Buscar en
Revista Colombiana de Cancerología
Toda la web
Inicio Revista Colombiana de Cancerología Embolización de metástasis hepáticas en insulinoma maligno: de la hipoglicemi...
Información de la revista
Vol. 21. Núm. 3.
Páginas 179-183 (Julio - Septiembre 2017)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
3062
Vol. 21. Núm. 3.
Páginas 179-183 (Julio - Septiembre 2017)
Reporte de caso
Acceso a texto completo
Embolización de metástasis hepáticas en insulinoma maligno: de la hipoglicemia a la hiperglicemia
Embolisation of liver metastasis in malignant insulinoma: from hyperglycaemia to hypoglycaemia
Visitas
...
Angélica María González Clavijoa,b,
Autor para correspondencia
angelik_md@yahoo.com

Autor para correspondencia.
, Luis Felipe Fierro Mayab,c, Santiago Vallejo Gonzálezd, Alejandro López Salazare, Leonardo Rojas Meloc, Andrés Arturo Cuellar Cuellarb,c
a Servicio de Endocrinología, Clínica Fundadores, Bogotá D. C., Colombia
b CENDEM, Bogotá D. C., Colombia
c Servicio de Endocrinología, Instituto Nacional de Cancerología, Bogotá D. C., Colombia
d Servicio de Endocrinología, Hospital Universitario San Jorge, Pereira, Colombia
e Servicio de Endocrinología, Hospital Universitario de Caldas, Manizales, Colombia
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (2)
Tabla 1. Test de ayuno: positivo para hipoglucemia hiperinsulinémica
Tabla 2. Test corto de Octreotide SC
Mostrar másMostrar menos
Resumen

Se describe el caso de un paciente de 75 años sin antecedentes de relevancia, que fue diagnosticado con insulinoma maligno en estado avanzado, con metástasis hepáticas, con síntomas por hipoglucemia hiperinsulinémica refractaria al tratamiento, y con diazóxido y octreotide de acción corta. El paciente presentó una respuesta clínica poco esperada a la embolización transarterial de metástasis hepáticas, pues a pesar de que persisten las lesiones tumorales, desarrolló hiperglucemia persistente y requirió manejo con insulina. Adicionalmente, se hace una breve revisión de la literatura sobre las opciones terapéuticas disponibles para el tratamiento sintomático de la hipoglucemia hiperinsulinémica.

Palabras clave:
Insulinoma maligno
Hipoglicemia hiperinsulinémica
Embolización intra-arterial hepática
Abstract

The case is presented of a 75 year-old man who was diagnosed with malignant insulinoma in an advanced stage with diffuse liver metastases and symptoms due to hyperinsulinaemic hypoglycaemia refractory to treatment with diazoxide and short-acting octreotide. The patient had an unexpected clinical response to trans-arterial embolisation of liver metastases, since, despite still having the tumour, he developed persistent hyperglycaemia that required insulin treatment. A brief review of the literature is also presented on the treatment options for hyperinsulinaemic hypoglycaemia.

Keywords:
Malignant insulinoma
Hyperinsulinaemic hypoglycaemia
Intra-arterial hepatic embolisation
Texto completo
Introducción

Las intervenciones terapéuticas en los insulinomas malignos tienen como objetivo el control tumoral y el de la hipoglucemia por exceso de insulina. Se han descrito medidas nutricionales y farmacológicas para el control glucémico, pero cuando estas fallan o no están disponibles se deben buscar alternativas adicionales. Presentamos el caso de un paciente tratado con embolización transarterial de metástasis hepáticas y una breve revisión en la literatura de las opciones terapéuticas para el manejo sintomático en este tipo de neoplasias.

Caso clínico

Paciente de 75 años, sin antecedentes de importancia, con cuadro clínico de 8 meses de evolución caracterizado por episodios de mareo, adinamia y diaforesis de predominio nocturno. Consultó a su hospital local donde documentaron hipoglicemia y posteriormente le practicaron una ecografía abdominal en la que se evidenciaron lesiones en el hígado compatibles con metástasis, por lo cual fue enviado al Instituto Nacional de Cancerología (INC) bajo sospecha diagnóstica de insulinoma metastásico.

En el INC se realizó un test de ayuno documentándose hipoglucemia hiperinsulinémica (tabla 1) aunque no se realizó determinación de anticuerpos antiinsulina, ni niveles de beta-hidroxibutirato ni de sulfunilureas debido a la no disponibilidad de estas pruebas en la institución. Posteriormente, una imagen por resonancia magnética (IRM) (fig. 1) mostró una masa heterogénea irregular de 20 mm de diámetro en el cuerpo del páncreas y múltiples metástasis en hígado, las mayores en segmentos IV y V con un tamaño de 60x50mm. La lesión de mayor tamaño fue estudiada mediante biopsia percutánea que confirmó el compromiso por neoplasia neuroendocrina grado histológico 1 (OMS, 2010) con inmunohistoquímica positiva para cromogranina y sinaptofisina y negativa para insulina. El índice de proliferación Ki-67 fue del 1% y el índice mitótico de cero en diez campos de alto poder.

Tabla 1.

Test de ayuno: positivo para hipoglucemia hiperinsulinémica

Test de ayuno  Valores del paciente  Es positivo si: 
Glucosa  41 mg/dl  <45 mg/dl 
Insulina  16,8 uUI/ml  >3 uU/ml 
Péptido C  5,13 ng/ml  >0,6 ng/ml 
Figura 1.

IRM (Imagen por resonancia nuclear magnética) de abdomen. (A). Múltiples lesiones metastásicas en hígado, las de mayor tamaño en el segmento IVA de 6,9cm y V de 7,4cm. (B). Lesión tumoral de 2,9cm en el cuerpo del páncreas.

(0,16MB).

Para el manejo sintomático el paciente fue hospitalizado y se le administró diazoxido 50 mg vía oral cada 8 horas sin lograr un adecuado control al cabo de dos días, con una mala tolerancia al aumento de la dosis. Requirió la infusión continua de dextrosa al 10% en agua destilada (DAD10%) y se le practicó una prueba de respuesta a octreotide subcutáneo1 con monitoreo glucométrico durante 6 horas (tabla 2) sin lograr una repuesta adecuada, presentando incluso hipoglucemia pese a que la gammagrafía con HYNIC-TOC (octreotide-tecnecio-99) encontrara sobreexpresión de receptores de somatostatina en las lesiones hepáticas y en la lesión del cuerpo del páncreas (fig. 2). Se discutió el caso en una junta multidisciplinaria y se decidió realizar embolización arterial hepática (EAH) de las lesiones de mayor tamaño localizadas en los segmentos IV y V, procedimiento que fue realizado intrahospitalariamente (fig. 3) sin complicaciones, y alcanzando un control sintomático a las 24 horas del mismo. De manera inesperada posterior al procedimiento desarrolló hiperglucemias persistentes, lo que requirió el uso de insulina para su manejo.

Tabla 2.

Test corto de Octreotide SC

Tiempo  Glucometría   
Basal  54 mg/dl  Octreotide 100 ug. 
1 hora  33 mg/dl  DAD 10%. 
2 horas  120 mg/dl   
3 horas  81 mg/dl   
4 horas  73 mg/dl   
5 horas  87 mg/dl   

Se considera respuesta favorable si la glucemia es mayor a 100mg/dl en cualquier momento dentro de las 6 horas después de la administración de 100 ug de octreotide SC. Se considera falla si el paciente presenta hipoglucemia durante el test.

Figura 2.

Fusión HYNIC-TOC (gammagrafía octreotide-tecnecio)+IRM de abdomen: muestra los sitios de sobreexpresión de receptores de somatostatina.

(0,22MB).
Figura 3.

Arteriografía hepática antes (A) y después del procedimiento de embolización arterial (B) de metástasis hepáticas.

(0,21MB).

El paciente fue dado de alta con un esquema basal bolo con insulina glargina 10 unidades al día e insulina glulisina 2 unidades preprandiales, con dosis ajustadas según glucometrías. La respuesta tumoral a la embolización fue valorada mediante IMR (imagen por resonancia nuclear magnética) a los 3 meses; los 6 posteriores al procedimiento se observó estabilidad en los diámetros de las lesiones tratadas, pero con cambios en la densidad, lo que sugirió necrosis en el centro de la lesión (datos no mostrados). En una nueva junta multidisciplinaria se decidió dar terapia adicional con péptidos radiomarcados [lutecio 177 marcado con octreotide modificado – (177Lu – DOTA – Tyr3 – octreotate)] con la intención de lograr citorreducción para una eventual intervención quirúrgica posterior. El paciente recibió tres dosis de 200mCi (5,7 GBq) cada una con intervalos de 2 meses, logrando enfermedad estable al final de la tercera dosis. En cuanto al control glucémico, el paciente requirió manejo con insulina hasta 2 meses después de la primera dosis de la terapia con lutecio 177 – DOTATATE y 6 meses después de la EAH y al momento de la última evaluación no requería ningún manejo antihiperglucemiante y tampoco ha presentado nuevos episodios de hipoglucemia.

Discusión

El caso que presentamos corresponde a un insulinoma maligno con una extensa enfermedad hepática e hipoglucemia hiperinsulinémica de difícil control con las medidas convencionales de tratamiento, por lo cual se llevó a embolización transarterial de metástasis hepáticas con intención de reducir la carga tumoral funcional logrando que se resolviera la hipoglicemia.

Los insulinomas son tumores neuroendocrinos secretores con una frecuencia de presentación de 4 casos por millón al año; de estos entre el 4 y el 14% corresponden a insulinomas malignos cuyo diagnóstico se basa en la identificación de metástasis que en la mayoría de los casos son ganglionares o hepáticas2. Las manifestaciones clínicas son similares a las del insulinoma no maligno pero pueden ser más severas y prolongadas, como consecuencia de la mayor carga tumoral3.

Los objetivos del tratamiento son el control de la secreción hormonal y el control tumoral. La primera medida para el control sintomático debe ser nutricional, indicando ingestas pequeñas y frecuentes y la administración de glucosa intravenosa para los casos en que se requiera. El diazóxido, en dosis de 50 a 600mg/día, actúa inhibiendo la liberación de insulina por acción directa sobre las células beta, pero solo es eficaz en aproximadamente el 50% de los casos3–6.

En los casos refractarios pueden usarse glucocorticoides como la dexametasona, prednisolona o hidrocortisona, con un efecto hiperglicemiante temporal y con los efectos adversos conocidos de los esteroides5,6. Los análogos de la somatostatina (octreotide o lanreotide) pueden ser útiles en pacientes con tumores que expresen receptores tipo 2 de la somatostatina por su efecto antisecretor de insulina, pero existe el riesgo potencial de empeorar la hipoglucemia por un efecto de inhibición de la secreción del glucagón5,6, como posiblemente ocurrió en nuestro paciente, por ello, como una manera de predecir la respuesta clínica a las formulaciones de acción prolongada, se ha descrito el empleo del test corto de octreotide1.

Recientemente, se ha usado el everolimus (un inhibidor de mTOR) en algunos pacientes con insulinomas malignos, logrando un control aceptable de la hipoglucemia, efecto que podría ser explicado por la inducción de insulino-resistencia4.

La embolización hepática transarterial es una herramienta terapéutica para el tratamiento de las metástasis hepáticas de más de 5cm de diámetro y la ablación con radiofrecuencia en metástasis pequeñas menores a 3cm3, en los TNE funcionantes y no funcionantes, generalmente como una medida temporal para aliviar los síntomas por secreción hormonal en los primeros o por efecto de masa en los segundos. En la literatura se han reportado menos de 20 casos de insulinomas malignos tratados con EAH7–11, pero se contempla como una alternativa terapéutica en las guías internacionales5,6.

En el caso presentado en este artículo, se logró resolver la hipoglicemia luego de la EAH de las metástasis de mayor tamaño, pero de manera inesperada el procedimiento resultó en hiperglicemia prolongada después del procedimiento, a pesar de que no se dio tratamiento simultáneo para el tumor primario ni para las demás lesiones hepáticas. Una explicación para este fenómeno podría ser la secreción conjunta de glucagón que ha sido descrita en series de casos de tumores neuroendocrinos pancreáticos multisecretores12. De esta manera, al destruir las células que producían insulina, predominaron las productoras de glucagón causando hiperglucemia, que no fue permanente debido a que el paciente recibió luego terapia sistémica con Lu 177 DOTATATE. Infortunadamente no se pudo demostrar por inmunohistoquímica la presencia de glucagón en las células tumorales debido al escaso material de tejido obtenido por biopsia percutánea que se valoró en el laboratorio de patología.

Otra explicación sería que el paciente tuviese una diabetes mellitus no diagnosticada previamente, que hubiera sido enmascarada por la hipoglucemia, y que afloró clínicamente al reducirse el exceso de insulina proveniente de las lesiones metastásicas hepáticas. Esto sucedió de manera similar en el caso reportado por Sherriff y Drake13, en el cual una paciente previamente diabética y en insulinoterapia, desarrolló hipoglucemia por un insulinoma metastásico que fue tratado con terapia con péptidos radiomarcados (lutecio 177 –DOTATATE) con buena respuesta tumoral, volviendo a su estado de hiperglucemia. Esta situación es menos probable en nuestro caso por cuanto el paciente dejó de requerir tratamiento antihiperglucemiante y no volvió a presentar hipoglucemias después de la terapia adicional con Lu177-DOTATE, que es una terapia sistémica, con el potencial de destruir las células tumorales, independiente de la hormona que secreten (glucagón, insulina, etc).

Si bien la inmunohistoquímica para insulina en la biopsia de una de las lesiones hepáticas fue negativa, debe tenerse en cuenta que la sensibilidad de los anticuerpos antiinsulina empleados en esta técnica no es del 100% dejando abierta la opción de falsos negativos12,14. Adicionalmente, se ha descrito una reducción de la capacidad de almacenamiento de las hormonas dentro de las células tumorales, cuando se compara la tinción para insulina dentro de las células tumorales con las células beta normales14 y, en este mismo sentido, un estudio con microscopía electrónica demostró un menor número de gránulos secretores dentro de las células tumorales frente a las células beta normales15. Esto quiere decir que la ausencia de tinción en inmunihistoquímica para una hormona determinada en una muestra de tejido tumoral no excluye la posibilidad de secreción de la misma.

En conclusión, este es hasta ahora el primer caso reportado en Colombia de un insulinoma maligno con extensa enfermedad metastásica hepática en el que se logró un control de la hipoglucemia tras la embolización transarterial de las metástasis hepáticas de mayor tamaño, lo que destaca el papel de esta modalidad mínimamente invasiva en el rápido control de la secreción hormonal en TNE. Un aspecto importante a destacar en este caso es el hallazgo de hiperglucemia hasta por 6 meses luego de la embolización, que podría ser explicado por la co-secreción de glucagón, lo cual nos debe alertar ante la posibilidad de tumores pancreáticos de secreciones mixtas o plurihormonales.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que han seguido los protocolos de su centro de trabajo sobre la publicación de datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Financiación

Ninguna declarada por los demás.

Conflicto de intereses

Ninguno declarado por los autores.

Agradecimientos

Al Dr. J. L. Quintana. Radiólogo intervencionista INC.

Bibliografía
[1]
D. Vezzosi, A. Bennet, P. Rochaix, F. Courbon, J. Selves, B. Pradere, et al.
Octreotide in insulinoma patients: Efficacy on hypoglycemia, relationships with Octreoscan scintigraphy and immunostaining with anti-sst2A and anti-sst5 antibodies.
Eur J Endocrinol., 152 (2005), pp. 757-767
[2]
B. Hirshberg, C. Cochran, M.C. Skarulis, S.K. Libutti, H.R. Alexander, B.J. Wood, et al.
Malignant insulinoma: spectrum of unusual clinical features.
Cancer., 104 (2005), pp. 264-272
[3]
R.T. Jensen, G. Cadiot, M.L. Brandi, W.W. De Herder, G. Kaltsas, P. Komminoth, et al.
ENETS Consensus Guidelines for the management of patients with digestive neuroendocrine neoplasms: functional pancreatic endocrine tumor syndromes.
Neuroendocrinology., 95 (2012), pp. 98-119
[4]
V. Bernard, C. Lombard-Bohas, M.C. Taquet, F.X. Caroli-Bosc, P. Ruszniewski, P. Niccoli, et al.
Efficacy of everolimus in patients with metastatic insulinoma and refractory hypoglycemia.
Eur J Endocrinol., 168 (2013), pp. 665-674
[5]
M. Falconi, B. Eriksson, G. Kaltsas, D.K. Bartsch, J. Capdevila, M. Caplin, et al.
ENETS Consensus Guidelines Update for the Management of Patients with Functional Pancreatic Neuroendocrine Tumors and Non-Functional Pancreatic Neuroendocrine Tumors.
Neuroendocrinology., 103 (2016), pp. 153-171
[6]
E. Baudin, P. Caron, C. Lombard-Bohas, A. Tabarin, E. Mitry, Y. Reznick, et al.
Malignant insulinoma: recommendations for characterisation and treatment.
Ann Endocrinol (Paris)., 74 (2013), pp. 523-533
[7]
S. Muro, J. Nasu, R. Harada, M. Matsubara, A. Nakarai, H. Kanzaki, et al.
Prompt resolution of hypoglycemia by hepatic transarterial embolization for malignant insulinoma with multiple liver metastases.
Acta Med Okayama., 68 (2014), pp. 303-306
[8]
M. Civera Andrés, J.T. Real Collado, I. Martínez Usó, F.J. Ampudia Blasco, R. Carmena Rodríguez.
Selective therapeutic embolization in malignant insulinoma.
Rev Clin Esp., 200 (2000), pp. 548-550
[9]
M. Scharf, D. Mueller, U. Koenig, A. Pfestroff, W. Nimphius, J. Figiel, et al.
Management of a metastasized high grade insulinoma (G3) with refractory hypoglycemia: case report and review of the literature.
Pancreatology., 14 (2014), pp. 542-545
[10]
O. Kress, H.J. Wagner, M. Wied, K.J. Klose, R. Arnold, H. Alfke.
Transarterial chemoembolization of advanced liver metastases of neuroendocrine tumors--a retrospective single-center analysis.
Digestion., 68 (2003), pp. 94-101
[11]
Y.H. Huang, C.H. Lee, J.C. Wu, Y.J. Wang, F.Y. Chang, S.D. Lee.
Functional pancreatic islet cell tumors with liver metastasis: the role of cytoreductive surgery and transcatheter arterial chemoembolization: a report of five cases.
Zhonghua Yi Xue Za Zhi (Taipei)., 61 (1998), pp. 748-754
[12]
L.I. Larsson, L. Grimelius, R. Hakanson, J.F. Rehfeld, F. Stadil, J. Holst, et al.
Mixed endocrine pancreatic tumors producing several peptide hormones.
Am J Pathol., 79 (1975), pp. 271-284
[13]
D. Sherriff, B. Drake.
Malignant insulinoma in a patient with diabetes: response to treatment and return to insulin injections. In: 12th Annual ENETS Conference for the Diagnosis and Treatment of Neuroendocrine Tumor Disease., (2015), pp. pq22
[14]
K.J. McKenzie, C. Hind, M.A. Farquharson, M. McGill, A.K. Foulis.
Demonstration of insulin production and storage in insulinomas by in situ hybridisation and immunocytochemistry.
[15]
W. Creutzfeldt, R. Arnold, C. Creutzfeldt, U. Deuticke, H. Frerichs, N. Track.
Biochemical and morphological investigations of 30 human insulinomas.
Diabetologia., 9 (1973), pp. 217-231
Copyright © 2016. Instituto Nacional de Cancerología
Opciones de artículo
Herramientas