Regístrese
Buscar en
Gastroenterología y Hepatología
Toda la web
Inicio Gastroenterología y Hepatología Presentación de gastroenteritis eosinofílica como brote de colitis con abdomen...
Información de la revista
Vol. 23. Núm. 10.
Páginas 477-479 (Diciembre 2000)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 23. Núm. 10.
Páginas 477-479 (Diciembre 2000)
Acceso a texto completo
Presentación de gastroenteritis eosinofílica como brote de colitis con abdomen agudo
Onset of eosinophilic gastroenteritis as an episode of colitis causing acute abdomen
Visitas
4104
E. Redondo Cerezoa, JJ. Moreno Plateroa, E. García Domíngueza, Y. González Arandaa, MJ. Cabello Tapiaa, P. Martínez Tiradoa, M. López de Hierro Ruiza, M. Gómez Garcíaa
a Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Virgen de las Nieves. Granada.
Este artículo ha recibido
4104
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas
La gastroenteritis eosinofílica es una rara entidad, con menos de 30 casos publicados en la bibliografía española, aunque fue descrita por primera vez en 1937 por Kaijser. Su etiología es aún desconocida, y se ha descrito con frecuencia que afecta al estómago e intestino delgado, con un característico infiltrado eosinofílico de la pared del tubo digestivo. Raramente se ha citado el colon como localización de la enfermedad, y su expresión en forma de dolor abdominal agudo atribuido a obstrucción intestinal. Presentamos el caso de una mujer de 38 años que presentaba una gastroenteritis eosinofílica y desarrolló una colitis aguda dando lugar a un abdomen agudo. La paciente recibió tratamiento conservador, con buena respuesta a los esteroides. Según nuestros datos, un caso como éste nunca se ha descrito antes.
Eosinophilic gastroenteritis is rare. Fewer than 30 cases have been published in the Spanish literature, although Kaijser first described this entity in 1937. Its etiology is still unknown and it has frequently been reported to involve the stomach and small bowel, with characteristic eosinophilic infiltration of the bowel wall. The colon has rarely been reported as a site of this condition, which manifests as acute abdominal pain due to intestinal obstruction. We report the case of a 38-year-old woman who presented eosinophilic gastroenteritis. Onset was acute colitis causing acute abdomen. The patient received conservative treatment and responded well to steroids. To our knowledge, such a case has not previously been reported.
Texto completo

La gastroenteritis eosinofílica es una entidad clínica rara, con menos de 30 casos publicados en España1, a pesar de haber sido descrita por primera vez en 1937 por Kaijser2. Su etiología es desconocida y es característico el infiltrado eosinófilo de la pared del tubo digestivo, pudiendo afectar a cualquier área del mismo desde el esófago al recto3. Si bien desde un punto de vista histológico existen tres tipos, según la infiltración sea predominantemente mucosa, muscular o serosa4, suele haber una afectación difusa3. Las manifestaciones clínicas más frecuentes son dolor abdominal, vómitos, diarrea y distensión abdominal por ascitis, asociado a eosinofilia, que puede estar ausente hasta en una cuarta parte de los casos5. Sin embargo, en raras ocasiones se presenta como un abdomen agudo provocado por una colitis6, iniciándose los casos hasta ahora descritos en la bibliografía como una colitis eosinofílica tumoral7 o como obstrucción intestinal por intususcepción8. Lo habitual es que el diagnóstico clínico se realice tras un cuadro clínico de inicio crónico, insidioso y en muchas ocasiones por exclusión de entidades clínicas más frecuentes. El hallazgo de una colitis eosinófila difusa transmural que causa un abdomen agudo supone una entidad de rareza tal que no hemos encontrado ningún caso como el que presentamos en la literatura médica.

OBSERVACIÓN CLINICA

Mujer de 38 años de edad, con antecedentes personales de encefalitis a los 3 años, hemorragia digestiva alta de origen desconocido a los 5 años, neumonía a los 20 años, esplenectomizada a los 28 años por trombopenia y leucopenia atribuidas a un hiperesplenismo sin causa aparente y en revisión por hematología, fumadora de 6 cigarrillos al día, con amenorrea secundaria reciente atribuida a una menopausia precoz y alergia no confirmada a la amoxicilina.

Acude a urgencias de nuestro hospital por presentar, desde los 10 días previos, dolor abdominal difuso, de carácter cólico, intensidad moderada que asoció un incremento en sus deposiciones hasta 4-6 por día, de consistencia líquida, sin productos patológicos, y fiebre de entre 38 y 39 °C. El dolor fue progresivamente incrementando su intensidad y se había hecho continuo el día previo.

En la exploración física destacaba la afectación del estado general de la paciente que estaba deshidratada e intensamente pálida, con gran postración por el intenso dolor abdominal. El abdomen era difusamente doloroso a la palpación con clara defensa en todo el hemiabdomen inferior y signo de rebote positivo. No se palpaban masas ni visceromegalias, y el peristaltismo estaba algo incrementado. La temperatura corporal era de 38,5 °C.

Analíticamente, destacaba la normalidad de todos los parámetros hematológicos y bioquímicos disponibles en nuestra urgencia, con 5.630 leucocitos (59,3% de polinucleares, 23,6% de linfocitos y 15,6% de monocitos), el estudio de coagulación, función renal y electrólitos fue normal. En la radiografía simple abdominal (fig. 1) ya aparecía una pérdida de haustración en el luminograma cólico como único dato de interés. Una ecografía abdominal demostró un engrosamiento de la pared colónica entre 4 y 6 mm, con abundante líquido en el interior de colon ascendente y ciego, y presencia de ascitis en cantidad moderada.

La paciente fue ingresada en el servicio de cirugía general para observación quirúrgica, desde donde hubo de ser trasladada a la UCI al día siguiente por una cianosis en esclavina y síncope que se atribuyó a una embolia gaseosa procedente de una vía venosa. A los pocos días se remitió a nuestro servicio para completar estudio, dado que el dolor abdominal había remitido sensiblemente.

Durante su ingreso, se le realizaron coprocultivos y determinación de parásitos en heces que fueron negativos, hemocultivos que fueron negativos y una colonoscopia en la que, desde la zona rectal y hasta el ciego, de manera progresiva, se objetivó un aumento de la vascularización con úlceras superficiales pequeñas y de afectación continua, con pérdida de haustración, sobre todo de colon izquierdo. En el colon ascendente y transverso había úlceras de mayor tamaño, algunas de ellas serpiginosas sobre un tejido muy friable al paso del endoscopio. El examen anatomopatológico fue informado como compatible con colitis eosinofílica, con un importante infiltrado inflamatorio mucoso compuesto en su inmensa mayoría por eosinófilos, descartando la posibilidad de una enfermedad inflamatoria intestinal. Las analíticas sucesivas demostraron la presencia de eosinofilia de forma reiterada.

La paciente fue dada de alta con tratamiento corticoideo, desapareciendo el dolor abdominal y durante su seguimiento posterior se controló el cuadro diarreico. Se le practicó una endoscopia alta con aspirado duodenal para determinación de parásitos, y toma de biopsias que se informaron compatibles con gastroenteritis eosinofílica (figs. 2 y 3). Una nueva colonoscopia de control evidenció una clara mejoría del proceso, ya sin úlceras ni signos inflamatorios agudos, aunque aún con una mucosa eritematosa e hiperémica de forma parcheada, con cierta tendencia a la nodularidad. Las biopsias evidencian aún un claro infiltrado eosinofílico.

DISCUSIÓN

Talley3 considera cuatro criterios para el diagnóstico de la gastroenteritis eosinofílica: a) síntomas gastrointestinales presentes; b) infiltración eosinófila del tracto digestivo demostrada histológicamente; c) eosinofilia en otros órganos ausente, y d) ausencia de infestaciones parasitarias. La enfermedad puede afectar a todas las edades, siendo rara en niños9, si bien el intervalo más frecuente se sitúa entre la tercera y quinta décadas. Clínicamente su diagnóstico es difícil, pues puede presentar caracteres similares a enfermedades más frecuentes como linfomas y la enfermedad de Crohn, constituyéndo el estudio histológico el pilar fundamental del diagnóstico10. Así, a pesar de que algunos autores consideran que ha de ser tenida en consideración en el diagnóstico diferencial del abdomen agudo11, resulta improbable su diagnóstico, y su sospecha supone tal rareza que es difícil para un clínico práctico establecerlo. Se acepta que el tratamiento quirúrgico sólo se indicará ante complicaciones obstructivas, perforaciones o refractariedad a la terapia con esteroides, pues la laparotomía y resección hacen más frecuente la recidiva1.

La afectación del colon por gastroenteritis eosinofílica ha sido descrita en raras ocasiones8, constituyendo la colonoscopia la prueba complementaria esencial para el diagnóstico, en la cual suele aparecer una mucosa eritematosa, hiperémica, friable, granular, en ocasiones también ulcerada8,12 y con áreas de hemorragia por contacto13. La práctica de laparotomía8 o laparoscopia14 para el diagnóstico de esta enfermedad no es infrecuente. La presentación como un abdomen agudo se ha descrito en muy contadas ocasiones, en las que las causas que se describen son una forma tumoral y obstructiva8,11,14. En estos casos, cabe sospechar cualquier otra posibilidad, antes que esta enfermedad, pues los caracteres son por completo inespecíficos8. El tratamiento de elección lo constituyen los corticoides a dosis bajas, siendo suficientes entre 20 y 40 mg de prednisona para mantener una remisión en la que deberían ser ajustados al mínimo necesario3. Cuando el paciente es resistente a éstos o son mal tolerados, puede probarse con cromoglicato disódico o ketotifeno, con resultados dispares y controvertidos con estos compuestos5,3,15.

