Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Estimaciones de la incidencia de la actinomicosis en Colombia
Información de la revista
Vol. 35. Núm. 6.
Páginas 393-394 (Junio - Julio 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 35. Núm. 6.
Páginas 393-394 (Junio - Julio 2017)
Carta al Editor
DOI: 10.1016/j.eimc.2015.07.007
Acceso a texto completo
Estimaciones de la incidencia de la actinomicosis en Colombia
Estimates of the incidence of actinomycosis in Colombia
Visitas
...
Jaime A. Cardona-Ospinaa, Daniela Franco-Herreraa, Virgilio E. Failoc-Rojasa,b, Alfonso J. Rodriguez-Moralesa,
Autor para correspondencia
arodriguezm@utp.edu.co

Autor para correspondencia.
a Grupo y Semillero de Investigación Salud Pública e Infección, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad Tecnológica de Pereira, Pereira, Risaralda, Colombia
b Universidad Nacional Pedro Ruíz Gallo, Lambayeque, Perú
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Incidencia de actinomicosis y sus formas por departamentos y grupos de edad, Colombia, 2009-2013
Texto completo
Sr. Editor:

Hemos leído con interés el artículo de Blanco-Sánchez et al.1, en el que presentan el caso de un escolar con fiebre, inflamación parotídea, otorrea y fístula retroauricular, en el cual, finalmente, el diagnóstico etiológico termina siendo actinomicosis. En tal sentido, concordamos con el hecho de que no es habitual considerar la actinomicosis en el diagnóstico diferencial de las infecciones cervicofaciales en casos pediátricos, y quisiéramos aprovechar la oportunidad de mostrar un análisis que hemos realizado sobre el comportamiento de la enfermedad en Colombia, así como algunos comentarios sobre su incidencia en América Latina.

La actinomicosis es una infección crónica, rara, supurativa y muy progresiva2, sobre la cual existen pocos estudios en Colombia y América Latina. En el caso de Colombia solo existen 3 publicaciones en revistas indexadas en Medline (un reporte de caso y 2 originales de antes de 1970)3,4, sin embargo, entre 2009 y 2013 se han reportado un promedio de casi 400 casos anuales en el país.

Actualmente, el Ministerio de Salud de Colombia, a través de su sistema de información SISPRO-Cubo de Datos, permite acceder al llamado Registro Individual de Prestación de Servicios, a partir del cual se puede extraer información revisada y consolidada de los diagnósticos confirmados registrados, de acuerdo a los códigos de la clasificación internacional de enfermedades (CIE-10), incluidos allí los casos de actinomicosis (A42.0 a A42.9), en el período 2009-2013. Usando poblaciones oficiales de referencia por años, departamentos, género y grupos de edad, estimamos las tasas de incidencia generales y específicas en Colombia.

Durante el mencionado período se encontraron 1.964 casos reportados (4,2 casos/100.000habs; rango: 0,6-10,2 en los departamentos), de los cuales el 19,4% correspondieron, como en el caso de Blanco-Sánchez et al., a menores de 10 años de edad, para una tasa ajustada por edad de 44,4 casos/1.000.000habs (tabla 1). Al analizar los casos reportados en el país, el 10,5% correspondió con formas cervicofaciales (35,27% de las formas especificadas, pues en el 70,26% la forma no fue informada), siendo la más frecuente de las reportadas, seguida por la abdominal (10,2%) y la pulmonar (7,7%) (tabla 1), llegando a ser reportada hasta en más del 30% de las formas en algunos departamentos (p. ej., Boyacá y Santander) (tabla 1). En cuanto a grupos de edad, encontramos que los menores de 10 años fue donde se encontró la tasa más alta para la forma cervicofacial, 9,09 casos/1.000.000habs (tabla 1). Esto concuerda con lo presentado por Blanco-Sánchez et al., sin embargo, si reflexionamos, posiblemente estos casos no sean tan excepcionales en la práctica, pero ciertamente sí infrecuentemente publicados. En la literatura se ha reportado que los varones tienen un riesgo 3 veces mayor de tener la infección que las mujeres, para todas las formas excepto la pélvica. Sin embargo, en nuestro análisis se observó lo contrario, se encontró una razón mujer:varón de 1,4:1, llegando a ser 2,0:1 en la actinomicosis abdominal. Solo se encontró incrementada la razón varón:mujer para la forma septicémica, siendo 1,8:1. En estos pacientes además la edad fue factor de importancia, pues la razón de tasas mostró que los sujetos de 80 años y más tuvieron una incidencia 2,3 veces mayor que los de 10 a 19,9 años. De igual manera destaca que para la forma pulmonar la razón de tasa indica que la incidencia fue 9,4 veces mayor en el grupo de 70 a 79,9 años en comparación con el grupo de 10 a 19,9 años.

Tabla 1.

Incidencia de actinomicosis y sus formas por departamentos y grupos de edad, Colombia, 2009-2013

  AñosDistribución en porcentaje por formas de actinomicosis del totalaTasa de incidencia (casos/100.000habs) 
Departamento  2009  2010  2011  2012  2013  Total  Pulmonar  Abdominal  Cervicofacial  Septicémica   
Atlántico  53  46  53  82  240  9,9  13,5  4,1  5,3  10,2 
Santander  27  15  78  53  13  185  0,4  5,8  34,0  0,0  9,2 
Arauca  10  21  8,2  5,3  7,1  0,0  8,4 
Tolima  13  42  27  23  112  0,0  21,7  8,7  5,4  8,0 
Bogotá, D,C,  62  93  91  85  46  375  20,5  9,1  9,1  0,0  5,0 
Norte de Santander  12  20  21  61  3,0  15,2  3,0  0,0  4,7 
Bolívar  15  22  34  19  91  6,3  0,0  12,5  0,0  4,5 
Valle del Cauca  26  55  51  29  16  177  14,0  10,0  4,0  0,0  4,0 
Nariño  18  16  15  62  6,3  25,0  6,3  0,0  3,7 
Cauca  24  10  49  3,7  25,9  3,7  3,7  3,7 
Caquetá  10  16  5,3  22,4  7,9  2,6  3,5 
Boyacá  11  12  44  0,0  0,0  66,7  0,0  3,5 
Huila  11  37  7,9  5,3  15,8  7,9  3,4 
Cesar  12  32  3,8  11,5  11,5  0,0  3,3 
Caldas  14  32  16,0  8,0  16,0  4,0  3,3 
La Guajira  10  26  33,3  22,2  0,0  3,7  3,1 
Meta  10  27  8,1  16,1  11,3  0,0  3,0 
Cundinamarca  10  10  19  19  16  74  27,4  3,2  4,8  0,0  2,9 
Quindío  16  12,5  18,8  6,3  0,0  2,9 
Antioquia  33  24  33  49  29  166  9,5  19,0  9,5  0,0  2,7 
Casanare  4,8  10,1  9,0  0,0  2,4 
Risaralda  21  25,0  0,0  0,0  12,5  2,3 
Magdalena  13  25  8,9  12,5  5,4  1,8  2,1 
Putumayo  5,1  5,1  7,3  1,1  1,8 
Córdoba  26  4,8  0,0  0,0  0,0  1,6 
San Andrés  25,0  12,5  0,0  0,0  1,4 
Sucre  16,7  33,3  0,0  0,0  1,0 
Chocó  0,0  0,0  0,0  0,0  0,6 
Colombiab  313  413  545  474  204  1.941  7,7  10,2  10,5  1,4  4,2 
Grupos de edad (años)  AñosTasa de incidencia de formas de actinomicosisTasa de incidencia (casos/1.000.000habs) 
  2009  2010  2011  2012  2013  Total  Por grupos de edad (casos/1.000.000habs)         
0-9  71  82  93  96  39  381  2,21  4,66  9,09  0,70  44,4 
10-19  41  58  89  71  32  291  1,25  3,76  2,62  0,11  33,1 
20-29  49  60  56  72  32  269  2,05  3,47  1,93  0,26  34,5 
30-39  44  60  78  66  22  270  2,38  4,92  4,61  0,48  42,9 
40-49  43  59  90  52  26  270  3,34  5,09  3,69  0,18  47,4 
50-59  27  54  59  58  18  216  5,39  3,75  3,51  1,64  50,6 
60-69  25  30  44  34  19  152  10,12  5,84  6,22  1,56  59,1 
70-79  10  19  34  22  11  96  11,72  6,89  4,14  0,69  66,2 
80 o más  10  18  47  9,80  14,69  6,53  4,90  76,7 
a

El resto corresponde otras formas (A42.8) y formas no especificadas (A42.9).

b

En 23 casos no se identificó el departamento donde fue reportado.

En América Latina, existe un limitado número de estudios publicados en bases de datos como Medline (<10)5–10, quizá siendo un estudio de Cuba sobre actinomicosis urogenital8, el de mayor representatividad. Este evaluó en 2004, un total de 29.182 biopsias, de las cuales el 0,1% (31 casos), correspondieron a actinomicosis, 23 casos con infección en útero y 8 en anexos. Uno de los aspectos relacionados puede estar en el hecho de que existe una baja sospecha clínica, y que el diagnóstico microbiológico es difícil, y en muchas ocasiones existe desconocimiento incluso de las muestras clínicas que son apropiadas para hacer el diagnóstico.

A la fecha, no hemos encontrado un estudio similar al que aprovechamos en hacer, a partir de la discusión del caso de Blanco-Sánchez et al., en el cual estimamos la incidencia de la actinomicosis en Colombia. Tal y como afirman, concordamos en que es muy importante considerar la actinomicosis en procesos supurativos crónicos recurrentes cervicofaciales, especialmente en niños y, además, creemos que es importante fomentar la investigación en infecciones causadas por esta y otras bacterias anaerobias.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
A.I. Blanco-Sánchez, A.M. Echevarría, P. Alonso-Quintela, A. García-Perea.
Escolar con fiebre, inflamación parotídea, otorrea y fístula retroauricular.
Enferm Infecc Microbiol Clin, 35 (2017), pp. 54-55
[2]
F. Valour, A. Sénéchal, C. Dupieux, J. Karsenty, S. Lustig, P. Breton, et al.
Actinomycosis: Etiology, clinical features, diagnosis, treatment, and management.
Infect Drug Resist, 7 (2014), pp. 183-197
[3]
C.E. Peña.
Deep mycotic infections in Colombia. A clinicopathologic study of 162 cases.
Am J Clin Pathol, 47 (1967), pp. 505-520
[4]
S. Urbina, H. Ruiz, S. Parejas.
Pelvic actynomyces infection: Report of two cases occurred in the Hospital of San José.
Infect Dis Obstet Gynecol, 2006 (2006), pp. 69020
[5]
G.S. Torres.
Análisis de la presencia de actinomicosis pélvica en mujeres de una comunidad rural en Chile.
Rev Chil Obstet Ginecol, 67 (2002), pp. 232-236
[6]
F. Acevedo, R. Baudrand, L.M. Letelier, P. Gaete.
Actinomycosis: A great pretender. Case reports of unusual presentations and a review of the literature.
Int J Infect Dis, 12 (2008), pp. 358-362
[7]
L. Munive, W. Ramos, R. Mendívil, E. Paira, G. Mendiola, G. Chávez.
Actinomicosis de pared abdominal: reporte de dos casos en un hospital general de la ciudad de Lima.
Rev Peru Epidemiol, 13 (2009), pp. 1-5
[8]
H.M. Suárez, E.E. Estrada, V.E. Espada.
Prevalencia de actinomicosis uterina y anexos en el período 1996-2002, Provincia de Ciego de Ávila, Cuba.
Bol Micol, 19 (2004), pp. 19-21
[9]
H. Mingrone, R. Perrone, S. la Rosa, R. Schtirbu, L. Lutzky.
Bronquiales primarias actinomicosis y cuerpo extraño.
Medicina (B Aires), 55 (1995), pp. 337-340
[10]
J.A. Bittencourt, E.L. Andreis, E.L. Lima, D.E. Dorn, V. Muller.
Actinomycosis simulating malignant large bowel obstruction.
Braz J Infect Dis, 8 (2004), pp. 186-189
Copyright © 2015. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.