Buscar en
Neurología Argentina
Toda la web
Inicio Neurología Argentina Disminución de la anisotropía fraccional de la sustancia blanca como predictor...
Información de la revista
Vol. 2. Núm. 3.
Páginas 155-160 (Julio - Septiembre 2010)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
10317
Vol. 2. Núm. 3.
Páginas 155-160 (Julio - Septiembre 2010)
Original
Acceso a texto completo
Disminución de la anisotropía fraccional de la sustancia blanca como predictor de la falta de remisión en la depresión tardía tratada con antidepresivos
Decreased fractional anisotropy of white matter as a predictor of non-remission in late-life depression treated with antidepressants
Visitas
10317
Daniel Serrani
Facultad de Psicología, Departamento de Psicobiología, Universidad Nacional de Rosario, Argentina
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (3)
Tabla 1. – Valores de WCST en los pacientes remitentes y no remitentes
Tabla 2. – Datos basales demográficos y clínicos de los participantes
Tabla 3. – Diferencias en la anisotropía fraccional entre remitentes y no remitentes
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Objetivo

Se explora la relación entre la ausencia de remisión de la depresión tardía tratada con antidepresivos y las alteraciones de la conexión córtico-estriado-límbica explorada mediante anisotropía fraccional de sustancia blanca.

Método

Se evaluaron 20 pacientes con depresión mayor tardía según DSM IV no dementes con escala de Yesavage y Winsconsin Card Sorting Test para la función ejecutiva. Después de un periodo de wash-out de 2 semanas se les administró 100 mg de sertralina/día durante 24 semanas. La remisión se definió como una puntuación de Yesavage < 10 durante 2 semanas consecutivas. Al mismo tiempo se evaluaron con RM por tensor de difusión de 1,5 Tesla, analizando la anisotropía fraccional con voxels usando la edad como covarianza.

Resultados

Los pacientes con ausencia de remisión (n = 9) tenían menor anisotropía fraccional en las áreas del lóbulo frontal y límbico, del cingulado anterior y posterior, del córtex prefrontal dorsolateral, de la rodilla de cuerpo calloso, del parahipocampo y de la sustancia blanca insular comparados con los que alcanzaron remisión (n = 11). También se detectó menor anisotropía fraccional en el cerebro medio y en los lóbulos parietal y temporal.

Conclusiones

La menor anisotropía fraccional de la sustancia banca en la depresión tardía no remitente se distribuye en redes cerebrales frontolímbicas, se asocia con una menor respuesta al tratamiento antidepresivo y representa un marcador somático de vulnerabilidad y mal pronóstico de este tipo de depresión.

Palabras clave:
Depresión tardía
Anisotropía fraccional de la sustancia blanca
Sertralina
Redes frontolímbicas
Abstract
Objectives

The relationship between absence of remission of late life depression treated with sertraline and white matter abnormalities explored with white matter anisothropy is explored.

Method

Twenty patients with major late life depression were staged with Yesavage depression scale and WCST executive functions exploration. After a wash out period of 2 weeks a daily dose of 100 mg of sertraline was administered during 24 weeks; after this period remission was defined as a score of 10 or less in Yesavage depression scale. Meanwhile the patients were administered a 1.5 T MRI diffusion tensor voxels-based using age as covariate.

Results

Non remitting patients showed less fractional anisotrophy in frontal and limbic areas, anterior and posterior cingulated, dorsolateral prefrontal cortex, genu of corpus callosum, parahippocampus and insula, compared with remitting patients.

Conclusions

Less white matter fractional anisotrophy in non remitting late life depression is associated with less antidepressive medication response and is widespreaded in fronto-limbic networks; standing as a somatic marker of vulnerability and worse prognosis in this illness.

Keywords:
Late life depression
White matter fractional anisotrophy
Sertraline
Frontolimbic networks
Texto completo
Introducción