En nuestro caso, el comienzo como una forma transmural con afectación intensa, asociando la presencia de dolor abdominal con signos de abdomen agudo, ascitis y diarrea y el posterior diagnóstico de colitis eosinofílica constituye una forma extraordinariamente rara, según nuestros conocimientos nunca descrita con anterioridad. Puede resultar controvertida la ausencia de eosinofilia periférica en el momento del diagnóstico, que no se considera como un criterio diagnóstico, si bien es frecuente hasta en un 80%3, pudiendo aparecer en raros casos de forma paroxística16. La práctica de una endoscopia digestiva alta se basa en que todos los pacientes pueden tener una afectación generalizada de todo el tracto digestivo, siendo la localización más frecuente el antro gástrico, que siempre debe de ser biopsiado y que en este caso resultó afectado, constituyendo la colitis aislada un cuadro raras veces comunicado5,12. En las revisiones, tras el alta hospitalaria, así como durante su estancia, se comprobó reiteradamente la eosinofilia sanguínea. Hemos de destacar que el endoscopista sugirió como diagnóstico de sospecha una probable colitis ulcerosa y que la clave diagnóstica, como reiteradamente se afirma en la bibliografía, fue el examen microscópico, lo que vuelve a asentar la importancia del diagnóstico endoscópico e histológico de patrones clínicos similares a la enfermedad inflamatoria intestinal.

Bibliografía
[1]
Remacha Tomey B, Velicia Llames R, Del Villar A, Fernández Orcajo P, Caro-Patón Gómez A..
Enteritis eosinofílica como causa de obstrucción intestinal..
Gastroenterol Hepatol, 22 (1999), pp. 352-355
[2]
Kaijser R..
Zur Kenntnis der allergischen Affektionen des Verdauungskanals vom Standpunkt des Chirurgen aus..
Arch Klin Chir, 188 (1937), pp. 36
[3]
Eosinophilic gastroenteritis. En: Feldman M, Scharschnidt BF, Sleisenger MH, editores. Gastrointestinal and liver disease. Filadefia: WB saunders, 1998; 1679-1688.
[4]
Klein NC, Hargrove RL, Sleissenger MH, Jeffries GH..
Eosinophilic gastroenteritis..
Medicine (Baltimore), 49 (1970), pp. 299-319
[5]
Ruiz Montes F, Reñé Espinet JM, Rubio Caballero M..
Gastroenteritis eosinofílica: revisión de los casos publicados en España y comparación con la literatura extranjera..
Rev Esp Enf Ap Digest, 81 (1992), pp. 270-279
[6]
Naylor AR, Pollet JE..
Eosinophilic Colitis..
Dis Colon Rectum, 28 (1985), pp. 615-618
[7]
Minciu O, Wegman D, Gebbers JO..
Eosinophile kolitis: eine seltene urchase des akuten abdomens. Fallbeschreibungen und literaturubersicht..
Schweiz Med Wochenschr, 122 (1992), pp. 1402-1408
[8]
Box JC, Tucker J, Watne AL, Lucas G..
Eosinophilic colitis presenting as a left-sided colonic intusussupception with secondary large bowel obstruction: an uncommon entity with a rare presentation..
Am Surg, 63 (1997), pp. 741-743
[9]
Gomollón García F, Sainz Samitier R..
Gastroenteritis eosinofílica..
Rev Esp Enf Ap Digest, 65 (1984), pp. 286-292
[10]
Malaguarnera M, Restuccia N, Pistone G, Panebianco MP, Giugno I, Grasso G et al..
Eosinophilic Gastroenteritis..
Eur J Gastroenterol Hepatol, 9 (1997), pp. 533-537
[11]
Miguel Velasco JE, Aguinaga Manzanos MV, González Sánchez JA, López-Ríos Fernández F, Parada Herrero R, Soleto Sáez E et al..
Abdomen agudo por gastroenteritis eosinofílica. Estudio de dos casos..
Rev Esp Enf Ap Digest, 83 (1991), pp. 204-206
[12]
Moore D, Lichtman S, Lentz J, Stringer D, Sherman P..
Eosinophilic gastroenteritis presenting in an adolescent wih isolated colonic involvement..
Gut, 27 (1986), pp. 1219-1222
[13]
Moots RJ, Prouse P, Gumpel JM..
Near fatal eosinophilic gastroenteritis responding to oral sodium chromoglycate..
Gut, 29 (1988), pp. 1282-1285
[14]
Shweiki E, West JC, Klena JW, Kelley SE, Colley AT, Bross RJ et al..
Eosinophilic gastroenteritis presenting as an obstructing cecal mass-a case report and review of the literature..
Am J Gastroenterol, 94 (1999), pp. 3644-3645
[15]
Esteban J, Ruiz M, Lacárcel E, Aneiros J, Rodrigo M..
Gastroenteritis eosinófila resistente a tratamiento con corticoides y buena respuesta al cromoglicato disódico y Ketotifén..
Gastroenterol Hepatol, 9 (1986), pp. 295-296
[16]
Viallard JF, Neau D, Bernard P, Monlun E, De Mascarel A, Longy Boursier M et al..
Une cause rare d'eosinophilie paroxystique: la gastroenterite a eosinophiles..
Rev Med Interne, 16 (1995), pp. 619-621
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.