Regístrese
Buscar en
Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia
Toda la web
Inicio Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia Hiperplasia endometrial atípica en biopsia preoperatoria y resultado de la piez...
Información de la revista
Vol. 39. Núm. 5.
Páginas 196-198 (Septiembre - Octubre 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
19256
Vol. 39. Núm. 5.
Páginas 196-198 (Septiembre - Octubre 2012)
Original
DOI: 10.1016/j.gine.2011.04.002
Acceso a texto completo
Hiperplasia endometrial atípica en biopsia preoperatoria y resultado de la pieza de histerectomía
Atypical endometrial hyperplasia in a preoperative biopsy and final pathological result of hysterectomy
Visitas
19256
N. Martínez-Parrondo, S. Heron, M. Guzmán, P. Valenzuela??
Autor para correspondencia
pvalenzuela14@gmail.com

Autor para correspondencia.
, A. Zapico
Servicio de Obstetricia y Ginecología, Hospital Universitario Príncipe de Asturias, Universidad de Alcalá, Alcalá de Henares, Madrid, España
Este artículo ha recibido
19256
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Resumen
Objetivos

El propósito de este estudio ha sido examinar la relación entre el diagnóstico de hiperplasia atípica en el legrado o biopsia endometrial y el resultado definitivo en la pieza de histerectomía.

Material y método

Se encontraron 33 pacientes que cumplían las condiciones del estudio y revisamos las historias para conocer los datos clínicos, anatomopatológicos y terapéuticos relevantes.

Resultados

Se observó adenocarcinoma en 4 (12,12%) de las 33 piezas de histerectomía, se encontró hiperplasia en 28 de las piezas, aunque en 12 de ellas sin atipia (36,36%) y no se halló hiperplasia ni tumor en una de ellas.

Conclusiones

El paso siguiente a un diagnóstico de hiperplasia endometrial atípica por biopsia debe ser la histerectomía, asumiendo el sobretratamiento que supone para algunas pacientes dado el importante riesgo de retrasar u obviar la cirugía de un cáncer coincidente operable y curable.

Palabras clave:
Carcinoma endometrial
Hiperplasia endometrial
Hiperplasia atípica
Abstract
Objectives

The purpose of this study was to examine the relationship between diagnosis of atypical endometrial hyperplasia in a curettage sample and the final pathological result after hysterectomy.

Material and methods

There were 33 patients who fulfilled the criteria for inclusion in this study. Clinical records were reviewed to identify clinical, histopathological and treatment data.

Results

Adenocarcinoma was found in four (12.12%) of the 33 surgical specimens from hysterectomy. Endometrial hyperplasia was found in 28 specimens, although 12 (36.3%) of these specimens showed no atypia. No endometrial hyperplasia or signs of any other tumor were found in one specimen.

Conclusions

After pathological findings of atypical endometrial hyperplasia, the next step should be to perform hysterectomy. Given the major risks of delaying or not performing surgery for a possible concomitant endometrial cancer, which can be treated and cured, the risk of overtreating some patients is acceptable.

Keywords:
Endometrial carcinoma
Endometrial hiperplasia
Atypical hyperplasia
Texto completo
Introducción

La hiperpasia endometrial atípica se caracteriza por un crecimiento anormal de las glándulas endometriales con atipia nuclear. Los diagnósticos de hiperplasia atípica y adenocarcinoma bien diferenciado implican significados bien distintos para el clínico y la paciente, aunque las diferencias morfológicas pueden ser sutiles. Según el sistema de clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen 4 categorías diagnósticas de hiperplasia endometrial: hiperplasia simple, hiperplasia compleja, hiperplasia atípica simple e hiperplasia atípica compleja1. La hiperplasia endometrial atípica parece representar un estadio avanzado durante el proceso de carcinogénesis endometrial dentro del espectro de lesiones proliferativas del endometrio (endometrio prolifetativo, hiperplasia sin atipias, hiperplasia atípica y adenocarcinoma bien diferenciado), habiéndose definido en principio la lesión con criterios diagnósticos reproducibles2. El riesgo de progresión de hiperplasia a carcinoma depende de la atipia celular mucho más que de la complejidad arquitectural3.

El propósito de este estudio ha sido examinar la relación entre el diagnóstico de hiperplasia atípica en el legrado o biopsia endometrial y el resultado definitivo en la pieza de histerectomía.

Material y método

Se recogieron todos los diagnósticos de hiperplasia endometrial atípica procedentes de la base de datos del servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, entre enero de 2002 y diciembre de 2009. Posteriormente se revisaron las historias clínicas y se codificaron los siguientes parámetros a estudio: fecha de nacimiento, número de hijos, situación menopáusica, obesidad y tipo de tratamiento quirúrgico (histerectomía vaginal, abdominal o asistida por laparoscopia).

El criterio principal de inclusión fue el diagnóstico de hiperplasia endometrial atípica en muestra biópsica o legrado fraccionado y fueron excluidas las pacientes diagnosticadas de adenocarcinoma concomitantemente al diagnóstico de hiperplasia endometrial atípica. Se encontraron 33 pacientes que cumplían las condiciones del estudio. En 7 se descubrió la hiperplasia atípica en un legrado y el resto en una biopsia. En 22 de las pacientes coincidiendo con la muestra endometrial se realizó histeroscopia.

La edad media del grupo estudiado fue de 49,6 años (entre 33 y 81 años), siendo menopáusicas en el momento de la cirugía 10 de ellas (30,3%). Fueron nulíparas 4 pacientes y de las que tuvieron hijos, el número medio de hijos fue de dos (entre 1 y 7 hijos). Todas las pacientes se sometieron a histerectomía dentro de los tres meses siguientes a la toma de muestras intrauterinas. Del total de histerectomías 24 (72,7%) fueron vaginales, 8 (24,2%) abdominales y una vaginal asistida por laparoscopia.

La obesidad se valoró por el índice de masa corporal, que relaciona el peso con la talla (IMC: kg/m2), considerando sobrepeso por encima de 23 y obesidad a partir de 28. El IMC medio fue de 29,08 (entre 19,36 y 45,03).

Resultados

Se observó adenocarcinoma en 4 (12,12%) de las 33 piezas de histerectomía. Se encontró hiperplasia en 28 (84,84%), aunque en 12 de ellas sin atipia, 9 premenopáusicas y tres postmenopáusicas, y no se halló hiperplasia en una de ellas. Previo a la histerectomía, en tres de los 4 cánceres y en 8 de los 12 casos de hiperplasia sin atipia en la pieza quirúrgica se había practicado una histeroscopia diagnóstica junto con la biopsia.

Con respecto a los tumores, tres correspondieron a adenocarcinomas bien diferenciados (G1) con infiltración de menor del 50% del grosor del miometrio (estadio IA de la FIGO) y uno a moderadamente diferenciado (G2) con infiltración de más del 50% del grosor del miometrio (estadio IB de la FIGO). El seguimiento ha sido de 60, 36 y 38 meses respectivamente. Todas han permanecido asintomáticas y sin recidiva demostrable.

Discusión

Se observó adenocarcinoma en 4 de las 33 piezas de histerectomía (12,12%) y se encontró hiperplasia sin atipia en 12 de ellas (36,36%). En una revisión anterior realizada por nosotros4 encontramos tan solo 23 biopsias de hiperplasia atípica en 14 años, pero el número de adenocarcinomas en las piezas de histerectomía fue de 12 de los 23 (52,17%), y el de hiperplasias sin atipias fue de 4 de 23 (17,39%).

Revisiones sobre la hiperplasia endometrial como precursora de carcinoma apuntan que entre un 17 y un 25% de las mujeres con hiperplasia atípica diagnosticadas mediante legrado se etiquetarían de adenocarcinoma bien diferenciado si se realizase histerectomía un mes después del legrado5,6. Janicek et al7 y más recientemente Trimble et al8 encuentra adenocarcinoma en más del 40% de las histerectomías realizadas por hiperplasia endometrial atípica. El porcentaje de cánceres en nuestra revisión más reciente es mucho más reducido y se aproxima a la de Hahn HS et al9, con 10,3% (13/26) y un 27% de hiperplasias sin atipia.

La hiperplasia atípica está considerada una lesión precancerosa y muchas pacientes diagnosticadas de hiperplasia atípica en una biopsia o legrado endometrial presentan un adenocarcinoma en la pieza de histerectomía, pero en el otro extremo, otras sólo presentan una hiperplasia sin atipia que se podría haber resuelto con tratamiento médico. Concretamente en 9 pacientes premenopáusicas de nuestra revisión. Probablemente en algunos de nuestros casos no se llegó al diagnóstico de adenocarcinoma debido a un problema de muestreo y en otros porque el patólogo infradiagnosticó el cáncer de endometrio cuando no tuvo criterios objetivos suficientes para definirlo como adenocarcinoma.

Previa a la histerectomía, en tres de los 4 adenocarcinomas, en 8 de los 12 casos de hiperplasia sin atipia en la pieza quirúrgica y en el caso que no se encontró hiperplasia, se habían practicado histeroscopias diagnósticas junto con la biopsias, también, pero ello no impidió que hubiera 4 cánceres sin diagnosticar y que en 12 piezas no se encontrara hiperplasia con atipias. No parece que la histeroscopia pueda distinguir entre una hipeplasia atípica y un adenocarcinoma bien diferenciado ya que incluso el patólogo, en la biopsia, puede tener dificultades10, aunque Agostini et al sólo encontró un caso de adenocarcinoma entre 17 piezas de histerectomía, en pacientes con hiperplasia atípica e histeroscopia operatoria11.

Existen resultados favorables de tratamiento médico de adenocarcinoma de endometrio bien diferenciado en pacientes con intenso deseo de tener hijos12,13. También se ha analizado la repuesta de la hiperplasia atípica a la progesterona12, a la progesterona y análogos de GnRH14 e incluso a la resección endometrial15.

No es de extrañar, que ante diagnósticos de hiperplasia atípica se haya intentado revertir la hiperplasia sin acudir a la cirugía radical, siempre y cuando la paciente aceptase que existía un riesgo, nada despreciable, de que en ese momento ya tuviera un cáncer de endometrio en estadio precoz. Mucha menos justificación tendría el tratamiento médico o la resección endometrial en pacientes sin posibilidad o interés por una gestación, aún en casos de edad avanzada y múltiple patología médica. Una histerectomía vaginal (24 de los 33 casos de nuestra revisión) sería en la mayoría de las ocasiones resolutiva, sobre todo si la paciente no es muy joven y podemos añadir una doble anexectomía, mientras que otros tipos de tratamiento conservadores obligarían a un seguimiento estricto de por vida y con altas posibilidades de recidiva.

Concluimos que el paso siguiente a un diagnóstico de hiperplasia endometrial atípica por biopsia debe ser la histerectomía, asumiendo el sobretratamiento que supone para algunas pacientes, dado el importante riesgo de retrasar u obviar la cirugía de un cáncer coincidente operable y curable.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
R.E. Scully, T.A. Bonfiglio, R.J. Kurman, S.G. Silverman, E.J. Wilkinson.
International Histological Classification and Typing of female Genital Tract Tumors.
Springer-Verlag, (1994),
[2]
B.S. Kendall, B.M. Ronnett, C. Isacson, K.R. Cho, L. Hedrick, M. Diener-West, et al.
Reproducibility of the diagnosis of endometrial hiperplasia, atypical hyperplasia, and well-differentiated carcinoma.
Am J Surg Pathol, 22 (1998), pp. 1012-1019
[3]
R.J. Kurman, P.F. Kaminski, H.J. Norris.
The behavior of endometrial hyperplasia. A long-term study of “untreated” hyperplasia in 170 patients.
Cancer, 56 (1985), pp. 403-412
[4]
P. Valenzuela, J.M. Sanz, J. Keller.
Atypical endometrial hyperplasia. Grounds for possible misdiagnosis of endometrial adenocarcinoma.
Gynecol Obstet Invest, 56 (2003), pp. 163-167
[5]
R.J. Kurman, H.J. Norris.
Evaluation of criteria for distinguishing atypical endometrial hyperplasia from well-differentiated carcinoma.
Cancer, 49 (1982), pp. 2547-2559
[6]
F. Burgos, L.F. Martín.
Anatomía patológica del adenocarcinoma endometrial y de lesiones relacionadas (hiperplasia y metaplasia).
Cienc Ginecol, 5 (2001), pp. 177-189
[7]
M.F. Janicek, N.B. Rosenshein.
Invasive endometrial cancer in uteri resected for atypical endometrial hyperplasia.
Gynecol Oncol, 52 (1994), pp. 373-378
[8]
C.L. Trimble, J. Kauderer, R. Zairo, S. Silverberg, P.C. Lim, J.J. Burke II, et al.
Concurrent endometrial carcinoma in women with a biopsy diagnosis of atypical endometrial hyperplasia.
Cancer, 106 (2006), pp. 812-819
[9]
H.S. Hanh, Y.K. Chun, Y.I. Kwon, T.J. Kim, K.H. Lee, J.U. Shim, et al.
Concurrent endometrial carcinoma following hysterectomy for atypical endometrial hyperplasia.
Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol, 150 (2010), pp. 80-83
[10]
C. Bergeron, F.F. Nogales, M. Masseroli, V. Abeler, P. Duvillard, E. Muller Holzoner, et al.
A multicentric European study testing the reproducibility of the WHO classification of endometrial hyperplasia with a proposal of a simplified working classification for biopsy and curettage specimens.
Am J Surg Pathol, 23 (1999), pp. 1102-1108
[11]
A. Agostini, L. Cravello, R. Shojai, V. Schaffer, F. Bretelle, V. Roger, et al.
Risk of finding an endometrial cancer when atypical hyperplasia was incidentally diagnosed on hysteroscopic resection products.
Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol, 103 (2002), pp. 58-59
[12]
T.C. Randall, R.J. Kurman.
Progestin treatment of atypical hyperplasia and well-differentiated of the endometrium in women under age 40.
Obstet Gynecol, 90 (1997), pp. 434-440
[13]
Y.B. Kim, C.H. Holschneider, K. Ghosh, R.K. Nieberg, F.J. Montz.
Progestin alone as primary treatment of endometrial carcinoma in premenopausal women.
Cancer, 79 (1997), pp. 320-327
[14]
T. Pérez-Medina, J. Bajo, G. Folgueira, J. Haya, P. Ortega.
Atypical endometrial hyperplasia treatment with progesterone and gonadotropin-releasing hormone analogues: long-term follow-up.
Gynecol Oncol, 73 (1999), pp. 299-304
[15]
G.A. Vilos, P.G. Harding, H.C. Ettler.
Resectoscopic surgery in 10 women with abnormal uterine bleeding and atypical endometrial hyperplasia.
J Am Assoc Gynecol Laparosc, 9 (2002), pp. 138-144
Copyright © 2010. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.