Regístrese
Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Venlafaxina y síndrome de discontinuación
Información de la revista
Vol. 24. Núm. 10.
Páginas 617-618 (Diciembre 1999)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 24. Núm. 10.
Páginas 617-618 (Diciembre 1999)
Acceso a texto completo
Venlafaxina y síndrome de discontinuación
Venlafaxine and discontinuation syndrome
Visitas
27186
L. Sierra Santosa, Y. Raigal Martína, A. Ortega Garcíaa, C. Berriochoa Martínez de Pisóna, G. Aparicio Jabalquintoa
a Centro de Salud V Centenario. San Sebasti??n de los Reyes (Madrid).
Este artículo ha recibido
27186
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas
Texto completo

Sres. Directores: Desde que en 1959 Mann y MacPherson describieran el «síndrome de discontinuación» al suspender el tratamiento con imipramina, se han comunicado numerosos síntomas referidos a este síndrome de abstinencia, tanto de los clásicos antidepresivos como de los recientemente comercializados1.

La venlafaxina es un nuevo antidepresivo que tiene un potente efecto inhibidor de la recaptación de noradrenalina (a dosis altas), de serotonina (a dosis bajas o medias) y un efecto inhibidor leve de la recaptación de dopamina. Su vida media es de 3-7 horas y la de su metabolito activo (o-metil-venlafaxina) de 9-13 horas2, inferior a la de la sertralina y paroxetina y mucho menor a la de la fluoxetina, por lo que el síndrome de discontinuación es mucho más frecuente1,3. Fue descrito para la venlafaxina en 1996, 2 años después de ser comercializado4.

Presentamos el caso de una mujer de 32 años sin antecedentes personales de interés, salvo un episodio de depresión mayor en tratamiento con venlafaxina a dosis de 262,5 mg/día, y en remisión clínica desde hacía un año. Se comenzó a reducir la dosis del fármaco gradualmente, con la intención de suspender su toma en 3 meses. Cuando la dosis diaria era de 75 mg, comenzó con pérdida de memoria, disminución de la atención y de la agudeza visual. La paciente relacionó sus síntomas con la disminución de la dosis, por lo que aumentó la misma al doble sin consultar, cesando la sintomatología. Decidió probar de nuevo a reducir la dosis pautada anteriormente, y a las 30 horas acudió a consulta por presentar sensación de mareo, torpeza, ansiedad, pesadillas, trastornos de memoria inusuales (perdió documentos importantes), disminución de la atención y de la agudeza visual del ojo derecho, objetivable en la exploración con optotipos (agudeza visual ojo derecho: 0,8; ambliopía en ojo izquierdo). Resto de la exploración física y neurológica, incluyendo fondo de ojo, normal. Los síntomas cedieron espontáneamente al aumentar 37,5 mg la dosis diaria de venlafixina. Se planeó una disminución progresiva y más lenta del fármaco y se advirtió a la paciente de la posibilidad de reaparición de los síntomas, a pesar del cuidadoso descenso. En la actualidad ha sido retirado completamente y la paciente se encuentra asintomática.

Los síntomas descritos del síndrome de discontinuación o retirada de los inhibidores de la recaptación de serotonina se deben a los efectos serotoninérgicos, y suelen presentarse cuando la dosis es menor de 75 mg/día. Han sido divididos en:

 

1. Somáticos como desequilibrio, gastrointestinales (náuseas, vómitos), síntomas gripales (fatiga, mialgias, escalofríos), trastornos sensoriales (parestesias, calambres) y trastornos del sueño (insomnio, pesadillas).

2. Psicológicos como ansiedad, agitación, irritabilidad, bradipsiquia, problemas de memoria, alteración de la atención, hipomanía y alteraciones visuales1,5.

 

Las principales características del síndrome de discontinuación son: a) los síntomas no son atribuibles a otra causa; b) se produce al suspender el fármaco, en períodos de cumplimiento intermitente y, menos frecuentemente, al reducir la dosis; c) puede durar hasta 4 semanas, y d) mejora al reinstaurar el fármaco o al sustituirlo por otro con igual mecanismo de acción5.

Habitualmente, los síntomas son leves y transitorios, pero pueden llegar a ser preocupantes y producir absentismo laboral y disminución de la productividad. Además, en caso de no ser reconocido por el clínico, puede inducir pruebas complementarias innecesarias o tratamientos potencialmente peligrosos y visitas al servicio de urgencias3. En ocasiones, los síntomas son confundidos con un empeoramiento de la enfermedad de base, e incluso con trastornos psicóticos graves (se han descrito alucinaciones), con las consecuencias iatrogénicas y «psiquiatrizantes» que esto puede conllevar para el paciente1,5,6.

Este fenómeno parece ajustarse a la definición de la OMS para la dependencia: «necesidad de repetir dosis de la droga para sentirse bien o para evitar sentirse mal»4. El médico de atención primaria debe estar familiarizado con los síntomas del síndrome, intentar prevenirlo mediante la disminución progresiva del tratamiento y minimizar sus consecuencias advirtiendo a los pacientes y familiares acerca de la posibilidad de aparición del mismo6,7.

Agradecimiento

Agradecemos al Centro de Farmacovigilancia de la Comunidad de Madrid, especialmente a las Dras. Carmen Ibáñez Ruiz y Carmen Esteban Calvo, la información y bibliografía proporcionadas.

Bibliografía
[1]
Haddad P..
Newer antidepressants and the discontinuation syndrome..
J Clin Psychiatry, 58(7) (1997), pp. 17-21
[2]
Gastó Ferrer C..
Inhibidores selectivos de la recaptación de 5HT y NA. Noradrenérgicos y serotoninérgicos específicos..
Medicine, 111 (1999), pp. 5184-5186
[3]
Rosenbaum JF, Zajecka J..
Clinical management of antidepressant discontinuation..
J Clin Psychiatry, 58(7) (1997), pp. 37-40
[4]
Selective serotonin re-uptake inhibitors and withdrawal reactions. WHO Drug Information 12 (3): 136-138.
[5]
Zajecka J, Tracy KA, Mitchell S..
Discontinuation symptoms after treatment with serotonin reuptake inhibitors: a literature review..
J Clin Psychiatry, 58(7) (1997), pp. 291-297
[6]
Anónimo..
Fenómenos de retirada con fármacos antidepresivos. Reacciones adversas a medicamentos..
RAM, 3(2) (1995), pp. 1-4
[7]
Wolfe RM..
Antidepressant with drawal Reactions..
Am Fam Physician, 56(2) (1997), pp. 455-461
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.