Buscar en
Boletín Médico del Hospital Infantil de México
Toda la web
Inicio Boletín Médico del Hospital Infantil de México Enfermedad de Kawasaki en un hospital pediátrico en México
Información de la revista
Vol. 73. Núm. 3.
Páginas 166-173 (Mayo - Junio 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2641
Vol. 73. Núm. 3.
Páginas 166-173 (Mayo - Junio 2016)
Artículo de investigación
Open Access
Enfermedad de Kawasaki en un hospital pediátrico en México
Kawasaki disease at a pediatric hospital in Mexico
Visitas
...
Fernando García Rodrígueza, Ángel de Jesús Flores Pinedaa, Ana Victoria Villarreal Treviñoa, Diego Rubén Salinas Encinasa, Paola Bernardett Lara Herreraa, María del Rocío Maldonado Velázqueza, Sarbelio Moreno Espinosab, Enrique Faugier Fuentesa,
Autor para correspondencia
pa_fer@hotmail.com
dr@efaugier.com

Autor para correspondencia.
a Servico de Reumatología, Hospital Infantil de México Federico Gómez, Ciudad de México, México
b Departamento de Infectología, Hospital Infantil de México Federico Gómez, Ciudad de México, México
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (5)
Tabla 1. Características clínicas de los pacientes al ingreso
Tabla 2. Resultados de laboratorio de los pacientes al ingreso
Tabla 3. Resultados ecocardiográficos de los pacientes al ingreso
Tabla 4. Seguimiento de los pacientes
Tabla 5. Principales diferencias entre los pacientes estudiados y lo reportado en la literatura
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

La enfermedad de Kawasaki (EK) es una de las vasculitis sistémicas más comunes en niños menores de 5 años de edad. La epidemiología de la enfermedad no está bien establecida en México. El objetivo de este trabajo fue describir la epidemiología, características clínicas y tratamiento de los pacientes con EK atendidos en el Hospital Infantil de México Federico Gómez (HIMFG).

Métodos

Se realizó un estudio retrospectivo, descriptivo y analítico de pacientes diagnosticados con EK en el HIMFG en el periodo comprendido entre enero de 2004 y diciembre de 2014.

Resultados

Se analizaron 204 casos, la mayoría de sexo masculino (55%), con mediana de edad de 32.5 meses (6-120) y una tasa de hospitalización del 96%. El 20% de los pacientes presentó EK incompleto. No se reportaron diferencias en la somatometría ni signos vitales. La sintomatología más frecuente fue fiebre, conjuntivitis (89%), cambios orales (84%), faringitis (88%) y lengua en fresa (83%). Se encontraron reactantes de fase aguda más elevados en las presentaciones clásicas. Se reportaron alteraciones ecocardiográficas en 60 pacientes (29%), de las cuales el 12% fueron ectasia y el 11% aneurismas coronarios. Por otro lado, 169 pacientes (83%) recibieron inmunoglobulina intravenosa (IGIV), 18 (9%) resistencia a IGIV, 6 (3%) requirieron corticosteroides y 2 (1%) infliximab; todos recibieron ácido acetilsalicílico.

Conclusiones

No se encontraron diferencias importantes entre las presentaciones clásicas e incompletas. La incidencia de alteraciones cardiacas es menor a la reportada previamente en México, pero similar a la de otros países.

Palabras clave:
Enfermedad de Kawasaki
Latinoamérica
Manifestaciones clínicas
Alteraciones coronarias
Abstract
Background

Kawasaki disease (KD) is one of the most common systemic vasculitis in children under 5 years of age. The epidemiology of the disease is not well established in Mexico. The objective of this study was to describe the epidemiology, clinical features and treatment of patients with KD at the Hospital Infantil de Mexico Federico Gomez (HIMFG).

Methods

We conducted a retrospective, descriptive and analytical study of patients diagnosed from January 2004 to December 2014 with KD in the HIMFG.

Results

We analyzed 204 cases from which 55% were male, with a median age of 32.5 months (6-120) and a rate of hospitalization of 96%. Twenty percent of patients presented incomplete KD. No differences in the somatometric measurements or vitals were reported. The most frequent symptoms were fever, conjunctivitis (89%), oral changes (84%), pharyngitis (88%) and strawberry tongue (83%). We found higher acute phase reactants in the classic presentation. Echocardiographic alterations in 60 patients (29%), of which 12% were ectasia and 11% reported coronary aneurysms. On the other hand, 169 (83%) patients received intravenous immunoglobulin (IVIG), 18 (9%) presented resistance to IVIG, 6 (3%) required corticosteroids, and 2 (1%) infliximab; all received acetylsalicylic acid.

Conclusions

There were no important differences between classic and incomplete presentations. The incidence of cardiac alterations is less than previously reported in Mexico, but similar to that of other countries.

