Buscar en
Revista de Psiquiatría y Salud Mental - Journal of Psychiatry and Mental Health
Toda la web
Inicio Revista de Psiquiatría y Salud Mental - Journal of Psychiatry and Mental Health Eosinofilia y serositis inducida por clozapina
Información de la revista
Vol. 12. Núm. 2.
Páginas 130-131 (Abril - Junio 2019)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 12. Núm. 2.
Páginas 130-131 (Abril - Junio 2019)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.rpsm.2019.01.001
Acceso a texto completo
Eosinofilia y serositis inducida por clozapina
Clozapine-induced eosinophilia and serositis
Visitas
...
Pablo Demelo-Rodríguez
Autor para correspondencia
pbdemelo@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, José María de Miguel-Yanes, Sandra Gómez-Vallejo
Departamento de Medicina Interna, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
Unidad de Psiquiatría. Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Clozapina es un fármaco antipsicótico atípico y de segunda generación, elegible para pacientes con: esquizofrenia resistente al tratamiento, riesgo de suicidio en pacientes con trastornos del espectro de la esquizofrenia, agresividad o violencia en pacientes psiquiátricos, comórbidos de abuso de substancias, psicosis en la enfermedad de Parkinson y prevención y tratamiento de disquinesia tardía1,2. A pesar de su efectividad en estos contextos, los efectos secundarios asociados a clozapina suponen una gran preocupación durante el tratamiento: hasta el 76% de los pacientes experimentan un efecto secundario, con una tasa de abandono del tratamiento del 17%3. Por dicho motivo, se recomienda un control hematológico estricto4.

Reportamos el caso de una mujer de 46 años, con historial de fumadora, esquizofrenia paranoica y trastorno bipolar. Fue tratada con oxcarbazepina, quetiapina, aripiprazol y lorazepam. La paciente fue ingresada en la planta de psiquiatría con diagnóstico de descompensación psicótica.

Durante el ingreso hospitalario se mantuvo el tratamiento con oxcarbazepina, quetiapina y lorazepam. Además, se incorporaron al tratamiento venlafaxina y clorazepato dipotásico. Tras 4 semanas de ingreso, se inició tratamiento con clozapina oral, inicialmente a dosis de 50mg/día, incrementando gradualmente la dosis hasta 200mg/día.

El día 30.° desde el inicio del tratamiento con clozapina la paciente presentó heces blandas, sin sangre o moco, con ausencia de otros síntomas asociados. Durante la exploración física, la presión arterial fue de 105/74mmHg, la frecuencia cardiaca de 62lpm y la temperatura de 36,4°C. El abdomen era blando y depresible. El análisis de sangre reflejó 23.600 leucocitos/microlitro (10.500 eosinófilos/microlitro), proteína C-reactiva 0,1mg/dl y creatinina 0,63mg/dl. El frotis de sangre periférica reveló eosinofilia a expensas de eosinófilos maduros y neutrófilos maduros con granulación tóxica. Los niveles de IgE eran de 10,3KU/l (rango de referencia: 0-114). La placa de tórax reflejó derrame pleural bilateral leve. El examen de las heces para parásitos fecales resultó negativo. Se realizó ecocardiografía transtorácica, en la que no se observó derrame pericárdico. Se suspendió el tratamiento con clozapina.

La evolución posterior fue favorable, desapareciendo la diarrea en el plazo de 48h tras la retirada de clozapina, y con retorno gradual a los niveles normales de eosinófilos. Una placa de tórax realizada 4 semanas más tarde reflejó la resolución completa de la derrame pleural. La paciente recibió el alta a los 5 meses del ingreso.

Las reacciones adversas se producen más frecuentemente al inicio del tratamiento con clozapina, y durante las fases de tratamiento agudo y ajuste de la dosis. Entre los efectos secundarios más frecuentes de clozapina se encuentran: agranulocitosis, convulsiones, hipersalivación, ortostasis, taquicardia, estreñimiento y somnolencia2–5.

La serositis asociada a clozapina es una complicación grave e infrecuente del tratamiento con este fármaco. La literatura publicada sugiere que esta situación, en caso de desarrollarse, se presenta frecuentemente dentro de los 8-20 días posteriores al inicio de la administración de clozapina. Los informes de la literatura incluyen casos de pericarditis severa y taponamiento pericárdico5. De presentarse poliserositis, debe suspenderse de inmediato el tratamiento con clozapina6. En todos los casos reportados, los síntomas remitieron tras la retirada de clozapina6.

