Buscar en
Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Toda la web
Inicio Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica Endocarditis infecciosa en pacientes con enfermedades oncológicas
Información de la revista
Vol. 36. Núm. 2.
Páginas 72-77 (Febrero 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2290
Vol. 36. Núm. 2.
Páginas 72-77 (Febrero 2018)
Original
DOI: 10.1016/j.eimc.2016.10.011
Acceso a texto completo
Endocarditis infecciosa en pacientes con enfermedades oncológicas
Infective endocarditis in patients with oncological diseases
Visitas
...
Cristina Mesa del Castillo-Payáa, Marcos Rodríguez-Estebanb,
Autor para correspondencia
mrodest@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Alejandro Quijada-Fumerob, Leidimar Carballo-Arzolab, Marcos Farrais-Villalbab, Ruth Afonsoa, Antonio Trugeda-Padillab
a Servicio de Oncología, Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Santa Cruz de Tenerife, España
b Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Santa Cruz de Tenerife, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Características de los pacientes con cáncer
Tabla 2. Características clínicas diferenciales en el momento del diagnóstico
Tabla 3. Evolución intrahospitalaria de los pacientes
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

Los pacientes con cáncer pueden constituir un especial grupo de riesgo para el desarrollo de endocarditis infecciosa (EI) debido a que frecuentemente están sometidos a maniobras invasivas. Nuestro objetivo es conocer cuál es el perfil diferencial y el pronóstico de los pacientes con EI y cáncer.

Métodos

Estudio observacional retrospectivo de todos los pacientes con EI diagnosticados consecutivamente en un hospital entre 2005 y 2015. Se realiza un análisis comparativo entre los pacientes con enfermedad oncológica y sin ella, así como un seguimiento a largo plazo.

Resultados

Se diagnosticaron 208 casos de EI, de los cuales 32 sufrían enfermedad oncológica. No hubo diferencias significativas en cuanto a la edad (67,5 [59,2-74] vs. 64 [51-74] años), y la comorbilidad estimada por el índice de Charlson fue similar cuando no se consideró el propio diagnóstico de cáncer (4 [2,2-5] vs. 3,9 [2-5]). Se relacionó principalmente con la asistencia sanitaria (59,5% vs. 24,4%, p<0,001), predominó Staphylococcus aureus como agente causal (35%) y la localización tricuspídea fue 3 veces más frecuente (18,8% vs. 6,2%). Un 18,7% de pacientes no se intervinieron quirúrgicamente a pesar de tener indicación, frente al 7,4% de pacientes sin cáncer. La mortalidad intrahospitalaria alcanzó el 45,5% en pacientes con cáncer y la probabilidad de supervivencia al año fue del 40%.

Conclusiones

La EI en pacientes con cáncer está predominantemente causada por estafilococos y presenta una elevada mortalidad precoz. A pesar de que se relaciona frecuentemente con la asistencia sanitaria, los pacientes se ven limitados desde el punto de vista terapéutico.

Palabras clave:
Endocarditis infecciosa
Cáncer
Infección nosocomial
Abstract
Introduction

Cancer patients may constitute a special risk group for the development of infective endocarditis (IE) because they are often subjected to invasive procedures. The aim of this study is to determine the differential clinical profile and prognosis of patients with IE and cancer.

Methods

A retrospective observational study was conducted on all patients consecutively diagnosed with IE in a single centre between 2005 and 2015. A comparative analysis was performed between patients with cancer and those free of disease, as well as a long-term follow-up.

Results

There were 208 IE cases, of which 32 had a cancer diagnosis. There were no significant differences in age (67.5 [59.2-74] vs. 64 [51-74] years). The Charlson comorbidity index was same whether cancer was diagnosed or not (4 [2.2-5] vs. 3.9 [2-5]). IE in cancer patients was mainly associated with health care (59.5% vs 24.4%, P<.001). Staphylococcus aureus was the main causative agent (35%), and the tricuspid location was three times more common (18.8% vs. 6.2%). Surgery was not performed in 18.7% of patients, despite having an indication, compared with 7.4% of patients without cancer. In-hospital mortality for cancer patients was 45.5%, and the probability of survival at one year was 40%.

Conclusions

IE in patients with cancer is predominantly caused by staphylococci, and has high early mortality. Although it is often related to health care, patients are limited from the therapeutic point of view.

Keywords:
Infective endocarditis
Cancer
Nosocomial infection
Texto completo
Introducción y objetivo

La endocarditis infecciosa (EI) es una enfermedad grave cuya epidemiología ha cambiado drásticamente en las últimas décadas, pasando de ser un proceso propio de sujetos jóvenes y con valvulopatía reumática a una complicación que afecta a un número cada vez mayor de pacientes con alta comorbilidad, sometidos a exámenes y tratamientos invasivos1. Es de suponer que los enfermos con patología oncológica son un grupo especial de riesgo, ya que representan una proporción creciente de los pacientes atendidos en el entorno sanitario. No solo las bacteriemias estafilocócicas por catéter suponen una especial amenaza2; la endocarditis puede estar en relación directa con el cáncer y llevar a su diagnóstico, como en el caso del adenocarcinoma de colon3-5. Por otra parte, existen formas de endocarditis no infecciosas (endocarditis trombótica no bacteriana) que pueden confundir al especialista y obligan a afinar el diagnóstico en estos enfermos.

El diagnóstico de cáncer tiene aún connotaciones incluso entre el colectivo médico que pueden llevar a tomar actitudes terapéuticas diferentes de las que se tomarían en ausencia de la enfermedad.

El objetivo de nuestro trabajo es averiguar cuál es la forma de presentación y el perfil microbiológico diferencial de los pacientes con EI y cáncer e investigar su pronóstico a corto y largo plazos.

MétodosPacientes

Realizamos un estudio retrospectivo de todos los enfermos diagnosticados de forma consecutiva de EI en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife, entre enero de 2005 y septiembre de 2015. Nuestro centro atiende a una población aproximada de 600.000 habitantes que incluye la mayor parte de la isla de Tenerife y es centro de referencia para las islas de El Hierro y La Gomera.

Existe una base de datos en la que se incorporan de forma sistemática todos los enfermos con diagnóstico de EI al ingreso o que la desarrollan durante su estancia hospitalaria. Incluye variables clínicas, microbiológicas, ecocardiográficas y las complicaciones que tienen lugar durante el transcurso de la enfermedad.

Definiciones

Todos los pacientes deben cumplir criterios de EI posible o definitiva siguiendo los criterios de Duke modificados6. Las endocarditis recurrentes incluyen las recaídas (infección por el mismo microorganismo del episodio inicial) y nuevas infecciones por un microorganismo diferente o por el mismo después de 2 meses de finalizado el tratamiento antibiótico7. La EI aguda se define como aquel episodio de menos de 2 semanas de evolución desde la aparición de los primeros signos y síntomas. La comorbilidad se calcula usando el índice de Charlson8, y realizamos un cálculo corregido de este índice restando la puntuación que aporta el propio proceso oncológico (Charlson-C). Se considera el desarrollo de insuficiencia renal aguda siguiendo los criterios RIFLE9. Consideramos las clases III y IV de la New York Heart Association (NYHA) cuando hablamos del desarrollo de insuficiencia cardiaca. El embolismo cerebral o periférico debe constatarse mediante pruebas de imagen (TAC, RM o ecografía). La cirugía urgente se define como aquella que no se demoró más de 24h tras el establecimiento de la indicación. El riesgo quirúrgico se calcula en los pacientes con indicación de cirugía según las guías vigentes de la European Society of Cardiology (ESC)10,11 usando la escala EuroSCORE II12. La adecuación del tratamiento antibiótico se refiere al cumplimiento de las guías vigentes de la ESC y es valorada por un especialista independiente, como anteriormente ha sido publicado13.

Los pacientes con cáncer incluyen a aquellos con enfermedad metastásica/no metastásica, a los pacientes bajo tratamiento quimioterápico curativo (adyuvante o neoadyuvante), a aquellos con quimioterapia paliativa y a los que se encuentran con soporte sin quimioterapia.

Consideramos que existe neutropenia cuando el recuento de neutrófilos es menor a 1.000células/mm3.

Variables de estudio y análisis estadístico

Se comparan las características clínicas, microbiológicas, ecocardiográficas y la evolución intrahospitalaria (mortalidad y complicaciones derivadas de la enfermedad) de los pacientes con EI y diagnóstico de cáncer previo o en los que se diagnostica la enfermedad durante el episodio de endocarditis con los pacientes con EI sin diagnóstico de cáncer.

Se utiliza el test de Kolmogorov-Smirnov para comprobar si las variables continuas siguen una distribución normal. Se expresan como media (desviación estándar) o como mediana (rango intercuartílico) según proceda, y se comparan con el test de la t de Student o el de la U de Mann-Whitney.

Las variables categóricas se representan como número absoluto (porcentaje) y se comparan con el test de la Chi-cuadrado, empleando el test exacto de Fisher cuando es necesario.

Para el grupo de pacientes con endocarditis y procesos oncológicos asociados se calcula la curva de supervivencia a través del método de Kaplan-Meier.

Resultados

En el periodo de estudio se diagnosticaron 208 casos de EI, de los cuales 32, además, tenían un diagnóstico de enfermedad oncológica. Las características de los pacientes con cáncer se muestran en la tabla 1. Predominaban los tumores sólidos abdominales con un 59,4% de los casos; de ellos, los adenocarcinomas colorrectales constituyeron el 42%. La mayoría de los pacientes no presentaban enfermedad avanzada, un 18,8% estaban bajo tratamiento activo y en solo un 15,6% de enfermos se comprobó la existencia de neutropenia en el momento del diagnóstico de la EI.

Tabla 1.

Características de los pacientes con cáncer

Edad (años)  67,5 (59,2-74) 
Sexo varón  21 (65,6) 
Tipo de cáncer
Hematológico  5 (15,6) 
Sólido abdominal  19 (59,4) 
Sólido extraabdominal  8 (25) 
Enfermedad metastásica  7 (21,9) 
Quimioterapia  6 (18,7) 
Paliativa  5 (15,6) 
Curativa  1 (3,1) 
Soporte sin quimioterapia  2 (6,2) 
PI cx oncológica  7 (21,9) 
Neutropeniaa  5 (15,6) 

Los datos representan n (%) o mediana (rango intercuartílico).

PI cx oncológica: postoperatorio inmediato cirugía oncológica.

a

Neutropenia: <1.000 neutrofilos/mm3.

En la tabla 2 se resumen las características clínicas por grupos en el momento del diagnóstico. No existían diferencias significativas en cuanto a edad, sexo o síntoma predominante de presentación. Los enfermos con diagnóstico de cáncer tenían un índice de comorbilidad de Charlson más alto. Sin embargo, esta diferencia desapareció cuando se eliminó el propio diagnóstico de cáncer de la puntuación. La proporción de casos relacionados con la atención sanitaria fue significativamente mayor, especialmente debido a infecciones nosocomiales. Hubo un elevado porcentaje de enfermos con endocarditis previa en el grupo de pacientes sin cáncer, siendo reinfecciones en 14 casos y recaídas en otros 2. El caso de recurrencia del paciente con cáncer se trataba de una reinfección.

Tabla 2.

