Buscar en
Revista de Medicina e Investigación
Toda la web
Inicio Revista de Medicina e Investigación Subculturas en adolescentes de Ciudad Nezahualcóyotl: prácticas de riesgo para...
Información de la revista
Vol. 2. Núm. 1.
Páginas 2-11 (Enero - Junio 2014)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
8209
Vol. 2. Núm. 1.
Páginas 2-11 (Enero - Junio 2014)
Open Access
Subculturas en adolescentes de Ciudad Nezahualcóyotl: prácticas de riesgo para la salud
Teen city subcultures Nezahualcóyotl City and practical health risk
Visitas
...
D. Casasp
,a
, A. Rodrígueza,b, G. Contrerasc, Z. Becerrilc, A. Velac, L. Ibarrac, V. Gutiérrezd, C. Galeanae
a Centro Universitario Amecameca, Universidad Autónoma del Estado de México, Unidad de Medicina Familiar N° 195 Chalco Estado de México Oriente, IMSS, Méx., México
b Instituto Mexicano de Diagnóstico por Imagen (IMDI), Méx., México
c Unidad Académica Profesional Nezahualcóyotl, Universidad Autónoma del Estado de México, Toluca, Méx., México
d Subdirector de Investigación IMIEM, Méx., México
e Hospital General de Amecameca, Instituto de Salud del Estado de México, Amecameca Zona Oriente del Estado de México, Méx., México
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (5)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (2)
Tabla 1. Análisis bivariado de factores asociados con la subcultura
Tabla 2. Coeficiente de correlacion/rho de Spearman
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

La adolescencia es un fenómeno psicológico que se ve determinado por la pubertad, pero no se reduce a ella, aquí radican aspectos socioculturales que en la búsqueda de una identidad se ven inmersos en fenómenos de: prácticas, códigos, símbolos, valores, que instauran en ocasiones conductas de riesgo.

Materiales y métodos

Es un estudio transversal analítico, de 1,139 adolescentes entrevistados en Ciudad Nezahualcóyotl, a través de instrumento de medición que aportó información sobre las variables de determinación social para la salud asociando a la subcultura. Las variables de determinación social fueron: la subcultura, rango de edad en las subculturas, género, estado civil, consumo de drogas, ocupación de los adolescentes, arrestos policiacos.

Resultados

Se encontró que las “subculturas” más destacadas en Ciudad Nezahualcóyotl son: reguetoneros 36.4%, fresas 24.1%, skate 9%, punk 5.9%, metalero 4.5%, B-Boy 4.3%, raperos 4%, reggae 3.3, dark 3%, cholos 2.3% y góticos 2%; en todas las subculturas existe el consumo de drogas legales e ilegales como práctica de asociación juvenil, además existe un alto índice de práctica sexual, baja utilización de métodos de planificación familiar y servicios de salud. Las subculturas reguetonero, fresa y cholo se encontró correlación directa con embarazo adolescente y número de hijos.

Conclusiones

No se pretende estigmatizar a las subculturas, ni señalar que grupos tiene menos prácticas de riesgo, el adentrarnos en estas subculturas es conocer como profesionales de la salud, que la adolescencia es una etapa de transición en busca de una identidad, en la cual convergen prácticas de riesgo para la salud, en las cuales podríamos incidir para estilos de vida saludables.

Palabras Clave:
Adolescencia
Prácticas de riesgo para la Salud
Subculturas
Estilos de vida saludables
México
Abstract
Introduction

Adolescence is a psychological phenomenon that is shaped by puberty, but it comes down to it, here lie sociocultural aspects in the search for an identity is immersed in phenomena: practices, codes, symbols, values, which establishing sometimes risky behavior.

Materials and methods

A cross sectional study of 1139 adolescents interviewed in Ciudad Nezahualcóyotl, through instrument that provided information on the variables of social determinants to health associating subculture. The variables of social determination were: the subculture, age range in subcultures, gender, marital status, drug use, occupation of adolescents, arrests police.

Results

We found that the “subcultures” in Ciudad Nezahualcóyotl highlights are: reggaeton 36.4%, 24.1% strawberries, skate 9%, 5.9% punk, metalhead 4.5%, 4.3% B-Boy, 4% rappers, reggae 3.3, dark 3%, 2.3% cholos and Gothic 2% in all consumption subcultures exist legal and illegal drugs as youth association practice, there is also a high rate of sexual practices, low use of family planning methods and health services. Subcultures reggaeton, strawberry and cholo direct correlation was found with teen pregnancy and number of children.

Conclusions

It is not intended to stigmatize subcultures, and noted that groups have less risk practices, the move into these subcultures is known as health professionals, that adolescence is a transitional stage in search of an identity, in which practices converge health risk, in which we could advocate for healthy lifestyles.

Keywords:
Adolescence
Risk practices for health
Subcultures
Healthy lifestyles
Mexico
Texto completo
Introducción

Los adolescentes en la búsqueda de identidad, aceptación y construcción de su imaginario, transitan a través de un mundo lleno de construcciones sociales hechas por otros coetáneos, que moldearan su inclusión social dentro de estos grupos o subgrupos, en ese sentido las aglomeraciones adolescentes tiene una identidad, llena de códigos, símbolos, conductas y reglas, que en muchos de los casos son estigmatizadas sin haberse estudiado, por lo cual el conocer los tipos más comunes de grupos o subgrupos y su relación con las conductas de riesgo para la salud, es adentrarnos al fenómeno social que vive, el adolescente de Ciudad Nezahualcóyotl.

Se define como tribu urbana, subcultura, o cultura juvenil; a agrupaciones generalmente de jóvenes y adolescentes, que visten de modo parecido, que siguen hábitos comunes y comparten ideologías semejantes1,2. Estos términos han sido ampliamente estudiados y acuñados según las diferentes corrientes y escuelas de disciplinas académicas tales como la Psicología, la Sociología y la Antropología, todas coinciden con un mismo término, juventud y adolescencia1,3,4.

En los años 50´s y 60´s, la sociología empieza trabajos con el uso de la palabra juventud, dejando atrás la mirada puramente biologicista, y empieza a tener un status e interés no sólo social, sino político y económico, dado el momento histórico mundial5,6. El estudio de la juventud como categoría ampliada se desarrolla inicialmente en los Estados

Unidos de Norteamérica, posteriormente en Europa de la posguerra7, en América Latina se presenta su estudio hasta fines de los años 60´s, lo que motivó la realización de diversas investigaciones, donde cabe resaltar las aportaciones de la Escuela Iberoamericana y Mexicana sobre la cultura juvenil, en la cual señala que no debe ser englobado ni determinado por la postura biologicista o funcionalista, sino más bien como un proceso de continuo movimiento, esta corriente recomienda realizar estudios en 2 dimensiones: el situacional y el contextualrelacional; el primero refiriéndose al análisis intergrupal a través de análisis de adscripción identaria, el segundo implica entrecruzar elementos políticos, económicos, culturales y sociales y como lo queremos expresar en este estudio el relacionado a la salud8.

Aunado a lo anterior, la cultura modela las necesidades y características biológicas además de las corporales. De esta forma, la cultura ofrece un paño de fondo para el comportamiento, así como fortifica las potencialidades de la formación y desarrollo humano. Sin embargo, es la cultura compartida por los individuos formadores de una sociedad que torna estas potencialidades en actividades específicas, diferenciadas y simbólicamente inteligibles y comunicables9. El adolescente actualmente se construye a través de modelos estereotipados del momento, la era del internet, el individualismo, lo fugaz de la información y la globalización, marcan el patrón de comportamiento que se debe seguir; el adolescente en busca de su identidad, se somete a estos estereotipos, asimilando y practicando lo dictado por la redes de la información, por lo cual los adolescentes son domesticados por los patrones culturales vigentes en la sociedad, que son construidos a través de la interacción social cotidiana, así como a través de procesos rituales y filiaciones institucionales9, conformándose identidades y a su vez grupos etarios de una misma identidad, donde su cultura incluye: valores, códigos, propósitos, representaciones, símbolos, normas, prácticas y relaciones de poder.Esta cultura es aprendida por los humanos a través de procesos de socialización en los cuales los individuos, al tiempo que aprenden el significado de los objetos, ejercen un papel de participantes activos en sus propios procesos de socialización, crean y dan significado a esos objetos10, creando así asociación entre individuos de un mismo género, ideología, edad, etc., donde la cohesión al grupo está dada por el entorno social donde se aprenden los significados culturales practicados en un momento histórico.

Estas tribus o subculturas tienen en común la construcción de una identidad única, prohibida y secreta, que ofrece modelos de comportamiento, que son incluyentes, y constituyen el rechazo a las normas sociales preestablecidas, así como educativas y laborales; aunado a esto, el reclamo a la necesidad afectiva y lo que es lo más importante, la incorporación a estos grupos es por voluntad propia, construyéndose así su propia historia adoptando ciertas características de las subculturas, donde cada una reproduce una conducta social, la cual es el fenómeno de comportamiento que depende del entorno social y que por ende tiene implícito un efecto de conducta individual y colectivo5; el orden social estructurado se pone en duda, sus reglas y limites, donde cada quien debe ocupar un lugar y mantenerse a la sujeción de las reglas establecidas3, la subcultura adolescente arremete y condiciona rechazo social, por la misma rebeldía implícita en la edad.

En la adolescencia aparecen una serie de problemas de salud entre los que destacan los comportamientos de riesgo y otros trastornos como los relacionados con la sexualidad (embarazo, enfermedades de transmisión sexual), abuso de substancias y los problemas emocionales que a veces se manifiestan como depresión y otras como trastornos alimentarios11, se ha demostrado que la conducta del adolescente tiene mucho que ver con cuestiones de identidad, presión grupal, autoimagen, sentimientos y emociones, asociado con la tendencia a tomar decisiones de forma impulsiva, además la presión del grupo al que pertenezca el adolescente puede ejercer un papel en la adopción de comportamientos que pueden ser de riesgo12,13. Asimismo se ha planteado que la adolescencia va de la mano con importantes procesos como son la formación de la identidad, toma de decisiones, adquisición de independencia y autonomía; la búsqueda de una identidad puede verse fortalecida por tres formas básicas; el respeto a una ideología, consentimiento por los padres para acudir a centros de reunión y libertad de su sexualidad.

Respecto a las prácticas de riesgo en el adolescente están pueden estar influidas por un determinismo asociado a los factores de determinación social, los cuales se pueden definir como los agentes asociados a las condiciones políticas, económicas y sociales, que se originan de situaciones como: el ambiente, el trabajo, los alimentos, el acceso a servicios básicos, la educación, la cultura, subculturas, etc., que ocasionan un proceso de saludenfermedad complejizado individual y colectivo, y establecen el riesgo para la salud/ enfermedad.

En ese sentido, los factores de la determinación social permiten analizar el proceso dialéctico de la salud/enfermedad desde su conducta de riesgo, pero no son los causales directos de este proceso, sino que motivan un anclaje analítico de dicho proceso14-17.

Los determinantes sociales se deben, a la forma a cómo la sociedad se organiza para producir, distribuir y consumir, forma economías capitalistas, generando: propiedad privada, producción colectiva y apropiación inequitativa de la riqueza, relaciones económicas de explotación y exclusión, profundamente inequitativas y opresivas18-21. Estos determinantes sociales, configuran los perfiles de salud, enfermedad y muerte de los grupos sociales; anclar un recuento de determinantes sociales, requiere de una reelaboración teórica de las dimensiones biológicas, psíquicas y sociales, individuales y colectivas, que giran alrededor de una problemática preestablecida, alejada de la visión restringida del quehacer médico, un abordaje de perfil epidemiológico, más que de una patología aislada22,23.

Materiales y métodos

  • a.

    Es un estudio transversal analítico.

Nuestra investigación se centró en la parte oriente del Estado de México, en Ciudad Nezahualcóyotl, aquí se cuenta con una población total de “1,110,565 habitantes, de los cuales 179,466 son adolescentes de entre 10 y 21 años”24,25; respecto a “la densidad de población… es una de las más grandes del mundo, incluso se llega a decir que es la localidad más poblada a nivel internacional; supera los 19,324 por Km2, mientras que España es de 84 habitantes, Alemania 231 y Reino Unido de 243”26; además la migración interna en los años 70´s originada por oportunidades laborales, ocasionó migrantes en su territorio provenientes de Michoacán, Oaxaca, Chiapas, Guanajuato, Puebla, Veracruz, Tlaxcala y Tabasco; originando una población heterogénea y multicultural. Por estas características en su formación social actual Ciudad Nezahualcóyotl (ya que sus orígenes son precolombinos), confiere la oportunidad de conocer y entender a las subculturas con su determinación social para la salud.

  • b.

    Universo y muestra: se encuestaron a 1,139 adolescentes de ambos sexos en diferentes lugares de esparcimiento (plazas comerciales, escuelas, eventos sociales, jardines, bares, calle, antros, etc.), en un periodo de tiempo que abarco de enero 2012 a noviembre del 2012.

  • c.

    Criterios de inclusión. Adolescente que radique en Ciudad Nezahualcóyotl y que quiera participar.

  • d.

    Construcción. Se construyó un instrumento de medición que aportó información sobre las variables de determinación social para la salud asociando a la subcultura. Las variables de determinación social fueron: la subcultura, rango de edad en las subculturas, género, estado civil, ocupación de los adolescentes, arrestos policiacos. Las variables de salud se consideraron: el consumo de drogas, tipo de drogas consumidas, números de veces de relaciones sexuales a la semana, embarazos y número de hijos, estas 2 variables consideras como el resultado de las prácticas sexuales de riego (no uso del condón).

  • e.

    Validación del instrumento. 1) Las preguntas se pasaron a ronda de 5 expertos en el campo sociomédico para valorar contenido y criterio; 2) se excluyeron preguntas confusas o inadecuadas, se incluyeron las preguntas que tuvieron consenso de los 5 expertos, en total fueron 21 ítems; 3) se ajustó y corrigió el instrumento para adecuarse al tiempo de una encuesta rápida; 4) las categorías son subcultura, toxicomanías, ocupación, servicios de salud, sexualidad y violencia.

Para el análisis estadístico descriptivo se calculó frecuencias simples de porcentajes, como media, mediana, moda para las variables subcultura, rango de edad en las subculturas, género, estado civil, ocupación de los adolescentes y la subcultura. Para el análisis bivariado, se efectuó cálculo de razón de momios con intervalo de confianza del 95%, y un nivel de significancia de p igual o menor a 0.05; considerando aquí las variables: subcultura, consumo de drogas, ocupación, rechazo familiar, estado civil, accesibilidad a los servicios de salud, la utilización de métodos de planificación arrestado por la policía, número de relaciones sexuales a la semana. Finalmente para relacionar las variablessubculturas, embarazo adolescente y número de hijos se calculó el coeficiente de correlación utilizando rho Spearman con nivel de significancia p igual o menor a 0.05, Para esto se utilizó el programa SPSS® V17.

  • f.

    Aspectos éticos, consentimiento informado validado por el Comité Local Multidisciplinario de Ciudad Nezahualcóyotl registrado ante Consejo Mexicano de Ciencia y Tecnología del Estado de México.

ResultadosEstatus social de los grupos

Mediante el instrumento se obtuvieron datos los cuales permitieron conocer a las diferentes “subculturas” que más sobresalen en Ciudad Nezahualcóyotl. Se encontró que las “subculturas” más destacadas en Ciudad Nezahualcóyotl son: reguetoneros 36.4%, fresas 24.1%, skate 9%, punk 5.9%, metalero 4.5%, B-Boy 4.3%, raperos 4%, reggae 3.3, dark 3%, cholos 2.3% y góticos 2% (fig. 1). Respecto a la estadística descriptiva se encontró, que el rango de edad de mayor presentación fue la de 15-18 años con el 59.5%, seguida del rango 11-14 años con 26.4 y en último lugar 19-21 años con 14% (fig. 2). Respecto al género, la relación fue 1 a 1 (fig. 3). Con relación al estado civil, la soltería manifiesta el 79%, seguido de casado con el 12% y unión libre el 9% (fig. 4). La ocupación demostró que ser estudiante representa el 29%, trabajador 27%, estudiante/trabajador el 26% y el ser Nini 18% (fig. 5).

Figura 1.

Grupos de subculturas.

(0,07MB).
Figura 2.

Rangos de edad en las subculturas.

(0,04MB).
Figura 3.

Género en las subculturas.

(0,04MB).
Figura 4.

Estado civil de adolescentes.

(0,05MB).
Figura 5.

Ocupación del adolescente.

(0,05MB).
Las subculturas y su determinación social

Se asociaron los siguientes factores a la subcultura reguetonero: consumo de drogas, esfinade OR=5.09, p=0.001, alcohol OR=3.95, p=0.003 y tabaco OR=3.34, p=0.012; ocupación, trabaja OR=4.12, p=0.004, rechazo familiar OR=4.18, p=0.002; estado civil, soltero OR=5.15, p=0.018; accesibilidad a los servicios de salud OR=3.31, p=0.002; utilización de métodos de planificación OR=2.76, p=0.005; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=2.45, p=0.003; relación sexual > 2 por semana OR=3.75, p=0.003 (tabla 1).

Tabla 1.

Análisis bivariado de factores asociados con la subcultura

Subcultura  Reguetonero (n=415)Fresa (n=275)Skate (n=102)Punk (n=67)Metalero (n=51)B-Boy (n=49)Raperos (n=45)Reggae (n=37)Dark (n=34)Cholos (n=28)
Factor de Riesgo  OR  p  IC 95%  OR  p  IC 95%  OR  p  IC 95%  OR  p  IC 95%  OR  p  IC 95%  OR  p  CI 95%  OR  p  IC 95%  OR  p  IC 95%  OR  p  IC 95%  OR  p  IC 95% 
Esfinade  5.09  0.001  1.28-2-47                          1.54  0.018  0.98-1.09                         
Cocaína        3.57  0.008  0.78-2-16                                      3.21  0.005  0.18-1.08  2.67  0.005  0.83-1-73 
Tachas (Pastillas Éxtasis)        4.15  0.006  1.20-2.34                                                 
Marihuana              6.34  0.001  0.89-1-99  1.07  0.002  0.23-0-98  4.78  0.001  0.11-2.46  3.65  0.002  0.45-1.56  1.09  0.005  0.92-2.75  7.01  0.005  0.22-1.11  2.13  0.005  0.44-1.22  3.78  0.004  0.27-1.55 
Alcohol  3.95  0.003  0.97-1.10  2.98  0.002  0.67-1.75  5.45  0.003  0.34-1.32  7.89  0.001  0.19-1.86  8.16  0.003  0.98-1.97  2.16  0.004  1.12-1.76  5.56  0.002  0.83-1.53  3.92  0.005  0.30-1.07  9.13  0.005  0.61-1.33  7.85  0.005  0.33-1.21 
Tabaco  3.34  0.012  0.96-1.06  2.18  0.076  0.86-2.67  3.48  0.005  0.23-3.78  4.76  0.003  0.14-1.56  6.98  0.005  0.25-2.58  4.17  0.002  0.57-1.87  7.41  0.005  0.33-0.94  1.24  0.004  0.41-1.04  4.56  0.004  0.33-0.94  4.87  0.006  0.43-1.49 
Estudia        6.78  0.002  0.72-0.99  0.26  0.002  0.22-0.78  0.65  0.014  1.89-2.96  1.34  0.002  0.76-1.78  2.21  0.001  0.34-0.92  1.12  0.003  0.21-1.88  4.49  0.005  0.19-1.33  2.09  0.004  0.14-1.71  0.47  0.005  0.18-1.15 
Trabaja  4.12  0.004  0.99-1.02  0.34  0.008  0.39-0.93  0.89  0.078  0.18-1.45  2.58  0.005  0.28-0.97  1.09  0.007  0.92-3.56  3.14  0.003  0.18-2.35  4.66  0.001  0.87-1.22  2.66  0.004  0.27-1.28  3.18  0.005  0.77-1.93  1.44  0.004  0.13-1.02 
Ni estudia Ni trabaja (Nini)  0.78  0.009  0.89-0.99  3.01  0.001  1.12-1.78  8.78  0.007  0.42-2.45  6.21  0.001  0.18-1.67  1.19  0.005  0.32-0.96  4.71  0.006  0.96-2.31  2.59  0.007  1.19-2.82  1.19  0.005  0.13-1.35  0.82  0.006  0.15-1.18  3.37  0.005  0.51-1.09 
Rechazo Familiar  4.18  0.002  0.92-0.98  0.69  0.007  1.32-1.88  2.67  0.002  0.14-0.78  3.89  0.034  1.26-4.98  2.65  0.004  0.78-1.34  0.78  0.004  0.08-0.99  0.88  0.003  0.74-1.63  0.42  0.004  0.19-1.03  2.38  0.004  0.44-1.33  9.45  0.006  0.44-1.73 
Soltero  5.15  0.018  0.78-1.15  3.35  0.002  0.12-0.99  3.42  0.005  0.35-2.78  1.01  0.002  0.22-3.98  3.19  0.009  0.39-5.76  4.08  0.001  0.41-1.06  1.03  0.004  0.11-1.99  3.43  0.005  0.34-1.01  2.39  0.005  0.72-1.83  3.09  0.006  0.18-1.38 
Casado  0.96  0.004  0.56-1.97  0.87  0.004  0.45-1.76  0.54  0.004  0.97-1.12  0.59  0.005  1.98-2.34  0.21  0.003  0.12-0.98  0.77  0.004  0.89-2.71  0.12  0.005  0.62-1.29  0.17  0.004  0.15-1.12  0.72  0.006  0.18-1.08  0.19  0.005  0.11-1.01 
Unión libre  0.92  0.005  0.23-1.02  0.73  0.005  0.78-2.32  0.32  0.006  0.45-2.13  1.34  0.004  0.31-1.21  0.55  0.006  0.45-1.21  0.83  0.006  0.43-1.54  0.49  0.006  0.76-2.12  1.27  0.005  0.33-1.25  0.95  0.005  0.14-1.77  1.13  0.004  0.72-1-99 
Accesibilidad a los servicios de salud  3.31  0.002  1.12-1.98  0.45  0.034  0.23-1.28  0.9  0.001  0.14-0.92  0.65  0.005  0.34-1.88  0.75  0.023  0.32-0.73  1.24  0.006  1.91-2.03  1.05  0.007  0.23-1.66  1.02  0.005  0.61-1.05  1.62  0.004  0.48-1.19  0.17  0.005  0.39-1.81 
Utilización de métodos de planificacion familiar  2.76  0.005  1.34-2.56  4.89  0.002  0.22-1.99  1.01  0.002  0.38-0.95  2.46  0.004  0.12-2.78  1.09  0.005  0.38-1.88  2.82  0.071  0.74-2.91  1.14  0.008  0.91-1.88  2.57  0.004  0.16-1.97  1.86  0.005  0.19-1.44  1.01  0.004  0.14-1.05 
Arrestado por la policía en los últimos 2 meses  2.45  0.003  0.78-1.23  0.93  0.002  0.99-2.34  1.23  0.004  1.23-2.67  1.11  0.005  0.34-1.72  2.21  0.003  0.51-2.43  0.19  0.004  0.31-3.28  0.58  0.006  0.77-1.73  0.72  0.004  0.44-0.96  1.18  0.004  0.52-1.88  8.38  0.005  0.51-1.22 
Relaciones sexuales por semana > 2  3.75  0.003  2.08-7.65  3.88  0.002  1.18-2.55  2.56  0.005  0.42-1.89  1.08  0.002  0.21-1.45  1.02  0.045  1.23-7.89  3.62  0.005  0.31-1.63  2.44  0.002  0.33-2.11  1.76  0.005  0.77-1.54  1.22  0.006  0.83-1.67  1.77  0.004  0.47-1.38 
Relaciones sexuales por semana < 2  1.09  0.098  4.56-6.78  1.23  0.001  0.34-1.98  1.09  0.004  0.65-0.91  2.67  0.002  0.11-2.56  1.04  0.067  1.02-2.78  1.74  0.003  0.52-1.81  1.13  0.098  0.95-1.87  1.07  0.004  0.55-1.09  1.05  0.005  0.55-1.08  1.14  0.005  0.55-1.07 
Fuente: Propia obtenida de la base de datos.

A la subcultura fresa se le asoció con: consumo de drogas, tachas OR=4.15, p=0.006; cocaína OR=3.57, p=0.008, alcohol OR=2.98, p=0.002 y tabaco OR=2.18, p=0.076; ocupación, estudia OR=6.78, p=0.002, Nini OR=3.01, p=0.001; rechazo familiar OR=0.69, p=0.007; estado civil, soltero OR=3.35, p=0.002; accesibilidad a los servicios de salud OR=0.45, p=0.034; utilización de métodos de planificación OR=4.89, p=0.002; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=0.93, p=0.002; relación sexual > 2 por semana OR=3.88, p=0.002, relación sexual < 2 por semana OR=1.23, p=0.001 (tabla 1).

La subcultura skate se asoció con: consumo de drogas, marihuana OR=6.34, p=0.001, alcohol OR=5.45, p=0.003 y tabaco OR=3.48, p=0.005; ocupación, Nini OR=8.78, p=0.007; rechazo familiar OR=2.67, p=0.002; estado civil, soltero OR=3.42, p=0.005; accesibilidad a los servicios de salud OR=0.90, p=0.001; utilización de métodos de planificación OR=1.01, p=0.002; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=1.23, p=0.004; relación sexual > 2 por semana OR=2.56, p=0.005; relación sexual < 2 por semana OR=1.09, p=0.004 (tabla 1).

Se identificó que la subcultura punk se asoció con: consu-mo de drogas, alcohol OR=7.89, p=0.001, tabaco OR=4.76, p=0.003 y marihuana OR=1.07, p=0.002; ocupación, Nini OR=6.21, p=0.001, trabaja OR=2.58, p=0.005; rechazo familiar OR=3.89, p=0.034; estado civil, unión libre OR=1.34, p=0.004, soltero OR=1.01, p=0.002; accesibilidad a los servicios de salud OR=0.65, p=0.005, utilización de métodos de planificación OR=2.46, p=0.004; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=1.11, p=0.005; relación sexual > 2 por semana OR=1.08, p=0.002, relación sexual < 2 por semana OR=2.67, p=0.002 (tabla 1).

La subcultura metalero se asoció con: consumo de drogas, alcohol OR=8.16, p=0.003, tabaco OR=6.98, p=0.005 y marihuana OR=4.78, p=0.001; ocupación, estudia OR=1.34, p=0.002, Nini OR=1.19, p=0.005, trabaja OR=1.09, p=0.007; rechazo familiar OR=2.65, p=0.004; estado civil, soltero OR=3.19, p=0.009; accesibilidad a los servicios de salud OR=0.75, p=0.023, utilización de métodos de planificación OR=1.09, p=0.005; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=2.21, p=0.003; relación sexual > 2 por semana OR=1.02, p=0.045, relación sexual < 2 por semana OR=1.04, p=0.067 (tabla 1).

La subcultura B-boy se asoció con: consumo de drogas, tabaco OR=4.17, p=0.002, marihuana OR=3.65, p=0.002, alcohol OR=2.16, p=0.004, esfinade OR=1.54, p=0.018; ocupación, Nini OR=4.71, p=0.006, trabaja OR=3.14, p=0.003, estudia OR=2.21, p=0.001; rechazo familiar OR=0.78, p=0.004; estado civil, soltero OR=4.08, p=0.001; accesibilidad a los servicios de salud OR=1.24, p=0.006, utilización de métodos de planificación OR=2.82, p=0.071; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=0.19, p=0.004; relación sexual > 2 por semana OR=3.62, p=0.005, relación sexual < 2 por semana OR=1.74, p=0.003 (tabla 1).

En el mismo sentido la subcultura rapero se asoció con: consumo de drogas, tabaco OR=7.41, p=0.005, alcohol OR=5.56, p=0.002, marihuana OR=1.09, p=0.005; ocupación, trabaja OR=4.66, p=0.001, Nini OR=2.59, p=0.007, estudia OR=1.12, p=0.003; rechazo familiar OR=0.88, p=0.003; estado civil, soltero OR=1.03, p=0.004; accesibilidad a los servicios de salud OR=1.05, p=0.007, utilización de métodos de planificación OR=1.14, p=0.008; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=0.16, p=0.004; relación sexual > 2 por semana OR=2.44, p=0.002, relación sexual < 2 por semana OR=1.13, p=0.098 (tabla 1).

La subcultura reggae se asoció con: consumo de drogas, marihuana OR=7.01, p=0.005, alcohol OR=3.92, p=0.005, tabaco OR=1.24, p=0.004; ocupación, estudia OR=4.49, p=0.005, trabaja OR=2.66, p=0.004, Nini OR=1.19, p=0.005; rechazo familiar OR=0.42, p=0.004; estado civil, soltero OR=3.43, p=0.005, unión libre OR=1.27, p=0.005; accesibilidad a los servicios de salud OR=1.02, p=0.005, utilización de métodos de planificación OR=2.57, p=0.004; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=0.72, p=0.004; relación sexual > 2 por semana OR=1.76, p=0.005, relación sexual < 2 por semana OR=1.07, p=0.004 (tabla 1).

La subcultura dark se asoció con: consumo de drogas, alcohol OR=9.13, p=0.005, tabaco OR=4.56, p=0.004, cocaína OR=3.21, p=0.005, marihuana OR=2.13, p=0.005; ocupación, trabaja OR=2.66, p=0.004, estudia OR=2.09, p=0.004, Nini OR=0.82, p=0.006; rechazo familiar OR=2.38, p=0.004; estado civil, soltero OR=2.39, p=0.005; accesibilidad a los servicios de salud OR=1.62, p=0.004, utilización de métodos de planificación OR=1.86, p=0.005; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=1.18, p=0.004; relación sexual > 2 por semana OR=1.22, p=0.006, relación sexual < 2 por semana OR=1.05, p=0.005 (tabla 1).

Por último, la subcultura cholo se le asoció con: consumo de drogas, alcohol OR=7.85, p=0.005, tabaco OR=4.87, p=0.006, marihuana OR=3.78, p=0.005, cocaína OR=2.67, p=0.005; ocupación, Nini OR=3.37, p=0.005, trabaja OR=1.44, p=0.004, estudia OR=0.47, p=0.005; rechazo familiar OR=9.45, p=0.006; estado civil, soltero OR=3.09, p=0.006, unión libre OR=1.13, p=0.004; accesibilidad a los servicios de salud OR=0.17, p=0.005, utilización de métodos de planificación OR=1.01, p=0.004; arrestado por la policía en los últimos 2 meses OR=8.38, p=0.005; relación sexual > 2 por semana OR=1.77, p=0.004, relación sexual < 2 por semana OR=1.14, p=0.005 (tabla 1).

Las subculturas y las consecuencias de sus prácticas de riesgo

Al analizar las subculturas reguetonero, fresa y cholo se encontró correlación directa con embarazo adolescente (r=0.154, p=0.031; r=0.213, p=0.42; r=0.41 p=0.028) (tabla 2), aunado a esto de encontró correlación directa entre < 1 hijo y la subcultura, reguetonero, fresa y cholo (r=0.106, p=0.012; r=0.124, p=0.029; r=0.126 p=0.037) (tabla 2), respecto a > 1 hijo se correlaciono de manera directa con la subcultura reguetonero (r=0.119, p=0.019) (tabla 2), encontramos que la relación entre subculturas reguetonero, fresa y cholo mantiene una correlación directa y alta con estos factores, embarazo adolescente y número de hijos.

Tabla 2.

Coeficiente de correlacion/rho de Spearman

SubculturaVariable embarazo adolescente y subculturasNúmero de hijos < 1 y subculturasCoeficientes rho de Spearman en la variable número de hijos > 1 y subculturas
Coeficiente de correlación  p  Coeficiente de correlacion/rho de Spearman  p  Coeficiente de correlación  p 
Reguetonero  0.154  0.031  0.106  0.012  0.119  0.019 
Fresa  0.213  0.042  0.124  0.029  0.347  0.321 
Skate  0.985  0.178  0.689  0.527  0.638  0.245 
Punk  0.693  0.265  0.748  0.637  0.433  0.369 
Metalero  0.396  0.123  0.564  0.667  0.554  0.875 
B-Boy  0.789  0.365  0.317  0.473  0.369  0.965 
Rapero  0.871  0.189  0.732  0.487  0.394  0.865 
Reggae  0.526  0.372  0.471  0.745  0.573  0.892 
Dark  0.936  0.451  0.811  0.586  0.762  0.754 
Cholos  0.141  0.028  0.126  0.037  0.682  0.739 
Góticos  0.721  0.165  0.497  0.384  0.677  0.887 
Ninguno  0.994  0.854  0.931  0.629  0.873  0.872 
Fuente: Propia obtenida de la base de datos.
Discusión

Las características de las subculturas encontradas en Ciudad Nezahualcóyotl, guardan ciertas características que deben exponerse para tener una aproximación conceptual a este fenómeno social del adolescente. El reguetonero tiene un “lenguaje duro haciendo referencia al acto sexual, usa ropa ajustada con colores llamativos. La mujer lleva el cabello decolorado hacia rubio (güero) de preferencia fleco. Escuchan música reggaetón expresado por el baile de manera de “perreo”, el cual consiste en pegar sus cuerpos y frotar uno contra otro en la región genital”26,27, su ideología es sexo como verbo. Esta tendencia es originaria de Puerto Rico, variante del raggamuffin. En México son adoradores de San Judas Tadeo (santo de las situaciones difíciles e imposibles).

Los fresas o fresa, tiene la característica de “alto poder adquisitivo de sus miembros, ideología consumista y superficial, ropa de moda y marca, música electrónica y pop, sus integrantes deben mantener un status socioeconómico alto o medio, estudian en colegios privados”26,27. En Ciudad - Nezahualcóyotl (municipio considerado un con extrema pobreza), esta subcultura tiene presencia y se mantiene como un grupo social consolidado.

La subcultura skate su característica es “vestimenta pantalón pirata o corsario (por arriba de los tobillos), tenis planos marca Vans®26,27, y practican la patineta en espacios libres de manera subversiva, deslizarse sobre largos barandales (grinds o grindar). Su ideología es el deporte de la patineta de manera callejera, así como el grafiti con expresión de cultura.

El punk, toman este nombre de la música punk que escuchan. Se visten y peinan de manera muy estrafalaria, se rapan la cabeza dejándose un mechón en picos como crestas de gallos pero con unas puntas muy largas y pintadas de colores que van del verde, azul y rojo, usan maquillaje demasiado cargado y pupilentes especiales que les hacen parecer entre satánicos y extraterrestres, han adoptado un estereotipo que vende una imagen fuerte pero tranquila, individuos exhaustos ante el estado actual del mundo26,27.

El metalero se le conoce también como metalhead, metalier, heavy o headbanger, su identidad está basada en la música de Heavy Metal26-28. Su indumentaria es playera negra, chamarra negra, pantalón de mezclilla y botas militares, cabello largo o completamente corto, su distinción es mover la cabeza de arriba hacia abajo con la música, haciendo la corna o puño de metal con la mano.

B-Boys, surge del jamaiquino DJ Kool Herc el cual utilizó este nombre, Break-Boy o B-boy, para referirse a los jóvenes que acudían a sus fiestas y bailaban durante los “Breaks” que el amenizaba, son una tribu que cultiva el arte callejero y marginal, tienen una gran pasión por la música y el baile individual: el break dance y el hip hop son de su total preferencia, se visten con chamarras y pantalones deportivos para facilitar la ejecución de los difíciles movimientos que les exige el baile, que es de una gimnasia muy complicada, a la que le dedican la mayor parte del día y de la noche, su ideología es el baile26,27.

La subcultura rapero, aficionados a la música hip hop en sus diferentes subgéneros -hardcore hip hop, gagnsta rap, horrorcore, chicanorap, west coast rap, pop rap y subgéneros regionales-, visten ropa holgada y costosa, con collares llamativos, así como gorras de equipos neoyorquinos, están ligados a los B-Boys, su diferencia es la manifestación de su violencia, que es través de la letra musical27.

Reggae o rastafaris, tiene como principal denominador el uso de rastas en el cabello, que son un estilo de peinado en el que el cabello se enreda a manera de trenzas hechas en toda la cabeza, son muy afectos a fumar marihuana, también usan gorras elaboradas en algodón o lana y algunas con rastas ya integradas a estas, su música preferida es el reggae y son admiradores del músico Bob Marley, sus colores preferidos son el rojo, el verde, el amarillo y el negro, son tan pacifistas que hasta evitan las confrontaciones verbales26,27.

Dark, su forma de vestir es un tanto minimalista, solo se permite el color negro, e infaltables par de botas de cuero acordonadas, la mayoría está despierto cuando el mundo duerme, esta metáfora sobre la sociedad y las personas que optan por ser diferentes dentro de ella, los apropia como vampiros, surgen del postpunk26,27.

Los cholos, el habla de estas tribus es el “spanglish”, porque en su mayoría han tenido estadías en los Estados Unidos de Norteamérica, su apariencia personal es desenfadada, usan ropa de tallas extra grandes y los pantalones sin fajar hasta donde terminan los glúteos, las camisetas igualmente holgadas y la cabeza a rapa con tatuajes en donde debería de ir el cabello, andan armados y son muy agresivos, su vi- da se da sin buscar notoriedad o reconocimiento, en su ma-yoría son delincuentes, asaltantes y criminales, es en esta tribu donde tiene cabida la tribu marasalvatrucha , malvivientes y criminales muy temidos, originaria de los Ángeles California, de base centroamericana (guatemalteco, salvadoreño y hondureño) llamada la MS13, pero también existe la mexicana llamada Barrio 13 y 18, se caracterizan por tatuarse todo el cuerpo, cabeza, cara y son muy dados al uso del lenguaje con las manos26,27,29, su código es la venganza implacable con una brutal retribución.

Góticos, su música es underground, generan sus propias vestimentas, donde el negro, es el color del luto y la muerte, utilizan atuendos coloridos en combinación con el negro, adoran y practican cualquier forma de arte ese es su espacio de ocio y de trabajo, es un grupo que se caracteriza por estar a favor de la autogestión y la autocreación, las marcas son un agente de rechazo y son vistas como enemigas de sus posturas2,26,27.

Respecto a los determinantes sociales que es este estudio se abordaron como el estado civil, la ocupación y las conductas sexuales de riesgo asociadas a las subculturas, los resultados muestran una situación preocupante respecto al consumo de drogas, puesto que la utilización de éstas, se asocia estadísticamente a las subculturas. Se aprecian tendencias específicas para droga y subcultura, pero están

generalizadas en un uso común, donde el adolescente tratando de buscar su identidad y pertenencia, hace de ésta una cultura de consumo. Cabe recordar que el consumo de las drogas elegidas (alcohol, marihuana, esfinade, tabaco y cocaína), se asocia con accidentes de tráfico, homicidios y suicidios… fracaso escolar y delincuencia, esta asociación guarda una reproducción social en el uso y consumo de drogas por parte de subculturas, lo que origina un problema de salud pública30.

Se observa que la ocupación de ser Nini (fenómeno en los jóvenes que no trabaja ni estudia) en las subculturas, brinda asociación directa en la gran mayoría de ellas. En este punto vale la pena mencionar que el municipio de Nezahualcóyotl se ubica en el Estado de México en la zona Oriente y limítrofe con el Distrito Federal. El último reporte ofrecido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ubica a México en el tercer lugar por sus Ninis, por debajo de Turquía e Israel, y al Estado de México como el primer lugar a nivel nacional31, este fenómeno proporciona una realidad de nuestra juventud, donde las oportunidades laborales y de estudio son limitadas, donde la gran mayoría de los jóvenes podríamos pensar se mantiene en un “estado de inactividad” pero esto no es así, la falta de un ingreso económico y el modelo aspiracional capitalista, origina movilidad juvenil orientada a actos delictivos de mediano y gran calibre32.

En relación a la asociación entre subcultura y rechazo familiar, encontramos que las subculturas fresa, rapero, B-boy y reggae no manifiestan rechazo familiar, esto se asocia a la no manifestación de arresto por la policía en los últimos 2 meses, podríamos afirmar que la aceptación y redes familiares son apoyo incuestionable para la transmisión de valores a la sociedad; de lado contrario destacan las subcultura cholo y reguetonero, las cuales manifiestan rechazo familiar y arresto por la policía de manera muy significativa, se menciona que una familia disruptiva con canales de comunicación nulos o escasos, formara individuos rechazados socialmente con tendencia a quebrantar el orden social33, la familia debe mirarse como núcleo estabilizador de la sociedad, esto le confiere complejidad en sus procesos internos de formación del individuo, aquí radica una gran parte de la alineación de la personalidad y madurez humana, aquí se debe condicionar ambientes óptimos para el desarrollo integral de los individuos.

Las integrantes de las subculturas en su gran mayoría manifestó: ser soltero, utilizar métodos de planificación familiar y tener una vida sexual activa; el ser soltero probablemente es entendible por ser adolescentes, pero la soltería es una manifestación de evolucionismo social, donde el mundo es entendido como superficial, carente de profundidad, simulado y orientado al individualismo, la posmodernidad orienta sentidos culturales de apropiación, el afamado síndrome de Peter Pan; las subculturas reguetonero, fresas y cholo, se correlacionan con embarazo adolescente y tener hijos, esta es una correlación muy estudiada, la práctica sexual por parte del adolescente con conocimiento previo de métodos de planificación familiar, y nula aplicabilidad de estos34,35, aquí intervienen factores sociales, familiares además de la dificultad en la accesibilidad a los métodos.

Respecto a la accesibilidad a los servicios de salud, las subculturas manifestaron que sí tiene accesibilidad a los servicios siempre y cuando estén trabajando; aquí se asocia el trabajar con accesibilidad a servicios de salud, a pesar de contar con diferentes beneficios estatales respecto a la accesibilidad de los servicios (Santos, 2003). El adolescente no acude a los servicios de salud, puede ser 2 razones: los servicios de salud para el adolescente no están vinculados para sus necesidades reales, y otra pareciera que el adolescente carece de conductas de prevención para la salud las cuales no han sido fomentadas por el estado.

Conclusiones

Este estudio demuestra que las subculturas adolescentes tienen dentro de sí, conductas de riesgo para la salud, que están manifiestos por algunos factores de determinación social, aunque estos no son la causa de toda esta conducta de riesgo, sin son generadores implícitos del ser adolescente dentro de una subcultura. Esta investigación no pretende estigmatizar las conductas de riesgo para la salud de estas subculturas. La idea es acercarnos como profesionales de la salud a este fenómeno social que está implícito dentro de la cultura del adolescente, comprendiendo la utilización de sus códigos, símbolos, prácticas, lenguajes, valores y normas, para rescatar y potencializar estilos de vida saludables, que independientemente de su subcultura se puedan pragmatizar en la prevención y promoción de la salud, puesto que estos adolescentes serán el futuro del país.

Financiamiento

No se recibió patrocinio para llevar a cabo este artículo.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener conflicto de intereses.

Bibliografía
[1.]
S. Salazar.
Espacios de socialidad-sociabilidad en colectivos juveniles urbanos.
primera edición, 1, Editorial Progreso, (2009), pp. 169-174
[2.]
T. Cortes.
Subcultura, contracultura, tribus urbanas y culturas juveniles: ¿homogeneización o diferenciación?.
Revista Argentina de Sociología, 6 (2008), pp. 257-271
[3.]
P. Bourdieu.
La juventud no es más que una palabra, en Sociología y cultura, 2, Grijalbo/CNCA, (1990), pp. 163-173
[4.]
C. Camaleón.
No somos tribus urbanas, 3era, El under Ediciones, (2011), pp. 19-34
[5.]
J. Delval.
El desarrollo humano, Editorial Siglo XXi, (2009), pp. 531-548
[6]
A. Giddens.
Sociología, 1ra, Editorial Alianza, (2006), pp. 345-467
[7.]
J. Silva.
Juventud y tribus urbanas: en busca de la identidad.
Ultima Década CiDPA Viña del Mar, 17 (2002), pp. 117-130
[8.]
S. Sigal.
Estructuras sociales y juventud latinoamericana.
Juventud de la Crisis, pp. 36-57
[9.]
E. Langdon, F. Braune.
Antropología, salud y enfermedad: una introducción al concepto de cultura aplicado a las ciencias de la salud.
Rev Latino-Am Enfermagen, 18 (2010), pp. 9-14
[10.]
P. Duque.
Cultura y salud: elementos para el estudio de la diversidad y las inequidades.
Investigación en Enfermería: Imagen y Desarrollo, (2007), pp. 36-51
[11.]
J. Loayssa, I. Echagüe.
La salud en la adolescencia y las tareas de los servicios de salud.
Anales Sis San Navarra, 24 (2001), pp. 14-21
[12.]
C. Buhler.
La vida psíquica del adolescente.
Editorial Espasa Calpe, Buenos Aires Argentina, 1, (1950), pp. 67-70
[13.]
A. Aberastury, M. Knobel.
La adolescencia normal, 2, Editorial Paidós, (1996), pp. 47-49
[14.]
O. López, J. Escudero, L. Carmona.
Los determinantes sociales de la salud. una perspectiva desde el taller Latinoamericano de determinantes sociales de la salud.
ALAMES Medicina Social, 3 (2008), pp. 34-62
[15.]
O. López, J. Blanco.
Desigualdad social e inequidades en salud. Desarrollo de conceptos y comprensión de relaciones.
Salud Problema Nueva Época, 8 (2003), pp. 14-15
[16.]
A. Laurell.
Sobre la concepción biológica y social del proceso saludenfermedad.
Rodríguez MA, compilador. Lo biológico y lo social, Serie Desarrollo de recursos Humanos n 101, (1994), pp. 1-19
[17.]
A. Laurell.
La saludenfermedad como proceso social.
Revista Latinoamericana de Salud, 2 (1981), pp. 7-25
[18]
O. López, J. Blanco.
Políticas de salud en México. La reestructuración neoliberal.
Temas y Desafíos en Salud Colectiva, 1, pp. 21-48
[19.]
J. Breilh.
La epidemiología crítica: una nueva forma de mirar la salud en el espacio urbano.
Salud Colectiva, 6 (2010), pp. 12-18
[20.]
J. Breilh.
Epidemiología Crítica. Ciencia emancipatoria e interculturalidad, 2, Lugar Editorial, (2003), pp. 34-55
[21.]
N. Almeida.
La ciencia tímida: ensayos de deconstrucción de la epidemiologia, 1, Editorial Lugar, (2000), pp. 31-42
[22.]
J. Ayres.
Conceptos y prácticas en salud pública: algunas reflexiones.
Rev Fac Nac Salud Pública, 20 (2002), pp. 67-82
[23.]
F. Pérez.
Libertad individual Frente a Determinación Social.
Revista de Filosofía, 5 (1990), pp. 166
[24.]
Consultado el 16 de junio de 2013. http://portal2.edomex.gob.mx/coespo/index.htm
[25.]
Consultado el 13 de junio de 2013. http://qacontent.edomex.gob.mx/coespo/numeralia/index.htm?ssSourceNodeId=2743&ssSourceSiteId=coespo
[26.]
S. Quintero.
Nezahualcóyotl y sus voces, Universidad Autónoma del Estado de México, (2009),
[27.]
R. Martínez.
Arde la calle, emo, punk, indi y otras subculturas en México, Editorial reservoir Books, (2010), pp. 98-114
[28.]
K. Gallegos.
Al estilo de vida metalero: resistencia cultural urbana en Quito.
Rev íconos Flacso-Ecuador, 18 (2004), pp. 19-30
[29.]
F. Cano.
La < <vida loca=""> > pandillas juveniles en El Salvador. Barcelona </vida>, Anthropos Editorial, (2009), pp. 1-42
[30.]
H. Vicario, R. Romero.
Consumo de drogas en la adolescencia.
Pediatr integral, IX (2005), pp. 137-155
[32.]
Consultado el 07 de septiembre de 2011. http://www.jornada.unam.mx/2011/09/07/politica/011n2pol
[33.]
G. Musitu, E. Estévez, T. Jiménez, et al.
Familia y conducta delictiva y violenta en la adolescencia.
Convivir con la violencia Cuenca: Ediciones de la universidad de Castilla-La Mancha, pp. 135-150
[34.]
M. Acosta, M. Cárdenas.
El embarazo en adolescentes: factores socioculturales.
Rev Med inst Mex Seguro Soc, 50 (2012), pp. 371-374
[35.]
C. Fonseca.
Derechos humanos, amor y sexualidad.
la diversidad sexual desde la perspectiva de género, 1, Editorial Porrúa, (2013), pp. 47-59
Copyright © 2014. Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES)
Opciones de artículo
Herramientas