Regístrese
Buscar en
Acta Otorrinolaringológica Española
Toda la web
Inicio Acta Otorrinolaringológica Española Complicaciones debido a la aspiración de cuerpos extraños en niños
Información de la revista
Vol. 67. Núm. 2.
Páginas 93-101 (Marzo - Abril 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3344
Vol. 67. Núm. 2.
Páginas 93-101 (Marzo - Abril 2016)
ARTÍCULO ORIGINAL
DOI: 10.1016/j.otorri.2015.01.003
Acceso a texto completo
Complicaciones debido a la aspiración de cuerpos extraños en niños
Complications in children from foreign bodies in the airway
Visitas
3344
Hugo Rodríguez, Giselle Cuestas
Autor para correspondencia
giselle_cuestas@yahoo.com.ar

Autor para correspondencia.
, Hugo Botto, Mary Nieto, Alejandro Cocciaglia, Desiderio Passali, Dario Gregori
Servicio de Endoscopia Respiratoria, Hospital de Pediatría Prof. Dr. Juan P. Garrahan, Buenos Aires, Argentina
Este artículo ha recibido
3344
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Características generales de los pacientes con cuerpo extraño en la vía aérea
Tabla 2. Tipos de cuerpos extraños que ocasionaron complicaciones en la vía aérea
Tabla 3. Complicaciones por cuerpo extraño en la vía aérea
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción y objetivos

La aspiración de cuerpos extraños en niños es un problema frecuente y potencialmente grave. Las complicaciones pueden ser consecuencia tanto del propio episodio aspirativo como del retraso en el diagnóstico o de la terapéutica empleada. Describimos nuestra experiencia en un hospital pediátrico de Argentina.

Métodos

Se evaluaron de forma retrospectiva 56 niños con complicaciones por cuerpo extraño en la vía aérea registrados en el Proyecto Susy Safe entre enero de 2010 y noviembre de 2013. Las variables analizadas fueron el sexo, la edad en el momento de la aspiración, la localización y el tipo de cuerpo extraño, el tiempo transcurrido desde el evento hasta la extracción del objeto, la técnica de extracción, las complicaciones, la necesidad de hospitalización y las circunstancias del evento.

Resultados

El 58,9% de las complicaciones ocurrieron en varones, con alta presencia de adultos (76,8%) en el momento del accidente. La incidencia fue levemente mayor en mayores de 3 años. En 37 casos (66,1%) el cuerpo extraño se localizó en bronquio, siendo los más frecuentes las semillas de girasol y las partes de bolígrafo. Solo en 10 casos (17,9%) se extrajo el objeto dentro de las 24h del evento. Las complicaciones más comunes fueron la neumonía (18 casos), el granuloma (15 casos) y la erosión mucosa (9 casos). Fueron hospitalizados 41 pacientes.

Conclusión

Un diagnóstico precoz y un control inmediato a través de un equipo especializado son indispensables para garantizar un tratamiento apropiado sin riesgo de complicación.

Palabras clave:
Cuerpo extraño
Vía aérea
Niños
Complicaciones
Abstract
Introduction and objectives

Foreign body aspiration in childhood is a common and potentially serious problem. Complications may be the result of the aspiration episode itself, delayed diagnosis or treatment. We describe our experience in a paediatric hospital in Argentina.

Methods

We retrospectively evaluated 56 patients with complications due to foreign body aspiration recorded in the Susy Safe Project between January 2010 and November 2013. The clinical variables analysed were sex, age at time of aspiration, foreign body location and type, time elapsed from the event until object removal, extraction technique, complications, need for hospitalisation and circumstances of the event.

Results

58.9% of the cases described occurred in males, with high presence of adults (76.8%) at the time of aspiration. The incidence was slightly higher in children older than 3 years. In 37 cases (66.1%), the foreign body was located in bronchus; sunflower seeds and ballpoint caps were the most common foreign objects. Only in 10 cases (17.9%) was the object extracted within 24h of the event. The most common complications were pneumonia (18 cases), granuloma (15 cases) and mucosal erosion (9 cases). Hospitalisation was necessary for 41 patients.

Conclusion

Early diagnosis and immediate control through specialised teams are essential to ensure proper treatment, usually endoscopic, without risk of complications.

Keywords:
Foreign body
Airway
Children
Complications
Texto completo
Introducción

La aspiración de cuerpos extraños (CE) es una causa importante y prevenible de morbimortalidad en la infancia. El diagnóstico y el tratamiento precoces son esenciales por el riesgo de mortalidad en el episodio agudo y por las complicaciones derivadas de la permanencia de un CE en la vía aérea. Las complicaciones pueden ser resultado del propio episodio aspirativo, del tipo de CE, del retraso en el diagnóstico o de la terapéutica empleada.

La presentación clínica puede simular diferentes enfermedades, retrasando el diagnóstico correcto. El examen físico y radiológico puede ser engañosamente negativo después de que el evento crítico haya pasado, por lo que un alto índice de sospecha y una adecuada anamnesis son necesarios para el diagnóstico. Es fundamental pensar e indagar sobre su posible existencia aunque haya pasado mucho tiempo desde el evento o aunque este no sea recordado o reconocido por los familiares1. Una historia de aspiración de CE requiere evaluación endoscópica, incluso si los síntomas no son concluyentes.

Describimos las complicaciones por CE en la vía aérea en niños. Destacamos la importancia de educar y concienciar a los padres sobre el riesgo vital de la aspiración y también a los médicos para el diagnóstico correcto a fin de reducir las complicaciones resultantes de la demora en la retirada del CE.

Método

Se evaluaron de forma retrospectiva 120 niños con CE en la vía aérea atendidos por el Servicio de Endoscopia Respiratoria (centro de referencia para vía aérea infantil) y registrados en el Proyecto Susy Safe2 entre enero de 2010 y noviembre de 2013, de los cuales 56 (46,7%) presentaron complicaciones.

Las complicaciones incluyeron toda condición patológica debido al propio episodio aspirativo, a la demora en el diagnóstico o al intento de extraer el CE1.

Las variables analizadas en los niños que presentaron complicaciones fueron el sexo, la edad en el momento de la aspiración, la localización y el tipo de CE, el tiempo transcurrido desde el evento hasta la extracción del objeto, la técnica de extracción, las complicaciones, la necesidad de hospitalización y las circunstancias del evento (presencia de adulto y actividad del niño durante el mismo). Para el análisis se utilizaron los datos registrados en el Proyecto Susy Safe (www.susysafe.org).

En todos los casos se realizó una anamnesis detallada del episodio y un examen físico, y en los pacientes que no requirieron endoscopia de urgencia, estudios radiológicos: radiografía de tórax y/o cervical en proyección anteroposterior y lateral (116 casos). En 3 casos con sospecha de CE laríngeo se efectuó una fibrolaringoscopia para arribar al diagnóstico de certeza.

Cuatro pacientes habían tenido endoscopias previas en otras instituciones con fracaso en la retirada del CE.

Se realizó preparación preoperatoria de rutina salvo en casos de urgencia.

El procedimiento endoscópico se realizó con instrumental rígido bajo anestesia general inhalatoria con respiración espontánea, en quirófano. Fue realizado indistintamente por los médicos del servicio, sin observarse complicaciones por el procedimiento. Se administró dexametasona intravenosa (0,4-1mg/kg) para reducir el edema potencial de la vía aérea causado por la instrumentación. El instrumental utilizado consistió en ópticas rígidas de 0° 4mm, laringoscopios y broncoscopios de diferentes tamaños, pinzas fenestradas, de rotación y distintos fórceps. En un caso se utilizó broncoscopio flexible debido a que el CE estaba alojado en la periferia pulmonar.

Después de la extracción del CE, antes de dar por concluido el procedimiento, se evaluó nuevamente la vía aérea para inspeccionar la mucosa, aspirar secreciones atrapadas y descartar la presencia de fragmentos u otros CE.

En el posoperatorio se administraron antibióticos (ampicilina-sulbactam 50mg/kg/día intravenosa o amoxicilina-clavulánico 40mg/kg/día por vía oral, durante 7 días) y corticoides (dexametasona 0,5-1mg/kg/día intravenosa o meprednisona 1mg/kg/día por vía oral, durante 3 a 5 días) si había signos de edema o lesión de la mucosa.

El alta hospitalaria se otorgó cuando el paciente estaba estable, sin requerimiento de oxígeno, tras la resolución de los síntomas secundarios a la inflamación de la vía aérea.

El tiempo medio de seguimiento en los pacientes que presentaron complicaciones fue de 12 meses. En todos ellos se realizaron controles clínicos semanales durante el primer mes, y posteriormente, mensuales. Los pacientes que presentaron estenosis (3 casos) o granulomas de la vía aérea (15 casos) fueron evaluados endoscópicamente a la semana de la retirada del CE. Se efectuaron controles radiológicos posextracción en los casos que presentaban radiografía patológica al ingreso o si los síntomas persistían.

Resultados

Cincuenta y seis pacientes (46,7%) presentaron complicaciones debido a la aspiración de CE (tabla 1). El intervalo de edad en el momento de la aspiración fue de un mes a 13 años, ocurriendo la mayoría de las complicaciones en mayores de 3 años (30 casos, 53,6%).

Tabla 1.

Características generales de los pacientes con cuerpo extraño en la vía aérea

    Pacientes con complicaciones (N=56)  Pacientes sin complicaciones (N=64)  Total de pacientes (N=120) 
Sexo  Masculino  33  58,9  33  51,6  66  55 
Edad en el momento del accidente  0 a 1 año  16,1  10  15,6  19  15,8 
  1 a 3 años  17  30,3  36  56,3  53  44,2 
  3 a 6 años  15  26,8  7,8  20  16,7 
  >6 años  15  26,8  13  20,3  28  23,3 
Localización del CE  Laringe  11  19,6  3,1  13  10,8 
  Tráquea  14,3  12,5  16  13,4 
  Bronquio  37  66,1  54  84,4  91  75,8 
Tipo de CE  Orgánico  29  51,8  44  68,8  73  60,8 
  Inorgánico  27  48,2  20  31,2  47  39,2 
Tiempo desde el evento hasta la extracción del CE  <1 día  10  17,9  17  26,6  27  22,5 
  2 a 7 días  14,3  23  35,9  31  25,8 
  8 a 15 días  12  21,4  12,5  20  16,7 
  >15 días  26  46,4  16  25  42  35 
Técnica de extracción  Endoscopia rígida  51  91,1  64  100  115  95,9 
  Endoscopia flexible  1,8  0,8 
  Otros  7,1  3,3 
Presencia de adulto    43  76,8  44  68,8  87  72,5 

CE: cuerpo extraño.

En el grupo de niños con complicaciones se realizaron las siguientes observaciones:

Dos pacientes (3,6%) presentaban comorbilidades: uno, síndrome de Moebius, y otro, enfermedad pulmonar obstructiva crónica posviral.

En 52 pacientes (92,6%) se efectuó una radiografía previa a la endoscopia, observándose CE radioopaco en 12 casos, neumonía en 18, atelectasia en 7, derrame pleural en 2, y neumotórax, enfisema subcutáneo y neumomediastino en un caso cada uno.

La mayoría de los CE (66,1%) se alojaron en el árbol bronquial (37 casos), seguido de la localización laríngea (11 casos) y traqueal (8 casos).

Solo en el 17,9% (10 casos) se extrajo el CE dentro de las 24h del evento. En el 46,4% (26 casos) se extrajo después de los 15 días, demorándose la extracción de 1 a 4 meses en 18 casos, 6 meses en 3 casos, e incluso uno y 2 años, en 2 casos cada uno.

Hubo una demora mayor a 24h en la extracción del CE en 46 casos (82,1%), porque acudieron tardíamente sin sospecha de un cuadro aspirativo (23,9%, 11 casos) o porque tenían un diagnóstico inicial erróneo (65,2%, 30 casos). En el restante 10,9% (5 casos) se desconoce el motivo de la demora.

El 51,8% (29 casos) de los CE fueron orgánicos; los más frecuentes fueron semillas de girasol (8 casos) y maníes (4 casos). Entre los inorgánicos, los más comunes fueron partes de bolígrafo (8 casos) y de juguetes (4 casos) (tabla 2). La edad media de los pacientes con CE consistente en semilla de girasol y maní fue de 3,8 y 2,3 años, respectivamente, y en tapa de bolígrafo, de 7,6 años. La edad media de los niños que aspiraron una parte de un juguete fue de 2,5 años. En el grupo de pacientes sin complicaciones, los CE más comunes también fueron semillas de girasol (15 casos) y maníes (17 casos) entre los orgánicos, y partes de bolígrafo (5 casos) y de juguetes (2 casos) entre los inorgánicos.

Tabla 2.

Tipos de cuerpos extraños que ocasionaron complicaciones en la vía aérea

Cuerpos extraños orgánicos  N=29 (51,8%)  Cuerpos extraños inorgánicos  N=27 (48,2%) 
Semillas de girasol  27,6  Partes de bolígrafo  29,7 
Maníes  13,9  Juguetes  14,8 
Maíces  10,3  Plásticos  14,8 
Judías  6,9  Colgantes  7,4 
Otras semillas  6,9  Botón  3,7 
Salchichas  6,9  Balín  3,7 
Huesos de pollo  6,9  Resorte  3,7 
Almendra  3,4  Aguja  3,7 
Espiga de pasto  3,4  Chincheta  3,7 
Otras comidas  13,9  Otros  14,8 

En 50 pacientes (89,3%) la extracción se realizó con laringoscopia o broncoscopia rígida bajo anestesia general dentro de las 24h del ingreso hospitalario; en uno de ellos se efectuó bajo control radioscópico. Un paciente requirió una segunda broncoscopia para la extracción que se realizó a los 4 días de la primera, y en otro paciente (1,8%) se utilizó un fibrobroncoscopio, después de haber fracasado la broncoscopia rígida. En 2 pacientes (3,6%) el objeto fue eliminado por la tos, y en otros 2, mediante la maniobra de Heimlich.

Se registraron un total de 78 complicaciones, identificándose 17 tipos diferentes. Cada paciente presentó de una a 6 complicaciones, siendo la asociación más común: granuloma y atelectasia (3 casos).

Las complicaciones más frecuentes fueron la neumonía (18 casos, 32,1%), seguida por los granulomas (15 casos, 26,8%) y la erosión mucosa (9 casos, 16,1%) (tabla 3; figs. 1-3). No hubo casos fatales ni complicaciones por el procedimiento endoscópico.

Tabla 3.

Complicaciones por cuerpo extraño en la vía aérea

Complicaciones  Pacientes (N=56) 
Neumonía  18  32,1 
Granuloma  15  26,8 
Erosión mucosa  16,1 
Atelectasia  12,5 
Edema laríngeo  10,7 
Intubación  8,9 
Paro respiratorio  5,4 
Bronquiectasias  3,6 
Convulsiones  3,6 
Hemoptisis  3,6 
Estenosis subglótica  3,6 
Derrame pleural  3,6 
Neumotórax  1,8 
Neumomediastino  1,8 
Enfisema subcutáneo  1,8 
Estenosis bronquial  1,8 
Edema agudo de pulmón  1,8 
Figura 1.

Neumonía derecha (A) y atelectasia izquierda (B) por partes de bolígrafos. (C) Dificultad respiratoria grave por grano de maíz en bronquio principal derecho.

(0,14MB).
Figura 2.

Aguja en bronquio. (A) Radiografía de tórax (círculo). (B). Granuloma bronquial que impedía su visualización. (C) Extracción bajo control radioscópico.

(0,11MB).
Figura 3.

Cuerpos extraños en la laringe. (A) Plástico. Granulomas laríngeos posextracción. (B) Hueso de pollo. Estenosis subglótica posextracción.

(0,23MB).

En el 76,8% de los casos (43 casos) estaba un adulto presente en el momento del accidente. La mayoría ocurrió mientras el niño jugaba (26 casos, 46,4%) o comía (18 casos, 32,1%). Cuarenta y un pacientes (73,2%) fueron hospitalizados durante uno a 30 días, 31 casos (75,6%) por menos de 72h.

Discusión

Las consecuencias de la aspiración de un CE pueden ser graves, como daño cerebral por anoxia o muerte. Mientras que los datos con respecto al tipo de CE casi siempre son documentados, hay relativamente escasos artículos que presenten detalles sobre las complicaciones3.

Epidemiología

La aspiración de un CE se observa principalmente en niños menores de 3 años y en varones4,5. En nuestra casuística, el 58,9% de las complicaciones ocurrieron en el sexo masculino, siendo la incidencia ligeramente mayor en niños mayores de 3 años (53,6%).

Aunque se reconoce que existe un mayor riesgo de aspiración de CE en niños con afecciones que deterioran la deglución, la mayoría de los casos se presentan en niños sin condición médica subyacente6. Ninguno de nuestros pacientes presentaba trastornos deglutorios.

Demora en el diagnóstico

El factor más importante para el diagnóstico es la presencia de historia de asfixia4,7,8. El antecedente de la crisis asfíctica debe buscarse mediante una anamnesis exhaustiva. La investigación radiológica puede ayudar a confirmar la aspiración, pero no debe ser utilizada para excluirla, ya que la mayoría de los CE son radiotransparentes4.

Cuando el diagnóstico de aspiración de un CE se demora, aumenta el riesgo de complicaciones y muerte9. El retraso de más de 24h se asocia con un riesgo de complicaciones 2,5 veces mayor que cuando el diagnóstico es precoz10.

En nuestra casuística, el tiempo transcurrido desde la aspiración hasta la extracción del CE fue mayor a 7 días en el 67,8% de los niños que presentaron complicaciones (38 casos), mientras que en los niños sin complicaciones la demora fue superior al séptimo día en el 37,5% (24 casos).

El retraso diagnóstico y terapéutico fue atribuido a padres que no acudieron a la atención médica (ausencia de testigos, niños que no admitían aspiración por miedo a ser castigados, ausencia de síntomas después del episodio asfíctico), diagnóstico erróneo inicial por conocimiento insuficiente de los síntomas posibles de un CE en la vía aérea, padres que dejaron de referir el antecedente de asfixia debido a que no fueron escuchados por los médicos en las primeras consultas, y a la necesidad de derivación del paciente por falta de equipamiento y experiencia en la broncoscopia infantil.

La responsabilidad de la demora diagnóstica y terapéutica recae, pues, sobre los médicos y los padres o cuidadores9,11.

Técnica de extracción

Algunos de los CE fueron expulsados por reflejos protectores como la tos (2 casos), o mediante maniobras asistenciales (2 casos), pero un porcentaje significativo (92,9%) se impactó en la vía aérea, llegando el paciente a la consulta médica con diferente grado de sospecha familiar y de clínica.

La broncoscopia rígida bajo anestesia general constituye el mejor método diagnóstico y terapéutico4. Proporciona ventilación segura, mejor exposición del CE, y permite emplear distintas pinzas de tamaños variables. Se debe realizar sin demora una vez logradas las condiciones óptimas: personal entrenado e instrumental adecuado, y ayuno (salvo urgencia)4,10. La anestesia indicada es inhalatoria, con respiración espontánea (sin relajación)4. La broncoscopia flexible puede ser de ayuda en los pacientes con intubación dificultosa y con un CE alojado en la periferia pulmonar4. En nuestra casuística, en un paciente (1,8%) con CE localizado en la periferia (espiga de pasto) la extracción fue con fibrobroncoscopio.

El mayor tiempo de permanencia del CE en la vía aérea obstaculiza la exploración endoscópica por la aparición de edema y granulomas que dificultan la localización del CE y favorecen la hemorragia al manipularlo. En estos casos conviene realizar tratamiento con antibióticos y corticoides, y reintentar la extracción después de 48h4. En nuestra serie, la necesidad de una segunda intervención correspondió a un paciente (1,8%) diagnosticado después del mes.

Localización del cuerpo extraño

La localización del CE depende del tamaño y forma del objeto y de la posición del niño durante la inhalación, siendo más frecuente en el bronquio. Mientras que los objetos grandes son a menudo causa de obstrucción laríngea grave, los objetos más pequeños, que constituyen la mayoría de los eventos por CE, son capaces de pasar la laringe e impactarse en la vía aérea distal5,12.

En nuestra serie, tanto en los niños con como en aquellos sin complicaciones, la mayoría de los CE se alojó en el árbol bronquial. El 84,6% de los CE laríngeos se presentó en los niños que mostraron complicaciones.

Tipo de cuerpo extraño

Las semillas y los frutos secos son los CE más documentados, así como también los más frecuentemente involucrados en los casos que presentan complicaciones y requieren hospitalización12,13. En nuestra serie representaron el 35,7% de los CE asociados a complicaciones, siendo los más comunes las semillas de girasol y los maníes. Les siguieron en frecuencia las partes de bolígrafo (14,3%).

Los CE de origen vegetal generan complicaciones más temprano que los CE inorgánicos. Por su contenido oleoso producen una reacción inflamatoria importante en el árbol bronquial (neumonía lipoidea), que contribuye a la obstrucción temprana de la vía aérea, a la vez que la identificación y retirada del objeto es más difícil12–14. Las semillas que se hidratan (judía, maíz) se deben extraer lo antes posible, ya que al absorber humedad aumentan su tamaño y pueden obstruir la vía aérea y dificultar la extracción15. Otros CE no se atascan y pueden generar granulomas (maní)7.

La obstrucción completa de la vía aérea debida a un CE es una urgencia. CE voluminosos pueden detenerse a nivel supraglótico, como las salchichas, que son la causa más común de asfixia por comidas7. En nuestra serie, 2 niños presentaron obstrucción laríngea severa por salchicha. Los CE esféricos o cilíndricos son, a igual volumen, más peligrosos, ya que se amoldan a las cavidades de la vía aérea (uvas, aceitunas)5,7,16. Los blandos o maleables se adaptan a las paredes y a poco volumen pueden ser obstructivos (globo de goma, fragmento de látex)7. También los alimentos duros, con propiedades de alta elasticidad o lubricidad, representan un nivel significativo de riesgo12,17.

Mientras que los maníes y las nueces causan la mayor frecuencia de lesiones, los CE más a menudo asociados con resultados fatales son las salchichas, seguidos por los caramelos duros y las uvas6,12,17. Los CE mortales pueden impactarse, además de en la supraglotis, en la carina, la luz traqueal o el bronquio principal5,6. En nuestra casuística no hubo casos fatales ni de aspiración de uvas, aceitunas, caramelos duros o fragmentos de látex.

Otros CE especialmente peligrosos son los objetos con bordes afilados (como aguja, chincheta y hueso, presentes en nuestra serie), que plantean un riesgo significativo de laceración y perforación18, y la pila botón. La aspiración de una pila botón es excepcional, ya que lo habitual es que pase al tubo digestivo, pero de producirse, constituye una urgencia por la gravedad y precocidad de las lesiones que ocasiona19.

Complicaciones

La ocurrencia de complicaciones en la literatura varía del 10 al 20%, siendo la neumonía la más frecuentemente documentada3,20. En nuestra casuística de 120 niños atendidos por CE en la vía aérea, 56 (46,7%) presentaron complicaciones. Esta diferencia se puede deber a que el término «complicación» es definido de diferente manera según los distintos autores, y que nuestro servicio es un centro de referencia de vía aérea infantil. Un punto clave es la demora en la extracción del CE. En la revisión de Foltran et al. la demora mayor a 24h en el 40% de los casos se asoció a una incidencia de complicaciones del 15%3. En nuestra serie de 120 pacientes, la demora fue mayor a 24h en el 77,5% de los casos.

La neumonía fue la complicación más común (18 casos, 30,3%). La obstrucción de la luz bronquial por un CE y la retención de secreciones distales a la misma favorecen la infección secundaria. Dos niños (3,6%) presentaron derrame pleural asociado a la neumonía.

Le siguieron en frecuencia los granulomas (15 casos, 26,8%). Los granulomas aparecen, en general, cuando el CE permanece más de una semana15. En estos casos, el CE puede estar oculto y la extracción ser difícil, incluso puede ser necesario más de un intento para extraer el CE o requerir guía radioscópica.

La erosión mucosa por el decúbito o compresión del CE se encontró en el 16,1% (9 casos), y las atelectasias, en el 12,5% (7 casos). La atelectasia se origina por la oclusión del bronquio por el CE, el edema y/o el tejido de granulación, lo que impide la entrada y salida del aire, el oxígeno de los alvéolos se reabsorbe y el segmento involucrado pierde volumen, se retrae y colapsa. Posterior a la extracción del CE, los pacientes con atelectasia mostraron reexpansión pulmonar después de lavado bronquial y de la aspiración de secreciones.

Seis pacientes (10,7%) presentaron edema laríngeo, y 5 pacientes (8,9%), dificultad respiratoria grave con necesidad de intubación. Cuatro fueron intubados previamente a la extracción del CE y uno después por desarrollar edema agudo de pulmón posobstructivo. Tres pacientes (5,4%) presentaron paro respiratorio por oclusión de la luz laríngea (salchicha), traqueal (fruto seco) y del bronquio principal (tapa de bolígrafo). No hubo daño neurológico en ninguno de los pacientes.

Dos pacientes (3,6%) con historia de más de 6 meses con CE en la vía aérea (semilla de girasol y tapa de bolígrafo) presentaron bronquiectasias. El tiempo de retención de los CE es el principal factor de riesgo en el desarrollo de bronquiectasias. Si un paciente se presenta tras más de un mes de la aspiración, debe ser evaluado con tomografía computarizada después de la extracción del CE por la posibilidad de bronquiectasias y para diferenciar los cambios pulmonares reversibles de los irreversibles14.

Dos pacientes (3,6%) presentaron hemoptisis, por espiga de pasto en bronquio y por plástico en la laringe. La expectoración de sangre se resolvió espontáneamente después de la extracción del CE. Después de la infección del tracto respiratorio inferior, la aspiración de CE es la segunda causa más frecuente de hemoptisis en niños21. El sangrado resulta del trauma mecánico sobre el epitelio respiratorio o de la reacción inflamatoria, especialmente en CE de tipo vegetal21.

Dos pacientes (3,6%) presentaron convulsiones secundarias a la hipoxia ocasionada por la obstrucción traqueal y bronquial, respectivamente.

En 2 pacientes (3,6%) se observó estenosis subglótica, y en otro, estenosis bronquial, las cuales se resolvieron con dilatación endoscópica. La lesión mucosa por bordes filosos (resorte y hueso de pollo en la laringe) y/o la presión inducida por el CE y la sobreinfección (parte de juguete en bronquio) fueron los principales factores que contribuyeron a la estenosis.

Un paciente (1,8%) presentó enfisema subcutáneo, neumomediastino y neumotórax, que requirió drenaje pleural, mostrando una mejoría significativa a los 3 días de la retirada del CE bronquial. El neumomediastino y el enfisema subcutáneo como resultado de la aspiración de un CE son muy poco frecuentes, con escasos casos informados (0,8 a 5,8%)22. Se deben al aumento súbito de la presión intraalveolar que produce la rotura alveolar, dando lugar a la salida de aire22.

Un CE móvil es peligroso. Cuanto más tiempo permanece el CE en el árbol bronquial mayor es la posibilidad de que se desaloje del bronquio e impacte en la laringe, siendo el riesgo mayor en los CE inorgánicos (en los orgánicos la mayor reacción inflamatoria tiende a inmovilizarlos)23. En nuestra casuística un paciente presentó neumonía derecha con derrame pleural y posteriormente neumotórax izquierdo, previo a la extracción del CE (parte de bolígrafo).