Características clínicas diferenciales en el momento del diagnóstico

  Cáncer (n=32)  No cáncer (n=176) 
Edad  67,5 (59,2-74)  64 (51-74)  0,29 
Sexo varón  21 (65,6)  139 (79,0)  0,11 
Índice Charlson  6 (4,2-8)  3,9 (2-5)  <0,001 
Charlson-Ca  4 (2,2-5)  3,9 (2-5)  0,57 
Localización      0,06 
Mitral  9 (28,1)  42 (23,9)   
Aórtica  11 (34,4)  80 (45,5)   
Mitral y aórtica  0 (0)  13 (7,4)   
Tricuspídea  6 (18,8)  11 (6,2)   
MCP/DAI  3 (9,4)  22 (12,5)   
Otras  3 (9,4)  8 (4,5)   
Protésica  2 (6,2)  46 (26,1)  0,01 
C. predisponente  13 (40,6)  58 (33,0)  0,42 
EI aguda  18 (56,2)  89 (50,6)  0,55 
RAS  19 (59,4)  43 (24,4)  <0,001 
Nosocomial  10 (31,2)  27 (15,3)  0,03 
Presentación      0,15 
Fiebre  25 (78,1)  136 (77,3)   
ICC  3 (9,4)  32 (18,2)   
Embolismo  4 (12,5)  8 (4,5)   
UDVP  0 (0)  8 (4,5)  0,22 
Hemodiálisis  1 (3,1)  12 (6,8)  0,43 
EI recurrente  1 (3,1)  16 (9,1)  0,26 
EI definitiva  32 (100)  167 (94,9)  0,36 

Los datos representan n (%) o mediana (rango intercuartílico).

C. predisponente: existencia de cardiopatía que predispone al desarrollo de EI; EI: endocarditis infecciosa; ICC: desarrollo de insuficiencia cardiaca; MCP/DAI: sobre marcapasos o desfibrilador implantable; RAS: relacionado con la atención sanitaria; UDVP: usuarios de drogas por vía parenteral.

a

Índice de Charlson descontando la puntuación otorgada por la enfermedad oncológica.

La figura 1 representa el origen más probable de la infección. En la mayoría de casos no se identificó foco, pero cuando este fue evidente, predominó la infección por catéter en los pacientes con enfermedad oncológica. En 7 casos (21,9%) la infección se adquirió en el periodo postoperatorio inmediato de cirugía oncológica.

Figura 1.

Origen probable de la infección.

(0,08MB).

En los pacientes con cáncer la proporción de EI tricuspídea fue 3 veces mayor (18,8% vs. 6,2%). Tres de los pacientes con cáncer y endocarditis tricuspídea eran portadores de catéter reservorio venoso subcutáneo, y en los otros casos la infección se relacionó con una vía periférica. Staphylococcus aureus fue identificado como agente causal en la mitad de estos episodios. Las endocarditis sobre prótesis fueron significativamente menos frecuentes (6,2% vs. 26,1%, p=0,01).

En cuanto al microorganismo responsable, en los casos de EI y enfermedad oncológica existía una proporción significativamente mayor de S. aureus, siendo el causante de la mayoría de episodios (37,5% vs. 21%, p=0,02). Los Streptococcus viridans supusieron una amenaza menor (15,6% vs. 29,5%, p=0,04).

La proporción de Streptococcus gallolyticus (antes Streptococcus bovis) también fue claramente superior (12,9% vs. 3,4%), y en 3 de 4 casos la infección tuvo lugar en el contexto de cáncer de colon. Visto de otra forma, de los 8 casos de cáncer colorrectal, la infección fue provocada por S. bovis en 3 de ellos, hubo un caso por S. aureus, otro por Enterococcus faecalis, otro por Staphylococcus epidermidis, y los hemocultivos fueron negativos en 2 pacientes. La figura 2 representa la distribución de agentes causales en ambos grupos de pacientes.

Figura 2.

Microorganismos causales.Streptococcus bovis es actualmente conocido como Streptococcus gallolyticus.

(0,14MB).

A pesar de una proporción relativamente alta de pacientes en los que no se identificó el agente causal (en relación con el uso de antibióticos antes de la extracción de las muestras de sangre), todos cumplían criterios de endocarditis definitiva a través de los hallazgos clínicos y ecocardiográficos.

Evolución y supervivencia

Si bien las complicaciones evolutivas no fueron significativamente mayores en los pacientes con cáncer (tabla 3), la mortalidad intrahospitalaria fue del 45,2%, frente a un 34,3% de los pacientes sin cáncer, y en la mayoría de casos (47,1%) la causa de la muerte fue la sepsis grave o el shock séptico.

Tabla 3.

Evolución intrahospitalaria de los pacientes

  Cáncer (n=32)  No cáncer (n=176) 
Insuficiencia cardiaca  12 (37,5)  87 (49,9)  0,21 
Insuficiencia renal aguda  16 (53,3)  79 (48,5)  0,62 
Embolismo periférico  11 (34,4)  63 (35,8)  0,25 
Complicaciones cerebrales  6 (18,8)  36 (20,5)  0,82 
Afectación anular  6 (18,8)  46 (26,2)  0,34 
Insuficiencia valvular  12 (37,5)  93 (52,8)  0,11 
Dehiscencia protésicaa  1 (16,7)  15 (28,3)  0,90 
Tratamiento ajustadob  22 (68,8)  113 (64,4)  0,63 
Cirugía  10 (31,2)  102 (58,0)  0,01 
Emergente  3 (9,3)  24 (13,6)  0,18 
Indicada no realizada  6 (18,7)  13 (7,4)  0,04 
Percepción comorbilidad  5 (15,6)  8 (4,5)   
Hemorragia cerebral  1 (3,1)  2 (1,1)   
Situación crítica  0 (0)  3 (1,7)   
EuroSCORE IIc  5,2 (2-17,2)  4,2 (1,9-10,5)  0,46 
Mortalidad intrahospitalaria  14 (45,2)  60 (34,3)  0,24 
Relacionada con la EI  14 (45,2)  57 (32,4)   

Los datos representan n (%) o mediana (rango intercuartílico).

a

La dehiscencia está calculada sobre el total de endocarditis protésicas.

b

Tratamiento antibiótico ajustado a las guías vigentes de la ESC.

c

EuroSCORE II está calculado en los pacientes con indicación quirúrgica.

La proporción de pacientes operados fue significativamente menor (31,2% vs. 58%, p=0,01), y en un 18,7% de los casos no se realizó cirugía aunque esta estuviera indicada. Este porcentaje fue solo del 7,4% en los pacientes sin cáncer (p=0,04).

En la figura 3 se representa la curva de supervivencia de los pacientes con endocarditis y cáncer. La mayoría de pacientes fallecieron durante el periodo hospitalario (100% por la propia endocarditis). La probabilidad estimada de supervivencia a un mes fue del 62%, y se reduce al 40% al año. La principal causa de muerte tras el alta fue el proceso oncológico (5 de 6 pacientes, 83,3%).

Figura 3.

Probabilidad de supervivencia en los pacientes con endocarditis y diagnóstico de cáncer.

(0,08MB).
Discusión

Existe poco conocimiento sobre la magnitud de la asociación entre EI y cáncer y sobre su historia natural. García-Albéniz et al. han publicado recientemente que la incidencia peridiagnóstica de EI es casi 10 veces mayor en los pacientes con cáncer colorrectal y el doble en los pacientes con cáncer de pulmón, asociándose con una supervivencia claramente reducida14.

En nuestro medio, un 15% de pacientes con EI tienen antecedentes de enfermedad oncológica. La mayoría de ellos son tumores sólidos abdominales y en el momento del diagnóstico de la EI la proporción de pacientes en curso de tratamiento quimioterápico o que sufren neutropenia es muy baja. La gran mayoría no presentan enfermedad avanzada. Salvo por el propio antecedente de cáncer su comorbilidad no es mayor, pero sí lo es la gravedad de los episodios.

La endocarditis puede ser un marcador de cáncer oculto, sobre todo en lo que se refiere a cáncer digestivo15, sin embargo, en nuestro centro la mayoría de casos están relacionados con la atención sanitaria, principalmente con bacteriemias por catéter venoso central, y en una proporción importante la infección se adquiere en el periodo postoperatorio inmediato de cirugía oncológica. Estos aspectos explican que la mayoría de episodios sean causados por estafilococos y que la frecuencia de afectación de la válvula tricúspide sea 3 veces mayor que la de enfermos sin cáncer.

La mortalidad por EI es especialmente alta en nuestro centro y ha sido el origen de un trabajo comparativo directo con otro hospital español de reconocido prestigio en el estudio y tratamiento de la enfermedad. Sospechamos que el origen de estas diferencias radica en el hecho de que tratamos pacientes con un riesgo especialmente alto16. En cualquier caso, la endocarditis empobrece claramente el pronóstico de los enfermos oncológicos: casi la mitad fallece durante el periodo hospitalario por la propia infección y, aunque el tratamiento antibiótico correctamente dirigido fue similar al de los pacientes sin cáncer, se operan con menor frecuencia a pesar de tener indicación quirúrgica. Esta actitud explica al menos en parte que la mortalidad sea tan alta: el grupo de pacientes de peor pronóstico en nuestro medio es el de los que no se opera cuando necesitan intervención17. Esta limitación al tratamiento, en parte debida a una falsa percepción de comorbilidad o riesgo quirúrgico, contrasta con el hecho de que es el propio medio sanitario el responsable de la mayoría de los episodios de EI, y debe hacernos reflexionar sobre varios aspectos: el primero es que se deben extremar las medidas encaminadas a la prevención de las bacteriemias en estos enfermos. El segundo, que la aparición de fiebre debe ponernos en alerta y hacernos buscar de forma activa una posible endocarditis cuando no exista un foco claro claramente alternativo. De hecho, hay pacientes con sepsis grave y shock séptico en los que no se llega a un diagnóstico definitivo o, cuando se encuentra, se hace de forma tardía, disminuyendo las posibilidades de supervivencia. Por último, creemos que debe valorarse objetivamente el riesgo y la comorbilidad del enfermo antes de limitar el esfuerzo terapéutico. El diagnóstico de cáncer no debe ser motivo por sí mismo para tomar actitudes que comprometan aún más el pronóstico de los pacientes con EI.

Nuestro trabajo tiene varias limitaciones que deben considerarse. En primer lugar, se trata de la experiencia de un único centro y que por tanto no necesariamente tiene por qué reflejar lo que ocurre en otras regiones. El tamaño muestral es limitado y existe una importante proporción de pacientes en los que no se conoce el origen de la endocarditis. Quizás, una búsqueda sistemática de la puerta de entrada podría aclarar más cuál fue el mecanismo de infección.

Para concluir, podemos decir que los enfermos con cáncer que sufren EI en nuestro medio constituyen un grupo de riesgo especial, siendo las maniobras invasivas responsables de una gran parte de los casos. Presentan una mortalidad elevada a corto plazo y en muchas ocasiones se limita el tratamiento quirúrgico sin que se considere de forma objetiva la comorbilidad o el riesgo.

Conflicto de intereses

No existen para ninguno de los autores.

Bibliografía
[1]
C.H. Cabell, J.G. Jollis, G.E. Peterson, G.R. Corey, D.J. Anderson, D.J. Sexton, et al.
Changing patient characteristics and the effect on mortality in endocarditis.
Arch Inter Med., 162 (2002), pp. 90-94
[2]
G.A. Ghanem, M. Boktiur, C. Warneke, T. Pham-Williams, C. Kassis, P. Bahna, et al.
Catheter-related Staphylococcus aureus bacteremia in cancer patients: High rate of complications with therapeutic implications.
Medicine (Baltimore)., 86 (2007), pp. 54-60
[3]
F. Delahaye, A.M. Hammedi, B. Guerpillon, G. de Gevigney, A. Boibieux, O. Dauwalder, et al.
Systematic search for present and potential portals of entry for infective endocarditis.
J Am Coll Cardiol., 67 (2016), pp. 151-158
[4]
A. Boleij, M.M.H. van Gelder, D.W. Swinkels, H. Tjalsma.
Clinical importance of Streptococcus gallolyticus infection among colorectal cancer patients: Systematic review and meta-analysis.
Clin Infect Dis., 53 (2011), pp. 870-878
[5]
A.S. Abdulamir, R.R. Hafidh, F.A. Bakar.
The association of Streptococcus bovis/gallolyticus with colorectal tumors: The nature and the underlying mechanisms of its etiological role.
J Exp Clin Cancer Res., 30 (2011), pp. 11
[6]
D.T. Durack, A.S. Lukes, D.K. Bright.
New criteria for diagnosis of infective endocarditis: Utilization of specific echocardiographic findings. Duke Endocarditis Service.
Am J Med., 96 (1994), pp. 200-209
[7]
M. Rodriguez, M. Anguita, J.C. Castillo, F. Torres, J.R. Siles, D. Mesa, et al.
Características clínicas y evolución de la endocarditis infecciosa recurrente en no drogadictos.
Rev Esp Cardiol., 54 (2001), pp. 1075-1080
[8]
M. Charlson, T.P. Szatrowski, J. Peterson, J. Gold.
Validation of a combined comorbidity index.
J Clin Epidemiol., 47 (1994), pp. 1245-1251
[9]
R. Bellomo, C. Ronco, J. Kerllum, R. Metha, P. Palevsky.
ADQI Workgroups Acute renal failure: Definition, outcome measures, animal models, fluid therapy and information technology nedds: The second International Consensus Conference of the Acute Dialysis Quality Initiative (ADQUI) Group.
Crit Care Med., 8 (2004), pp. 204-212
[10]
D. Horstkotte, F. Follath, E. Gutschik, M. Lengyel, A. Oto, A. Pavie, et al.
Guidelines on prevention, diagnosis and treatment of infective endocarditis executive summary: The Task Force on Infective Endocarditis of the European Society of Cardiology.
Eur Heart J., 25 (2004), pp. 267-276
[11]
G. Habib, B. Hoen, P. Tornos, F. Thuny, B. Prendergast, I. Vilacosta, et al.
Guidelines on the prevention, diagnosis, and treatment of infective endocarditis (new version 2009): the Task Force on the Prevention, Diagnosis, and Treatment of Infective Endocarditis of the European Society of Cardiology (ESC). Endorsed by the European Society of Clinical Microbiology and Infectious Diseases (ESCMID) and the International Society of Chemotherapy (ISC) for Infection and Cancer.
Eur Heart J., 30 (2009), pp. 2369-2413
[12]
S.A.M. Nashef, F. Roques, L.D. Sharples, J. Nilsson, C. Smith, A.R. Goldstone, et al.
EuroSCORE II.
Eur J Cardiothorac Surg., 41 (2012), pp. 734-745
[13]
M. Rodríguez Esteban, L. Carballo Arzola, S. Miranda Montero, M. Farrais Villalba, J.A. Medina García, J. Ode Febles.
Cumplimiento de las guías de la Sociedad Europea de Cardiología y morbimortalidad por endocarditis infecciosa.
Rev Clin Esp., 216 (2016), pp. 19-21
[14]
X. García-Albéniz, J. Hsu, M. Lipsitch, R.W. Logan, S. Hernández-Díaz, M.A. Hernán.
Infective endocarditis and cancer in the elderly.
Eur J Epidemiol., 31 (2016), pp. 41-49
[15]
R.W. Thomsen, D.K. Farkas, S. Friis, C. Svaerke, A.G. Ording, M. Norgaard, et al.
Endocarditis and risk of cancer: A Danish nationwide cohort study.
Am J Med., 126 (2013), pp. 58-67
[16]
M. Rodríguez Esteban, M. Anguita, S. Miranda Montero, J.C. Castillo, L. Álvarez Acosta, F. Castillo, et al.
Endocarditis infecciosa en 2 hospitales universitarios españoles que difieren en su localización y en la presencia de servicio quirúrgico.
Enf Infec Microbiol Clin., 32 (2014), pp. 297-301
[17]
M. Rodríguez Esteban, S. Miranda Montero, R. Llorens León, L. Álvarez Acosta.
Mortality in patients with infective endocarditis treated in 2 different centers with on-site cardiac surgery. Reply.
Enf Infec Microbiol Clin., 33 (2015), pp. 70-71
Copyright © 2016. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.