Regístrese
Buscar en
Revista Clínica de Periodoncia, Implantología y Rehabilitación Oral
Toda la web
Inicio Revista Clínica de Periodoncia, Implantología y Rehabilitación Oral Paralelismo entre plano oclusal y 3 planos cefalométricos
Información de la revista
Vol. 8. Núm. 3.
Páginas 234-238 (Diciembre 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
4075
Vol. 8. Núm. 3.
Páginas 234-238 (Diciembre 2015)
TRABAJO DE INVESTIGACIÓN
DOI: 10.1016/j.piro.2015.09.009
Open Access
Paralelismo entre plano oclusal y 3 planos cefalométricos
Parallelism between the occlusal plane and 3 cephalometric planes
Visitas
4075
Valentina Martínez-Arriagada, Rolando Schulz-Rosales
Autor para correspondencia
schulzrolando@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Bárbara Cerda-Peralta, Macarena Rivera-Rothgaenger, Jimena López-Garrido, Natalia Mora-Figueroa, Fernando Romo-Ormazábal
Clínica Integral del Adulto, Facultad de Odontología, Universidad de Chile, Santiago, Chile
Este artículo ha recibido
4075
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Tabla 1. Análisis descriptivo de los datos. Se incluye, además, el coeficiente de correlación con el plano de Frankfort
Resumen
Objetivo

El propósito de este estudio fue comprobar si existe paralelismo entre el plano oclusal según la definición de Ricketts y 3 planos cefalométricos propuestos, en una población eugnásica chilena.

Material y método

Estudio transversal. Se incluyeron 96 adultos jóvenes chilenos eugnásicos entre 18 y 35 años, a los cuales se les tomaron telerradiografías de perfil estandarizadas. Se trazaron manualmente los planos cefalométricos propuestos A, B y C para medir los ángulos formados entre ellos y el plano oclusal. El plano A va desde el punto de unión del plano biespinal y el plano mandibular de Downs, hasta Stomion. El plano B se trazó desde el punto Xi de Ricketts hasta Stomion. El plano C va desde el punto medio entre R3 y R4 de Ricketts hasta Stomion.

Resultados

El promedio de angulación para el plano A es 0,42°, mientras que los plano B y C presentan en promedio un ángulo de −1,71° respecto el plano oclusal. ANOVA muestra diferencias significativas entre los planos propuestos y el plano oclusal. Se obtuvo un coeficiente de correlación r>0,7 para los 3 planos propuestos.

Conclusión

El plano A es el que presenta mayor cercanía al paralelismo con el plano oclusal. Los planos B y C, aun cuando presentan una ligera discrepancia con el plano oclusal, podría ser utilizado igualmente.

Palabras clave:
Oclusión dental
Cefalometría
Registro de las relaciones mandibulares
Abstract
Purpose

The aim of this study was to verify the parallelism between the occlusal plane defined by Ricketts and 3 new different definitions of cephalometric lines in a Chilean eugnathic population.

Material and method

A cross-sectional study was conducted on 96 Chilean eugnathic young adults between 18 and 35 years old. Lateral digital standardised cephalometric radiographs were used. The cephalometric tracings for suggested lines A, B, and C were drawn by hand. Line A extends from the junction between the palatal plane and Downs's mandibular plane to Stomion. Line B was drawn from the Ricketts's Xi point to Stomion. Line C goes from Ricketts's R3 and R4 midpoint to Stomion.

Results

The ANOVA test shows significant differences between the suggested lines and the occlusal plane. The mean angle obtained for line A is 0.42° to the occlusal plane, while lines B and C showed a mean angle of −1.71°. A correlation coefficient r>0.7 was obtained.

Conclusion

Line A is the most parallel line to the occlusal plane. Although lines B and C show a little discrepancy with the occlusal plane, they may be used anyway.

Keywords:
Dental occlusion
Cephalometric
Jaw relations record
Texto completo
Introducción

La definición más difundida de plano oclusal es la del Glosario de Términos Prostodónticos, que lo define como el plano establecido entre las superficies oclusales e incisales de los dientes, que normalmente no es un plano, pero se considera como el plano medio de la curvatura de estas superficies1.

Durante el tratamiento rehabilitador es fundamental para el clínico establecer la orientación del plano oclusal, ya que de acuerdo con los conceptos actuales, la posición del plano oclusal debe ser lo más cercana posible a la posición que ocupaba el plano oclusal en la dentición natural2.

