Buscar en
Farmacia Profesional
Toda la web
Inicio Farmacia Profesional Lubricantes oculares. Lágrima fácil
Información de la revista
Vol. 17. Núm. 6.
Páginas 28-36 (Junio 2003)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 17. Núm. 6.
Páginas 28-36 (Junio 2003)
Acceso a texto completo
Lubricantes oculares. Lágrima fácil
Visitas
...
Mª JOSÉ DIVINS TRIVIÑOa
a Farmac??utica.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (5)
Fig. 1. Especialidades oftalmológicas de administración por vía tópica: cuotas de mercado por grupos terapéuticos (valores)
Fig. 2. Lubricantes oculares: cuotas de mercado por laboratorios (unidades)
Fig. 3. Lubricantes oculares: cuotas de mercado por laboratorios (valores)
Fig. 4. Lubricantes oculares: ventas de los principales productos (valores)
Mostrar másMostrar menos
LUBRICANTES OCULARES En este trabajo se revisan las causas y elementos clínicos distintivos del síndrome del «ojo seco», un problema que induce a muchos pacientes a acudir a su oficina de farmacia en busca de ayuda. El mercado farmacéutico ofrece numerosas opciones para el tratamiento y alivio de esta afección. La autora analiza, asimismo, las cifras de venta de esos productos.
Texto completo

En las oficinas de farmacia se atienden a diario consultas relacionadas con patologías oculares. Es lógico, ya que los ojos son órganos especialmente sensibles y al estar en contacto permanente con el medio externo están expuestos a todo tipo de agresiones. Uno de los problemas que se presenta con mayor frecuencia es la sequedad ocular, asociada a distintos agentes causales. Afortunadamente, los farmacéuticos disponemos de una amplia gama de lágrimas artificiales y lubricantes oculares con una composición muy cercana a la lágrima natural, que nos ayudarán a paliar este problema en gran medida.

LÁGRIMAS Y OJO SECO

La denominación «ojo seco» se utiliza para designar la afección ocular caracterizada por la escasez o falta de lágrima. Aunque a veces no seamos conscientes de ello, el ojo seco es una de las afecciones oculares más frecuentes.

La lágrima humana está formada por tres capas: una capa externa lipídica que previene la evaporación del líquido, una capa media acuosa que proporciona hidratación y oxígeno, además de otros nutrientes importantes para la córnea, y una capa interna de mucina que tapiza la córnea. Cada una de estas fracciones son producidas por glándulas diferentes.

Las pequeñas cantidades de grasa producidas por las glándulas de Meibomio son las que permiten la formación de la capa lipídica. Estas glándulas se encuentran situadas en el borde de los párpados.

Las glándulas lagrimales, por su parte, se encargan de producir la capa acuosa (que constituye el 99% del total lagrimal). Estas glándulas están situadas bajo el párpado, en la zona superior externa de la órbita. Por último, la mucina que compone la capa más interna es secretada por unas células presentes en la conjuntiva.

Con cada parpadeo la película lagrimal se distribuye por toda la superficie anterior del ojo, dirigiéndose el exceso de lágrima hacia la parte interna, cerca de la nariz, por donde a través de las vías lagrimales llega hasta las fosas nasales.

 

Etiología

Muchas pueden ser las causas que contribuyen a la aparición de la alteración conocida como «síndrome del ojo seco». La presentan, por ejemplo, aquellas personas que viven o trabajan en ambientes «insanos»: con humos, aire acondicionado, iluminación fluorescente o sequedad ambiental excesiva. También suelen presentarla las personas que están mucho tiempo leyendo o trabajando con un ordenador, ya que estas actividades hacen que los ojos parpadeen menos y se incremente la evaporación de la lágrima. Las personas que utilizan lentes de contacto también suelen presentar molestias de este tipo con mayor frecuencia.

La producción lagrimal normalmente disminuye con la edad en ambos sexos. El número de mujeres afectadas se incrementa de manera importante después de la menopausia. Se calcula que hasta un 25% del total de casos de sequedad ocular es debido a problemas hormonales.