La depresión tardía constituye una enfermedad muy frecuente en la población de adultos mayores y representa un desafío para el tratamiento, en parte por una alta tasa de recaídas y en parte también por la pobre respuesta al tratamiento, con una tasa tres veces mayor de recaídas en comparación con los otros tipos de depresión, quedando en ocasiones con síntomas residuales a pesar de las respuestas parciales1. Incluso si remiten, presentan a menudo déficit en la calidad de vida2. Las alteraciones presentes en el cerebro senescente pueden ser en parte responsables de este pronóstico sombrío en la depresión tardía, impidiendo la regulación emocional subyacente a la depresión. En parte, los estudios por neuroimagen señalan que la depresión se asocia con metabolismo aumentado en las regiones límbicas, en la amígdala y en el cíngulo pregenual y subgenual en la corteza orbitofrontal posterior y en los cíngulos anterior y medio. La corteza dorsolateral, el cíngulo posterior y el caudado presentan una disminución de flujo en la depresión3,4. Hay una disminución de la activación del cíngulo dorsal anterior y del hipocampo en depresivos adultos mayores en las tareas de activación lexical5. Dado que existen conexiones entre estructuras límbicas y frontales con estructuras paralímbicas y estriatales, se han intentado terapias de control de depresión de tipo6top down, intentando influir mediante la corteza sobre las estructuras subcorticales7, junto con terapias farmacológicas, que tienen efectos bottom-up, ya que actúan en el rafe dorsal y en el locus ceruleus8. La hipótesis subyacente es que la alteración de las conexiones recíprocas entre el estriado ventral y la corteza dorsolateral pueden intervenir de manera crítica en la génesis de la depresión3,4. En particular, las conexiones de la sustancia blanca entre las estructuras límbicas y corticales dorsales pueden interferir en el balance límbico cortical y prolongar la depresión.

Las imágenes de difusión por tensor ofrecen información acerca de la integridad de la sustancia blanca en relación con la remisión de la depresión mediante la detección de la difusión de agua en los tejidos cerebrales, mediante la fórmula de que cuando no existe barrera a la difusión, ésta es igual en todas las direcciones (isotropía), y cuando hay barreras la difusión sigue los ejes de esas barreras (anisotropía); el grado de la misma depende de la integridad estructural de las membranas y de las fibras axonales. La anisotropía fraccional es una medida de esos cambios9. La idea principal es que las alteraciones microestructurales de la sustancia blanca pueden interferir en la comunicación límbica y dorsocortical, perpetuando así la depresión e impidiendo el reequilibrio de la modulación emocional en el anciano10. Concordantemente, la falta de remisión en la depresión tratada con antidepresivos puede ser un indicador más en el sentido de una alteración de las conexiones frontolímbicas, lo que se manifiesta con anisotropía fraccional reducida en esas áreas.

MétodoSujetos

Se reclutaron mayores de 60 años de una muestra consecutiva de pacientes asistentes al servicio de consultorio externo que aceptaron participar del estudio mediante consentimiento informado y que cumplían con criterios del DSM-IV para depresión mayor sin rasgos psicóticos y alcanzaron una puntuación ≥ 14 en la escala de depresión geriátrica de Yesavage11 y que no evidenciaron alteraciones en la función ejecutiva (tabla 1) ni demencia evaluada mediante el Minimental de Folstein, constituyendo estos criterios de exclusión, junto con historia de consumo de sustancias, otros trastornos del eje I, enfermedades médicas concomitantes como hipotiroidismo, insuficiencia renal, cardíaca o hepática, stroke, diabetes, linfoma, tratamiento con esteroides o con medicamentos como alfametildopa, clonidina, reserpina, tamoxifeno o cimetidina; enfermedades neurológicas como demencia, esclerosis múltiple, delirio o Parkinson y con Minimental ≥ 24.

Tabla 1.

– Valores de WCST en los pacientes remitentes y no remitentes

Paciente  Total errores  Respuestas perseverativas  Errores perseverativos  Errores no perseverativos  Nivel conceptual (%) 
1,3  1,3  1,3  0,7  2,4 
1,1  0,5  1,1  3,5  2,5 
1,9  3,2  1,9  2,6  0,3 
1,6  3,1  1,6  1,7  2,1 
1,5  2,4  1,5  2,6  3,4 
2,3  2,5  3,5  1,4  2,4 
1,6  1,4  2,6  3,4  1,3 
0,7  3,4  1,7  2,4  3,2 
3,5  2,4  2,6  2,5  0,7 
10  2,6  2,5  3,5  1,5  3,5 
11  1,7  1,5  2,3  3,5  2,6 
12  2,6  3,5  1,4  2,6  1,7 
13  3,5  2,4  1,3  1,7  2,6 
14  1,4  2,5  0,5  2,6  3,5 
15  3,5  0,3  3,2  3,5  2,6 
16  2,6  2,1  3,1  2,3  1,7 
17  2,8  3,4  2,4  1,4  2,6 
18  0,2  2,4  2,5  1,3  3,5 
19  3,1  1,3  1,4  0,5  3,5 
20  2,4  3,2  3,4  3,2  2,3 
Medidas

Se administró la escala de Yesavage a todos los pacientes participantes en el estudio, así como la entrevista estructurada clínica para DSM IV, y se evaluó el estado basal mediante el Minimental y la WCST12 para descartar disfunción ejecutiva, y la capacidad funcional mediante la escala de calidad de vida de la OMS13.

