Buscar en
Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia
Toda la web
Inicio Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia Visualización de las 4 líneas-3 espacios para cribado de espina bífida abiert...
Información de la revista
Vol. 43. Núm. 3.
Páginas 98-103 (Julio - Septiembre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2113
Vol. 43. Núm. 3.
Páginas 98-103 (Julio - Septiembre 2016)
Original
DOI: 10.1016/j.gine.2014.12.015
Acceso a texto completo
Visualización de las 4 líneas-3 espacios para cribado de espina bífida abierta en primer trimestre
Visualization of 4 lines-3 spaces for first-trimester screening of open spina bifida
Visitas
...
J. Arenas Ramírez
Autor para correspondencia
javarenas@sego.es

Autor para correspondencia.
, M.T. Otero Chouza, B. Duplá Parugues, M. Noriega García, C. Fernández Castro, G. García Galarraga, E. Para Margüello
Servicio de Obstetricia y Ginecología, Hospital de Cabueñes, Gijón, Asturias, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (5)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (2)
Tabla 1. Distribución percentilar para LCR medio 64,65
Tabla 2. Valores medios y distribución percentilar por intervalos de LCR de 10mm entre 45 y 84mm
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Determinar si es factible visualizar marcadores de espina bífida abierta (EBA) en el primer trimestre, de forma sencilla, rápida y sin utilizar biometrías. Realizar biometría de diferentes estructuras en el cerebro posterior, determinando su evolución según la edad gestacional.

Material y métodos

Estudio prospectivo de 362 gestantes. De febrero a diciembre de 2013. Con 11-13+6 semanas (LCR: 45-84mm). Exploración vaginal y abdominal. Plano sagital medio, dorso posterior, visualizándose los marcadores de referencia para la medida de la translucencia nucal (TN). Observación de 4 líneas ecogénicas paralelas en el cerebro posterior: 1.ª) Borde posterior hueso esfenoidal. 2.ª) Borde posterior tronco encéfalo-anterior IV ventrículo. 3.ª) Plexos coroideos IV ventrículo. 4.ª) Hueso occipital. Estas líneas delimitan 3 espacios econegativos de similar ecogenicidad: 1.°) Tronco encéfalo. 2.°) IV ventrículo. 3.°) Cisterna magna, obteniendo sus biometrías y ratio tronco encéfalo/tronco encéfalo-hueso occipital.

Resultados

LCR medio 64,65 (rango: 46,97-84). Fue posible obtener plano sagital medio y visualizar 4 líneas-3 espacios y biometría en el 98,6%. Las biometrías son concordantes con la bibliografía, aumentan con la edad gestacional y son de espesor decreciente. El ratio se mantiene constante. Ningún feto, valorado en la ecografía de la semana 20 o al nacimiento, tenía EBA. Confirmamos la utilidad de obtener esta vista tras cerrar el estudio, en un caso en que identificamos solo 3 líneas-2 espacios y ello nos impulsó a dirigir nuestra atención hacia el raquis y diagnosticar una EBA a nivel lumbosacro.

Conclusiones

Se precisan estudios, pero proponemos integrar la simple visualización de 4 líneas-3 espacios como cribado rutinario de EBA. Si es anormal o dudosa, procederían biometrías y examen cráneo-raquídeo más minucioso, sin olvidar la opción de una ecografía intermedia.

Palabras clave:
Primer trimestre
Diagnóstico prenatal
Ecografía
Espina bífida
Fosa posterior
Translucencia intracraneal
Vista de 4 líneas
Abstract
Objective

To determine the feasibility of visualizing markers of open spina bifida (OSB) in the first trimester in a simple, fast manner without the use of biometrics. To conduct biometrics of the different structures of the hindbrain, establishing changes in these structures depending on gestational age.

Material and methods

We conducted a prospective study in 362 pregnant women from February-December 2013. The women were at 11-13+6 weeks of pregnancy (crl: 45-84mm.). Vaginal and abdominal examinations were carried out. The fetus was viewed in mid-sagittal plane, rear back, with visualization of the reference markers for nuchal translucency (NT). View of 4 echogenic parallel lines in the hindbrain: 1st. Sphenoid bone rear ridge. 2nd Rear ridge of the anterior brainstem of the forth ventricle. 3rd Fourth ventricle choroid plexus. 4th Occipital bone. These lines delimit 3 echonegative spaces of similar echogenicity: 1st Brainstem. 2nd Forth ventricle. 3rd Cisterna magna. Their biometries and the brainstem/brainstem- occipital bone ratio were obtained.

Results

The mean crl was 64.65mm (range 46.97-84). It was possible to obtain a mid-sagittal plane and visualize 4 lines–three spaces and a biometry in 98.6%. The biometrics were in agreement with those reported in the literature; they increased with gestational age and their thickness decreased. The ratio was constant. None of the fetuses evaluated in the 20th week ultrasonography and/or at birth had OSB. We confirm the usefulness of obtaining this view after finishing the study, in a case in which we only identified 3 lines–2 spaces, which prompted us to focus on the spine and diagnose OSB at a lumbosacral level.

Conclusions

Further studies are required, but we suggest including simple visualization of 4 lines–3 spaces as a routine step in OSB screening. If this visualization is abnormal or questionable, biometrics and a more meticulous cranio-spinal examination should be carried out taking into account the option of ultrasonography.

Keywords:
First trimester
Prenatal diagnosis
Ultrasound
Spina bifida
Posterior fossa
Intracranial translucency
Four-line view
Texto completo
Introducción

Los defectos del tubo neural son las malformaciones más frecuentes del sistema nervioso central, con una prevalencia total en nuestro medio de 1,22 por cada 1.000 nacidos, de los que casi la mitad (0,5/1.000) corresponden a espina bífida abierta (EBA)1. En los años 80 el cribado de EBA se basaba en la determinación a la semana 16 de la α-fetoproteína sérica materna, con tasas de detección deL 65-80%2. En los años 90 se desplazó el cribado a la ecografía de la semana 20, tras la descripción de los signos craneales del «limón» y de la «banana»3, con tasas de detección del 78,81 al 84%4. Aunque es posible su diagnóstico al tiempo de la ecografía del primer trimestre (11-14 semanas), los resultados no son buenos5 y no es hasta el año 2009 cuando Chaoui et al.6, en una serie retrospectiva de 200 imágenes de translucencia nucal (TN), observaron que siempre se podía reconocer el IV ventrículo, realizaron su biometría y lo llamaron translucencia intracraneal por su similitud con la nucal, señalando, además, que en 4 casos de EBA no era posible identificar esta estructura. Estos hallazgos, que abrieron la posibilidad de trasladar al primer trimestre el cribado de EBA, ponían de manifiesto 2 hechos importantes: 1) es posible correlacionar la anatomía ecográfica del segundo trimestre con la del primer trimestre; 2) el desplazamiento caudal del cerebro secundario a la fuga del líquido cefalorraquídeo a través del defecto en los casos de EBA (Arnold-Chiari), que constituye la base de los signos intracraneales en el segundo trimestre («limón» y «banana»), puede ya ser observado en el primer trimestre. Surgen nuevos trabajos en los que a la biometría del IV ventrículo se le añade la del ratio: medida tronco del encéfalo/medida desde tronco del encéfalo hasta hueso occipital7. La publicación de Arigita et al.8, contradiciendo la afirmación de que el IV ventrículo «nunca» se visualizaba en EBA, abrió el debate y reforzó la utilidad del ratio (pues se describieron casos en los que era posible encontrar algún tipo de fluido en el IV ventrículo) introduciendo la valoración de otras estructuras como la cisterna magna, que también se vería afectada por el desplazamiento posterior del cerebro9 y que para algunos autores sería un marcador más efectivo que el IV ventrículo10. Aunque se precisan grandes series que avalen su utilidad, la biometría de los marcadores intracraneales en el mismo plano de medida de la TN posibilitaría el cribado precoz de EBA, pero significaría añadir un nuevo cometido a la ecografía de primer trimestre. Esta nueva tarea debería ser sencilla y no consumir tiempo adicional con biometrías cambiantes con la longitud cráneo-rabadilla (LCR) que precisan consultar tablas. Kavalakis et al.11 proponen facilitar el cribado con la simple observación de las 4 líneas ecogénicas y paralelas que delimitan las 3 estructuras a valorar en el cerebro posterior: tronco del encéfalo, IV ventrículo y cisterna magna (fig. 1). Ante una EBA, la obliteración de la cisterna magna afectaría la normal visualización de las 4 líneas y los 3 espacios ocupados por estas estructuras, resultando que solo serían visibles 3 líneas y 2 espacios, lo que simplifica el cribado.

Figura 1.

Obsérvense 4 líneas-3 espacios. 1. Tronco encéfalo. 2. IV ventrículo. 3. Cisterna magna. 4. Hueso occipital. PN: translucencia nucal.

(0,06MB).

Dado que una de las tareas más importantes de la ecografía de primer trimestre es la medida de la TN y que la observación de las 4 líneas se realiza en ese mismo plano, el objetivo de nuestro trabajo es determinar la factibilidad de evaluar estas líneas, así como las estructuras que delimitan, con rapidez y sin confusión, para así poder incorporarla como cribado precoz de EBA. También efectuamos la medida de los espacios o estructuras.

Material y métodos

Se trata de un estudio prospectivo realizado entre febrero y diciembre de 2013 a 362 gestantes no consecutivas (escogidas con asignación previa dependiendo de la presión asistencial) al tiempo de la ecografía rutinaria de primer trimestre y cribado combinado de cromosomopatías entre 11-13+6 semanas, LCR: 45-84mm. La exploración se inició vía vaginal y se finalizó siempre vía abdominal, según protocolo de nuestro centro, obteniéndose la imagen y biometrías por una u otra vía e incluyendo la que se considerase de mejor calidad. Fueron utilizadas 2 máquinas de ultrasonidos: Voluson 730 expert (GE Medical System, Austria) Toshiba Xario (Toshiba Medical System, Japón). Se buscó la posición fetal neutra en dorso posterior (sin flexión o extensión) en un plano sagital medio con la suficiente magnificación (solo cabeza y parte superior del tórax), utilizando como marcadores de referencia la visualización en el mismo plano de: punta ecogénica de la nariz, forma rectangular del paladar, diencéfalo y TN. De no conseguirse el plano adecuado se repitió la exploración a los 30 min).

Se hizo una primera valoración visual que comprendía la observación de 4 líneas ecogénicas paralelas en el cerebro posterior: 1.ª línea: borde posterior hueso esfenoidal. 2.ª línea: borde posterior tronco encéfalo-anterior IV ventrículo. 3.ª línea: plexos coroideos del IV ventrículo. 4.ª línea: hueso occipital. Estas líneas delimitan 3 espacios econegativos de similar ecogenicidad: 1.° tronco encéfalo. 2.° IV ventrículo. 3.° cisterna magna. Tras la observación se procedió a la medida de los 3 espacios: 1.° tronco encéfalo: desde borde posterior de 1.ª línea (on) hasta el punto medio de la 2.ª línea. 2.° IV ventrículo: distancia entre la 2.ª y 3.ª líneas (calipers on-on). 3.° cisterna magna: distancia de 3.ª a 4.ª línea (calipers on-on). También se obtuvo el ratio entre las medidas tronco encéfalo/tronco encéfalo-hueso occipital (TE/TE-HO) midiendo este último desde el punto medio de la 2.ª línea hasta el borde interno del hueso occipital (fig. 2).

Figura 2.

Biometría de los espacios: 1. Tronco encéfalo. 2. Tronco encéfalo-hueso occipital. 3. IV ventrículo. 4. Cisterna magna.

(0,09MB).
Resultados

La media de LCR al tiempo de la ecografía era 64,65 (rango: 46,97-84). Fue posible obtener la vista sagital media del cerebro posterior estando el feto en dorso posterior y la observación de las 4 líneas-3 espacios y su biometría en el 98,6% de las 362 gestantes. Ninguno de los fetos valorados en la ecografía de la semana 20 o al nacimiento tenía una EBA.

Para un LCR medio de 64,65mm (mediana: 64,40, rango: 46,97-84) obtuvimos las siguientes biometrías: 1) tronco encéfalo: media 2,87mm (mediana: 2,86; rango: 1,70-4,33); 2) IV ventrículo: media 2,05mm (mediana: 2,02; rango: 1,1-3,30); 3) cisterna magna: media 1,75mm (mediana: 1,72; rango: 0,69-3,66); 4) TE-HO: media 4,96mm (mediana: 4,90; rango: 3-7,63); 5) ratio TE/TE-HO: 0,57. La distribución por percentiles se muestra en la tabla 1. Hemos obtenido los valores medios de las diferentes estructuras y su distribución percentilar según edad gestacional, agrupándolas por grupos de LCR de 10mm entre 45 y 84mm (tabla 2). Como puede apreciarse en la tabla 2 y la fig. 3, las medidas de las diferentes estructuras aumentan a medida que lo hace la edad gestacional y son de espesor decreciente en sentido cráneo-caudal, en tanto que el ratio TE/TE-HO tiende a disminuir, aunque se mantiene en medidas más constantes.

Tabla 1.

Distribución percentilar para LCR medio 64,65

  TE  IVV  CM  TE-HO 
P-2,5  2,02  1,30  0,90  3,59 
P-5  2,11  1,42  0,99  3,69 
P-25  2,53  1,77  1,40  4,34 
P-50  2,86  2,02  1,72  4,90 
P-75  3,19  2,30  2,06  5,44 
P-97,5  3,76  2,89  2,82  6,90 

CM: cisterna magna; IVV: IV ventrículo; TE-HO: distancia tronco-encéfalo a hueso occipital; TE: tronco encéfalo.

Tabla 2.

Valores medios y distribución percentilar por intervalos de LCR de 10mm entre 45 y 84mm

LCR  TE  IVV  CM  TE-HO  Ratio media en mm 
    media  media  media  media   
    2,40mm  1,80mm  1,26mm  4,11mm   
45-54  36  p-2,5: 1,80  p-2,5: 1,30  p-2,5: 0,79  p-2,5: 3,37  0,58 
    p-50: 2,26  p-50: 1,77  p-50: 1,25  p-50: 4,12   
    p-97,5: 3,21  p-97,5: 2,69  p-97,5: 1,92  p-97,5: 6,52   
    2,75mm  1,97mm  1,55mm  4,65mm   
55-64  157  p-2,5: 2,05  p-2,5: 1,28  p-2,5: 0,89  p-2,5: 3,58  0,59 
    p-50: 2,72  p-50: 1,98  p-50: 1,54  p-50: 4,60   
    p-97,5: 3,62  p-97,5: 2,83  p-97,5: 2,35  p-97,5: 6,92   
    2,96mm  2,07mm  1,88mm  5,17mm   
65-74  129  p-2,5: 2,17  p-2,5: 1,35  p-2,5: 0,99  p-2,5: 3,96  0,57 
    p-50: 2,91  p-50: 2,08  p-50: 1,92  p-50: 5,20   
    p-97,5: 3,74  p-97,5: 2,72  p-97,5: 2,85  p-97,5: 6,48   
    3,29mm  2,392,32mm  6,01mm   
75-84  34  p-2,5: 2,60  p-2,5: 1,40  p-2,5: 1,30  p-2,5: 4,30  0,54 
    p-50: 3,29  p-50: 2,38  p-50: 2,23  p-50: 6,11   
    p-97,5: 4,32  p-97,5: 3,25  p-97,5: 3,59  p-97,5: 7,61   

CM: cisterna magna; IVV: IV ventrículo; Ratio: ratio tronco encéfalo/tronco encéfalo-hueso occipital; TE-HO: distancia tronco-encéfalo a hueso occipital; TE: tronco encéfalo.

Figura 3.

Evolución de la biometría de las diferentes estructuras según edad gestacional a intervalos de LCR de 10mm.CM: cisterna magna; iv v: iv ventrículo; Ratio: ratio tronco encéfalo/tronco encéfalo-hueso occipital; TE-HO: distancia tronco-encéfalo a hueso occipital; TE: tronco encéfalo.

(0,06MB).
Discusión

En fetos con EBA, el líquido cefalorraquídeo se fuga hacia el líquido amniótico a través del defecto, ocasionando un desplazamiento caudal del cerebro que produciría alteraciones en la normal vista ecográfica del cerebro posterior6 y sería factible observarlas en el plano medio-sagital utilizado para la medida de la TN. Pueden observarse uno o varios de los siguientes hallazgos: 1) aumento del diámetro del tronco del encéfalo; 2) disminución de la medida u obliteración de IV ventrículo y cisterna magna; 3) aumento del ratio TE/TE-HO; 4) alteración de la normal vista de las 4 líneas-3 espacios que relacionan estas estructuras, visualizándose solo 3 líneas y 2 espacios.

Los resultados de nuestro trabajo indican que es posible la visualización y biometría de 4 líneas-3 espacios en el 98,6% de los estudios rutinarios del primer trimestre, lo que concuerda con la observación de otros autores en estudios prospectivos: 100% para Papastefanou9, 97% para Adiego12, 100% para Kavalakis11, pero contrasta con estudios retrospectivos en los que solo se pueden valorar en 5213-75%14, señalando los autores una mejoría con el adiestramiento.

Nuestro principal objetivo era estudiar la factibilidad de visualización de las 4 líneas-3 espacios de manera rápida y sencilla pero, además, tomamos biometrías con la intención de ver la concordancia con otros estudios. Así, en nuestra serie, las medidas del iv ventrículo y cisterna magna aumentan linealmente a medida que lo hace el LCR, en lo que hay acuerdo en la bibliografía6,7,9–12,15. Obtuvimos una media en la medida del IV ventrículo para LCR entre 45-84mm de 2,05mm (1,1-3,30) y aunque resulta difícil comparar biometrías con otras series (unas prospectivas, otras retrospectivas) son acordes, con pequeñas variaciones, a las reportadas por otros autores: Chaoui6: 2mm (1,5-2,5), Adiego12: 1,8mm (0,8-3,1), Kavalakis11: 1,84mm (0,8-3,1), Eagle15: 2mm (1,7-2,1), Álvaro Navidad16: 2,05 (0,9-3,6), Papastefanou9: 1,5-2,1, Chen17: 1,35-2,6, etc. Encontramos más diferencias en la biometría de la cisterna magna, quizás, como sugieren García-Posada et al.10, debidas a una colocación más anterior del caliper en algunos casos, haciéndolo sobre la capa meníngea en vez de sobre el hueso occipital. Nuestra media para la cisterna magna es 1,75mm, (rango: 0,69-3,66) y haciendo una división de 10 en 10mm para LCR de 45-84mm, nuestro p-50 es de 1,25, 1,54, 1,92 y 2,23, siendo las referencias de García-Posada10 para estos intervalos de 1,45, 1,87, 2,39 y 2,70, respectivamente. Otros autores encuentran una media de 1,35mm (0,4-2,2)11, 1mm a las 11 semanas y 3mm a la 13 semanas15, 1,5mm y 2,3mm a las 11 y 13 semanas18, etc. Nuestra biometría para el TE y para la distancia TE-HO son acordes a las publicadas por Lachmann7 y lo mismo podemos decir para el ratio entre ambos. El cribado de EBA en primer trimestre todavía no sido adecuadamente validado, pues la prevalencia de la enfermedad es baja y se carece de grandes series que avalen su utilidad. Sin embargo la ISUOG19, en su guía clínica para la ecografía de primer trimestre, indica que se debe evaluar el IV ventrículo o el diámetro biparietal (DBP) como marcadores, prestando especial atención si el DBP se encuentra por debajo del p-5. La sensibilidad del DBP estaría entre el 2620 y el 50% para 5% de falsos positivos21. Durante el periodo de estudio no hemos encontrado ningún caso de EBA en nuestra serie, sin embargo hemos constatado que es fácil observar las 4 líneas-3 espacios al tiempo de la medida de la TN y no consume tiempo adicional, por lo que se propone su visualización rutinaria sin utilizar biometrías. Hemos podido confirmar la utilidad de obtener esta vista a los 2 meses de cerrado el estudio, en un caso en que identificamos solo 3 líneas-2 espacios y ello nos impulsó a dirigir nuestra atención hacia el raquis y a diagnosticar una EBA a nivel lumbo-sacro (figs. 4 y 5). Ello refuerza nuestra recomendación de que si no es posible identificar con claridad las 4 líneas y los 3 espacios, se proceda a biometrías y ratio, así como a un examen minucioso del raquis y, de no encontrar enfermedad, podría plantearse una ecografía intermedia entre esta y la de la semana 20.

Figura 4.

Comparación entre feto normal (A) y feto afecto de EBA (B). Nótese en B como solo es posible identificar 3 líneas ecogénicas paralelas que delimitan 2 espacios.

(0,1MB).
Figura 5.

EBA en el feto de la figura 4B.

(0,08MB).
Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
E. García López, C. Rodríguez Dehli, F. Ariza Hevia, A. Rodríguez Fernández, J. Fernández Toral, I. Riaño Galán, et al.
Frecuencia de los defectos del tubo neural en Asturias: impacto del diagnóstico prenatal.
Gac Sanit., 23 (2009), pp. 506-511
[2]
P. Cameron Moran.
Prenatal screening and diagnosis of neural tube defects.
Prenat Diagn, 29 (2009), pp. 402-411
[3]
K.H. Nicolaides, S. Campbell, S.G. Gabbe, R. Guidetti.
Ultrasound screening for spina bifida: Cranial and cerebellar signs.
[4]
J. Salvador, M. Arigita, E. Carreras, A. Lladonosa, A. Borrell.
Evolution of prenatal detection of neural tube defects in the pregnant population of the city of Barcelona from 1992 to 2006.
Prenat Diagn, 31 (2011), pp. 1184-1188
[5]
N.J. Sebire, P.L. Noble, J.G. Thorpe-Beeston, R.J.M. Snijders, K.H. Nicolaides.
Presence of the ‘lemon’ sign in fetuses with spina bifida at the 10–14-week scan.
Ultrasound Obstet Gynecol, 10 (1997), pp. 403-405
[6]
R. Chaoui, B. Benoit, H. Mitkowska-Wozniak, K. Heling, K. Nicolaides.
Assessment of intracranial translucency (IT) in the detection of spina bifida at the 11-13-week scan.
Ultrasound Obstet Gynecol, 34 (2009), pp. 249-252
[7]
R. Lachmann, R. Chaoui, J. Moratalla, G. Picciarelli, K. Nicolaides.
Posterior brain in fetuses with open spina bifida at 11 to 13 weeks.
Prenat Diagn, 31 (2011), pp. 103-106
[8]
M. Arigita, D. Martínez, A. Nadal, A. Borrell.
Spina bífida in a 13-week fetus with a normal intracranial translucency.
Prenat Diagn, 31 (2011), pp. 1104-1105
[9]
I. Papastefanou, A.P. Souka, A. Pilalis, P. Panagopoulos, D. Kassano.
Fetal intracranial translucency and cisterna magna at 11 to 14 weeks: Reference ranges and correlation with chromosomal abnormalities.
Prenat Diagn, 31 (2011), pp. 1189-1192
[10]
R. García-Posada, E. Eixarch, M. Sanz, B. Puerto, F. Figueras, A. Borrell.
Cisterna magna width at 11–13 weeks in the detection of posterior fossa anomalies.
Ultrasound Obstet Gynecol, 41 (2013), pp. 515-520
[11]
I. Kavalakis, A.P. Souka, A. Pilalis, I. Papastefanou, D. Kassanos.
Assessment of the posterior brain at 11–14 weeks for the prediction of open neural tube defects.