Keywords:
Kawasaki disease
Latin America
Signs and symptoms
Coronary aneurysm
Texto completo
1Introducción

La enfermedad de Kawasaki (EK) es una de las vasculitis sistémicas más frecuentes en niños menores de 5 años de edad1–3. Es una enfermedad autolimitada que afecta predominantemente vasos de mediano calibre, particularmente las arterias coronarias.

A pesar que han pasado más de 45 años desde que T. Kawasaki reportó este padecimiento, la etiología continúa siendo desconocida. Se ha sugerido la participación de agentes infecciosos (estreptococo, estafilococo, Propionibacterium sp., Yersinia sp., virus de Epstein Barr, retrovirus, virus parainfluenza, Candida sp. y Lactobacillus sp., entre otros) como desencadenantes. Sin embargo, la tendencia actual está dirigida a los superantígenos bacterianos relacionados con la sobreproducción de citocinas proinflamatorias, células mononucleares, anticuerpos citotóxicos y células T activadas. En otros estudios se han encontrado alteraciones genéticas asociadas (ITPKC, CASP3, BLK, CD40), desbalance entre células T cooperadoras (Th17) y reguladoras, incremento de células plasmáticas productoras de IgA, concentraciones de los componentes de la velocidad de sedimentación globular (VSG), incremento de la actividad de metaloproteinasas y la hipótesis del sistema de proteínas de homeostasis1,4–7. Estas teorías pueden explicar alteraciones tan significativas como la aparición de eritema en el sitio de vacuna BCG secundario a un polimorfismo en el gen que codifica para la enzima ITPKC8.

La EK es diagnosticada con base en signos y síntomas característicos. Los criterios clásicos son la fiebre persistente por cinco o más días, la inyección conjuntival bilateral, cambios en labios y cavidad oral, eritema polimorfo, cambios en extremidades y linfadenopatía cervical aguda no purulenta. Al menos cinco de estas manifestaciones deben estar presentes para realizar el diagnóstico de EK9. Algunos pacientes no reúnen los criterios clásicos y solamente muestran algunas de las características principales. Esto representa un reto diagnóstico y se denomina como “EK incompleta”10,11.

La forma típica de la enfermedad tiene tres fases: la aguda, que dura 10 días y se caracteriza por fiebre de alto grado, adenopatías, eritema o edema periférico, conjuntivitis y enantema. La fase subaguda que dura de 11 a 21 días, y se caracteriza por trombocitosis, descamación y resolución de la fiebre. Por último, la fase de convalecencia (de 21 a 60 días), durante la cual desaparecen los signos clínicos de manera paulatina12.

La baja presunción favorece el retardo en el diagnóstico de EK, convirtiéndose en un problema mayor dado que se incrementa el riesgo de complicaciones13. Entre estas, se ha observado el desarrollo de aneurismas de las arterias coronarias (AAC) en más del 25% de pacientes que no reciben tratamiento14, comparado con solo el 5% de quienes reciben inmunoglobulina intravenosa (IGIV) en el curso de los primeros 10 días de evolución4.

La EK es casi exclusiva de la infancia: la mitad de los casos tienen lugar antes de los 2 años de edad, el 80% antes de los 4 años, y es excepcional por encima de los 12 años. Es 1.5 veces más frecuente en varones, y la mortalidad, aunque baja, se registra más en edades tempranas, oscilando entre el 1 y 4%12,13.

La incidencia media mundial es de 1-10/100,000 por año12,13. Sin embargo, aunque se ha reportado en la mayoría de los grupos étnicos, existe una abrumadora variabilidad entre diferentes países15, además de que parece incrementarse en un número importante de regiones16. Aunque se ha mencionado la relación entre la incidencia de EK y la urbanización, existen aún resultados contradictorios al respecto17–19.

Las diferencias entre las presentaciones clásica e incompleta de la EK y el riesgo de desarrollar AAC están pobremente definidas; así mismo, el comportamiento epidemiológico en América Latina13. El objetivo de este trabajo fue describir la evolución clínica de pacientes con EK en el Hospital Infantil de México Federico Gómez (HIMFG).

2Métodos

Se realizó un estudio retrospectivo en el que se incluyeron pacientes menores de 18 años de edad con EK (según los criterios establecidos por el doctor Tomisaku Kawasaki en 1967) que se presentaron en el HIMFG y fueron evaluados por el Servicio de Reumatología en el periodo comprendido entre enero del 2004 y diciembre del 2014. Los datos se tomaron de los registros clínicos del expediente de cada paciente. Se excluyeron pacientes con expedientes incompletos o ilegibles, pacientes con antecedentes de administración de IGIV durante los 28 días previos al inicio de la EK y pacientes con enfermedades concomitantes infecciosas severas en las 2 semanas previas a la aparición de los síntomas o con antecedentes de aneurismas o ectasias coronarias al inicio de la enfermedad.

Se recolectaron datos sociodemográficos, características clínicas, tratamiento, complicaciones, desarrollo de AAC y mortalidad, que fueron almacenados en una base de datos con el programa Statistical Product for the Social Science (SPSS) versión 17.0, el cual se utilizó para el análisis estadístico posterior. Estos datos se representaron con medidas de tendencia central y dispersión, y se realizaron las pruebas de contraste χ2, exacta de Fisher, U de Mann-Whitney y t de Student para analizar la presencia de diferencias entre los tipos de presentación (EK clásica o incompleta). Se analizó el riesgo de desarrollo de AAC, además de la regresión logística para completar la evaluación multivariada.

3Resultados

Se analizaron 204 casos durante el periodo de estudio. El 55% fue de sexo masculino con una mediana de edad de 32.5 meses (6-120 meses), tasa de hospitalización del 96% y 4 días de estancia (0-15 días). El 20% de los pacientes presentó EK incompleto. Los pacientes acudieron a 1.5 consultas previas (0-6 consultas) y el 76.5% recibió antibióticos durante su evolución, principalmente por un diagnóstico de infección de vías aéreas superiores (67%). Se encontraron diferencias significativas entre los pacientes con presentación clásica e incompleta en la edad (27 vs. 38 meses, p=0.001), en el reconocimiento de la EK al ingreso (100 vs. 90.5%, p=0.002) y el motivo del uso del antibiótico (p=0.003).

Se reportaron peso y talla normales para la edad en la mayoría de los pacientes (12.9 kg [6.7-42] y 91cm [69-156], respectivamente), mientras que para los signos vitales presentaron fiebre 39°C (37.8-41°C), taquicardia de102 latidos/min (80-125/min) y polipnea de 22 respiraciones/min (18-45/min). No se encontraron diferencias significativas entre la presentación clásica e incompleta de EK en ningún parámetro de signos vitales ni de somatometría.

Los signos y síntomas más frecuentemente encontrados fueron fiebre, conjuntivitis (89.2%), cambios orales (84.3%), faringitis (88.2%) y lengua en fresa (83.3%); otros hallazgos poco frecuentes, como eritema e induración de la cicatriz de la vacuna BCG, se presentaron en el 9.8% de los pacientes. La descripción completa de estos hallazgos y las diferencias entre los tipos de presentación se muestran en la tabla 1. Los resultados de laboratorio más relevantes fueron el incremento en la cuenta leucocitos y polimorfonucleares, proteína C reactiva (PCR) y velocidad de sedimentación globular (VSG) elevadas (tabla 2).

Tabla 1.

Características clínicas de los pacientes al ingreso

  Todos los casos
n=204 
EK clásico
n=162 
EK incompleto
n=42 
Valor de p 
Días de fiebre,
mediana (mín-máx) 
6 (5-21)  7 (6-21)  6 (5-16)  0.528 
Conjuntivitis (%)  182 (89.2)  162 (100)  20 (47.6)  < 0.001 
Cambios orales (%)  172 (84.3)  158 (97.5)  14 (33.3)  < 0.001 
Lengua en fresa (%)  179 (83.3)  142 (87.7)  28 (66.7)  0.002 
Faringitis (%)  180 (88.2)  152 (93.8)  28 (66.7)  < 0.001 
Nódulo cervical (%)  122 (59.8)  114 (70.4)  8 (19)  < 0.001 
Cambios en extremidades (%)  164 (80.4)  154 (95.1)  10 (23.8)  < 0.001 
Rash (%)  152 (74.5)  144 (88.9)  8 (19)  < 0.001 
Descamación genital (%)  60 (29.4)  48 (29.6)  12 (28.6)  0.528 
Cambios en cicatriz de vacuna con BCG (%)  20 (9.8)  18 (11.1)  2 (4.8)  0.377 
Irritabilidad (%)  68 (33.3)  56 (34.6)  12 (28.6)  0.582 
Artritis/artralgias (%)  20 (9.8)  20 (12.3)  0 (0)  0.042 
Dolor abdominal (%)  20 (9.8)  16 (9.9)  4 (9.5)  0.632 
Vómito (%)  40 (19.6)  32 (19.8)  8 (19)  0.597 
Ictericia (%)  1 (0.5)  0 (0)  1 (2.4)  0.176 
Diarrea (%)  1 (0.5)  1 (0.6)  0 (0)  0.824 
Tos (%)  10 (4.9)  9 (5.6)  1 (2.4)  0.644 
Disnea (%)  1 (0.5)  1 (0.6)  0 (0)  0.824 
Agudamente enfermo (%)  46 (22.5)  36 (22.2)  10 (23.8)  0.837 

En ningún paciente se reportaron signos meníngeos. EK: enfermedad de Kawasaki.

Tabla 2.

Resultados de laboratorio de los pacientes al ingreso

  Todos los casos
n=204 
EK clásico
n=162 
EK incompleto
n=42 
Valor de p 
Hb (g/dl), media (DE)  12.7 (2.2)  12.6 (2.3)  13.1 (1.8)  0.031 
Hct (%), media (DE)  36.2 (4.5)  36 (4.6)  37 (3.9)  0.191 
Plaquetas (mil/μl),
mediana (mín-máx) 
346 (104-975)  350 (104-975)  294 (185-723)  0.003 
WBC (mil/μl), media (DE)  12.5 (4.4)  13.2 (4.2)  9.8 (3.9)  < 0.001 
PMN (mil/μl), media (DE)  7.4 (3.7)  8 (3.5)  5.1 (3.3)  < 0.001 
Linfocitos (mil/μl), media (DE)  3.7 (2)  3.8 (1.9)  3.3 (1.3)  0.686 
PCR (mg/l), mediana (mín-máx)  3.9 (0.3-25.5)  4.5 (0.3-24.8)  0.3 (0.3-25.5)  < 0.001 
VSG (mm/h), mediana (mín-máx)  33 (0-65)  38 (8-65)  9 (0-52)  < 0.001 
Puiria estéril (%)  26 (12.7)  18 (11.1)  8 (19)  0.188 
Na (mEq/l), media (DE)  139 (3.7)  139 (3.3)  140 (5.1)  0.671 
Albúmina (g/dl), media (DE)  3.1 (0.5)  3 (0.5)  3.5 (0.6)  0.005 
GGT (mg/dl), mediana (mín-máx)  48 (18-1374)  44 (18-1375)  88 (48-1100)  0.001 
Hidrocolecistitis (%)  12 (5.9)  8 (4.9)  4 (9.5)  0.266 

EK: enfermedad de Kawasaki; DE: desviación estándar; Hb: hemoglobina; Hct: hematocrito; WBC: leucocitos; PMN: polimorfonucleares; PCR: proteína C reactiva; VSG: velocidad de sedimentación globular; GGT: gamma-glutil transpeptidasa.

Se encontraron alteraciones ecocardiográficas en 60 pacientes (29.4%): en el 11.8% fue ectasia y en el 10.8% aneurismas coronarios (tabla 3). Por otro lado, 169 pacientes (82.8%) recibieron inmunoglobulina intravenosa (IGIV) a 2g/kg en dosis única, 18 pacientes con la forma de presentación incompleta (8.8%) presentaron más resistencia al tratamiento con IGIV (6.2 vs 19%, p=0.027). Seis pacientes (2.9%) requirieron corticosteroides y dos pacientes (1%) infliximab, sin diferencias significativas entre ambos grupos. Ningún paciente desarrolló eventos adversos por IGIV. Todos los pacientes recibieron ácido acetilsalicílico (AAS) a 80mg/kg/d hasta la supresión de la fiebre. Posteriormente se disminuyó a dosis antiagregante (3-5mg/kg/d). En el seguimiento de los pacientes, se encontró que un tercio presentaron descamación en extremidades; también se observó baja incidencia de líneas de Beau, mejoría considerable de las alteraciones coronarias, y el fallecimiento de dos pacientes (tabla 4).

Tabla 3.

Resultados ecocardiográficos de los pacientes al ingreso

  Todos los casos
n=204 
EK clásico
n=162 
EK incompleto
n=42 
Valor de p 
Anormal (%)  60 (29.4)  52 (32.1)  8 (19)  0.128 
Ectasia (%)  24 (11.8)  22 (13.6)  2 (4.8)  0.103 
Aneurisma (%)  22 (10.8)  20 (12.3)  2 (4.8)  0.160 
LMCA (mm),
mediana (mín-máx) 
1.1 (0.3-4)  1 (0.3-4)  1.3 (0.3-3)  0.637 
LAD (mm),
mediana (mín-máx) 
2 (1-4)  2 (1-4)  2 (1.5-3)  0.120 
RCA (mm),
mediana (mín-máx) 
2 (0.2-4)  2 (0.2-4)  2 (0.7-2.1)  0.890 
Insuficiencia valvular (%)  2 (1)  0 (0)  2 (4.8)  0.029 

Solo un paciente con EK incompleto presentó derrame pericárdico.

EK: enfermedad de Kawasaki; LMCA: arteria coronaria izquierda principal (left main coronary artery); LAD: arteria descendente anterior izquierda (left anterior descending artery); RCA: arteria coronaria derecha (right coronary artery).

Tabla 4.

Seguimiento de los pacientes

  Todos los casos
n=204 
EK clásico
n=162 
EK incompleto
n=42 
Valor de p 
Descamación de manos y pies (%)  75 (36.8)  65 (40.1)  10 (23.8)  0.043 
Líneas de Beau (%)  4 (2)  4 (2.5)  0 (0)  0.451 
Ecocardiograma de seguimiento de un mes con resultado anormal (%)  14 (6.9)  12 (7.4)  2 (4.8)  0.655 
Ecocardiograma de seguimiento de 3 meses con resultado anormal (%)  12 (5.9)  10 (6.2)  2 (4.8)  0.725 
Tiempo de uso de AAS (meses), mediana (min-máx)  98 (68-825)  97 (68-825)  99 (91-223)  0.901 
Muerte (%)  2 (1)  2 (1.2)  0 (0)  0.625 

EK: enfermedad de Kawasaki; AAS: ácido acetilsalicílico.

4Discusión

La EK es una de las patologías reumatológicas más frecuentes en la edad pediátrica. A pesar de ello, existe poca información. Este trabajo se realizó con el objetivo de describir las características principales de esta enfermedad, constituyendo la serie más numerosa en un nosocomio de atención pediátrica en la República Mexicana. Con esta información se pretende contribuir al mejor conocimiento de la EK en América Latina.

Los datos sociodemográficos generales como edad y sexo son similares a los reportados en otros trabajos3,13,15. En cuanto al sexo, la relación masculino/femenino en Taiwán es de 1.5 a 1.720, y en Australia21 y Holanda19 de 1.5; estos datos contrastan un poco con el valor de 1.2 encontrado en este estudio, similar a los datos en Austria22, Turquía23 y Japón24. La edad de presentación de los pacientes fue igual que en Turquía23, Japón24, Holanda19 y Austria22, pero casi un año menor en Australia21, donde una parte significativa de la población fue aborigen, lo que podría explicar esta diferencia.

La forma incompleta de presentación en este estudio (20.5%) fue similar a lo registrado en la literatura3,13,15,25. A pesar de ello, se observaron diferencias con algunos estudios de Australia (9.6%)21, Austria (25%)22, Turquía (36.7%)23 y Japón (1.8%)24, que pudieran estar en relación con las características étnicas de cada población. En Holanda se reportó una cifra similar (22.3%)19, con una mayor proporción de menores de un año que aquellos pacientes que presentaron la forma clásica, al igual que en este reporte. Los datos muestran diferencias regionales importantes, con mayor variabilidad al comparar la población estudiada con países asiáticos.

Llama la atención el gran número de consultas que antecedieron al diagnóstico de EK, además de que tres cuartas partes de los pacientes recibieron terapia con antibióticos, principalmente por la presencia de infección de vías aéreas superiores. Esto refleja el bajo índice de sospecha y el uso inadecuado de antibióticos. Sin embargo, aunque no ha sido reportado consistentemente este fenómeno, es similar a lo presentado por Binder y colaboradores en una serie de casi 10 años en Austria, donde el 78% de los pacientes recibieron tratamiento antibiótico antes del diagnóstico de EK22. Esto fue más evidente en pacientes con EK incompleto en ambas poblaciones. Este punto se ha investigado poco en países latinoamericanos, aunque se ha reportado el uso de antibiótico en el 72% de los pacientes antes de establecer el diagnóstico de EK en Costa Rica26.

Otro dato importante es que en el 43% de los pacientes no se consideraba la EK como diagnóstico de referencia, circunstancia ya registrada en la literatura al mencionar esta enfermedad oculta en pacientes con fiebre de origen desconocido22. Esto se puede explicar porque los médicos, en general, están poco familiarizados con los padecimientos reumatológicos12.

Los hallazgos clínicos encontrados en esta serie coinciden con los criterios clásicos de EK reportados en la literatura13,21. Tal como se observó en este estudio, los cambios en la mucosa oral y el exantema fueron las manifestaciones más frecuentes en Australia y Holanda, mientras que la linfadenopatía, la menos19,21. Además del exantema, otros trabajos mostraron la conjuntivitis como uno de los signos más prevalentes22, lo que también se encontró en un gran número de los pacientes de este estudio.

Al comparar las características clínicas principales entre EK clásico e incompleto se encontraron diferencias significativas en la mayoría de ellas (excepto la fiebre), lo cual es claramente explicado por la definición “incompleta”, por lo que la presencia de estas manifestaciones es mayor en la presentación clásica. A pesar de lo anterior, el resto de los hallazgos (comunes o atípicos) fue similar entre los dos grupos, a excepción de artritis que fue más común en EK clásico. Estas diferencias han sido poco reportadas; sin embargo, concuerdan con las descritas por Tacke y colaboradores, quienes encontraron el 10% de prevalencia de artritis19 y contrastan con el 25% reportado en Australia21. En cuanto a las pruebas de laboratorio, se encontraron diferencias significativas solamente en las concentraciones de albúmina, que eran menores en EK clásico19, mientras que Binder y colaboradores no identificaron diferencias en su estudio en Austria22. Estos datos contrastan con los aquí presentados, donde hubo menor concentración de hemoglobina, albúmina y transaminasas en la presentación clásica y menor nivel de plaquetas, leucocitos y neutrófilos en EK incompleto. Llama la atención que los pacientes con EK clásico presentaron mayor elevación de los reactantes de fase aguda, lo cual difiere de lo registrado en otras series19,22.

En este estudio se encontró una mayor incidencia de alteraciones ecocardiográficas (29.4%) en comparación con las reportadas en la literatura, que van desde el 3.3% en Japón24 hasta el 26.5% en Turquía23; sin embargo, la presencia de ectasia fue similar a lo descrito en poblaciones caucásicas16,21. Por otro lado, el 10.8% de los pacientes aquí reportados desarrollaron AAC, frecuencia mayor a lo reportado en Australia (6.8%)21 y menor a lo reportado en Holanda (13.5%)19 y Austria (18%)22. En California se reportó el 19% de alteraciones cardiacas y el 5% de AAC27, mientras que un reporte reciente en Cleveland encontró AAC en el 9.5% de los casos28. En México se realizó un reporte de 214 pacientes con EK donde el 58% de pacientes presentó alteraciones cardiacas (dilatación, ectasia o AAC)29, mientras que Sotelo-Cruz realizó una revisión de pequeñas series y reportes de casos, y reportó el 32% de dilataciones coronarias13; ambos trabajos presentaron una mayor incidencia de alteraciones cardiacas que las encontradas en este estudio y otras publicaciones. En Chile encontraron el 53% de pacientes con alteraciones ecocardiográficas, de las cuales el 9.4% eran AAC30, mientras que en Cuba se reportó el 42.8% en un solo centro31, aunque ambos estudios con menor número de pacientes que el presente estudio.

La mayoría de los niños tratados en esta serie recibieron IGIV, todos ellos en la fase aguda; a quienes no se les administró fue porque acudieron después del décimo día de evolución o porque no presentaban datos de actividad de la enfermedad al momento de la valoración. El uso de IGIV fue similar a lo reportado en Australia partir de 199021 y también fue parecido a lo registrado en Holanda entre 2008 y 201219; sin embargo, contrasta con el 46% reportado en América Latina32.

Por otro lado, el número de casos con resistencia a IGIV (8.8%) fue menor al reportado en otros centros12,21,25. En Chile, el 12.5% de los pacientes requirieron dos dosis de IGIV30, mientras que en Cuba el 43%31; en Australia, el 0.03% de los casos recibieron esteroides y el 16% requirieron una segunda dosis de IGIV; en Holanda, el 23.1% fueron re-tratados con IGIV y el 5.5% con esteroides, dos pacientes con infliximab y uno con anakinra, reportando el 2.2% de los casos con efectos adversos a la IGIV19. Finalmente, en Turquía el 11.6% de los pacientes fueron refractarios a IGIV23; todos estos datos fueron mayores a los encontrados en este estudio. En Taiwán se reportó el 6.6% de AAC y el 1.5% de refractariedad; además, se realizó un análisis dependiendo del tipo de IGIV, y resultó que aquellas fabricadas con β-propiolactonación fueron las más asociadas con recaídas (RR 1.45)33.

En todos los pacientes se utilizó AAS inicialmente a dosis antiinflamatoria, siguiendo las recomendaciones clásicas de manejo de EK, sin presentar eventos adversos relacionados con este medicamento. Sin embargo, en las recomendaciones recientes se sugiere una dosis antiagregante desde el inicio de la enfermedad4,34. No se encontró incremento en la mortalidad respecto a otras series12,21.

En resumen, los datos de esta población fueron similares a lo reportado en la literatura en cuanto a edad, sexo y proporción de formas incompletas de la EK. Se encontró variabilidad importante al comparar con poblaciones asiáticas. Igual que en otros países, existe una gran cantidad de pacientes referidos con otros diagnósticos y tratados con antibióticos antes de establecer el diagnóstico de EK, lo que habla de una baja sospecha y la necesidad de difundir la sospecha de EK.

Las características clínicas más frecuentes fueron similares a lo ya reportado en la literatura, mientras que los resultados de laboratorio varían un poco de lo encontrado en otras series, como las concentraciones de hemoglobina, albúmina y transaminasas y la cuenta de plaquetas, leucocitos y neutrófilos. La incidencia de alteraciones cardiacas fue similar a las descritas en países caucásicos y mucho menor a lo previamente estudiado en México. En contraste, el tratamiento fue adecuado y se encontró un menor número de casos refractarios que en otras series, con la misma mortalidad que en otros países (tabla 5).

Tabla 5.

Principales diferencias entre los pacientes estudiados y lo reportado en la literatura

  México (HIMFG)  Literatura 
Edad de presentación (meses)  32.5 (6-120)  Similar3,13,15 
Relación M:F  1.5:1  Similar3,13,15 
Incompletos  20%  Similar en Holanda19
Menor en Japón24
Mayor en Austria22 y Turquía23 
Consultas previas  1.5 (0-6)  Similar22,26 
Manifestaciones clínicas principales  Cambios orales, eritema y conjuntivitis  Similar13,19,21,22 
Artritis  9.8%  Similar a Holanda19
Menor que Australia21 
Laboratorios  Baja hemoglobina, albúmina y transaminasas en EK clásico
Bajas plaquetas, leucocitos y neutrófilos en EK incompleto 
Baja albúmina en Holanda19
Sin diferencias en Austria22 
Alteración cardiaca  29.4%  Menos en Japón24 y California27
Más en Turquía23 
AAC  10.8%  Menos en Australia21 y California27
Más en Holanda19 y Austria22 
Tratamiento  IGIV 82.8%  Similar en Australia21, Holanda19, Japón25, Austria22
Mayor que en el resto de América Latina32 
Refractariedad a IGIV  8.8%  Mayor en Austria, Holanda19 y Turquía23
Menor en Taiwán33
Similar a Costa Rica26 y Cuba31 

HIMFG: Hospital Infantil de México Federico Gómez; M: masculino; F: femenino; AAC: aneurismas de las arterias coronarias; IGIV: inmunoglobulina intravenosa.