La eosinofilia inducida por clozapina, que se presenta en alrededor del 1% de los pacientes tratados con clozapina (hasta el 13% en algunas series), es un efecto secundario no dependiente de la dosis. Se produce principalmente en el periodo de tratamiento inicial de 4 semanas7. En muchos casos, la eosinofilia muestra curso transitorio y remisión espontánea; sin embargo, se ha reportado en algunos casos su asociación con colitis eosinofílica, miocarditis, pancreatitis y hepatitis tóxica8. Como en otras discrasias sanguíneas con clozapina, se han propuesto diversos mecanismos responsables de la eosinofilia asociada a clozapina, que se entiende que tiene 2 patrones diferentes: en primer lugar, eosinofilia benigna transitoria y, en segundo lugar, eosinofilia con daño del órgano afectado. Los mecanismos comúnmente propuestos incluyen reacción de hipersensibilidad de tipo i, que es respaldada por niveles evaluados de IgE en algunos informes, y estimulación de los linfocitos T9.

La combinación de derrame pleural inducida por clozapina y eosinofilia se ha descrito únicamente en escasos informes de casos10,11. Patel et al. encontraron eosinofilia tras el análisis del líquido pleural11, respaldando la idea de la eosinofilia como agente causativo del daño del órgano afectado.

En cuanto al manejo de la eosinofilia inducida por clozapina, la retirada del tratamiento debería reservarse a pacientes con daño del órgano afectado asociado a eosinofilia, puesto que la eosinofilia inducida por clozapina es normalmente benigna y transitoria. En pacientes con eosinofilia aislada, se recomienda la supervisión estrecha de los síntomas de daño del órgano afectado (incluyendo síntomas gastrointestinales, dolor de tórax y disnea), debiendo suspenderse el tratamiento con clozapina en caso de sospecharse o confirmarse el daño del órgano afectado.

De manera breve, presentamos el caso de una mujer joven que desarrolló derrame pleural e hipereosinofilia a las 4 semanas de iniciarse el tratamiento con clozapina, con síntomas gastrointestinales asociados. Los síntomas remitieron pronto, tras la suspensión del tratamiento con clozapina. Se piensa que el elevado número de eosinófilos en sangre periférica juega un papel en la patogenia de la poliserositis inducida por clozapina.

WARNING in_array() expects parameter 2 to be array, null given (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[209])
WARNING in_array() expects parameter 2 to be array, null given (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[209])
WARNING in_array() expects parameter 2 to be array, null given (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[209])
WARNING in_array() expects parameter 2 to be array, null given (includes_ws_v2/librerias/html/item.php[209])
Bibliografía
[1]
E. Alvarez de Morales Gómez-Moreno, O.W. Muquebil Ali Al Shaban Rodríguez, J. Fernández Fernández, C. Fresno García.
Flexibilization in controlling the use of clozapine: A great opportunity.
Rev Psiquiatr Salud Ment, 11 (2018), pp. 255-256
[2]
C. Iglesias García, A. Iglesias Alonso, J. Bobes.
Concentrations in plasma clozapine levels in schizophrenic and schizoaffective patients.
Rev Psiquiatr Salud Ment, 10 (2017), pp. 192-196
[3]
F. Mouaffak, R. Gaillard, E. Burgess, H. Zaki, J.P. Olie, M.O. Krebs.
Clozapine-induced serositis: Review of its clinical features, pathophysiology and management strategies.
Clin Neuropharmacol, 32 (2009), pp. 219-223
[4]
A. Pons, J. Undurruga, A. Batalla, M. Bernando.
Clozapine and agranulocytosis in Spain: Do we have a safer population? A 5-year hematologic follow-up.
Rev Psiquiatr Salud Ment, 5 (2012), pp. 37-42
[5]
M.A. Bhatti, J. Zander, E. Reeve.
Clozapine-induced pericarditis, pericardial tamponade, polyserositis, and rash.
J Clin Psychiatry, 66 (2005), pp. 1490-1491
[6]
E. Branik, M. Nitschke.
Pericarditis and polyserositis as a side effect of clozapine in an adolescent girl.
J Child Adolesc Psychopharmacol, 14 (2004), pp. 311-314
[7]
R. Chatterton.
Eosinophilia after commencement of clozapine treatment.
Aust N Z J Psychiatry, 31 (1997), pp. 874-876
[8]
R. Karmacharya, M. Mino, W.F. Pirl.
Clozapine-induced eosinophilic colitis.
Am J Psychiatry, 162 (2005), pp. 1386-1387
[9]
M.J. Lucht, M. Rietschel.
Clozapine-induced eosinophilia: Subsequent neutropenia and corresponding allergic mechanisms.
J Clin Psychiatry, 59 (1998), pp. 195-197
[10]
J. Thompson, K.N. Chengappa, C.B. Good, R.W. Baker, R.P. Kiewe, J. Bezner, et al.
Hepatitis, hyperglycemia, pleural effusion, eosinophilia, hematuria and proteinuria occurring early in clozapine treatment.
Int Clin Psychopharmacol, 13 (1998), pp. 95-98
[11]
J.J. Patel, P.A. Lisi, Z. Lathara, R.J. Lipchik.
Clozapine-induced peripheral and pleural fluid eosinophilia.
Ann Pharmacother, 46 (2012), pp. e4
Copyright © 2019. SEP y SEPB
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos