Buscar en
Atención Primaria
Toda la web
Inicio Atención Primaria En torno al uso de ticlopidina en atención primaria
Información de la revista
Vol. 17. Núm. 5.
Páginas 361 (Marzo 1996)
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 17. Núm. 5.
Páginas 361 (Marzo 1996)
Acceso a texto completo
En torno al uso de ticlopidina en atención primaria
Concerning the use of ticlopidine in primary care
Visitas
...
A. Caballero Olivera, J. Lapetra Peraltab
a Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias del Hospital General Universitario Virgen del Rocío. Sevilla.
b Centro de Salud Universitario San Pablo. Sevilla.
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Estadísticas
Texto completo

Sres. Directores: El interesante artículo de Domínguez et al1, recientemente publicado en su revista, sobre la utilización de ticlopidina en atención primaria, merece por nuestra parte algunas reflexiones.

En primer lugar, parece inapropiado el título para un trabajo que pretende mostrar el uso de un fármaco, la ticlopidina, que, siendo una especialidad de «diagnóstico hospitalario»1, rara vez (o nunca) es indicado por el médico de atención primaria. Dejar claro este hecho es fundamental, pues de lo expuesto se deduce un porcentaje elevado de mala praxis que, injustamente, podría ser atribuido a los médicos de familia, cuando éstos únicamente se limitan a tramitar, como en muchos otros desgraciados casos2, recomendaciones clínicas que debieran llevar a cabo los mismos médicos que las proponen.

Los autores no precisan sobre qué base establecen lo que llaman «criterios de uso correcto» y, específicamente, en lo que se refiere a hacer constar en el informe que llega a la unidad de visado la duración prevista del tratamiento y los controles hematológicos periódicos, parecen olvidar la existencia, en los centros de salud, de listas de problemas e historias clínicas donde estos datos (y muchos otros) están reflejados3. Admitiendo esto, no puede compartirse la opinión de que la falta de estos datos en el informe que llega a la unidad de visado suponga «un riesgo añadido para el paciente».

El hecho de que de 663 pacientes en tratamiento con ticlopidina sólo se hayan analizado 407 informes clínicos (por falta de dicho informe en los distritos sanitarios de los 256 casos restantes), podría entrañar un sesgo de selección que alteraría fuertemente los resultados del estudio.

En lo que respecta a las indicaciones de la ticlopidina, si bien es verdad que, según los datos presentados, «el diagnóstico se corresponde con algunas de las indicaciones autorizadas en sólo la mitad de los casos estudiados»1, no es cierto que otras indicaciones no estén «bien documentadas»: como señalan los propios autores en su primera tabla, la prevención de eventos cardiovasculares en pacientes con angina inestable sí lo está4, y ocurre igual con la oclusión trombótica tras angioplastia transluminal coronaria5. Estas consideraciones y otras situaciones que tienen alguna ­aunque quizá aún escasa­ documentación clínica, elevarían el porcentaje de indicaciones admisibles al 79,6%.

En lo referente a la eficacia de la ticlopidina en comparación con aspirina, siguen estando vigentes las conclusiones del estudio TASS6, revalidadas por serios estudios de coste/beneficio que obtienen mejores resultados con ticlopidina que con aspirina7.

Hubiera sido interesante conocer, en el propio artículo motivo de esta carta, qué perfil es el del médico que realmente efectúa ese 25% de indicaciones de ticlopidina no autorizadas/no documentadas, qué mecanismos se ponen en marcha desde los propios distritos para evitar este problema y cuál es la magnitud de éste en relación con otros parecidos y quizá más costosos.

En cualquier caso, debe quedar claro que el papel que la atención primaria debe desarrollar en esta materia no está tanto en la indicación más o menos correcta de fármacos como la ticlopidina sino en el desarrollo profundo de la prevención primaria de la enfermedad vascular.

Bibliografía
[1]
Domínguez JC, Nieto P, Guerra F, Beltrán C, Molina T, Hidalgo ML et al..
Utilización de ticlopidina en atención primaria..
Aten Primaria, 16 (1995), pp. 137-140
[2]
Caballero Oliver A, Bonal Pitz P, De Cea García C, Buzón Cobano E..
Comunicación entre atención primaria y atención especializada: análisis de los contenidos de los documentos de derivación y retorno de enfermos reumatológicos..
Aten Primaria, 12 (1993), pp. 260-263
[3]
Historia clínica, sistemas de registro e información. En: Martín Zurro A, Cano Pérez JF, eds. Atención Primaria. Conceptos, organización y práctica clínica, 3ª ed. Barcelona: Mosby-Doyma, 1994; 141-157.
[4]
Balsano F, Rizzon P, Violi F et al..
Antiplatelet Treatment with Ticlopidine in unstable angina: a controlled multicenter clinical trial. The Studio della Ticlopidina nell'Angine Instable..
Circulation, 82 (1990), pp. 17-26
[5]
Comité de Redacción de los Protocolos..
Protocolos de prevención y tratamiento de la enfermedad tromboembólica (III). Terapéutica antitrombótica en la enfermedad coronaria..
Med Clin (Barc), 103 (1994), pp. 344-347
[6]
Hass WK, Easton JD, Adams HP Jr, Pryse-Phillips W, Molony BA, Anderson S et al..
A randomized trial comparing ticlopidine hydrochloride with aspirin for the prevention of stroke in high-risk patients. Ticlopidine Aspirin Stroke Study Group..
N Engl J Med, 321 (1989), pp. 501-507
[7]
Oster G, Huse DM, Lacey MJ, Epstein AM..
Cost-effectiveness of ticlopidine in preventing stroke in high-risk patients..
Stroke, 25 (1994), pp. 1149-1156
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos