Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Prevalencia y factores asociados a caídas en adultos mayores que viven en la co...
Información de la revista
Vol. 47. Núm. 6.
Páginas 367-375 (Junio - Julio 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
10799
Vol. 47. Núm. 6.
Páginas 367-375 (Junio - Julio 2015)
ORIGINAL
Open Access
Prevalencia y factores asociados a caídas en adultos mayores que viven en la comunidad
Prevalence and associated factors of falls in community-dwelling elderly
Visitas
...
Ana Lavedán Santamaría
Autor para correspondencia
ana.lavedan@infermeria.udl.es

Autor para correspondencia.
, Pilar Jürschik Giménez, Teresa Botigué Satorra, Carmen Nuin Orrio, Maria Viladrosa Montoy
Departamento de Enfermería, Universidad de Lleida, Lleida, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (4)
Tabla 1. Características de la muestra
Tabla 2. Asociación de las variables sociodemográficas con las caídas
Tabla 3. Asociación del estado de salud con las caídas
Tabla 4. Regresión logística de los factores asociados a caídas en el último año
Mostrar másMostrar menos
Figuras (1)
Resumen
Objetivo

Estimar la prevalencia de caídas e identificar los factores asociados a ellas en la población mayor comunitaria.

Diseño

Estudio descriptivo, transversal.

Emplazamiento Atención Primaria de Salud, Lleida.

Participantes

Se incluyó a 640 personas de 75 o más años de edad, que disponían de tarjeta sanitaria y residían en viviendas unifamiliares, a través de un muestreo aleatorizado.

Mediciones principales

La fuente de datos proviene de la encuesta de fragilidad en Lleida (Encuesta FRALLE). Las variables utilizadas fueron la presencia de caídas en el último año, factores sociodemográficos, estado de salud, calidad de vida relacionada con la salud y miedo a caer.

Resultados

La prevalencia de caídas fue del 25,0% (IC 95% 24,8-25,1). Tras el análisis multivariado, la discapacidad básica (OR=2,17; IC 95% 1,32-3,58), los síntomas depresivos (OR=1,67; IC 95% 1,07-2,59) y el miedo a caer (OR=2,53; IC 95% 1,63-3,94) fueron los únicos factores asociados de forma independiente a las caídas en el último año.

Conclusiones

Una de cada 4 personas mayores presentaron al menos una caída en el último año. Este estudio demuestra que el miedo a caer, los síntomas depresivos y la discapacidad básica son variables independientes asociadas a caídas previas. Estos 3 factores pueden dar lugar a una espiral favorecedora de caídas, pudiendo ser posibles objetivos para la actuación eficaz en el contexto de caídas.

Palabras clave:
Caídas
Anciano
Prevalencia
Factores de riesgo
Comunidad
Abstract
Objective

To estimate the prevalence of falls and to identify their associated factors in community-dwelling elderly.

Design

A descriptive, cross-sectional study.

Setting

Primary Health Care, Lleida.

Participants

Six hundred and forty people aged 75 and older were included, in possession of a health card and living in single-family houses, through random sampling.

Main measurements Data source comes from the survey of frailty in Lleida (FRALLE Survey). The variables used were the occurrence of falls, sociodemographic factors, health status, quality of life related to health and fear of falling.

Results

The prevalence of falls was 25.0% (95% CI 24.8-25.1). After multivariate analysis, basic disability (OR=2.17; 95% CI 1.32-3.58), depressive symptoms (OR=1.67; 95% CI 1.07-2.59) and fear of falling (OR=2.53; 95% CI 1.63-3.94) were the only factors independently associated with falls in the last year.

Conclusions

One out of 4 older people reported at least a fall in the last year. This study demonstrates that fear of falling, depressive symptoms and basic disability are independent variables associated with previous falls. These 3 factors can lead to a flattering spiral of falling and may be potential targets for effective functioning in the context of falls.

Keywords:
Falls
Elderly
Prevalence
Risk factors
Community
Texto completo
Introducción

Las caídas en personas mayores constituyen un hecho muy frecuente, con un alto protagonismo en su estado de salud y una elevada morbimortalidad tanto por el traumatismo como por las secuelas psicosociales que produce. No obstante, sus cifras tienden a minusvalorarse, existiendo cierta pasividad ante el anciano que cae, cuando representan un importante problema de salud y repercuten en costes elevados1.

Aproximadamente el 30% de los adultos mayores de 65 años que viven en la comunidad cae al menos una vez al año2. De estos, el 50% volverá a sufrir una nueva caída2, mostrando un incremento progresivo de las mismas al aumentar la edad del mayor3. La prevalencia de caídas varía en función de la edad, de su fragilidad y de su entorno; y aunque muchas de las caídas manifestadas en la población mayor tienen un factor precipitante conocido, la mayor parte de las mismas están motivadas por la asociación de numerosos factores4. La mayoría de los estudios revisados concuerdan en que la contribución relativa de cada factor de riesgo difiere según el estado de salud individual subyacente, la situación funcional y las características del entorno2,5.

A pesar del avance en el conocimiento epidemiológico y preventivo de las caídas a nivel mundial, las publicaciones existentes indican que en España no hay tendencia lineal que apunte hacia la disminución de la incidencia de caídas en los últimos años1. Los resultados evidencian que las intervenciones preventivas de caídas necesitan ser implantadas, mejoradas o adaptadas a la realidad de nuestra población, apreciándose la necesidad de estudios con información más completa, que hagan énfasis en la información cuantitativa descriptiva1.

Por este motivo, el objetivo principal del presente estudio fue estimar la prevalencia de caídas e identificar los factores asociados a ellas, en función de sus características sociodemográficas, del estado de salud, del miedo a caer y de la calidad de vida relacionada con el estado de salud, en los adultos de 75 o más años de edad que residen en la comunidad, en la ciudad de Lleida.

Material y métodosDiseño del estudio

Estudio descriptivo y transversal. Los datos provienen del estudio longitudinal Evolución del proceso de fragilidad de las personas mayores de Lleida (encuesta FRALLE)6.

Medida de la muestra y tipo de muestreo

La muestra resultante fue de 628 individuos. Se trata de un estudio de base poblacional obtenida a partir de los registros de las tarjetas sanitarias de los individuos de 75 años o más de todos los centros de Atención Primaria de la ciudad de Lleida. El muestreo fue de tipo aleatorio. Cuando no se encontró al individuo seleccionado aleatoriamente, no se tuvo acceso a él o no quiso formar parte del estudio, fue reemplazado por el individuo siguiente de la lista, a fin de mantener el tamaño muestral establecido.

Criterios de selección

Se incluyeron en el estudio hombres y mujeres de 75 años o más, residentes en viviendas unifamiliares, con tarjeta sanitaria. Quedaron excluidos aquellos que en el periodo de estudio se encontraban institucionalizados y aquellos con evidencias de deterioro cognitivo de los que no podía obtenerse información subrogada de familiares o cuidadores.

Variables e instrumentos de medidaCaídas

La experiencia de caída fue descrita por la definición de la OMS –«consecuencia de cualquier acontecimiento que precipita al individuo al suelo en contra de su voluntad»– y se utilizó para su medida la pregunta: «¿ha caído en el último año?». Se consideró la presencia de caídas en los 12 meses previos a la recogida de datos.

Miedo a caer

Fue determinado por la pregunta: «¿tiene usted miedo a caer?», en su clasificación dicotómica (sí o no)7.

Datos sociodemográficos

Edad, sexo, estado civil, nivel de estudios, convivencia e ingresos mensuales.

Otras variables e instrumentos de medida

  • -

    Índice de comorbilidad de Charlson8. Se basa en 19 factores de comorbilidad y asigna a cada uno un valor en función del riesgo relativo de muerte, con una puntuación total de 37. Una puntuación3 indica comorbilidad.

  • -

    Test de Pfeiffer para evaluar la función cognitiva9. Consiste en 10 preguntas e incorpora un factor de corrección dependiendo del nivel cultural del individuo. Se otorga un punto por cada error cometido y una puntuación3 indica deterioro cognitivo.

  • -

    Escala del Center for Epidemiologic Studies Depression Scale10. Cuestionario de 20 ítems que evalúa la presencia de síntomas depresivos. Una puntuación16 indica depresión.

  • -

    Índice de Katz11. Evalúa 6 actividades básicas de la vida diaria. Se considera discapacidad básica la incapacidad para realizar una o más actividades.

  • -

    Índice de Lawton y Brody12. Evalúa 8 actividades instrumentales de la vida diaria y considera discapacidad instrumental la incapacidad para realizar una o más actividades.

  • -

    Mini Nutritional Assessment en su versión corta13. Para evaluar el estado nutricional. Consiste en 6 cuestiones cuya puntuación máxima es de 14 puntos. Una puntuación11 indica riesgo de malnutrición.

  • -

    Cuestionario de salud Short Form 3614. Para medir la calidad de vida relacionada con la salud. Consiste en 36 ítems en una escala con recorrido de 0 (peor estado de salud) a 100 (mejor estado de salud). Son organizados en 8 dimensiones, que se subdividen, a su vez, en 2 escalas, el componente físico (función física, rol físico y dolor corporal), y el componente mental (salud mental, rol emocional, función social y vitalidad)15.

Recogida de datos

Cada evaluación consistió en una entrevista personal dirigida por enfermeras previamente entrenadas en el procedimiento de recogida de datos, que se realizaba en el centro de Atención Primaria de referencia, o en su domicilio en los casos en los que el sujeto no podía desplazarse.

Análisis estadístico

Se realizó un análisis descriptivo de la muestra, utilizando para los datos cuantitativos medidas de tendencia central y de dispersión, y para los datos cualitativos, medidas de distribución de frecuencias.

Para el análisis bivariado de los posibles factores de riesgo asociados se utilizó la prueba de χ2 o, en su caso, el test exacto de Fisher para los datos cualitativos, y la prueba t de Student para los cuantitativos.

Posteriormente, todas las variables explicativas que habían quedado asociadas a caídas tras el análisis bivariado fueron incluidas en el análisis multivariado, presentándose a través de la odds ratio, el intervalo de confianza del 95% (IC 95%) y el grado de significación (p) de aquellos factores que se mantuvieron después de la regresión logística múltiple.

Se consideraron significativos todos aquellos valores de p<0,05.

Cuestiones éticas

Previamente al comienzo del estudio, el Comité Ético de Investigación Clínica del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida informó favorablemente la solicitud del proyecto. Todos los participantes ofrecieron su consentimiento informado al inicio de la entrevista.

Resultados

Un total de 640 individuos (60,3% mujeres), con una media de edad de 81,3±5,0 (rango de edad de 75 a 105), fueron incluidos en el estudio. Las características de la muestra, que se presentan en la tabla 1, ya han sido publicadas en un artículo anterior6.

Tabla 1.

Características de la muestra

Sociodemográficas 
Edad, añosa  81,5  5,0 
Género     
Hombre  254  39,7 
Mujer  386  60,3 
Estado civil     
Soltero  24  3,8 
Casado  320  50,0 
En pareja  0,5 
Separado  1,1 
Viudo  286  44,7 
Nivel de estudios     
No sabe leer ni escribir  36  5,6 
No acabó primarios  198  30,9 
Primarios  241  37,7 
Secundarios primer grado  80  12,5 
Secundarios segundo grado  47  7,3 
Universitarios  38  5,9 
Convivencia     
Solo  163  25,5 
Marido/mujer  258  40,3 
Hijos/as  105  16,4 
Marido/mujer e hijos/as  47  7,3 
Otros  59  9,2 
Ingresos mensuales     
<400€  24  3,8 
400-600€  161  25,2 
600-900€  110  17,2 
900-1.200€  107  16,7 
1.200-1.800€  85  13,3 
>1.800€  45  7,0 
Prefiere no contestar  101  15,8 
Problemas de visión     
No  532  83,3 
Sí  107  16,7 
Problemas de audición     
No  403  63,0 
Sí  237  37,0 
Problemas de sueño     
No  180  28,4 
Sí  454  71,6 
Estado de salud 
Consumo>3 medicamentos
No  260  40,8 
Sí  378  59,2 
Autopercepción del estado de salud
Excelente/muy buena  123  21,7 
Buena  242  42,8 
Regular/mala  201  35,5 
Comorbilidad     
Ausencia  405  63,3 
Baja  102  15,9 
Alta  132  20,6 
Deterioro cognitivo     
Ausencia  533  83,3 
Leve  59  9,2 
Moderado  26  4,1 
Severo  22  3,4 
Síntomas depresivos     
No  394  74,3 
Sí  136  25,7 
Discapacidad básica     
Ausencia  497  77,7 
Leve  88  13,8 
Moderada  19  3,0 
Severa  35  5,5 
Discapacidad instrumental     
Ausencia  412  64,4 
Moderada  138  21,6 
Severa  88  13,8 
Estado nutricional     
Sin riesgo desnutrición  484  78,7 
Con riesgo desnutrición  131  21,3 
Calidad de vida relacionada con la saluda     
Componente físico (0-100)  72,0  24,7 
Componente mental (0-100)  75,0  18,4 
Miedo a caer     
No  337  58,7 
Sí  237  41,3 

Fuente: Jürschik et al.6

a

Media y desviación estándar.

Prevalencia de caídas

Considerando aquellos individuos que habían sufrido al menos una caída en el último año, la prevalencia de caídas fue del 25% (IC 95% 24,8-25,1), siendo la prevalencia en hombres del 21,7% (IC 95% 21,3-22,0), y en las mujeres, del 27,1% (IC 95% 26,8-27,3).

Factores asociados a caídas

En la tabla 2 se presentan los resultados del análisis bivariado para las variables sociodemográficas, siendo la edad el único factor asociado a la experiencia de caídas. Atendiendo al estado de salud, se observó que la comorbilidad, los síntomas depresivos, la discapacidad básica e instrumental para las actividades de la vida diaria, los problemas de audición, de visión y de sueño, una peor percepción del estado de salud, el consumo de más de 3 fármacos al día, un mayor riesgo de desnutrición y el miedo a caer fueron factores asociados a caídas en el último año. Por último, se observó una mayor prevalencia de caídas en aquellos individuos de la muestra que declararon peor calidad de vida relacionada con la salud (tabla 3).

Tabla 2.

Asociación de las variables sociodemográficas con las caídas

Variables sociodemográficas  Caídas
  No
   
Edad
<85 años  373  79,0  109  69,4  0,01 
85 años  99  21,0  48  30,6   
Sexo
Hombre  198  41,9  55  35,0  NS 
Mujer  274  58,1  102  65,0   
Estado civil
Con pareja  245  51,9  72  45,9  NS 
Sin pareja  227  48,1  85  54,1   
Nivel de estudios
Con estudios  300  63,6  98  62,4  NS 
Sin estudios  172  36,4  59  37,6   
Convivencia
Acompañado  344  72,9  124  79,0  NS 
Solo  128  27,1  33  21,0   
Ingresos mensuales
>900€  173  43,8  61  47,3  NS 
900€  222  56,2  68  52,7   

NS: no significativo.

Tabla 3.

Asociación del estado de salud con las caídas

Estado de salud  Caídas
  No
   
Problemas de visión
No  402  85,4  121  77,1  0,01 
Sí  69  14,6  36  22,9   
Problemas de audición
No  311  65,9  83  52,9  0,003 
Sí  161  34,1  74  47,1   
Problemas de sueño
No  140  30,0  34  21,8  0,04 
Sí  327  70,0  122  78,2   
Consumo>3 medicamentos
No  208  44,1  51  32,7  0,01 
Sí  264  55,9  105  67,3   
Autopercepción de salud
Buena  290  67,9  72  54,1  0,004 
Mala  137  32,1  61  45,9   
Comorbilidad
No  386  81,8  115  73,2  0,02 
Sí  86  18,2  42  26,8   
Deterioro cognitivo
No  402  85,2  125  79,6  NS 
Sí  70  14,8  32  20,4   
Síntomas depresivos
No  285  72,0  67  52,3  <0,001 
Sí  111  28,0  61  47,7   
Discapacidad básica
No  392  83,1  99  63,1  <0,001 
Sí  80  16,9  58  36,9   
Discapacidad instrumental
No  327  69,3  81  51,6  <0,001 
Sí  145  30,7  76  48,4   
Estado nutricional
Sin riesgo de desnutrición  370  81,5  108  71,5  0,009 
Con riesgo de desnutrición  84  18,5  43  28,5   
CVRSa
Componente físico  74,72  23,0  63,69  27,8  <0,001 
Componente mental  76,62  17,5  69,55  20,5  <0,001 
Miedo a caer
No  286  66,1  49  36,6  <0,001 
Sí  147  33,9  85  63,4   

CVRS: calidad de vida relacionada con la salud; NS: no significativo.

a

Media y desviación estándar.

Tras introducir todos los factores asociados en la regresión logística, los únicos factores que quedaron independientemente asociados a las caídas acontecidas en el último año fueron la discapacidad básica, los síntomas depresivos y el miedo a caer (tabla 4).

Tabla 4.

