Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Medicina de Familia en el ámbito universitario: reflexiones de un estudiante de...
Información de la revista
Vol. 44. Núm. 10.
Páginas 631-632 (Octubre 2012)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 44. Núm. 10.
Páginas 631-632 (Octubre 2012)
Carta al Director
Acceso a texto completo
Medicina de Familia en el ámbito universitario: reflexiones de un estudiante de 4.° de medicina
Family medicine in the university sphere: Musings of a 4th year medical student
Visitas
3423
Guillermo Ferreira Padilla
Estudiante de 4.° de medicina (Universidad Católica de Valencia, UCV); investigador en Formación en el Grupo de Investigación «Habilidades de Comunicación y Entrevista Clínica» (ComunVista, UCV); diplomado en Fisioterapia, Universidad de La Laguna (S/c de Tenerife), XIX Promoción (2005-2008)
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo
Sr. Director:

Hace 38 años, Lalonde indicó la incoherencia existente entre los determinantes de la salud y el gasto económico, sin embargo, actualmente sigue primando la atracción por las nuevas tecnologías en detrimento del colectivo más eficiente y principal vínculo con la población, la Atención Primaria de Salud (APS).

Tras analizar la evolución de la APS, he llegado a la conclusión de que se ha errado a nivel político-gestor; haciéndose caso omiso a las distintas recomendaciones de la OMS («si los países quieren […] proporcionar atención de calidad, han de orientarse hacia la APS») y otros expertos. Obviándose las conclusiones derivadas de la Declaración de Alma-Ata1 y legislaciones como el RD 3303/782, donde se reconoció la relevancia del médico de familia (MF) como «figura fundamental del Sistema Sanitario».

Como consecuencia del hospitalocentrismo, del desprestigio hacia la APS y del desinterés político por la inclusión de la Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC) en las facultades españolas; se ha trasladado al estudiante la idea de que el desarrollo de una medicina basada en habilidades técnicas, o de un manejo de reducidas patologías, es el único abordaje válido (olvidando además las necesidades de una sociedad con un perfil crónico-pluripatológico).

Como estudiante de medicina en continua formación y evolución, y posible futuro MF, reconozco que me seduce muchísimo la visión holística de la MFyC, más que especializarme en un órgano, aparato, sistema o técnica quirúrgica. Tratando al individuo en su integridad y no a enfermedades aisladas (no son muchas las especialidades que puedan presumir de ello). La MFyC puede ofrecerme distintas ventajas (respecto a otras especialidades) al poder satisfacer las demandas de consulta de una población muy heterogénea, además de desarrollar una labor sostenible y accesible a toda la sociedad (a pesar del copago y demás restricciones recientes), actuando como filtro del SNS. Siendo lo que más valoro, la idea de extender la labor asistencial a las familia y a la comunidad, algo que me resulta profundamente enriquecedor.

Pero para poder valorar la función del MF, entiendo necesario que el alumno conecte con la MFyC y con la APS, debiendo considerarse la introducción de MFyC en los planes de estudios3 una prioridad de política sanitario-educativa. A los estudiantes no nos atrae lo desconocido (difícilmente se eligirá una especialidad con la que no se ha contactado). Así lo han entendido la mayoría de países europeos acatando las recomendaciones del EEES, pero pese a esta «europalización» (concepto al que se acogen en numerosas ocasiones nuestros dirigentes para justificar sus decisiones), los políticos españoles han mostrado poco interés al respecto (hasta la Orden ECI/332/20084).

Sin embargo, a pesar del «desgane» político, veo importantes avances en este aspecto, y atendiendo a un estudio estatal5, de las 22 facultades participantes (actualmente existen en España 39), evidenciaremos resultados esperanzadores («el 95,5% de las facultades ofrecen un rotatorio de MFyC», «16 facultades cuentan con una asignatura sobre MFyC»). Pese a esta mayor representación de en las facultades, MFyC sigue siendo una de las especialidades menos demandadas en el MIR (MIR 2010-11: «al concluir la primera sesión, quedaron vacantes 325, perteneciendo 267 de ellas a la MFyC»6).

Entiendo que las políticas sanitario-educativas no han «sabido» (siendo benevolentes) inculcarnos a los estudiantes el valor que representan la APS y MFyC en nuestra sociedad. No obstante, puede que los estudiantes tengamos cierta responsabilidad, al dejarnos (algunos) influir por los valores de una sociedad (que parece estar en quiebra moral) preocupada por el atractivo social y las perspectivas económicas, entendiéndose que una mayor especialización es directamente proporcional al prestigio socio-laboral.

Desde aquí, quisiera manifestar mi admiración al colectivo de APS, especialmente a los/las MF.

Conflicto de intereses

El autor declara no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
Organización Mundial de la Salud y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Conferencia Internacional de Alma-Ata; 6-12 septiembre de 1978; Alma-Ata, Kazajistan. Disponible en: http://whqlibdoc.who.int/publications/9243541358.pdf [consultado 9 Jul 2012].
[2]
Real Decreto 3303/78, 29 de diciembre, de regulación de la Medicina y Familia Comunitaria, como especialidad de la profesión médica. B.O.E. del 2 de febrero de 1979 (núm. 27). Disponible en: http://www.boe.es/boe/dias/1979/02/02/pdfs/A02735-02736.pdf
[3]
Comisión Nacional de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria. Programa formativo de la especialidad de medicina familiar y comunitaria. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo; 2005.
[4]
Orden ECI/332/2008, de 13 de febrero, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de médico. BOEN.1 40, de 15 de febrero de 2008; p.8351-5.
[5]
Martín Zurro A, Villa JJ, Hijar AM, Tuduri XM, Puime AO, en representación del Grupo UNIMEDFAM. Medicina de Familia y universidad en España: reflexiones iniciales a partir de un proyecto de investigación estatal. Aten Primaria. 2011. doi: 10.1016/j.aprim.2010.06.004. Disponible en: http://apps.elsevier.es/watermark/ctl_servlet?_f=10πdent_articulo=90001993πdent_usuario=QINPBA1LQXRC&pcontactid=πdent_revista=27&ty=76∾cion=L∨igen=elsevier&web=www.elsevier.es&lan=es&fichero=27v43n04a90001993pdf001.pdf
[6]
Matas Aguilera V. Distribución de las peticiones de plazas MIR en el año 2011. Centro de Estudios Sindicato Médico de Granada. Disponible en: http://www.smandaluz.com/enlace.htm?link=/sites/default/files/docu_pdf/2011docuPDF/InformeMIR2011.pdf
Copyright © 2012. Elsevier España, S.L.. Todos los derechos reservados
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos