Regístrese
Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria La impresión clínica como estimador del tiempo de supervivencia en pacientes o...
Información de la revista
Vol. 34. Núm. 2.
Páginas 75-80 (Junio 2004)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 34. Núm. 2.
Páginas 75-80 (Junio 2004)
Acceso a texto completo
La impresión clínica como estimador del tiempo de supervivencia en pacientes oncológicos en situación terminal
Clinical Impressions of Terminal Cancer Patients as an Estimator of Time of Survival
Visitas
7427
S. Garrido Elustondoa, C de Miguel Sánchezb, F. Vicente Sánchezb, R. Cabrera Vélezb, I. Macé Gutiérrezc, A. Riestra Fernándezc
a Especialista en Medicina Preventiva. Gerencia de Atenci??n Primaria. ??rea 7. Madrid. Espa??a.
b Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria. M??ster en Cuidados Paliativos. Equipo de Soporte de Atenci??n Domiciliaria. ??rea 7. Madrid. Espa??a.
c Enfermera del Equipo de Soporte de Atenci??n Domiciliaria. ??rea 7. Madrid. Espa??a.
Este artículo ha recibido
7427
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (4)
Mostrar másMostrar menos
Objetivo. Evaluar la relación entre el tiempo de supervivencia pronosticado y el observado por médicos y enfermeras de un equipo de soporte de atención domiciliaria (ESAD) en enfermos oncológicos en situación terminal en la primera valoración y en la última anterior al fallecimiento. Diseño. Estudio descriptivo prospectivo. Emplazamiento. Área 7 de atención primaria de Madrid. Participantes. Pacientes oncológicos en situación terminal atendidos por el ESAD desde febrero de 2001 a agosto de 2002. Mediciones principales. Edad, sexo, localización del tumor, presencia de metástasis, número y localización, tiempo de supervivencia real y estimado por el médico y por la enfermera en la primera y en la última valoración anterior al fallecimiento. Se calcula el cociente tiempo de supervivencia observado/tiempo de supervivencia estimado. Si está entre 0,67 y 1,33 se considera la predicción correcta, si es < 0,67, optimista y si es > 1,33, pesimista. Resultados. Se estudió a 121 pacientes, el 57%, varones, con una edad media de 72 ± 12,8 años. En la primera valoración, el 30% de las predicciones realizadas por los médicos eran correctas, el 40%, optimistas, y el 30%, pesimistas; en cuanto a las realizadas por las enfermeras, el 40% eran correctas, el 30%, optimistas, y el 30%, pesimistas. El coeficiente de correlación intraclase (CCI) entre tiempo de supervivencia observado-estimado fue 0,64 para médicos y 0,54 para enfermeras. En la última valoración, el 38% de las predicciones de los médicos eran correctas; el 44%, optimistas, y el 18%, pesimistas; en cuanto a las enfermeras, el 44% eran correctas; el 32%, optimistas, y el 24%, pesimistas. El CCI fue de 0,83 y 0,84. Conclusiones. La impresión clínica del profesional tiene una exactitud sólo aceptable a la hora de cuantificar el pronóstico.
Palabras clave:
Cuidados paliativos
Pronóstico
Impresión clínica
Enfermedad terminal
Objective. To evaluate the relationship between the prognosis of the survival time of terminal cancer patients by doctors and nurses belonging to a Home Care Support Team (HCST) and the actual time of survival found. The first assessment and the last before death were examined. Design. Prospective, descriptive study. Setting. Area 7 of primary care, Madrid. Participants. Were terminal cancer patients attended by the HCST between February 2001 and August 2002. Main measurements. Age, sex, location of the tumour, presence of metastasis, number and location of metastases, real survival time and the time estimated by the doctor and nurse at the first assessment and at the last before death. The quotient of survival time found/survival time estimated was calculated. If it was between 0.67 and 1.33, the prediction was considered correct; <0.67, optimistic, and >1.33, pessimistic. Results. 121 patients were studied, 57% men, with an average age of 72±12.8 years. At the first assessment, 30% of doctors' predictions were correct, 40% optimistic and 30% pessimistic. Of nurses' predictions, 40% were correct, 30% optimistic and 30% pessimistic. The intra-class correlation coefficients (ICC) between real and estimated survival times were 0.64 for doctors and 0.54 for nurses. At the final assessment, doctors had 38% correct predictions, 44% optimistic and 18% pessimistic; and nurses had 44% correct, 32% optimistic and 24% pessimistic. The ICCs were 0.83 and 0.84. Conclusions. The accuracy of professionals' clinical impression was only acceptable at the moment of quantifying the prognosis.
Keywords:
Palliative care
Prognosis
Clinical impression
Terminal illness
Texto completo