La diabetes también es un desencadenante, así como la disfunción tiroidea, el asma, el lupus eritematoso sistémico, la enfermedad de Parkinson, el síndrome de Sjögren y patologías oculares como el glaucoma o las cataratas.

Algunos fármacos como los ansiolíticos, antidepresivos, descongestivos, antihistamínicos, diuréticos, bloqueadores beta y anticonceptivos orales también pueden favorecer la aparición de este síndrome.

 

Clínica

En un estadio inicial, las primeras manifestaciones consisten en la sensación de cuerpo extraño en el ojo, picor, ojo rojo y lagrimeo excesivo (es curioso que muchos pacientes refieran un lagrimeo constante y a pesar de ello tengan problemas de sequedad ocular). Las molestias aumentan cuando el paciente permanece leyendo o delante de una pantalla de televisión u ordenador durante cierto tiempo.

Es precisamente en este estadio cuando el uso de colirios humectantes es más eficaz.

 

Diagnóstico

Es muy importante la visita al oftalmólogo para que haga un correcto diagnóstico de la patología e instaure el tratamiento adecuado. Un seguimiento será imprescindible para evitar su progresión hacia estadios más avanzados que pueden llevar incluso a pérdida de agudeza visual.

Para un diagnóstico más preciso, el especialista se vale a veces de pruebas que miden la producción lagrimal. Una prueba ampliamente utilizada es el test de Schirmer, que consiste en colocar tiras de papel filtro en el párpado inferior para medir la cantidad de producción lagrimal en varias condiciones.

 

Educación del paciente

En el tratamiento de este problema, además del uso de colirios y/o ungüentos, es muy conveniente la educación para cambiar ciertos hábitos, como por ejemplo beber agua en abundancia y acordarse de parpadear sobre todo cuando se está viendo la televisión o trabajando ante una pantalla.

MERCADO DE ESPECIALIDADES FARMACÉUTICAS OFTÁLMICAS

Durante el año 2002 se vendieron en las farmacias españolas alrededor de 38.800.000 unidades de especialidades oftálmicas. De éstas, únicamente unas 1.300 unidades son de utilización por vía sistémica, frente a 37.500.000 administrables por vía tópica. El montante total se eleva a 151,72 millones de euros.

La figura 1 muestra los distintos porcentajes de participación por grupos terapéuticos de las especialidades oftálmicas tópicas (en valores). En dicha figura se aprecia que de los 139,74 millones de euros que se facturaron, un 53,5% correspondió a las especialidades farmacéuticas antiglaucoma, con productos punteros como Xalatán, Trusopt, Alphagan, Azopt, Timoftol o Xalacom.

Fig. 1. Especialidades oftalmológicas de administración por vía tópica: cuotas de mercado por grupos terapéuticos (valores)

El 12,8% corresponde a los preparados para las conjuntivitis inespecíficas (Bilina, Vispring, Afluon, Optrex, Emadine, Zaditen, Tilavist), y el 11,6% a los lubricantes-lágrimas artificiales.

Los colirios con asociaciones de corticoides más antiinfecciosos consiguen un 7,1%, los colirios con antiinfecciosos solos, un 5,9% y aquellos que contienen antiinflamatorios no esteroides en su formulación, un 4,0%.

El resto (que incluye especialidades anticataratas, mióticos y anestésicos) constituye el 5,1% restante.

MERCADO DE LUBRICANTES OCULARES Y LÁGRIMAS ARTIFICIALES

Se trata de un mercado que, como ya se ha comentado, supone el 11,6% del total de las ventas en valor de especialidades oftálmicas tópicas, aunque representa un 15,3% de sus ventas en volumen. Durante el año pasado se vendieron más de 5.950.000 unidades, por un importe aproximado de 16,29 millones de euros.

Son 5 los laboratorios presentes en este grupo y 18 los productos comercializados. Los laboratorios y sus respectivas marcas aparecen en la tabla I.

El primer laboratorio en volumen de ventas fue Allergan. Vendió cerca de 2.280.000 unidades (38,3%), que le supusieron 6,18 millones de euros (37,9%). En segunda posición se encuentra Alcon Iberhis, con 1.313.400 unidades (22,1%) y 4,88 millones de euros (29,9%). En tercer lugar está Novartis, con 1.048.600 unidades (17,6%) y 2,22 millones de euros (13,6%). Les siguen Thea (807.500 unidades y 1,80 millones de euros) y, por último, Cusí, con 503.700 unidades y 1,22 millones de euros. Los porcentajes en unidades y valores se recogen en las figuras 2 y 3.

Fig. 2. Lubricantes oculares: cuotas de mercado por laboratorios (unidades)

Fig. 3. Lubricantes oculares: cuotas de mercado por laboratorios (valores)

 

El líder en ventas con una cuarta parte del mercado (en valor) fue Acuolens: 1.109.000 unidades (18,6%) y 4,15 millones de euros (25,5%). El segundo lugar fue para Liquifilm, con 1.172.000 unidades (19,7%) y 2,38 millones de euros (14,6%).

Viscofresh fue la tercera marca con 623.000 unidades (10,5%) y 1,95 millones de euros (12,0%). Su posición en unidades es la quinta, por detrás de las dos siguientes Oculotect y Siccafluid.

En cuarta posición se situó, en efecto, Oculotect, con 978.000 unidades (16,4%) y 1,86 millones de euros (11,4%). Siccafluid, en quinta posición, vendió 808.000 unidades por 1,80 millones de euros (11,1%). Con un 6,5% (1,06 millones de euros) y en sexto lugar se sitúa Cellufresh, y con un 5,7% (0,92 millones de euros), Colircusí Humectante. Les siguen Liquifresh (2,5%), Tears Humectante (2,1%) y Viscotears (2,1%). Estos datos se reflejan en la figura 4.

Fig. 4. Lubricantes oculares: ventas de los principales productos (valores)

CONSEJO PROFESIONAL

El «ojo seco» es un síndrome, más que una patología en sí misma. Se debe considerar como el resultado de una o varias circunstancias que causan la pérdida o el inadecuado funcionamiento de la función humectante y protectora de la película lagrimal sobre la mucosa de la córnea y la conjuntiva. Además, no siempre es evidente, ante la descripción sintomatológica que hace el paciente, que el problema es la sequedad ocular y no una conjuntivitis de origen inespecífico, bacteriana, etc.

Si el farmacéutico es consciente de todos estos detalles y de que muchas veces la causa de la afección son ciertos hábitos inadecuados o la toma de determinados medicamentos, no hay duda de la labor que debe realizar frente a este síndrome. Una serie de preguntas bien orientadas le permitirán dar el consejo adecuado, tanto en lo referente a hábitos y estilos vida como en lo tocante a la aplicación de un producto adecuado que resuelva o contribuya a paliar el problema de sequedad ocular.

De todos modos, si el cuadro no está claro, lo prudente será recomendar una visita al oftalmólogo, que posee los instrumentos y el conocimiento adecuado para hacer un diagnóstico correcto con todas las garantías.

La salud ocular es un valor muy preciado y debemos ser muy conscientes de ello, pero sin adoptar posturas cómodas ni renunciar a nuestro papel como consejeros de salud de nuestros clientes. En la calidad de nuestro asesoramiento desempeñará un papel clave el hecho de tener conocimientos suficientes y actualizados del problema y, sobre todo, de las características de cada uno de los productos disponibles para su alivio o resolución, a fin de acertar en la selección del más adecuado en cada momento.

 

BIBLIOGRAFÍA GENERAL

CGCOF. Catálogo de Parafarmacia. Madrid: Publicaciones del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, 2001.

Divins M J. Cuidado oftálmico. Alivio a la vista. Farmacia Profesional 2002;6(2): 28-36.

http://www.oftasalud.com/pacPages/oseco.htm

http://www.ondasalud.com/edicion/componentes/noticia/02458,29037,00.html

http://retina.uson.mx/ojoseco.htm

Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos