Regístrese
Buscar en
Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia
Toda la web
Inicio Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia Carcinoma de las trompas de Falopio
Información de la revista
Vol. 39. Núm. 2.
Páginas 86-88 (Marzo - Abril 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
12137
Vol. 39. Núm. 2.
Páginas 86-88 (Marzo - Abril 2012)
Caso clínico
DOI: 10.1016/j.gine.2010.10.011
Acceso a texto completo
Carcinoma de las trompas de Falopio
Fallopian tube carcinoma
Visitas
12137
R. Albalata,??
Autor para correspondencia
rosa_albalat@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, J. Jiméneza, F. Márqueza, C. Lizarraldeb
a Servicio de Obstetricia y Ginecología, Hospital Virgen Macarena, Sevilla, España
b Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Virgen Macarena, Sevilla, España
Este artículo ha recibido
12137
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (4)
Mostrar másMostrar menos
Resumen

El carcinoma de las trompas de Falopio es un tumor muy infrecuente, que histológica y clínicamente se parece al carcinoma epitelial de ovario. Las manifestaciones clínicas tempranas permiten diagnosticar la enfermedad en estadios precoces, lo que mejora la supervivencia en comparación con el carcinoma epitelial de ovario. Sin embargo, su diagnósstico preoperatorio es raro y se realiza por el anatomopatólogo tras la cirugía. La estadificación y el empleo de quimioterapia siguen los patrones utilizados para el cáncer epitelial de ovario.

Palabras clave:
Trompas de Falopio
Adenocarcinoma primario
Diagnóstico
Abstract

Primary fallopian tube carcinoma is a rare tumor that histologically and clinically resembles epithelial ovarian cancer. The early clinical manifestations can often lead to a correct diagnosis at an early stage of the disease, leading to more favorable survival compared with epithelial ovarian cancer. However, the diagnosis of primary fallopian tube carcinoma is rarely preoperative and is usually made by the pathologist. Surgical staging and the use of chemotherapy follow the model used in epithelial ovarian cancer.

Keywords:
Fallopian tube
Primary adenocarcinoma
Diagnosis
Texto completo
Introducción

Los tumores tubáricos son muy infrecuentes, especialmente los malignos, constituyendo el 0.3-1% de todos los tumores malignos ginecológicos1,2. Orthmann describió por primera vez el cáncer de trompa en 18883. Es posible que su incidencia esté infraestimada, porque se confunde con tumores ováricos, tanto en la cirugía como en el posterior estudio anatomopatológico1,4. La mayoría aparecen en la etapa de 40-65 años (media 55 años)1,5. El diagnóstico preoperatorio correcto es poco frecuente, siendo la gran mayoría diagnosticadas en el acto quirúrgico, dado lo inespecífico de la clínica y su escasa incidencia1.

Caso clínico

Mujer de 42 años nuligesta que fue derivada al Servicio de Ginecología porque en estudio por molestias en hipogastrio se le realizó una resonancia magnética nuclear y se encontraron formaciones nodulares dispersas en la grasa mesentérica por posibles implantes peritoneales y el marcador tumoral CA 125 era de 182,16. En sus antecedentes destacaban: colecistecotomía, apendicectomía y mamoplastia de reducción. En la exploración se palpó una masa de aproximadamente 8cm de diámetro en fosa ilíaca izquierda, en íntimo contacto con el útero y de consistencia quística. Se realizó ecografía transvaginal en la que se observó en zona anexial izquierda una formación quistica tabicada de 70,2x51,5mm, anecoica pero con algunos ecos en su interior (fig. 1). El útero y el ovario derecho eran de aspecto normales.

Figura 1.

Imagen ecográfica de formación quística anexial izquierda. Carcinoma de trompa.

(0,13MB).

Ante esos hallazgos se realizó una laparotomía exploradora en la que se encontró una infiltración peritoneal extensa, incluyendo ambas cúpulas diafragmáticas y epiplón, que formaba una masa adherida en la pelvis a peritoneo vesical y fondo uterino. Afectación extensa de intestino delgado, fundamentalmente íleon terminal y recto sigma, adheridos a cara posterior de útero y anejos. Los ovarios no estaban aumentados de tamaño. Afectación de todo el peritoneo pélvico y extensamente la raíz del mesenterio. Se tomó biopsia intaoperatoria de epiplón, con diagnóstico de infiltración por carcinoma. Se realizó una histerectomía total, anexectomía bilateral y omentectomía. Sin complicaciones en el postoperatorio, la paciente fue dada de alta al quinto día tras la cirugía.

El estudio anatomopatológico mostraba en trompa uterina derecha adenocarcinoma seroso poco diferenciado de alto grado de malignidad (fig. 2), así como infiltración o metástasis de adenocarcinoma en ovario derecho e izquierdo, miometrio y epiplón. En el patrón histológico de la neoplasia destacó un marcado pleomorfismo con altísima actividad mitósica y formación de sábanas celulares con amplios focos de necrosis (fig. 3). En pequeñas áreas de los cortes estudiados pudo apreciarse el patrón seroso papilar que condujo al diagnóstico definitivo. El estudio inmunohistoquímico de la pieza reveló positividad para citoqueratina 7 (fig. 4), receptores de estrógeno y de progestágenos y negatividad para citoqueratina 20, con lo que se reafirmó el origen ginecológico de la neoplasia.

Figura 2.

Carcinoma primario de trompa uterina (HE, x10).

(0,2MB).
Figura 3.

Figuras de mitosis atípicas y marcado pleomorfismo. (HE, x40).

(0,25MB).
Figura 4.

Estudio inmunohistoquímico.

(0,17MB).

La paciente fue remitida al Servicio de Oncología Médica, actualmente ha iniciado tratamiento con quimioterapia y continúa en seguimiento.

Discusión

El carcinoma de trompa es un tumor muy poco frecuente. En su etiopatogenia se han implicado factores como baja paridad, infertilidad y salpingitis crónica1,2. Se han observado mutaciones de los genes BRCA-1 y BRCA-2 similares a las encontradas en pacientes con cáncer de mama, ovario o adenocarcinoma de endometrio6.

De la misma manera que el carcinoma ovárico, pueden ser asintomáticos y de inicio lento, pero se diagnostican en mayor proporción en estadios precoces. Los síntomas más frecuentes son metrorragia, leucorrea, dolor abdominal y masa pélvico-abdominal2. La mayoría comienzan con una masa pélvica, distensión abdominal o ascitis combinadas con malestar general. Latzko describió en 1916 la tríada clásica: dolor abdominal, hidrohematorrea y masa anexial palpable, que es característica del cáncer de trompa pero muy infrecuente7.

El diagnóstico del carcinoma de trompa rara vez se hace preoperatoriamente, dada la insconstancia e inespecificidad de los signos clínicos, así como su infrecuencia. Los tumores primitivos de la trompa habitualmente son adenocarcinomas serosos papilares8. Y efectivamente, desde el punto de vista histológico, en más del 90% de los casos estos tumores se asemejan al carcinoma papilar seroso de ovario. Los métodos complementarios pueden ser útiles en el diagnóstico. La ecografía nos informará de la existencia de una masa pélvica, su tamaño y su naturaleza1,9. Resulta difícil el diagnóstico diferencial con una tumoración de origen ovárico o una enfermedad inflamatoria pélvica10. En la tomografía axial computerizada o la resonancia magnética nuclear puede aparecer una masa pequeña, sólida y lobulada, asociada a ascitis peritumoral, ocupación por líquido del útero o salpingitis. La elevación del marcador tumoral CA-123 carece de especificidad para el diagnóstico, pero se usa para el seguimiento de la enfermedad7,11.

El carcinoma de trompa sigue el mismo patrón de diseminación que el cáncer epitelial de ovario, diseminándose a la cavidad peritoneal a través de las fimbrias o por invasión transmural de la pared tubárica. La localización más frecuente de metástasis es el peritoneo, seguida por los ovarios y el útero1,12.

El tratamiento del cáncer de trompa es quirúrgico, similar al cáncer epitelial de ovario en el manejo y el estadiaje quirúrgico, así como en las indicaciones de quimioterapia adyuvante1. Sin embargo hay dos diferencias entre ambas enfermedades: el carcinoma de trompa es frecuentemente diagnosticado en estadios precoces y existe una afectación ganglionar del 33-35%11. Este alto potencial de metástasis ganglionares puede explicar, al menos en parte, la baja tasa de supervivencia incluso con la enfermedad limitada a la trompa. El principal factor pronóstico es el estadio de la enfermedad en el momento del diagnóstico, con una supervivencia global a los 5 años del 95% en estadios I y del 45% en estadios IV3.

El carcinoma de trompa debería ser descartado ante una metrorragia posmenopáusica recurrente en la que los legrados uterinos no son concluyentes, así como ser introducido en el diagnóstico diferencial de una masa pélvica o ascitis.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
D. Pectasides, E. Pectasides, T. Economopoulos.
Fallopian tube carcinoma: a review.
Oncologist., 11 (2006), pp. 902-912
[2]
I.C. Jeung, Y.S. Lee, H.N. Lee, E.K. Park.
Primary carcinoma of the fallopian tube: report of two cases with literature review.
Cancer Res Treat., 41 (2009), pp. 113-116
[3]
E.M. Hanton, G.D. Malkasian Jr., D.C. Dahlin, J.H. Pratt.
Primary carcinoma of the fallopian tube.
Am J Obstet Gynecol., 94 (1996), pp. 832-839
[4]
R.P. Woolas, J.G.F. Smith.
Fallopian tube carcinoma: an under-recognized primary neoplasm.
Int J Gynecol Cancer., 7 (1997), pp. 284-288
[5]
J.G. Bouthselis, J.N. Thompson.
Clinical aspects of primary carcinoma of the fallopian tube: a clinical study of 14 cases.
Am J Obstet Gynecol., 111 (1971), pp. 98-101
[6]
A.A. Tone, H. Begley, M. Sharma, J. Murphy, B. Rose, T.J. Brown, et al.
Gene expression profiles of luteal phase fallopian tube epithelium from BRCA mutation carries resemble high-grade serous carcinoma.
Clin Cancer Res., 1 (2008), pp. 4067-4078
[7]
T.V. Ajithkumar, A.L. Minimole, M.M. John.
primary fallopian tube carcinoma.
Obstet Gynecol Surv., 60 (2005), pp. 247-252
[8]
W.A. Peters, W.A. Andersen, M.P. Hopkins.
Prognosis features of carcinoma of the fallopian tube.
Obstet Gynecol., 71 (1988), pp. 757-762
[9]
J.R. Van Nagell, R.V. Higgins, E.S. Donaldson.
Transvaginal sonography as a screening method for ovarian cancer. A report of the first 1000 cases screened.
Cancer., 65 (1990), pp. 573-577
[10]
F.F. Verit, H. Kafali.
Primary carcinoma of the fallopian tube mimicking tubo-ovarian abscess.
Eur J Gynecol Oncol., 26 (2005), pp. 225-226
[11]
E.H. MCMurray, A.J. Jacobs, C.A. Perez.
Carcinoma of the fallopian tube. Management and sites of failure.
Cancer., 58 (1986), pp. 2070-2075
Copyright © 2010. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.