Buscar en
Urología Colombiana
Toda la web
Inicio Urología Colombiana Manejo de la incontinencia urinaria masculina. Experiencia de un cirujano
Información de la revista
Vol. 23. Núm. 2.
Páginas 94-101 (Agosto 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3366
Vol. 23. Núm. 2.
Páginas 94-101 (Agosto 2014)
ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA
DOI: 10.1016/S0120-789X(14)50033-0
Acceso a texto completo
Manejo de la incontinencia urinaria masculina. Experiencia de un cirujano
Management of Male Urinary Incontinence. A surgeon’s experience
Visitas
...
Ricardo Schlesinger Piedrahitaa,
Autor para correspondencia
ricardoschlesinger@hotmail.com

Autor para correspondencia
a Coordinador, Servicio de Urología, Clínica Universidad de la Sabana, Chia, Cundinamarca, Colombia
Álvaro Shekb, Johan Eduardo Ardila Jaimesb
b Departamento de Urología, Universidad Militar Nueva Granada-Hospital Militar Central, Bogotá, Colombia
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Características de los pacientes tratados de incontinencia urinaria por incompetencia esfinteriana
Resumen
Objetivo

Analizar los métodos disponibles para el manejo de la incontinencia urinaria masculina y evaluar su respuesta en una serie de pacientes seleccionados

Métodos

Se realizó un análisis retrospectivo de los pacientes masculinos con incontinencia urinaria por incompetencia esfinteriana tratados con slings (Argus, AdVance) y esfínter urinario artificial entre 2005 y 2010 en el Servicio de Urología del Hospital Militar Central de Bogotá y otros centros del país realizados por el mismo cirujano (RSP). Durante este tiempo se han realizado 36 procedimientos (27 esfínteres urinarios artificiales [EUA], 5 slings AdVance y 4 Argus).

Resultados

Se realizaron 36 procedimientos, de los cuales 27 fueron EUA (75%), 5 slings AdVance (13.8%) y 4 Argus (11.1%); el promedio de edad fue 70,3 (8-62) años; el tiempo de seguimiento, 24,8 (2-58) meses. La tasa de éxito general fue del 75% (27 de 36 pacientes); en el grupo de EUA, fue el 81% (22 de 27 pacientes); en el grupo de cabestrillo transobturador AdVance, el 100% (5 de 5 pacientes), y en el grupo de pacientes manejados con Argus, 0 de 4 pacientes. Las complicaciones postoperatorias fueron del 18% (5 de 27 pacientes) en el grupo de EUA, y se dieron por fístula uretrocutánea en 3 de 27 pacientes (11%), erosión uretral en 1 paciente (3,5%) e infección con mecanismo de llenado por extrusión a través del escroto en 1 paciente (3,5%).

Conclusiones

Los dispositivos contra la incontinencia urinaria masculina son una herramienta útil para el manejo de este tipo de afecciones; los resultados de nuestra serie son adecuados y comparables con los reportados en la literatura. El implante del esfínter urinario artificial AMS 800 es un procedimiento eficaz, seguro y reproducible para el manejo de la incontinencia urinaria masculina en nuestro medio. El uso de los slings en el grupo de pacientes de nuestra serie fue variable; mientras que la tasa de éxito fue elevada en los pacientes manejados con cabestrillo tipo AdVance, los pacientes tratados con cabestrillo tipo Argus tuvieron bajas tasas de éxito por las altas tasas de complicaciones.

© 2010 Sociedad Colombiana de Urología. Publicado por Elsevier España, S.L.

Todos los derechos reservados.

PALABRAS CLAVE:
Incontinencia urinaria de esfuerzo
Incompetencia esfinteriana intrínseca
Pañales para la incontinencia
Neoplasias de la próstata
Prostatectomía
Cirugía
Cabestrillo suburetral
Cistoscopia
Estrechez uretral
Abstract
Objective

To analyze the methods available for the management of male urinary incontinence and to evaluate their response in a number of selected patients.

Methods

A retrospective analysis of male patients with urinary incontinence due to sphincter incompetence treated with slings (AdVance, Argus) and artificial urinary sphincter, from 2005 to 2010 in the Department of Urology of the Central Military Hospital and other centers nationally in which these procedures were performed by the same surgeon (RSP). A total of 36 procedures (27, artificial urinary sphincters, 5 AdVance and 4 Argus slings) were performed during this time period.

Results

A total of 36 procedures were performed, of which 27 were with artificial urinary sphincters (AUS) (75%), 5 AdVance (13.8%) and 4 Argus (11.1%) slings. The mean age was 70.3years (62-8), and the follow-up period was 24.8months (2-58). Overall success rate was 75% (27 of 36 patients). In the AUS group it was 81% (22-27 patients), and 100% with the AdVance transobturator sling (5 out of 5 patients), and in the group of patients managed with Argus it was 0% (0 of 4 patients). Post-operative complications were 18% (5 of 27 patients) in the AUS. These were due to urethrocutaneous fistula in 3 of 27 patients (11%), urethral erosion in 1 patient (3.5%), and infection with the filling mechanism extrusion through the scrotum in 1 patient (3.5%).

Conclusions

Male urinary anti-incontinence devices are a useful management tool for the treatment of this pathology. The results of our study are adequate and comparable with those reported in the literature. The implantation of the AMS 800 artificial urinary sphincter is an effective, safe and reproducible procedure for the management of male urinary incontinence in our environment. The effectiveness of the slings in the group of patients in our series was variable. While the success rate was higher in patients managed with AdVance sling type, patients with sling Argus type had low success rates due to high rates of complications.

© 2010 Sociedad Colombiana de Urología. Published by Elsevier España, S.L. All rights reserved.

KEYWORDS:
Urinary incontinence
Stress
Incontinence pads
Prostatic neoplasms
Prostatectomy
Surgery
Suburethral slings
Cystoscopy
Urethral structure
Texto completo
Introducción

La incontinencia urinaria es un problema relativamente frecuente con implicaciones importantes en la calidad de vida de quienes la padecen. En la población adulta es una entidad mucho más frecuente en las mujeres que en los varones1,2, pero el problema en la población masculina es creciente. Las causas más frecuentes de incontinencia son la hiperactividad vesical, los trastornos neurológicos traumáticos o degenerativos y la insuficiencia esfinteriana iatrogénica3–5.

La incontinencia urinaria masculina ha aumentado en las últimas décadas debido en gran parte al manejo quirúrgico temprano del cáncer de próstata (prostatectomías radicales), lo que ha implicado un aumento en el número de pacientes con incontinencia urinaria tras prostectomía, que varía entre el 0,8 y el 87%1–7. Esta condición clínica puede disminuir 1 año después de la cirugía a menos del 5% e incluso puede llegar al 1,2%8, lo cual es significativamente importante para los varones más jóvenes, ya que los menores de 50 años muestran una tasa de resolución mejor que los mayores de 70 años, en los que se puede observar una incidencia de hiperactividad del detrusor de novo entre el 2 y el 77%9–11.

El riesgo de incontinencia urinaria después de la prostatectomía radical incluye factores preoperatorios, intraoperatorios (técnica quirúrgica y experiencia del cirujano) y postoperatorios12,13. Conocer y comprender mejor la anatomía de la pelvis masculina, así como la depuración de la técnica quirúrgica modificada por Walsh, han reducido las tasas de incontinencia postoperatoria14,15 preservando los paquetes neurovasculares y mejorando la continencia y la función sexual17,18.

La etiología de la incontinencia urinaria tras prostatectomía no se ha entendido completamente hasta ahora; sin embargo, la disfunción del cuello vesical, así como daños intraoperatorios de los nervios y el esfínter, pueden tener un papel importante19,20.

Otro factor importante para la función del esfínter parece ser la longitud funcional uretral; la longitud mínima de la uretra funcional debe ser >28mm22–24. La preservación del cuello de la vejiga mejora la tasa de continencia, pero los resultados a largo plazo son similares con y sin preservación del cuello vesical26–29. La preservación de los ligamentos puboprostáticos no parece inducir una mejor tasa de continencia30–32, también hay indicios de que la restauración de la parte posterior del rabdoesfínter puede mejorar los resultados34,35. No obstante, todos los estudios sobre la influencia potencial de estos factores en la incontinencia tras prostatectomía solo tienen nivel de evidencia III36.

Existen diversas opciones de manejo del paciente masculino con incontinencia urinaria por deficiencia esfinteriana intrínseca: desde la realización de ejercicios de rehabilitación del suelo pelviano, el biofeedback, tratamientos paliativos (pinza de pene, sondas y recolectores), tratamientos farmacológicos, inyección transuretral de sustancias ocupantes de espacio, cintillas o slings masculinos y el esfínter urinario artificial.

Un 2-5% de los pacientes con incontinencia después de una prostatectomía radical presentan incontinencia por más de 1 año a pesar de intentos conservadores de tratamiento. Para estos pacientes, la cirugía es la opción de manejo.

Con respecto a estos tratamientos, son diferentes los resultados y el perfil de complicaciones posibles con cada uno de ellos. El éxito en el caso de las inyecciones de depósito de colágeno u otros polímeros transuretrales ha sido bajo, entre el 8 y el 20%. Otra alternativa de manejo son los llamados slings o cabestrillos masculinos (InVance, AdVance, Argus), estos con tasas de éxito entre el 38 y el 49%. El tratamiento que a la fecha ha demostrado los mejores resultados a largo plazo es el esfínter artificial, con un éxito que varía entre el 59 y el 90%.

El manejo de la incontinencia urinaria masculina no ha sido bien documentada en nuestro medio; el esfínter urinario artificial es el procedimiento terapéutico que aparece como buena alternativa en el manejo de la incontinencia urinaria masculina por incompetencia esfinteriana. Aunque en el mundo se cuenta con el esfínter urinario artificial AMS 800 desde 1983, en nuestro medio es reciente la incorporación de este manejo a las posibilidades terapéuticas que se ofrecen al paciente con este trastorno, y es importante dar una mirada a los resultados obtenidos con los primeros pacientes intervenidos.

Presentamos los resultados obtenidos en una serie de pacientes varones con incontinencia urinaria por incompetencia esfinteriana, que requirieron manejo quirúrgico con slings (Argus, AdVance) y esfínter urinario artificial durante los últimos 5 años por el Servicio de Urología del Hospital Militar Central en la ciudad de Bogotá. En el año 2005 se inició nuestra experiencia con la implantación de esfínteres urinarios artificiales (EUA) AMS 800; durante estos 5 años se han realizado 36 procedimientos (27 EUA, 5 slings AdVance y 4 Argus). Con este trabajo queremos mostrar la casuística local y analizar los métodos disponibles para el manejo de la incontinencia urinaria masculina y evaluar su respuesta en una serie de pacientes seleccionados, para dar a conocer nuestros resultados y así poder fomentar el uso de este tipo de alternativas de tratamiento en nuestro medio.

Materiales y métodos

Se realizo un análisis retrospectivo de los varones con incontinencia urinaria por incompetencia esfinteriana tratados por el mismo cirujano (RSP) con slings (Argus, AdVance) y esfínter urinario artificial entre 2005 y 2010 en el Servicio de Urología del Hospital Militar Central de Bogotá y otros centros del país. Durante este tiempo, se han realizado 36 procedimientos (27 EUA, 5 slings AdVance y 4 Argus).

Se incluyó en el estudio a pacientes sometidos a cirugía contra la incontinencia masculina entre 2005 y 2010. Todos lo pacientes tenían diagnóstico urodinámico de incontinencia urinaria de esfuerzo, sin evidencia de detrusor hiperactivo; de igual manera; a todos los pacientes se les realizó cistoscopia para descartar enfermedad obstructiva (estrechez uretral o de la anastomosis uretrovesical). Para los pacientes con antecedentes de cáncer de próstata, se condicionó el manejo contra la incontinencia a quienes tuvieran incontinencia urinaria >1 año desde la prostatectomía radical y control oncológico sin recaída bioquímica, definida como último registro de antígeno prostático específico (PSA) <0,4ng/ml. También se realizó a todos los pacientes la prueba del peso de pañal para definir el tipo de manejo quirúrgico para cada uno de ellos mediante dispositivos aprobados por la Food and Drug Administration (FDA) para el manejo de la incontinencia urinaria masculina; se definió como punto de corte 300ml, con lo que se manejaba con cabestrillos (Argus, AdVance) a los pacientes con pérdidas diarias <300ml y con esfínter urinario artificial AMS 800 a aquellos con pérdidas diarias ≥300ml (tabla 1).

Tabla 1.

Características de los pacientes tratados de incontinencia urinaria por incompetencia esfinteriana

Edad (años)  Fecha cirugía  Etiología  Seguimiento (meses)  Cirugía previa  Continente 
Esfínter urinario artificial
69  30-8-2005  Post PR*  58  No  No, 1 pañal/día 
65  31-3-2007  Post PR*  39  AMS-800  Sí 
65  22-8-2007  Post PR*  34  No  Sí 
71  20-7-2007  Post RTU Próstata  35  Argus  No, 1 pañal/día 
76  4/7/07  Post PR*  35  No  Sí 
75  23-8-2007  Post PR*  34  No  Sí 
67  26-9-2007  Post PR*  33  No  Sí 
75  28-9-2007  Post PR*  33  No  Sí 
77  26-11-2007  Post PR*  31  No  Sí 
70  28-11-2007  Post PR*  31  AMS-800  Sí 
81  7-12-2007  Post PR*  30  No  Sí 
75  8-2-2008  Post PR*  28  No  No, 1 pañal/día 
75  26-2-2008  Post PR*  28  No  No, 1 pañal/día 
64  30-4-2008  Post PR*  26  No  Sí 
62  8-9-2008  Post PR*  21  No  Sí 
79  27-11-2008  Post PR*  19  No  Sí 
74  3-12-2008  Post PR*  18  No  Sí 
77  10-12-2008  Post PR*  18  No  Sí 
71  19-10-2009  Post PR*  No  Sí 
66  19-10-2009  Post PR*  AMS 800  Sí 
72  23-11-2009  Post RTU Próstata  No  Sí 
66  30-11-2009  Post RTU Próstata  No  Sí 
77  26-12-2009  Post PR*  No  Sí 
74  6-3-2010  Post PR*  No  Sí 
71  14-3-2010  Post PR*  No  Sí 
74  3-4-2010  Post PR*  No  Sí 
64  14-4-2010  Post PR*  No  No, 1 pañal/día 
Sling transobturador (AdVance)
64  10-7-2006  Post PR*  47  No  Sí 
68  21-5-2007  Post PR*  37  No  Sí 
67  14-9-2007  Post PR*  33  No  Sí 
72  19-10-2007  Post PR*  32  No  Sí 
62  23-11-2009  Post PR*  No  Sí 

La medición de los resultados se realizó a partir del recuento de protectores necesarios cada día luego de la intervención.

Se describen también las complicaciones intraoperatorias, su manejo y el resultado, el control de la continencia urinaria, la tasa y el motivo de fallas, la necesidad de retirar dispositivos y el seguimiento actual de los pacientes.

Resultados

Se realizaron 36 procedimientos, de los cuales 27 fueron EUA (75%), 5 slings AdVance (13,8%) y 4 Argus (11,1%); la edad promedio era 70,3 (62-81) años. Las causas de incontinencia urinaria en los varones del estudio fueron incompetencia esfinteriana secundaria a cirugía prostática radical en 30 pacientes (83%), cirugía con reseccióon transuretral (RTU) de próstata en 3 (8%), neuropatía periférica en 2 (6%) y traumatismo raquimedular en 1 (3%); la cirugía contra la incontinencia se realizó en promedio 2,7 años después de la prostatectomía radical; el tiempo de seguimiento fue de 24,8 (2-58) meses discriminado por cada dispositivo, de 22,1 (2-58) para el esfínter artificial, 31,2 (7-47) para el AdVance y 38 (36-40) para los pacientes tratados con Argus. El tiempo quirúrgico promedio fue de 82 (68-140) min en la cirugía para EUA y 88 (74-120) para los cabestrillos. El sangrado intraopertorio fue de aproximadamente 80ml; el promedio de la estancia hospitalaria fue 1,7 (1-4) días, sin diferencias entre los pacientes con EUA y cabestrillos.

No hubo complicaciones intraoperatorias. Las tasas de complicaciones postoperatorias fueron del 18% (5 de 27 pacientes) en el grupo de EUA: fístula uretrocutánea en 3 de 27 pacientes (11%), erosión uretral en 1 (3,5%) e infección con mecanismo de llenado por extrusión a través del escroto en 1 (3,5%) (fig. 1).

Figura 1.

Extrusión del mecanismo de insuflación del brazalete a través del escroto.

(0,07MB).

En el grupo de los pacientes manejados con cabestrillos transobturador (AdVance), no hubo complicaciones hasta la realización de este estudio; en el grupo de pacientes manejados con Argus, las complicaciones postoperatorias fueron del 100% (4 de 4 pacientes): fístula uretrocutánea en 2 pacientes (50%) y erosión uretral en 2 (50%) que requirieron retirar el material.

La tasa de éxito –definida como un máximo de 1 protector/día– fue en general del 75% (27 de 36 pacientes); en el grupo de EUA, el 81% (22 de 27 pacientes); en el grupo de cabestrillo transobturador AdVance, el 100% (5 de 5 pacientes), y en el grupo de tratados con Argus fue 0 de 4 pacientes.

Interpretación de resultados

Tanto las tasas de complicaciones como las tasas de éxito muestran variaciones sustanciales en la literatura, y esto se explica en gran medida por la heterogeneidad de los estudios y las definiciones diversas que se utilizan para clasificar los resultados. Las tasas de complicaciones en el implante de esfínter urinario AMS 800 varían del 2,7 al 49,5%; en nuestra serie la tasa fue del 18%. Con respecto a la mejoría de la incontinencia y la tasa de éxito, nuestra serie reporta un 75%, comparado con otras series en las cuales varían entre el 61,4 y el 90,4%37. Los tiempos de seguimiento de cada paciente se describen en la tabla 1.

El EUA AMS-800 se asocia con altas tasa de continencia y de satisfacción del paciente, y es actualmente el tratamiento de referencia para el manejo de la incompetencia del esfínter refractaria en varones. En los últimos años, se han estudiado numerosas opciones de tratamiento mínimamente invasivo, con diferentes tasas de éxito. Pero las nuevas técnicas quirúrgicas deben por lo menos igualar los resultados del esfínter artificial. Los cabestrillos se pueden recomendar para los pacientes con incontinencia moderada, definida como pérdidas urinarias <300ml/día; el AdVance es el que mejores resultados ofrece, según los resultados de nuestra serie.

Discusión

La incontinencia después de la prostatectomía radical sigue siendo la complicación más temida por los varones. Debido a la modificación de las técnicas quirúrgicas, las tasas de incontinencia han ido disminuyendo en los últimos años y la tasa de incontinencia urinaria no supera el 1% después de 1 año de la cirugía37.

Para la incontinencia mediata posterior a la prostatectomía, las terapias no invasivas como las terapias de estimulación del piso pelviano, el biofeedback y la estimulación eléctrica son, en general, muy recomendables, aunque no hay datos con suficiente respaldo para ellas ni sobre el momento óptimo para comenzar el tratamiento. La combinación de fisioterapia y tratamiento médico con duloxetina muestra mejores resultados a corto plazo que cualquiera de las dos terapias.

Si la terapia no invasiva falla, la cirugía es el manejo de elección. Un 2-5% de los pacientes con incontinencia después de una prostatectomía radical presentan incontinencia por más de 1 año a pesar de intentos conservadores de tratamiento. Para estos pacientes el manejo quirúrgico es la opción de manejo.

Aunque no existen guías sobre la elección del dispositivo a utilizar en este grupo de pacientes, se recomienda la utilización de slings para pacientes con incontinencia urinaria moderada y se deja el manejo con EUA para los pacientes con incontinencia urinaria importante o en quienes ya haya fallado otro tipo de manejo.

SlingsSistemas con anclaje óseo

El cabestrillo InVance utiliza una cinta y una rama recubiertas de poliéster y silicona colocadas debajo de la uretra bulbar a través de una incisión perineal, las cuales se insertan en las ramas isquiopubianas mediante tres tornillos de titanio. Las tasas de éxito de este sistema varían entre el 37 y el 97%38,39, con bajas tasas de complicaciones y de falla (30%); el factor adverso más importante es el antecedente de radioterapia40–41.

Sistemas reajustables

El sistema Remeex es un cabestrillo suburetral reajustable compuesto por un cabestrillo monofilamento conectado a través de dos hilos de tracción a un regulador mecánico suprapubiano. El regulador es un implante subcutáneo permanente sobre el fascia del recto abdominal, 2cm por encima del pubis. Además, el ajuste del implante es posible a través de un manipulador externo42. La tasa de éxito de este sistema es <64%43–45.

El sistema Argus fue descrito por primera vez por Moreno Sierra et al en 200646. El sistema se compone de un material radiopaco acolchado con espuma de 42×26×9mm de espesor que ejerce compresión de la uretra bulbar, dos columnas de silicona formadas por varios elementos cónicos que se adjuntan a la almohadilla y permiten el reajuste del sistema, y dos arandelas de silicona radiopaca que permiten la regulación de la tensión deseada. La tasa de éxito de este sistema es del 73%, con altas tasas de complicaciones dadas por extrusión del material47.

Cabestrillo retrouretral funcional

El cabestrillo retrouretral funcional (AdVance) es de suspensión y ofrece un enfoque terapéutico funcional no obstructivo que se ajusta al cambio de la anatomía después de la prostatectomía radical por reposicionamiento de las estructuras laxas y el descenso de apoyo del esfínter a la posición anterior48,49.

Este cabestrillo fue descrito por primera vez por Rheder y Gozzi. En el primer informe, se trató a 20 pacientes. La tasa de curación, definida como ausencia de uso de compresas, fue del 40%, y la tasa de mejoría, definida como 1-2 toallas/ día, fue del 30%50. En un estudio reciente con 67 pacientes, estos datos se confirmaron: la tasa de cura fue del 52% y la de mejoría, del 38%51.

Esfínter urinario artificial

La idea de un EUA se desarrolla desde mediados del siglo xx. En 1947, Foley diseñó el primer esfínter artificial, que era un manguito que se inflaba y desinflaba alrededor del pene, que luego se desarrollo como técnica quirúrgica para implantarlo alrededor de la uretra. La nueva era de los esfínteres urinarios artificiales se inicia en 1972 con Scott, Bradley y Timm con la elaboración del AS-721, el cual requería un acto quirúrgico laborioso y con muchas fallas. Luego de esto, han sido diversas las modificaciones, hasta 1983 con el modelo AMS 800 (American Medical Systems), que usamos actualmente y ha presentado mejoras paulatinas. Actualmente es el EUA de referencia para el manejo de la incontinencia urinaria masculina de esfuerzo. No existe otro tratamiento que haya mostrado un éxito similar, por lo cual no hay otro procedimiento con el cual se lo pueda comparar de manera adecuada. Este ultimo aspecto es un factor que genera dificultad para la realización de estudios de esta patología; las publicaciones que abordan el tema de la incontinencia masculina tratada con el EUA aún son series de casos; tal vez más adelante, con el desarrollo de tecnologías en esta área, podamos tener otros tratamientos y hacer evaluaciones con estudios aleatorizados52.

Los parámetros encontrados en la serie que describimos concuerdan con lo reportado en la literatura. Con respecto a las causas de incontinencia, los pacientes con deficiencia esfinteriana luego de una prostatectomía radical son el grupo más importante y que más recurre al manejo de la incontinencia con EUA; series importantes muestran que más del 70% de los pacientes implantados tienen como causa de su incontinencia una secuela de la cirugía radical prostática53. En nuestra serie, esta también es la principal causa de incontinencia de los pacientes implantados, 33 pacientes (91%); de aquí lo relevante de informar al paciente que será llevado a este tipo de cirugías consignando esta información en un consentimiento informado adecuadamente diseñado53.

Tanto las tasas de complicaciones como las de éxito muestran variaciones sustanciales en la literatura, y esto se explica en gran medida por la heterogeneidad de los estudios y las definiciones diversas que se utilizan para clasificar los resultados. Las tasas de complicaciones en implante del EUA AMS-800 varían del 2,7 al 49,5%; en nuestra serie la tasa fue del 18%. Con respecto a la mejoría de la incontinencia, nuestra serie reporta un 75%, comparado con otras series en las cuales oscila entre el 61,4 y el 90,4%37.

Los tipos de complicaciones que se presentan son diversos; en los primeros años, cuando se iniciaba la introducción de estos dispositivos entre las opciones terapéuticas, las fallas mecánicas de los equipos eran una causa importante de complicación, pero con el tiempo los progresos en los equipos han disminuido las fallas en este aspecto, y han logrado que las prótesis actuales sean sistemas duraderos y con menos fallas.

Las fallas mecánicas de la prótesis tienen en la literatura una incidencia del 7 al 53%, con un promedio del 13,8%. Generalmente obedecen a daños en la bomba de control o perforaciones con salida del líquido del sistema. Se calcula que en promedio una prótesis puede tener una vida útil de 10 años aproximadamente54.

Otra de las complicaciones, es la infección, un problema bastante temido en todo procedimiento protésico; se calcula que la infección de la prótesis constituye aproximadamente el 12,9% de las complicaciones posibles, y lo grave de esta es que la resolución del cuadro infeccioso casi siempre requiere la extracción del esfínter artificial. Para esta complicación, son importantísimas las medidas que se tomen para evitar ocurra; en nuestro caso, además de las medidas universales de asepsia quirúrgica, tenemos especial cuidado durante el procedimiento: administramos a todos los pacientes profilaxis antibiótica prequirúrgica y realizamos irrigaciones constantes del lecho quirúrgico y todos los componentes de la prótesis con una solución antibiótica de vancomicina55.

Con respecto a la erosión del material protésico, la incidencia en las diversas series varía del 12 al 14%52. Se puede presentar como una erosión interna, cuando la protrusión de los componentes (generalmente el manguito) se da hacia el cuello vesical o la uretra, o como erosión externa, cuando el componente (bomba de control, reservorio y/o tubos de conexión) protruyen a través de la piel. La forma más frecuentemente reportada en la literatura es la erosión interna del manguito hacia la uretra bulbar, y esta puede generarse por un exceso de presión en el sistema, infección o isquemia progresiva.

De las técnicas desarrolladas para el manejo de la incontinencia urinaria masculina de esfuerzo, el EUA AMS-800 es la más efectiva y constituye el estándar de manejo actualmente; sin embargo, es una técnica que no está exenta de complicaciones y, por lo tanto, es preciso optimizar el abordaje de cada paciente con un diagnóstico adecuado para la indicación quirúrgica, una adecuada preparación de la cirugía, un consentimiento informado bien elaborado, el desarrollo de una técnica quirúrgica bien depurada y unos cuidados postoperatorios adecuados que incluyan la buena instrucción del paciente para la manipulación de la prótesis56.

La edad no debe ser considerada un factor de exclusión para implante de EUA. El procedimiento tiene una alta tasa de éxito incluso en mayores de 75 años57. En 2003, Wilson et al publicaron una nueva técnica de implantación con solo una única incisión escrotal. El balón de regulación se colocó en el espacio de Retzius. En una cohorte de 37 pacientes, se alcanzó una tasa de curación del 66%. El tiempo quirúrgico se puede reducir con esta nueva técnica. El seguimiento después de 1 año no mostró diferencias en las tasas de complicaciones entre la técnica de incisión única y el método tradicional55.

Los sistemas de «doble brazalete» se utilizan para reducir la atrofia uretral y aumentar las tasas de continencia. Un reciente estudio de 56 pacientes no mostró diferencias entre los sistemas de uno y dos balones, a excepción de un mayor riesgo de complicaciones y cirugías adicionales para los pacientes con un balón58.

Otro enfoque de los problemas asociados con la AMS-800 fue el desarrollo de un nuevo EUA con una oclusión condicional que reduce la presión sobre la uretra y permite la posibilidad de que la presión se autoajuste mientras aumenta la presión abdominal. Los primeros resultados son prometedores. En un pequeño grupo de 9 pacientes, la tasa de continencia era similar a la tasa de continencia después de la colocación de la AMS-800. No se produjeron eventos adversos serios, pero son necesarios otros estudios para evaluar el beneficio a largo plazo para la uretra57,58.

Conclusiones

Los dispositivos contra la incontinencia urinaria masculina son una herramienta útil para el manejo de este tipo de complicaciones. Los resultados de nuestra serie son adecuados y comparables con los reportados en la literatura. Implantar el EUA AMS-800 es un procedimiento eficaz, seguro y reproducible para el manejo de la incontinencia urinaria masculina en nuestro medio. El uso de slings en el grupo de pacientes de nuestra serie fue variable; mientras que la tasa de éxito fue alta entre los pacientes manejados con cabestrillo tipo AdVance, los tratados con cabestrillo tipo Argus tuvieron bajas tasas de éxito debido a las altas tasas de complicaciones.

Nivel de evidencia

III.

Conflicto de intereses

El autor declara que no tiene conflicto de intereses.