Introducción

«Doctor, ¿cuánto me queda de vida?» Todos los profesionales que habitualmente atendemos a pacientes en situación terminal nos hemos enfrentado a esta pregunta, bien sea demandada por el propio enfermo o, con más frecuencia, por la familia. La necesidad de conocer este dato se debe a múltiples factores de tipo espiritual y emocional como anticipación del duelo, organización de cuidados, despedidas. Pero también de índole puramente práctico, como el deseo de «dejar todo terminado». Así, conocer con aproximación el tiempo de supervivencia nos permite: a) ajustar las medidas diagnósticas y terapéuticas a una cronología realista, evitando tanto el sobretratamiento como el infratratamiento;

b) proporcionar una información al paciente y a la familia que les permita administrar mejor tanto su tiempo como sus recursos, ya sean emocionales o económicos; c) organizar mejor los recursos sociales necesarios; d) planificar mejor la labor asistencial de los equipos terapéuticos; e) potenciar todavía más las medidas de bienestar, y f) identificar a los grupos de enfermos con un pronóstico similar, lo que permitiría diseñar y ejecutar distintos ensayos clínicos.

A la hora de establecer un pronóstico es necesario tener en cuenta dos aspectos fundamentales: la naturaleza de la enfermedad y la peculiaridad propia del individuo que la padece. Numerosos estudios han analizado las variables que mejor predicen el tiempo de supervivencia en estos pacientes. Estos estudios sugieren que no hay relación entre la histología del tumor y la supervivencia en esta fase de la enfermedad. Así, la mayoría de las investigaciones sobre factores pronósticos en la enfermedad oncológica en situación terminal analiza diversos índices para valorar la calidad de vida, el estado funcional, los aspectos clínicos y analíticos del enfermo, así como la impresión clínica del profesional, sin tener en cuenta la variedad histológica1.

En relación con la impresión clínica del profesional, los estudios publicados proporcionan diferentes resultados en cuanto a la exactitud con la que predicen la supervivencia2,3. Pero es la impresión clínica el parámetro que más a menudo utiliza el profesional para estimar el tiempo de supervivencia en estos pacientes.

El objetivo de este estudio es evaluar la relación entre el tiempo de supervivencia observado y el pronosticado por los miembros de un ESAD en enfermos oncológicos en situación terminal, en la primera valoración y en la última anterior al fallecimiento. Como objetivo secundario evaluamos si hay diferencias en la predicción realizada por los médicos y por las enfermeras.

Pacientes y método

Diseño

Realizamos un estudio descriptivo prospectivo.

Emplazamiento

Área 7 de atención primaria de Madrid, totalmente urbana, con una población adscrita de aproximadamente 500.000 habitantes.

Población de estudio

Pacientes oncológicos en situación terminal, definidos como enfermos con diagnóstico de cáncer y un pronóstico estimado de vida inferior a 6 meses, captados por el ESAD. Se predeterminó un tamaño mínimo muestral de 115 pacientes, lo que garantizaba una precisión de ± 0,08, para un valor de p = 0,2 obtenido en estudios previos, con un intervalo de confianza (IC) del 95%. La captación de los pacientes se hizo de forma consecutiva hasta alcanzar el tamaño muestral. El período de estudio fue de febrero de 2001 hasta agosto de 2002.

Medida de las variables y seguimientos de los sujetos

En el momento de la inclusión de los pacientes en el estudio se recogieron las variables sociodemográficas (edad y sexo) y clínicas (localización del tumor, presencia de metástasis, número y localización). Posteriormente se siguió a estos pacientes con visitas semanales. En la segunda visita, el médico y la enfermera, tras la revisión clínica del paciente, anotaron el tiempo estimado de supervivencia en días (primera valoración).

En todas las visitas posteriores, tras la revisión clínica se recogió el tiempo de vida en días pronosticado por el médico y la enfermera que efectuaron la visita. También se recogió en estos pacientes el momento del fallecimiento. En algunas visitas se recogió el tiempo de supervivencia pronosticado sólo por el médico o sólo por la enfermera, ya que en la visita no participaron ambos.

Estrategia de análisis

El tiempo de supervivencia observado en la primera valoración se calcula como la diferencia en días entre la fecha de la muerte y la fecha de la primera valoración. El tiempo observado en la última valoración anterior al fallecimiento se calcula como la diferencia entre la fecha de la muerte y la de la última visita.

Para estimar la exactitud en la predicción de supervivencia, dividimos el tiempo de supervivencia observado por el pronosticado4,5. Tal y como se calcula en otros estudios4, consideramos que la predicción de supervivencia era correcta si el cociente se encontraba entre 0,67 y 1,33, ambos incluidos. Valores por debajo de 0,67 clasifican la predicción como optimista, y por encima de 1,33, como pesimista. Para analizar de otra forma la relación entre el tiempo de supervivencia estimado por ambos profesionales y el observado, calculamos el coeficiente de correlación intraclase (CCI), que mide la concordancia entre el tiempo de supervivencia observado y pronosticado, clasificando esta concordancia en nula, ligera, moderada y alta. Restamos el tiempo de supervivencia observado y el pronosticado para conocer la diferencia en días. Calculamos la media y la desviación estándar (DE) para las variables cuantitativas y la frecuencia absoluta y relativa para las variables cualitativas (estimación puntual e IC del 95%). Se utilizó el programa SPSS versión 10.

Resultados

Se estudió a 115 pacientes. De forma consecutiva se captaron por el ESAD, en el período de estudio, un total de 121 pacientes, de los que se registraron 6 pérdidas, que corresponden a enfermos que ingresaron en el hospital, por lo que se desconoce el momento del fallecimiento.

Los médicos realizaron un total de 99 predicciones iniciales, y las enfermeras 95. En la última visita anterior al fallecimiento, las enfermeras hicieron 89 predicciones y los médicos 87.

El 57% de los pacientes era varón. La edad media fue de 72 ± 12,8 años (rango, 35-94 años). La distribución de las localizaciones de los tumores se presenta en la tabla 1. El 84% tenía metástasis en el momento de ser incluido en el estudio. El número de metástasis tenía una media de 1,40 ± 1 (rango, 0-4). Las localizaciones de metástasis más frecuentes fueron: hueso (24,1%), hígado (19%), pulmón (16,4%), ganglionar (13,8%), pericardio (11,2%), peritoneo (11,2%) e intestino delgado (10,3%).

La mediana de supervivencia es de 22 ± 3,95 días (IC del 95%, 14,3-29,8).

En la tabla 2 se presentan la distribución de las predicciones como correctas, pesimistas y optimistas, según la fórmula utilizada, en la primera y en la última visita antes del fallecimiento.

En la primera valoración, el 35% de las predicciones son correctas, el 35% optimistas y el 30% pesimistas. En la última valoración anterior al fallecimiento, el 41% de las predicciones son correctas, el 38% optimistas y el 21 pesimistas.

En la tabla 3 se presentan las diferencias en días entre el tiempo de supervivencia observado y el pronosticado en ambas valoraciones por médicos y enfermeras.

La concordancia entre el tiempo de supervivencia observado y el estimado en la primera valoración es moderada en ambos casos para médicos (CCI = 0,64; IC del 95%, 0,47-0,76) y para enfermeras (CCI = 0,54; IC del 95%, ­0,32 a 0,70,); en la última valoración es alta en ambos casos, con un CCI para médicos de 0,83 (IC del 95%, 0,74-0,89) y para las enfermeras de 0,84 (IC del 95%, 0,76-0,89).

No se observaron diferencias estadísticamente significativas entre las estimaciones pronósticas de médicos y enfermeras.

Al analizar la distribución de las predicciones según la edad, el sexo, la localización del tumor, la presencia de metástasis y el tiempo de supervivencia, sólo se aprecian diferencias en esta última. En la tabla 4 se presenta la distribución de predicciones según el tiempo de supervivencia esté por encima o por debajo de la mediana.

Discusión

El hecho de que el muestreo se haya realizado de forma consecutiva creemos que no limita que la muestra sea representativa de la población de estudio. En cuanto a la distribución de los tumores, es semejante a la de otros estudios6,7, salvo los cánceres de mama, que en nuestra población presentan porcentajes inferiores, y la edad media de la población, que es algo superior7,8. Nuestra población de estudio tiene una mediana de supervivencia de 22 días, lo que indica un tiempo de supervivencia bajo.

Son varios los estudios que han evaluado la exactitud pronóstica utilizando diferentes fórmulas. Viganò et al6 consideran que la predicción es correcta si la diferencia entre el tiempo de supervivencia observado y el pronosticado es menor de un mes. En su estudio, el 25% de las predicciones son correctas, el 23% pesimistas y el 52% optimistas. Higginson y Costantini7 recogen, entre diferentes equipos de cuidados paliativos, predicciones de supervivencia en días, con valores máximo y mínimo. Consideran la predicción correcta si la supervivencia real está entre ambos días. Un 42% de las predicciones son correctas, el 36% optimistas y el 22% pesimistas. Llobera et al8 consideran correctas las predicciones que están dentro de ± 1/3 de la duración real: son correctas el 25% en oncólogos, el 21,5% en médicos de atención primaria y el 21,7% en enfermeras.

En nuestro estudio, en la primera valoración, el porcentaje de estimaciones pronósticas consideradas correctas por los médicos es del 30%, el 40% son optimistas y el 30% pesimistas. En su estudio, Christakis y Lamont4, que utilizan la misma fórmula, obtienen un porcentaje de estimaciones correctas del 20% y un 63% de optimistas. Oxenham y Cornbleet9, también con la misma fórmula, recogen un 31% de predicciones correctas en los médicos y un 31% optimistas.

En cuanto a la influencia del perfil del profesional sobre la agudeza en la predicción, Barrera et al10 y Higginson y Costantini7 observan que los sanitarios que atienden las unidades de cuidados intensivos predicen la supervivencia de manera más correcta que los médicos o enfermeras ajenos al servicio. En nuestro estudio, aunque no se encuentran diferencias estadísticamente significativas por estamentos, sí se observa una orientación hacia un porcentaje mayor de predicciones correctas en las enfermeras en la primera valoración, que puede deberse en parte a que una de las dos enfermeras que participaban en él tenía amplia experiencia en cuidados paliativos.

En el estudio de Limonero et al11 se observa que cuanto menor es la supervivencia real, mayor es el acierto en el pronóstico. En nuestro estudio, cuando clasificamos a los pacientes según el tiempo de supervivencia real mayor o menor de 22 días, el porcentaje de predicciones correctas es semejante en ambos grupos. Puede deberse a que al emitir un pronóstico sobre la supervivencia de los pacientes, un importante determinante es la supervivencia observada en pacientes con características similares, de forma que se tiende a emitir pronósticos en torno a una cifra aproximada que coincide con la mediana.

En nuestro estudio, la distribución de predicciones optimistas es mayor que las pesimistas. Este hecho se observa en otros estudios4,6-9,12. Es decir, se tiende a sobrevalorar los días de supervivencia frente a la real, lo que dificulta la adecuación de las medidas diagnósticas, terapéuticas y de los recursos sociales, económicos y emocionales.

En cuanto al CCI en la primera visita, obtenemos concordancias moderadas, semejantes a las obtenidas en otros estudios13,14. En la última valoración anterior al fallecimiento, el CCI resulta alto, es decir, la predicción es más precisa. También se observa en la última valoración anterior al fallecimiento un mayor porcentaje de predicciones correctas, del 41%, frente al 35% de la primera valoración.

Podemos concluir que la impresión clínica del profesional tiene una exactitud sólo aceptable a la hora de cuantificar el pronóstico. Ésta se hacer mayor a medida que se acerca la muerte. No obstante, dada la ausencia de una plena exactitud y la tendencia a hacer estimaciones optimistas, recomendamos advertir a la familia de que todavía no se disponen de unas normas precisas para estimar con seguridad el pronóstico de vida del enfermo, y que el tiempo calculado corresponde a la media de un grupo de enfermos con esas características. En caso contrario, la comunicación de un número concreto de días de supervivencia, sobre todo en las primeras valoraciones, será con frecuencia ocasión de daño para el enfermo y de desprestigio para el médico. También, dada la tendencia optimista, recomendamos establecer una vía de comunicación fluida y bidireccional paciente-familia-médico, y aumentar el número de llamadas telefónicas que nos informen de la situación real del paciente para ajustar el número de visitas a sus necesidades y a las de la familia, ya que la progresión del deterioro es a veces más rápida de lo que nos esperamos.

Es evidente que resulta necesario seguir investigando la posibilidad de identificar nuevos datos que aporten más información sobre el pronóstico del enfermo en situación terminal. Así, las nuevas investigaciones se orientarán a construir índices pronósticos, que no son más que modelos que introducen distintas variables pertenecientes a calidad de vida, síntomas clínicos, estado funcional, datos analíticos e impresión clínica del profesional, que mejoren la predicción de supervivencia en estos pacientes.

Agradecimiento

A Ana Gila y a Carlos Fernández, por su colaboración y apoyo técnico en la realización de este trabajo.

Bibliograf??a
[1]
El pron??stico de los pacientes en situaci??n terminal. Jano 2003;1466:40-7.
[2]
A new palliative prognostic score: a first step for the staging of terminally ill cancer patients. Italian multicenter and study group on palliative care. J Pain Symptom Manage 1999;17:231-9.
[3]
Survival prediction in terminal cancer patients: a systematic review of the medical literature. Palliat Med 2000;14:363-74.
[4]
Extent and determinants of error in doctors' prognoses in terminally ill patients: prospective cohort study. BMJ 2000;320:469-72.
[5]
Measuring the accuracy of prognostic judgments in oncology. J Clin Epidemiol 1997;50:21-9.
[6]
The relative accuracy of the clinical estimation of the duration of life for patients with end of life cancer. Cancer 1999;86:170-6.
[7]
Accuracy of prognosis estimates by four palliative care teams: a prospective cohort study. BMC Palliat Care 2002;1:1.
[8]
Terminal cancer, duration and prediction of survival time. Eur J Cancer 2000;36:2025-7.
[9]
Accuracy of prediction of survival by different professional groups in a hospice. Palliat Med 1998;12:117-8.
[10]
Accuracy of predictions of survival at admission to the intensive care unit. J Crit Care 2001;16:32-5.
[11]
Grado de precisi??n del pron??stico de vida en enfermos oncol??gicos en situaci??n terminal. Medicina Paliativa 1994;1:26-30.
[12]
How accurate are physicians' clinical predictions of survival with the available prognostic tools in estimating survival times in terminally ill cancer patients? A systematic review. Clin Oncol 2001;13:209-18.
[13]
Prognostic uncertainty in terminal care: can the Karnofsky index help? Lancet 1985;1:1204-6.
[14]
Prediction of survival of patients ally ill with cancer. Cancer 1995;75:2613-22.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.