Regístrese
¿Aún no está registrado?
Información relevante

Consulte los artículos y contenidos publicados en este medio, además de los e-sumarios de las revistas científicas en el mismo momento de publicación

Máxima actualización

Esté informado en todo momento gracias a las alertas y novedades

Promociones exclusivas

Acceda a promociones exclusivas en suscripciones, lanzamientos y cursos acreditados

Crear Mi cuenta
Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Mediastinitis aguda como complicación atípica de una mononucleosis infecciosa
Información de la revista
Vol. 36. Núm. 9.
Páginas 535-604 (Noviembre 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 36. Núm. 9.
Páginas 535-604 (Noviembre 2018)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.eimc.2017.11.019
Acceso a texto completo
Mediastinitis aguda como complicación atípica de una mononucleosis infecciosa
Acute mediastinitis as a rare complication of an infectious mononucleosis
Visitas
542
Sandra Clotet
Autor para correspondencia
Sclotet@santpau.cat

Autor para correspondencia.
, Laia Matas, Virginia Pomar, Jordi Casademont
Servicio de Medicina Interna, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona, España
Este artículo ha recibido
542
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Editor:

La mononucleosis infecciosa (MI) es una entidad frecuente causada por distintos agentes etiológicos, el más común de los cuales (90%) es el virus del Epstein-Barr (VEB). La primoinfección en la infancia suele pasar desapercibida, mientras que en adultos jóvenes causa cuadros más sintomáticos con la tríada típica de fiebre, adenopatías cervicales y odinofagia1.

Suele ser una enfermedad autolimitada que requiere tratamiento sintomático. Sin embargo, la duración y la gravedad pueden variar considerablemente1. En adultos inmunocompetentes las complicaciones son raras. Recientemente se ha descrito un aumento de la incidencia de casos graves de MI2.

Presentamos un caso de MI por VEB con mediastinitis aguda como complicación atípica.

Mujer de 22 años, alérgica a la penicilina y fumadora activa sin otros antecedentes, que ingresó en nuestro hospital por un cuadro compatible con MI (malestar general, fiebre, mialgias y odinofagia). En la exploración física presentaba adenopatías cervicales, ictericia, esplenomegalia e hipertrofia amigdalar con necrosis.

Analíticamente destacaba alteración de las pruebas de la función hepática (bilirrubina de 4,10mg/dl; AST 458U/l; ALT 831U/l; FA 438U/l y GGT 384U/l), leucocitosis en sangre periférica (14.990×109/l) a expensas de linfocitos (29%) y elevación de la proteína C reactiva (316mg/l). Los hemocultivos, las serologías para citomegalovirus, el virus herpes 6, el parvovirus B19, la toxoplasmosis, la hepatitis A, B y C y el virus de la inmunodeficiencia humana fueron negativos. Sin embargo los anticuerpos IgM para el VEB fueron positivos (IgG negativos) y el linfograma mostró una alteración del cociente CD4/CD8 (20/57%). La cuantificación de inmunoglobulinas no demostró ningún déficit y una ecografía abdominal confirmó la esplenomegalia de 15,8cm.

A los 7 días del ingreso, por fiebre persistente, disfagia progresiva y aparición de edema en la zona submandibular y cervical anterior se realizó una ecografía y una tomografía axial computarizada (TAC) cervical (fig. 1), que objetivó amígdalas hipertróficas y colecciones hidroaéreas en la zona laterocervical anterior y supraclavicular con extensión a tejido graso subcutáneo y espacios profundos. Dada la alergia a penicilina, y ante la sospecha de infección grave se instauró tratamiento antibiótico empírico de amplio espectro (imipenem) y corticoterapia endovenosa.

Figura 1.

Imagen de la TC cervical (A) donde se aprecian colecciones hidroaéreas en la región cervical anterior y de la TC torácica (B) donde se aprecia una colección mediastínica.

(0,1MB).

Por sospecha de extensión mediastínica se practicó una TAC de tórax (fig. 1) confirmándose una colección mediastínica anterior de 70×70mm con imágenes aéreas y septos en su interior que requirió subdrenaje mediante 2 cervicotomías. Ambas se realizaron bajo intubación oro-traqueal que tuvo que prolongarse por edema de la vía aérea y fue preciso el ingreso en la unidad de cuidados intensivos.