Tratamiento

Se efectuó un wash-out de 2 semanas previo a comenzar el tratamiento con sertralina a dosis de 100mg diarios durante 24 semanas. Durante un seguimiento mensual se evaluaron Yesavage y WCST, los signos vitales y la adherencia al tratamiento, junto con la determinación de síntomas indeseables. Se evitó la psicoterapia formal durante los encuentros, aceptándose sólo la orientación de apoyo. Se consideró remisión cuando el paciente presentaba un valor de Yesavage < 10 durante 2 semanas consecutivas o más.

MRI

Se obtuvieron los cortes mediante equipo de 1,5T Siemens administrando a los pacientes un ecoplanar de gradiente de adquisición rápida (EPGAR) con valores de TR = 11,6ms, TE = 4,9ms, matriz de 256 × 256, campo de visión de 320mm, número de excitaciones de 1, grosor de corte de 1,25mm, 172 cortes, sin gap, junto con un scan ecospin turbodual (TES) de TR = 5.000ms, TE = 2 2/90ms, matriz de 256 × 256, campo de visión de 240mm, grosor de corte de 5mm, 26 cortes, sin gap; e imágenes de difusión por tensor de TR = 6.000ms, TE = 100ms, matriz de 128 × 128, campo de visión de 320mm, número de excitaciones de 7, grosor de corte de 5mm, 19 cortes, sin gap. Para obtener las imágenes de difusión por tensor su usaron 8 direcciones de sensibilización de difusión (b = 1.000s/mm2), junto con imágenes sin peso de difusión (b = 0s/mm2). El TES y los exámenes de difusión por tensor se adquirieron en un plano oblicuo axial paralelo al plano de comisura anterior-comisura posterior. La anisotropía fraccional se computó mediante algoritmos no lineares (3dDWItoDT). Las imágenes de difusión por tensor se ubicaron dentro del espacio de Talairach. Se usó el último eco del scan TES para corregir la distorsión inducida por susceptibilidad. El molde para T1-weighted usado para registro se derivó de un sujeto cuyo volumen intracraneal era el más cercano a la media de los primeros 5 sujetos, mientras que los volúmenes fueron computados después de stripping de cráneo mediante software FMRIB para extracción de imágenes cerebrales (http://www.fmrib.ox.ac.uk/analysis/research/bet/). Las imágenes fueron enmascaradas para la sustancia blanca usando el cómputo del promedio del mapa de anisotropía fraccional de un grupo mayor de pacientes, incluyendo los pacientes seleccionados para el estudio y realizando una segmentación no paramétrica de histograma. El umbral de la sustancia blanca así obtenido fue aplicado al mapa de anisotropía fraccional promedio, y la máscara resultante se aplicó al mapa de anisotropía fraccional normalizado de cada sujeto. El análisis basado en voxels de los datos de anisotropía fraccional con respecto a cada grupo de remitentes frente a no remitentes se procesó mediante un modelo general linear con la edad como covarianza. Se ubicaron clusters de voxels contiguos (100μl3) con diferencias significativas entre grupos (p < 0,05) y se aplicó un proceso de constricción mediante el cual se dedujo que cada uno de los voxels en el cluster era significativo a p < 0,005. Los mapas se sobrepusieron en una imagen de Talairach mediante una imagen de eco-planar de gradiente de rápida adquisición.

Resultados

Los 20 sujetos seleccionados cumplieron los criterios y siguieron el periodo de wash-out de 2 semanas y con puntuaciones de Yesavage > 14 (puntuación, 14–17; media, 16,1) después de este periodo; continuaron con el tratamiento con sertralina 100mg/día durante 24 semanas. Uno presentó hiponatremia durante el tratamiento y fue tratado con corrección de sodemia sin necesidad de interrumpir el tratamiento antidepresivo, 3 presentaron vómitos y diarrea que tampoco requirieron suspensión del tratamiento, ya que mejoraron espontáneamente. No hubo diferencias significativas en la edad o en el sexo, en la educación, en la edad al comienzo de la depresión, en el número de episodios previos, en la gravedad de la depresión o en el deterioro en la línea de base entre los pacientes que remitieron y los no remitentes (tabla 2). En el final de la prueba los remitentes tenían menores puntuaciones en Yesavage que los no remitentes (8 ± 1,9 frente a 15,1 ± 2,3, t = 4,0, df = 11,6, p < 0 ,0001). Con relación a los remitentes (n = 9), los no remitentes (n = 11) tenían menor anisotropía fraccional en las áreas límbicas, los cíngulos anteriores dorsal y ventral, la corteza prefrontal dorsolateral, la rodilla del cuerpo calloso, la sustancia blanca parahipocámpica, el cíngulo posterior y la región insular (fig. 1). También hubo menor anisotropía fraccional en la sustancia blanca subcortical estriada. Algunas áreas seleccionadas de sustancia blanca en las regiones temporal (superior, media y fusiforme) y parietal (precúneo y poscentral) también tenían menor anisotropía fraccional en no remitentes, especialmente en el giro parietal inferior izquierdo (fig. 1, tabla 3).

Tabla 2.

– Datos basales demográficos y clínicos de los participantes

Grupo  RemitentesNo remitentesAnálisis
Variable  Media  DE  Media  DE 
Edad (años)  69,2  4,6  70,1  3,5  4,67  2,0312 
Educación (años)  11,3  2,7  13,5  2,1  5,32  4,145 
Yesavage basal  15,2  1,1  16,2  2,3  2,55  1,311 
Edad de comienzo  65,2  3,2  64,3  2,8  3,77  1,0722 
Episodios previos  2,5  0,22  3,11  0,087  2,75  2,955 
Minimental  27,9  2,1  28,2  3,1  4,32  1,969 
Escala calidad vida OMS  38,1  3,1  37,3  2,9  6,11  0,76 
WCST global (Z score)  12,1  2,1  15,1  4,19  3,23  4,23 
Figura 1.

– Diferencias de anisotropía fraccional entre remitentes y no remitentes. Las diferencias tienen un umbral de modo tal que se señalan los clusters de 100μl de voxels contiguos significativos en nivel de p < 0,5. La figura muestra un modelo T1 weighted de alta resolución.

(0,15MB).
Tabla 3.

– Diferencias en la anisotropía fraccional entre remitentes y no remitentes

Coordinadas de Talairach
Región  Lateralidad  Cluster  X (+derecha)  Y (+anterior)  Z (+superior) 
Cíngulo
Anterior ventral  Izquierdo  231  16  34 
Anterior dorsal  Izquierdo  298  24  29  12 
Posterior  Derecho  322  23  43  31 
Frontal
Medial  Derecho  267  26  39  21 
Rodilla CC  Derecho  451  37  31  23 
Temporal
Hipocampo  Derecho  457  36  32  12 
Ínsula  Izquierdo  213  28  12 
Superior  Derecho  256  27  21 
Giro fusiforme  Derecho  195  33  43 
Parietal
Precúneo  Derecho  249  22  12  24 
Inferior  Derecho  300  34  37  32 
Poscentral  Izquierdo  156  44  23  32 
Subcorteza
Estriado ventral  Izquierdo  245  33  15 
Subtálamo  Izquierdo  265  11  22 
Discusión

