Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria Inmunización: saltos al futuro. Vacunas combinadas (I)
Información de la revista
Vol. 31. Núm. 7.
Páginas 453-457 (Abril 2003)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 31. Núm. 7.
Páginas 453-457 (Abril 2003)
Acceso a texto completo
Inmunización: saltos al futuro. Vacunas combinadas (I)
Immunisation: leaps into the future. Combined vaccines (I)
Visitas
...
J. Puig-Barberàa, J. Díez Domingob
a Centro de Salud P??blica de Castell??n. Grupo de Vacunas. SVMFYC. Espa??a.
b Centro de Salud Nazaret. Valencia. Instituto Valenciano de Vacunas. VIVA. Espa??a.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Tablas (7)
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

Introducción

La rápida aparición de nuevas vacunas supone un importante reto, ya que su incorporación a las pautas de vacunación sólo puede realizarse a costa de incrementar el número de inyecciones en una sola sesión (tabla 1). Para padres y proveedores esta situación roza los límites de lo aceptable1. Una estrategia frecuente para manejar la ansiedad derivada de administrar hasta tres inyectables en una sola visita (p. ej., DTPaHib, HB y meningococo C conjugado) consiste en aumentar el número de visitas, pero esta práctica implica generar oportunidades perdidas para vacunar y aumentar el riesgo de calendarios incompletos, además de molestias, costes e incertidumbre sobre la efectividad de estas pautas2,3.

La combinación de varios antígenos es la solución más razonable a este problema, y esta solución no supone una novedad. Las vacunas combinadas se han usado durante décadas y han conformado el núcleo más estable de las pautas de vacunación (tabla 2). Con todo, en los últimos 10 años se ha generado un abundante debate y una actividad investigadora4-7 cuyo objetivo ha sido identificar las ventajas y resolver los problemas de la combinación de un número progresivamente mayor de vacunas o antígenos en un solo inyectable (tablas 3 y 4), ya que con la tecnología disponible debemos utilizar inevitablemente la vía parenteral para su administración.

Complejidad técnica: interferencia química, biológica e inmunológica

Las vacunas combinadas son las que contienen, en un mismo producto, antígenos que previenen distintas enfermedades o que protegen contra diferentes serogrupos, serotipos o cepas de un mismo agente infeccioso; la combinación puede obtenerse durante la fabricación o mediante la mezcla extemporánea de los antígenos inmediatamente antes de su administración8,9.

El desarrollo de estas combinaciones es un proceso que requiere inversión, tiempo y capacidad técnica e investigadora. Los principales problemas residen en la incompatibilidad química y la interferencia biológica o inmunológica9,10. Por ejemplo, la incompatibilidad química entre el tiomersal y la VPI dificultó la introducción de vacunas combinadas de DTP o DTPa con VPI en el mercado de los EE.UU.; la progresiva desaparición del tiomersal de la formulación de las vacunas contribuyó de modo casual a la solución de este problema11. De forma similar, muchos conservantes inactivan los virus atenuados impidiendo la combinación de vacunas vivas e inactivadas. Otro problema observado ha sido la supresión de la respuesta frente al antígeno de interés cuando la proteína portadora es administrada en cantidades excesivas (carrier supression). Este efecto fue observado al administrar la vacuna frente a Hib conjugada con toxoide tetánico junto con vacuna DTP o DTPa y vacuna neumocócica conjugada con toxoide tetánico12. No se ha observado, sin embargo, con la vacuna neumocócica conjugada con toxoide diftérico modificado, disponible hoy en nuestro país. Estos problemas de interferencia han afectado de forma importante a las combinaciones de SRP-varicela13 y DTPaHib14, creando dificultades para su licencia15.

Un caso paradigmático ha sido el del menor nivel en los títulos de anticuerpos frente al componente Hib cuando el PRP conjugado se combina con otros antígenos, y muy especialmente con el componente pertussis acelular en la combinación DTPa16,17.

Con todo, se han descrito presentaciones con menor interferencia18,19 y, en general, aunque los títulos de anticuerpos anti-PRP obtenidos son de menor magnitud que cuando se administra la vacuna Hib conjugada por separado, la calidad de los anticuerpos producidos es elevada (avidez y capacidad de opsonización), se obtiene un importante estímulo y respuesta de memoria inmunológica17,20,21 y, a pesar de que no disponemos de datos suficientes sobre el efecto de las vacunas combinadas sobre la inmunidad en las mucosas, o el estado de portador, lo cierto es que la evolución de la enfermedad por H. influenzae tipo b, en los países que desde hace años utilizan vacunas combinadas basadas en DTPaHib, ha sido favorable y no se ha demostrado la trascendencia clínica de esta menor respuesta en los títulos de anticuerpos22.

Seguridad

No menos importante es la preocupación por la seguridad, tanto por la ocurrencia de reacciones adversas leves o moderadas23-25, fáciles de observar y cuantificar, como por aquellas más graves, derivadas de la interacción de la vacuna con el huésped o por interferencia inmunológica, cuyas consecuencias sólo será posible determinar a posteriori26.

Como norma general, la incidencia de efectos adversos refleja la que se produce con los componentes del producto, sin superar el perfil de complicaciones observado tras la administración separada de los componentes27. En ocasiones, la tasa de efectos locales ha sido menor con el producto combinado. Esto ha sucedido cuando se ha aumentado el volumen de líquido utilizado para diluir el producto combinado, pasando de los 0,5 ml habituales a 1 ml28.

La administración de una vacuna con seis o más antígenos distintos hará difícil que efectos adversos graves, raros pero posibles, puedan ser asociados a alguno de los componentes de la vacuna. Un escenario plausible será el de aquellos padres que, tras una reacción moderada o grave a una vacuna combinada, rechazarán la administración posterior de cualquiera de los antígenos porque será imposible descartar con certeza cuál fuera la causa de la reacción.

En otro orden de cosas, se ha sugerido que la administración combinada de antígenos vivos atenuados (SRP) estaría asociada a una mayor probabilidad de autismo y enfermedades inflamatorias crónicas intestinales, aconsejando, como solución, la vuelta a su administración por separado29. Sin embargo, varios estudios epidemiológicos han refutado estos supuestos, apoyando la seguridad y conveniencia de la administración de la combinación SRP30-32.

Carga antigénica

Relacionado con todo lo anterior es posible argumentar que la carga antigénica a la que se ven sometidos los lactantes en el caso de las vacunas combinadas es excesiva33. Frente a esta percepción, cabe contraponer el hecho de que los cambios en las pautas de vacunación han supuesto, de hecho, que la carga antigénica de los calendarios actuales34 sea menor. Por ejemplo, mientras la administración de la vacuna de la viruela supone la exposición a aproximadamente 200 antígenos y la vacuna de tos ferina de células enteras contiene alrededor de 3.000, el calendario que se maneja hoy en España de forma oficial expone a los lactantes a menos de 60 sustancias antigénicas (tabla 5).

Mantenimiento de almacén

Una de las ventajas que en teoría aporta la combinación de varios antígenos en un solo inyectable es la de simplificar los inventarios, pero es posible que no sea así. Por ejemplo, la disponibilidad de una vacuna combinada que contuviera HB-Hib no eliminaría la necesidad de mantener en existencia las dosis necesarias de cada uno de los componentes con objeto de inmunizar a aquellos niños, adolescentes o adultos que las precisen.

La combinación de la vacuna frente a la hepatitis B y A en una sola presentación ofrece indudables ventajas cuando se trata de inmunizar a adolescentes o a viajeros susceptibles a ambas enfermedades, pero no se adapta para su uso rutinario en menores de 2 años por la discordancia entre las pautas para cada antígeno. Éste es un ejemplo claro en el que esta vacuna supone una más en una nevera en la que ya habría dos formulaciones de VHB y otras dos de vacuna frente a la hepatitis A, con la complicación añadida de la diversidad de nomenclatura, formulaciones, posologías e indicaciones en función de la edad.

La combinación hexavalente DTPa-HB-Hib-VPI puede ser usada únicamente en la primovacunación de lactantes y requiere contar con la presentación adicional de la vacuna pentavalente DTPa-Hib-VPI administrada a los 18 meses. Cuando el calendario vacunal infantil incluye la administración de la VHB al recién nacido, la vacuna hexavalente no sólo no simplifica el inventario sino que lo complica, ya que o se administran antígenos extra innecesarios o se utilizan las dos presentaciones durante el primer año de vida. Precisaremos mantener existencias de vacuna de polio inactivada, Hib o VHB para aquellos casos en los que la vacuna combinada no hubiese sido de elección, caso de niños con contraindicaciones al componente pertussis, o de niños mayores de 5 años, adolescentes y adultos susceptibles o en situaciones especiales. Este escenario implica, aunque no es obligatoria, la sustitución de la VPO por la VPI en la inmunización infantil. No sería descabellado imaginar una situación en la que precisáramos mantener existencias de hasta cinco presentaciones distintas de polio (polio oral, VPI sola; DTPa-VPI; DTPa-Hib-VPI y DTPa-Hib-VPI-HB)35,36 .

Es muy posible que las vacunas combinadas no eliminen de los inventarios las vacunas existentes, sino que se sumen a ellas haciendo más compleja y sofisticada su gestión y aumentando la complejidad de las pautas de vacunación.

 

 

Correspondencia: Joan Puig-Barberà. Avda. Ferrandis Salvador, 50. 12100 Castellón. España. Correo electrónico: jpuigb@terra.es

Bibliograf??a
[1]
Too many shots? Parent, nurse, and physician attitudes toward multiple simultaneous childhood vaccinations. Arch Fam Med 1994;3:610-3.
[2]
The contribution of missed opportunities to childhood underimmunization in Baltimore. Pediatrics 1996;97:474-80.
[3]
MMWR Recomm Rep 1999;48:1-14.
[4]
Conference proceedings. Bethesda, Maryland, July 28-30, 1993. Ann N Y Acad Sci 1995;754:xi-404.
[5]
Industry perspective on clinical trial issues for combination vaccines. Ann N Y Acad Sci 1995;754:241-9.
[6]
Challenges in the development, licensure, and use of combination vaccines. Clin Infect Dis 2001;33(Suppl 4):S261-6.
[7]
Strategies for development of combination vaccines. Pediatr Infect Dis J 2001;20:S5-9.
[8]
Combination vaccines. En: Plotkin SA, Orenstein WA, editors. Vaccines. Philadelphia: W.B. Saunders Company, 1999; p. 508-30.
[9]
Las vacunas combinadas de administracion parenteral en el calendario de vacunaciones sistematicas. Med Clin (Barc) 2000;114:264-70.
[10]
Potential alterations in immunogenicity by combining or simultaneously administering vaccine components. Ann N Y Acad Sci 1995;754:35-47.
[11]
Safety of combination vaccines: perception versus reality. Pediatr Infect Dis J 2001;20:S40-4.
[12]
Reduced response to multiple vaccines sharing common protein epitopes that are administered simultaneously to infants. Infect Immun 1998;66:2093-8.
[13]
Measles, mumps, rubella, and varicella combination vaccine: safety and immunogenicity alone and in combination with other vaccines given to children. Measles, Mumps, Rubella, Varicella Vaccine Study Group. Clin Infect Dis 1997;24:925-31.
[14]
Are serological responses to acellular pertussis antigens sufficient criteria to ensure that new combination vaccines are effective for prevention of disease? Dev Biol Stand 1997;89:379-89.
[15]
Challenges for licensure of new diphtheria, tetanus, acellular pertussis (DTaP) combination vaccines: point. Pediatr Infect Dis J 1996;15:1069-70.
[16]
Assessing efficacy of Haemophilus influenzae type b combination vaccines. Clin Infect Dis 2001;33(Suppl 4): S278-87.
[17]
Combined vaccination of Haemophilus influenzae type b conjugate and diphtheria-tetanus-pertussis containing acellular pertussis. Lancet 1999;354:2063-8.
[18]
Safety and immunogenicity of a combined pentavalent diphtheria, tetanus, acellular pertussis, inactivated poliovirus and Haemophilus influenzae type b-tetanus conjugate vaccine in infants, compared with a whole cell pertussis pentavalent vaccine. Pediatr Infect Dis J 1997;16:1113-21.
[19]
Assessment of the immunogenicity and reactogenicity of a quadrivalent diphtheria, tetanus, acellular pertussis and hepatitis B (DTPa-HBV) vaccine administered in a single injection with Haemophilus influenzae type b conjugate vaccine, to infants at 2, 4 and 6 months of age. Vaccine 1998; 16:1976-81.
[20]
Evidence for induction of polysaccharide specific B-cell-memory in the 1st year of life: plain Haemophilus influenzae type b-PRP (Hib) boosters children primed with a tetanus-conjugate Hib-DTPa-HBV combined vaccine. Eur J Pediatr 1997;156:18-24.
[21]
Administration of combined diphtheria and tetanus toxoids and pertussis vaccine, hepatitis B vaccine, and Haemophilus influenzae type b (Hib) vaccine to infants and response to a booster dose of Hib conjugate vaccine. Clin Infect Dis 1997;25:1378-84.
[22]
Haemophilus influenzae type b disease: impact and effectiveness of diphtheria-tetanus toxoids-acellular pertussis (-inactivated poliovirus)/H. influenzae type b combination vaccines. Pediatr Infect Dis J 2001;20:767-74.
[23]
A controlled trial of two acellular vaccines and one whole-cell vaccine against pertussis. Progetto Pertosse Working Group. N Engl J Med 1996;334:341-8.
[24]
Comparative trial to assess the reactogenicity of the diphtheria-tetanus-acellular pertussis (DTPa) vaccine plus Haemophilus influenzae type b (Hib) conjugate vaccine and that of the diphtheria-tetanus-whole cell pertussis (DTPw) vaccine plus Hib conjugate vaccine, administered in single injection a. Med Clin (Barc) 2002;118:1-4.
[25]
A controlled trial of a two-component acellular, a five-component acellular, and a whole-cell pertussis vaccine. N Engl J Med 1996;334:349-55.
[26]
Reemergence of invasive Haemophilus influenzae type b disease in a well-vaccinated population in remote Alaska. J Infect Dis 1999;179:101-6.
[27]
Vaccine antigen interactions after a combination diphtheria-tetanus toxoid-acellular pertussis/purified capsular polysaccharide of Haemophilus influenzae type b-tetanus toxoid vaccine in two-, four- and six-month-old infants. Pediatr Infect Dis J 1997;16:863-70.
[28]
Inactivated poliovirus vaccine alone or sequential inactivated and oral poliovirus vaccine in two-,four-and six-old infabts with combination Haemophilus influenzae Type b/hepatitis B vaccine. Pediatr Infect Dis J 1997;16:675-9.
[29]
Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet 1998;351:637-41.
[30]
Autism and measles, mumps, and rubella vaccine: no epidemiological evidence for a causal association. Lancet 1999;353:2026-9.
[31]
Measles-mumps-rubella vaccine and autistic spectrum disorder: report from the New Challenges in Childhood Immunizations Conference convened in Oak Brook, Illinois, June 12-13, 2000. Pediatrics 2001;107:E84.
[32]
Mumps, measles, and rubella vaccine and the incidence of autism recorded by general practitioners: a time trend analysis. BMJ 2001;322:460-3.
[33]
Measles and atopy in Guinea-Bissau. Lancet 1996;347: 1792-6.
[34]
Addressing parents' concerns: do multiple vaccines overwhelm or weaken the infant's immune system? Pediatrics 2002;109:124-9.
[35]
Poliovirus circulation among schoolchildren during the early phase of the 1992-1993 poliomyelitis outbreak in The Netherlands. J Infect Dis 2001;184:1451-5.
[36]
The spread of wild poliovirus in the well-vaccinated Netherlands in connection with the 1978 epidemic. Prog Med Virol 1984;29:124-40.
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.