Regístrese
Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Inflamación crónica del dorso de la nariz en paciente con artritis reumatoide ...
Información de la revista
Vol. 30. Núm. 1.
Páginas 40-42 (Enero 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
19782
Vol. 30. Núm. 1.
Páginas 40-42 (Enero 2012)
Diagnóstico a primera vista
DOI: 10.1016/j.eimc.2011.06.010
Acceso a texto completo
Inflamación crónica del dorso de la nariz en paciente con artritis reumatoide en tratamiento con infliximab
Persistent inflammation of the nasal dorsum in a patient with rheumatoid arthritis treated with infliximab
Visitas
19782
José Miguel García-Castroa,??
Autor para correspondencia
garciacastro82@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Rosario Javier-Martíneza, Rafael Cáliz-Cálizb, Antonio García-Sánchezb
a Sección de Enfermedades Infecciosas, Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada, España
b Sección de Reumatología, Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Virgen de las Nieves, Granada, España
Este artículo ha recibido
19782
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo
Caso clínico

Mujer de 66 años de edad con artritis reumatoide de 7 años de evolución en tratamiento, desde el diagnóstico, con prednisona (2,5mg diarios), metotrexato subcutáneo (15mg semanales) y ácido fólico (10mg semanales), a los que se había añadido infliximab (3mg/kg intravenosos cada 6 semanas, 17 dosis administradas) por respuesta inadecuada. Consulta por presentar un cuadro, de 7 meses de evolución, consistente en inflamación cutánea progresiva en el dorso del ala nasal izquierda, a la que se asocia dolor local intenso, obstrucción del orificio nasal y epistaxis intermitente, sin referir fiebre ni síntomas sistémicos. En la exploración destacaba tumefacción e induración dolorosa del ala nasal y surco nasogeniano izquierdos, con eritema, aumento de temperatura local y rinorrea anterior purulenta teñida de restos hemáticos sin otras anomalías en el examen físico general (figs. 1 y 2). La analítica no mostró alteraciones, con proteína C reactiva de 1,5mg/dl y en una TC craneofacial se identificó una tumoración sólida (17 x 30mm), de contornos irregulares y aspecto infiltrante, originada en ala nasal izquierda y que se realzaba de forma homogénea tras la administración de contraste (fig. 3).

Figura 1.

Tumefacción y eritema del ala nasal izquierda.

(0,06MB).
Figura 2.

Tumefacción y eritema en surco nasogeniano y región malar.

(0,07MB).
Figura 3.

TC craneofacial con tumoración en ala nasal izquierda.

(0,07MB).
Evolución

Ante la progresión de la lesión se realizaron biopsias locales seriadas. El estudio anatomopatológico inicial reveló la presencia de un tejido fibroso con algunas áreas de necrosis y con un infiltrado inflamatorio granulomatoso inespecífico de predominio linfoplasmocitario. La revisión de las muestras utilizando la tinción de Giemsa puso de manifiesto la presencia de elementos intracelulares redondeados compatibles con amastigotes de Leishmania (fig. 4). El cultivo posterior en medio NNN (Novy, Nicolle, McNeal) mostró crecimiento de Leishmania spp. y las técnicas de secuenciación genómica (PCR-ELISA) identificaron Leishmania infantum (zimodema MON-183). Se estableció así el diagnóstico definitivo de leishmaniasis mucocutánea. Los inmunosupresores fueron retirados y se inició tratamiento con anfotericina B liposomal en dosis de 4mg/kg/día, que fue necesario suspender por la aparición de una crisis hipertensiva durante la perfusión intravenosa y sustituir por antimoniato de meglumina intravenoso (Glucantime®), en dosis de 20mg/kg/día de antimonio pentavalente, durante 28 días. La tolerancia y respuesta al tratamiento fueron adecuadas con resolución progresiva y completa de la lesión y mejoría de los síntomas, sin presentar recidivas en el seguimiento posterior. En la actualidad el tratamiento antifactor de necrosis tumoral alfa (TNFα) se ha reiniciado, 3 meses después, sustituyendo infliximab por etanercept (25mg subcutáneos, dos veces a la semana) ante el mal control del proceso articular.

Figura 4.

Amastigotes intracelulares (tinción de Giemsa).

(0,13MB).
Comentario

Las leishmaniasis son un conjunto heterogéneo de enfermedades, producidas por distintas especies de un protozoo intracelular estricto perteneciente a la familia Leishmania, que parasita las células del sistema mononuclear fagocítico. Son zoonosis transmitidas por mosquitos flebótomos y su reservorio natural está constituido por mamíferos, especialmente cánidos y roedores. La enfermedad es endémica en áreas focales de casi 90 países y se calcula una incidencia global de 2 millones de nuevos casos anuales. Existen 3 formas clínicas básicas, cutánea, mucocutánea y visceral, dependientes de la especie implicada y del tipo de respuesta inmunitaria establecida. Aunque puede afectar a la población general, la leishmaniasis ha destacado en los últimos años como infección oportunista en enfermos neoplásicos, trasplantados o con sida. En este sentido, se han publicado varios casos de leishmaniasis visceral y cutánea en pacientes con artropatías inflamatorias tratados con inmunosupresores, especialmente con fármacos anti-TNFα (infliximab1–5, etanercept6 y adalimumab7–9), aunque también con metotrexato y corticoides. En modelos animales se ha demostrado el papel crucial del TNFα, una citocina proinflamatoria, en la protección frente a diversos organismos intracelulares, en particular a través de la activación de los macrófagos y la formación de granulomas, lo que explicaría la vulnerabilidad de los pacientes que reciben estas terapias biológicas a sufrir la reactivación de enfermedades granulomatosas e infecciones oportunistas como tuberculosis, aspergilosis, toxoplasmosis, criptococosis, listeriosis o leishmaniasis3,5,7,9.

En la literatura especializada solo se han comunicado 3 casos de leishmaniasis cutánea2,4,9, y ninguno de leishmaniasis mucocutánea, en pacientes previamente tratados con fármacos anti-TNFα. Esta presentación oportunista ocurre por reactivación de una infección latente, previamente inadvertida o por primoinfección durante el tratamiento y el agente causal más frecuente en nuestro medio es L. infantum. Las lesiones suelen aparecer en áreas expuestas y se inician como pequeñas pápulas induradas, eritemato-violáceas, que posteriormente dan paso al desarrollo de una ulceración indolora de bordes sobreelevados y costra central con frecuentes linfadenopatías locales. La tendencia natural, aun en ausencia de tratamiento, es la curación espontánea, dando lugar a una cicatriz atrófica, aunque el 15% de los casos evolucionan a leishmaniasis mucocutánea, destacando la progresión nasal donde puede producir destrucción de cartílagos nasales y paladar blando con mutilaciones extensas.

Nuestro caso refuerza la importancia de vigilar estrechamente a los pacientes tratados con anti-TNFα en áreas endémicas, para detectar precozmente manifestaciones de leishmaniasis cutánea o sistémica, que además suelen tener un comportamiento atípico y agresivo en estos pacientes3–5. También en estas áreas podría ser útil identificar, de forma previa al tratamiento, a los individuos con mayor riesgo, realizando estudios serológicos7 e investigando el antecedente de una posible infección previa por leishmania5,9. Por otra parte, la mayoría de los autores recomiendan reiniciar el tratamiento biológico tras la curación de la infección intercurrente, siendo más seguro etanercept que los anticuerpos monoclonales10.

Bibliografía
[1]
V. Romaní-Costa, C. Sánchez, F. Moyá, C. Estany.
Visceral leishmaniasis related to infliximab administration.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 22 (2004), pp. 310
[2]
M. Mueller, E. Fleischmann, M. Grunke, S. Schewe, J. Bogner, T. Löscher.
Case report: relapsing cutaneous leishmaniasis in a patient with ankylosing spondylitis treated with infliximab.
Am J Trop Med Hyg, 81 (2009), pp. 52-54
[3]
K. Kritikos, E. Haritatos, S. Tsigkos, P. Gounari, I. Skrapari, T. Gounaris, et al.
An atypical presentation of visceral leishmaniasis infection in a patient with rheumatoid arthritis treated with infliximab.
J Clin Rheumatol, 16 (2010), pp. 38-39
[4]
S. Hakimi, S. Rivière, P. Del Giudice, J. Dereure, A. Le Quellec.
Localized cutaneous leishmaniasis due to Leishmania infantum in a patient treated with infliximab.
Dermatology, 220 (2010), pp. 63-65
[5]
F. De Leonardis, M. Govoni, A. Lo Monaco, F. Trotta.
Visceral leishmaniasis and anti-TNF-α therapy: case report and review of the literature.
Clin Exp Rheumatol, 27 (2009), pp. 503-506
[6]
V. Bagalas, I. Kioumis, P. Argyropoulou, D. Patakas.
Visceral leishmaniasis infection in a patient with rheumatoid arthritis treated with etanercept.
Clin Rheumatol, 26 (2007), pp. 1344-1345
[7]
D. Moreno, P. Martínez, J. Berbegal, M. Femenia.
Visceral leishmaniasis infection in a rheumatoid arthritis patient treated with adalimumab: a case description and literature review.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 28 (2010), pp. 256-262
[8]
M. Bassetti, C. Pizzorni, L. Gradoni, V. Del Bono, M. Cutolo, C. Viscoli.
Visceral leishmaniasis infection in a rheumatoid arthritis patient treated with adalimumab.
Rheumatology (Oxford), 45 (2006), pp. 1446-1448
[9]
S. Baltà-Cruz, M. Alsina-Gibert, A. Mozos-Rocafort, C. Cervera, L. Colomo-Saperas, A. Del Rio, et al.
Pseudolymphomatoid cutaneous leishmaniasis in a patient treated with adalimumab for rheumatoid arthritis.
Acta Derm Venereol, 89 (2009), pp. 432-433
[10]
D. Salmon-Ceron, F. Tubach, O. Lortholary, O. Chosidow, S. Bretagne, N. Nicolas, et al.
Drug-specific risk of non-tuberculosis opportunistic infections in patients receiving anti-TNF therapy reported to the 3-year prospective French RATIO registry.
Ann Rheum Dis, 70 (2001), pp. 616-623
Copyright © 2011. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.