Regístrese
Buscar en
Gaceta Médica de Bilbao
Toda la web
Inicio Gaceta Médica de Bilbao Técnica del ganglio centinela en el cáncer de colon
Información de la revista
Vol. 109. Núm. 4.
Páginas 135-141 (Octubre - Diciembre 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
5012
Vol. 109. Núm. 4.
Páginas 135-141 (Octubre - Diciembre 2012)
Original
DOI: 10.1016/j.gmb.2012.06.002
Acceso a texto completo
Técnica del ganglio centinela en el cáncer de colon
The sentinel lymph node technique in colon cancer
Gongoil zelatariaren teknika, koloneko minibizian
Visitas
5012
José Domingo Sardón Ramos??
Autor para correspondencia
mcuadracestafe@wanadoo.es

Autor para correspondencia.
, José Errasti Alustiza, Baltasar Cermeño Toral, Eugenia Campo Cigarras, José Antonio Romeo Ramírez, Jaione Sáenz de Ugarte Sobrón, Lorena Reka Mediavilla, María Cuadra Cestafe, Virginia Moreno Nieto, Erika Miranda Serano, Begoña Atares Pueyo
Unidad de Coloproctología, Servicio de Cirugía General, Hospital Universitario de Álava, Vitoria-Gasteiz, Álava
Este artículo ha recibido
5012
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (4)
Tabla 1. Características de los pacientes del grupo con estudio del ganglio centinela y del grupo control y demostración de la homogeneidad de ambas muestras al lograrse diferencias de p mayores de 0,05
Tabla 2. Valoración de la prueba diagnóstica (tabla 2×2) y parámetros obtenidos a partir de la misma
Tabla 3. Supraestadificación lograda con el estudio del ganglio centinela en pacientes con menos de 12 ganglios en el estudio anatomopatológico
Tabla 4. Comparación de la infiltración metastásica ganglionar según el tipo de estudio anatomopatológico
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

El estudio de los ganglios linfáticos supone el factor pronóstico más importante en el cáncer colorrectal sin metástasis. La técnica del ganglio centinela identifica el ganglio que mejor predice el estado ganglionar de un paciente y permite realizar en él técnicas de estudio intensivo que mejoran la estadificación. El objetivo del trabajo es estudiar la eficacia de la técnica del ganglio centinela en la estadificación del cáncer de colon.

Métodos

Estudio prospectivo con 45 pacientes diagnosticados preoperatoriamente de cáncer de colon en estadios 0, i y ii. Realizamos la técnica del ganglio centinela ex vivo y con azul de metileno. El ganglio centinela se estudia realizando secciones múltiples y técnicas de inmunohistoquímica, además de hematoxilina-eosina. Se realizó un estudio comparativo con un grupo control de 45 pacientes que fue estudiado de forma convencional mediante sección única y tinción de hematoxilina-eosina.

Resultados

Identificamos el ganglio centinela en el 98% de los casos, con una tasa de falsos negativos de 0. La supraestadificación se encuentra entre el 4,8 y el 23,8% de los pacientes. En aquellos con menos de 12 ganglios estudiados, la supraestadificación se encuentra entre el 10,5 y el 36,8%.

Conclusiones

El estudio del ganglio centinela realizado ex vivo y con azul de metileno predice el estado ganglionar de los pacientes con cáncer de colon. Esta técnica supraestadifica pacientes al estadio iii, que recibirán tratamiento quimioterápico que podría mejorar su pronóstico. El beneficio de esta técnica es mayor en pacientes con menos de 12 ganglios.

Palabras clave:
Ganglio centinela
Técnica ex vivo
Azul de metileno
Cáncer de colon
Supraestadificación
Abstract
Introduction

The study of lymph nodes is the most important prognostic factor in colorectal cancer without metastasis. The sentinel lymph node technique identifies the lymph node that best predicts the patient's lymph node status and allows the performance of techniques of intensive study that improve staging. The aim of this study was to evaluate the efficacy of the sentinel lymph node technique in the staging of colon cancer.

Methods

We performed a prospective study of 45 patients preoperatively diagnosed with colon cancer in stages 0, i and ii. We carried out the sentinel lymph node technique ex vivo and with methylene blue. The sentinel lymph node was studied through multiple sections and immunohistochemical techniques in addition to hematoxylin and eosin staining. We performed a comparison with a control group of 45 patients who were studied through a single section and hematoxylin and eosin staining.

