Buscar en
Progresos de Obstetricia y Ginecología
Toda la web
Inicio Progresos de Obstetricia y Ginecología Gestación y prolapso uterino
Información de la revista
Vol. 51. Núm. 12.
Páginas 742-744 (Diciembre 2008)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
46742
Vol. 51. Núm. 12.
Páginas 742-744 (Diciembre 2008)
CASOS CLÍNICOS
Acceso a texto completo
Gestación y prolapso uterino
Pregnancy and uterine prolapse
Visitas
...
Idoya Eguiluz Gutiérrez-Barquín
Autor para correspondencia
mabarber@mac.com

Dra. I. Eguiluz Gutiérrez-Barquín. Lope de Vega, 9 1.°. 35005 Las Palmas de Gran Canaria. España.
, Miguel Ángel Barber Marrero, Alicia Martín Martínez, Manuel Cazorla Betancor, José Ángel García Hernández
Servicio de Obstetricia y Ginecología. Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias. Las Palmas de Gran Canaria. España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Resumen

La coexistencia de una distopia genital y una gestación es un hecho infrecuente. Se expone un caso manejado en nuestro centro hospitalario, así como su tratamiento y resolución, intentando determinar unas pautas terapéuticas generales tras una revisión exhaustiva de la escasa bibliografía existente sobre este tema.

Palabras clave:
Prolapso uterino
Distopias
Gestación
Abstract

The coexistence of genital dystopia and pregnancy is unusual. The present article describes a case managed in our hospital center, as well as its treatment and resolution. To determine general therapeutic models, an exhaustive review of the limited literature on the topic is presented.

Key words:
Uterine prolapse
Dystopias
Pregnancy
Texto completo
INTRODUCCIÓN

En la obstetricia actual, el hecho de una gestante presentar un prolapso uterino es algo extremadamente inusual. Al tratarse de una patología infrecuente, ocurre que muchos obstetras no se han enfrentado a esa patología y en la gran mayoría de los casos se desconoce su manejo durante el embarazo y a la hora de elegir la vía del parto.

CASO CLÍNICO

Se trata de una paciente de 35 años de edad, sin antecedentes familiares ni personales de interés, gran multípara, con 4 partos eutócicos anteriores. Menarquia a los 11 años, fórmula menstrual 4/28 y embarazo de curso normal con control ambulatorio. En la semana 32 de amenorrea acudió a urgencias de nuestro centro por dolor abdominopélvico importante y tras notarse un «bulto» en los genitales externos, que se había incrementado durante las últimas 48h. No refería incontinencia urinaria acompañante ni otra sintomatología de interés. En la exploración al ingreso se objetivó una paciente con buen estado general, normotensa, apirética, con frecuencia cardíaca de 80 lat/min, normocoloreada y normohidratada. La altura uterina correspondía con amenorrea y se visualizaba un prolapso genital concérvix uterino y parte del segmento uterino inferior por debajo del plano vulvar, con atrofia y sequedad de la mucosa cervical y con diferentes úlceras cervicales dolorosas (figs. 1-3). El prolapso uterino se podía reponer, no sin cierta dificultad, por el intenso dolor que le producía a la gestante. Se decidió el ingreso inicial en la planta de medicina materno-fetal para realizar tratamiento, con la intención de eliminar la algia que presentaba la paciente y reducir definitivamente el prolapso uterino. En planta se procede a reducir el prolapso y colocar un pesario vaginal con una solución antiséptica. A las 24h del ingreso se dio de alta por mejoría franca del cuadro y resolución del prolapso genital; la paciente pasó a control ambulatorio. En la semana 33 acudió a urgencias por dinámica uterina que no cedía con reposo domiciliario; se la reingresó y se realizó tocólisis por vía intravenosa por amenaza de parto pretérmino, que cedió tras tratamiento. En la semana 35 inició, de forma espontánea, trabajo de parto. En el paritorio se identificó un prolapso vaginal de la extremidad inferior de una presentación podálica, por lo que se indicó una cesárea urgente; nació un feto mujer de 2.400g de peso, con una puntuación en la prueba de Apgar 9/10 y buena adaptación cardiorrespiratoria a la vida extrauterina, con un pH arterial de 7,31 y venoso de 7,38.

Figura 1.

Prolapso genital en gestante de 32 semanas.

(0,09MB).
Figura 2.

Prolapso genital (ampliación de la imagen).

(0,11MB).
Figura 3.

Prolapso genital (ampliación mayor).

(0,09MB).
DISCUSIÓN

Si bien en general el prolapso uterino es una entidad clínica que se presenta con bastante frecuencia en nuestra especialidad, el hecho de que aparezca en una mujer joven es una situación bastante atípica; si además asociamos el prolapso con una gestación coexistente, reduce las probabilidades de aparición hasta convertirla en una situación casi excepcional1, por lo que es una entidad sobre la cual es difícil encontrar datos en la literatura científica actual. Alonso et al1, en un artículo del año 2000, describen que la mayoría de los casos relatados en la bibliografía científica acontecen en años anteriores a 1970, por lo que podemos afirmar que el cambio acaecido en la obstetricia en los últimos años ha hecho aun más infrecuente esta entidad en nuestros días2–4. La mayoría de los artículos se refieren a casos clínicos o a pequeñas series. El artículo encontrado con un mayor número de casos es el de Palanichamy5, con sólo 38 casos recogidos, y publicado en 1977. No existen datos en la bibliografía científica sobre la incidencia y prevalencia de esta entidad clínica6. Sí parece claro que la etiología de los trastornos del suelo pélvico es de origen multifactorial; en ella el traumatismo obstétrico previo6,7 desempeña un papel importante. En cuanto al manejo de la embarazada con un prolapso genital, todos los trabajos publicados coinciden en que el reposo, junto con la reducción uterina, son los pilares del tratamiento en las pacientes gestantes8,9. La utilización de taponamiento vaginal o de pesario no parece del todo clara; en el artículo de Alonso et al1, se optó por una reducción inicial con taponamiento vaginal y, en un segundo tiempo, insertar un pesario. Nosotros, tras la reducción del prolapso, decidimos colocar el pesario de inmediato y, como la paciente se encontraba asintomática del todo, proceder a control ambulatorio de la gestación. Las principales complicaciones obstétricas descritas asociadas a un prolapso genital coexistente son aborto (15-21%), amenaza de parto prematuro (18%), dolor pélvico, leucorrea, retención de orina, incarceración uterina e infecciones urinarias de repetición1,8,10–14. En cuanto a la vía de finalización del parto, en la literatura médica actual no existe un consenso claro acerca de si se debería realizar una cesárea electiva en estas pacientes o bien permitir un intento de parto vaginal15. En un artículo de Schinfeld16, publicado en 1976, se describen 2 casos diferentes de embarazadas con prolapso genital, donde se optó por un trabajo de parto vaginal; en cambio, autores como Alonso et al1 o Guariglia et al9, plantean la posibilidad de una cesárea de primera intención como la vía de elección del parto. En nuestro caso, no encontramos contraindicación para un parto vaginal, por lo que se debió esperar el inicio del trabajo de parto e indicar cesárea por criterios obstétricos; en el caso descrito por nosotros, la cesárea fue indicada por presentación podálica con procidencia vaginal de extremidad.

BIBLIOGRAFÍA
[1.]
L. Alonso, M.A. Barber, I. Eguiluz, J.V. Hijano, J.A. Herrera, M. Gallo, et al.
Gestación incipiente y prolapso uterino.
Clin Invest Gin Obstet, 27 (2000), pp. 317-319
[2.]
O. Ogunbode, V.E. Aimakhu.
Uterine prolapse during pregnancy in Ibadan.
Am J Obstet Gynecol, 116 (1973), pp. 622-625
[3.]
M.S. Piver, J. Spezia.
Uterine prolapse during pregnancy.
Obstet Gynecol, 32 (1968), pp. 765-769
[4.]
J.R. Fliegner.
Utero-vaginal prolapse during pregnancy.
Aust N Z J Obstet Gynaecol, 9 (1969), pp. 240-248
[5.]
G. Palanichamy.
Prolapse of the uterus complicating labour (A study of 38 cases).
J Obstet Gynaecol India, 26 (1976), pp. 692-697
[6.]
P.S. Hill.
Uterine prolapse complicating pregnancy. A case report.
J Reprod Med, 29 (1984), pp. 631-633
[7.]
W. Sepulveda, J. Cabrera.
Uterine prolapse in a primigesta.
Rev Chil Obstet Ginecol, 49 (1984), pp. 312-315
[8.]
H.L. Brown.
Cervical prolapse complicating pregnancy.
J Natl Med Assoc, 89 (1997), pp. 346-348
[9.]
L. Guariglia, B. Carducci, A. Botta, S. Ferrazzani, A. Caruso.
Uterine prolapse in pregnancy.
Gynecol Obstet Invest, 60 (2005), pp. 192-194
[10.]
K. Suzuki, J.M. Shane.
Uterine prolapse in the pregnant primigravida.
Am J Obstet Gynecol, 112 (1972), pp. 303-304
[11.]
M.S. Nelson.
Acute urinary retention secondary to an incarcerated gravid uterus.
Am J Emerg Med, 4 (1986), pp. 231-232
[12.]
A.J. Childs, J.W. Goldkrand.
Uterine incarceration in a 9-week multifetal pregnancy resulting from in vitro fertilization. A case report.
J Reprod Med, 48 (2003), pp. 992-994
[13.]
H.W. Meislin.
Incarceration of the gravid uterus.
Ann Emerg Med, 16 (1987), pp. 1177-1178
[14.]
B. Ozel.
Incarceration of a retroflexed, gravid uterus from severe uterine prolapse: a case report.
J Reprod Med, 50 (2005), pp. 624-626
[15.]
Y. Yogev, E.R. Horowitz, A. Ben-Haroush, B. Kaplan.
Uterine cervical elongation and prolapse during pregnancy: an old unsolved problem.
Clin Exp Obstet Gynecol, 30 (2003), pp. 183-185
[16.]
J.S. Schinfeld.
Prolapse of the uterus during pregnancy: a report of two cases and review of management.
Am J Obstet Gynecol, 129 (1977), pp. 587-588
Copyright © 2008. Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos