Buscar en
Revista Médica Clínica Las Condes
Toda la web
Inicio Revista Médica Clínica Las Condes “ASTARTÉ SYRIACA”
Información de la revista
Vol. 32. Núm. 2.
TEMA CENTRAL: Medicina Reproductiva
Páginas 246 (Marzo - Abril 2021)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 32. Núm. 2.
TEMA CENTRAL: Medicina Reproductiva
Páginas 246 (Marzo - Abril 2021)
DOI: 10.1016/j.rmclc.2021.03.003
Open Access
“ASTARTÉ SYRIACA”
Visitas
...
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Óleo sobre tela, 185×109cm.

Galería de Arte de la ciudad de Manchester.

Gabriel Charles Dante Rossetti (1828-1882) pintó esta obra entre 1876 y 1877.

Patricio Burdiles

Comité Editorial Revista Médica CLC

En la portada de este número de Revista Médica Clínica Las Condes, cuyo tema central es Medicina Reproductiva, representamos a la diosa de la mitología asirio-babilónica Astarté, madre de la vida, de la fertilidad y de la exaltación del amor. De acuerdo a esta mitología, la diosa tuvo gran cantidad de amantes, a los que atrapaba con sus encantos y sensualidad sólo por breves horas, tiempo suficiente para envilecerlos con su voluptuoso amor. Posteriormente, la mitología griega la representaría como Afrodita, y más tarde, la mitología romana, como Venus. El mismo Rossetti escribiría en un soneto a Astarté:

“He aquí, entre el sol y la luna, Astarté de los sirios; reina Venus, eras antes Afrodita”

En esta pintura, Astarté (conocida también como la “Venus Siria”) se aprecia sensual, con un hombro descubierto, entre dos mujeres que sostienen sendas antorchas. La luna plena sobre su cabeza representa la inmortalidad de la belleza femenina y su embrujo sobre los amantes, mientras las antorchas se interpretan como la necesidad de alumbrar la oscuridad de su reino. La elección del color verde en la túnica de la diosa habría sido una alegoría al color de la diosa Venus, representación de la belleza, los jardines y el mundo vegetal.

El pintor y poeta Rossetti se inspiró en Jane Morris para la figura central de esta obra, como un tributo a su belleza y oculto amor. Rossetti fue un reconocido artista en su época, alternando su talento pictórico con la poesía y el diseño de vitrales. Sus primeras pinturas estuvieron siempre muy influenciadas por los pintores italianos anteriores a Rafael. Su vida dio un dramático giro cuando su primera esposa, Elizabeth Siddal, se suicidó ingiriendo láudano al dar a luz a un mortinato, lo que hundió a Rossetti en una profunda depresión. El recuerdo de su mujer lo llevó a representar su rostro en numerosas pinturas como alegoría del amor, el romanticismo, la belleza y la muerte. Tuvo otros amores, que sirvieron de musas inspiradoras para sus pinturas y que, progresivamente, fueron representando imágenes simbólicas del medioevo, de la antigüedad bíblica y de la mitología clásica. Una de ellas, Jane Morris, fue la que inspiró el cuadro de Astarté. La inestabilidad anímica de este artista lo arrastró a la adicción al cloral, antiguo y potente hipnótico de efecto similar a los barbitúricos. Además, comenzó a abusar de fuertes licores destilados como el whisky, falleciendo de falla hepática, solo y enclaustrado en una miserable habitación en la costera villa de Birchington, condado de Kent, Inglaterra, el 9 de abril de 1882. Fue un perfecto romántico en la plenitud de su vida, en su obra artística y en su partida.

Referencias no citadas

1–5.

Opciones de artículo
Herramientas