Otras complicaciones documentadas en la literatura son: encefalopatía anóxica, empiema y absceso pulmonar, expulsión transcutánea del CE, migración a pleura, pericardio o peritoneo (espiga de trigo)3,10,15.

A pesar de que la broncoscopia rígida es una técnica segura, no está exenta de riesgos. Se han descripto complicaciones (0,9 a 25,9%) como neumotórax, neumomediastino, hemoptisis, edema laríngeo, estenosis bronquiales, fístulas traqueobronquiales, e incluso muerte15,24. En nuestra serie no hubo complicaciones por el procedimiento endoscópico, así como tampoco requerimientos de traqueotomía o toracotomía (1,6 a 27% en la literatura)15.

La muerte es la complicación más grave. Aunque la mayoría de los niños con aspiración de CE sobreviven, algunos mueren, ya sea por obstrucción de la vía aérea (resultando en asfixia o paro cardíaco reflejo) o como resultado de complicaciones (neumonía, hemoptisis grave)6,14. También hay muertes por el barrido digital a ciegas para eliminar CE faríngeos impactándose el objeto en la laringe25 y por la impactación del CE en el esófago con compresión de la vía aérea6.

Algunos autores informan una mortalidad del 4 al 7%20. Otros documentan una mortalidad hospitalaria por debajo del 1 a 2%1. En nuestro hospital no hubo muertes, pero estimamos que un número considerable de pacientes muere antes de llegar a cualquier centro médico1.

Circunstancias del evento

La mayoría de los episodios de asfixia se producen durante la comida o el juego, y generalmente ocurren bajo la supervisión de adultos (76,8%). La alta presencia de adultos en el momento de la aspiración del CE demuestra que la prevención primaria tiene un rol clave para evitar este tipo de lesiones.

Prevención

El mejor tratamiento es la prevención, con un incremento de la educación de los padres y cuidadores del niño. En el estudio realizado por Higuchi et al. se observó que un número considerable de madres carecían de conocimientos sobre la aspiración de CE y destacaban la importancia de brindar la información adecuada, especialmente a las madres con niños menores de 12 meses y a las primerizas26.

En todas las visitas al pediatra se debe dar información sobre comidas apropiadas para la edad, situaciones de riesgo y control del acceso a objetos peligrosos8. Los médicos juegan un rol importante en la prevención al brindar información a la comunidad y, también, al identificar a niños con historia o síntomas indicativos de aspiración de CE y referirlos rápidamente a hospitales con experiencia en broncoscopia infantil, en orden de prevenir el diagnóstico tardío y las complicaciones8.

Se debe capacitar a los médicos involucrados en la consulta inicial a fin de reducir las complicaciones resultantes de la demora en la extracción de CE. Es importante, además, establecer programas sobre manejo de obstrucción de la vía aérea y promover estrictos estándares industriales para tamaños de partes de juguetes, diseño de artículos de papelería (bolígrafos) y recipientes seguros8,16.

Conclusiones

La incidencia de complicaciones debido a la aspiración de CE fue elevada, siendo mayor cuando la demora en la extracción del CE superó los 7 días. La neumonía fue la complicación más frecuente.

La endoscopia rígida resultó ser un procedimiento seguro y eficaz en el tratamiento de los CE en la vía aérea en niños.

Un diagnóstico precoz y un control inmediato a través de un equipo especializado son indispensables para garantizar un tratamiento apropiado, generalmente endoscópico, sin riesgo de complicación4,24.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
J.A. Esteban Ibarz, A. Sáinz Samitier, R. Delgado Alvira, P. Burgués Prades, N. González Martínez-Pardo, J. Elías Pollina.
Aspiración de cuerpos extraños en la infancia.
Cir Pediatr, 20 (2007), pp. 25-28
[2]
H. Rodríguez, A. Chinski, D. Gregori, C. Tiscornia, G. Sica, H. Botto, et al.
El proyecto Susy Safe: una iniciativa internacional encaminada a evitar lesiones asfícticas por cuerpos extraños en los niños. Una convocatoria a la participación.
Arch Argent Pediatr, 108 (2010), pp. 384
[3]
F. Foltran, S. Ballali, F.M. Passali, E. Kern, B. Morra, G.C. Passali, et al.
Foreign bodies in the airways: A meta-analysis of published papers.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 76 (2012), pp. S12-S19
[4]
H. Rodríguez, G. Cuestas, H. Botto, M. Nieto, A. Cocciaglia, D. Passali, et al.
Demora en el diagnóstico de un cuerpo extraño en la vía aérea en niños.
Arch Argent Pediatr, 111 (2013), pp. e69-e73
[5]
D.R. Sidell, I.A. Kim, T.R. Coker, C. Moreno, N.L. Shapiro.
Food choking hazards in children.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 77 (2013), pp. 1940-1946
[6]
A.R. Bamber, J. Pryce, M. Ashworth, N.J. Sebire.
Fatal aspiration of foreign bodies in infants and children.
Fetal Pediatr Pathol, 33 (2014), pp. 42-48
[7]
H. Rodríguez, G.C. Passali, D. Gregori, A. Chinski, C. Tiscornia, H. Botto, et al.
Management of foreign bodies in the airway and oesophagus.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 76 (2012), pp. 84-91
[8]
C. Moretti, F. Foltran.
Prevention and early recognition: The role of family pediatrician.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 76 (2012), pp. S39-S41
[9]
J.E. Barrios, C. Gutiérrez, E. Hernández, L. Ayuso, A. Roca, R. García-Kuhn.
Consecuencias del retraso diagnóstico de la aspiración de cuerpo extraño.
Acta Pediatr Esp, 64 (2006), pp. 57-60
[10]
R.H. Iversen, T.E. Klug.
Need for more clear parental recommendations regarding foreign body aspiration in children.
Dan Med J, 59 (2012), pp. A4498
[11]
Z. Huang, D. Liu, J. Zhong, J. Zhou.
Delayed diagnosis and treatment of foreign body aspiration in China: The roles played by physician inexperience and lack of bronchoscopy facilities at local treatment centers.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 77 (2013), pp. 2019-2022
[12]
T. Sih, C. Bunnag, S. Ballali, M. Lauriello, L. Bellusi.
Nuts and seed: A natural yet dangerous foreign body.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 76 (2012), pp. S49-S52
[13]
A.B. Sebastian van As, A.M. Yusof, A.J. Millar, Susy Safe Working Group.
Food foreign body injuries.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 76 (2012), pp. S20-S25
[14]
W. Gang, P. Zhengxia, L. Hongbo, L. Yonggang, D. Jiangtao, W. Shengde, et al.
Diagnosis and treatment of tracheobronchial foreign bodies in 1024 children.
J Pediatr Surg, 47 (2012), pp. 2004-2010
[15]
A. Boufersaoui, L. Smati, K.N. Benhalla, R. Boukari, S. Smail, K. Anik, et al.
Foreign body aspiration in children: Experience from 2624 patients.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 77 (2013), pp. 1683-1688
[16]
B.D. Bhana, J.G. Gunaselvam, M.A. Dada.
Mechanical airway obstruction caused by accidental aspiration of part of a ballpoint pen.
Am J Forensic Med Pathol., 21 (2000), pp. 362-365
[17]
R. Altkorn, X. Chen, S. Milkovich, D. Stool, G. Rider, C.M. Bailey, et al.
Fatal and non-fatal food injuries among children (aged 0-14 years).
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 72 (2008), pp. 1041-1046
[18]
I. Slapak, F.M. Passali, A. Gulati, Susy Safe Working Group.
Non food foreign body injuries.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 76 (2012), pp. S26-S32
[19]
J.D. McLarty, M. Krishnan, M.R. Rowe.
Disk battery aspiration in a young child: A scarcely reported phenomenon.
Arch Otolaryngol Head Neck Surg, 138 (2012), pp. 680-682
[20]
F. Foltran, S. Ballali, H. Rodriguez, A.B. Sebastian van As, D. Passali, A. Gulati, et al.
Inhaled foreign bodies in children: A global perspective on their epidemiological, clinical, and preventive aspects.
Pediatr Pulmonol, 48 (2013), pp. 344-351
[21]
G.S. Gaude.
Hemoptysis in children.
Indian Pediatr, 47 (2010), pp. 245-254
[22]
M. Hu, R. Green, A. Gungor.
Pneumomediastinum and subcutaneous emphysema from bronchial foreign body aspiration.
Am J Otolaryngol, 34 (2013), pp. 85-88
[23]
K.D. Graw-Panzer, S.J. Wadowski, H. Lee.
Complicated and dislodged airway foreign body in an intubated child: Case report.
Pediatr Emerg Care, 28 (2012), pp. 915-917
[24]
H. Rodríguez, G. Cuestas, D. Gregori, S. Ballali, G. Sica, S. Tortosa, et al.
Cuerpos extraños en la vía aérea en niños de Argentina. Un proyecto internacional que conecta evidencia con prevención.
Revista FASO, 20 (2013), pp. 7-13
[25]
H.A. Abder-Rahman.
Infants choking following blind finger sweep.
J Pediatr (Rio J), 85 (2009), pp. 273-275
[26]
O. Higuchi, Y. Adachi, Y.S. Adachi, H. Taneichi, T. Ichimaru, K. Kawasaki.
Mothers’ knowledge about foreign body aspiration in young children.
Int J Pediatr Otorhinolaryngol, 77 (2013), pp. 41-44
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U. and Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos

es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.