Buscar en
Revista Chilena de Radiología
Toda la web
Inicio Revista Chilena de Radiología Solución caso radiológico 5
Información de la revista
Vol. 22. Núm. 3.
Páginas 99-101 (Julio - Septiembre 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
2281
Vol. 22. Núm. 3.
Páginas 99-101 (Julio - Septiembre 2016)
Resultado caso radiológico de desafío diagnóstico
Open Access
Solución caso radiológico 5
Radiologic case 5 solution
Visitas
...
Pablo Avariaa,
Autor para correspondencia
p.avaria@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Marcos Tapiab,c, Sergio Urbinaa, Andrea Balcellsd, Diego Gonzálezd
a Radiología, Facultad de Medicina, Clínica Alemana, Universidad del Desarrollo, Temuco, Chile
b Departamento de Imágenes, Facultad de Medicina, Clínica Alemana, Universidad del Desarrollo, Temuco, Chile
c Unidad de Radiología Intervencional, Hospital Dr. Hernán Henríquez Aravena, Temuco, Chile
d Medicina, Facultad de Medicina, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile
Contenido relaccionado
Rev Chil Radiol. 2016;22:9810.1016/j.rchira.2016.08.001
Pablo Avaria, Marcos Tapia, Sergio Urbina, Andrea Balcells, Diego González
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (5)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (2)
Tabla 1. Manifestaciones clínicas abdominopélvicas en actinomicosis
Tabla 2. Diferencias clínicas entre actinomicosis pélvica y el cáncer de ovario
Mostrar másMostrar menos
Texto completo

En las imágenes se observan lesiones quísticas que comprometen ambos anexos, de pared y tabiques engrosados, que presentaron discreto realce tras el uso de medio de contraste, encontrándose en íntimo contacto entre sí, en la línea media sobre el útero. asociado a discreto aumento de densidad/atenuación del tejido adiposo circundante (figs. 1 y 2).

Figura 1.

TC de abdomen y pelvis con contraste endovenoso en fase portal, y contraste oral positivo. Corte axial. Lesiones quísticas de pared y tabiques engrosados, con discreto realce.

(0,08MB).
Figura 2.

TC de abdomen y pelvis con contraste endovenoso en fase portal, y contraste oral positivo. Reconstrucción coronal. Lesiones sobre el útero, con relación al asa de íleon distal, con engrosamiento parietal concéntrico e hiperemia de la mucosa. Engrosamiento parietal del asa de colon sigmoides. DIU en cavidad endometrial.

(0,11MB).

Adyacente a las lesiones, se identifica un asa de íleon distal y una de colon sigmoides, engrosadas de forma concéntrica (fig. 2). Existe hidroureteronefrosis derecha asociada, con cambio de calibre y engrosamiento del urotelio con relación al cruce entre la lesión y los vasos ilíacos ipsilaterales (fig. 3).

Figura 3.

TC de abdomen y pelvis con contraste endovenoso en fase portal, y contraste oral positivo. Corte parasagital derecho. Engrosamiento urotelial y cambio de calibre con relación al cruce con la masa y los vasos ilíacos ipsilaterales.

(0,1MB).

Existen algunas adenopatías en ambas cadenas ilíacas internas y para-aórticas (figs. 4 y 5).

Figuras 4 y 5.

TC de abdomen y pelvis con contraste endovenoso en fase portal, y contraste oral positivo. Corte axial. Adenopatías en ambas cadenas ilíacas internas y para-aórticas, la de mayor tamaño derecha de 11mm en su eje menor. DIU en la cavidad endometrial.

(0,17MB).

El útero se encuentra en anteversoflexión identificando un DIU en la cavidad endometrial (fig. 5).

Discusión

La actinomicosis es una enfermedad infecciosa crónica supurativa causada por bacterias gram positivas, anaerobias o microaerófilas, no formadoras de esporas del genero Actinomyces. Entre sus especies, el Actinomyces israelii es la causa más frecuente de infección en humanos1. Son microorganismos comensales, presentes fundamentalmente en la cavidad oral, gastrointestinal y en el tracto genital femenino. Incapaces de atravesar las mucosas, su infección habitualmente se asocia a factores de riesgo que aumentan la permeabilidad epitelial, como mala higiene oral, inmunosupresión, cirugías o cuerpos extraños, como el DIU2. El riesgo de colonización e infección clínica aumenta con el tiempo de uso del dispositivo. Sus hallazgos, tanto clínicos como radiológicos, son inespecíficos y de gran variabilidad, dependiendo estos, principalmente del sitio de compromiso, lo que dificulta el diagnóstico3.

La ubicación más frecuente es la región cervicofacial (50% de los casos, aproximadamente), particularmente en el ángulo mandibular y la región submandibular. Le siguen la región torácica (30%), la abdominopélvica (20%), el sistema nervioso central (2-3%), la musculoesquelética y la diseminada, siendo estas 2 últimas sumamente raras3.

Dentro de sus manifestaciones clínicas abdominopélvicas (tabla 1) se incluyen; dolor abdominal, fiebre y masa palpable, hallazgos que también pueden verse en cuadros neoplásicos4.

Tabla 1.

Manifestaciones clínicas abdominopélvicas en actinomicosis

Masa ovárica uni-bilateral  >95% 
Dolor abdominal  >80% 
Leucocitosis  >70% 
Anemia  >60% 
Fiebre  >55% 
Baja de peso  >40% 
Flujo vaginal anormal  >20% 
Hemorragia vaginal  >15% 

En la literatura existen múltiples reportes de casos de infección por Actinomyces simulando cáncer de ovario avanzado1,4–6, razón por la cual, muchas veces es tratado mediante cirugía, sin tener un diagnóstico preciso previo2,7.

En la evaluación radiológica de estas lesiones, la presencia de un DIU, nos debe hacer considerar la infección por actinomices dentro del diagnóstico diferencial. Aunque la prevalencia de infección en usuarias es relativamente baja (1,6-11,6%), hasta un 80% de las infecciones demostradas, están relacionados con la presencia actual o reciente de este8.

El marcador tumoral CA-125 puede estar moderadamente elevado durante la infección, siendo poco específico4,7 para el diagnóstico, tanto de cáncer ovárico como de actinomicosis.

Sus hallazgos en la TC, muchas veces son indiferenciables de una enfermedad neoplásica. Usualmente se manifiesta como masas anexiales sólidas o sólido-quísticas, de pared gruesa3,7. La porción sólida suele realzar de manera homogénea, con tendencia a invadir los planos profundos3. El proceso inflamatorio puede extenderse y comprometer estructuras adyacentes como uréteres (fig. 3), vejiga, asas intestinales (fig. 2), uraco, peritoneo, etc.9. La presencia de adenopatías (figs. 4 y 5) y ascitis es infrecuente9.

En la tabla 2 se enumeran algunos hallazgos clínicos que pueden ayudar en el diferencial entre actinomicosis pélvica y el cáncer de ovario.

Tabla 2.

Diferencias clínicas entre actinomicosis pélvica y el cáncer de ovario

Actinomicosis pélvica  Hallazgo  Cáncer de ovario 
37 años  Edad media de presentación  55 años 
++  Dolor abdominal  ++ 
Baja de peso 
Sangrado vaginal anormal 
Anemia 
++  Flujo vaginal anormal  ± 
++  Fiebre  − 
++  Leucocitosis 
−  Ascitis  ++ 
±  Elevación de CA-125  ++ 
4-8 años aprox.  Tiempo de uso del DIU  Sin asociación 

El diagnóstico definitivo suele ser dificultoso, ya que menos de un 50%10 de los cultivos serán positivos, incluso en condiciones ideales. El método más usado suele ser la citología, donde mediante tinción con hematoxilina-eosina, se observan gránulos basófilos de azufre rodeados por filamentos bacterianos (fig. 6).

Figura 6.

Gránulos de azufre (flecha derecha) rodeados de filamentos bacterianos (flecha izquierda).

(0,05MB).

Una vez hecho el diagnóstico, el tratamiento se basa en el uso prolongado de antibióticos (3 a 6 meses) por la alta tasa de recurrencias11. La cirugía se reserva para los cuadros extensos, con gran fibrosis y efecto de masa4.

Conclusiones

Si bien infrecuente, la infección por Actinomyces debe ser considerada en el diagnóstico diferencial frente al hallazgo de una masa anexial quística compleja. Un adecuado conocimiento de sus manifestaciones imagenológicas, apoyado en datos clínicos, son fundamentales para el diagnóstico de una enfermedad de buen pronóstico, cuando este se realiza de forma precoz.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
N. Kumar, P. Das, D. Kumar, A. Kriplani, R. Ray.
Pelvic actinomycosis mimicking: An advanced ovarian cancer.
Indian J Pathol Microbiol, 53 (2010), pp. 164-165
[2]
A.S. Fiorino.
Intrauterine contraceptive device-associated actinomycotic abscess and Actinomyces detection on cervical smear.
Obstet Gynecol, 87 (1996), pp. 142-149
[3]
S.H. Heo, S.S. Shin, J.W. Kim, H.S. Lim, H.J. Seon, S.I. Jung, et al.
Imaging of actinomycosis in various organs: A comprehensive review.
Radiographics, 34 (2014), pp. 19-33
[4]
C. Ong, S. Barnes, S. Senanayake.
Actinomyces turicensis infection mimicking ovarian tumour.
Singapore Med J, 53 (2012), pp. e9-e11
[5]
T. Pusiol, D. Morichetti, C. Pedrazzani, F. Ricci.
Abdominal-pelvic actinomycosis mimicking malignant neoplasm.
Infect Dis Obstet Gynecol, 2011 (2011), pp. 747059
[6]
J. Sehouli, J.H. Stupin, U. Schlieper, S. Kuemmel, W. Henrich, C. Denkert, et al.
Actinomycotic inflammatory disease and misdiagnosis of ovarian cancer. A case report.
Anticancer Res, 26 (2006), pp. 1727-1731
[7]
S.H. Kim, S.H. Kim, D.M. Yang, K.A. Kim.
Unusual causes of tubo-ovarian abscess: CT and MR imaging findings.
Radiographics, 24 (2004), pp. 1575-1589
[8]
J.F. McCormick, R.D. Scorgie.
Unilateral tubo-ovarin actinomycosis in the presence of an intrauterine device.
Am J Clin Pathol, 68 (1977), pp. 622-626
[9]
I.J. Lee, H.K. Ha, C.M. Park, J.K. Kim, J.H. Kim, T.K. Kim, et al.
Abdominopelvic actinomycosis involving the gastrointestinal tract: CT features.
[10]
H.K. Ha, H.J. Lee, H. Kim, H.J. Ro, Y.H. Park, S.J. Cha, et al.
Abdominal actinomycosis: CT findings in 10 patients.
AJR Am J Roentgenol, 161 (1993), pp. 791-794
[11]
V.K. Wong, T.D. Turmezei, V.C. Weston.
Actinomycosis.
BMJ., 343 (2011), pp. d6099
Copyright © 2016. SOCHRADI
Opciones de artículo
Herramientas