En los cultivos de las muestras quirúrgicas se aisló flora variada con predominio de Streptococcus anginosus y Bacillus spp. Tras la segunda cirugía la paciente presentó buena evolución clínica y analítica, completó 4 semanas de antibioterapia y mantuvo controles ambulatorios sin evidenciarse complicaciones ni secuelas.

La seroprevalencia del VEB puede variar según el área geográfica y la primoinfección aparece en edades más tempranas en zonas en vías de desarrollo3. La transmisión del virus es a través de saliva, y es menos común la transmisión sanguínea o a través de trasplante de órganos sólidos o de células hematopoyéticas3. El riesgo de desarrollar MI en la primoinfección por VEB se relaciona con la edad y es mayor en adolescentes y adultos jóvenes. La primoinfección en pacientes mayores de 40 años tiene mayor riesgo de complicaciones3.

Las complicaciones sépticas por sobreinfección bacteriana son raras (<1%) y pueden presentarse en forma de absceso faríngeo, neumonía (relacionada con frecuencia con Mycoplasma), tromboflebitis séptica o empiemas4.

En la literatura se han descrito casos de MA4–7. Se cree que los pacientes con más riesgo de desarrollar esta complicación son aquellos que presentan un absceso retrofaríngeo por invasión del mediastino y espacio pleural a través de la fascia prevertebral o los que presentan tromboflebitis séptica de la vena yugular interna (síndrome de Lemierre) con embolismos sépticos secundarios4.

A diferencia de los casos descritos, la paciente desarrolló un absceso cervical anterior con extensión directa al mediastino sin demostrarse mediante TAC ningún absceso periamigdalino o retrofaríngeo ni tromboflebitis venosa como origen del cuadro. Tampoco se demostró ninguna inmunosupresión.

Como conclusión, se trata de un caso de MI con una complicación muy rara pero grave y potencialmente letal que requiere, ante la sospecha clínica, la realización de una prueba de imagen dirigida, ya que el diagnóstico precoz para poder instaurar el tratamiento adecuado es de gran importancia8.

Bibliografía
[1]
T.D. Rea, J.E. Russo, W. Katon, R.L. Ashley, D.S. Buchwald.
Prospective study of the natural history of infectious mononucleosis caused by Epstein-Barr virus.
J AM Board Fam Pract, 14 (2001), pp. 234-242
[2]
P. Tattevin, Y. Le Tulzo, S. Minjolle, J.M. Chapplain, C. Arvieux, C. Michelet, et al.
Increasing incidence of severe Epstein-Barr virus-related infectious mononucleosis: Surveillance study.
J Clin Microbiol, 44 (2006), pp. 1873-1874
[3]
O.A. Odumade, K.A. Hogquist, H.H. Balfour.
Progress and problems in understanding and managing primary Epstein-Barr virus infections.
Clin Microbiol Rev, 24 (2011), pp. 193-209
[4]
I.A. Andrianakis, A.N. Kotanidou, M.T. Pitaridis, G.J. Saroglou, D.N. Exarhos, C.S. Roussos, et al.
Life-threatening bilateral empyema and mediastinitis complicating infectious mononucleosis.
Intensive Care Med, 28 (2002), pp. 663-664
[5]
F. Salgado, J.F. Fernández, A. Fernández de Rota, C. Alonso.
Mediastinitis necrosante descendente como complicación de mononucleosis infecciosa.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 17 (1999), pp. 415-416
[6]
J. Sojo Dorado, Á. Domínguez Castellano, E. Ramírez De Arellano, J. Rodríguez Baño.
Mononucleosis infecciosa grave asociada a virus Epstein Barr en dos hermanos jóvenes.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 30 (2012), pp. 221-222
[7]
T. Lloyd, V. Kiet Tran.
Acute mediastinitis as a complication of Epstein-Barr virus.
CJEM, 18 (2016), pp. 149-151
[8]
J.W. Geerts, E.M. van Diel, J.F.M. Jansen.
Descending mediastinitis in Epstein-Barr virus infection.
J Clin Microbiol, 53 (2015), pp. 1781-1782
Copyright © 2017. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.