terapia clásica tanto «por intención de tratar» (85,9% vs. 65,7%; p<0,001) como «por protocolo» (87,4% vs. 68,4%; p<0,001). Cuando ambos tratamientos se administraron durante 10 días empleando esomeprazol 40mg/12h, la cuádruple terapia también fue más eficaz que la triple terapia clásica «optimizada», tanto «por intención de tratar» (90,7% vs. 73,6%; p=0,003) como «por protocolo» (92,5% vs. 74,6%; p=0,002) (tabla 2).

Tabla 2.

Eficacia de las diferentes pautas de tratamiento

Pauta de tratamiento  N.° pacientes erradicados IT (%)  N.° pacientes erradicados PP (%) 
Triple clásica  163/248 (65,7)  <0,001  154/225 (68,4)  <0,001 
Cuádruple concomitante  319/371 (85,9)    309/348 (88,8)   
Triple clásica con Eso. 40mg/1256/76 (73,6)  0,003  53/71 (74,6)  0,002 
Cuádruple concomitante con Eso. 40mg/1298/108 (90,7)    98/106 (92,5)   

Eso.: esomeprazol; IT: intención de tratar; PP: por protocolo.

Discusión

La combinación de un IBP junto con amoxicilina y claritromicina ha sido la pauta más empleada en España como primer abordaje para la erradicación de la infección por H. pylori. Sin embargo, en los últimos años se ha constatado un descenso en su eficacia, por lo que cada vez se emplean con más frecuencia las pautas cuádruples sin bismuto (secuencial, y sobre todo, la concomitante). Nuestro centro no ha sido una excepción, y tras constatar una eficacia subóptima de la triple terapia3, en los últimos años la cuádruple terapia concomitante sin bismuto (IBP, amoxicilina, claritromicina y metronidazol, todos ellos administrados cada 12h durante 10días) ha pasado a ser el tratamiento más pautado en primera línea, con una eficacia al 85% por «intención de tratar».

Sin embargo, tal y como se mostró en un estudio multicéntrico español en 20116, las tasas de resistencia a la claritromicina en este país rondan el 12%, por lo que teóricamente esta pauta podría seguir siendo útil. Además, es necesario destacar que en nuestro medio, cuando evaluamos la eficacia de la triple terapia en 2011, esta se administraba mayoritariamente durante 7 días y empleando omeprazol a dosis simples (20mg/12h). Tras la publicación de la IV Conferencia de Maastricht4 en 2012 se empezó a hacer más frecuente la administración de pautas triples «optimizadas»: es decir, más largas (durante 10-14días) y empleando IBP de segunda generación y a doble dosis, al existir datos que señalaban que alargar el tratamiento podía incrementar la eficacia en un 5%,y pautar IBP de segunda generación a dosis altas en vez de omeprazol 20mg/12h podría incrementar la eficacia de la triple terapia en un 8-12%.

En el presente estudio, en el que ambas pautas son administradas durante 10días con esomeprazol 40mg/12h, la triple terapia sigue presentando un resultado subóptimo, que invita a desestimar su uso, al menos en nuestro medio. En base a las actuales recomendaciones, cuando se emplee la triple terapia dicha pauta debería administrarse durante 14días, si bien a pesar de ello su eficacia no llega a ser comparable a la de la cuádruple terapia, tal y como se ha mostrado recientemente en el estudio OPTRICON, en el que han participado 16 centros de nuestro país7.

En nuestra serie la cuádruple terapia pautada durante 10días, sin especificar la generación ni la dosis de IBP, presenta una eficacia por «intención de tratar» del 85,9%, mientras que pautada con esomeprazol 40mg/12h durante el mismo tiempo la eficacia es del 90,7%. Es importante señalar que cada vez es mayor el nivel de exigencia a los tratamientos para el H. pylori, y que las tasas de erradicación menores del 90% no se consideran ya plenamente satisfactorias. Entre los estudios llevados a cabo en España sobre la eficacia de la cuádruple terapia concomitante sin bismuto durante 10días, la eficacia por «intención de tratar» no ha alcanzado el 90% cuando la duración del tratamiento ha sido de 10días, excepto en el subgrupo tratado con esomeprazol 40mg/12h del presente estudio (tabla 3) y en la serie de Cuadrado11. Sin embargo, los estudios en los que la cuádruple terapia concomitante se administra durante 14días sí obtienen en todos los casos tasas de erradicación mayores de 90% independientemente del IBP que se administre, por lo que parece evidente que la prolongación del tratamiento aumenta su eficacia también en el caso de la cuádruple terapia administrada durante 10 días con omeprazol. Sin embargo, y a la vista de estos estudios, no disponemos de datos que muestren un aumento de la eficacia por la prolongación del tratamiento de 10 a 14 días cuando la terapia concomitante es administrada con esomeprazol a dosis altas.

Tabla 3.

Estudios que han evaluado la eficacia de la cuádruple terapia concomitante sin bismuto en España

Autores  Año  Días  IBP  Dosis IBP (mg/12h)  Eficacia
IT (%) 
Eficacia
PP (%) 
Molina-Infante et al.8  2012  209  10  ne  ne  87  89 
McNicholl et al.9  2014  168  10  20  86,9  91,2 
Cosme et al.10  2015  118  10  20  87,2  88,7 
Cuadrado et al.11  2015  120  10  20  90,0  90,3 
Campillo et al.  2016  371
108 
10
10 
ne
ne
40 
85,9
90,7 
88,8
92,5 
McNicholl et al.12  2015  370
630 
10
14 
O
20
40 
87
91 
88
93 
Molina-Infante et al.13  2013  172  14  40  91,7  96,1 
Molina-Infante et al.7  2015  375  14  40  90,4  93,8 

E: esomeprazol; IBP: inhibidor de la bomba de protones; IT: intención de tratar; ne: no especificado; O: omeprazol; PP: por protocolo.

Con respecto a la triple terapia hay datos que demuestran que la utilización de IBP de segunda generación a dosis altas incrementa las tasas de éxito del tratamiento, sobre todo desde la publicación de un metaanálisis en 2012 que revisaba el papel de los IBP en pautas triples14. En dicho trabajo se mostraba una mayor eficacia de los IBP de segunda generación, y en el caso del esomeprazol, aunque la diferencia sobre los IBP de primera generación no era demasiado alta, se obtenía sobre todo cuando este se empleaba a dosis de 40mg/12h. Sin embargo, en la actualidad existen menos datos sobre el posible beneficio de emplear IBP de segunda generación y dosis altas en el caso de la cuádruple concomitante. Hasta la fecha, el presente estudio es el primero en nuestro país en evaluar la eficacia del esomeprazol a altas dosis en la cuádruple terapia concomitante administrada durante 10días. El papel que juega el IBP en la terapia concomitante no fue el objetivo principal de nuestro estudio, pero sería interesante evaluar, en estudios más amplios, y preferentemente prospectivos, si puede jugar alguna diferencia en este caso.

Recientemente se han publicado revisiones que abordan la relación entre la eficacia de las pautas administradas empíricamente y las resistencias a los diferentes antibióticos15,16. Tal y como se explica en estos trabajos, las triples terapias que contienen IBP, amoxicilina y un tercer antibiótico tienen una eficacia altamente dependiente de la resistencia al tercer fármaco. Un reciente estudio andaluz ha puesto de relevancia una importante variabilidad en la resistencia a la claritromicina entre diferentes centros de una misma región17, existiendo áreas en que dicha resistencia puede ser menor del 15% y, por tanto, la triple terapia pueda seguir siendo útil. En nuestro medio carecemos de datos sobre resistencias antibióticas, pero los resultados obtenidos orientan hacia tasas de resistencia a la claritromicina >20%, puesto que la triple terapia clásica con IBP optimizado no alcanza una tasa de erradicación del 80%. En el mismo estudio de Graham previamente citado se explica la importancia de la resistencia dual a la claritromicina y al metronidazol al administrar la cuádruple terapia concomitante sin bismuto, puesto que en caso de resistencia dual la eficacia del tratamiento depende únicamente de la amoxicilina y el IBP. Así, se estima que la cuádruple terapia concomitante únicamente puede obtener una eficacia mayor del 90% en aquellas áreas en que la resistencia dual es menor del 15%, tal y como parece suceder en el sur de Europa y corroboran nuestros datos. Esta teoría también es concordante con las tasas de erradicación subóptimas obtenidas por la cuádruple terapia en aquellos países donde la resistencia al metronidazol es mayor del 60%18 o hay riesgo de resistencias duales elevadas (por ej., segunda línea tras triple terapia con metronidazol o claritromicina).

Nuestro trabajo presenta una serie de limitaciones destacables: es retrospectivo y no aleatorizado, y con poblaciones no completamente uniformes. Además, no se midió el cumplimiento del tratamiento ni los efectos adversos. Sin embargo, presenta un tamaño muestral considerable y el riesgo de sesgo de inclusión está relativamente controlado al existir en nuestro medio un único punto de realización del test de aliento y haberse revisado también los informes de las gastroscopias.

En definitiva, este estudio pone de relieve que la triple terapia clásica no alcanza en nuestro medio el nivel de eficacia recomendado por las guías y conferencias de consenso, incluso cuando dicho tratamiento se administra durante 10días y con dosis dobles de esomeprazol. Estos datos apoyan el empleo de una cuádruple terapia concomitante como tratamiento de primera línea en la erradicación de la infección por H. pylori.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
P. Malfertheiner, F. Megraud, C. O’Morain, D. Bell, G. Bianchi Porro, M. Deltenre, The European Helicobacter Pylori Study Group (EHPSG), et al.
Current European concepts in the management of Helicobacter pylori infection — The Maastricht Consensus Report.
Eur J Gastroenterol Hepatol., 9 (1997), pp. 1-2
[2]
J. Molina-Infante, J.P. Gisbert.
Update on the efficacy of triple therapy for Helicobacter pylori infection and clarithromycin resistance rates in Spain (2007-2012).
Gastroenterol Hepatol., 36 (2013), pp. 375-381
[3]
A. Campillo, E. Amorena, R. Armendariz, M. LaIglesia, A. Cornago.
Eficacia de las pautas más habituales para erradicar Helicobacter pylori en el área de Tudela (Navarra). Comunicación en la XXV reunión anual de la AEG.
Gastroenterol Hepatol., 35 (2012), pp. 203-204
[4]
P. Malfertheiner, F. Megraud, C.A. O’Morain, J. Atherton, A.T. Axon, F. Bazzoli, et al.
Management of Helicobacter pylori — The Maastricht IV/Florence Consensus Report.
[5]
J.P. Gisbert, X. Calvet, F. Bermejo, D. Boixeda, F. Bory, L. Bujanda, et al.
III Spanish Consensus Conference on Helicobacter pylori infection.
Gastroenterol Hepatol., 36 (2013), pp. 340-374
[6]
E. Perez-Trallero, M.J. Ramirez-Lázaro, H. Villar, G. Royo, M. Montes, S. Lario, et al.
Resistencia de Helicobacter pylori a diversos antibióticos: estudio multicéntrico español.
Gastroenterol Hepatol., 34 (2011), pp. 236
[7]
J. Molina-Infante, C. Pazos, G. Vinagre, B. Perez, C. Dueñas, M. Hernandez, et al.
Non-bismuth quadruple (concomitant) therapy: Empirical and tailored efficacy versus standard triple therapy for clarithromycin-resistant strains.
Helicobacter., 17 (2012), pp. 269-276
[8]
A.G. McNicholl, A.C. Marin, J. Molina-Infante, M. Castro, J. Barrio, J. Ducons, et al.
Randomised clinical trial comparing sequential and concomitant therapies for Helicobacter pylori eradication in routine clinical practice.
[9]
A. Cosme, J. Lizasoan, M. Montes, E. Tamayo, H. Alonso, U. Mendarte, et al.
Antimicrobial susceptibility guided therapy versus empirical concomitant therapy for eradication of Helicobacter pylori in a region with high rate of clarithromicyn resistance.
Helicobacter., 21 (2016), pp. 29-34
[10]
A. Cuadrado, J.R. Salcines, A. Diaz, M.F. Carrascosa, M. Ochagavia, J.L. Fernandez, et al.
First-line eradication rates comparing two shortened non-bismuth quadruple regimens against Helicobacter pylori: An open-label, randomized, multicentre clinical trial.
J Antimicrob Chemother., 70 (2015), pp. 2376-2381
[11]
A.G. McNicholl, J. Molina-Infante, F. Bermejo, Y. Harb, L. Ferrer-Barceló, I. Modollel, et al.
Tratamiento cuádruple sin bismuto «concomitante» en la erradicación del Helicobacter pylori: régimen estándar frente a optimizado (14 días, dosis altas de IBP) en la práctica clínica. Comunicación en la XVIII reunión anual de la AEG.
Gastroenterol Hepatolol., 38 (2015), pp. 242
[12]
J. Molina-Infante, M. Romano, M. Fernandez-Bermejo, A. Federico, A.G. Gravinna, L. Pozzati, et al.
Optimized non bismuth quadruple therapies cure most patients with Helicobacter pylori infection in populations with high rates of antibiotic resistance.
Gastroenterology., 145 (2013), pp. 121-128
[13]
J. Molina-Infante, A.J. Lucendo, T. Angurria, M. Rodriguez-Tellez, A. Perez-Aisa, A. Balboa, et al.
Optimised empiric triple and concomitant therapy for Helicobacter pylori eradication in clinical practice: the OPTRICON study.
Aliment Pharmacol Ther., 41 (2015), pp. 581-589
[14]
A.G. McNicholl, P.M. Linares, O.P. Nyssen, X. Calvet, J.P. Gisbert.
Meta-analysis: Esomeprazole and rabeprazole vs. first-generation pump inhibitors in the treatment of Helicobacter pylori infection.
Aliment Pharmacol Ther., 36 (2012), pp. 414-425
[15]
D.Y. Graham, Y. Lee, M. Wu.
Rational Helicobacter pylori therapy: Evidence based medicine rather than medicine based evidence (revision 2).
Clin Gastroenterol Hepatol., 12 (2014), pp. 177-186
[16]
J. Molina-Infante, J.P. Gilbert.
Optimizing clarithromycin-containing therapy for Helicobacter pylori in the era of antibiotic resistance.
World J Gastroenterol., 20 (2014), pp. 10338-10347
[17]
J.M. Navarro-Jarabo, F. Fernández-Sánchez, N. Fernández-Moreno, A.J. Hervas-Molina, F. Casado-Caballero, J.J. Puente-Gutierrez, et al.
Prevalece of primary resistance of Helicobacter pylori to clarithromycin and levofloxacin in southern Spain.
Digestion., 92 (2015), pp. 78-82
[18]
E.R. Greenberg, G.L. Anderson, D.R. Morgan, J. Torres, W.D. Chey, L.E. Bravo, et al.
14-day triple, 5-day concomitant, and 10-day sequential therapies for Helicobacter pylori infection in seven Latin American sites: A randomized trial.
Lancet., 34 (2011), pp. 604-617
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. y AEEH y AEG
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.