Regístrese
Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Telemedicina, una herramienta también para el médico de familia
Información de la revista
Vol. 45. Núm. 3.
Páginas 129-132 (Marzo 2013)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 45. Núm. 3.
Páginas 129-132 (Marzo 2013)
Editorial
DOI: 10.1016/j.aprim.2012.07.006
Open Access
Telemedicina, una herramienta también para el médico de familia
Telemedicine, also a tool for the Family Doctor
Visitas
18718
Jose Antonio Prados Castillejo??
Autor para correspondencia
japrados@semfyc.es

Autor para correspondencia.
Medicina de Familia y Comunitaria, Unidad de Gestión Clínica Lucano, Córdoba, España
Este artículo ha recibido
18718
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (1)
Tabla 1. Ventajas y desventajas de la telemedicina
Texto completo

La telemedicina, concepto que surge en la década de los 70 con el desarrollo de la tecnología (ordenadores, internet, móviles, etc.), aparece como una forma de luchar contra las barreras geográficas aumentando la accesibilidad a los cuidados de salud, especialmente en zonas rurales y países en desarrollo1.

Definir la telemedicina puede parecer una tarea sencilla, sin embargo son muchas las definiciones y matices. Telemedicina significa medicina a distancia (diagnóstico, tratamiento, etc.), mediante recursos tecnológicos que optimizan la atención, ahorrando tiempo y costes y aumentando la accesibilidad2. En esta misma línea pero más amplia y con matices, la Organización Mundial de la Salud (OMS)1 la define como «Aportar servicios de salud, donde la distancia es un factor crítico, por cualquier profesional de la salud, usando las nuevas tecnologías de la comunicación para el intercambio válido de información en el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de enfermedades o lesiones, investigación y evaluación, y educación continuada de los proveedores de salud, todo con el interés de mejorar la salud de los individuos y sus comunidades».

Más complicado puede ser si se introduce el concepto, a veces solapado, de eHealth. En 2005 ya se aportaban más de 50 definiciones3. Este concepto, situado en la intersección entre la informática médica, la salud pública y el interés comercial, se refiere a la aportación de información y servicios de salud en Internet y se ha impregnado también de una filosofía implícita en estas tecnologías: nuevas formas de pensar, trabajo en red, pensamiento global, compartir como valor, etc.4,5 que ha hecho que este nuevo concepto tenga cada vez más desarrollo. En esta línea, algunos autores5 deciden dejar el concepto de telemedicina para la asistencia a distancia en todas sus facetas, quedando incluido dentro del concepto más general de la eHealth, más en paralelo al de web 2.0, y con la tendencia cada vez más generalizada a incorporar ambos conceptos en la práctica (por ejemplo, Proyecto Lucano.online6).

Escojamos la definición o concepto que cojamos, está claro que, amparado en un desarrollo de las tecnologías de la comunicación nunca antes visto, ha existido un crecimiento exponencial en las últimas 5 décadas. Su utilidad ha quedado ampliamente demostrada en muchos ámbitos con importantes beneficios socioeconómicos para pacientes, familias, profesionales de la salud y sistema de salud1 (tabla 1) y con evidencias cada vez más claras en distintos campos. Como ejemplo podemos citar evidencias en teledermatología en ámbitos rurales7, consejo dietético8, control de constantes, entre otros. Existen estudios de intervención con más de 6.000 adultos en los que consigue disminuir la mortalidad hospitalaria (13,6 a 11,8%), la media de estancia hospitalaria (6,4 días a 4,5), y distintos parámetros9 o revisiones importantes como la de Wootton en 2012 con 141 ensayos controlados, en la que encuentra 108 con efectos positivos pero en el que también concluye la importancia de profundizar en aspectos como coste-efectividad y el seguimiento a más largo plazo10.

Tabla 1.