Prenatal Diagnosis, 32 (2012), pp. 1143-1146
[12]
B. Adiego, T. Illescas, P. Martinez-Ten, C. Bermejo, J. Perez-Pedregosa, A.E. Wong, et al.
Intracranial translucency at 11–13 weeks of gestation: Prospective evaluation and reproducibility of measurements.
Prenat Diagn, 32 (2012), pp. 259-263
[13]
R. Mangione, N. Lelong, S. Fontanges Amat, J. Rosenblatt, B. Khoshnood, J.M. Jouannic.
Visualization of intracranial translucency at the 11–13-week scan is improved after specific training.
Ultrasound Obstet Gynecol, 38 (2011), pp. 635-639
[14]
K.W. Fong, A. Toi, N. Okun, E. Al-Shami, R.J. Menezes.
Retrospective review of diagnostic performance of intracranial translucency in detection of open spina bifida at the 11-13-week scan.
Ultrasound Obstet Gynecol., 38 (2011), pp. 630-634
[15]
D. Egle, I. Strobl, V. Weiskopf-Schwendinger, E. Grubinger, F. Kraxner, I.S. Mutz-Dehbalaie, et al.
Appearance of the fetal posterior fossa at 11 + 3 to 13 + 6 gestational weeks on transabdominal ultrasound examination.
Ultrasound Obstet Gynecol, 38 (2011), pp. 620-624
[16]
M. Álvaro Navidad, J. García Villayzan, F. Plaza Arranz, C. Rodríguez Márquez, H. di Fiore, M. Mayas Flores.
Valores de referencia de la translucencia intracraneal.
Prog Obstet Ginecol., 57 (2014), pp. 57-61
[17]
M. Chen, H. Chen, X. Yang, H. Fang, T.Y. Leung, D.S. Sahota, et al.
Normal range of intracranial translucency (IT) assessed by three-dimensional ultrasound at 11+0 to 13+6 weeks in a Chinese population.
J Matern Fetal Neonatal Med, 25 (2012), pp. 489-492
[18]
C.S. Von Kaisenberg, E. Fritzer, H. Kühling, W. Jonat.
Fetal transabdominal biometry at 11–14 weeks of gestation.
Ultrasound Obstet Gynecol, 20 (2002), pp. 564-574
[19]
ISUOG Practice Guidelines: Performance of first-trimester fetal ultrasound scan.
Ultrasound Obstet Gynecol, 41 (2013), pp. 102-113
[20]
K. Karl, B. Benoit, M. Entezami, K. Keling, R. Chaoui.
Small biparietal diameter in fetuses with spina bifida on 11-13-week and mid-gestation ultrasound.
Ultrasound Obstet Gynecol, 40 (2012), pp. 140-144
[21]
Bernard JP, Cuckle HS, Bernard MA, Brochet C, Salomon LJ, Ville Y. Combined screening for open spina bifida at 11-13 weeks using fetal biparietal diameter and maternal serum markers. Am J Obstet Gynecol. 2013;209, 223.e 1-5.
Copyright © 2015. Elsevier España, S.L.U.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.