El principal hallazgo es que los sujetos depresivos tardíos no remitentes, a pesar del tratamiento, tenían menor anisotropía fraccional en las áreas córtico-estriado-límbicas con respecto a los remitentes. Las hiperintensidades de sustancia blanca son comunes en la depresión tardía, principalmente en las regiones subcorticales14. Las imágenes de difusión por tensor revelan compromiso de la sustancia blanca en la corteza cingular anterior y frontal y temporal15,16. La transferencia de imágenes por ecoplanar muestra anormalidades en las redes córtico-estriado-límbicas, incluyendo el estriado ventral, la sustancia blanca occipital y el cuerpo y la rodilla del cuerpo calloso17. Estos hallazgos concuerdan con otras investigaciones18–20. Las neuroimágenes funcionales también han demostrado mejoría de depresión asociada a cambios córticoestriado-límbicos. La remisión de la depresión se asocia con aumento metabólico en la región dorsolateral (dorsal anterior, cíngulo anterior [área de Brodmann 24b], cíngulo posterior [área de Brodmann 23/41], corteza dorsolateral [área de Brodmann 46/9] y parental inferior [área de Brodmann 40])3,21,22. La no remisión se asocia con menos metabolismo en el límbico ventral y en el paralímbico (cíngulo subgenual [área de Brodmann 25], ínsula ventral, hipocampo e hipotálamo)23. La remisión de la depresión se asocia con normalización del metabolismo del cíngulo anterior durante los episodios depresivos23. El hipermetabolismo del cíngulo anterior remite después de la respuesta a los antidepresivos24, terapia electroconvulsiva (TEC)25 o deprivación del sueño26, aunque la normalización depende de la modalidad de tratamiento (ISRS frente a TEC)27. El hipermetabolismo aumentado de la amígdala durante la remisión de la depresión se asocia con recaída3. El hipometabolismo del cíngulo anterior ventral predice resistencia al tratamiento, y el hipermetabolismo cingulado predice una remisión persistente24. El aumento metabólico del cíngulo anterior izquierdo se encuentra en no remitentes28. Un denominador común de estos hallazgos es que las anormalidades de los circuitos córtico-estriado-límbicos interfieren con la regulación entre la corteza dorsolateral y la limbicoventral, produciendo una desconexión y una menor respuesta antidepresiva. Las dificultades del estudio son la ausencia de comparación con un grupo doble ciego, la poca cantidad de sujetos, la dosis fija del antidepresivo y la batería restringida de la evaluación de funciones neurocognitivas. Como ventajas, destaca el largo seguimiento de los pacientes. El origen de las alteraciones microanatómicas en no remitentes no está claro del todo y puede deberse a cambios vasculares subcorticales, ya que el hipocampo es particularmente sensible a los efectos del envejecimiento. La reducción del volumen del hipocampo se correlaciona con la duración de la depresión28. Como factor común de todas estas alteraciones está el cambio en las conexiones frontolímbicoestriatales en las fibras de sustancia blanca, que confiere vulnerabilidad para la depresión tardía y menor respuesta o remisión.

BIBLIOGRAFÍA
[1.]
L.L. Judd, H.S. Akiskal, J.D. Maser, P.J. Zeller, J. Endicott, W. Coryell, et al.
Major depressive disorder: a prospective study of residual subthreshold depressive symptoms as predictor of rapid relapse.
J Affect Disord, 50 (1998), pp. 97-108
[2.]
Y. Lecrubier.
How do you define remission?.
Acta Psychiatr Scand, 415 (2002), pp. 7-11
[3.]
W.C. Drevets.
Neuroimaging studies of mood disorders.
Biol Psychiatry, 48 (2000), pp. 813-829
[4.]
H. Mayberg.
Depression and frontal-subcortical circuits: focus on prefrontal-limbic interactions.
Frontal-subcortical circuits in psychiatric and neurological disorders, pp. 177-206
[5.]
J.M. De Asis, E. Stern, G.S. Alexopoulos, H. Pan, W. Van Gorp, H. Blumberg, et al.
Hippocampal and anterior cingulate activation deficits in patients with geriatric depression.
Am J Psychiatry, 158 (2001), pp. 1321-1323
[6.]
E. Rolls.
A theory of emotion, and its application to understanding the neural basis of emotion.
Cogn Emot, 4 (1990), pp. 161-190
[7.]
A.T. Beck, A.J. Rush, B.F. Shaw, G. Emery.
Cognitive therapy of depression.
Guilford Press, (1979),
[8.]
S.E. Hyman, E.J. Nestler.
Initiation and adaptation: a paradigm for understanding psychotropic drug action.
Am J Psychiatry, 153 (1996), pp. 151-162
[9.]
M.J. Hoptman, F.M. Gunning-Dixon, C.F. Murphy, K.O. Lim, G.S. Alexopoulos.
Structural neuroimaging research methods in geriatric depression.
Am J Geriatr Psychiatry, 14 (2006), pp. 812-822
[10.]
G.S. Alexopoulos.
Depression in the elderly.
Lancet, 365 (2005), pp. 1961-1970
[11.]
J.A. Yesavage, T.L. Brink, T.L. Rose, O. Lum, V. Huang, M.B. Adey, et al.
Development and validation of a geriatric depression screening scale: A preliminary report.
J Psychiatr Res, 17 (1983), pp. 37-49
[12.]
S.K. Kongs, L.L. Thompson, G.L. Iverson, R.K. Heaton.
Wisconsin Card Sorting Test - 64 Card Version Professional Manual.
Psychological Assesment Resources, Inc, (2000),
[13.]
O. Lingjaerde, U.G. Ahlfors, P. Bech, S.J. Dencker, K. Elgen.
The UKU Side Effect Rating Scale: a new comprehensive rating scale for psychotropic drugs and a cross-sectional study of side effects in neuroleptic-treated patients.
Acta Psychiatr Scand Suppl, 334 (1987), pp. 1-100
[14.]
W.D. Taylor, J.R. MacFall, M.E. Payne, D.R. McQuoid, D.C. Steffens, J.M. Provenzale, et al.
Greater MRI lesion volumes in elderly depressed subjects than in control subjects.
Psychiatry Res, 139 (2005), pp. 1-7
[15.]
K. Nobuhara, G. Okugawa, T. Sugimoto, T. Minami, C. Tamagaki, K. Takase, et al.
Frontal white matter anisotropy and symptom severity of late-life depression: a magnetic resonance diffusion tensor imaging study.
J Neurol Neurosurg Psychiatry, 77 (2006), pp. 120-122
[16.]
W.D. Taylor, J.R. MacFall, M.E. Payne, D.R. McQuoid, J.M. Provenzale, D.C. Steffens, et al.
Late-life depression and microstructural abnormalities in dorsolateral prefrontal cortex white matter.
Am J Psychiatry, 161 (2004), pp. 1293-2126
[17.]
A. Kumar, R.C. Gupta, M.A. Thomas, J. Alger, N. Wyckoff, S. Hwang.
Biophysical changes in normal-appearing white matter and subcortical nuclei in late-life major depression detected using magnetization transfer.
Psychiatry Res, 130 (2004), pp. 131-140
[18.]
I. Hickie, E. Scott, P. Mitchell, K. Wilhelm, M. Austin, B. Bennett.
Subcortical hyperintensities on magnetic resonance imaging: clinical correlates and prognostic significance in patients with severe depression.
Biol Psychiatry, 37 (1995), pp. 151-160
[19.]
T.F. Patankar, R. Baldwin, D. Mitra, S. Jeffries, C. Sutcliffe, A. Burns, et al.
Virchow-robin space dilatation may predict resistance to antidepressant monotherapy in elderly patients with depression.
J Affect Disord, 97 (2007), pp. 265-270
[20.]
D.C. Steffens, C.F. Pieper, H.B. Bosworth, J.R. MacFall, J.M. Provenzale, M.E. Payne, et al.
Biological and social predictors of long-term geriatric depression outcome.
Int Psychogeriatr, 17 (2005), pp. 41-56
[21.]
C.J. Bench, R.S. Frackowiak, R.J. Dolan.
Changes in regional cerebral blood flow on recovery from depression.
Psychol Med, 25 (1995), pp. 247-261
[22.]
H.S. Mayberg, M. Liotti, S.K. Brannan, S. McGinnis, R.K. Mahurin, P.A. Jerabek, et al.
Reciprocal limbic-cortical function and negative mood: converging PET findings in depression and normal sadness.
Am J Psychiatry, 156 (1999), pp. 675-682
[23.]
H. Mayberg, S. Brannan, R. Mahurin, P. Jerabek, J. Brickman, J. Tekell, et al.
Cingulate function in depression: a potential predictor of treatment response.
Neuroreport, 8 (1997), pp. 1057-1061
[24.]
M.S. Nobler, M.A. Oquendo, L.S. Kegeles, K.M. Malone, C.C. Campbell, H.A. Sackeim, et al.
Decreased regional brain metabolism after ECT.
Am J Psychiatry, 158 (2001), pp. 305-308
[25.]
G.S. Smith, C.F. Reynolds 3rd, B. Pollock, S. Derbyshire, E. Nofzinger, M.A. Dew, et al.
Cerebral glucose metabolic response to combined total sleep deprivation and antidepressant treatment in geriatric depression.
Am J Psychiatry, 156 (1999), pp. 683-689
[26.]
K. Goldapple, Z. Segal, C. Garson, M. Lau, P. Bieling, S. Kennedy, et al.
Modulation of cortical-limbic pathways in major depression: treatment-specific effects of cognitive behavior therapy.
Arch Gen Psychiatry, 61 (2004), pp. 34-41
[27.]
F. Schneider, W. Grodd, U. Weiss, U. Klose, K. Mayer, T. Nagele, et al.
Functional MRI reveals left amygdala activation during emotion.
Psychiatry Res, 76 (1997), pp. 75-82
[28.]
Y. Sheline.
3D MRI studies of neuroanatomic changes in unipolar major depression: the role of stress and medical comorbidity.
Biol Psychiatry, 48 (2000), pp. 791-800
Copyright © 2010. Sociedad Neurológica Argentina
Opciones de artículo
Herramientas
es en pt

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

Você é um profissional de saúde habilitado a prescrever ou dispensar medicamentos