Ventajas y desventajas de la telemedicina

Ventajas y/o impulsores  Desventajas y/o problemas 
Pacientes
Reducción de las desigualdades por accesibilidad  Privacidad y confidencialidad en la relación médico-paciente (importante en países desarrollados) 
Diagnósticos y tratamientos más rápidos  Implicaciones ético-legales (importante en países desarrollados) 
Facilitar la continuidad  Seguridad en el manejo de los datos 
Evitar traslados   
Familia más cerca del paciente:   
Aumento en el uso de Internet y las nuevas tecnologías  Acceso bajo a las TIC de parte de la población y menos en poblaciones más necesitadas o desfavorecidas (ancianos, países en desarrollo, etc.) 
Limitación acceso temporo-espacial a los servicios   
Nuevos modelos de relación   
Participación mayor en el proceso de salud   
Profesional
Mejor manejo de la incertidumbre en entornos más aislados  Responsabilidad del profesional se difumina (varios profesionales distintos sitios) 
Más elementos de juicio para las decisiones  Falta de formación y uso de nuevas tecnologías 
Mayor acceso del médico de familia a especialistas hospitalarios  Falta de disponibilidad tecnológica 
Evitar desplazamientos a otro nivel asistencial  Mala adaptación de las tecnologías (red lenta, etc.) 
Nuevas posibilidades relación (contacto con paciente ingresado)  Requiere normalización en rutinas de trabajo y procesos 
Mayor confianza por la imagen de innovación  Requiere tiempo, sobre todo en su inicio 
Mayor satisfacción de los usuarios  Requiere cambio de modelo de relación con los pacientes y en la toma de decisiones 
Nuevo acceso a entrenamiento y educación médica   
Aumento en el uso de las nuevas tecnologías  Aceptabilidad de los profesionales de la salud 
Acceso a la información/formación mas fácil, rápida, barata y actualizada a través de las nuevas tecnologías  En ocasiones no tiene reconocimiento y requiere tiempo extra incluso fuera del horario laboral para su desarrollo o uso 
Percepción de utilidad de proyectos ya implementados   
Limitación de los recursos   
Ahorro de tiempo de algunos proyectos   
Las aplicaciones ya desarrolladas pueden obligar a su uso (historia digital obliga…)   
Centros
Reducción de la pérdida de exámenes  Requiere recursos específicos 
Diagnósticos y tratamientos más rápidos, precisos y oportunos  Necesita cambio cultural en las estructuras de gestión 
Mejor comunicación entre los distintos servicios  Requiere cambios en la cultura de trabajo de los profesionales 
Economías en los gastos de transporte  Falta de formación en gestores 
Imagen de innovación   
Utilización más eficaz de los equipos   
Necesidad y ampliación de servicios  Resistencia de gestores (por falta de formación o resistencia al cambio) 
Limitación de los recursos materiales y humanos  Dificultad a veces para obtener beneficios a corto plazo 
  Dificultad para evaluar 
Sistema
Mejor utilización y aprovechamiento de los recursos  Falta de infraestructura (importante en países en desarrollo) 
Análisis científicos y estadísticos más flexibles y oportunos  Alto coste tecnología e implantación aunque se vea como coste-efectivo (importante en países en desarrollo) 
Mejora en la gestión de salud  Necesita cambio cultural en un sector de la población 
Transparencia del sistema  Falta de demanda percibida (importante en países desarrollados) 
Imagen de innovación  Falta de interoperabilidad entre autonomías 
Recursos adicionales para la enseñanza en pregrado y posgrado  Escasa financiación específica 
Desarrollo internacional  Diagnóstico en ocasiones limitado de necesidades de la población 
Mercado de telecomunicaciones  Poca claridad en prioridades de salud (importante en países desarrollados) 
Desarrollo de TIC y electromedicina  Proveedores externos pueden no priorizar con iguales criterios (necesidades reales del cliente) 

Nota: Esta tabla se genera a partir de gran parte de la bibliografía consultada y por reflexión propia. En cursiva se indican impulsores o barreras.

Las aplicaciones de la telemedicina son múltiples, ya sean en tiempo real, o modo síncrono, o en tiempo diferido, o modo asíncrono2:

  • -

    Procesos asistenciales: teleconsulta (radiología, cirugía robótica, telederma, retinografías, telepsiquiatria, monitorización, etc.).

  • -

    Apoyo a la continuidad asistencial: transmisión, información de analítica, historia digital compartida, etc.

  • -

    Información a usuarios: acceso a documentos, buscadores, web, consultoría electrónica, etc.

  • -

    Formación de profesionales: bases documentales (guías de práctica clínica o MBE), trabajo colaborativo en investigación, trabajo en grupo (videoconferencia, coordinación de tareas, revisiones cruzadas o sesiones clínicas virtuales), simulación virtual, etc.

Y es que, si se utiliza el concepto más global, la telemedicina impregna ya nuestra realidad. La OMS en su informe de 2010, completado por 114 países, refiere que un 30% de estos países tenían ya una agencia para el desarrollo de la telemedicina, el 50% de ellos tenían instituciones científicas implicadas en su desarrollo, y el 20% ya evaluaban o revisaban su uso1. España, en una situación intermedia en Europa2 y siguiendo un patrón similar al de otros países, muy condicionada por la estructura, marco cultural sanitario y por condicionantes técnicos del sector de las telecomunicaciones11, también ha tenido un desarrollo importante. Todas las comunidades autónomas tienen desarrollos en estas tecnologías, transmitiendo la mayor parte de información relevante vía online (historia clínica, las recetas, etc.), incorporando elementos como la analítica o la radiología o poniendo en marcha proyectos concretos de telederma, teleconsulta y teleasistencia12.

Algunos puntos de mejora en los que se trabaja actualmente incluyen la interoperabilidad, la integración en los servicios rutinarios (haciendo invisible la tecnología) o la integración en los entornos de profesionales y pacientes allí donde estén11, lo que supone un reto para las instituciones, y se estima que el crecimiento será cada vez más importante en especial en el acceso a zonas remotas y aisladas, comunicaciones entre atención primaria (AP) y especialistas hospitalarios, y en los sistemas de urgencias y emergencias sanitarias11.

Hasta ahora, de todos los proyectos descritos en la bibliografía que se aporta, pocos son los que se han generalizado, sobre todo en la AP. La realidad está todavía muy lejos del verdadero potencial que la telemedicina puede aportar. Y es que todavía existen muchas barreras para su generalización que se pueden ver descritas en la tabla 1. Muchos facultativos no son conscientes del uso que hacen cada día de la telemedicina (historias digitales, transmisión de analíticas, etc.), y esgrimen con frecuencia resistencias a toda nueva opción que se salga de lo que ya hace habitualmente con sus pacientes. Todo esto provoca una serie de barreras «artificiales» directamente relacionadas con la dificultad ante el cambio e innovación que hace que algunos autores consideren el sector sanitario como difícilmente modificable con los riesgos para la implantación de proyectos concretos. Pero la resistencia no solo está en los profesionales. Podemos tener personas comprometidas e implicadas, dispuestas a lograr que funcione, y aun así tener un riesgo elevado de no conseguir su sostenibilidad. Varios pueden ser los factores implicados13:

  • -

    Existencia de protocolos que se adapten al contexto.

  • -

    Necesidad de formación previa.

  • -

    Visión de futuro e innovadora.

  • -

    Normalización del programa en el sistema organizativo.

  • -

    Necesidad de mantener la equidad para clínicos y usuarios.

  • -

    Compromiso de las personas involucradas.

  • -

    Desarrollo tecnológico.

  • -

    Apoyo económico e institucional.

  • -

    Aceptación por parte de clínicos y pacientes.

Es decir, para que un programa de telemedicina pueda tener éxito, no basta con el recurso humano, sino que hay que tener en cuenta una serie de elementos que ponen en peligro su implantación y continuidad en nuestro medio y que pueden estar influyendo en que proyectos de telemedicina ya pilotados no se hayan generalizado.

Es necesario por tanto que la administración apoye los proyectos de telemedicina con un buen perfil coste-eficiencia generalizándolos, y que los gestores crean en ello y tomen un papel activo en la puesta en marcha y difusión, aportando herramientas fáciles, «invisibles» y útiles. Y los profesionales deben asumir el riesgo de probar estas tecnologías como una realidad necesaria (no solo para algunos «innovadores»), dándoles una oportunidad, probándolas y comprobando por sí mismos la utilidad en el día a día, tanto para los pacientes como para los propios profesionales. La necesidad y la realidad por su lado ayudarán en este camino.

Existe un gran futuro para el desarrollo de la telemedicina en distintos ámbitos, y en concreto en la medicina de familia, donde la telemedicina adquiere el principal sentido para el que se creó: favorecer la equidad promoviendo la accesibilidad de todos sea cual sea su lugar de residencia, recursos o realidad. A la vez, facilitará el trabajo de los profesionales no solo en el campo asistencial, sino también en el de la educación sanitaria y la prevención. La telemedicina nos impregna ya, aun sin saberlo, pero todavía estamos lejos de aprovechar todo su potencial, en especial en AP.

Bibliografía
[1]
WHO (World Health Organization). Telemedicine. Opportunities and developments in member states. Report on the second global survey on eHealth. Global Observatory for eHealth series. Volume 2. ISBN 978 92 4 156414 4 ISSN 2220-5462© World Health Organization 2010 [consultado 8 Jul 2012]. Disponible en: http://www.who.int/goe/publications/goe_telemedicine_2010.pdf
[2]
Casado García ME, Santervás Sanz A. Estado del arte de la Telemedicina en España y Europa. DSSI-1.3 I.T.T. Sistemas de Telecomunicación [consultado 8 Jul 2012]. Disponible en: http://www.mecg.es/archivos/DSSI1%20-%20Bloque3.pdf
[3]
H. Oh, C. Rizo, M. Enkin, A. Jadad.
What Is eHealth (3): A Systematic Review of Published Definitions.
J Med Internet Res, 7 (2005), pp. e1
[4]
G. Eysenbach.
What is e-health?.
J Med Internet Res, 3 (2001), pp. e20
[5]
Traver Salcedo V, Fernández-Luque L (coordinadores). El paciente y las redes sociales. Fundación Vodafone España. ITACA 2011. ISBN: 978-84-694-4110-7 [consultado 8 Jul 2012]. Disponible en: http://www.salud20.es/; Descargable en: http://www.salud20.es/wp-pdf.php?f=178
[6]
Living Lab Salud Andalucía. Junta de Andalucía: Proyecto lucano.online [consultado 8 Jul 2012]. Disponible en: http://livinglabsalud.es/proyectos/lucano-online/
[7]
J. Hovel.
TME4/349: Teledermatology: Rural General Practitioner and Metropolitan Specialist Collaboration.
J Med Internet Res, 1 (1999), pp. e111
[8]
T.J. Moore, N. Alsabeeh, C.M. Apovian, M.C. Murphy, G.A. Coffman, D. Cullum-Dugan.
Weight, Blood Pressure, and Dietary Benefits After 12 Months of a Web-based Nutrition Education Program (DASH for Health): Longitudinal Observational Study.
J Med Internet Res, 10 (2008), pp. e52
[9]
Barclay L, Vega CP. Telemedicine Intervention May Improve ICU Outcomes. Medscape EDUCATION Family Medicine. From Medscape Education Clinical Briefs. CME Released: 05/18/2011 [consultado 8 Jul 2012]. Disponible en: http://www.medscape.org/viewarticle/742925
[10]
R. Wootton.
Twenty years of telemedicine in chronic disease management – an evidence synthesis.
J Telemed Telecare, 18 (2012), pp. 211-220
[11]
J.L. Monteagudo, L. Serrano, C. Hernández Salvador.
La telemedicina: ¿ciencia o ficción?.
Anales del Sist Sanit Navar, 28 (2005), pp. 309-323
[12]
C. Martínez-Ramos.
Telemedicina en España. II. comunidades Autónomas. Sanidad Militar, Marítima y Penitenciaria. Proyectos Humanitarios. Reduca (Recursos Educativos).
Serie Medicina, 1 (2009), pp. 182-202
[13]
V. Mahtani Chugani, R.L. Martín Fernández, E. Soto Pedre, V. Yanes López, P. Serrano Aguilar.
Implantación de programas de telemedicina en la sanidad pública de España: Experiencia desde la perspectiva de clínicos y decisores.
Gac Sanit, 23 (2009), pp. 223-229
Copyright © 2012. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.