La presente revisión tiene la limitación del diseño retrospectivo, no obstante que se reunió el mayor número de pacientes de las distintas series reportadas en México hasta este día. Sin embargo, ofrece notables particularidades sociodemográficas de la población mexicana. Las características clínicas, tratamiento y pronóstico de estos pacientes permiten notar que la variabilidad de la enfermedad lleva implícita la necesidad de más estudios que sienten las bases para el desarrollo de guías clínicas sustentadas con la experiencia observada en nuestro medio.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Financiamiento

Ninguno.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Agradecimientos

Al personal administrativo, de enfermería y residentes de Pediatría que contribuyeron a la atención de los pacientes incluidos en este trabajo.

Referencias
[1]
K. Takahashi, T. Oharaseki, Y. Yokouchi.
Update on etio and immunopathogenesis of Kawasaki disease.
Curr Opin Rheumatol., 26 (2014), pp. 31-36
[2]
T. Kawasaki, F. Kosaki, S. Okawa, I. Shigematsu, H. Yanagawa.
A new infantile acute febrile mucocutaneous lymph node syndrome (MLNS) prevailing in Japan.
Pediatrics., 54 (1974), pp. 271-276
[3]
D. Burgner, A. Harnden.
Kawasaki disease: what is the epidemiology telling us about the etiology?.
Int J Infect Dis., 9 (2005), pp. 185-194
[4]
R.P. Sundel.
Kawasaki disease.
Rheum Dis Clin North Am., 41 (2015), pp. 63-73
[5]
J.W. Newburger, M. Takahashi, M.A. Gerber, M.H. Gewitz, L.Y. Tani, J.C. Burns, et al.
Diagnosis, treatment, and long-term management of Kawasaki disease: a statement for health professionals from the Committee on Rheumatic Fever, Endocarditis, and Kawasaki Disease, Council on Cardiovascular Disease in the Young, American Heart Association.
Pediatrics., 114 (2004), pp. 1708-1733
[6]
K.Y. Lee, J.W. Rhim, J.H. Kang.
Kawasaki disease: laboratory findings and an immunopathogenesis on the premise of a “protein homeostasis system”.
Yonsei Med J., 53 (2012), pp. 262-275
[7]
K.Y. Lee.
A common immunopathogenesis mechanism for infectious diseases: the protein-homeostasis-system hypothesis.
Infect Chemother., 47 (2015), pp. 12-26
[8]
M.T. Lin, J.K. Wang, J.I. Yeh, L.C. Sun, P.L. Chen, J.F. Wu, et al.
Clinical implication of the C allele of the ITPKC gene SNP rs28493229 in Kawasaki disease: association with disease susceptibility and BCG scar reactivation.
Pediatr Infect Dis J., 30 (2011), pp. 148-152
[9]
M. Ayusawa, T. Sonobe, S. Uemura, S. Ogawa, Y. Nakamura, N. Kiyosawa, et al.
Revision of diagnostic guidelines for Kawasaki disease (the 5th revised edition).
Pediatr Int., 47 (2005), pp. 232-234
[10]
F. Falcini, S. Ozen, S. Magni-Manzoni, M. Candelli, L. Ricci, G. Martini, et al.
Discrimination between incomplete and atypical Kawasaki syndrome versus other febrile diseases in childhood: results from an international registry-based study.
Clin Exp Rheumatol., 30 (2012), pp. 799-804
[11]
M.T. Witt, L.L. Minich, J.F. Bohnsack, P.C. Young.
Kawasaki disease: more patients are being diagnosed who do not meet American Heart Association criteria.
Pediatrics., 104 (1999), pp. e10
[12]
A. Harnden, R. Tulloh, D. Burgner.
Kawasaki disease.
BMJ., 349 (2014), pp. g5336
[13]
N. Sotelo-Cruz.
[A review of Kawasaki disease, a perspective from the articles published in Mexico since January 1977 to May 2012].
Arch Cardiol Mex., 83 (2013), pp. 214-222
[14]
H. Kato, T. Sugimura, T. Akagi, N. Sato, K. Hashino, Y. Maeno, et al.
Long-term consequences of Kawasaki disease. A 10- to 21-year follow-up study of 594 patients.
Circulation., 94 (1996), pp. 1379-1385
[15]
R. Uehara, E.D. Belay.
Epidemiology of Kawasaki disease in Asia, Europe, and the United States.
J Epidemiol., 22 (2012), pp. 79-85
[16]
A. Harnden, B. Alves, A. Sheikh.
Rising incidence of Kawasaki disease in England: analysis of hospital admission data.
BMJ., 324 (2002), pp. 1424-1425
[17]
W.P. Chang, S.J. Wu, W.C. Chang, H.C. Kuo.
Population-based study of the association between urbanization and Kawasaki disease in Taiwan.
Sci World J., 2013 (2013), pp. 169365
[18]
A. Harnden, R. Mayon-White, R. Perera, D. Yeates, M. Goldacre, D. Burgner.
Kawasaki disease in England: ethnicity, deprivation, and respiratory pathogens.
Pediatr Infect Dis J., 28 (2009), pp. 21-24
[19]
C.E. Tacke, W.B. Breunis, R.R. Pereira, J.M. Breur, I.M. Kuipers, T.W. Kuijpers.
Five years of Kawasaki disease in the Netherlands: a national surveillance study.
Pediatr Infect Dis J., 33 (2014), pp. 793-797
[20]
B. Hwang.
Epidemiology of Kawasaki disease.
Pediatr Neonatol., 55 (2014), pp. 78
[21]
J. Saundankar, D. Yim, B. Itotoh, R. Payne, K. Maslin, G. Jape, et al.
The epidemiology and clinical features of Kawasaki disease in Australia.
Pediatrics., 133 (2014), pp. e1009-e1014
[22]
E. Binder, E. Griesmaier, T. Giner, M. Sailer-Höck, J. Brunner.
Kawasaki disease in children and adolescents: clinical data of Kawasaki patients in a western region (Tyrol) of Austria from 2003-2012.
Pediatr Rheumatol., 12 (2014), pp. 37
[23]
F. Ekici, A. Kocabaş, I. Çetin.
Is there any difference in clinical features of Turkish children with Kawasaki disease?.
Anadolu Kardiyol Derg., 14 (2014), pp. 646-647
[24]
N. Kitano, H. Suzuki, T. Takeuchi, T. Suenaga, N. Kakimoto, S. Shibuta, et al.
Epidemiologic features and prognostic factors of coronary artery lesions associated with Kawasaki disease based on a 13-year cohort of consecutive cases identified by complete enumeration surveys in Wakayama.
Japan. J Epidemiol., 24 (2014), pp. 427-434
[25]
Research Committee of the Japanese Society of Pediatric Cardiology; Cardiac Surgery Committee for Development of Guidelines for Medical Treatment of Acute Kawasaki Disease.
Guidelines for medical treatment of acute Kawasaki disease: report of the Research Committee of the Japanese Society of Pediatric Cardiology and Cardiac Surgery (2012 revised version).
Pediatr Int., 56 (2014), pp. 135-158
[26]
M. Vargas-Gutiérrez, R. Ulloa-Gutiérrez.
Manifestaciones clínicas y diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki.
An Pediatr (Barc)., 74 (2011), pp. 136-137
[27]
L.S. Callinan, F. Tabnak, R.C. Holman, R.A. Maddox, J.J. Kim, L.B. Schonberger, et al.
Kawasaki syndrome and factors associated with coronary artery abnormalities in California.
Pediatr Infect Dis J., 31 (2012), pp. 894-898
[28]
H. Tewelde, J. Yoon, W. Van Ittersum, S. Worley, T. Preminger, J. Goldfarb.
The Harada score in the US population of children with Kawasaki disease.
Hosp Pediatr., 4 (2014), pp. 233-238
[29]
L.B. Gámez-González, C. Murata, M. Muñoz-Ramírez, M. Yamazaki-Nakashimada.
Clinical manifestations associated with Kawasaki disease shock syndrome in Mexican children.
Eur J Pediatr., 172 (2013), pp. 337-342
[30]
O.I. Budnik, B.T. Hirsch, C.C. Fernandez, P.L. Yánez, R.J. Zamorano.
[Kawasaki disease: a clinical serie].
Rev Chilena Infectol., 28 (2011), pp. 416-422
[31]
M. Morales-Leiva, M.C. Luis-Álvarez, F. Seigle-Díaz, O. Pantoja-Pereda.
Comportamiento clínico-epidemiológico de la enfermedad de Kawasaki.
Rev Cubana Pediatr., 83 (2011), pp. 158-165
[32]
R. Ulloa-Gutiérrez, A.P. Salgado, A.H. Tremoulet.
Kawasaki disease in Latin American children: past, current, and future challenges.
J Pediatric Infect Dis Soc., 3 (2014), pp. 280-281
[33]
M.C. Lin, Y.C. Fu, S.L. Jan, M.S. Lai.
Comparative effectiveness of intravenous immunoglobulin for children with Kawasaki disease: a nationwide cohort study.
[34]
D. Yim, N. Curtis, M. Cheung, D. Burgner.
An update on Kawasaki disease II: clinical features, diagnosis, treatment and outcomes.
J Paediatr Child Health., 49 (2013), pp. 614-623
Copyright © 2016. Hospital Infantil de México Federico Gómez
Opciones de artículo
Herramientas