En la enseñanza universitaria y en la práctica clínica diaria, la ubicación del plano oclusal se basa generalmente en referencias anatómicas de la arcada inferior2, pero es difícil identificarlas cuando se pierden los dientes.

Diversos autores, en la búsqueda de parámetros aplicables en la población, han definido el plano oclusal bajo sus propios términos, relacionándolo con distintos planos craneales y faciales, estableciendo normas entre ellos.

Steiner, en 1949, define plano oclusal como la línea de intercuspidación de los primeros molares y un punto equidistante de los bordes incisales de los incisivos superiores e inferiores3, y propone que entre el plano oclusal y el plano Silla-Nasion se forma un ángulo de 14°.

Ricketts, en 1950, define el plano oclusal como la línea que pasa por los puntos C y T (cúspide mesiovestibular del primer molar permanente y cúspide del canino mandibular, respectivamente), estableciendo como norma un ángulo de 7,5° entre el plano oclusal y el plano de Frankfort4.

Por otra parte, el plano oclusal tradicionalmente se ha considerado paralelo al plano de Camper, el cual se orienta desde el borde inferior del ala de la nariz hasta el borde superior del tragus1. Diversos autores han documentado esta relación, tales como Karkazis (1986), Sadr y Sadr (2009), Al Quran et al. (2010) y Kumar (2013), entre otros5–8.

Karkazis en 1987 propone que la orientación del plano oclusal difiere considerablemente entre poblaciones japonesas, estadounidenses y canadienses, por lo cual se infiere que dicha orientación podría no ser concordante con la realidad chilena5.

Con la creciente incorporación de la cefalometría como examen complementario de rutina en la rehabilitación oral, es necesario utilizar parámetros cefalométricos con los cuales contrastar la ubicación del plano oclusal.

Uno de los cefalogramas más difundido entre los clínicos es la cefalometría de Ricketts, que fue establecida mediante un método científico sólido y una amplia muestra4.

El presente estudio utiliza una población eugnásica chilena, la cual se define como aquellos sujetos que presentan armonía morfológica y funcional de los diferentes componentes del sistema estomatognático entre sí, determinada por factores genéticos y ambientales que interactúan en el crecimiento9.

Dado que no existen estudios publicados donde se compare la relación entre el plano oclusal y otros planos cefalométricos en población chilena, se proponen 3 planos cefalométricos construidos mediante puntos de fácil ubicación, con el fin de contribuir con un método de confirmación de la ubicación del plano oclusal.

Material y método

Estudio transversal, correlacional. Se utilizaron 96 telerradiografías de perfil digitales de adultos jóvenes chilenos eugnásicos entre 18 y 35 años, seleccionados por conveniencia.

Criterios de inclusión y exclusión

Criterios de inclusión: poseer dentición natural completa, clase esqueletal i o ii suave, sin apiñamiento dentario (IOTN menor o igual a 2), presencia de acople anterior, competencia labial, ATM con rangos de movilidad normales y sin síntomas asociados. Criterios de exclusión: sujetos con cualquier afección que haya producido una alteración del crecimiento vertical, tratamiento de ortodoncia previo o en curso, pacientes sometidos previamente a cirugía ortognática u otra cirugía que altere la morfología facial, malos hábitos orales y presencia de apiñamiento dentario severo.

Procedimiento radiográfico

Se empleó un equipo imagenológico digital (Orthophos XG Plus®, Sirona), según las indicaciones del fabricante, que genera menores niveles de radiación al ser comparado con equipos convencionales (análogos).

Los planos propuestos se construyen a partir de los siguientes parámetros (fig. 1):

Figura 1.

Puntos y planos cefalométricos utilizados en este trabajo.

(0,11MB).

Plano de Frankfort: línea horizontal que se traza desde la parte más alta del meato auditivo externo a la parte más baja del punto orbitario1.

Stomion: se define como el punto de intersección de los labios con el plano medio sagital. Este punto es visible en la telerradiografía de perfil cuando se observa el perfil blando10. La posición de este es estable en adultos, mientras se mantenga la dentición11.

Plano biespinal: se extiende desde el punto ENA al punto ENP. Constituye la base del hueso maxilar y piso de las fosas nasales10. Al estar trazado sobre hueso compacto, no cambia con el desdentamiento, pues solo se afecta el hueso alveolar12.

Plano mandibular de Downs: se traza tangente a los puntos más prominentes del borde inferior de la mandíbula13. Este no se modifica con los cambios morfológicos de la mandíbula producidos por alteraciones oclusales, pues la forma del proceso basilar permanece estable en el tiempo14.

Punto Xi de Ricketts: corresponde al centro de la rama ascendente mandibular4. Se ha descrito que con el desdentamiento se producen cambios en la posición mandibular y reabsorción del reborde residual15; sin embargo, no se hace referencia alguna a cambios morfológicos de la rama mandibular.

Se definen 3 planos cefalométricos para este estudio (fig. 2):

Figura 2.

Planos propuestos: el plano A va desde la intersección de los planos palatino y mandibular hasta Stomion. El plano B se traza desde Xi hasta Stomion, y el plano C, desde el punto medio entre R3 y R4 hasta Stomion.

(0,18MB).

Plano A: va desde el punto de unión del plano biespinal y el plano mandibular de Downs, hasta Stomion.

Plano B: va desde el punto Xi de Ricketts hasta Stomion.

Plano C: construido desde el punto medio entre R3 y R4 de Ricketts (para los efectos de este estudio se llamará R*), hasta Stomion.

Análisis cefalométrico

Se realizó mediante el software Quick Ceph 2000® versión 3.4. Los puntos cefalométricos fueron trazados por 2 operadores; cuando hubo discrepancia, se procedió a la discusión para llegar a un acuerdo; en los casos en que no existió acuerdo se utilizó el punto medio entre los obtenidos por los 2 operadores.

Dichos trazados cefalométricos fueron impresos en hoja tamaño carta para posteriormente trazar los planos cefalométricos propuestos manualmente.

Todos los trazados fueron hechos con regla metálica y lápiz de tinta punta 0,4mm. Se utilizó un transportador para medir el ángulo entre: el plano de Frankfort y el plano oclusal según la definición de Ricketts, y entre los planos propuestos A, B y C y el plano oclusal según la definición de Ricketts.

El análisis estadístico fue realizado en el software Stata® 10 (de StataCorp L. P.). Se realizó el análisis estadístico descriptivo mediante medidas de tendencia central, se comprobó la distribución de la muestra mediante el test de Shapiro-Wilk y se realizó test ANOVA.

Adicionalmente se realizó una regresión lineal simple entre los ángulos de los planos propuestos/plano oclusal y el ángulo plano de Frankfort/plano oclusal. Así, es posible verificar si los planos propuestos se comportan estadísticamente de manera similar a los hallazgos de Ricketts de 1950, cuando describió la relación entre el plano oclusal y el plano de Frankfort4.

Consideraciones éticas

Cada individuo firmó un consentimiento informado aprobado por el Comité de Ética de la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile para la participación en este estudio. Los exámenes radiográficos fueron realizados bajo estricto respeto de las normas de radioprotección.

Resultados

El promedio de angulación del plano A con respecto del plano oclusal es de 0,42°, mientras que el plano B y el plano C presentan en promedio un ángulo de −1,71° respecto del plano oclusal. El plano A es aquel que presenta menor discrepancia en la angulación respecto del plano oclusal (tabla 1). Existen diferencias significativas respecto de los planos B y C (p=0,0001).

Tabla 1.

Análisis descriptivo de los datos. Se incluye, además, el coeficiente de correlación con el plano de Frankfort

Variable  Promedio  Desviación estándar  Min  Máx 
Frankfort-PO  6,33  4,35  −3,9  16,6 
Plano A-PO  0,42  2,93  −6  8,5  0,76 
Plano B-PO  −1,71  3,03  −8,9  5,8  0,72 
Plano C-PO  −1,72  3,03  −8,9  4,8  0,76 

El diagrama de dispersión muestra una asociación lineal positiva en la relación obtenida entre los planos propuestos y el plano de Frankfort con la relación entre el plano oclusal y el plano de Frankfort, existiendo en los 3 casos un r>0,7.

Discusión

El análisis de regresión lineal muestra que la relación entre los planos cefalométricos propuestos (A, B y C) con el plano de Frankfort tiene un comportamiento estadístico similar a la relación entre el plano oclusal y el plano de Frankfort que describió Ricketts4, con un coeficiente de correlación cercano a 0,7. Esto respalda que la selección de la muestra y la metodología utilizada fueron apropiadas.

Al analizar los resultados obtenidos, se observa que la angulación entre el plano A y el plano oclusal es en promedio 0,42°, siendo este, entonces, el que presenta un mayor grado de paralelismo.

Respecto a los planos B y C, la angulación promedio con el plano oclusal es en ambos −1,71°. Si bien esta diferencia es estadísticamente significativa, en la práctica clínica un diferencia cefalométrica de 2° está dentro de un rango de error tolerable.

La similitud de valores entre los planos B y C se debe a la cercanía que existe entre los puntos posteriores utilizados para su trazado. En el caso de la muestra utilizada, los puntos R* y Xi de Ricketts se encuentran en una posición similar en gran parte de los casos.

El plano C, pese a que tiene una diferencia de −1,7°, ofrece una ventaja para el clínico debido a la facilidad para encontrar el punto intermedio entre R3 y R4.

El principal aporte de este estudio corresponde a la utilización de un método cefalométrico que contribuya con los métodos clínicos para la ubicación del plano oclusal.

Conclusiones

  • El plano A es aquel que presenta un mayor grado de paralelismo con el plano oclusal según la definición de Ricketts medido en la muestra.

  • El plano C ofrece una ventaja para el clínico debido a la facilidad para encontrar el punto intermedio entre R3 y R4. Si bien tiene una diferencia de −1,7° con respecto al plano oclusal, en la práctica clínica una diferencia cefalométrica de 2° está dentro de un rango de error tolerable.

Conflicto de intereses

Los autores del trabajo declaran no tener conflictos de intereses.

Bibliografía
[1]
The glossary of prosthodontic terms.
J Prosthet Dent., 94 (2005), pp. 10-92
[2]
A. Celebic, Z. Kaic, M. Valentinc-Perzuvic, D. Vojvodic.
Evaluation of some laleral cephalometric methods for determination of occlusal plane inclination.
Acta Stomatol Croat., 28 (1994), pp. 11-18
[3]
F.J. Águila.
Manual de cefalometría.
Editorial Actualidades Médico Odontológicas Latinoamérica, (1996),
[4]
R.M. Ricketts.
Variation of the temporomandibular joint as revealed by cephalometric laminagraphy.
Am J Orthod., 36 (1950), pp. 877-892
[5]
H.C. Karkazis, G.L. Polyzois, A.J. Zissis.
Relationship between ala-tragus line and natural occlusal plane. Implications in denture prosthodontics.
Quintessance Int, 17 (1986), pp. 253-255
[6]
F.A. Al Quran, A. Hazza’a, N. Al Nahass.
The position of the occlusal plane in natural and artificial dentitions as related to other craniofacial planesJT J Prosthodont..
, 19 (2010), pp. 601-605
[7]
K. Sadr, M. Sadr.
A study of parallelism of the occlusal plane and ala-tragus line.
J Dent Res Dent Clin Dent Prospects., 3 (2009), pp. 107-109
[8]
S. Kumar.
A determination of occlusal plane comparing different levels of the tragus to form ala-tragal line or Camper's line: A photographic study.
J Adv Prosthodont., 5 (2013), pp. 9-15
[9]
E. Gianni.
La nueva ortognatodoncia.
1.a ed., Piccin, (1989),
[10]
C. Zamora, S. Duarte.
Atlas de cefalometría: análisis clínico y práctico.
Ediciones Amolca, (2003),
[11]
P. Fudalej.
Long-term changes of the upper lip position relative to the incisal edge.
Am J Orthod Dentofacial Orthop., 133 (2008), pp. 204-209
[12]
C. San Martín, J. Villanueva, G. Labraña.
Cambios del sistema estomatognático en el paciente adulto mayor (Parte II).
Rev Dent Chile., 93 (2002), pp. 23-26
[13]
R. Carvajal.
Aplicación de la ficha cefalométrica.
Universidad de Chile, Facultad de Odontología, (1992),
[14]
J.I. Cawood, R.A. Howell.
A classification of the edentulous jaws.
Int J Oral Maxillofac Surg., 17 (1988), pp. 232-236
[15]
Sáez Carriera R, Carmona M, Jiménez Quintana Z, Alfaro X. Cambios bucales en el adulto mayor. Rev Cubana Estomatol [edición electrónica]. 2007 [consultado 26 Ene 2015];44 [aprox. 2 págs.]. Disponible en: http://scieloprueba.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttextπd=S0034-75072007000400011&Ing=es
Copyright © 2015. Sociedad de Periodoncia de Chile, Sociedad de Implantología Oral de Chile y Sociedad de Prótesis y Rehabilitación Oral de Chile
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt
Política de cookies Cookies policy Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here. Utilizamos cookies próprios e de terceiros para melhorar nossos serviços e mostrar publicidade relacionada às suas preferências, analisando seus hábitos de navegação. Se continuar a navegar, consideramos que aceita o seu uso. Você pode alterar a configuração ou obter mais informações aqui.