Bibliografía
[1.]
H. Augustin, K. Pummer, F. Daghofer, H. Habermann, G. Primus, G. Hubmer.
Patient self-reporting questionnaire on urological morbidity and bother after radical retropubic prostatectomy.
Eur Urol., 42 (2009), pp. 112-117
[2.]
F.C. Burkhard, T.M. Kessler, A. Fleischmann, G.N. Thalmann, M. Schumacher, U.E. Studer.
Nerve-sparing open radical retropubic prostatectomy–does it have an impact on urinary continence?.
J Urol., 176 (2008), pp. 189-195
[3.]
D.F. Penson, D. McLerran, Z. Feng, et al.
Five-year urinary and sexual outcomes after radical prostatectomy: results from the prostate cancer outcomes study.
[4.]
D.C. Rudy, J.R. Woodside, E.D. Crawford.
Urodynamic evaluation of incontinence in patients undergoing modified Campbell radical retropubic prostatectomy: a prospectivestudy.
J Urol., 132 (1984), pp. 708-712
[5.]
J.T. Wei, J.E. Montie.
Comparison of patients’ and physicians’ rating of urinary incontinence following radical prostatectomy.
Semin Urol Oncol., 18 (2007), pp. 76-80
[6.]
P. Hammerer, H. Huland.
Urodynamic evaluation of changes in urinary control after radical retropubic prostatectomy.
J Urol., 157 (1997), pp. 233-236
[7.]
P.C. Walsh, A.W. Partin, J.I. Epstein.
Cancer control and QoL following anatomical radical retropubic prostatectomy: results at 10years.
J Urol., 152 (1994), pp. 1831-1836
[8.]
M. Peyromaure, V. Ravery, L. Boccon-Gibod.
The management of stress urinary incontinence after radical prostatectomy.
BJU Int., 90 (2002), pp. 155-161
[9.]
B. Kleinhans, E. Gerharz, M. Melekos, K. Weingartner, T. Kalble, H. Riedmiller.
Changes of urodynamic findings after radical retropubic prostatectomy.
Eur Urol., 35 (1999), pp. 217-222
[10.]
M. Porena, E. Mearini, L. Mearini, A. Vianello, A. Giannantoni.
Voiding dysfunction after radical retropubic prostatectomy: more than external urethrasphincter deficiency.
[11.]
S.D. Kundu, K.A. Roehl, S.E. Eggener, J.A. Antenor, M. Han, W.J. Catalona.
Potency, continence, and complications in 3477 consecutive radical retropubic prostatectomies.
J Urol., 172 (2004), pp. 2227-2231
[12.]
W.J. Catalona, G.F. Carvalhal, D.E. Mager, D.S. Smith.
Potency, continence, and complication rates in 1870 consecutive radical retropubic prostatectomies.
J Urol, 162 (1999), pp. 433-438
[13.]
J.A. Eastham, M.W. Kattan, E. Rogers, et al.
Risk factors for urinary incontinence after radical prostatectomy.
J Urol., 156 (1996), pp. 1707-1713
[14.]
J.T. Wei, R.L. Dunn, R. Marcovich, J.E. Montie, M.G. Sanda.
Prospective assessment of patient reported urinary continence after radical prostatectomy.
J Urol., 164 (2000), pp. 744-748
[15.]
C. Van der Horst, C.M. Naumann, A. Al-Najaar, C. Seif, S.H. Stübinger, K.P. Jünemann, P.M. Braun.
Etiology and pathophysiology of male stress incontinence.
Urologe A., 46 (2007), pp. 233-239
[16.]
P.C. Walsh, P. Marschke, D. Ricker, A.L. Burnett.
Patient reported urinary continence and sexual function after anatomic radical prostatectomy.
Urology., 55 (2000), pp. 58-61
[17.]
C.P. Nelson, J.E. Montie, E.J. McGuire, G. Wedemeyer, J.T. Wei.
Intraoperative nerve stimulation with measurement of urethral sphincter pressure changes during radical retropubic prostatectomy: a feasibility study.
[18.]
P.D. O’Donnell, B.F. Finan.
Continence following nervesparing radical prostatectomy.
J Urol., 142 (1989), pp. 1227-1228
[19.]
J. Foote, S. Yun, G.E. Leach.
Post-prostatectomy incontinence. Pathophysiology, evaluation, and management.
Urol Clin North Am, 18 (1991), pp. 229-241
[20.]
Z. Khan, M. Mieza, P. Starer, V.K. Singh.
Post-prostatectomy incontinence. A urodynamic and fluoroscopic point of view.
Urology, 38 (1991), pp. 483-488
[21.]
K.V. Carlson, V.W. Nitti.
Prevention and management of incontinence following radical prostatectomy.
Urol Clin North Am., 28 (2001), pp. 595-612
[22.]
A. Groutz, J.G. Blaivas, D.C. Chaikin, J.P. Weiss, M. Verhaaren.
The pathophysiology of post-radical prostatectomy incontinence: a clinical and video urodynamic study.
J Urol., 163 (2000), pp. 1767-1770
[23.]
M. Noguchi, A. Shimada, O. Nakashima, M. Kojiro, K. Matsuoka.
Urodynamic evaluation of a suspension technique for rapid recovery of continence after radical retropubic prostatectomy.
Int J Urol., 13 (2006), pp. 373-378
[24.]
V. Ravery.
How to preserve continence after radical prostatectomy.
Eur Urol Suppl, 4 (2005), pp. 8-11
[25.]
P. Hellstrom, O. Lukkarinen, M. Kontturi.
Urodynamics in radical retropubic prostatectomy.
Scand J Urol Nephrol., 23 (1989), pp. 21-24
[26.]
M.R. Licht, E.A. Klein, L. Tuason, H. Levin.
Impact of bladderneck preservation during radical prostatectomy on continence and cancer control.
Urology, 44 (1994), pp. 883-887
[27.]
S. Wille, Z. Varga, R. Von Knobloch, R. Hofmann.
Intussusception of bladder neck improves early continence after radical prostatectomy: results of a prospective trial.
[28.]
M. Poon, H. Ruckle, B.R. Bamshad, C. Tsai, R. Webster, P. Lui.
Radical retropubic prostatectomy: bladder-neck preservation versus reconstruction.
J Urol., 163 (2000), pp. 194-198
[29.]
K.G. Brasa, M. Petsch, A. Lim, F. Civantos, M.S. Soloway.
Bladder neck preservation following radical prostatectomy: continence and margins.
Eur Urol., 28 (1995), pp. 202-208
[30.]
J.P. Jarow.
Puboprostatic ligament sparing radical retropubic prostatectomy.
Semin Urol Oncol., 18 (2000), pp. 28-32
[31.]
R.P. Myers.
Male urethral sphincteric anatomy and radical prostatectomy.
Urol Clin North Am., 18 (1991), pp. 211-227
[32.]
R.E. Poore, D.L. McCullough, J.P. Jarow.
Puboprostatic ligament sparing improves urinary continence after radical retropubic prostatectomy.
Urology, 51 (1998), pp. 67-72
[33.]
H. John, D. Hauri.
Seminal vesicle-sparing radical prostatectomy: a novel concept to restore early urinary continence.
Urology, 55 (2000), pp. 820-824
[34.]
F. Rocco, L. Carmignani, P. Acquati, et al.
Restoration of posterior aspect of rhabdosphincter shortens continence time after radical retropubic prostatectomy.
J Urol., 175 (2006), pp. 2201-2206
[35.]
B. Rocco, A. Gregori, S. Stener, et al.
Posterior reconstruction of the rhabdosphincter allows a rapid recovery of continence after transperitoneal videolaparoscopic radical prostatectomy.
Eur Urol., 51 (2007), pp. 996-1003
[36.]
A.J. Cambio, C.P. Evans.
Minimising postoperative incontinence following radical prostatectomy: considerations and evidence.
Eur Urol., 50 (2006), pp. 903-913
[37.]
J. Thüroff, P. Abrams, K.E. Andersson, et al.
Guidelines on urinary incontinence.
European Association of Urology (EAU) guidelines, pp. 3-7
[38.]
R. Onur, A. Rajpurkar, A. Singla.
New perineal boneanchored male sling: lessons learned.
[39.]
A.D. Rajpurkar, R. Onur, A. Singla.
Patient satisfaction and clinical efficacy of the new perineal bone-anchored male sling.
Eur Urol., 47 (2005), pp. 237-242
[40.]
H. Fassi-Fehri, L. Badet, A. Cherass, F.-J. Murat, M. Colombel, X. Martin, A. Gelet.
Efficacy of the InVanceTM male sling in men with stress urinary incontinence.
Eur Urol., 51 (2007), pp. 498-503
[41.]
C. Giberti, F. Gallo, M. Schenone, P. Cortese.
The boneanchor suburethral sling for the treatment of iatrogenic male incontinence: subjective and objective assessment after 41months of mean follow-up.
World J Urol., 26 (2008), pp. 173-178
[42.]
M.B. Fisher, N. Aggarwal, H. Vuruskan, A.K. Singla.
Efficacy of artificial urinary sphincter implantation after failed bone-anchored male sling for postprostatectomy incontinence.
[43.]
A. Sousa-Escandon, J.I. Rodriguez Gomez, C. Uribarri Gonzalez, A. Marques-Queimadelos.
Externally readjustable sling for treatment of male stress urinary incontinence: points of technique and preliminary results.
J Endourol., 18 (2004), pp. 113-118
[44.]
A. Sousa-Escandón, J. Cabrera, F. Mantovani, et al.
Adjustable suburethral sling (male REMEEX system1) in the treatment of male stress urinary incontinence: a multicentric European study.
Eur Urol., 52 (2007), pp. 1473-1480
[45.]
J.L. Campos-Fernandes, M.O. Timsit, P. Paparel, et al.
[REMEEX: a possible treatment option in selected cases of sphincter incompetence] [French].
Prog Urol., 16 (2006), pp. 184-191
[46.]
J. Moreno Sierra, S. Victor Romano, I. Galante Romo, J. Barrera Ortega, J. Salinas Casado, A. Silmi Moyano.
New male sling “Argus” for the treatment of stress urinary incontinence.
Arch Esp Urol, 59 (2006), pp. 607-613
[47.]
S.V. Romano, S.E. Metrebian, F. Vaz, et al.
An adjustable male sling for treating urinary incontinence after prostatectomy: a phase 3 multicentre trial.
[48.]
S. Madjar, S. Raz, A.E. Gousse.
Fixed and dynamic urethral compression for the treatment of post-prostatectomy urinary incontinence: is history repeating itself?.
J Urol., 166 (2001), pp. 411-415
[49.]
J.J. Kaufman.
Surgical treatment of post-prostatectomy urinary incontinence: use of penile crura to compress the bulbous urethra.
J Urol., 107 (1972), pp. 293
[50.]
P. Rehder, C. Gozzi.
Transobturator sling suspension for male urinary incontinence including post-radical prostatectomy.
Eur Urol., 52 (2007), pp. 860-867
[51.]
C. Gozzi, A.J. Becker, R.M. Bauer, P.J. Bastian.
Early results of transobturator sling suspension for male urinary incontinence following radical prostatectomy.
Eur Urol., 54 (2008), pp. 960-961
[52.]
F. Trigo Rocha, C.M. Gomes, A.I. Mitre, S. Arap, M. Srougi.
A prospective study evaluating the efficacy of the artificial sphincter AMS 800 for the treatment of postradical prostatectomy urinary incontinence and the correlation between preoperative urodynamic and surgical outcomes.
[53.]
V.G. Petero Jr., A.C. Diokno.
Comparison of the long-term outcomes between incontinent men and women treated with artificial urinary sphincter.
J Urol., 175 (2006), pp. 605-609
[54.]
R.C. O’Connor, D.K. Nanigian, B.N. Patel, M.L. Guralnick, L.M. Ellision, A.R. Stone.
Artificial urinary sphincter placement in elderly men.
[55.]
S.K. Wilson, J.R. Delk II, G.D. Henry, A.L. Siegel.
New surgical technique for sphincter urinary control system using upper transverse scrotal incision.
[56.]
T.M. Sotelo, O.L. Westney.
Outcomes related to placing an artificial urinary sphincter using a single-incision, transverse-scrotal technique in high-risk patients.
BJU Int., 101 (2008), pp. 1124-1127
[57.]
R.C. O’Connor, M.B. Lyon, M.L. Guralnick, G.T. Bales.
Longterm follow-up of single versus double cuff artificial urinary sphincter insertion for the treatment of severe postprostatectomy stress urinary incontinence.
[58.]
S.L. Knight, J. Susser, T. Greenwell, A.R. Mundy, M.D. Craggs.
A new artificial urinary sphincter with conditional occlusion for stress urinary incontinence: preliminary clinical results.
Eur Urol., 50 (2006), pp. 574-580

Diseño del estudio: observacional de corte transversal.

Copyright © 2014. Sociedad Colombiana de Urología
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.