Regresión logística de los factores asociados a caídas en el último año

Factores  Caídas
  OR  IC 95% 
Discapacidad básica  2,17  1,32-3,58  0,005 
Síntomas depresivos  1,67  1,07-2,59  0,02 
Miedo a caer  2,53  1,63-3,94  <0,001 

IC: intervalo de confianza del 95%; OR: odds ratio.

DiscusiónPrevalencia de caídas

La prevalencia de caídas en el presente estudio fue del 25%. Estudios publicados en nuestro medio4,16–18 concuerdan en que uno de cada 3 mayores del medio comunitario cae al menos una vez al año. Así, Varas-Fabra et al.4 mostraron una prevalencia superior, del 31,78%, Pujiula y Quesada16 del 28,9% y Salvà et al.18 del 24,1%. Se observan también prevalencias inferiores, como la registrada por Méndez Rubio et al.17, del 15%, o la de Séculi et al.19, del 17,9% en población mayor de 65 años. Si bien este último consideró únicamente las caídas que habían ocasionado una mayor restricción de la actividad habitual o habían requerido asistencia sanitaria. En cualquier caso, las diferencias reveladas respecto a estudios anteriores pueden relacionarse con los grupos de edad seleccionados, ya que la frecuencia de aparición de caídas tiende a aumentar con la edad del mayor20. Por su parte, Gómez Rodríguez et al.21 observaron una prevalencia del 50%, tasa muy superior a la alcanzada en el presente estudio. Sin embargo, sus autores no consideraron la experiencia de caídas en el último año, sino que incluyeron a todos aquellos que habían sufrido al menos una caída a partir de los 75 años. En el marco internacional se observan similitudes con el estudio presentado por Friedman et al.22, que con una media de edad de 72,6 años evidenciaron una prevalencia de caídas del 27,8%, siempre experimentadas en los 12 meses previos a la recogida de datos. Otros estudios publicados fueron realizados en poblaciones diferentes a nuestra muestra, obteniendo, por tanto, resultados más discriminatorios. En rasgos generales, la prevalencia de caídas en los mayores incluidos en la investigación actual sigue un comportamiento similar al presentado por otros autores, pudiendo concluir que se mantiene la misma tendencia que en la población española1.

Factores asociados a caídas

De acuerdo con los resultados obtenidos en el análisis bivariado y atendiendo a las características sociodemográficas del estudio actual, la frecuencia de aparición de caídas aumenta conforme avanza la edad del mayor18,19. En diversos estudios también se observa que la prevalencia de caídas está asociada con la situación de viudedad, el vivir solo, un nivel de estudios más deficitario y con menores ingresos económicos5,23. Sin embargo, nuestros resultados, como los de otros autores, demuestran que estos últimos factores probablemente no estén asociados con la presencia de caídas24. En una revisión sistemática de caídas en España, Da Silva y Gómez-Conesa observaron una mayor prevalencia de caídas en mujeres5. No obstante, en nuestro estudio no se encontraron diferencias significativas entre hombres y mujeres. Esta última circunstancia puede relacionarse con los criterios de inclusión de nuestro estudio, ya que a partir de los 75 años la frecuencia entre ambos sexos tiende a igualarse2.

Por otro lado, determinadas alteraciones del estado de salud, como son la presencia de comorbilidad, la existencia de síntomas depresivos, los problemas de audición y de visión, la polifarmacia y el riesgo de desnutrición4,5,23,25, así como una peor calidad de vida1,4 y los problemas de sueño26 unidos a los fármacos utilizados para su tratamiento27, se constituyen como factores asociados a la experiencia de caídas, en este y otros estudios consultados.

Tras el análisis de regresión logística, el miedo a caer, la discapacidad básica y los síntomas depresivos fueron los únicos factores asociados de forma independiente a la presencia de caídas en el último año.

Las caídas suponen en la población geriátrica una elevada morbilidad26. Casi la mitad de los ancianos que se habían caído declaraban tener miedo a volver a caer. Tanto las caídas como el miedo a caer son experiencias comunes, serias y potencialmente prevenibles en adultos mayores de la comunidad, donde cada una por su parte constituye un factor de riesgo para desarrollar la otra22.

La caída es un factor básico que deteriora las actividades de la vida diaria en las personas mayores. Estudios recientes señalan que el nivel de independencia previo a la caída determina la recuperación poscaída28. A día de hoy, siguen sin esclarecerse los efectos perjudiciales de las caídas en relación con otras condiciones de discapacidad, o si estos efectos son impulsados en gran medida por sus consecuencias directas. La tendencia actual evidencia que consecuencias más serias se asocian con peores resultados en discapacidad, que implican un mayor riesgo de institucionalización29.

Los síntomas depresivos son más comunes en personas con antecedentes de caídas, si bien entre la depresión y las caídas se observa una relación bidireccional significativa. Son varios los factores asociados a las caídas que también se interrelacionan con los síntomas depresivos, pero hasta la actualidad son pocos los estudios que controlan estos factores compartidos30.

Diversos autores demuestran que aquellos adultos mayores con miedo a padecer una caída se introducen en una espiral debilitante de pérdida de confianza, restricción de la actividad física, caídas y pérdida de independencia31,32. De la misma manera, la presencia de depresión es frecuente después de una caída33, sobre todo en aquellas que se acompañaron de un daño físico considerable. A posteriori, estos pacientes frecuentemente presentan cambios del comportamiento y actitudes que van a provocar una disminución de las actividades físicas y sociales, llevando, como consecuencia, al aislamiento social y posterior discapacidad del adulto mayor. Este deterioro funcional duplica el riesgo de sufrir una caída34, pudiendo dar lugar a caídas recurrentes si no se maneja adecuadamente. Esta última consideración resulta imprescindible para abordar dicha problemática en personas que todavía son funcionalmente autónomas, y poder así combatir los factores que pueden llevar a una situación de dependencia1,5.

Limitaciones del estudio

En la edad de inclusión en el estudio es relativamente frecuente la aparición de problemas cognitivos. Por ello, cuando el Test de Pfeiffer evidenció deterioro cognitivo leve o grave, el cuestionario fue respondido por un acompañante, excluyendo a su vez parte de las preguntas subjetivas. En aquellos casos en los que no pudo obtenerse información subrogada de un acompañante, los sujetos seleccionados fueron excluidos del estudio. Este hecho puede justificar la ausencia de asociación significativa entre el deterioro cognitivo y la presencia de caídas accidentales, cuando diversas fuentes consideran el deterioro cognitivo entre sus factores asociados. Otra de las limitaciones queda relacionada con la historia de caídas. Al referirnos a la presencia de caídas en los 12 meses previos a la recogida de datos, puede que algunos individuos no recordaran el acontecimiento de la misma. Por último, y aunque las características metodológicas del estudio impiden averiguar si el estado de salud presentado por la muestra en el momento de la valoración inicial estaba determinado por una caída anterior, sí se puede dilucidar que los factores asociados independientemente a caídas en el último año pueden ser consecuencia de una caída anterior, de modo que otra posible limitación puede darse por el diseño transversal del estudio, dejando las conclusiones sujetas a interpretaciones alternativas de orden causal.

Conclusiones

Una de cada 4 personas mayores de 75 años residentes en la comunidad sufrieron al menos una caída durante el año anterior. Los factores independientemente asociados a las mismas fueron el miedo a caer, los síntomas depresivos y la discapacidad básica. Estos 3 factores pueden dar lugar a una espiral favorecedora de caídas recurrentes si no se maneja adecuadamente. Estos hallazgos pueden ser de utilidad para investigaciones futuras a fin de desarrollar nuevas estrategias preventivas de caídas en la población mayor que reside de forma independiente en la comunidad.

Implicaciones sanitarias

El proceso de investigación presentado hasta el momento confirma una prevalencia de caídas en nuestra comunidad que sigue un comportamiento similar al presentado por otros autores, y a pesar de haber sido intensamente investigadas en los últimos años, continúan siendo causa de pérdida funcional, de institucionalización precoz y de una elevada morbimortalidad, y por consiguiente, resulta una prioridad para los profesionales de enfermería al cuidado de este grupo poblacional tan vulnerable, los adultos mayores. Adicionalmente, conociendo los factores asociados a caídas en el último año y sabiendo de la relevancia de adaptar las intervenciones preventivas a cada población, y por la escasez de estudios en torno a las consecuencias indirectas de las caídas en ancianos, es relevante abordar esta cuestión para propiciar nuevos conocimientos de cara a elaborar métodos de cribado específicos y programas de prevención y gestión de riesgo eficaces.

Lo conocido sobre el tema

  • Las caídas constituyen un hecho frecuente en la población mayor, con un alto protagonismo en su estado de salud y una elevada morbimortalidad.

  • La mayor parte de las caídas están motivadas por la asociación de numerosos factores.

  • Se da un incremento progresivo de las caídas al ir en aumento la edad del mayor.

Qué aporta este estudio

  • Los resultados obtenidos no apuntan a una disminución de la prevalencia de caídas en la población mayor comunitaria.

  • La discapacidad básica, la presencia de síntomas depresivos y el miedo a caer se identifican como factores asociados de forma independiente a las caídas.

  • Los múltiples factores íntimamente implicados en la aparición de caídas son capaces de condicionar y repercutir en términos de calidad de vida y bienestar, consolidándolas como un síndrome geriátrico importante.

Financiación

Vicerrectorado de Investigación de la Universidad de Lleida y AGAUR/Ayuntamiento de Lleida.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
Z.A. Da Silva, A. Gómez, M. Sobral.
Epidemiología de caídas de ancianos en España: una revisión sistemática, 2007.
Rev Esp Salud Publica., 82 (2008), pp. 43-55
[2]
M.E. Tinetti, M. Speechley, S.F. Ginter.
Risk factors for falls among elderly persons living in the community.
N Engl J Med., 319 (1988), pp. 1701-1707
[3]
B.J. Vellas, S.J. Wayne, P.J. Garry, R.N. Baumgartner.
A two-year longitudinal study of falls in 482 community-dwelling elderly adults.
J Gerontol A Biol Sci Med Sci., 53 (1998), pp. M264-M274
[4]
F. Varas-Fabra, E. Castro, L.A. Pérula, M.J. Fernández, R. Ruiz, I. Enciso.
Caídas en ancianos de la comunidad: prevalencia, consecuencias y factores asociados.
Aten Primaria., 38 (2006), pp. 450-455
[5]
Z.A. Da Silva, A. Gómez-Conesa.
Factores de riesgo de caídas en ancianos: revisión sistemática.
Rev Saude Publica., 42 (2008), pp. 946-956
[6]
P. Jürschik, C. Nunin, T. Botigué, M.A. Escobar, A. Lavedán, M. Viladrosa.
Prevalence of frailty and factors associated with frailty in the elderly population of Lleida, Spain: The FRALLE survey.
Arch Gerontol Geriatr., 55 (2012), pp. 625-631
[7]
T. Alarcón, J.I. González-Montalvo, Á. Otero Puime.
Evaluación de los pacientes con miedo a caídas.¿ El método empleado modifica los resultados? Una revisión sistemática.
Aten Primaria., 41 (2009), pp. 262-268
[8]
M.E. Charlson, P. Pompei, K.L. Ales, C.R. MacKenzie.
A new method of classifying prognostic comorbidity in longitudinal studies: Development and validation.
J Chronic Dis., 40 (1987), pp. 373-383
[9]
E. Pfeiffer.
A short portable mental status questionnaire for the assessment of organic brain deficit in elderly patients.
J Am Geriatr Soc., 23 (1975), pp. 433-441
[10]
L.S. Radloff.
The CES-D scale. A self-report depression scale for research in the general population.
Appl Psychol Meas., 1 (1977), pp. 385-401
[11]
S. Katz, A.B. Ford, R.W. Moskowitz, B.A. Jackson, M.W. Jaffe.
Studies of illness in the aged: The index of ADL: A standardized measure of biological and psychosocial function.
J Am Med Assoc., 185 (1963), pp. 914-919
[12]
M.P. Lawton, E.M. Brody.
Assessment of older people: Self-maintaining and instrumental activities of daily living.
Nurs Res., 19 (1970), pp. 278
[13]
M.J. Kaiser, J.M. Bauer, C. Ramsch, W. Uter, Y. Guigoz, T. Cederholm, et al.
Validation of the Mini Nutritional Assessment short-form (MNA-SF): A practical tool for identification of nutritional status.
J Nutr Health Aging., 13 (2009), pp. 782-788
[14]
J. Alonso, L. Prieto, J.M. Antó.
La versión española del SF-36 Health Survey (Cuestionario de Salud SF-36): un instrumento para la medida de los resultados clínicos.
Med Clin (Barc)., 104 (1995), pp. 771-776
[15]
A. Garratt, L. Schmidt, A. Mackintosh, R. Fitzpatrick.
Quality of life measurement: Bibliographic study of patient assessed health outcome measures.
BMJ., 324 (2002), pp. 1417
[16]
M. Pujiula, M. Quesada, Grupo APOC ABS Salt.
Prevalencia de caídas en ancianos que viven en la comunidad.
Aten Primaria., 32 (2003), pp. 86-91
[17]
J.I. Méndez Rubio, M.V. Zunzunegui, F. Béland.
Prevalencia y factores asociados a las caídas en las personas que viven en la comunidad.
Med Clin (Barc)., 108 (1997), pp. 128-132
[18]
A. Salvà, I. Bolíbar, G. Pera, C. Arias.
Incidence and consequence of falls among elderly people living in the community.
Med Clin (Barc)., 122 (2004), pp. 172-176
[19]
E. Séculi, P. Brugulat, J. March, A. Medina, V. Martínez, R. Tresserras.
Las caídas en los mayores de 65 años: conocer para actuar.
Aten Primaria., 34 (2004), pp. 178-183
[20]
K. Kenneth, M.D. Steinweg.
Caídas en las personas mayores.
Am Fam Physician., 5 (1998), pp. 206-215
[21]
M.I. Gómez Rodríguez, M.T. Plata Barajas, M.A. Bustamante López, R. Ramos Ramos, B. del Pino Casado, M.J. Gil de Pareja Palmero.
Prevalencia de caídas en ancianos del EAP Los Ángeles (Area 11. Madrid).
Cent Salud., 10 (2002), pp. 478-486
[22]
S.M. Friedman, B. Munoz, S.K. West, G.S. Rubin, L.P. Fried.
Falls and fear of falling: Which comes first? A longitudinal prediction model suggests strategies for primary and secondary prevention.
J Am Geriat Soc., 50 (2002), pp. 1329-1335
[23]
N.R. Moreno, D. Ruiz, E. Burdoy, G. Vázquez.
Incidencia y factores explicativos de las caídas en ancianos que viven en la comunidad.
Rev Esp Geriatr Gerontol., 40 (2005), pp. 11-17
[24]
M.E. Tinetti, J. Doucette, E. Claus, R. Marottoli.
Risk factors for serious injury during falls by older persons in the community.
J Am Geriatr Soc., 43 (1995), pp. 1214-1221
[25]
C.H. Lin, K.C. Liao, S.J. Pu, Y.C. Chen, M.S. Liu.
Associated factors for falls among the community-dwelling older people assessed by annual geriatric health examinations.
[26]
C.L. Curcio, F. Gómez, J.L. Osorio, V. Rosso.
Caídas recurrentes en ancianos.
Acta Med Colomb., 34 (2009), pp. 103-110
[27]
K.L. Stone, K.E. Ensrud, S. Ancoli-Israel.
Sleep, insomnia and falls in elderly patients.
Sleep Med., 9 (2008), pp. S18-S22
[28]
T.M. Gill, T.E. Murphy, E.A. Gahbauer, H.G. Allore.
The course of disability before and after a serious fall injury.
JAMA Intern Med., 173 (2013), pp. 1780-1786
[29]
T.M. Gill, T.E. Murphy, E.A. Gahbauer, H.G. Allore.
Association of injurious falls with disability outcomes and nursing home admissions in community-living older persons.
Am J Epidemiol., 178 (2013), pp. 418-425
[30]
S. Grenier, M.C. Payette, F. Langlois, T.T. Vu, L. Bherer.
Depressive symptoms are independently associated with recurrent falls in community-dwelling older adults.
Int Psychogeriatr, (2014), pp. 1-9
[31]
G.A. Zijlstra, J.C. van Haastregt, J.T. van Eijk, E. van Rossum, P.A. Stalenhoef, G.I. Kempen.
Prevalence and correlates of fear of falling, and associated avoidance of activity in the general population of community-living older people.
Age Ageing., 36 (2007), pp. 304-309
[32]
K. Delbaere, G. Crombez, G. Vanderstraeten, T. Willems, D. Cambier.
Fear-related avoidance of activities, falls and physical frailty. A prospective community-based cohort study.
Age Ageing., 33 (2004), pp. 368-373
[33]
A. Turcu, S. Toubin, F. Mourey, P. D’Athis, P. Manckoundia, P. Pfitzenmeyer.
Falls and depression in older people.
Gerontology., 50 (2004), pp. 303-308
[34]
A. Ferrer, F. Formiga, O. Plana-Ripoll, M.A. Tobella, A. Gil, R. Pujol, et al.
Risk of falls in 85-year-olds is associated with functional and cognitive status: The Octabaix study.
Arch Gerontol Geriatr., 54 (2011), pp. 352-356
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos