Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria ¿Utilizamos adecuadamente el esfigmomanómetro para mejorar la prevención de l...
Información de la revista
Vol. 18. Núm. 6.
Páginas 321-323 (Octubre 1996)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 18. Núm. 6.
Páginas 321-323 (Octubre 1996)
Acceso a texto completo
¿Utilizamos adecuadamente el esfigmomanómetro para mejorar la prevención de la hipertensión arterial en atención primaria?
Are we using the sphygmomanometer adequately in primary care to improve the prevention of arterial hypertension?
Visitas
...
M. Ruiz Ramosa, M. Cortés Majoa, F. Antón Garcíaa, E. Esquerdo Forteaa, I. Martínez Santamaríaa, JB. Cervera Moscardóa, MJ. Richart Rufinoa, JB. Catalán Maciána
a CAP Virgen de la Fuensanta. Valencia.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas

Objetivo. Valorar el control de la tensión arterial (TA) en no hipertensos atendidos en un centro de salud, comparando los resultados de dos tipos de consultas.

Diseño. Estudio observacional retrospectivo durante 5 años.

Emplazamiento. Centro de salud urbano.

Pacientes y método. Tras excluir los pacientes hipertensos se seleccionaron 337 historias, activas durante el período evaluado, por muestreo sistemático de la población adulta. Tipos de consulta: CT1 (personal estable, formación MIR, desarrollo habitual del PAPPS), y CT2 (personal no estable, desigual formación, sin desarrollo sistemático del PAPPS). Se consideraron indicadas cuando constaban en la historia síntomas indicativos de hipertensión o cuando se les medía la TA por estar incluidos en un programa de salud, y no indicadas el resto (análisis de datos con ji al cuadrado).

Mediciones y resultados. De las 337 historias, 152 pertenecían a CT1 y 185 a CT2. En 151 historias no constaba ninguna medición de TA (50 de CT1 y 101 de CT2). Se realizaron 508 mediciones de TA (274 de CT1 y 234 de CT2); en 151 casos no estaban indicadas (64 de CT1 y 87 de CT2).

Conclusiones. El porcentaje de sujetos sin ningún control (44,8%) es alto, similar al de mediciones de TA no indicadas, por lo que sería preciso racionalizar el uso del esfigmomanómetro en la consulta. Las consultas CT1 parecen ser las que más racionalmente hacen determinaciones de TA.

Objective. To assess the monitoring of arterial pressure (AP) in non-hypertense patients at a health centre and to compare the results of two types of consultations.

Design. A retrospective observation study over 5 years.

Setting. Urban health care.

Patients. After the exclusion of hypertense patients, 337 medical records, which were active over the period under assessment, were chosen by systematic sampling of the adult population. Consultation types were: CT1 (stable staff, MIR training, habitual development of the PAPPS); CT2 (staff not stable, training uneven, without systematic development of the PAPPS). Records were considered indicated when they contained symptoms suggestive of AHT or when AP had been measured because the patients had been included in a health programme; the rest of the records were considered not indicated. Data were analysed usingy the Chi-squared test.

Measurements and results. 152 of the 337 records belonged to CT1 and 185 to CT2. In 151 records there was no measurement of AP: 50 belonging to CT1 and 101 to CT2. 508 measurements of AP were performed, 274 in CT1 and 234 in CT2. Of the 151 cases where measurements were not indicated (64 in CT1 and 87 in CT2.

Conclusions. The percentage of patients without any monitoring is high (44.8%), similar to the percentage of AP measurements not indicated, which would imply the need to rationalise use of the sphygmomanometer in the consulting-room. CT1 consultations seem to have the most rational measurements of AP.

Texto completo

Introducción

Desde hace ya varios años se va abriendo paso paulatinamente en el ámbito de la atención primaria de nuestro país, no sólo de forma teórica, sino también en la práctica, la convicción de ir integrando en la actividad asistencial diaria el desarrollo de actividades preventivas de forma sistemática y habitual.

El control de la tensión arterial (TA) es aceptado de manera generalizada1-3 como idóneo para formar parte del conjunto de actividades de un programa preventivo.

Lógicamente, cualquier programa de estas características lleva implícito a corto plazo un aumento del número de nuevas consultas que el propio personal sanitario puede autogenerarse. Es importante racionalizar el uso del esfigmomanómetro en la consulta médica, con el fin de no sobreutilizarlo en unos casos e infrautilizarlo en otros.

El objetivo de nuestro trabajo es valorar, durante 5 años, el control de la TA en los sujetos no hipertensos atendidos en las consultas de medicina general de un centro de salud, comparando también los resultados obtenidos en dos tipos de consultas que presentan algunas características distintas.

Material y método

Estudio observacional retrospectivo realizado en el Centro de Salud Virgen de la Fuensanta de Valencia, que lleva funcionando desde 1985. En el período estudiado había dos tipos de consultas de medicina general, unas (CT1) atendidas por personal estable, con formación vía MIR, con actividad docente sobre residentes de tercer año de medicina familiar y que desarrollaban habitualmente el Programa de Actividades Preventivas (PAPPS), y otras (CT2) atendidas por médicos no estables en su puesto de trabajo, con desigual formación y que no desarrollaban sistemáticamente el PAPPS.

La selección de las historias se realizó por muestreo sistemático entre las de la población adulta (mayores de 14 años).

Para obtener el porcentaje de mediciones de TA no indicadas, el tamaño de la muestra se calculó para una p=0,03, obtenida por muestra piloto, aceptando un error alfa del 5% y una precisión del 0,05. Para calcular el número de historias que debían evaluarse según el tipo de consulta, se consideró que se trataba de una hipótesis bilateral, aceptando un error alfa del 5%, un error beta del 20% y una magnitud de la diferencia del 15%. Se tuvo en cuenta el número de historias que habría que rechazar por constar en ellas el diagnóstico de hipertensión arterial (HTA).

Se evaluó la actividad registrada durante 5 años de 432 historias abiertas antes de 1989 y activas hasta 1993, de las cuales se descartaron 95 por constar HTA (prevalencia de HTA en nuestro centro de salud del 22%). La evaluación de las historias fue realizada por médicos residentes que no habían estado en el centro durante el período estudiado.

En este trabajo se determinó el número total de mediciones de TA durante los años referidos. Se consideraron indicadas cuando constaban en la historia síntomas indicativos que justificaran la medición de la TA (cefalea, mareo, precordalgia, etc.) o cuando, estando integrados en determinados programas (diabetes, PAPPS, encamados, etc.), se realizaban con la periodicidad establecida por éstos. Se consideraron no indicadas cuando no constaban en la historia síntomas indicativos justificativos o cuando a los pacientes que estaban integrados en los programas antes indicados se les medía la TA con mayor frecuencia de la establecida en ellos sin justificación.

Los datos obtenidos se analizaron mediante la prueba de ji al cuadrado.

Bibliografía
[1]
S. Preventive Services Task Force. Guide to clinical preventive services. Baltimore: Williams and Wilkins, 1989; 23-27.
[2]
Programa de Actividades Preventivas y de Promoci??n de la Salud en Atenci??n Primaria. Barcelona, 1994.
[3]
Cabezas C, Nebot M, GEPS..
Prioridades en prevención y promoción de la salud desde la atención primaria: la perspectiva de los profesionales..
Aten Primaria, 8 (1991), pp. 99-102
[4]
Pardell H, Tresserras R, Martínez A, Torner M..
Cribado de la hipertensión arterial..
Med Clin (Barc), 102Supl1 (1994), pp. 62-67
[5]
Control de la hipertensi??n arterial en Espa??a, 1996. Madrid: IDEPSA, 1996.
[6]
Richart MJ, Fraile B, Muñoz C, Segarra J, Serra M..
Implantación de un programa de actividades preventivas en un centro de salud..
Aten Primaria, 11 (1993), pp. 229-232
[7]
Factores de riesgo cardiovascular. Audit de su detecci??n en atenci??n primaria. Aten Primaria 1990; 7 (vol. especial): 20-28.
[8]
Moreno J, Marco MD, Tobías J, Mancheño J, Sidro F, Tevar A..
Estudio de la actividad de prevención y promoción de la salud en un centro de atención primaria..
Aten Primaria, 7 (1990), pp. 622-628
[9]
Solé J, Cortés P, Benet JM, Guarga A, Grifell E, Marquet R..
La solicitud del hemograma como indicador de calidad del proceso asistencial..
Aten Primaria, 6 (1989), pp. 560-564
[10]
Statland BE, Winkel P..
Repaso de la utilización y administración de pruebas de laboratorio en consulta externa..
Clin Med Nort, 4 (1987), pp. 733-746
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.