Results

We identified the sentinel lymph node in 98% of the patients, with a false-negative rate of 0. Overstaging was found to occur in 4.8 to 23.8% of the patients. In patients in whom less than 12 lymph nodes were studied, overstaging was between 10.5 and 36.8%.

Conclusions

Study of sentinel lymph nodes carried out ex vivo and with methylene blue predicts the lymph node status of patients with colon cancer. This technique overstages patients to stage iii, who will receive chemotherapy, which could improve their prognosis. The benefit of this technique is greater in patients, in whom less than 12 lymph nodes are studied.

Keywords:
Sentinel lymph node
Ex vivo technique
Methylene blue
Colon carcinoma
Overstaging
Laburpena
Sarrera

Gongoil linfatikoen azterketa da metastasirik gabeko kolon-uzkiko minbiziaren pronostikorako faktore nagusia. Gongoil zelatariaren teknikaren bidez, pazientearen gongoil-egoera hobekien iragartzeko gongoila zein den identifikatzen da, gongoil horretan estadifikazioa hobetzeko ikerketa intentsiborako teknikak baliatzeari begira. Lanaren bidez, koloneko minbiziaren estadifikazioan gongoil zelatariaren teknikak zenbaterainoko eraginkortasuna duen aztertu nahi da.

Metodoak

Prospekzio-azterketa, ebakuntza egin aurretik 0, i eta ii estadioetako koloneko minibizia diagnostikatu zaien 45 pazienterekin. Gongoil zelatariaren teknika ex vivo egiten da, metileno-urdinez. Gongoil zelataria ikertzeko, epai anitz egin eta immnunohistokimikako teknikak erabiltzen dira, hematoxilina-eosinaz gainera. Ikerketa konparatibo bat egin zen 45 pazienterekin; ikerketa hori modu konbentzionalean egin zen, epai bakarra eta hematoxilina-eosinazko tindatzea eginez.

Emaitzak

Kasuen %98n identifikatu dugu gongoil zelataria, 0ko negatibo faltsuen tasarekin. Supraestadifikazioa pazienteen %4,8 eta %23,8 bitartean dago. Hamabi gongoiletik behera ikertu zaizkien pazienteetan supraestadifikazioa %10,5 eta %36,8 bitartean dago.

Ondorioak

Ex vivo eta metileno-urdinez egindako gongoil zelatariaren ikerketak koloneko minbizia duten pazienteen gongoil-egoera aurreikusten du. Teknika horrek iii estadiora supraestadifikatzen ditu pazienteak, eta beren diagnostikoa hobetu lezakeen kimioterapiako tratamendua hartuko dute. Teknika honen onura handiagoa da 12 gongoil baino gutxiago dituzten pazienteetan.

Gako-hitzak:
Gongoil zelataria
Ex vivo teknika
Metileno-urdina
Koloneko minbizia
Supraestadifikazioa
Texto completo
Introducción

El estadio tumoral, incluyendo una evaluación adecuada de las metástasis ganglionares, constituye el factor pronóstico más importante en el cáncer colorrectal (CCR)1. Dependiendo de la estadificación TNM, los pacientes tienen una tasa de supervivencia diferente. Así, estadios precoces (i y ii) presentan tasas de supervivencia entre el 93 y el 82%, mientras que la presencia de metástasis ganglionares (estadio iii) disminuye la supervivencia a un 59% a los 5 años2.

La afectación ganglionar es el factor pronóstico aislado más importante en el CCR. La AJCC recomienda estudiar al menos 12 ganglios para lograr una correcta estadificación3. Para mejorar esta en pacientes con CCR se ha propuesto la realización de técnicas de estudio intensivo en los ganglios. Sin embargo, el gran consumo de recursos que se precisaría para su realización en todos los ganglios no lo hace viable.

El concepto de ganglio centinela (GC) se basa en la progresión organizada de células tumorales por el drenaje linfático desde el tumor primario hasta ese primer ganglio4. Así, el GC es el que mayor riesgo tiene de metástasis y el que mejor puede predecir el estado ganglionar del paciente. La identificación del GC permite realizar técnicas intensivas rentabilizando su uso. El objetivo principal del estudio es determinar la eficacia de la técnica del GC realizada ex vivo y con colorante en la estadificación del cáncer de colon.

Métodos

Estudio prospectivo, transversal, cruzado y unicéntrico en el que se estudia la eficacia del estudio del GC en la estadificación del cáncer de colon. Se incluyeron 45 pacientes del área sanitaria del Hospital Txagorritxu en Álava. La selección de la cohorte fue prospectiva desde febrero hasta agosto de 2009 incluyendo todos los casos sin realizar aleatorización. El diagnóstico se realizó basándose en la colonoscopia, la TAC abdominal y la radiografía de tórax. La técnica del GC fue realizada por 5 cirujanos. Los criterios de inclusión fueron: cáncer de colon, cirugía electiva, cirugía curativa y mayor de 18 años. Se excluyeron el estadio iv, la cirugía urgente y paliativa y el cáncer de recto.

Realizamos de forma adicional un estudio comparativo con una muestra control en la que solo se realizó estudio anatomopatológico convencional. Este grupo comprendió 45 pacientes intervenidos consecutivamente desde febrero de 2009 hacia atrás en el tiempo. Fueron intervenidos por los mismos cirujanos y cumplían los mismos criterios del estudio del GC. La homogeneidad de las 2 muestras y sus características se reflejan en la tabla 1.

Tabla 1.

Características de los pacientes del grupo con estudio del ganglio centinela y del grupo control y demostración de la homogeneidad de ambas muestras al lograrse diferencias de p mayores de 0,05

  Ganglio centinela  Estudio A-P convencional  Diferencia (p) 
N  45  45   
Edad  70,02±9,5  70,31±10,3  0,890 
Sexo
Hombre  32 (71,1%)  28 (62,2%)  0,371 
Mujer  13 (28,9%)  17 (37,8%)   
Localización
Colon derecho  18 (40,0%)  22 (48,9%)  0,838 
Colon transverso  4 (8,9%)  3 (6,7%)   
Colon descendente  3 (6,7%)  2 (4,4%)   
Sigma  20 (44,4%)  18 (40,0%)   
Intervención (resección-abordaje)
Hemicolectomía derecha  20 (34,5%)  23 (51,1%)  0,300 
Laparotómica  11 (24,5%)  13 (28,9%)   
Laparoscópica  9 (20,0%)  10 (22,2%)   
Hemicolectomía izquierda  5 (11,1%)  2 (4,4%)   
Laparotómica  3 (6,7%)  2 (4,4%)   
Laparoscópica  2 (4,4%)  0 (0,0%)   
Sigmoidectomía  12 (26,6%)  14 (31,2%)   
Laparotómica  4 (8,9%)  10 (22,2%)   
Laparoscópica  8 (17,7%)  4 (9,0%)   
Colectomía total  8 (17,8%)  6 (13,3%)   
Clasificación T
Tis  5 (11,1%)  6 (13,3%)  0,430 
T1  1 (2,2%)  3 (6,7%)   
T2  5 (11,1%)  10 (22,2%)   
T3  30 (66,7%)  23 (51,1%)   
T4  4 (8,9%)  3 (6,7%)   

La variable principal fue la modificación de la estadificación debida al estudio del GC. Otras variables fueron la edad y sexo del paciente, localización y clasificación T y N tumoral, número total de ganglios y de GC, número de ganglios infiltrados en el estudio convencional y en el estudio del GC, así como el tipo de afectación.

Los procedimientos cumplen los principios de la Declaración de Helsinki de 1964, enmendada en 2008 en Seúl. Este estudio ha sido aprobado por el Comité Ético de Investigación Clínica del Hospital Txagorritxu.

Identificación del ganglio centinela

Se realiza ex vivo, tras la resección de la pieza quirúrgica. Infiltramos peritumoralmente y en la subserosa 1-2ml de azul de metileno dependiendo del tamaño del tumor. Realizamos un masaje durante 5-10 minutos, consiguiendo que el colorante se disemine por los conductos linfáticos y tiña los ganglios. La disección del mesocolon se inicia próxima a la tumoración, siguiendo los trayectos teñidos. Consideramos GC a los primeros 1-4 ganglios teñidos y a los que, aun sin estar teñidos, llega directa y claramente un conducto linfático que sí lo está5.

Estudio intensivo del ganglio centinela

Previa fotografía, se realizaron cortes de 2mm de grosor. En ganglios menores de 5mm se realizó un único corte. Tras fijación en formol tamponado al 4% durante 24h, se realizaron 6 secciones de 4μm. Se aplicaron secuencialmente técnicas de tinción de hematoxilina-eosina y de inmunohistoquímica con citoqueratina (CAM 5.2), de forma que 3 secciones fueron estudiadas con cada técnica.

Interpretación del estudio anatomopatológico

Según la clasificación de la AJCC6 se consideró metástasis la afectación mayor de 2mm, micrometástasis entre 2mm y 0,2mm y grupos tumorales de colonias y células aisladas la afectación igual o menor de 0,2mm. La presencia de metástasis y micrometástasis modificó la estadificación al considerarse pN1 y pN1(mi) respectivamente. Las lesiones de 0,2mm o menores no la modificaron, debiendo ser consideradas pN0(i+). El resto de ganglios se estudió de forma convencional mediante sección única y tinción con hematoxilina-eosina.

Análisis estadístico

Se describieron las variables cuantitativas mediante medias y desviaciones estándar y las cualitativas mediante frecuencias y porcentajes. La homogeneidad de las muestras se comprobó mediante las pruebas de la t de Student y Chi cuadrado. Esta última prueba se utilizó también para la comparación entre proporciones de ganglios infiltrados y supraestadificación. La relación entre el T tumoral, localización, tipo de cirugía y abordaje quirúrgico, y la obtención de menos de 12 ganglios se analizó mediante la U de Mann-Whitney de forma univariante y mediante regresión logística para la relación multivariante. Se ha establecido la significación estadística en 0,05.

Resultados

La identificación del GC se logró en 44 (98%) de los 45 pacientes. El GC predice el estado ganglionar total en todos los casos con una sensibilidad y especificidad del 100% (tabla 2).

Tabla 2.

Valoración de la prueba diagnóstica (tabla 2×2) y parámetros obtenidos a partir de la misma

Prueba diagnóstica  Enfermos (pacientes N+)  Sanos (pacientes N-)  Totales 
Ganglio centinela +  12  12 
Ganglio centinela -  32  32 
Totales  12  32  44 
  Valor  IC inferior  IC superior 
Porcentaje total de falsos negativos  0,0%  0,0%  0,0% 
Sensibilidad  100,0%  100,0%  100,0% 
Especificidad  100,0%  100,0%  100,0% 
Valor predictivo positivo  100,0%  100,0%  100,0% 
Valor predictivo negativo  100,0%  100,0%  100,0% 
Proporción de falsos positivos  0,0%  0,0%  0,0% 
Proporción de falsos negativos  0,0%  0,0%  0,0% 
Exactitud  100,0%  100,0%  100,0% 
Probabilidad preprueba (prevalencia)  27,3%     

IC: intervalo de confianza.

El análisis del GC en pacientes con metástasis ganglionar en el estudio convencional (G+) detectó metástasis ganglionar en todos los casos (fig. 1). Por tanto, la tasa de falsos negativos o ausencia de metástasis en los GC con al menos otro ganglio afectado fue 0. El estudio del GC en pacientes sin metástasis ganglionar en el estudio convencional (G-) demostró afectación ganglionar en 10 (23,8%) de los 42 pacientes, siendo metástasis en 8, micrometástasis en uno y células tumorales aisladas (CTA) en otro paciente (fig. 1). Así, la supraestadificación lograda con la técnica del GC fue del 21,4%. Incluyendo el caso con CTA, se incrementaría al 23,8%.

Figura 1.

Distribución de los pacientes según el resultado anatomopatológico de los ganglios linfáticos del estudio convencional y del estudio del ganglio centinela.

(0,18MB).

Se identificaron menos de 12 ganglios en 19 (42%) de los 45 pacientes. Todos ellos fueron estadificados N0 por el estudio convencional. Sin embargo, el estudio del GC demostró afectación ganglionar en 7 (37%) de los 19 pacientes, logrando una supraestadificación del 37% (tabla 3). En la figura 2 se puede ver cuáles son las variables que se relacionan con la obtención de menos de 12 ganglios. Tras el análisis multivariante se obtuvo que la única variable que se relacionaba significativamente con este hecho era el T tumoral con una OR de 10,8 (p=0,006).

Tabla 3.

Supraestadificación lograda con el estudio del ganglio centinela en pacientes con menos de 12 ganglios en el estudio anatomopatológico

  Pacientes con ganglios no infiltrados  Pacientes con ganglios metastásicos  Totales 
Estudio A-P convencional  19  19 
Estudio del ganglio centinela  12  19 

Supraestadificación: 37% (7 pacientes de 19).

Figura 2.

Pacientes con menos de 12 ganglios estudiados. Distribución según el número de ganglios identificados y relación con variables.

(0,26MB).

En el grupo control se detectaron metástasis ganglionares en 9 (21%) de los 45 pacientes. En el grupo con estudio del GC se detectó infiltración ganglionar en 12 (28%) de los 45 pacientes o en 13 (30%) de los 45 pacientes si incluimos las CTA. Por tanto, el estudio del GC encontró un 7-9% más de pacientes con infiltración ganglionar (p=0,616). Considerando exclusivamente los pacientes con menos de 12 ganglios identificados, en el grupo control se detectaron metástasis ganglionares en uno (11%) de 9 pacientes, mientras que en el grupo con estudio del GC se identificaron metástasis ganglionares en 7 (37%) de 19 pacientes. Esto supone una supraestadificación del 26% de estos casos (p=0,214).

El número total de ganglios en el grupo con estudio del GC fue 682, con una media de 15 ganglios (rango: 2-43). El número de GC identificados fue 107, con una media de 2,43 GC por paciente (rango: 1-4). El estudio de los GC detectó infiltración en 16 (15%) de 107 GC o en 18 (17%) de 107 GC considerando las CTA. El estudio convencional detectó metástasis en 13 (2%) de los 575 ganglios no centinelas. Así, el estudio del GC detecta mayor afectación ganglionar que el estudio convencional de los ganglios no centinela (p<0,001) (tabla 4).

Tabla 4.

Comparación de la infiltración metastásica ganglionar según el tipo de estudio anatomopatológico

  Ganglios totales  Ganglios afectados  Porcentaje afectados  Comparación 
Grupo con estudio del ganglio centinela
Ganglios no centinela  575  13  2,3  p<0,001 
Ganglios centinela  107  16/18a  15/16,8a   
Grupo control con estudio convencional  748  36  4,8  p<0,001 
a

Incluye las células tumorales aisladas.

En el grupo control encontramos metástasis en 36 (4,8%) de 748 ganglios. Así, el estudio del GC detectó un 11,5-13,6% más de ganglios infiltrados que el estudio convencional del grupo control (p<0,001) (tabla 4).

Discusión

El 50% de enfermos con CCR se encuentra en estadios iniciales sin metástasis ganglionares y son tratados con cirugía potencialmente curativa. Sin embargo, un 20-30% morirán por su enfermedad en los primeros 5 años3. Este elevado porcentaje puede explicarse en parte por la infraestadificación que sufren estos pacientes al no lograrse un estudio ganglionar correcto. Debemos tener en cuenta que el tratamiento con quimioterapia de los enfermos con ganglios infiltrados ha mejorado su supervivencia disminuyendo la mortalidad más del 30%7. Existen estudios8–12 que demuestran que la supervivencia aumenta al incrementar el número de ganglios estudiados, especialmente si estos son negativos. La AJCC considera necesarios al menos 12 ganglios para una correcta estadificación del CCR. Un número menor de ganglios puede suponer infraestadificación y peor pronóstico al no beneficiarse del tratamiento adyuvante.

El número de ganglios detectados en la pieza quirúrgica depende de múltiples factores, entre ellos las limitaciones del estudio anatomopatológico. Así, a la dificultad intrínseca de la técnica se añade que el 70% de los ganglios infiltrados miden menos de 5mm, siendo probable que no sean detectados13. Además, el estudio mediante sección única permite el análisis únicamente del 1% del tejido ganglionar, por lo que lesiones tumorales de pequeño tamaño con localización subcapsular pueden pasar inadvertidas14. En el 40% de nuestros pacientes no se logró el número de ganglios mínimo exigible. Estos resultados no dependen de la localización tumoral, tipo de cirugía ni del abordaje quirúrgico (fig. 2). Sin embargo, en más del 80% de los pacientes clasificados Tis, T1 y T2 se encontraron menos de 12 ganglios. Posteriormente al estudio presentado, y sin más cambios que la realización del estudio anatomopatológico siempre por los 2 mismos patólogos, logramos que los casos con menos de 12 ganglios fueran 11 (14%) pacientes en 80 casos.

Todo lo anterior nos lleva a la necesidad de estudiar de forma más intensiva el componente ganglionar con el fin de evitar la infraestadificación de los pacientes «N0». Numerosos estudios5,14–17 ofrecen resultados de supraestadificación del 10-20% con el empleo de técnicas de inmunohistoquímica y de RT-PCR. La realización de secciones múltiples mejora la estadificación hasta un 9%18. La técnica del GC aporta un ganglio que puede predecir con fiabilidad el estado ganglionar total de un paciente, permitiendo su estudio con técnicas intensivas sin un importante consumo de recursos.

El empleo de radioisótopos es la norma en el cáncer de mama y el melanoma. Sin embargo, está descrito que el empleo de colorante es una buena alternativa19. Desde nuestro punto de vista, la técnica con colorante es más sencilla ya que no precisa la colaboración de servicios como Medicina Nuclear y Digestivo. Además, evitamos al paciente el riesgo de una colonoscopia necesaria para infiltrar el radiotrazador. Por ello, y dada la no existencia de estudios que confirmen que el empleo de radiotrazadores logra mejores resultados20, creemos que el empleo de colorantes como el azul de metileno es la técnica más recomendable en el estudio del GC en el CCR.

El drenaje linfático aberrante y una mejor circulación linfática cuando la pieza no ha sido resecada son los argumentos a favor de la técnica in vivo. El primero supone la existencia de metástasis ganglionares fuera de los límites de la resección estándar. Sin embargo, su frecuencia es baja, oscilando entre el 2-8%, no siendo pocos los grupos que ni siquiera la detectan20–22. En lo referente al drenaje linfático en la pieza extirpada, la experiencia en el cáncer de mama y el melanoma sirven para confirmar que un masaje sobre la zona infiltrada permite una diseminación adecuada del colorante por la circulación linfática23. Además, la resección quirúrgica interrumpe el mecanismo neurológico que regula la constricción de los conductos linfáticos, facilitando la circulación linfática24. Wong et al.25 publicaron en 2001 la primera serie larga de pacientes estudiados con técnica del GC ex vivo. Los resultados logrados en este estudio y en otros publicados posteriormente son similares a los obtenidos cuando se emplea la técnica in vivo24–26. En nuestro trabajo realizamos la técnica ex vivo. Como argumentos a favor de este procedimiento podemos decir que evita el riesgo de perforación y diseminación de células tumorales por la manipulación de la neoplasia en el paciente, evita reacciones anafilácticas del contraste, no modifica la técnica quirúrgica y permite su realización por un cirujano ajeno a la intervención, permitiendo una curva de aprendizaje más corta. Además, la principal ventaja es, desde nuestro punto de vista, su mayor sencillez, lo cual tiene una especial importancia en neoplasias de gran tamaño o localizadas en el recto, y en la cirugía laparoscópica. Así, grupos que emplean habitualmente la técnica in vivo, la realizan ex vivo en los casos anteriormente citados27,28.

La tasa de identificación del GC varía entre el 58 y el 100%, refiriendo la mayoría de los autores24–30 valores superiores al 95%. La tasa de falsos negativos se encuentra entre el 0 y el 10%. Estos resultados dependen fundamentalmente de la experiencia del equipo que realiza la técnica, así como de la cantidad de colorante infiltrada16. Sin embargo, no parece influir el tipo de técnica, ya sea in vivo o ex vivo, bien con radiotrazadores, bien con colorantes24,31. En el cáncer de mama y el melanoma los parámetros de validación recomiendan al menos un 95% de tasa de identificación del GC y una tasa de falsos negativos del 5% o menor32. La curva de aprendizaje de la técnica del GC en el CCR es desconocida, pero parece menor que en el cáncer de mama, siendo precisos entre 5 y 10 casos por cirujano14,33,34. En nuestro estudio, con 9 casos por cirujano, logramos identificar el GC en el 98% de los casos y una tasa de falsos negativos de 0. Estos valores se encuentran dentro de los parámetros de validación requeridos y anteriormente citados.

La supraestadificación lograda en nuestro trabajo se encuentra entre el 5 y el 24%, valores que coinciden con los publicados por grupos14–17,30 con más experiencia. El valor mínimo del rango es debido a los pacientes con micrometástasis y lesiones menores en el GC, mientras que el valor máximo corresponde a los casos con afectación neoplásica linfática exclusiva del GC. En la comparación con el grupo control, la supraestadificación lograda es del 9% a favor del estudio del GC, valor que se encuentra dentro del rango anterior. Considerando a los pacientes con menos de 12 ganglios estudiados logramos una supraestadificación entre el 11 y el 37%. En la comparación con el grupo control la supraestadificación fue del 26%, valor que se encuentra dentro del rango anterior.

Concluimos que la técnica del GC realizada ex vivo y con azul de metileno predice el estado ganglionar de todos nuestros pacientes con cáncer de colon. La técnica del GC supraestadifica, pasando al estadio iii pacientes que el estudio convencional determinaba como estadios 0, i y ii, permitiendo que accedan a un tratamiento quimioterápico que podría mejorar su pronóstico. Esta supraestadificación lograda es aún mayor en pacientes con menos de 12 ganglios, que son los que tienen mayor riesgo de infraestadificación.

Son precisos estudios con mayor casuística y con mayor seguimiento para determinar la influencia del estudio del GC en el pronóstico de los pacientes con CCR.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
G. Lindmark, B. Gerdin, L. Pahlman, R. Bergstrom, B. Glimelius.
Prognostic predictors in colorectal cancer.
Dis Colon Rectum, 37 (1994), pp. 1219-1227
[2]
J.B. O’Connell, M.A. Maggard, C.Y. Ko.
Colon cancer survival rates with the ew American Joint Committee on Cancer sixth edition staging.
J Natl Cancer Inst, 96 (2004), pp. 1420-1425
[3]
American Joint Committee on Cancer: AJCC Cancer Staging Handbook, 6th ed.,
[4]
D.L. Morton, A.D. Chan.
The concept of sentinel node localization: how it started.
Semin Nucl Med, 30 (2000), pp. 4-10
[5]
H. Saha, A.G. Dan, T. Beutler, D. Wiese, E. Schochet, J. Badin, et al.
Sentinel node lymph mapping technique in colon cancer.
Semin Oncol, 31 (2004), pp. 374-381
[6]
C.C. Compton, F.L. Greene.
The staging of colorectal cancer: 2004 and beyond.
CA Cancer J Clin, 54 (2004), pp. 295-308
[7]
A.M. Cohen, D. Kelsen, L. Saltz, B.D. Minsky, H. Nelson, L.L. Gunderson, et al.
Adjuvant therapy for colorectal cancer.
Curr Probl Surg, 34 (1997), pp. 601-676
[8]
N.E. Joseph, E.R. Sigurdson, A.L. Hanlon, H. Wang, R.J. Mayer, J.S. McDonald, et al.
Accuracy of determining nodal negativity in colorectal cancer on the basis of the number of nodes retrieved on resection.
Ann Surg Oncol, 10 (2003), pp. 213-218
[9]
N.S. Goldstein.
Lymph node recoveries from 2427 pT3 colorectal resection specimens spanning 45 years: recommendations for a minimum number of recovered lymph nodes based on predictive probabilities.
Am J Surg Pathol, 26 (2002), pp. 179-189
[10]
T.E. Le Voyer, E.R. Sigurdson, A.I. Hanlon, R.J. Mayer, J.S. Macdonald, P.J. Catalano, et al.
Colon cancer survival is associated with increasing number of lymph nodes analyzed: a secondary survey of intergroup trial INT-0089.
J Clin Oncol, 21 (2003), pp. 2912-2919
[11]
R.S. Swanson, C.C. Compton, A.K. Stewart, K.I. Bland.
The prognosis of T3N0 colon cancer is dependent upon the number of lymph nodes examined.
Ann Surg Oncol, 10 (2003), pp. 65-71
[12]
H.G. Brown, T.M. Luckasevic, D.S. Medich, J.P. Celebrezze, S.M. Jones.
Efficacy of manual dissection of lymph nodes in colon cancer resections.
Mod Pathol, 17 (2004), pp. 402-406
[13]
M.A. Rodriguez-Bigas, S. Maamoun, T.K. Weber, R.B. Penetrante, L.E. Blumenson, N.J. Petrelli.
Clinical significance of colorectal cancer: metastases in lymph nodes < 5 mm in size.
Ann Surg Oncol, 3 (1996), pp. 124-130
[14]
A.J. Bilchik, M. DiNome, S. Saha, R.R. Turner, D. Wiese, M. McCarter, et al.
Prospective multicenter trial of staging adequacy in colon cancer. Preliminary results.
Arch Surg, 141 (2006), pp. 527-534
[15]
C.A. Quadros, A. Lopes, I. Araujo, J.H. Fregnani, F. Fahel.
Upstaging benefits and accuracy of sentinel lymph node mapping in colorectal adenocarcinoma nodal staging.
J Surg Oncol, 98 (2008), pp. 324-330
[16]
C.T. Viehl, C.T. Hamel, W.R. Marti, U. Guller, L. Eisner, U. Stammberger, et al.
Identification of sentinel lymph nodes in colon cancer depends on the amount of dye injected relative to tumor size.
World J Surg, 27 (2003), pp. 1285-1290
[17]
R.J. De Hass, D.A. Wicherts, M.G. Hobbelink, I.H. Borel Rinkes, M.E. Schipper, J.A. van der Zee, et al.
Sentinel lymph node mapping in colon cancer: current status.
Ann Surg Oncol, 14 (2007), pp. 1070-1080
[18]
Prognostic importance of occult axillary lymph node micrometastases from breast cancers. International (Ludwig) Breast Cancer Study Group.
Lancet, 335 (1990), pp. 1565-1568
[19]
J.M. East, C.S. Valentine, E. Kanchev, G.O. Blake.
Sentinel lymph node biopsy for breast cancer using methylene blue dye manifests a short learning curve among experienced surgeons: a prospective tabular cumulative sum (CUSUM) analysis.
[20]
Hernando R. Utilidad del ganglio centinela en la estadificación del cáncer de colon izquierdo [tesis doctoral]. Barcelona: Universidad Autonoma de Barcelona; 2007.
[21]
S. Saha, A.G. Dan, C.T. Viehl, M. Zuber, D. Wiese.
Sentinel lymph node mapping in colon and rectal cancer: its impact on staging, limitations, and pitfalls.
Selective sentinel lymphadenectomy for human solid cancer, pp. 105-122
[22]
M. Bertagnolli, B. Miedema, M. Redston, J. Dowell, D. Niedzwiecki, J. Fleshman, et al.
Sentinel node staging of resectable colon cancer: results of a multicenter study.
Ann Surg, 240 (2004), pp. 624-630
[23]
A.E. Giuliano.
Mapping a pathway for axillary staging: a personal perspective on the current status of sentinel lymph node dissection for breast cancer.
Arch Surg, 134 (1999), pp. 195-199
[24]
T.F. Wood, S. Saha, D.L. Morton, G.J. Tsioulias, D. Rangel, W. Hutchinson, et al.
Validation of lymphatic mapping in colorectal cancer: in vivo, ex vivo, and laparoscopic techniques.
Ann Surg Oncol, 8 (2001), pp. 150-157
[25]
J.H. Wong, S. Steineman, C. Calderia, J. Bowles, T. Namiki.
Ex vivo sentinel node mapping in carcinoma of the colon and rectum.
Ann Surg, 233 (2001), pp. 515-521
[26]
G. Yagci, A. Unlu, B. Kurt, M. Can, N. Kaymakcioglu, S. Cetiner, et al.
Detection of micrometastases and skip metastases with ex vivo sentinel node mapping in carcinoma of the colon and rectum.
Int J Colorectal Dis, 22 (2007), pp. 167-173
[27]
S. Saha, D. Wiese, J. Badin, T. Beutler, D. Nora, B.K. Ganatra, et al.
Technical details of sentinel lymph node mapping in colorectal cancer and its impact on staging.
Ann Surg Oncol, 7 (2000), pp. 120-124
[28]
G.J. Tsioulias, T.F. Wood, M. Spirt, D.L. Morton, A.J. Bilchik.
A novel lymphatic mapping technique to improve localization and staging of early colon cancer during laparoscopic colectomy.
Am Surg, 68 (2002), pp. 561-565
[29]
S.M. Retter, G. Herrmann, T.H.K. Schiedeck.
Clinical value of sentinel node mapping in carcinoma of the colon.
Colorectal Dis, 13 (2011), pp. 855-859
[30]
M.H. Van der Pas, S. Meijer, O.S. Hoekstra, I.I. Riphagen, H.C. de Vet, D.L. Knol, et al.
Sentinel lymph node procedure in colon and rectal cancer: a systematic review and meta-analysis.
Lancet Oncol, 12 (2011), pp. 540-550
[31]
J.S. Park, I.T. Chang, S.J. Park, B.G. Kim, Y.S. Choi, S.J. Cha, et al.
Comparison of ex vivo and in vivo injection of blue dye in sentinel lymph node mapping for colorectal cancer.
World J Surg, 33 (2009), pp. 539-546
[32]
A. Piñero, J. Giménez, B. Merck, C. Vázquez, Grupo de Expertos.
Reunión de consenso sobre la biopsia selectiva del ganglio centinela en el cáncer de mama. Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria.
Rev Esp Patol, 40 (2007), pp. 91-95
[33]
W. Kelder, A.E. Braat, A. Karrenbeld, J.A.K. Grond, J.E. De Vries, J.W.A. Oosterhuis, et al.
The sentinel node procedure in colon carcinoma: a multi-centre study in The Netherlands.
Int J Colorectal Dis, 22 (2007), pp. 1509-1514
[34]
M. Nicholl, A.J. Bilchik.
Is routine use of sentinel node biopsy justified in colon cancer?.
Ann Surg Oncol, 15 (2008), pp. 1-3
Copyright © 2012. Academia de Ciencias Médicas de Bilbao
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.